Está en la página 1de 13

PODER JUDICIAL DEL PERU 28/10/2020 13:32:46

CORTE SUPERIOR NACIONAL DE JUSTICIA PENAL ESPECIALIZADA


CEDULA ELECTRONICA Pag 1 de 1
Av. Tacna 734 - Cercado de Lima
Número de Digitalización
0000029311-2020-ANX-SP-PE

*420200099382017002995001137104*
420200099382017002995001137104025
NOTIFICACION N° 9938-2020-SP-PE
EXPEDIENTE 00299-2017-104-5001-JR-PE-01 SALA 2° SALA PENAL APELAC. NAC. PERMAN. ESPEC.CRIMEN
RELATOR NEVADO SOTELO INGRID VANESSA STEFANIE SECRETARIO DE SALA

IMPUTADO : FUJIMORI HIGUCHI, KEIKO SOFIA


MINISTERIO PUBLICO : FISCALIA SUPRAPROVINCIAL CORPORATIVA ESPECIALIZADA EN DELITOS DE CORRUPCION DE FUNCIONARIO
DESTINATARIO FISCALAI SUPERIOR NACIONAL EQUIPO ESPECIAL

DIRECCION : Dirección Electrónica - N° 48827

Se adjunta Resolución OCHO de fecha 28/10/2020 a Fjs : 12


ANEXANDO LO SIGUIENTE:
RESOLUCION N° 08 FECHA 28-10-2020

28 DE OCTUBRE DE 2020
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

EXPEDIENTE N.° : 00299-2017-104-5001-JR-PE-01


INVESTIGADO : KEIKO SOFÍA FUJIMORI HIGUCHI
MINISTERIO PÚBLICO : FISCALÍA SUPERIOR COORDINADORA DEL EQUIPO ESPECIAL DE FISCALES
ESPECIALISTA : INGRID NEVADO SOTELO

SUMILLA. PERTINENCIA Y UTILIDAD DE LA


DECLARACIÓN TESTIMONIAL EN ETAPA DE
INVESTIGACIÓN
“(…) si bien es verdad que el artículo 337.1 del
CPP, faculta al Fiscal a realizar las diligencias de
investigación que considere pertinentes y útiles,
dentro de los límites de la Ley; sin embargo, ello
no significa que tenga que justificar
acabadamente en todas sus implicancias, la
pertinencia y la utilidad de las declaraciones de
los testigos que convoca en un escenario de
investigación, diferente al escenario de
demostración del juicio oral. En efecto, no
resulta razonable exigir al Fiscal que motive en
todos sus detalles la pertinencia, utilidad y
conducencia de las declaraciones de los testigos
que convoca, pues se supone que aquél
desconoce toda la información que éstos
pudieran brindar sobre el hecho o hechos
investigados”

AUTO DE APELACIÓN DE TUTELA DE DERECHOS

RESOLUCIÓN NÚMERO OCHO

Lima, veintiocho de octubre de dos mil veinte

I. AUTOS, VISTOS Y OIDOS, el recurso de


apelación interpuesto por la defensa técnica de la investigada KEIKO SOFÍA
FUJIMORI HIGUCHI en la audiencia del 16 de enero de 2020, fundamentado
mediante escrito del 21 del mismo mes y año; contra la Resolución Número 01-
2020, emitida por el Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional
Permanente Especializado en Crimen Organizado, que resolvió declarar
IMPROCEDENTE la solicitud de tutela derechos planteada por la defensa
técnica de la precitada procesada, en la investigación que se le sigue por los

1
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

delitos de lavado de activos agravado por organización criminal y obstrucción a


la justicia, en agravio del Estado; escuchados los argumentos de la recurrente en
audiencia de apelación del catorce de setiembre pasado, conforme al estado de
la causa corresponde emitir resolución absolviendo el grado; interviniendo
como ponente el juez superior MEDINA SALAS; y,

II. CONSIDERANDO

PRIMERO. ANTECEDENTES

1.1. Con fecha 04 de diciembre de 2019, la defensa técnica de la investigada


KEIKO SOFÍA FUJIMORI HIGUCHI solicitó tutela de derechos a favor de su
patrocinada, peticionando se corrija la actuación procesal del fiscal
Provincial Titular José Domingo Pérez, a efecto de que en lo posterior,
cumpla con motivar sus disposiciones fiscales, señalando la pertinencia y
utilidad de las diligencias de declaración testimonial que programe, en
concordancia con los hechos investigados.

