Está en la página 1de 42

STROOP

Test de Colores y Palabras

Charles J. Golden, PH.D.

Traducción y adaptación:
Departamento 1+0 de TEA Ediciones

MANUAL
(5ª Edición)

PUBLICACIONES DE PSICOLOGíA APLICADA


Serie Menor núm. 226
TEA Ediciones, S.A.
MADRID 2007
íNDICE
PRÓLOGO . 5
1. INTRODUCCiÓN . 6
1.1. Ficha técnica . 6
1.2. Descripción general . 6

2. APLICACiÓN Y CORRECCiÓN . 8
Aplicación individual . 9
Aplicación en grupo . 11
Repetición de la aplicación . 11
Puntuación . 12
Fiabilidad . 12
Datos ESTADíSTICOS . 13
Puntuacion de interferencia . 14
Influencia de la edad en los niños . 14
Retraso mental : . 15
Influencia del sexo . 16

3. DIAGNÓSTICO DE DISFUNCIONES CEREBRALES . 18


Puntuaciones bajas en palabras . 18
Todas las puntuaciones son bajas . 19
P y C normales; PC bajo . 19
Todas las puntuaciones son normales . 19
Observaciones conductuales . 19
P normal; C y PC bajo . 19
El Stroop en baterías de tests . 20
Ejemplos de casos . 20
Cómo distinguir desórdenes orgánicos de los de tipo psiquiátrico . 20
Estrés . 22
Drogas . 22

4. RESULTADOS DEL STROOP y ESTRÉS . 22


Cambios en el Sistema Nervioso Autónomo . 24
Niveles hormonales . 24
EEG (Electroencefalograma) . 25

5. STROOP, PERSONALIDAD y COGNICiÓN . 26


Creatividad . 26
Cognición . 27
Automatización . 28

6. EL STROOP y LA PSICOPATOLOGíA . 32
Estudios con puntuación "serial" . 32

7. RESULTADOS EN MUESTRAS ESPAÑOLAS . 37


7.1. Muestra . 37
7.2. Resultados . 37
7.3. BAREMOS . 39

8. REFERENCiAS . 39

ANEXO A . 40

ANEXO B . 41

3
PRÓLOGO
Las investigaciones realizadas con el Test Stroop de Colores y Palabras han demostrado
que examina procesos psicológicos básicos útiles en el estudio de la neuropsicología humana y
de los procesos cognitivos. Las dimensiones básicas evaluadas por el Stroop -que se asocian con
la flexibilidad cognitiva, la resistencia a la interferencia procedente de estímulos externos, la
creatividad, la psicopatologfa y la complejidad cognitiva- juegan un papel evidente en muchos
procesos cognitivos interrelacionados que determinan la habilidad individual para afrontar el
estrés cognitivo y procesar informaciones complejas. El Stroop puede ser de utilidad en estu-
dios referidos a campos tan importantes como la neuropsicología, la neurofisiología, la perso-
nalidad y los procesos cognitivos en psicopatología. Ofrece a los investigadores de dichas
disciplinas una medida básica y fiable de procesos subyacentes importantes para el estudio de
los procesos cognitivos.

Además, el Stroop ha demostrado en las investigaciones y en la práctica clínicas que se trata


de un test clínico eficaz, tanto para la evaluación de disfunciones cerebrales como para la
evaluación de psicopatologías en general. Puede ser utilizado como un test de evaluación o como
parte de una batería más general. Su administración rápida (5 minutos), su validez y fiabilidad,
su facilidad de aplicación hacen del Stroop un instrumento especialmente atractivo.

La presente publicación del Stroop pretende cumplir varios objetivos. En primer lugar,
ponerlo a disposición de los profesionales clínicos e investigadores con una presentación homogé-
nea y normalizada, lo que hasta ahora no se había realizado. Existían diversas formas y versio-
nes con formatos, instrucciones y tiempos diferentes, cada una de ellas con ventajas e inconve-
nientes. La forma que presentamos pretende recoger las principales ventajas de las versiones
existentes para servir tanto al campo clínico como al de la investigación y aprovechar la amplia
literatura existente sobre la estructura del Stroop (ver capítulos 1 y 2).

El segundo objetivo es conseguir que los psicólogos sean conscientes de los usos potenciales
del Stroop en el campo clínico (capítulos 3 y 6) y en el campo experimental (capítulos 4, 5 y 6).
Nuestra experiencia demuestra que el Stroop es una valiosísima aportación a la evaluación
neuropsicológica de pacientes clínicos, así como una herramienta versátil para la investigación
experimental. Estamos convencidos de que el uso del Stroop servirá también para identificar
nuevas áreas en las que puede ser muy útil. La bibliografía que se incluye sobre aplicaciones
experimentales pretende, a la vez, presentar el estado actual de las mismas y estimular la
realización de investigaciones más extensas con este instrumento.

Deseo animar a los usuarios del Stroop a compartir con nosotros cualquier experiencia
adicional a fin de que podamos mantener este manual lo más actualizado posible. Creemos que
con las investigaciones realizadas hasta la fecha sólo hemos tocado algunos de los posibles
usos del Stroop y que futuras investigaciones abrirán nuevos e importantes campos para su
utilización.

Charles J. Golden, Ph.D.


Nebraska Psychiatric Institute
University of Nebraska Medical Center
1978

5
1. INTRODUCCIÓN
L1. FICHA TÉCNICA

Nombre original: Stroop Color and Word Test.


Nombre de la adaptación española: STROOP, Test de Colores y Palabras.
Autor: Charles, J. Golden, Ph.D.
Adaptación: Departamento de 1+0 de TEA Ediciones, SA
Aplicación: Preferentemente individual.
Duración: 5 minutos.
Ámbito de aplicación: De 7 a 80 años.
Finalidad: Detección de problemas neurológicos y cerebrales y medida de la interferencia.
Baremación: Baremos de población española general.
Material: Manual y un juego de tres páginas de palabras y colores.

1.2. DESCRIPCIÓN GENERAL

El Test Stroop de Colores y Palabras se Stroop (1935) sugirió que la diferencia


desarrolló a partir de investigaciones de los entre ambas tareas era debida a que los co-
primeros psicólogos experimentales que ob- lores estaban asociados a una variedad de
servaron que la identificación de colores era respuestas conductuales mientras que las
siempre más lenta en adultos que sabían leer palabras sólo estaban asociadas a un tipo de
que la lectura de los nombres de colores. respuesta conductual, la lectura. Con el fin
de facilitar el estudio de las relaciones entre
El primer informe publicado sobre este colores y palabras, Stroop diseñó el test que
fenómeno se debe a Catell (1886), quien esti- ha llegado a ser conocido como Test Stroop
mó que las palabras se podían leer e identi- de Colores y Palabras.
ficar en 1/4 de segundo mientras que la
identificación de un tono de color requería La primera versión del Stroop contenía
un tiempo dos veces más largo. Cattell atri- una hoja con las palabras "rojo", "verde",
buyó esta diferencia a la idea de que ver y "marrón", "azul" y "púrpura" impresas en
nombrar una palabra era una asociación au- diez columnas y diez filas. Todas las pala-
tomática mientras que nombrar un tono de bras estaban impresas en tinta de color pero
color era el fruto de un esfuerzo consciente siempre en colores diferentes a los indicados
para elegir y decir el nombre del mismo. por la palabra (por ejemplo, la palabra "rojo"
Pensó que la lectura de palabras era auto- podía estar impresa en tinta azul pero nun-
mática como resultado de una dilatada prác- ca en tinta roja). Una segunda página del
tica en la tarea de lectura. Sin embargo, test estaba formada por pequeños rectángu-
Brown (1915) demostró que, incluso con una los de colores. La última página estaba for-
práctica intensiva, el nombramiento de colo- mada por las palabras de los colores citados
res nunca era tan rápido como la lectura de impresas en tinta negra.
palabras.
El test de Stroop llamó la atención, sobre
Ligan (1932) expuso la teoría de que el todo, por la conducta de los sujetos en la
nombrar colores era más lento por causa de página en la que no coincidía el nombre de
un factor especial de naturaleza orgánica. cada color con el color de la tinta usada para
La identificación de palabras, por su parte, imprimirlo. Se comprobó que cuando se pe-
dependía más de la práctica que de un factor día al sujeto que leyese las palabras, lo ha-
orgánico especial. Por tanto, la lectura de cía tan rápidamente como cuando las pala-
palabras sería susceptible de grandes mejo- bras estaban escritas en tinta negra pero
ras con la práctica mientras que la velocidad que cuando se pedía al sujeto que nombrarse
de nombrar colores estaba siempre limitada el color de la tinta con que estaba escrita la
por un factor orgánico innato. palabra el tiempo aumentaba casi un 50%

7
en relación con el tiempo necesario en la pá- activan un proceso automático de respuesta
gina con rectángulos coloreados. Esta fuerte verbal que interfiere con el nombramiento
disminución en la velocidad de identificación de los colores aprendido conscientemente. El
de los colores se conoce como "efecto de in- sujeto realiza la tarea o bien ejecutando las
terferencia color-palabra". dos respuestas secuencialmente (lectura de
la palabra seguida del nombramiento del co-
Los estudios de Stroop fueron seguidos de lor) o bien suprimiendo mediante control vo-
cientos de experiencias publicadas sobre este luntario la respuesta automática de lectura
test. Esta prueba ha atraido una atención tan de palabras (Golden, 1976).
grande por su fiabilidad en la identificación de
diferencias individuales (Jensen & Rohwer, La originalidad del Stroop radica en el he-
1966) y por su naturaleza en cierto modo pa- cho de que la palabra coloreada suscita una
radójica (Dyer, 1973; Bonis, 1968). Se han rea- respuesta verbal automática que requiere
lizado numerosas experiencias sobre el uso del muchas de las mismas funciones neuropsi-
Stroop en investigación de procesos cognitivos cológicas que son necesarias para nombrar
y de la personalidad, en psicopatología y en el los colores. Además, la velocidad de ambas
diagnóstico y comprensión de disfunciones ce- reacciones (leer palabras y nombrar colores)
rebrales orgánicas. es tal que la respuesta de leer palabras ocupa
los canales neuropsicológicos que, al mismo
Dado el interés que tienen los efectos de tiempo, la respuesta de nombrar colores ne-
la interferencia en el Stroop, se han hecho cesita para poder ser procesada. En las ver-
diversos intentos para desarrollar otros siones de las flechas y direcciones, por ejem-
tests que midiesen la misma dimensión. Por plo, la velocidad del proceso es mucho menor,
ejemplo, White (1969) diseñó un test pareci- lo que permite que la respuesta de leer la
do con las palabras norte, sur, este y oeste, palabra se dé antes de que el sujeto esté listo
situadas en las esquinas de un cuadrado, de para atribuir a la flecha una palabra de di-
forma que fuesen incoherentes la posición rección. Además, la palabra y la flecha no son
en el cuadrado y el significado de la palabra. tan inseparables una de otra como lo son los
Shor (1970) presentó series de flechas dirigi- colores y las palabras.
das hacia arriba, abajo, izquierda y derecha
con las palabras arriba, abajo, izquierda y Todo esto indica que la página de inter-
derecha escritas sobre las flechas pero sin ferencia del Stroop mide básicamente la ca-
coincidir con la dirección indicada por las pacidad del individuo para separar los estí-
mismas. Estos estudios demostraron que los mulos de nombrar colores y palabras.
tiempos de reconocimiento se incrementa- Ciertas personas son capaces de hacerlo y
ban en un 10 ó 20% lo que resulta un cambio pueden suprimir la respuesta de lectura y
mínimo comparado con los efectos detecta- concentrarse en la tarea de nombrar los co-
dos en el Stroop. Además, ciertos estudios lores; otras personas no son capaces de su-
realizados en nuestro laboratorio (inéditos) primir el nombramiento de la palabra y
no encontraron correlación entre la interfe- han de procesar tanto la palabra como el
rencia del Stroop y la interferencia medida color antes de responder; en otros sujetos,
por estos tests, lo que indica que hay un fac- por fin, las respuestas de palabra y color
tor especial de relación entre el citar colores están íntimamente confundidas debido a ni-
y el leer palabras que no se halla presente veles altos de interferencia.
en esos tests pseudo-Stroop, factor al que se
deben los resultados únicos obtenidos con el Los estímulos del Stroop afectan, por tan-
Stroop (Dyer, 1972). to, a niveles básicos, a la capacidad del suje-
to para clasificar información de su entorno
Algunos estudios neuropsicológicos han y reaccionar selectivamente a esa informa-
demostrado que la interferecia del Stroop se ción. La detección de esa habilidad básica
produce como consecuencia de interferir el hace que el test Stroop sea útil en la investi-
proceso verbal y no en la fase de respuesta gación de una amplia serie de procesos psi-
ni en la confusión del sujeto (Wheeler, cológicos fundamentales, tanto en personas
1977). Parece que los estímulos del Stroop normales como en discapacitados.

8
2. APLICACIÓN Y CORRECCIÓN
Para el desarrollo de una versión norma- tos detalles tal vez sean secundarios en el
lizada del test Stroop fue necesario analizar caso de sujetos normales pero sujetos con
las formas disponibles, que tenían algunas deficiencias (p. ej.: pacientes con daño ce-
características diferentes: rebral) pueden desorientarse en la página
cuando tienen que leer por filas (Silvers-
a) Número de colores tein, 1965). Con el fin de reducir al míni-
La versión original del Stroop constaba mo este problema, en la versión normali-
de cinco colores pero en versiones poste- zada se adoptó el formato de 5 columnas
riores se usaron tres, cuatro o cinco colo- de 20 elementos, indicando a los sujetos
res (Thurstone & Mellinger, 1953; Bro- que trabajen por columnas. Esto reduce el
verman, 1960). Golden (1975) comparó los número y la dificultad de los cambios de
resultados usando versiones con tres, orientación espacial y tiene también la
cuatro y cinco colores, sin encontrar dife- ventaja de permitir que el test se impri-
rencias significativas entre las tres ver- ma en hojas de papel de tamaño normali-
siones. Dado que las tres versiones eran zado A4 (210 x 297 mm.).
igualmente fiables para producir el efecto
de interferencia, se escogió la versión d) Forma de puntuación
más simple (tres colores) a la hora de Se han empleado dos métodos principales
construir la versión normalizada. de puntuación: tiempo que se tarda en
completar 100 elementos y número de
b) Forma de presentación de los colores elementos realizados en cierto lapso de
en la 2a página tiempo. Aunque varios estudios demos-
Los estímulos usados para presentar los traron que, en personas normales, los re-
colores en la 2a página han sido tan varia- sultados de ambos métodos son iguales,
dos como rectángulos, círculos, cruces es- se ha preferido el segundo con un tiempo
vásticas y sílabas sin sentido (Stroop, de 45 segundos por varias razones:
1935;Jensen, 1965; Golden, 1974).A la hora
de hacer la elección es de gran importan- • El test tiene un tiempo límite. En cier-
cia garantizar que los colores de los estí- tos sujetos discapacitados el tiempo de
mulos usados en la página de los colores completar 100 elementos puede subir a
coinciden con los colores incluidos en la 10 ó 15 minutos, sin que ello añada
página de interferecia color-palabra. En información útil.
esta última página se presentan palabras
(p.e.: ROJO) y no rectángulos coloreados, • La versión de 45 segundos puede usar-
lo que hace que el color parezca más claro se tanto para aplicación individual
de lo que en realidad es por efecto de los como en grupo (ver más abajo).
espacios en blanco. Por ese motivo, se de-
cidió utilizar un estímulo similar (la pala- • La realización de 100 elementos pue-
bra) en la página de colores. También era de producir una gran frustración en
necesario que el estímulo no tuviese nin- niños pequeños y en personas disca-
gún valor semántico y, en consecuencia, pacitadas y puede llevar a que rehú-
se pensó que la presentación más adecua- sen continuar o a producir otros pro-
da sería formar grupos de "X", más con- blemas similares.
cretamente grupos de cuatro "X" para
mantener un número de signos muy simi- Descripción de la versión normalizada
lar al de los nombres de los colores
(AZUL, ROJO, VERDE). La versión normalizada (Golden, 1975)
consta de tres páginas, conteniendo cada
e) Presentación de los elementos una 100 elementos distribuidos en cinco co-
La mayor parte de las versiones del Stro- lumnas de 20 elementos.
op consistían en matrices de 10 por 10 o
de 5 por 20 elementos que, a su vez, po- El contenido de cada página es el que se
dían leerse por filas o por columnas. Es- detalla a continuación:

