Está en la página 1de 5

Terapia en crisis de Alfredo Moffatt

El psicólogo social Alfredo Moffatt, desarrolló el tema de terapia en crisis,


elaborando un modelo que se basa en cuatro pasos, que son: la contención, la
regresión, la explicación y el cambio; estos pasos permiten al paciente desarrollar
actitudes terapéuticas como la empatía.

[ CITATION Mof07 \l 4106 ] nos explica que este modelo “es el resultado de una
concepción de enfermedad y terapia que viene de la práctica clínica y
socioterapéutica de más de cuarenta años de trabajar con situaciones de crisis, en
grupos de riesgo y con los sectores más lastimados de nuestra sociedad, y de un
modelo que, a través de la sucesión teoría-praxis-teoría, ha ido creando las
técnicas terapéuticas para los nuevos problemas que surgen de la grave crisis
social actual”.

Cabe destacar el hecho de que, este modelo de terapia de crisis está basado en la
filosofía existencial, y que, por lo tanto, percibe al individuo como un proyecto, y
que se ve y planea a futuro, el esto le da sentido a su organización.

[ CITATION Mof07 \l 4106 ] aclara qué, “estas terapias contienen a la persona en las
crisis y también pueden dar técnicas operativas para despersonalizaciones graves,
como el brote psicótico, donde la historia del sujeto queda dispersa en una
realidad ilegible, el yo se fragmenta y el sentido de su existencia se disgrega”.

Otro aspecto importante a destacar es que, se concibe a la salud como un proceso


y no como un estado, ya que no se cura la psique, sino que, se va aprendiendo a
fortalecer las áreas afectadas por la crisis; se visualiza al individuo como una
historia, y que a lo largo de la vida se pueden padecer distintas problemáticas, sin
embargo, con ayuda se puede enfrentar dichas problemáticas.
A continuación, se explicará brevemente en qué consiste cada uno de los pasos
contemplados en este modelo:

Contención

Moffat explica este primer paso como la capacidad de poderse conectar con el
paciente, escucharlo y entenderlo, ser capaz de empatizar con lo que siente y
hacerle ver que estamos allí para el paciente, como ejemplificó Moffat, “incluso, si
vienen pacientes delirando, este terapeuta que proponemos “les cree” el delirio, se
mete en él. Lo único que no les cree es que eso pasa aquí y ahora, pero si el
paciente dice que lo persiguen con un cuchillo, para él eso es real, porque el algún
momento lo persiguieron, tal vez en su infancia, con algo parecido a un cuchillo
(pudo ser, por ejemplo, un abuso sexual infantil, que el paciente metaforiza, y el
cuchillo en realidad es un pene)”.

En resumen, este paso consiste en acompañarlo ante los momentos de crisis y


establecer esa relación terapéutica. El paciente idealmente debe sentirse
aceptado por el terapeuta y Moffatt lo define a este paso en dos momentos
distintos, el de la identificación, que es esa capacidad de colocarse en el lugar del
paciente y el momento de la disociación instrumental, donde es necesario
diferenciar entre la transferencia y comenzar a aplicar los métodos necesarios
para ayudar al paciente.

Regresión

Este paso consiste en descubrir el mundo interno del paciente, y enfrentarse a ese
mundo; para ello es necesario regresar en la vida del paciente, o sea, a sus
recuerdos, en aquella o aquellas etapas donde se desarrolló su trauma o crisis.
Este proceso, de forma natural general en el paciente una catarsis, que según
Moffatt, se puede presentar en dos tipos: el llanto y la ira.
Ya que se adentrará a los recuerdos más dolorosos del paciente, por eso antes es
necesario haber atravesado la etapa de la contención, de esta forma el paciente
se sentirá seguro de enfrentarse cara a cara a su pasado. La regresión puede
lograrse por medio de varias técnicas, como las hipnóticas.

Moffat también ejemplificó este paso, diciendo “Imaginemos que tenemos un


pescado podrido y decimos: “Yo lo voy a negar”, levanto la alfombra y lo mando
abajo; después hay una baranda espantosa, que sigue hasta que levantamos la
alfombra, y lo sacamos… El síntoma es el olor de lo escondido, y nos indica que
hay algo reprimido que hay que destapar (hay pescado podrido…)”.

Explicación

Básicamente este paso pretende organizar el proyecto de vida del paciente,


después de haber pasado por el proceso de la regresión, en este paso el paciente
comienza a aclarar sus confusiones más insólitas, se organiza el contenido del
inconsciente, el terapeuta es quien explica con palabras todo lo sucedido y el
porqué de su confusión; ya que cualquier síntoma tuvo su origen en algún
momento, comprender ese origen permitirá concebir este tercer paso.

“Ninguna operación terapéutica quita la desgracia, pero sí quita la confusión. Si a


alguien se le muere un padre, puede creer que se va a morir también, pero hay
que explicar que no, que va a sufrir dolor por el que murió, pero él quedó vivo.
Cuando a un nene chiquito se le muere la mamá es muy útil que sepa que ella
murió, pero que él quedó vivo, porque si no, él se confunde y puede suceder que
se caiga por una ventana porque quiere acompañarla”, explicó Moffatt.

Cambio

El último paso se centra en el cuestionamiento de cómo hacer ahora para recobrar


el sentido de la vida, cómo después de entender el origen de los problemas
psicológicos del paciente, este hará algo con ese conocimiento y que logre una
reinserción en todos los aspectos de la vida cotidiana, como la laboral y la social,
es efectuar ese cambio que le permita salir de la crisis en la que se encuentra.

Todos los pasos se relacionan entre sí, y no se puede saltar ningún paso, ya que
es importante el orden en cómo se aplican, de lo contario se verá comprometido el
desarrollo saludable del paciente, ya que el proceso considera exponer viejas
heridas o traumas.

Al finalizar el proceso, Moffatt recomienda finalizar con una sesión familiar ya que
es el primer paso para la inserción a la vida cotidiana.

Conclusiones:

 La terapia de crisis tiene una base filosófica existencial.


 El modelo de la terapia de crisis desarrollado por Alfredo Moffatt, se basa
bajo el principio de que es imposible pasar a otro paso si haber logrado el
que le antecede.
 La terapia de crisis y la terapia breve de emergencia tienen enfoques muy
distintos, la terapia breve trabaja en el presente y la terapia de crisis recaba
en los recuerdos del paciente para encontrar las causas del malestar
psicológico.
 Este modelo puede aplicarse para terapias individuales y de grupo.

Referencias bibliográficas

 Moffatt, A. (2007). Terapia de crisis la emergencia psicológica. Buenos


Aires : Edición Argentina .

También podría gustarte