1.2. Por Resolución N.° 01 de fecha 16 de enero de 2020, el Cuarto Juzgado de


Investigación Preparatoria Nacional declaró improcedente la solicitud de
tutela de derechos, fundamentando que esta figura procesal es de carácter
residual y, admitiendo implícitamente la vulneración de la garantía de
motivación de las disposiciones fiscales, señala que el remedio lo
constituye la vía funcional mediante la denuncia de control.

1.3. Mediante escrito del 21 del mismo mes y año, la defensa técnica de la
referida investigada interpuso y fundamentó el recurso de apelación, el
cual fue concedido por el juzgado de primera instancia por Resolución N.°
04, de fecha 26 de febrero de 2020.

1.4. Este Tribunal de revisión, vía control del recurso, admitió la apelación
interpuesta por la defensa técnica de la investigada KEIKO SOFÍA FUJIMORI
HIGUCHI, mediante Resolución N.° 7 de fecha 31 de agosto pasado, cuyos
argumentos fueron sustentados por la abogada recurrente, en audiencia
de fecha 14 de setiembre del presente año.

SEGUNDO: PRETENSIÓN Y ARGUMENTOS DE LA RECURRENTE

La pretensión impugnatoria concreta de la defensa técnica de la investigada


KEIKO SOFÍA FUJIMORI HIGUCHI es que se revoque la resolución impugnada y,
reformándola, se declare fundada la tutela deducida a favor de su patrocinada,
bajo la alegación de haberse vulnerado sus derechos fundamentales al debido
proceso y a la defensa eficaz. La defensa técnica ha esgrimido como agravios:

2
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

2.1. Error de juicio -error in iudicando- en la apreciación de la cuestión de derecho


respecto a la aplicación de la tutela de derechos, ya que la argumentación
realizada por el juez para desestimar su exigencia de motivación de las
disposiciones fiscales, es errada. Es deber de la Fiscalía motivar “(…) el
objeto por el cual se cita a un testigo o grupo de testigos. Debe existir una motivación
de la pertinencia, utilidad y conducencia de las razones por las cuales el órgano de
prueba acude a la investigación preparatoria, no hacerlo implica la afectación al
derecho de defensa (…)”1, en su manifestación de contar con el tiempo
necesario para prepararse. En el caso concreto, mediante Disposición N.°
140 del veintiocho de noviembre de dos mil diecinueve, la Fiscalía
programó diversas declaraciones testimoniales, pero no explicó la
pertinencia y necesidad de la convocatoria de los testigos; sin embargo, el
juez de primera instancia sostiene que no se habría vulnerado ningún
derecho amparado mediante la vía de tutela de derechos.

2.2. Error de juicio -error in iudicando- en la apreciación de la cuestión de


derecho respecto a la afectación del derecho de defensa como componente
esencial de la tutela de derechos, cuando el juez se limita a sostener que la
tutela de derechos sólo procede respecto de los derechos establecidos en el
artículo 71.2 del Código Procesal Penal –en adelante CPP-, puesto que el
artículo 71.1 del mismo ordenamiento permite recurrir a dicha figura para
la protección de los derechos que la Constitución y leyes conceden.

TERCERO. OPOSICIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO

En la audiencia de apelación, el representante del Ministerio Público ante esta


instancia, se ha opuesto a la pretensión impugnatoria propuesta por la defensa
técnica, argumentando lo siguiente:

3.1. Por Disposición Fiscal N.° 140 se dispuso la declaración de veintitrés


testigos a practicarse entre el cinco y diez de diciembre de dos mil
diecinueve, habiendo intervenido la defensa técnica diligentemente en
todas y cada una de las declaraciones testimoniales, por lo que no se
puede afirmar afectación al derecho de defensa de la procesada; si bien la
defensa interpuso tutela de derechos el cuatro del mismo mes y año, la
audiencia respectiva se realizó el dieciséis de enero de dos mil veinte,
cuando las declaraciones testimoniales ya se habían recibido, y en aquella
oportunidad, a requerimiento del juez, la abogada de la defensa precisó su
pretensión, solicitando “que se exhorte al Ministerio Público para que en lo
sucesivo cumpla con motivar, conforme al Código Procesal Penal, las

1 Folio 6, párrafo 4 del recurso de apelación.

3
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

disposiciones fiscales y con señalar la utilidad y pertinencia en la convocatoria


para la declaración de los testigos y de cualquier otro acto de investigación”.