9
• La primera página está formada por las el mismo orden de las palabras de la
palabras "ROJO", ''VERDE''Y"AZUL"or- primera página.
denadas al azar e impresas en tinta ne-
gra en una hoja de tamaño A4. No se per- • La tercera página consiste en las pala-
mite que la misma palabra aparezca dos bras de la primera página impresas en
veces seguidas en la misma columna. los colores de la segunda, mezcladas
ítem por ítem. El primer ítem es el co-
• La segunda página consiste en 100 ele- lor del ítem 1 de la la páginá-impreso
mentos iguales ("XXXX")impresos en en la tinta del color del ítem 1 de la 2a
tinta azul, verde o roja. El mismo color página. No coincide en ningún caso el
no aparece dos veces seguidas en la color de la tinta con el significado de la
misma columna. Los colores no siguen palabra

APLICACIÓN INDIVIDUAL

Las páginas se presentan al sujeto en el yo se lo indique, deberá empezar a leer


orden siguiente: en voz alta las columnas de palabras,
de arriba a abajo, comenzando por la
• Primera: la que que contiene nom- primera (SEÑALAR LA PRIMERA
bres de colores (ROJO, VERDE, AZUL) COLUMNA DE LA IZQUIERDA) has-
impresos en tinta negra. ta llegar al final de la misma (MOS-
TRAR CON LA MANO, MOVIENDO-
• Segunda: la que está formada por fi- LA DE ARRIBA A ABAJO EN LA
las de X impresas en colores distintos PRIMERA COLUMNA); después conti-
(ROJO, VERDE, AZUL). nuará leyendo, por orden, las siguien-
tes columnas sin detenerse (MOSTRAR
• Tercera: la que contiene nombres de CON LA MANO LA SEGUNDA CO-
colores (ROJO, VERDE, AZUL) que se LUMNA, LA TERCERA, ETC.)
presentan impresos en un color distin-
to al que corresponde a la palabra es- Si termina de leer todas las colum-
crita. nas antes de yo le indique que se ha
terminado el tiempo concedido, volverá
Las hojas se colocarán directamente fren- a la primera columna (SEÑALAR) y
te al sujeto en una superficie plana. Si lo continuará leyendo hasta que dé la se-
desea, éste las puede girar hasta un ángulo ñal de terminar.
máximo de 45°, a la derecha o a la izquierda.
No se permitirá que este giro supere el án- Recuerde que no debe interrumpir la
gulo indicado ni que el sujeto las levante o lectura hasta que yo diga "[Basta!" y
las separe de la superficie en que estén colo- que debe leer en voz alta tan rápida-
cadas. La tercera página debe estar situada mente como le sea posible. Si se equivo-
en la misma posición que la segunda: si el ca en una palabra, yo diré "No" y Vd.
sujeto mantiene la segunda página en la corregirá el error volviendo a leer la
misma posición que tenía cuando se le en- palabra correctamente y continuará le-
tregó, deberá mantener también la tercera yendo las siguientes sin detenerse.
en esa misma posición, sin girarla en ningún ¿Quiere hacer alguna pregunta sobre la
sentido. No se permite tapar las hojas de forma de realizar esta prueba?"
ninguna forma.
Estas instrucciones se pueden repetir tan-
A continuación se leerán las siguientes tas veces como sea necesario, hasta que el su-
instrucciones: jeto comprenda claramente qué es lo que tiene
que hacer. Después se continúa diciendo:
"Esta prueba trata de evaluar la ve-
locidad con que Vd. puede leer las pa- "¿Está preparado? ..Entonces ¡CO-
labras escritas en esta página. Cuando mience!"

10
En este momento se pone el cronómetro "No, esa es la palabra que está escri-
en marcha. Cuando hayan transcurrido 45 ta. Lo que Vd. tiene que decir es el co-
segundos se dice: lor de la tinta con que se ha escrito.
Ahora (SEÑALAR EL MISMO ELE-
"¡Basta! Rodee con un círculo la úl- MENTO), ¿qué diría al mirar esta pa-
tima palabra que ha leído. Si ha termi- labra?"
nado toda la página y ha vuelto a em- ~
pezar ponga un 1 dentro del círculo. Si contesta correctamente, se dice:
Ahora pase a la página siguiente."
"De acuerdo, eso es correcto".
Las instrucciones para la SEGUNDA PÁ-
GINA son iguales que las de la primera ex- Se continúa señalando la segunda pala-
cepto el comienzo que es el siguiente: bra y diciendo:

"En esta parte de la prueba se trata "¿Qué diría Vd. en esta palabra?"
de saber con cuánta rapidez puede
nombrar los colores de cada uno de los Si contesta correctamente se prosigue la
grupos de X que aparecen en la página" aplicación diciendo:

Si el sujeto no presenta ningún tipo de "Bien, ahora continuará haciendo


alteración, se le propondrán brevemente las esto mismo en toda la página. Comen-
siguientes instrucciones: zará en la parte de arriba de la prime-
ra columna (SEÑALAR) y llegará has-
"Este ejercicio se realiza de forma ta la base de la misma; luego
similar al de la página anterior. Co- continuará de la misma manera en las
mience en la primera columna, y columnas restantes. Debe trabajar tan
nombre los colores de los grupos de X rápidamente como le sea posible. Re-
que hay en ella, de arriba a abajo, sin cuerde que si se equivoca tiene que co-
saltar ninguno; luego continúe la rregir su error y continuar sin detener-
misma tarea en las restantes colum- se. ¿Quiere hacer alguna pregunta?"
nas. Recuerde que debe nombrar los
colores tan rápidamente como le sea Si la respuesta es incorrecta se repiten de
posible" nuevo estas instrucciones. Esto se hará tan-
tas veces como sea necesario, hasta que el
Si el sujeto tiene alguna perturbación o sujeto comprenda lo que tiene que hacer o se
dificultad se le repetirán las instrucciones tenga la certeza absoluta de que le va a re-
completas. Como en la primera página. Se sultar imposible realizar la tarea.
concede un tiempo de 45 segundos.
Como en los casos anteriores, las instruc-
Para comenzar la TERCERA PARTE de ciones se repetirán tantas veces como sea
la prueba se seguirán las instrucciones in- necesario. Cuando el sujeto no tenga dudas
cluidas a continuación: sobre lo que debe hacer, se inicia la aplica-
ción diciendo:
"Esta página es parecida a la utili-
zada en el ejercicio anterior. En ella "¡Puede comenzar!"
debe decir el color de la tinta con que
está escrita cada palabra, sin tener en Se pone en marcha el cronómetro y cuan-
cuenta el significado de esa palabra. do hayan transcurrido 45 segundos, se dice:
Por ejemplo (SE SEÑALA LA PRIME-
RA PALABRA DE LA COLUMNA), "¡Basta! Rodee con un círculo la ul-
¿qué diría Vd. en esta palabra?" tima palabra que ha dicho."

Si la respuesta del sujeto es correcta se En este momento se recoge la prueba y se


continúa leyendo las instrucciones; si es in- anotan los datos de identificación del sujeto
correcta, se dice: (nombre y apellidos, edad y sexo).

11
APLICACIÓN EN GRUPO

La aplicación en grupo es similar a la La aplicación en grupo sólo puede hacer-


que se realiza individualmente pero las pa- se cuando se trata de sujetos que no van a
labras "en voz alta" deben sustituirse por necesitar ayuda individual, por ejemplo, es-
"para sí mismo". Las instrucciones deben tudiantes mayores, adultos, etc. La aplica-
darse con detalle para cada página con el ción en grupo no debe usarse con poblacio-
<,
fin de asegurarse de que todos los sujetos nes disminuidas o con personas con
las comprenden bien. Cuando se termine el problemas cerebrales, esquizofrenia, etc.
tiempo previsto para cada página (el mismo Todas las aplicaciones que se recogen en los ba-
que en la aplicación individual) se pedirá a remos españoles se han realizado en forma indi-
los sujetos que rodeen la última plabra o vidual por lo que en caso de aplicación colectiva
grupo de figuars a que hayan llegado. dichos baremos deben usarse con prudencia.

REPETICIÓN DE LA APLICACIÓN

En ciertas ocasiones es conveniente dete- hace una tarea diferente de la indicada (nor-
ner la aplicación del test y volver a comen- malmente leer las palabras en la tercera pá-
zarla. Si en una página el sujeto duda y no gina) y se le repetirán las instrucciones.
da la primera respuesta en tres segundos, el
examinador debe decir: Como norma práctica para facilitar el se-
guimiento de la prueba, se aconseja que el
"¡Alto! ¿Ha comprendido bien las examinador tenga delante de sí un ejemplar
instrucciones ?" de la segunda página lo que permite compro-
bar si el sujeto se equivoca o no tanto en
Deben entonces repetirse éstas, si se cree dicha página como en la tercera, ya que los
necesario, y se vuelve a empezar la aplica- colores de las palabras escritas en ésta si-
ción de la página. guen el mismo orden que en la página dos.

Si el sujeto no trabaja con la rapidez con Conviene también repetir el test a los su-
la que parece posible, el examinador dirá: jetos que presenten resultados correspon-
dientes a modelos fuertemente patológicos.
"¡Alto! Recuerde que debe leer las Si el sujeto tiene problemas relevantes, ob-
palabras (o decir los colores) lo más rá- tendrá resultados similares en la segunda
pidamente que pueda. Vamos a empe- aplicación mientras que los sujetos normales
zar otra vez esta página". obtendrán resultados más normales la se-
gunda vez. En general, se debe repetir el
En cualquier página el sujeto puede seña- test si:
lar con el dedo los elementos. Sin embargo,
en algunos casos, en la tercera página puede • la puntuación de nombrar colores (2a
tapar toda la palabra salvo una sola letra, lo página) es igual o mayor que la de leer
que interrumpe el procesamiento verbal de palabras (la página);
la palabra. En ese caso, el examinador dirá: • la puntuación obtenida en la tercera
página es igualo mayor que la obteni-
"¡Alto! Puede señalar con el dedo las da en cualquiera de las otras dos;
palabras si quiere, pero no puede ta- • la puntuación de color-palabra (3a pá-
parlas. Vamos a empezar de nuevo y no gina) es inferior a 20:
tape la palabra". • se dan otras circunstancias que el exa-
minador considere sospechosas.
Igualmente, el sujeto debe ser interrum-
pido si gira la página más de 45 grados o si No hay inconveniente en aplicar el test
la levanta de la mesa. La interrupción debe dos veces como norma habitual. Los indivi-
realizarse inmediatamente al detectar el fa- duos normales mostrarán una mejora en la
llo. También se interrumpirá al sujeto si segunda aplicación mientras que los sujetos

12
con problemas orgamcos mostrarán poca o tuaciones con las obtenidas en pruebas de
ninguna variación en las puntuaciones. En personalidad o cognitivas. Sin embargo, en
estudios experimentales tanto la primera dichos estudios conviene usar siempre la
como la segunda aplicaciones produjeron los misma puntuación, ya sea la primera o la
mismos resultados al correlacionar sus pun- segunda.

PUNTUACIÓN

En el test Stroop se obtienen tres puntua- esas puntuaciones pretendían obtener una
ciones principales: medición pura de la interferencia a partir de
la página tres, independiente de la velocidad
• P es el número de palabras leídas en del sujeto en la lectura de palabras y en la
la primera página identificación de colores. Con el fin de saber
cuál de esas puntuaciones aportaba una in-
• C es el número de elementos realiza- formación única y original se realizó un aná-
dos en la página de los colores (2a pági- lisis factorial cuyos resultados se presentan
na). en la tabla 1. Como puede verse, el factor 2
es el mejor representado por las puntuacio-
• PC es el número de elementos realiza- nes diferenciales PC-PC estimado y PC-C,
dos en la tercera página que son medidas de interferencia "pura" co-
rregidas por factores de velocidad. En gene-
Los errores no se cuentan pero producen ral se recomienda el uso de la primera pun-
una puntuación total algo menor ya que se tuación porque es más estable en
hace que el sujeto repita el elemento. poblaciones con disfunciones. La fórmula
para calcular el valor de PC estimado se
Diversos autores han propuesto otras presenta en el anexo A. Con el fin de simpli-
puntuaciones secundarias para medir la in- ficar la terminología la puntuación PC esti-
terferencia u otras habilidades. Muchas de mada se expresará también como PC'.

TABLA 1. Análisis factorial de las puntuaciones del Stroop

Variable Factor 1 Factor 2 Factor 3


PC 0,663 0,723 0,187
C 0,938 -0,190 0,283
P 0,737 -0,044 -0,669
P/C 0,076 -0,128 0,984
C+P 0,943 -0,122 -0,307
PC/C -0,587 0,781 -0,203
PC-PC' 0,003 0,997 -0,038
PC-C 0,108 0,980 0,080

FIABILIDAD

La fiabilidad del Stroop se ha mostrado tuvo valores de 0,89, 0,84 y 0,73 (N=450) en
muy consistente en las diversas versiones la versión colectiva y de 0,86, 0,82 y 0,73
existentes. En todos los casos, los investiga- (N=30) en aplicación individual. La fiabilidad
dores han usado el método test-retest con que se obtuvo con sujetos sometidos a las dos
tiempos comprendidos entre un minuto y 10 formas (N=60) fue de 0,85, 0,81 y 0,69. En las
días entre las dos aplicaciones. Jensen (1965) mismas muestras indicadas, la fiabilidad del
obtuvo índices de 0,88, 0,79 y 0,71 para las factor de interferencia (PC - PC') es igual a la
tres puntuaciones directas. Golden (1975) ob- de la tercera página (0,7).

