Está en la página 1de 5

Lo esencial para crear un cómic

¿Tienes la cabeza llena de historias y eres fan de los cómics? ¿Por qué no dibujas
un cómic tú mismo? ¿Te preguntas cómo dibujar un manga? ¿O cómo dibujar un
personaje?

Sobre todo, debes determinar con precisión varios elementos clave. Imagina cómo
será tu cómic y escribe las ideas y las características principales:

• El argumento de la historia incluyendo el principio, el final y también las


diferentes etapas de la historia;
• Corta las diferentes escenas que componen la narrativa;
• Haz un storyboard: dibuja las viñetas y empieza a poner las escenas;
• Haz los ajustes necesarios: quita o añade una viñeta, ajusta su tamaño y
posición;
• Crea un personaje principal y los personajes secundarios: ¿quiénes son,
¿cuáles son sus características, su historia y sus nombres?
• Dibuja los personajes trabajando las expresiones faciales, sus actitudes, su
aspecto.
Para dar vida a tu cómic, ¡es importante que encuentres tu propio estilo!

Una vez seguidos estos pasos, ya solo queda dibujar el cómic. Para ello puedes
utilizar una hoja en blanco y dibujar a mano o un programa de dibujo y dibujar con
una tableta.

¿Cómo crear tu storyboard?

El storyboard o guion gráfico, utilizado en películas y tebeos, es un documento en


papel que contiene una secuencia de ilustraciones que sirve de trama general
para el desarrollo de una historia.
El diseño de los cómics requiere dominar una buena técnica. Créditos: solarseven

Cada viñeta representa un plan, a veces descrito en varios dibujos.

Se trata de un proceso muy recurrente para los autores porque les permite dibujar
y ubicar la acción en el tiempo y en el espacio, bajo la forma de dibujos muy
esquemáticos y poco llamativos (al principio).

El guion gráfico es para los tebeos lo que los cimientos para la construcción de una
casa: una etapa esencial que no podemos saltarnos. El storyboard se utiliza para
cortar la acción y acceder a lo fundamental del mensaje que deseamos transmitir
al lector. Por lo tanto, permite tener una visión general y rápida del lugar, del
ambiente, de los personajes y de la acción.
¿Cómo crear tus personajes de Cómic?

¡La fase del boceto es uno de los primeros pasos que hay que seguir!

Ya que un cómic se basa en una historia, pero sobre todo en los personajes
especialmente en el protagonista, tienes que dedicar bastante tiempo a
crearlos. ¿Cómo dibujar un personaje de cómic? Sobre todo, hay que tener en
cuenta todas las características que has definido de antemano y darles un estilo
propio.

Primer paso: la imaginación. Antes de darles vida en el papel, los personajes


deben tomar forma en tu mente. Para ello, necesitas inspirarte. Algunos tienen
dificultades mientras que otros tienen demasiada imaginación y deben canalizarla
para no irse por las ramas.

En cualquier caso, no se trata solo de dibujar un personaje para darle vida, sino
que hay que tener en cuenta todas sus dimensiones.

Segundo paso: la creación de los personajes.


Puedes hacer una lista de los personajes principales detallando:

• Nombre del personaje, edad, sexo;


• Características físicas: alto o bajo, moreno o rubio, fuerte o delgado (¿te interesa
saber también cómo dibujar una mano?);
• Rasgos de personalidad: el estilo de cada personaje debe reflejar su personalidad
más profunda, por lo que es esencial ser concreto;
• Su historia personal: cuál es su pasado, su situación actual, sus experiencias, sus
habilidades;
• Su comportamiento: determinar sus actitudes, sus reacciones, sus expresiones
faciales;
• Su meta: cada personaje tiene un propósito en la historia. Hazte esta pregunta con
cada personaje.

Para definir todos estos elementos, mira a tu alrededor, inspírate de gente que
conoces... Hay muchas fuentes de inspiración.

Dibujar un cómic es como escribir una novela: tienes que aprender de otras obras
literarias y de otros movimientos literarios del pasado y del presente.

Una vez conseguido esto, es el momento de dibujar los personajes. Tienes que
hacerlos evolucionar a medida que la historia se desarrolla. Trabaja las expresiones
faciales, el lenguaje corporal y las actitudes. Cuidado, porque inspiración no
significa reproducción. Tus personajes deben ser únicos y no ser copias de
personajes existentes.

No dudes en mostrar tus dibujos a tu entorno para ver cómo perciben tus
personajes y si realmente reflejan las características que has imaginado.

También podría gustarte