Está en la página 1de 3

DESCRIPCIÓN BREVE

Nueve reinas es una película argentina


policial de 2000 escrita y dirigida por
Fabián Bielinsky y protagonizada por
Ricardo Darín, Gastón Pauls y Leticia
Brédice. La película cuenta la historia
de dos estafadores que se conocen
por casualidad y deciden unirse para
trabajar juntos.

Alumnas: Valentina Villalba y


Hernández Lucia
Curso: 5to A

NUEVE REINAS
Reseña critica
Reseña critica por Valentina Villalba y Hernández Lucia

“…Aquellos dos, esperando a alguien con un maletín del lado de la calle.


Aquel, está marcando puntos para una salidera. ...Están ahí, pero no los ves.
Bueno, de eso se trata. Están, pero no están... Así que cuidá el maletín, la
valija, la puerta, la ventana, el auto. Cuidá los ahorros, cuidá el culo. Porque
están ahí, van a estar siempre ahí. Chorros? No, eso es para la gilada. Son
descuidistas, culateros, abanicadores, gallos ciegos, biromistas, mecheras,
garfios, pungas; boqueteros, escruchantes, arrebatadores, mostaceros, lanzas,
bagayeros, pequeros, filos..."
Nueve Reinas (2000), el film cinematográfico de Fabián Bielinsky es
protagonizado por dos personajes principales, Ricardo Darín (Marcos) y Gastón
Pauls (Juan), que caracterizan a la perfección la figura del pícaro en una
Buenos Aires, el seno de la crisis financiera, sumida en el inestable gobierno de
Fernando de la Rúa. Estos dos timadores de poca monta que se conocen a
través de un truco habilidoso nos invitan a un duelo actoral en el que
tendremos que ir descubriendo quien es el timador y quien el timado. Dos
"caraduras" con muchas de las "mañas" característica de la "viveza criolla",
arquetípica de los argentinos, que juegan con la confianza, la paciencia y la
honestidad de la gente en un despliegue de argentinismos y lunfardo.
Una walking movie que nos lleva a recorrer con sus protagonistas el barrio,
las caminatas por sus interminables aceras, el ingreso a los bares apartados de
la ciudad, el puerto, los lujosos hoteles y su amplia mirada a la zona más cara
de Buenos Aires; el Kavanagh, el subte y sus vagones antiguos, el banco
desfalcado; una postal casi habitual en la historia de los argentinos, y la
resolución que se lleva a cabo en la barriga de un galpón de una fábrica
abandonada.
Esta forma en la que las escenas son planteadas, muchas de ellas resueltas
en plano secuencia, otras con cámara en mano o en travelling, pero nunca fija
sobre un trípode, nos integran como espectadores y nos llevan a conocer de
principio a fin la fascinante historia de Juan y Marcos. Desde sus comienzos,
cuando Marcos ayuda a Juan para que no lo lleven a la cárcel y se establece
esta relación maestro-discípulo, típica del género picaresco, luego, cuando
Juan logra pasar el “rito de iniciación” que involucraba a la señora y su bolso, el
cual tenía que obtener. O también cuando nos enseñan algunos trucos típicos
de estos timadores; el cuento a la supuesta tía de que se les había quedado el
auto y dejaba a su amigo para que le dé la plata, en el café, con el billete roto,
o en el quiosco, cuando reclama un periódico que supuestamente le había
llegado mal.
Así es como nos entretienen estos dos timadores hasta el final, cuando
luego de haber pasado por Sandler, Valeria, Gandolfo y Washington, entre
otros, quienes formaban parte de toda esta gran estafa hacia Marcos, nos
damos cuenta que no eran ellos los burlados sino los burladores (junto a Juan)
pudiendo conseguir así, la plata que Marcos había dado por las Nueve Reinas.
Coincidimos en que es un film deliberadamente lineal y abierto, nos muestra
cada movimiento, cada paso y cada mirada que dan nuestros protagonistas.
Nos da la impresión y la seguridad de que sabemos todo, cuando en realidad
hay toda una historia detrás de cada palabra, gesto y acción, cada apretón de
manos y cada trato cerrado. Lo podemos evidenciar si nos centramos en

1
Reseña critica por Valentina Villalba y Hernández Lucia

nuestros personajes principales; por un lado, Juan, el ¨humilde¨ timador con


cara de buen tipo al que le dan pena las viejitas y que solo hace trucos para
ganar dinero y ayudar a su padre, y en contraposición, Marcos, quien hace
trucos por gusto propio, quien alegremente esquilma a sus cómplices y no le
molesta para nada romper la relación con este último a cambio de una buena
suma de dinero.
Destacamos como una vestimenta apropiada nos da una primera impresión
errónea y característica de cada personaje; Marcos, con su traje gris y corbata
a juego, aparentando un hombre de buena moral, con poder y confianza,
Gandolfo, el empresario español, con una apariencia parecida a la de Marcos,
Valeria, con su belleza, pelo recogido y personalidad dura, Sandler al parecer
desesperado, y Juan, un tipo que aparenta fingir despreocupación y desinterés
con su figura desalineada.
El director refuerza el tema de ingenuidad alrededor del personaje de Juan,
tal vez explicándolo mejor por el símbolo de la canción de Rita Pavone, “ll Ballo
Del Mattone”. Durante la película Juan hace referencia a la canción, pero no
puede recordar el nombre, pregunta a todo el que tiene la oportunidad, de una
manera inocente y honesta, si la recordaba, desarrollando su imagen de un
hombre sin control del mundo alrededor de él. Cuando finalmente la recuerda
vemos con claridad que mientras, le sirvió su ambición para parecer perdido,
haciéndose pasar por quien sería el burlado cuando en realidad todo el tiempo
jugo el papel del burlador, superando al maestro.
Bibliografía:
Crítica Nueve Reinas:
https://wikiloquial2010.wikispaces.com/Cr%C3%ADtica+Nueve+Reinas?
responseToken=614141860720f0c51ff688c4cc96da9d
“Nueve reinas” (Fabián Bielinsky, 2000):
http://www.madrimasd.org/blogs/imagen_cine_comunicacion_audiovisual/20
13/05/14/126219
Nueve reinas:
https://es.wikipedia.org/wiki/Nueve_reinas
Foro Literario 5º. Espacio de intercambio de producciones y de lecturas:
http://foroliterarioquinto.blogspot.com.ar/2011/06/literatura-y-cine-el-lazarillo-
de.html