13
DATOS ESTADÍSTICOS

La tabla 2 recoge los datos estadísticos anexo B antes de usar las tablas de pun-
básicos obtenidos en diversos estudios ame- tuaciones T.
ricanos, mientras que los correspondientes a
las aplicaciones realizadas en España se in- Hay que destacar que las correcciones por
cluyen en el capítulo 7. Puede comprobarse edad para los grupos superiores (más de 65
que los resultados derivados de las diversas años) e inferiores (menos de 17 años) -deben
muestras son muy parecidos cuando se com- tomarse con reservas hasta que se disponga
paran grupos de edades similares. Con el fin de muestras más amplias. No obstante, la
de comparar con mayor facilidad las puntua- experiencia clínica demuestra que estas
ciones directas c-onviene convertirlas en puntuaciones son adecuadas en la práctica.
puntuaciones típicas T (con media 50 y des-
viación típica 10) usando la tabla incluida En todo tipo de análisis, para considerar
en el anexo B. significativa una diferencia en puntuacio-
nes, ésta debe ser de al menos 10 puntos T.
Las puntuaciones directas de los sujetos Los límites considerados normales se en-
de más de 45 años o de menos de 17 deben cuentran entre 35 y 65 puntos T en cual-
ser corregidas mediante los datos del quiera de las puntuaciones.

TABLA 2. Puntuaciones medias obtenidas en el Stroop

Elementos contestados en 45 segundos

COLOR-
MUESTRA PALABRA COLOR
PALABRA
STROOP
110* 71* 41*
(1935) (N=100)
Jensen
118* 78* 45*
(1965) (N=436)
Jensen
121* 81* 51*
(1965) (N=436)
Adultos jóvenes
108,2 80,4 44,7
(15-45)
Adultos mayores
99,6 75,8 38,8
(46-64)
Ancianos
(65-80)
93,7* 69,2* 27,2*
Comalli, et al.
(1962)
* Estas puntuaciones fueron estimadas matemáticamente partiendo
del tiempo tardado en resolver 100 elementos.

14
PUNTUACION DE INTERFERENCIA

Dado que la puntuación de interferencia los 4 a 6. Por tanto, es de gran utilidad para
proviene de las obtenidas en las páginas de buscar individuos con alto o bajo potencial
lectura y de colores, no necesita ser corregi- de flexibilidad cognitiva, adaptación al es-
da en función de la edad. Teóricamente, la trés cognitivo y creatividad. A diferencia de
puntuación media es cero y la desviación tí- otros tests, el Stroop está poco afectado por
pica es 10. Los sujetos con puntuación supe- el rendimiento del individuo. El rendimiento
rior a cero tienen una alta resistencia a la real depende mucho de factores tales como
interferencia. Aunque esta puntuación no es la oportunidad, capacidades físicas, apoyo
muy significativa a efectos de diagnosticar de otros, cociente intelectual, etc.; factores
disfunciones cerebrales orgánicas (capítulo que no son evaluados por el Stroop. En for-
3), sí lo es como instrumento de investiga- ma similar, cuando la puntuación de interfe-
ción sobre creatividad y estilos cognitivos rencia se relaciona con la habilidad de un
(capítulos 4 y 5). Las puntuaciones de inter- sujeto para soportar el estrés hay que pen-
ferencia se calculan siempre sobre puntua- sar que la conducta real de la persona es
ciones directas de P, C y re ya corregidas una combinación de este factor con la canti-
por la edad. dad de estrés experimentada en su vida. Así,
aunque una persona con alta resistencia a la
Teóricamente, esta puntuación corregida interferencia puede ser más estable bajo el
debe medir una dimensión pura de flexibili- estrés, la cantidad de tensión o estrés que
dad cognitiva, como se indica en los capítu- puede soportar es finita.

INFLUENCIA DE LA EDAD EN LOS NIÑOS

El primer gran estudio sobre las velocida- años fueron los más lentos (20 elementos en
des de lectura de palabras e identificación 45 segundos) mientras que los del grupo 17-
de colores en niños fue realizado por Ligan 19 años tuvieron resultados similares a los
(1932), que aplicó a 635 alumnos de escuelas de adultos jóvenes de la tabla 2.
públicas páginas similares a las P y C del
Stroop. Comprobó que en los dos casos la Los autores han interpretado los resulta-
velocidad iba en aumento con la edad y que dos en términos de la teoría evolutiva compa-
la diferencia entre las dos páginas era casi rativa que basa su análisis en los conceptos
una constante. de diferenciación jerárquica e integración, in-
dicando que el Stroop depende de la diferen-
Stroop (1935) propuso, en relación con los ciación en la lectura de palabras y en el nom-
datos de Ligan, que se contase el número de bramiento de colores. Los niños, dicen, están
respuestas dadas en 100 segundos más que el menos diferenciados en su desarrollo.
tiempo tardado en dar 100 respuestas y com-
probó que la puntuación pasaba de 22,6 en los Rand, Wapner, Werner y MacFarland
más pequeños a 73,6 en los chicos mayores. (1963) intentaron un análisis más fino sobre
cuatro grupos de edad (6, 9, 12 y 16 años).
Los estudios más ambiciosos en relación Además de las puntuaciones básicas, obtu-
con la edad se realizaron por Comalli, Wap- vieron con el Stroop siete categorías adicio-
ner y Werner (1962). Usaron la versión de nales. Primero analizaron el número de
tres colores descrita más arriba (Broverman, errores, comprobando que éstos decrecían
1960) y examinaron a 235 sujetos con edades con la edad en las tres páginas. Asimismo,
entre 7 y 80 años. Los sujetos se agruparon los errores aumentaban al pasar de P a C y
en 11 grupos de edades: 7,8,9, 10, 11, 12, 13, de C a PC. En segundo lugar contaron las
17-19,25-34,35-44 y 65-80. El grupo más nu- respuestas inadecuadas en PC entendiendo
meroso era el de los 11 años (29) y el más por tal las respuestas que no se referían ni
reducido el de 25-34 (14). Los resultados para al color de la tinta ni a la palabra escrita,
las páginas P y C fueron similares a los de por ejemplo, decir azul cuando la palabra es
Ligan (1932). En la página PC los niños de 7 "verde" y está escrita en rojo. Este tipo de

15
respuesta también decrecía con la edad aun- Se han realizado dos intentos de desarro-
que los resultados eran similares para los llar una versión del Stroop para niños de
grupos de 9 y 12 años. Los de 6 años daban preescolar. El primero planteaba el conflicto
el valor de inadecuaciones más alto y los de de forma y color (Butollo, Bauer y Riedle,
16 el más bajo (sólo 1,0 de media). 1971). Los autores usaron como medida el
número de respuetas correctas y omisiones,
Una tercera categoría se refería a respues- encontrando más interferencia en los niños
tas mal articuladas, por ejemplo, decir "ver- de tres años que en los de seis, un resultado
da" en vez de verde. En las páginas de colo- esperable a tenor de las teorías evolutivas
res esta función resultó más alta para los de Rand y otros (1963).
grupos de 6 y 16 años y más baja para los de
9 y 12. La repetición de una palabra de color Cramer (1967) desarrolló una versión del
entre ítems se consideró como "error de inser- Stroop para preescolares usando dibujos
ción de palabras de color", lo que tendía a como estímulos (manzana, árbol, sol, agua)
decrecer con la edad, al igual que las omisio- y encontró un efecto de interferencia cuan-
nes de algún elemento. Estas omisiones, en el do se pedía al niño que suprimiese la forma
grupo de los 16 años, supusieron una canti- y dijese el color. El autor concluyó que la
dad insignificante (0,03 de media). Las últi- forma es el concepto dominante en la edad
mas dos categorías fueron "frases lingüísticas preescolar.
insertadas" ("Quiero decir", "Esto es muy di-
fícil") y frases insertadas no lingüísticas Aunque no hay datos que permitan esta-
("Oh", "Ah"). Las primeras decrecían con la blecer baremos definitivos para niños, en el
edad mientras que las segundas aumenta- anexo B presentamos las correcciones por
ban. Los autores supusieron que las frases no edad basadas en los estudios citados y en
lingüísticas servían a los grupos mayores nuestras propias investigaciones. Se acon-
como sustitutos de las frases lingüísticas de seja, sin embargo, el empleo de estos datos
la infancia con las que el niño se da instruc- con la necesaria prudencia. A pesar de que
ciones a sí mismo ("Lee el color, no la pala- los datos son todavía experimentales parece
bra"). Rand, et al. (1963) expusieron la teoría que algunas de las relaciones entre las pá-
de que los sujetos mayores dicen estas frases ginas del Stroop están establecidas con bas-
internamente y las frases no lingüísticas son tante claridad. Por ejemplo, a cualquier
un efecto lateral de este proceso. edad por encima de los 7 años, en un niño
que sabe leer, la puntuación directa PC
Peretti (1969) encontró los mismos efec- debe ser inferior a la puntuación directa de
tos de la edad que Comalli y aventuró la color y ésta inferior a la puntuación directa
hipótesis de que los alumnos de primaria de palabras. Las diferencias entre las tres
responden peor a la página PC porque la puntuaciones deberían ser crecientes y
fuerza de los hábitos de leer palabras y de acercarse a las normas de adultos hacia los
nombrar colores es casi igual. 15 ó 17 años.

RETRASO MENTAL

Diversos autores han estudiado los resul- los autores, pudo deberse a una inadecuada
tados del Stroop en sujetos retrasados. Sil- estimación de la edad mental o al cambio
verstein y Franklin (1965) compararon dos efectuado en la aplicación del Stroop en re-
grupos de chicos retrasados de unos 17 años lación con el sistema normal.
de edad con edades mentales de 6-7 y de 10-
11 años, midiendo la inteligencia con el test Das (1969) comparó un grupo de sujetos
de Vocabulario de Peabody y modificando el retrasados de entre 10 y 15 años con un gru-
Stroop de forma que se orientase con una po de chicos normales de la misma edad apli-
regleta la línea por la que iba el sujeto para cando el Stroop y también, a los chicos retra-
evitar que se perdiese y no supiese por dón- sados, el test de Matrices Progresivas de
de iba. No se encontraron diferencias signi- Raven. Los chicos con retraso eran más velo-
ficativas entre los dos grupos lo que, según ces en el nombramiento de colores que en la

16
lectura de palabras lo que les situaba en un tiva con el CI. Das (1970) indicó que ello
grado de desarrollo correspondiente a primer podía deberse a que el rango de los CI de la
curso o menos (Rand et al., 1963; Comalli et muestra era más restringido. Das (1970)
al., 1962). Das (1969) analizó sus datos en confirmó después las conclusiones de su pri-
términos de la puntuación derivada (C-P)/C mer estudio comprobando que las puntuacio-
que puede considerarse como un factor de di- nes de los retrasados eran inferior~ a las de
ficultad por el color. Los retrasados fueron los sujetos normales de igual edad mental
los más bajos en esta puntuación, un nuevo en todas las pruebas del Stroop.
signo de haber alcanzado sólo un nivel bajo
de desarrollo. Das (1969) encontró, también, Wolitzky, Hofer y Shapiro (1972) sustitu-
correlaciones significativas entre las puntua- yeron las palabras en colores por números a
ciones del Raven y las de P (-0,24), C (-0,29) Y fin de que no fuese necesario saber leer y
el factor de dificultad por el color (-0,21): Asi- bastase reconocer los números del 1 al 9.
mismo encontró correlaciones significativas Los sujetos con retraso mental mostraron
del CI con P (-0,45) YC (-0,23). una mayor interferencia en esta tarea que
los normales.
En otro estudio, Das (1970) trabajó con
chicos de edad mental comprendida entre 7 Leisman (1971) obtuvo un resultado simi-
y 12 años, comprobando que al aumentar la lar con niños espastohemipléjicos. Los chicos
edad mental eran mayores los efectos de la tenían CI normal de acuerdo con las Matrices
interferencia, un efecto que ya había sido Progresivas pero su puntuación de interfe-
observado en niños normales de 6 a 8 años rencia en el Stroop se mantenía constante
(Comalli et al., 1962). El autor encontró una después de los 8 años, mientras que en los
correlación significativa de la edad mental sujetos normales decrecía constantemente.
con las puntuaciones P y C pero no con la de
PC. La interferencia se calculó mediante la Leisman (1971) interpretó estos datos en
fórmula PC/C y se comprobó que correlacio- función de una menor diferenciación e inte-
naba positivamente con la edad mental gración de los niños hemipléjicos (Comalli et
(0,3). A diferencia de lo observado por Das al., 1962), característica de la edad de 6 a 8
(1969), no se encontró correlación significa- años.

INFLUENCIA DEL SEXO

Entre los investigadores está extendida Las cosas no son, sin embargo, tan claras
la opinión de que las mujeres tienen mayor cuando se trata de la página colores-pala-
capacidad para nombrar los colores (Brown, bras. Stroop encontró una ligera diferencia a
1915; Ligon, 1932; Stroop, 1935; Jensen, favor de los hombres pero no significativa
1965). Los datos de Ligon (1932) mostraban estadísticamente. Gardner, Hozman, Klein,
diferencias significativas a favor de las mu- Linton y Spence (1959) no encontraron una
jeres en todas las edades de 6 a 15 años. diferencia significativa en los tiempos de
Stroop (1935) encontró diferencias significa- esta página pero detectaron diversos mode-
tivas en la página C en estudiantes de ba- los de correlación entre varios tests cogniti-
chillerato. Jensen (1965), con una muestra vos, entre los cuales estaba el Stroop. Des-
de 436 personas no tituladas encontró una graciadamente el valor de estos datos se ve
correlación bis erial de 0,23 entre el sexo y la afectado por la alta correlación existente en-
puntuación de nombrar colores (significativa tre sexo y edad (0,37) y porque la muestra
al nivel de confianza de 0,01). sólo contenía 30 hombres y 30 mujeres.

Ligon (1932) Y Stroop (1935) no encontra- Las únicas diferencias significativas entre
ron diferencias significativas entre hombres sexos en la página de color-palabras fueron
y mujeres en la página de palabras. Tampo- encontradas por Peretti (1971) que en una
co los estudios de Jensen (1965) y Jensen y muestra de 50 varones y 50 mujeres obtuvo
Rohwer (1966) aportan diferencias significa- una puntuación media de 48,2 en las mujeres
tivas en este aspecto. y de 55,1 en los varones, lo que es una dife-

17
rencia significativa al 0,01. En un estudio an- crítica de Student "t"=1,33; g.1.=217) ni en
terior, Peretti (1969) encontró diferencias sig- la página de colores ("t"=1,86; g.1.=217). Sin
nificativas en tres grupos de edad correspon- embargo, encontró diferencias significativas
dientes a niveles escolares diferentes. En el a favor de las mujeres en la tercera página
conjunto las mujeres presentaban resultados ("t"=1,97; g.1.=217). Tampoco aparecía dife-
mejores que los hombres en Pfl, Aunque las rencia en la puntuación de interferencia
diferencias no eran significativas, Peretti ar- ("")
t =0,41 . En consecuencia, »>
aunque parece
gumentó que los datos apoyaban la idea de haber una cierta diferencia a favor de las
que las mujeres son mejores que los hombres. mujeres en el nombramiento de colores, esta
ventaja desaparece cuando se tiene en cuen-
Golden (1974) comparó un grupo de 117 ta la interferencia. En todo caso, las dife-
estudiantes mujeres con otro de 102 estu- réncias entre grupos son pequeñas y sin
diantes varones, empleando la forma colecti- trascendencia en el trabajo clínico o de in-
va del Stroop. No encontró diferencias signi- vestigación, incluso cuando son estadística-
ficativas en la página de palabras (razón mente significativas.