3.2. En tal sentido, no habiéndose producido afectación en concreto al derecho


de defensa que se invoca, lo que la defensa técnica pretende es que, en
abstracto y de manera general en este o cualquier otro caso, se exhorte al
Ministerio Público para que en lo sucesivo, cuando se convoque a declarar
a un testigo o se disponga cualquier acto de investigación, se indique su
conducencia, pertinencia y utilidad, lo cual no puede ser amparado
porque no deviene de un acto concreto de afectación de derechos.

CUARTO. CONSIDERACIONES DEL TRIBUNAL

4.1. Según lo establece expresamente el artículo 71 del CPP:

“El imputado puede hacer valer por sí mismo, o a través de su Abogado Defensor,
los derechos que la Constitución y las Leyes de conceden, desde el inicio de las
primeras diligencias de investigación hasta la culminación del proceso (…) 4.
Cuando el imputado considere necesario que durante las Diligencias Preliminares
o en la Investigación Preparatoria no se ha dado cumplimiento a estas
disposiciones, o que sus derechos no son respetados, o que es objeto de medidas
limitativas de derechos indebidas o de requerimientos ilegales, puede acudir en vía
de tutela al Juez de la Investigación Preparatoria para que subsane la omisión o
dicte las medidas de corrección o de protección que correspondan. La solicitud del
imputado se resolverá inmediatamente, previa constatación de los hechos y
realización de una audiencia con intervención de las partes”.

4.2. El mecanismo procesal de tutela de derechos, conforme lo ha señalado el


Acuerdo Plenario N.° 4-2010/CJ-1162, tiene como finalidad la protección,
resguardo y consiguiente efectividad de los derechos del imputado
reconocidos por la Constitución y las leyes. Esta figura constituye el
escenario donde el juez de la Investigación Preparatoria se erige a plenitud
como juez de garantías, ejerciendo dentro de un proceso penal, un control
de los derechos de los investigados ante eventuales vulneraciones
provenientes de los órganos encargados de la persecución, de uno o varios
de sus derechos reconocidos específicamente en el artículo 71 del CPP,
dictando una medida de tutela correctiva, reparadora o protectora. Desde
una perspectiva amplia, compatible con una interpretación extensiva de
las normas procesales3 en tanto favorezcan el ejercicio de los derechos de
los procesados, esta figura procede no solo frente a la afectación de los
derechos taxativamente previstos en el segundo inciso del precitado

2 Fundamento jurídico 11.


3Artículo VII.3, ultima parte, del CPP.

4
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

dispositivo legal, sino también frente a la vulneración o amenaza de


vulneración de todo tipo de derechos fundamentales.
4.3. En el presente caso, la defensa técnica de la procesada KEIKO SOFÍA FUJIMORI
HIGUCHI recurre al mecanismo de tutela de derechos, alegando ante el juez
de primera instancia que, el representante del Ministerio Público al emitir
la Disposición Fiscal N.° 140, había omitido su deber de motivación de sus
disposiciones fiscales, puesto que no señaló la pertinencia y utilidad de las
declaraciones testimoniales programadas para los días cinco a diez de
diciembre de dos mil diecinueve, lo cual resentiría el derecho de defensa,
ya que no contaría con tiempo suficiente para preparar el interrogatorio de
los testigos convocados. Habiéndose desestimado su petitorio, la defensa
técnica argumenta en el recurso impugnatorio, que el juez de instancia
habría incurrido en errores de derecho en la apreciación de la figura
procesal de tutela de derechos, así como del derecho de defensa por la
falta de motivación de la indicada disposición fiscal. En consecuencia,
corresponde al Tribunal verificar si efectivamente se ha producido
afectación al derecho fundamental invocado, entrando para ello al análisis
de los agravios esgrimidos por el impugnante en su recurso de apelación:
4.3.1. En primer lugar, debemos tener presente que el Ministerio Público es un
órgano independiente y autónomo que forma parte del sistema de
impartición de justicia, el cual participa en los procesos penales en
calidad de titular de la persecución penal, habiéndosele asignado para
ello fundamentalmente dos roles concurrentes y sucesivos: conductor de
la investigación preparatoria y acusador en el juicio oral. El
cumplimiento de estos roles funcionales se efectiviza a través de
disposiciones, providencias, requerimientos y conclusiones, conforme lo
prevén los artículos 64 y 122 del CPP. Las disposiciones que emitan los
fiscales en el ámbito de su competencia, así como los requerimientos que
formule, deben estar debidamente motivados “de manera que se basten a
sí mismos, sin remitirse a las decisiones del Juez, ni a Disposiciones o
Requerimientos anteriores”4, lo que no ocurre para el caso de las
providencias, las cuales no requieren de motivación, según
interpretación a contrario sensu del inciso quinto del último de los
dispositivos legales citados.
4.3.2. Ahora bien, dejando de lado los requerimientos y conclusiones, por no
tener relevancia para el caso de autos, conviene diferenciar entre
disposiciones y providencias y, cuándo deben dictarse unas y cuándo las
otras. Las disposiciones son los actos más frecuentemente utilizados por

