Está en la página 1de 1

c 

 
 


Complejidad y Computabilidad.

Desde tiempos remotos la humanidad ha tendido a crecer satisfactoriamente para saciar sus
necesidades, dicha evolución no he sido fácil ya que para poder avanzar o crecer el hombre tiene la
necesidad de resolver un problema, dado un problema y un dispositivo donde resolverlo, es necesario
proporcionar un método preciso que lo resuelva, a tal método lo conocemos como algoritmo. Un
algoritmo es aquel que nos ayuda por medio de métodos bien definidos para resolver un problema;
existen infinidad de algoritmos para resolver los problemas con los que nos encontramos a diario, pero no
todos no son útiles, ya que algunos no son muy eficientes o son muy costosos. Para ello existe dos
ramas de los algoritmos que nos ayudar a saber que algoritmo es el adecuando para resolver nuestros
problemas, estas ramas son: La Complejidad y La Computabilidad.

La complejidad y la Computabilidad son dos conceptos que los podemos enfocar a los algoritmos
y por ende a las computadoras, aunque no están llevadas de la mano o interactúen juntas. La
complejidad puede ser definida de muchas formas según su utilidad y el área en la cual es necesaria, en
este caso la complejidad nos ayuda a saber los recursos que son necesarios para la solución de
problemas de un algoritmo, de tal forma que podemos predecir cuánto necesitaremos para la solución de
dicho problema. Por otro lado la Computabilidad es aquella acción que nos ayuda a clasificar a los
problemas como solucionables y no solucionables (Martin, 2004).

Dentro de la complejidad se puede predecir y hacer el uso eficiente de los recursos, éste suele
medirse en función de dos parámetros: el „ es decir, memoria que utiliza, y el „ , lo que tarda
en ejecutarse. Ambos representan los costos que se supone costara encontrar la solución al problema
planteado mediante el algoritmo. Estos parámetros también nos servirán para comparar varios algoritmos
entre sí para saber cuál de los algoritmos es el más adecuado para resolver el problema (Brena, 2003).

Como se dijo anteriormente, la Computabilidad es aquella acción la cual verifica si el algoritmo


puede ser resuelto y representado en una computadora, la cual buscara la forma más sencilla y efectiva
para resolver el problema, por lo tanto un algoritmo debe ser como una receta de cocina, el cual pueda
ser escrito y tenga una secuencia de pasos finitos, los cuales puedan resolver dichos problemas.

La humanidad conoce y utilizan una gran diversidad de algoritmos que ayudan con la solución de
problemas; se sabe que los ordenadores o computadoras pueden controlar cosas y/o actividades como:
el tráfico aéreo, líneas de producción y plantas nucleares; pero también existen algoritmos menos
complejos que ayudan a resolver pequeños inconvenientes como: elaborar un postre de chocolate,
imprimir la multiplicación de un numero o decidir cuál es el número mayor de dos posibles. Sin embargo,
existen determinados problemas que problemas que no pueden ser resueltos por ningún algoritmo. Se
trata de problemas cuyo resultado de su proceso de resolución es de infinitas soluciones o de ninguna a
este tipo de problema se le conoce como problemas no computable (Martin, 2004).

Estamos en tiempos en que las computadoras se han convertido es nuestra principal herramienta
de trabajo y de solución a nuestros problemas. Lo único que necesitamos para seguir creciendo es un
poco de ingenio.

Para nuestra fortuna, el ingenio de las personas es algo que al parecer nunca se acabara ya que
siempre habrá un problema nuevo y por ende una nueva posible solución, a medida que pasa el tiempo
las soluciones para los problemas son cada vez más claras y sencillas, y nos facilitaran nuestra
existencia.

  

 



 !  "# 
$  
 
%&