18
3. DIAGNÓSTICO DE
DISFUNCIONES CEREBRALES
El Test Stroop de Colores y Palabras se probó que los efectos de la .interferencia
usa como instrumento para la detección de aparecían más acusadam~te en sujetos
disfunciones cerebrales solo e incluido en con daños en el hemisferio Izquierdo, sobre
baterías más amplias. El Stroop tiene varias todo en la zona anterior o frontal. Golden
ventajas como instrumento de evaluación: se (1976) usó el Stroop con 141 sujetos con
puede administrar en un tiempo corto, sólo daño cerebral y normales. Como era de es-
exige un nivel educativo elemental, no está perar, encontró que la puntuación de nom-
sujeto a influencias culturales y puede tra- bramiento de colores era el mejor indicador
ducirse con facilidad a diferentes idiomas. de la existencia de lesiones, sobre todo si
Debe, sin embargo, como cualquier otro test, existía daño en los dos hemisferios cerebra-
ser usado con prudencia y conociendo sus les. Esta única puntuación era suficiente
puntos fuertes y sus puntos débiles. para discriminar los pacientes normales y
psiquiátricos de los pacientes con lesiones
Diversos estudios han mostrado que la cerebrales en el 87% de los casos. En dicho
capacidad de lectura simple y la de nombrar estudio se diagnosticó correctamente al
colores pueden verse alteradas en pacientes 84,6% de los pacientes con lesiones y al
con daño cerebral. En general, las alteracio- 88,9% de los sujetos de control. Los pacien-
nes en la lectura de palabras se relacionan tes psiquiátricos fueron clasificados correc-
con daños en el hemisferio izquierdo, mien- tamente en el 83% de los casos. El peor re-
tras que las alteraciones en el nombramien- sultado se obtuvo con el grupo de sujetos
to de colores pueden deberse a lesiones en el con lesiones en el hemisferio derecho, diag-
hemisferio derecho (si la dificultad se pre- nosticando correctamente el 74% de los ca-
senta en la capacidad de reconocer y clasifi- sos. Los puntos de corte más adecuados
car los estímulos de color) o en el hemisferio para suponer la existencia de lesiones cere-
izquierdo (si la incapacidad consiste en no brales fueron de 75 puntos en la página de
poder atribuir un nombre al estímulo de co- palabras, 58 en la de colores y 25 en la de
lor) (Golden, 1978). palabras-colores. Sin embrago, para el
diagnóstico es más útil el análisis de cier-
Perret (1974) aplicó una versión modifi- tos modelos o patrones de resultados que
cada del Stroop a 118 sujetos con lesiones establecer puntos de corte. Estos patrones
cerebrales unilaterales y limitadas y com- se describen y comentan a continuación.

PUNTUACIONES BAJAS EN PALABRAS

Los sujetos con puntuaciones muy bajas en en una dislexia pura que no afecta a otras
esta parte (menos de 50), resultados norma- funciones. La p)untuación clave para diagnos-
les en colores y superiores en palabras-colo- ticar la dislexia pura es la PC: si el sujeto es
res, presentan un daño cerebral que produce disléxico, habrá poca o ninguna interferencia
dislexia pura, es decir, incapacidad para leer en la página tercera y la puntuación PC se
a pesar de no observarse otras carencias. El aproximará a la puntuación C. En los sujetos
Stroop es una herramienta muy eficaz para en que la lentitud en la lectura se deba a
diagnosticar dislexia, tanto en niños como en problemas psiquiátricos o al rechazo a leer,
adultos. La puntuación P es baja a causa de se producirá una interferencia normal o alta.
la incapacidad para leer aunque el nombra- Esta técnica es, por tanto, de utilidad en el
miento de colores es normal, como es lógico diagnóstico de niños discapacitados.

19
TODAS LAS PUNTUACIONES SON BAJAS

Este patrón de puntuaciones suele aso- ver ación es con frecuencia indicio de la exis-
ciarse con lesiones en el hemisferio izquier- tencia de lesiones cerebrales en el lóbulo
do o de tipo difuso. A menudo se producen frontal del hemisferio izquierdo. Además, si
también problemas de pronunciación, := que hay poca interferencia suelen ser lesiones
sugieren la existencia de problemas motores del hemisferio izquierdo, mien1fas que una
en el hablae o con perseveración, que es la interferencia normal sugiere la existencia de
repetición de la misma respuesta. La perse- un problema más difuso.

P NORMAL; C y PC BAJO

Este patrón suele asociarse con la idea de claves de color. En algunos casos raros (Gol-
lesiones cerebrales en el hemisferio derecho den, 1977) este patrón resulta de la incapa-
que causan incapacidad para clasificar las cidad para citar verbalmente los colores.

P y C NORMALES; PC BAJO

Este patrón suele asociarse con lesiones pre- res producidas por causas tales como el abuso
frontales aisladas, sobre todo en el lado izquier- crónico de drogas. Por tanto, es útil para detec-
do o bilaterales. Es un patrón sensible a formas tar la posible existencia de demencia presenil y
tempranas de atrofia cerebral que afectan a zo- otras disfunciones que, de otra forma, presen-
. nas prefrontales y también a atrofias posterio- tan manifestaciones escasas.

TODAS LAS PUNTUACIONES SON NORMALES

Este resultado puede darse no sólo en descarta normalmente la existencia de un


sujetos normales sino también en algunos desorden amplio y progresivo, que suele
que tienen daños cerebrales, sobre todo si producir interferencias significativas en la
éstos se han recuperado o si son reducidos conducta. De esta forma, si el sujeto pre-
y situados en el hemisferio derecho. Por senta algún desorden de conducta impor-
ello un Stroop normal no descarta total- tante, deberá pensarse más en la existen-
mente la existencia de daño cerebral, pero cia de un problema psiquiátrico o de otro
sí reduce mucho la posibilidad de que exis- tipo que en la presencia de una disfunción
ta. La obtención de resultados normales cerebral.

OBSERVACIONES CONDUCTUALES

Como se ha dicho, es importante observar suelen ser indicativas de la existencia de


cómo realiza el sujeto el test y no sólo la desórdenes psiquiátricos o de lesiones cere-
puntuación obtenida. Por ejemplo, si un su- brales agudas. Generalmente, estas lesiones
jeto tiene dificultades para seguir el orden son suficientemente serias como para produ-
correcto de las columnas, aún intentándolo, cir otros síntomas referentes a problemas
puede ser indicio de una grave carencia es- motores, sensoriales o de lateralidad.
pacial que suele acompañar a disfunciones
cerebrales del hemisferio derecho; la perse- Hay que recordar que, aunque el Stroop
veración puede indicar la existencia de da- puede usarse con individuos de muy escasa
ños en el hemisferio izquierdo; puntuaciones formación, para no cometer errores de diag-
bajas debidas a la incapacidad de contener nóstico en desórdenes del hemisferio iz-
la frustración, mostradas negándose a se- quierdo, es necesario asegurarse que el suje-
guir la tarea o mediante reacciones de ira, to adulto no es analfabeto.

20
CÓMO DISTINGUIR DESÓRDENES ORGÁNICOS DE LOS DE TIPO PSIQUIÁTRICO

Aunque los pacientes psiquiátricos suelen cos y psiquiátricos con una fiabilidad del
mostrar dificultades al realizar el Stroop en 83% En el caso de individuos con síntomas
comparación con los sujetos normales, suele de esquizofrenia debe aplicarse la prueba
ser posible distinguir los dos grupos. Golden dos veces y debe usarse la segunda puntua-
(1976) comprobó que los sujetos psiquiátri- ción para el diagnóstico.
cos obtenían valores relativamente normales
en las tres puntuaciones, con medias un 10% El uso de ciertos medicamentos puede
más bajas que los sujetos normales y, en ge- afectar a los resultados del Stroop, al igual
neral, con puntuaciones T superiores a 40. que ocurre con otros tets neuropsicológi-
Si las puntuaciones son inferiores a este va- coso Por ello, se debe aplicar la prueba
lor hay que atender a los patrones descritos cuando el sujeto esté menos afectado por
más arriba. En pacientes psiquiátricos es los efectos psicomotores agudos que produ-
frecuente encontrar un valor bajo en P, un cen algunas medicinas psicoactivas. Es fá-
valor alto o normal en C y un valor bajo en cil confundir los efectos de un exceso de
PC, lo cual es muy raro en los pacientes de medicación con los derivados de daños ce-
origen orgánico. Golden (1976) piensa que la rebrales ya que ciertas substancias afec-
puntuación C por sí sola es capaz de discri- tan a las funciones del cerebro, aunque sus
minar entre los grupos de pacientes orgáni- efectos sean temporales.

EL STROOP EN BATERÍAS DE TESTS

El Stroop, por su breve tiempo de aplica- porque muchos otros tests neuropsicológicos
ción, puede añadirse con facilidad a otras no tienen en cuenta esta zona. (Golden,
baterías de pruebas. Además, su sensibili- 1978). También su capacidad para discrimi-
dad a los desórdenes derivados del lóbulo nar entre pacientes psiquiátricos y orgáni-
frontal, lo hacen especialmente interesante cos es de gran valor en las baterías de tests.

EJEMPLOS DE CASOS

Paciente n° 1 que uno de aprendizaje, lo que fue confirma-


El paciente tiene un Cl de 135 pero ha tenido do en terapia.
problemas en el trabajo en los últimos seis
meses sin razón aparente. Los resultados en Paciente n° 3
otros tests aplicados al sujeto son normales Las puntuaciones típicas obtenidas, muy ba-
pero la fuerte disparidad entre las puntuacio- jas (P=22; C=20; PC=12), hicieron pensar en
nes típicas obtenidas en el Stroop (P=80; la existencia de un daño cerebral difuso, lo
C=75; PC=22) hace pensar en la existencia de que fue confirmado mediante scanner. El
un daño en el lóbulo frontal. El paciente fue neurólogo diagnosticó al paciente enferme-
enviado a un neurólogo quien detectó un tu- dad de Alzheimer.
mor en el área prefrontal izquierda.
Paciente n° 4
Paciente n° 2 El Stroop se aplicó con posterioridad a una
Se trata de un niño de 12 años que se había intervención quirúrgica de un tumor en el
considerado normal y sin síntomas de dis- lóbulo frontal-temporal-parietal derecho y
lexia hasta que tuvo un accidente de coche. obtuvo las siguientes puntuaciones: P=43;
Las puntuaciones típicas del Stroop fueron C=21; PC=14.
para cada prueba de 23, 54 y 46 respectiva-
mente. Este modelo no coincidía con el de Paciente n° 5
dislexia pura (la puntuación PC debería ha- Un chico de 14 años, con dislexia pura, pre-
ber sido más alta) por lo que se pensó más sentaba puntuaciones T muy típicas de esta
en la existencia de un problema emocional disfunción: P=8; C=45; PC=75.

21
Paciente n° 6 tos residuales de un traumatismo recibido
Se pretendía discriminar entre un posible en la cabeza un año antes, obteniendo pun-
episodio esquizofrénico y un daño cerebral tuaciones normales en torno al 50 en todas
orgánico. Sus puntuaciones T fueron en cada las variables. Otras pruebas dieron resulta-
página de 40, 43 Y 38 respectivamente, lo dos similares con la excepción de ciertos
que indujo a pensar en una reacción esqui- problemas motores. No se hallaron proble-
zofrénica. El posterior diagnóstico del neuró- mas cognitivos de ningún tipo. Este caso
logo y el psiquiatra confirmó esta hipótesis. demuestra que el Stroop es poco sensible a
daños subcorticales que no afectan al he-
Paciente n° 7 misferio cerebral o a los procesos básicos de
Se examinó al sujeto para conocer los efec- atención.

22
4. RESULTADOS DEL STROOP y ESTRÉS
La relación entre los resultados obtenidos car estrés como para medir el nivel de estrés.
en el Stroop y ciertos factores asociados con el Los datos disponibles muestran claramente la
estrés ha sido un tema de gran interés. Esta utilidad del Stroop para investigar las carac-
prueba se utiliza tanto como test para provo- terísticas psicológicas y fisiológicas del estrés.

ESTRÉS

Agnew y Agnew (1963) estudiaron los efec- A ciertos sujetos se les provocó el estrés me-
tos del estrés sobre los resultados del Stroop. diante refuerzos verbales, amenazas, etc. En
Se aplicó el test de Stroop y los laberintos de el conjunto no se encontraron diferencias en
Porteus a 50 universitarios en condiciones rendimiento debidas al estrés pero analizan-
normales y en condiciones de estrés. El estrés do los grupos menores se comprobó que los
se provocaba diciendo a los sujetos que recibi- sujetos del grupo flexibles e independientes
rían una descarga cada vez que tuviesen re- lo hicieron mejor que los del grupo depen-
sultados inferiores al nivel "medio". Además, dientes y rígidos. La puntuación empleada
se les decía que los resultados estaban rela- en el Stroop fue PC menos PC'.
cionados con la inteligencia y que, como uni-
versitarios, debían hacerlo bien. La ausencia Teece y DiMartino (1965) comprobaron
de estrés se producía diciendo a los sujetos que el estrés aumentaba los resultados cuan-
que sólo se quería conocer el test, sus pun- do se mantenían constantes los estímulos au-
tuaciones y sus instrucciones y que la tarea ditivos y visuales. Sin embargo, el rendimien-
podía resultar aburrida. to decrecía cuando el estímulo auditivo era
diferente, efecto análogo al uso de la página
Los autores usaron el valor (PC + C) para PC. Hochman (1967) encontró que el rendi-
medir los resultados del Stroop, suponiendo miento en PC decrecía cuando se usaba una
que la tensión afectaría a las páginas de co- versión del Stroop sobre taquistoscopio y ha-
lores y colores-palabras. En la primera apli- bía fuerte presión.
cación se encontraron diferencias significati-
vas entre los sujetos sometidos a alta Houston y Jones (1967) evaluaron los re-
presión y los que no lo estaban. Sin embar- sultados del Stroop con tres condiciones: si-
go, una segunda aplicación, habiendo inver- lencio, ruido que había que ignorar y ruido
tido la situación para cada sujeto, no mostró al que había que atender. Se usaron sólo las
diferencias entre ambos grupos, lo que llevó páginas 2a y 3a con 42 sujetos. Las puntua-
a los autores a suponer que el estrés es una ciones en C fueron muy similares en las tres
variable significativa sólo cuando el test es situaciones y las puntuaciones PC se
nuevo para el sujeto. incrementaron ligeramente cuando había
ruido al que no se debía atender. En otro
Hardinson y Purcell (1959) usaron el estudio posterior, Houston (1969) comprobó
Stroop para clasificar los sujetos en dos gru- que las puntuaciones PC eran más altas en
pos, flexibles y rígidos. Después fueron cla- condiciones de ruido que de silencio. Consi-
sificados en dependientes o independientes deró que estos resultados sugerían que la
con la Escala de Preferencias de Personali- necesidad de ignorar estímulos adicionales
dad de Edwards. De los 130 sujetos disponi- (ruido) podía favorecer el rendimiento del
bles originalmente se incluyeron 15 en cada sujeto en una tarea que también exigía igno-
grupo, manteniendo un total de 60 sujetos. rar palabras.