4 Artículo 64.1 del CPP.

5
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

los fiscales que ejercen funciones bajo el Nuevo Código Procesal Penal,
quienes las emiten para pronunciarse o decidir motivadamente sobre un
determinado caso o asunto, conforme lo ha reconocido el Tribunal
Constitucional en el Expediente N.° 01479-2018-PA/TC LIMA5; así, el
artículo 122.2 del CPP, expresamente establece:
“Las Disposiciones se dictan para decidir: a) el inicio, la continuación o el
archivo de las actuaciones; b) la conducción compulsiva de un imputado,
testigo o perito, cuando pese a ser emplazado debidamente durante la
investigación no cumple con asistir a las diligencias de investigación; c) la
intervención de la Policía a fin de que realice actos de investigación; d) la
aplicación del principio de oportunidad; y, e) toda otra actuación que
requiera expresa motivación dispuesta por la Ley”.

En cambio, las providencias son actos fiscales que no requieren


motivación, pues disponen cuestiones de mero trámite; en efecto, el
artículo 122.3 del mismo ordenamiento adjetivo prevé: “Las Providencias
se dictan para ordenar materialmente la etapa de investigación”.
4.3.3. En segundo lugar, entrando ya al análisis del cuestionamiento
impugnatorio teniendo como referencia ese marco normativo y
conceptual, el primer agravio esgrimido por la abogada de la apelante
está referido a la ausencia de motivación en la Disposición Fiscal N.° 140
del veintiocho de noviembre de dos mil diecinueve, dictada por la
Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Delitos de
Corrupción de Funcionarios – Equipo Especial Primer Despacho-, lo cual
había sido oportunamente cuestionado por la ahora recurrente mediante
escrito del dos de diciembre de dos mil diecinueve; al no haber sido
atendido su pedido, la defensa técnica postuló la presente tutela de
derechos que ha sido desestimada por el juez de primera instancia
mediante la resolución apelada, argumentando que la tutela de derechos
es de carácter residual y que la omisión de motivación de las
disposiciones fiscales debe ser cuestionada en la vía funcional, según es
de verse del fundamento sexto de la resolución impugnada.
4.3.4. El Tribunal tiene en cuenta que la cuestionada “Disposición N.° 140” del
veintiocho de noviembre de dos mil diecinueve –obrante en fotocopia en
folios 11 a 14-,
estando a su contenido y su naturaleza jurídica, cuenta con
un mínimo de motivación al haber expresado en su ordinal segundo que
busca reunir elementos de convicción de cargo y de descargo que le

5 “En cuanto al derecho a la debida motivación de las decisiones fiscales, este Tribunal tiene
también establecido que la motivación debida de las decisiones de las entidades públicas –sean
o no de carácter jurisdiccional- comporta que el órgano decisor y, en su caso, los fiscales, al
resolver las causas, describan o expresen las razones o justificaciones objetivas que los llevan a
tomar una determinada decisión”. El subrayado es nuestro.

