Está en la página 1de 3

CLAVES ESTÉTICAS

El trazo puede ser entrecortado, efímero o superpuesto, pero ante todo su dirección debe tener firmeza. Conviene
conjugar formas realistas, orgánicas o analógicas con otras más vanguardistas y caricaturescas.

La doble facción o polaridad sirve para potenciar el contraste en imágenes atrevidas y resueltas menos
convencionales. En el caso de usarlas asimétricamente la tensión es máxima por su espectacularidad, pero no debe
ser objeto de portada, salvo que todo el catálogo sea uniforme.
Otra manera de reforzar la imagen se deriva de la comparativa, a todas luces, de máxima distancia formal o
contraste, ya que en la diferencia se conserva el equilibrio de una composición.

Lo que no hay que hacer es caer en la indefinición, porque produce confusión con detalles superfluos e irrelevantes,
a pesar de la definición de estética: Modo particular de entender el arte o la belleza.
Aquí vemos más casos de ambigüedad, donde no destaca nada y se anulan las partes entre sí.

En la simetría, en este caso irracional, hay demasiada horizontalidad y ausencia de perspectiva y mensaje.

En la simetría racional se observa como leemos de izquierda a derecha y hay tridimensionalidad.