DROGAS

Hollingsworth (1923) indicó que el alco- duraderos que las dosis pequeñas y que la
hol dificultaba la tarea de nombrar colores, cuantía de la interferencia producida por
que las dosis mayores producían efectos más una dosis de alcohol era de tipo muy indivi-

23
dual. El mismo autor (1912) encontró que la Quarton y Talland (1962) encontraron
cafeína no producía efectos sobre el nombra- diferencias significativas en las tres pun-
miento de colores, independientemente de tuaciones básicas del Stroop entre dos gru-
las dosis administradas. pos a los que se había suministrado un de-
presor (pentobarbital) y un estimulante
Estos primeros estudios de Hollingwoth (metanfetamina). El cambio era igual en las
despertaron mucho interés por estudiar los tres páginas.
efectos de diversos tipos de drogas sobre el
rendimiento de tests como el Stroop. Callaway y su equipo (Callaway y Band,
1958; Callaway y Dembo, 1958) estudiaron
Callaway y colaboradores usaron el Stro- los efectos de la atropina en el Stroop. Los
op para estudiar un fenómeno que llamaron resultados se complicaban porque la atropi-
"atención concentrada" (Callaway y Dembo, na puede ser estimulante o depresor según
1958) que, según los autores, se debía a dro- la dosis administrada y porque puede pro-
gas estimulantes y permite al sujeto concen- ducir efectos visuales secundarios. Los re-
trar su atención e ignorar estímulos irrele- sultados fueron análogos a los de estudios
vantes. De esta forma el sujeto rinde mejor anteriores.
en pruebas como la página PC del Stroop ya
que puede ignorar el estímulo que supone la Ostfield y Aruguete (1962) comprobaron
palabra. Asimismo, la interferencia disminu- que la hysocina disminuía los resultados por
ye porque en la página C no hay estímulos lo que se pensó que se trataba de un depre-
distractivos que eliminar. sor. Esto se confirmó al comprobar que este
producto también produce una depresión de
Según esta teoría, las drogas depresoras la respuesta en el electroencefalograma.
deberían producir un efecto contrario: peo-
res resultados en PC y en interferencia. Wapner y Krus (1960) comprobaron que
Este efecto se produce porque las drogas los sujetos normales obtenían mejores resul-
amplían el campo de atención y hacen más tados en el Stroop que los esquizofrénicos,
difícil que el sujeto suprima los estímulos tanto habiendo tomado un placebo como una
de distracción. droga (LSD). También se vio que el LSD em-
peoraba significativamente los resultados
Callaway (1959) estudió este tema apli- en cualquiera de los grupos, lo que se inter-
cando a tres grupos independientes de uni- pretó considerando que esta droga produce
versitarios amobarbital (un depresor), me- un resultado más inmaduro desde el punto
tanfetamina (estimulante) y un placebo. Se de vista evolutivo (ver capítulo anterior).
examinó a los sujetos con el Stroop antes de
tomar el producto y una hora después. El Lehman y Knight (1961) encontraron me-
grupo del estimulante obtuvo menor interfe- jores resultados con la ingestión de anfetami-
rencia que el grupo del placebo mientras que na-d si el sujeto era adicto pero no si era
en el grupo del depresor aumentaba la inter- normal.
ferencia.
Baskowitz, Korchin y Oken (1960) no en-
En un estudio posterior Callaway y Stone contraron efectos sobre los resultados del
(1969) revisaron sus datos y mostraron que Stroop al administrar adrenalina. Por otra
los estimulantes mejoraban todas las pun- parte, Miller, Drew y Kiplinger (1972) tam-
tuaciones del Stroop mientras que los depre- poco vieron resultados significativos admi-
sores las empeoraban. nistrando marihuana a los sujetos.

24
CAMBIOS EN EL SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

Oken, Grinker, Heath, Herz, Korchin, Sa- tos que la mayor parte de los estudiantes lo
bshi y Schwartz (1962) investigaron la reac- hacían muy bien después de un poco de
ción al estrés de dos grupos con puntuacio- práctica. La medición realizada a las 15
nes significativamente diferentes en el mujeres que formaban el grupo fue la con-
Stroop. El estrés se produjo administrando a ductancia de la piel y se observó que ésta
los sujetos una cápsula y diciéndoles que se decrecía a medida que la tarea se hacía
estaba haciendo un estudio sobre drogas y más fácil y menos estresante, de lo que
que la cápsula, entre otros efectos, podía puede deducirse que la tarea de la tercera
producir problemas cardíacos. Durante el página produce estrés en los momentos ini-
tiempo que los sujetos estaban preocupados ciales de su aplicación.
se hacían diversas mediciones como tasa
cardíaca, tasa respiratoria, resistencia de la Sin embargo, la mayor parte de los estu-
piel, GSR, presión sanguínea y motilidad es- dios realizados no han demostrado la exis-
tomacal. Sólo se produjo una diferencia sig- tencia de cambios en el sistema nervioso au-
nificativa entre los dos grupos en la medi- tónomo durante la aplicación del Stroop.
ción de la tasa respiratoria. Houston (1969) utilizó dos versiones de la
prueba -con colores más o menos fácilmente
Frankenhaeuser, Froeber, Hagdahl, Ris- distinguibles- y no encontró diferencias en el
sler, Bjorkvall y Wolff (1967) midieron las pulso de los sujetos. Lo mismo ocurrió en
respuestas fisiológicas del sujeto en situa- situaciones de silencio y ruido. Trackray y
ción de estrés provocada con una versión Jones (1971) tampoco encontraron alteracio-
modificada de la página palabras-colores nes de la respiración y la tasa cardíaca al
del Stroop. Los elementos del Stroop (nom- aplicar pe, por lo que supusieron que el
bres de colores en un color incongruente) se Stroop sólo afecta a procesos de la atención
presentaban de uno en uno a un ritmo rápi- que tienen poca relación con el estado gene-
do y variable. Al mismo tiempo, el sujeto ral. Daniel (1971) sugirió que estos resulta-
oía los nombres de los colores por medio de dos podían en parte deberse a las grandes
auriculares. Por último, se decía a los suje- diferencias existentes entre sujetos.

NIVELES HORMONALES

Frankenhaeuser et al. (1967) descubrie- Los trabajos de Broverman y su equipo


ron que al aplicar versiones fuertemente (1972) se centraron en las relaciones fisioló-
estresantes del Stroop se producía una dis- gicas con la capacidad de "automatización",
minución de las secreciones de adrenalina a que correlaciona positivamente con los re-
medida que la situación de estrés iba sien- sultados obtenidos en el Stroop.
do menor, mientras que la noradrenalina
sólo presentaba fluctuaciones aleatorias, lo Los varones fuertemente automatizado-
que coincide con la idea de que la tarea del res tienden a producir niveles más altos de
Stroop produce estrés. En un segundo estu- secreción de las hormonas masculinas (Klai-
dio, Frankenhaeuser, Mellis, Rissler, Bjor- ber, Broverman y Kobayashi, 1967) lo que
kvall y Parker (1968) dividieron a los suje- puede indicar un mayor desarrollo de las
tos en dos grupos atendiendo tanto a las características sexuales secundarias en este
secreciones de adrenalina como de noradre- tipo de sujetos. En segundo lugar, Brover-
nalina en momentos de inactividad y de es- man, Klaiber, Kobayashi y Vogel (1968) in-
trés producido por el Stroop, encontrando formaron que la capacidad de automatiza-
que los sujetos que lo hacían mejor en si- ción depende de la función adrenérgica
tuación de estrés también tendían a tener central. Las tareas que definen la automati-
tasas de secreción hormonal altas, particu- zación (p.ej.: nombramiento de colores) pare-
larmente importantes en el caso de la nora- cen mejorar en presencia de las anfetami-
drenalina. nas, substancias que estimulan la actividad

25
del sistema nervioso adrenérgico. La cloro- dad excesiva de la MAO perjudica al sistema
promacina, por el contrario, bloquea estos nervioso central adrenérgico y es, por tanto,
procesos y reduce los resultados de las capa- contraria a la automatización. Como conse-
cidades automatizadas. cuencia de ello, las hormonas sexuales, la
Broverman et al. (1972) consideran que testosterona y los estrógenos pueden incre-
las hormonas sexuales inhiben la actividad mentar la automatización inhibiendo la ac-
de la monamina oxidasa (MAO). Una activi- ción de la MAO.

EEG(ELECTROENCEFALOGRAMA)

Vogel, Breverman, Klaiber y Kun (1967) su- bajos en los que las "respuestas de pulsión" son
pusieron que si los sujetos muy automatizadores menos frecuentes cuando se ingiere droga, por-
son de tipo dominante adrenérgico ello debería que éstas inducen estados adrenérgicos.
poderse ver en el electroencefalograma y que los
sujetos fuertemente automatizados deberían Los resultados del estudio confirmaron
mostrar menos respuestas de tensión. Citan tra- esta hipótesis.

26
5. STROOP, PERSONALIDAD y COGNICIÓN
Debido a las grandes diferencias indivi- Daniel y Skondackove (1970) tampoco en-
duales encontradas al aplicar el Stroop, al- contraron correlación al usar la versión es-
gunos autores han investigado las relaciones tándar del Stroop pero sí cuando usaron
de la prueba con varias dimensiones de la una versión con mayor interferencia proce-
personalidad y el área cognitiva. El primer dente de una cinta que recitaba nombres de
estudio de este tipo se hizo por Thurstone y colores. En este caso no había correlación
Mellinger (1953), intentando relacionar los con N pero sí de E con PC (0,42) y con in-
resultados del Stroop con un estilo de perso- terferencia (0,52).
nalidad caracterizado por un alto grado de
control y de tolerancia a la frustración. Pero Stein y Lager (1966) aplicaron el Stroop y
el estudio no permitió llegar a conclusiones el ACL (Lista de Adjetivos) a 81 mujeres, sin
válidas porque empleó una medida del Stro- que se apreciasen diferencias significativas
op que mezclaba otros factores, como la velo- en el conjunto. Después tomaron los 10 suje-
cidad de lectura.
, tos con interferencia más alta y los 10 sujetos
con interferencia más baja y los compararon
Algunos autores han intentado relacionar con los baremos del test, comprobando que el
el Stroop con las dimensiones de Eysenck, ex- grupo de interferencia alta se desviaba de las
traversión (E) y neuroticismo (N). Jensen normas generales en 13 de las 24 escalas del
(1965) aplicó el Stroop y el Inventario de Per- ACL mientras que el grupo de baja interfe-
sonalidad de Maudsley a 436 sujetos, encon- rencia no presentaba diferencias. Los autores
trando correlaciones significativas al nivel no compararon los dos grupos pero los datos
0,05 de E con C (-0,13), con P (-0,10) Y con del estudio muestran que diferían en nueve
PC (-0,14) y de N con C (0,11) y con PC de las 24 escalas. Los autores interpretan los
(0,10). Una vez corregidas para tener en resultados identificando el grupo de ,baja in-
cuenta la fiabilidad de las puntuaciones de terferencia como mujeres de personalidad
interfe rencia, de N y de E, se encontró una media normal, mientras que el de alta
correlación entre interferencia y E de -0,12 interferencia es presentado como "un grupo
(significativa al 5%) y de 0,06 entre interfe- de mujeres que actúan con menor eficacia y
rencia y N (no significativa). En todo caso, se tienen una capacidad menor para adaptarse
aprecia que las correlaciones son muy bajas. y resolver problemas internos e interpersona-
les. El grupo de alta interferencia (GAI) está
Callaway (1959), con una muestra de compuesto por personas con ansiedad y que
sólo 28 sujetos, encontró una correlación de tienden a verse como personas con mayores
0,43 entre interferencia y extraversión. Al- problemas que los demás. Los conflictos que
person (1968) no encontró correlación signi- sienten se centran en torno a impulsos agre-
ficativa entre el Stroop y las escalas E y N. sivos y a inclinaciones sexuales controladas".

CREATIVIDAD

Gamble y Kellner (1968) supusieron que tividad de tipo verbal (Test Improvement de
las personas creativas harían mejor el Stro- Rowenton), no verbal (Test Matchstick de
op que las no creativas. Como medida de la Guilford) y calificaciones dadas por los profe-
creatividad usaron el test de Asociaciones sores. Se encontraron diferencias significati-
Remotas de Mednicks, lo que resultó ser una vas en las tres puntuaciones entre los estu-
elección incorrecta porque este test tiene un diantes con resultados altos, medios y bajos
gran peso de factores como la capacidad ver- en la puntuación de interferencia. Las califi-
bal y el cociente intelectual. caciones de los profesores presentaron una
correlación de 0,42 con la puntuación de in-
Golden (1975) examinó a 450 estudiantes terferencia (N=212). Golden opinó que el
con la versión colectiva del Stroop y calculó Stroop se relaciona con la creatividad porque
la correlación entre la puntuación de interfe- exige que el sujeto conciba con rapidez y pre-
rencia del Stroop y varias medidas de la crea- cisión nuevas estrategias cognitivas para tra-

27
tar estímulos sencillos. Indicó también que el do en la medida de interferencia del Stroop
Stroop frente a otros tests de creatividad tie- se veían más seguros de sí, más maduros,
ne la ventaja de no requerir elevada capaci- más abiertos a la investigación y más dis-
dad verbal, ni destreza manual, ni un deter- puestos a rechazar ciertos comportamientos
minado nivel cultural o de experiencia. ligados con psicopatologías. En conjunto,
estos rasgos coinciden con los descritos por
En un estudio posterior, Golden (1976) Dauw (1966) para el pensamiento sano y
comprobó que los sujetos con buen resulta- creativo.

COGNICIÓN

Klein (1954) definió el control cognitivo insatisfechos y con baja interferencia (GBl).
como el mecanismo que actúa "para resolver Esta diferencia no se producía en el caso de
exigencias de adaptación inmediata". Exa- los sujetos satisfechos. Los sujetos GAI de
minó a 100 estudiantes con el Stroop para este estudio también hacían identificaciones
formar grupos de 20 sujetos que fuesen altos más correctas de los estímulos.
o bajos respectivamente en interferencia.
Cada grupo fue después dividido en subgru- En un estudio realizado con el test de
pos que estuviesen deseosos o satisfechos. Rorschach, Podell y Phillips (1959) hicieron
Aplicando una tarea de percepción para esti- un análisis factorial con una amplia batería
mar tamaños, Klein comprobó que los suje- de tests que incluía el Stroop. Emplearon 20
tos con alta interferencia (GAl) tendían a so- tests cognitivos que permitían obtener 36
breestimar el tamaño de los objetos puntuaciones diferentes en dos muestras re-
mientras que los sujetos con baja interferen- ducidas de varones, una de 32 sujetos y otra
cia (GBl) tendían a infravalorar el tamaño. de 37, lo que nos obliga a considerar los re-
sultados con cierta cautela ya que lo reduci-
Las personas GAI mostraban una menor do de la muestra hace que los resultados fac-
variabilidad, lo que, según Klein, parece indi- toriales sean poco fiables. Los autores
car "una forma de control más estrecha o su- encontraron que el Stroop saturaba signifi-
presiva que refleja, quizás, esfuerzos concre- cativamente en dos factores: fluidez verbal
tos para mantener los juicios en línea con lo (puntuaciones C y PC) y labilidad (PC). La
que indican las fuentes de información exter- labilidad se definía como la capacidad para
nas". Klein supone que se trata de una ten- dar respuestas independientemente de las
dencia a "empaquetar" cada estímulo y redu- respuestas anteriormente dadas.
cir solapamientos dentro de los límites del
campo cognitivo. Más exactamente, toleran Loomis y Moskowitz (1958) detectaron
mal la ambigüedad y desean que las cosas que los sujetos GBI son más capaces de inte-
estén establecidas con claridad. Como conse- grar los solapamientos y los estímulos ambi-
cuencia de ello, sus resultados en el Stroop se guos, lo que coincide con las experiencias de
ven perturbados por el solapamiento de estí- Klein (1954). Hochman (1971) comprobó que
mulos y la ambigüedad provocada. los sujetos GBI son menos susceptibles a los
estímulos competitivos.
Las personas GBI, por el contrario, mues-
tran mayor flexibilidad y pueden guiar sus jui- Golden (1975) dividió una muestra de 219
cios en un contexto más amplio, incluyendo sus estudiantes en dos grupos, respecto al valor
propios sentimientos. Tienen una mayor tole- PC' (según la fórmula del anexo A). Cada
rancia a la ambigüedad. Klein (1954) no aven- grupo se sometió a 20 mediciones cognitivas
tura ninguna hipótesis sobre por qué tienden a y el autor dedujo que tres tipos de tests se
sobreestimar el tamaño del estímulo. relacionaban con los resultados de la pun-
tuación PC del Stroop:
Klein (1954) encontró también que los su-
jetos GAI (con alta interferencia) y deseosos 1. Tareas sensibles a perturbaciones ex-
tendían a ver en un taquistoscopio un campo ternas (principalmente tareas automá-
periférico menor que los sujetos deseosos o ticas).