6
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

permitan decidir si formula o no acusación6, lo cual guarda armonía con


lo establecido en el artículo 337.2 del CPP que lo faculta a disponer la
concurrencia del imputado, del agraviado y de las demás personas que
se encuentren en posibilidad de informar sobre circunstancias útiles para
los fines de la investigación; no siendo correcto afirmar que estemos
ante “ausencia absoluta de razones” como ha señalado la defensa al
incoar la acción de tutela; si bien no se desarrolla con exhaustividad los
tópicos sobre los que versarán las declaraciones de los testigos citados,
resulta claro que se les pedirá informar sobre los asuntos vinculados a los
delitos que son objeto de investigación, en cuyo caso no se requiere
mayor fundamentación si únicamente se dispone recibir las
declaraciones testimoniales de veintisiete personas ante el Despacho
Fiscal, conforme al cronograma en ella detallado, asimismo reprograma
la declaración testimonial de Vladimiro Montesinos Torres en la Base
Naval del Callao.
4.3.5. La defensa técnica reclama que el Despacho Fiscal no había precisado en
la indicada disposición, las razones por las que se convocó como testigos
a las personas que figuraban en el listado en ella contenido, como
tampoco se justificó por qué resultaban necesarias las referidas
diligencias, solicitando por tanto se motive la pertinencia y utilidad de
tales actos de investigación a efecto de resguardar el derecho de defensa
de la investigada. Al respecto, podemos sostener que la investigación del
delito tiene por finalidad acceder a información que permitan conocer las
circunstancias y móviles que provocaron el hecho presuntamente
delictuoso, la identidad e individualización del autor o partícipe, así
como reunir los elementos probatorios, de allí que el artículo 321.1 del
CPP indica que:
“La Investigación Preparatoria persigue reunir los elementos de
convicción, de cargo y de descargo, que permitan al Fiscal decidir si
formula o no acusación y, en su caso, al imputado preparar su defensa.
Tiene por finalidad determinar si la conducta incriminada es delictuosa,
las circunstancias y móviles de la perpetración, la identidad del autor o
partícipe y de la víctima, así como la existencia del daño causado”.

6“SEGUNDO. SOBRE LAS DILIGENCIAS FISCALES.


La finalidad de la investigación preparatoria es reunir los elementos de convicción, de cargo y
de descargo, que permitan al fiscal decidir si formula o no acusación y, en su caso, al imputado
preparar su defensa, asimismo determinar si la conducta incriminada es delictuosa, las
circunstancias o móviles de la perpetración, la identidad del autor o partícipe y de la víctima,
así como la existencia del daño causado, en tal sentido corresponde continuar con la ejecución
de actos de investigación”.

7
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

4.3.6. En esa línea de razonamiento, es el Ministerio Público el que tiene el


señorío y la dirección de la investigación de conformidad con el artículo
IV del Título Preliminar del CPP, estando obligado a actuar con
objetividad, indagando los hechos que acrediten la responsabilidad o
inocencia del imputado, es decir, el fiscal es quien decide la estrategia de
investigación adecuada al caso, según lo prevé el artículo 65.4 del mismo
ordenamiento adjetivo, realizando por sí mismo o encomendando a la
Policía las diligencias de investigación que considere conducentes para el
esclarecimiento de los hechos; sin embargo, tales actos de investigación
no tienen carácter jurisdiccional7, y sólo sirven para emitir las
resoluciones judiciales propias de la investigación y de la etapa
intermedia, pues para los efectos de la sentencia tienen carácter de acto
de prueba, las recibidas de conformidad con la normatividad procesal, y
las actuaciones objetivas e irreproducibles cuya lectura en el juicio
autoriza el Código Procesal8.
4.3.7. Ahora bien, la actividad indagatoria del Ministerio Público durante la
investigación preparatoria, no se ha dejado al libre albedrío del fiscal,
sino que se encuentra regulada en la Sección I del Libro Tercero del
Código Procesal Penal, siempre bajo el control de legalidad del Juez de la
Investigación Preparatoria, quien ejerce un contrapeso a la actuación del
Fiscal como garantía del respeto de los derechos fundamentales del
investigado; y si bien es verdad que el artículo 337.1 del CPP, faculta al
Fiscal a realizar las diligencias de investigación que considere pertinentes
y útiles, dentro de los límites de la Ley; sin embargo, ello no significa que
tenga que justificar acabadamente en todas sus implicancias, la
pertinencia y la utilidad de las declaraciones de los testigos que convoca
en un escenario de investigación, diferente al escenario de demostración
del juicio oral. En efecto, no resulta razonable exigir al Fiscal que motive
en todos sus detalles la pertinencia, utilidad y conducencia de las
declaraciones de los testigos que convoca, pues se supone que aquél
desconoce toda la información que éstos pudieran brindar sobre el hecho
o hechos investigados; hacerlo implica correr el riesgo de encorsetar o
limitar la declaración del testigo; y esa es la lógica de la redacción del
artículo 170.5 del CPP, cuando establece una fórmula abierta para tal
efecto: “A continuación se le interrogará sobre los hechos que conozca y la actuación
de las personas que le conste tengan relación con el delito investigado”, a
diferencia del artículo 378.2 que regula la declaración en juicio del
testigo, la cual es guiada por el interrogatorio de la parte que lo ofreció.