28
2. Tareas que contienen estímulos irrele- arrojó una "t" (de Student) superior a 0,97 al
vantes o distractivos. comparar los dos grupos. El autor indicó que
la habilidad básica medida por el Stroop es
3. Tareas en las que las propias respues- la habilidad para seleccionar de forma flexi-
tas del sujeto actúan como elementos ble información relevante del entorno y, por
que inhiben los resultados posteriores. tanto, para adaptarse a nuevas circunstan-
cias y para tener en general una actuación
A partir de estos criterios, el autor infirió más efectiva. Asimismo, dedujo que estos in-
que el grupo que obtenía mejor resultado dividuos deberían tener menor tendencia a
que el previsible (alta resistencia a la desarrollar conflictos psicopatológicos. Por
interferencia) tendría mejores resultados en último, Golden indicó que el Stroop podría
12 de las 20 tareas incluidas en el estudio. ser una buena medida de las mejoras obteni-
Los resultados demostraron un rendimiento das en psicoterapia en aquellos casos en que
mejor en 11 de los 12 tests previstos, mien- se desea que el sujeto evolucione desde con-
tras que en el duodécimo el rendimiento era ductas rígidas y defensivas hacia otras más
también algo mejor pero no significativa- abiertas, flexibles y en contacto con las exi-
mente. En los restantes 8 tests ninguno gencias de la realidad.

AUTOMATIZACIÓN

El concepto de automatización es esencial tema cognitivo (como leer) menos ligado es-
en los estudios realizados por Broverman y taría a distracciones. Los sujetos conceptua-
sus colaboradores durante 16 años. El enfo- les están dominados por su sistema verbal y,
que inicial se dirigió a estudiar ciertas di- por tanto, deben ser menos susceptibles de
mensiones cognitivas en relación con las distracción. Formularon también la hipóte-
tres puntuaciones básicas del Stroop, pero sis que cuando dos subsistemas entran en
después fue evolucionando hacia investiga- conflicto el más dominante de los dos preva-
ciones más amplias referidas a aspectos psi- lece en perjuicio del sistema menos domi-
cológicos, cognitivos y fisiológicos de la auto- nante. Se comprobó que, en condiciones de
matización poco relacionados con el Stroop distracción, los sujetos conceptuales eran
(Broverman, Clarkson, Klaiber y Vogel, más capaces de mantener su conducta en ta-
1972). reas numéricas de suma.

Lazarus, Baker, Broverman y Mayer Broverman (1960) consideró necesario


(1957) usaron en principio el Stroop para di- añadir una segunda dimensión cognitiva: la
ferenciar dos tipos cognitivos, verbal y no capacidad de automatización. Afirmó que la
verbal, usando el ratio o cociente P/C para distinción conceptual-perceptivo se limita
medir esta dimensión. Si el valor obtenido sólo a tareas que son nuevas, difíciles o que
era superior a 1,4 el sujeto era definido exigen concentración, mientras que cuando
como verbal y como no verbal en caso con- se trata de tareas bien conocidas la automa-
trario. Los sujetos verbales eran más capa- tización se convierte en lo más importante,
ces de reproducir literalmente los párrafos tanto si la tarea es originalmente de tipo con-
en una tarea de reproducción de textos. Los ceptual como si es de tipo perceptivo motor.
autores atribuyeron este hecho a que los su-
jetos verbales son más maduros (de acuerdo Broverman (1960) dijo que teóricamente
con el trabajo de Comalli et al., 1962) y más el resultado en una tarea nueva o difícil de-
habituados a usar símbolos abstractos (ver- pende mucho de la transferencia de conduc-
bales). tas previamente aprendidas. La cantidad de
transferencia posible depende, a su vez, de
En otro estudio, Broverman y Lazarus la experiencia existente con tareas simila-
(1958) llamaron "conceptual dominante" res. La experiencia a lo largo de la vida de
(CD) al grupo verbal y "perceptivo motor do- diferenciación conceptual o perceptiva y mo-
minante" (PMD) al grupo no verbal. Deduje- tora determina que una persona es'té domi-
ron que cuanto más fuerte fuese un subsis- nada por unos u otros tipos de aspectos.

29
Sin embargo, después de un entrena- tenidos de una amplia batería de tests cogni-
miento específico, el resultado en la tarea tivos. Todas las puntuaciones, incluidas las
depende más de dicho entrenamiento que del Stroop, se convirtieron en puntuaciones
del aprendizaje pasado en general. Si el ni- típicas y se les restó la puntuación típica me-
vel de entrenamiento es elevado, el aprendi- dia del sujeto, lo que daba una medida dife-
zaje tiende a disminuir la superioridad in- rencial para cada tarea del nivel relativo al
nata de algunas personas. Si se supone que que el sujeto hacía cada tarea en relación con
esta superioridad es constante en diferentes su nivel medio. Estos datos se sometieron a
conductas, las tareas más aprendidas (auto- un análisis factorial de conglomerados (méto-
matizadas) se acercan a dicho límite y refle- do acumulativo de Tryon) en ocho muestras
jan las diferencias de los sujetos en cuanto a que iban desde varones adultos y parejas ca-
aprendizaje. Esta diferencia es la que subya- sadas hasta varones y mujeres delincuentes y
ce en los resultados diferentes de sujetos pacientes esquizofrénicos. Estos análisis defi-
muy o poco automatizadores. nieron factores de automatización muy simi-
lares cuya saturación mejor era la puntua-
Broverman (1962) se sintió insatisfecho ción diferencial típica de PC, con un valor
con esta definición inicial y volvió a definir que oscilaba entre 0,31 y 0,72.
la automatización subyacente como la tasa
con la que los sujetos eran capaces de bene- En una muestra posterior de 206 gemelos,
ficiarse de la práctica. Demostró que la cur- el peso de PC fue de 0,42 mientras que el de
va de aprendizaje de los sujetos fuertemente Cera 0,59 y el de P era de 0,60. En la mues-
automatizadores era más acusada de forma tra más grande usada por Broverman (1962)
que después de varios intentos se producía el peso de PC fue de 0,50 mientras que el de
una diferencia significativa entre los dos C fue de 0,68, lo que sugiere que C es más
grupos. Se supone, sin embargo, que el suje- adecuado para predecir la automatización
to débilmente automatizador puede alcanzar que PC. Un estudio posterior (Broverman,
un rendimiento similar si puede realizar un Broverman y Klaiber, 1966) con 50 sujetos
número adicional de ensayos. varones produjo un resultado equívoco en
este punto: la tarea de nombrar colores tenía
Broverman indica también que la fatiga una saturación de 0;-70mientras que la de PC
puede explicar algunas de estas diferencias. era 0,66 en el factor de automatización.
Si un sujeto se cansa rápidamente al repetir
la tarea, obtendrá menos beneficios de la Broverman (1962) y Broverman (1964)
práctica que un sujeto que no se fatigue tan comprobaron que los sujetos conceptual do-
pronto. Así, la hipótesis de que los sujetos minante (CD) tienen mayor nivel cultural y
automatizadores se cansan menos rápida- mejores profesiones que los PMD y que los
mente que los poco automatizadores, permi- sujetos automatizadores tienen niveles pro-
tirá predecir que los sujetos que se fatigan fesionales más altos que los poco automati-
en seguida obtendrán peores rendimientos zadores pero no mayor nivel cultural. Se
en tareas que exigen una repetición rápida y comprobó también que ésto no se debía a di-
sostenida de un número de respuestas (p.ej.: ferencias socioeconómicas: los automatizado-
nombrar colores). res habían tenido de niños un nivel socioeco-
nómico inferior al que habían tenido los poco
Broverman (1960) confirmó estas hipóte- automatizadores.
sis comprobando que la capacidad de auto-
matización puede calcularse mediante la Broverman (1962) comparó la automati-
interferencia del Stroop (PC menos PC'). zación en 20 parejas casadas, encontrando
También demostró que en ·los sujetos auto- que en 10 casos era mejor el resultado del
matizadores se dan menos distracciones y marido y en los otros 10 era mejor el de la
que son capaces de ejecutar mejor tareas re- mujer. También se aplicó a las parejas un
petitivas (como afilar lápices). cuestionario que incluía dos preguntas diri-
gidas a evaluar el éxito de su matrimonio:
Broverman (1962) también introdujo cam- "En general, ¿está Vd. satisfecho de su ma-
bios en la forma de calcular el índice de auto- trimonio?" y "¿Qué nivel de satisfacción cree
matización de un sujeto, a partir de datos ob- que tiene su pareja en el matrimonio?". Las

30
parejas mostraron un mayor nivel de satis- nal, la independencia personal, la evitación
facción cuando el marido era el más fuerte- de los papeles sociales de sumisión, el
mente automatizador y viceversa. Se obtu- inconformismo y la rebeldía a la autoridad"
vieron los mismos resultados usando tanto (Broverman, 1962).
la medida de automatización de Broverman
más antigua (1962) como la más moderna Los automatizadores tienden también a
(1964). Sería interesante investigar si estos ser menos indulgentes consigo mismos. Bro-
resultados están relacionados con las actitu- verman (1962) comprobó que las chicas me-
des sobre el modelo de matrimonio, por nos automatizadoras empezaban a beber al-
ejemplo, sobre quién debe jugar un papel do- cohol un año antes y tenían su primera
minante en la familia. Broverman (1962) in- relación sexual 10 meses antes, mientras
dica que los fuertemente automatizadores que los chicos poco automatizadores se mas-
son más dominantes y asertivos, lo que nos turbaban con mayor frecuencia y se casaban
daría una imagen tradicional del matrimo- dos años antes.
nio: el matrimonio es más feliz si el marido Broverman, Broverman y Klaiber (1966)
asume su papel "natural" y es menos feliz comprobaron que la fatiga es un factor signi-
cuando la mujer es la dominante o cuando ficativo de diferenciación entre los sujetos
ésta siente que el marido no asume sus res- más o menos automatizadores cuando el nú-
ponsabilidades maritales. Si esta relación mero de ensayos es muy elevado, lo que con-
existe, sería también interesante determi- firmó las hipótesis previas del propio Bro-
nar si se mantiene en un matrimonio en que verman (1962).
ninguna de las dos partes es dominante.
Broverman (1962) intentó encontrar razo-
Broverman (1962) informa también que nes que justificasen el mayor desarrollo de
los más automatizadores asumen la mayor los fuertemente automatizadores y observó
parte de las responsabilidades cotidianas que los padres de éstos solían tener ocupa-
del matrimonio, de donde deduce que que la ciones más bajas que las de los padres de los
capacidad de automatización ayuda a mane- menos automatizadores. Como explicación
jar la casa y la familia. Sugiere, asimismo, de este hecho sugirió que entre los valores
que es tal vez este mismo factor el que expli- de las clases medias y bajas figura la necesi-
ca el éxito laboral de los automatizadores. dad de luchar por salir adelante mientras
que las clases altas forman niños más con-
En una muestra de 32 chicas delincuen- formistas y menos motivados. Reconoce, sin
tes con una media de edad de 14 años, Bro- embargo, que la motivación no puede expli-
verman (1962) descubrió que las más auto- car todas las diferencias psicológicas citadas
matizadoras escogían amigos más jóvenes más arriba entre automatizadores y no auto-
mientras que las poco automatizadoras pre- matizadores.
ferían amigos mayores, lo que puede indicar
respectivamente un deseo o necesidad de do- También se observó (Broverman, 1962)
minar o de ser dominado. Las chicas más que entre los automatizadores había muchos
automatizadoras empezaban a tener novio primogénitos y que las chicas delincuentes
más tarde, lo que Broverman interpretó poco automatizadoras solían tener madres
como un deseo de evitar asumir el tradicio- muy jóvenes o muy mayores, lo que, sin em-
nal papel femenino pasivo. En el caso de de- bargq, no se comprobó en el caso de los chi-
lincuentes varones, los fuertemente automa- cos delincuentes.
tizadores tienden a rebelarse o a adoptar el
papel de "malos" en la escuela dos años an- Broverman (1962) indicó que en parejas
tes que los demás. Entre los esquizofrénicos casadas los más automatizadores solían des-
crónicos, los más automatizadores tenían pertarse más temprano que los poco automa-
tendencia a ser más agresivos. tizadores, lo que indica que la actividad del
sistema nervioso central puede estar relacio-
En conjunto, estas observaciones hacen nada con la automatización. Esta idea viene
suponer que "la automatización ... se presenta también apoyada por los estudios sobre las
en diferentes formas y contextos como un im- hormonas del sistema nervioso central
pulso interno hacia la dominancia interperso- (Klaiber, Broverman y Kobayashi, 1967).

31
La auto matización está relacionada con como los poco automatizadores, en contrapo-
ciertas disfunciones del aprendizaje (Brover- sición a los resultados obtenidos con mues-
man et al., 1962). Así, los problemas de len- tras de chicos normales. El mismo esquema
guaje y lectura son más frecuentes en los no se producía en niños más pequeños (6 a 8
chicos que en las chicas, al igual que ocurre años), que tenían resultados peores en todas
con la baja automatización. Los niños con las tareas mientras que los poco automatiza-
dificultades para leer con fluidez en voz alta dores tenían resultados relativamente mejo-
tienen resultados significativamente peores res en tareas perceptivas. Según los autores
que los otros niños en tareas de automatiza- esto pone en tela de juicio las teorías fisioló-
ción. Estos lectores con dificultades no pre- gicas ya que hay un cambio crítico en la ca-
sentaban, sin embargo, dificultades para pacidad de reestructuración hacia los 9-11
realizar las pruebas de Comprensión, Voca- años. A partir de investigación con anima-
bulario o Semejanzas del WISC. Broverman les, los autores han propuesto una teoría
(1964) comprobó que tanto los que tienen di- para responder a estos hechos.
ficultades para leer como los poco automati-
zadores tienen peores resultados en tareas En la fase I los niños son relativamente
de tipo perceptivo. Mathewson obtuvo resul- adrenérgico dominantes porque los procesos
tados similares en su tesis doctoral (Brover- colinérgicos que actúan como inhibidores
man et al., 1972). adrenérgicos todavía no están en funciona-
miento.
Broverman et al. (1972) encontraron
también relación entre hiperactividad y au- En la fase II aumenta la actividad adre-
tomatización. Las características de conduc- nérgica establemente pero los procesos coli-
ta son, según los autores, las asociadas a la nérgicos se hacen operativos y alcanzan una
baja automatización: "se distraen fácilmen- tasa muy elevada. Como los más automati-
te, se cansan en seguida de una tarea ... y zadores tienden a madurar antes, es fácil
tienen cambios de atención fluctuantes y, en que a los 6-8 años encontremos a los auto-
consecuencia, dificultades para concentrarse matizadores en la fase II mientras que los
y para obtener buenos resultados en forma poco automatizadores aún estarían en la
estable" (Broverman, Clarkson, Klaiber y fase I y, por ello, los primeros superarían a
Vogel, 1972). Los poco automatizadores, de los segundos tanto en las funciones adrenér-
acuerdo con lo indicado más arriba, son defi- gicas (fuerte automatización) como en las co-
cientes en adrenergia central y, si esta teo- linérgicas (automatización débil).
ría es cierta, como afirma Broverman, puede
ser beneficioso tratarles con estimulantes En la fase III las actividades colinérgicas
adrenérgicos. pasan a dominar a las adrenérgicas. En la
fase IV se restablece la superioridad de los
La misma idea se recoge en un estudio procesos adrenérgicos. La velocidad y dura-
sobre chicos preadolescentes (Broverman et ción de cada fase depende de las cantidades
al., 1972) en el que los autores comprobaron de testosterona por medio de la acción de
que los chicos hiperactivos ejecutaban el test MAO.

32
6. EL STROOP y LA PSICOPATOLOGÍA
Otro campo de investigación ha sido el es- dia de interferencia en los pacientes norma-
tudio de las relaciones entre la propensión les fue 0,0 (lo esperable) mientras que en los
a la interferencia y la psicopatología. Wap- pacientes psiquiátricos fue de -6,1.
ner y Krus (1960) encontraron una reduc-
ción significativa en la rapidez de los esqui- Golden (1975) clasificó a los sujetos en
zofrénicos en las tres páginas del Stroop. tres grupos según su perfil en el MMPI:
Weiss y Sherman (1962) encontraron una
correlación de 0,40 entre la Escala de Ansie- A. Puntuación alta en la escala 2 (D) o en
dad Manifiesta y la interferencia del Stroop la escala 8 (Sc).
en esquizofrénicos crónicos pero no en esqui-
zofrénicos agudos. Asimismo, obtuvieron B. Puntuación alta en las escalas 1 (Hs),
una correlación de 0,67 en un grupo de para- 3 (Hy), 7 (Pt) y 9 (Ma).
noicos de largo plazo mientras que los para-
noicos de corto plazo presentaban una corre- C. Puntuaciones altas en cualesquiera de
lación de -0,41. las otras escalas.

Peixotto y Rowe (1969) examinaron con el Todos los sujetos eran estudiantes sin an-
Stroop a esquizofrénicos, psiconeuróticos y tecedentes psiquiátricos. Los resultados mos-
sujetos normales, presentando los elementos traron diferencias significativas entre los
por medio de taquistoscopio y añadiendo una tres grupos en la puntuación de interferen-
cuarta página elaborada por Klein (1964) que cia. Los sujetos con puntuaciones altas en Sc
consistía en palabras asociadas a color de o en D (grupo A) tenían peores puntuaciones,
manera remota, impresas en colores incon- mientras que los sujetos del grupo e, sin pro-
gruentes. Los autores obtuvieron diferencias blemas psicopatológicos, mostraban más re-
significativas entre los grupos tanto en la pá- sistencia a la interferencia en el Stroop. El
gina pe como en la adicional. El análisis se autor indicó que los sujetos con mayor ten-
basó en la técnica de la covarianza múltiple dencia a la interferencia tienen también ma-
con correcciones por edad e inteligencia. No yor tendencia a seguir conductas estereotipa-
se hicieron correcciones sobre los niveles ge- das características de los perfiles
nerales de rendimiento en P y e. psicopatológicos. Estas conductas estereoti-
padas son ligeras en ambientes libres de es-
Golden (1976) halló diferencias significa- trés pero pueden causar problemas neuróti-
tivas en las tres puntuaciones básicas del cos, e incluso psicóticos, serios en condiciones
Stroop entre un grupo de sujetos normales y de estrés. Así, los sujetos con mejores resul-
otro de pacientes psiquiátricos siendo, sin tados en el Stroop son también los más resis-
embargo, mayor la diferencia en pe que en tentes al estrés como demuestran sus perfiles
las páginas de palabras y de colores. La me- más mormales en el MMPI.

ESTUDIOS CON PUNTUACIÓN "SERIAL"

Smith y Nyman hicieron el proyecto de cinco veces tomando tiempos para cada gru-
investigación más ambicioso sobre los resul- po de 20 elementos. Es decir, se tomaban los
tados del Stroop con pacientes psiquiátricos, tiempos al final de los elementos 20°, 40°,
pese a lo cual no se ha prestado suficiente 60°, 80° y 100°. Después de un minuto de
atención a este trabajo. Jensen y Rohwer descanso se volvía a aplicar la prueba hasta
(1966) piensan que ello se debe a que es un contar con un total de 25 mediciones (Smith
estudio difícil de leer e interpretar y a que y Klein, 1953).
los autores usaron un método de corrección
del Stroop llamado puntuación "serial". En el primer estudio con esta técnica
En esta técnica, los autores usaron sólo aplicaron el test a 48 estudiantes de Har-
la página PC y la presentaron a los sujetos vard y Radcliffe obteniendo las puntuacio-

33
nes individuales de acuerdo con la técnica resultados característicos en el Stroop, con-
serial. El sistema requería que el investiga- siderando que algunos de los aspectos del
dor calculase la dispersión de las cinco me- Stroop eran más importantes a estos efectos.
didas de cada presentación de la página, así En primer lugar, la combinación de colores y
como la variabilidad general atribuida por palabras varía de forma impredecible por lo
regresión a cada puntuación. La variabili- que es poco lo que el sujeto puede aprender
dad residual era, por tanto, la diferencia en- del elemento anterior. Es más, añadieron, el
tre esas dos puntuaciones. Los autores usa- mejor resultado se obtiene olvidando al
ron la raiz cuadrada de la variabilidad máximo el elemento anterior y no dejando
residual para identificar la variable lineal que interfiera en los siguientes.
V, mientras que la variabilidad debida a la
regresión fue llamada R. Los acumulativos trabajan como si la ta-
rea fuese cada vez más difícil: "Cada nueva
A partir de estas dos medidas identifica- exigencia de aislar la respuesta desarrolla
ron tres tipos de sujetos: Los estabilizadores un proceso como de bola de nieve de dificul-
(S) se caracterizaban por obtener resultados tad cada vez mayor". Dedujeron que en ta-
constantes de forma que la variabilidad era reas que requieren un modelo previo ese mo-
cero o próxima a cero; en los acumulativos delo permanece en elementos posteriores y
(C) toda la variabilidad podía atribuirse a R perturba el resultado si el primer modelo ya
mientras que nada o casi nada era debido a no es aplicable. En segundo lugar, cuando se
V; los disociados (D), por el contrario, tenían produce el cambio ocurre de forma exagera-
puntuaciones que oscilan arriba y abajo de da como si el sujeto quisiese recuperar el
forma que la mayor parte de la variabilidad tiempo perdido. Por último, si hay claramen-
no era lineal, por lo que podían tener alta V te procedimientos alternativos, el tipo C
y baja R (Smith y Klein, 1953; Smith y Ny- usará los modelos que han sido más reforza-
man, 1962). dos en el pasado.

Para clasificar a los sujetos se calcularon Los disociados pueden adolecer, según los
la V y la R de cada presentación de forma autores, de falta de la atención requerida
que cada sujeto obtenía en total cinco pun- para ejecutar la tarea del Stroop, lo que cau-
tuaciones V y cinco R. Las medianas de V y sará una considerable interferencia y lenti-
R se calcularon en todos los sujetos y todos tud en la terminación de la página. Los D
los ensayos. Si un intento de un sujeto tenía son capaces -de cambiar de modelo, pero sólo
un valor R inferior a la mediana y un valor si se les da un respiro suficiente para hacer-
de V superior a la mediana, era clasificado la. Su capacidad para hacer un cambio con
como S; si R era alto y V bajo, era clasificado esfuerzo es de corta duración, por lo que
como C; si ambos valores eran altos, era cla- pueden hacerla bien un rato y luego volver a
sificado como CD, es decir, una combinación cometer faltas.
de C y D.
Los tipos E (estabilizadores) encuentran el
Cada sujeto fue clasificado cinco veces y mejor modo de responder y lo mantienen,
su adscripción definitiva a un grupo se hizo pues son capaces de mantener la atención y
en función de su tendencia dominante. Por de aislar cada elemento de forma constante
ejemplo si había resultado C, C, C, D, S era durante muchos ensayos. Estos sujetos son
considerado C; si había sido S, S, D, C, S era capaces de cambiar de modelo cuando lo ne-
considerado S, y si había resultado C, D, cesitan sin pérdida de tiempo. Como conse-
CD, CD, y C se consideraría C, ya que CD cuencia, Smith y Klein (1953) indicaron que
contaba como C y como D. Se descartó al 40 eran capaces de descartar los modelos inade-
% de los sujetos cuyo patrón típico no coinci- cuados, sobre todo cuando así lo indicaban
día con su patrón en las dos primeras pági- las instrucciones, y de elegir entre las diver-
nas. De los 48 sujetos iniciales 9 fueron cla- sas opciones, no por la experiencia anterior,
sificados como C, 12 como D y 8 como S. sino en función de lo que es más adecuado a
la situación, siendo también capaces de vol-
Smith y Klein (1953) desarrollaron pre- ver a un modelo anterior si las condiciones lo
dicciones sobre estos tipos a partir de sus aconsejan.

34
Con el fin de contrastar estas teorías de la regresión en cada grupo de valores. En
aplicaron varios tests, el primero de los cua- este sistema se llama Rr a la regresión de
les consistía en estimar el tamaño de unos los cinco valores de R y Rv a la regresión de
cuadrados que se presentaban a los sujetos. los cinco valores de V. Las variabilidades re-
Los cuadrados se presentaban en series siduales se identificaron de forma análoga,
siendo el tamaño medio de cada serie ligera- Vr y Vv. Un sujeto con Rr y Rv bajas es
mente más grande que el de la precedente. calificado como Srv; si Rr es alto, el sujeto se
Se comprobó que los sujetos veían un cambio considera como Cr; si Vv y Rv son altos el
exagerado entre la primera y la segunda se- sujeto es CDv, etc. En Smith y Nyman
ries y después se estabilizaban en valores en (1962) puede verse la lista completa de com-
torno a los tres cuartos del crecimiento real binaciones.
de tamaño. En los sujetos C la estimación
inicial es bastante ajustada y se hace cada Se hicieron varios estudios con este nuevo
vez más precisa al aumentar el tamaño de sistema de corrección (Sm ith y Nyman,
los cuadrados. Hacia la serie quinta o sexta 1959; Nyman y Smith, 1960; Nyman y Smi-
toman conciencia de su error y reaccionan th, 1959; Nillson y Smith, 1962; Nyman y
con exceso pasando a sobreestimar el tama- Smith, 1961). Smith y Nyman (1959) exami-
ño de los cuadrados. Se trata de las reaccio- naron a 78 sujetos de una clínica psiquiátri-
nes adecuadas y esperadas en cada grupo. ca sueca comparando los resultados con los
También como era de esperar, los disociados síntomas, la conducta, la edad, la inteligen-
tienden a hacer estimaciones que oscilan ha- cia y el nivel educacional de los mismos. Con
cia arriba y hacia abajo. los "baremos" de este grupo estudiaron a 51
pacientes ortopédicos, 48 psicóticos y 40 chi-
Otra prueba usada consistía en caras ca- cas delincuentes. Nyman y Smith (1959) hi-
mufladas, pero resultó demasiado fácil para cieron un estudio más minucioso con 37 chi-
los estudiantes, como para considerarse váli- cas delincuentes. Nyman y Smith (1960)
da. Los sujetos D obtuvieron los mejores re- hicieron una investigación con 48 pacientes
sultados pero también los peores. Los autores psiquiátricos mientras que Nyman y Smith
supusieron que ello era debido a que los D (1961) estudiaron el problema de las aberra-
son potencialmente más autistas que los C o ciones neuróticas en 26 pacientes. Nillson y
los S y se basan menos en datos objetivos. Smith (1962) estudiaron a un grupo de 114
pacientes.
Otros tests aplicados por los autores con-
firmaron sus teorías. En general la conducta De estos estudios se dedujo que los S pri-
de cada grupo en las tareas de tipo cognitivo marios eran más frecuentes entre los sujetos
era similar a su comportamiento en el Stro- normales que entre los pacientes psiquiátri-
op, por lo que los autores concluyeron que cos (Smith y Nyman, 1959). También apare-
"los estilos inferidos a partir de modelos se- cían con más frecuencia entre los verdaderos
riales de conducta cognitiva permiten hacer psicópatas que entre los delincuentes, lo que
predicciones sobre el rendimiento a obtener llevó a pensar que los delincuentes no son,
en diversas tareas" (Smith y Klein, 1953). como a veces se les ha llamado, psicópatas
Sin embargo, es preciso tomar estos resulta- (Nyman y Smith, 1960). También comproba-
dos con prudencia porque las muestras eran ron (Nyman y Smith, 1960) que el modelo S
reducidas y por el sesgo debido al alto núme- era más frecuente entre sujetos que habían
ro de sujetos descartados. mejorado con la terapia, lo que indicó que el
Stroop puede servir como indicativo del éxi-
En estudios posteriores se aplicó un siste- to de una terapia.
ma de corrección diferente (Smith y Nyman,
1962) y se añadieron algunos tipos secunda- Los acumulativos primarios (C) aparecían
rios a los tipos primarios descritos en el pri- con mayor frecuencia en los sujetos caracteri-
mer estudio (Nyman y Smith, 1960). Estos zados por su ansiedad manifiesta, así como en
tipos secundarios derivaron de un análisis los que. presentaban lo que los autores llama-
más detallado de los cinco valores de V y R ron "defensas aversivas" (Smith y Nyman,
obtenidos en cada sujeto. Estas puntuacio- 1959). Eran, en cambio, poco frecuentes entre
nes se usaron para calcular la variabilidad los pacientes depresivos (Smith y Nyman,

35
1959). También encontraron con mayor fre- cundaria y R tendían a ser más tensos que
cuencia este tipo en grupos caracterizados por los sujetos con modelos menos fluctuantes
fobias u obsesiones que también tenían un ni- (Nillson y Smith, 1962).
vel alto de ansiedad manifiesta (Nyman y Smi-
th, 1961). Esto no es de extrañar pues, como Cuando el valor alto de V secundaria y R
habíamos visto (Smith y Klein, 1953), el rendi- se combinaba con un tipo primario de C o
miento de los C decrece con el tiempo lo que CD era indicativo de que los sujetos respon-
puede deberse a un aumento de la ansiedad. derían favorablemente a la terapia (Nyman
y Smith, 1960). Entre los psicópatas apare-
Los disociados primarios (D) aparecieron cía con frecuencia un valor creciente de V
con mayor frecuencia en sujetos evasivos e secundaria pero sin CD (Nyman y Smith,
infantiles (Smith y Nyman, 1959), lo que 1959).
tampoco es de extrañar dada la descripción
de sus resultados en el Stroop (Smith y Los autores buscaron otras puntuaciones
Klein, 1953). Smith y Nyman (1959) com- adicionales (Smith y Nyman, 1962). En pri-
probaron que los D eran incluso más simi- mer lugar, calcularon la diferencia entre los
lares cuando se eliminaba del grupo a los 20 primeros ensayos en la primera presenta-
sujetos de elevada ansiedad y también (Ny- ción de la página y los 20 primeros ensayos
man y Smith, 1961) que los sujetos D no en la segunda presentación, dividido por la
suelen ser obsesivos o compulsivos. ganancia de tiempo entre los 20 primeros
ensayos en la segunda presentación y el fi-
Los CD primarios, no descritos por Smith nal del test (Xo). Una segunda medida fue la
y Klein (1953), resultaron relacionados con diferencia entre los primeros y los segundos
síntomas de retraso, rigidez, depresión, an- veinte ensayos en la primera presentación
siedad y conflictos graves (Smith y Nyman, de la página, dividido por la mejora de pun-
1959). Aparecieron con mayor frecuencia en tuación entre los segundos 20 elementos de
grupos de psicóticos y más raramente en su- la primera presentación de la página y el
jetos normales (Smith y Nyman, 1959). final del test (Yo). Smith y Nyman (1959) y
También se vio que este tipo aparecía con Nyman y Smith (1961) encontraron valores
mayor frecuencia en casos en que había fra- más altos de Xo e Yo en sujetos obsesivos
casado la terapia (Nyman y Smith, 1960). compulsivos. También encontraron diferen-
cias significativas en estas medidas por ra-
Smith y Nyman (1962) estudiaron tam- zón del sexo (Smith y Nyman, 1962).
bién las características secundarias. Un fac- Smith y Borg (1964) plantearon el pro-
tor de regresión estable (Sr) indica que el blema del retest usando la técnica de co-
rendimiento es igual en todas las páginas y rrección serial. Al contrario de los siste-
aparece con mayor frecuencia en sujetos mas normales de puntuación del Stroop
normales (Smith y Nillson, 1959). También que no cambian los resultados en el re-
es característica de los sujetos normales una test (Jensen, 1965), Smith y Borg (1962)
variación residual estable en cada página comprobaron que la repetición del test
(Smith y Nyman, 1959). con la técnica serial no produce los mis-
mos resultados. Esto parece deberse en
Los Cr (acumulativos con crecimiento parte a la complejidad de los métodos de
constante de los valores de R) y CDr (valores corrección usados y hace que el lector
de R fluctuantes) se encontraron en grupos deba ser prudente al interpretar los re-
de pacientes no depresivos, rígidos y orgáni- sultados de estas experiencias. Smith y .
cos (Smith y Nyman, 1959). Un valor V se- Borg (1962) no consiguieron desarrollar
cundaria alto se encontró más en psicóticos y una versión acromática del Stroop que
menos en neuróticos, siendo raro en sujetos produjese "resultados similares.
normales (Smith y Nyman, 1959). Valores al-
tos de V secundaria y bajos de C aparecieron Las técnicas empleadas por Smith y sus co-
en sujetos con retraso motor en contraposi- laboradores presentan varios problemas. Así,
ción a los sujetos con V secundaria baja y C Jensen y Rohwer (1966) criticaron la falta de
alto (Nillson y Smith, 1962). Los sujetos ca- fiabilidad del sistema de corrección serial así
racterizados por valores oscilantes de V se- como la falta de validación cruzada. Además,

36
la mayor parte de estos estudios se realizaron los posteriores (Smith y Nyman, 1962). Sjo-
en Suecia sin que se conozcan otros estudios berg (1969) también criticó el sistema de co-
que puedan validarlos. Sjoberg (1969) criticó rrección por razones estadísticas: el sistema
el hecho de que hubiesen sido eliminados mu- de Smith no tiene en cuenta la varianza no
chos sujetos al hacer el estudio, 40% en el es- lineal, exige simplificaciones y no rmmmiza
tudio inicial (Smith y Klein, 1953) y 20% en las condiciones de error.

37
7. RESULTADOS EN MUESTRAS ESPAÑOLAS
7.1. MUESTRA

La versión normalizada del test Stroop se La distribución por sexos es la siguiente:


ha aplicada a un total de 254 sujetos con
edades comprendidas entre los 7 y los 80 Varones: 119
años de edad. Mujeres: 135

La distribución de sujetos en los grupos En todos los casos se ha aplicado el Stro-


de edad considerados en el Anexo B ha sido op de forma individual.
la siguiente:
No se obtuvieron los datos referentes al
Niños (7 a 15 años): 33 nivel cultural y socioeconómico de los suje-
Adultos jóvenes (16-44 años): 160 tos pero una gran parte de los sujetos adul-
Adultos de 45 a 64 años: 49 tos examinados (en torno al 80%) tenían es-
Adultos mayores (65-80 años): 12 tudios superiores o nivel similar.

7.2. RESULTADOS

P C PC INT.

Med. D.t. Med. D.t. Med. D.t. Med. D.t.

Población general * 118 18 77 14 49 10 2,70 8,53

Varones * 118 18 76 14 49 11 3,63 8,54

Mujeres * 118 18 78 13 49 9 1,88 8,13

Niños de 7 a 15 años 79 19 53 12 31 8 1,89 5,75

Adultos jóvenes 119 20 79 14 50 11 2,71 9,05

Adultos de 45 a 64 años 113 14 71 13 43 9 1,73 7,25

Adultos mayores 96 20 54 13 34 9 8,67 7,04

* Los datos de la población general y los referidos a varones y mujeres incluyen los
resultados de los sujetos más jóvenes y mayores corregidos por la edad como se indica
en el anexo B.

La puntuación de interferencia se ha calcula- berse a la composición de la propia


do como se indica en el anexo A, tomando siem- muestra.
pre las puntuaciones corregidas por la edad.
• Las diferencias entre varones y muje-
A la vista de los resultados presentados res son prácticamente inexistentes en
podemos hacer los siguientes comentarios: P, C y PC. Por el contrario, los varones
resultan ser más resistentes a la inter-
• Los resultados de la muestra española ferencia (3,63) que las mujeres (1,88).
son superiores a los obtenidos en po-
blaciones americanas en las cuatro • Los datos de corrección por edad en el
puntuaciones del Stroop. caso de los niños podrán ser objeto de
ulteriores consideraciones cuando se
• La media de las puntuaciones de disponga de muestras más numerosas.
interferencia que teóricamente debe
ser cero resulta ser de 2,7 en la mues- • En el caso de los adultos de 45 a 64
tra española lo que, tal vez, puede de- años, la corrección por edad indicada

38
en el anexo B resulta correcta, pues • Por el contrario, en los adultos mayo-
si sumamos las cantidades 8, 4 Y 5 a res la corrección por edad indicada en
las medias de las puntuaciones P, e y el anexo B resulta insuficiente para
PC obtenidas en el grupo se acercan las puntuaciones P y e, si bien tam-
mucho a las medias de la población bién en este caso sería deseable contar
general: con muestras más amplias para llegar
a conclusiones definitivas:
P: 113 + 8 = 121 (Media general= 118)
e: 71 + 4 = 75 (Media general= 77) P: 96 + 14 = 110 (Media general= 118)
pe: 43 + 5 = 48 (Media general= 49) e: 54 + 11 = 65 (Media general= 77)
re. 34 + 15 = 49 (Media general= 49)

7.3. BAREMOS

PUNTUACIONES DIRECTAS Puntuación


típica
T
P C PC INT.
179 121 83 29,9 80
175 118 81 28,1 78
171 115 79 26,2 76
167 113 76 24,4 74
163 110 74 22,6 72
159 107 72 20,8 70
155 104 70 19,0 68
151 101 68 17,2 66
147 99 65 15,4 64
143 96 63 13,6 62
139 93 61 11,8 60
135 90 59 10,0 58
131 87 57 8,1 56
127 85 54 6,3 54
123 82 52 4,5 52
119 79 50 2,7 50
115 76 48 0,9 48
111 73 46 -0,9 46
107 71 43 -2,7 44
103 68 41 -4,5 42
99 65 39 -6,3 40
95 62 37 -8,2 38
91 59 35 -10,0 36
87 57 32 -11,8 34
83 54 30 -13,6 32
79 51 28 -15,4 30
75 48 26 -17,2 28
71 45 24 -19,0 26
67 43 21 -20,8 24
63 40 19 -22,6 22
59 37 17 -24,4 20
Media 119,00 79,00 50,00 2,71 50,00
D.t. 20,00 14,00 11,00 9,05 10,00

39
8. REFERENCIAS
Broverman, D.M., Clarkson, F.E., Klaiber, E.L., Vogel, W.: Learning disabilities:
Multidisciplinary approaches to identification, diagnosis and remedial edu-
cation. New York: MacMillan, 1972.

Callaway, E. and Stone, G.: Drugs and Behavior. New York: Willey, 1960.

Golden, C.J.: Diagnosis and rehabilitation in clinical neuropsychology. Springfield,


Illinois: Charles C. Thomas, 1978.

Golden, C.J.: Stroop Color and Word Test. A manual for clinical and experimental
uses. Wood Dale, Illinois: Stoelting Co., 1978.

Lehman, R.E. and Knight, D.A.: Systems Extrapyramidal et Neuroleptics. Montre-


al: Editions Psychiatriques, 1961.

Thurstone, L.L.: A factorial Study of Perception. Chicago: University of


Chicago Press, 1944.

Nota: El manual original en inglés relaciona un total de 113 artículos de publicaciones profesionales referentes al
Stroop y a las investigaciones realizadas con este instrumento. El lector puede remitirse a dicho manual si
le interesa conocer con mayor detalle algunas de las informaciones incluidas en este Manual.

40
ANEXO A

CÁLCULO DE LA PUNTUACIÓN DE El tiempo de leer una palabra es 45 se-


INTERFERENCIA gundos dividido por la puntuación P, el nú-
mero de respuestas dadas en la página 1. El
Para determinar la puntuación de tiempo de nombrar un color es, a su vez, 45/
interferencia pura se debe calcular la dife- C. Así, el tiempo para un elemento de PC
rencia entre la PC y la PC' (PC estimada). sería:
Cuanto mayor es la puntuación resultante,
menos susceptible a interferencia es el suje- 45 45
--+--
to, por lo que la variable podría definirse P C
como "resistencia a la interferencia".
o lo que es lo mismo:
La fórmula para calcular la PC estimada
(PC') es la siguiente:
45 (P + C)
CxP
PC'=----- PxC
C+P
y la interferencia es igual a: El número de ítems realizados en 45 se-
gundos será:
CxP
PC-PC' = PC - ---- 45
C+P
45 (P + C)
La PC estimada (PC') debe obtenerse con
PxC
esta fórmula en todos los casos.
lo que, simplificado, da:
ORIGEN DE LA FÓRMULA 1
P+C
La fórmula deriva de suponer que la for-
ma más sencilla de realizar la página PC es PxC
leer primero la palabra y después nombrar que es igual a:
el color. Así, el tiempo necesario para resol-
ver un elemento en la tercera página sería PxC
la suma del tiempo de leer una palabra más
el tiempo de nombrar un color.

41
ANEXOB

CÁLCULO DE LAS PUNTUACIONES T

1. Adultos jóvenes

La puntuación T para los adultos jóvenes (entre 16 y 44 años) se obtiene a partir de las
puntuaciones directas consultando la tabla 1. La puntuación de interferencia se calcula como
se ha indicado en el Anexo A (pe-pe'),

Tabla 1. Puntuaciones T para los datos del Stroop

Puntuaciones directas (edad corregida)

Puntuación T Palabra Color Color-Palabra Interferencia


80 168 125 75 30
78 164 122 73 28
76 160 119 71 26
74 156 116 69 24
72 152 113 67 22
70 148 110 65 20
68 144 107 63 18
66 140 104 61 16
64 136 101 59 14
62 132 98 57 12
60 128 95 55 10
58 124 92 53 8
56 120 89 51 6
54 116 86 49 4
52 112 83 47 2
50 108 80 45 O
48 104 77 43 -2
46 100 74 41 -4
44 96 71 39 -6
42 92 68 37 -8
40 88 65 35 -10
38 84 62 33 -12
36 80 59 31 -14
34 76 56 29 -16
32 72 53 27 -18
30 68 50 25 -20
28 64 47 23 -22
26 60 44 21 -24
24 56 41 19 -26
22 52 38 17 -28
20 48 35 15 -30

2. Adultos de 45 a 64 años

Para los adultos con edades comprendidas entre 45 y 64 años la puntuación directa debe
incrementarse como se indica a continuación para obtener la puntuación corregida:

P corregida por la edad = P + 8


e corregida por la edad = e + 4
pe corregida por la edad = pe + 5

42
Una vez obtenidas las edades corregidas puede usarse la tabla 1 para determinar la puntua-
ción T.

La interferencia debe calcularse a partir de las puntuaciones ya corregidas por la edad.

3. Adultos mayores

Las correcciones a realizar por causa de la edad en el caso de adultos de 65 a 80 años son
las siguientes:

P corregida por la edad = P + 14


C corregida por la edad = C + 11
PC corregida por la edad = PC + 15

Como en el caso anterior, una vez obtenidas las edades corregidas puede usarse la tabla 1
para determinar la puntuación T y la interferencia debe calcularse a partir de las puntuacio-
nes ya corregidas por la edad.

4. Niños

Las puntuaciones de los niños deben también corregirse por la edad antes de usar la tabla 1
y de calcular las puntuaciones de interferencia. Las correcciones a realizar figuran en la tabla
n.
Aunque estos datos son todavía experimentales y deben tomarse con prudencia, se obser-
va que las correcciones a realizar varían notablemente en función de la edad, por lo que hay
que tener en cuenta la edad exacta del sujeto. Esto es particularmente cierto en el caso de
niños retrasados o adelantados, para los cuales la corrección por la edad cronólogica podría
ser incorrecta. En los casos en que la corrección por edad sea incoherente con los resultados
de otros tests o los resultados escolares puede ser útil aplicar las correcciones correspon-
dientes al grupo de edades inferior o superior.

Tabla 11. Correcciones por edad para niños

Datos experimentales

Edad Palabra Color Color-Palabra


7 52 40 26
8 46 36 24
9 41 29 20
10 34 24 16
11 26 16 11
12 15 10 7
13 10 7 5
14 5 O 2
15 3 O O
16 O O O

43