7 Artículo IV.3 del título preliminar del CPP.


8 Artículo 325 del CPP.

8
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

4.3.8. La recurrente confunde actos de investigación con actos de prueba. Los


primeros son las diligencias realizadas por la Policía o la Fiscalía durante
la investigación preparatoria, destinadas a descubrir los hechos
presuntamente punibles así como las circunstancias de su perpetración
que posibiliten la incoación del juicio oral, aquí el fiscal desconoce los
hechos que pudiera conocer el testigo, por eso precisamente los investiga
-función de averiguación-; en tanto que los segundos, tienen por finalidad
lograr la confirmación necesaria para que el tribunal dicte una sentencia
de condena o absolutoria; el fiscal y la defensa ya han tenido la
oportunidad de investigar y reconstruir los hechos, por tanto los conocen
y necesitan comprobarlos ante el juez en juicio –función de verificación-; de
tal manera que, respecto de estos actos, sí resulta razonable exigir que al
momento de proponerlos, se señale la pertinencia, conducencia y
utilidad para su admisibilidad, de conformidad con el artículo 352.5 del
CPP. La ejecución de los actos de investigación no requieren superar
previamente estos parámetros, “Por lo general, basta para su práctica la
posibilidad de contradicción (art. 338.1 NCPP); en algunos casos, incluso, tal
posibilidad, por lo urgente, no es posible, y en otros es factible –y legalmente
permitido- su actuación en secreto (art. 324.2 NCPP). Empero, los actos de prueba se
requiere, siempre, el principio de contradicción y su actuación en el juicio oral y las
garantías que le son inherentes”9.

4.3.9. Adicionalmente, si bien la motivación de las disposiciones fiscales


taxativamente previstas en el artículo 122.2 del CPP es normativamente
exigible conforme se ha detallado en el párrafo 4.3.2 y constituye una
garantía del investigado frente a una eventual arbitrariedad fiscal -lo cual
se encuentra proscrito en todo estado constitucional de derecho-; sin embargo, “no
todo ni cualquier error en el que eventualmente incurra una decisión fiscal
constituye automáticamente una violación del derecho a la debida motivación de las
decisiones fiscales. Ello solamente se da en aquellos casos en los que dicha facultad
se ejerce de manera arbitraria, es decir, solo en aquellos casos en los que la decisión
fiscal es, más bien, fruto del decisionismo que de la aplicación razonable del derecho
y de los hechos en su conjunto”10; en el caso de autos no se advierte que la
Disposición Fiscal N.° 140 sea producto de la arbitrariedad del fiscal
encargado de la investigación, consecuentemente, este primer agravio
debe desestimarse.
4.3.10. El segundo agravio esgrimido por la recurrente consiste en un error de
juicio –error de derecho- en la apreciación del derecho a la defensa como
componente esencial de la tutela de derechos. Al respecto, se tiene en
cuenta que el derecho de defensa del imputado se encuentra consagrado

9 SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal Lecciones, Fondo Editorial del
INPECCP, Primera Edición, Lima – 2015, Pág. 511.
10
Expediente N.° 01479-2018-PA/TC. Fundamento Jurídico 20.

9
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

en el artículo 139.14 de la Constitución Política del Estado. Asimismo, se


encuentra garantizado por el artículo 11.1 de la Declaración Universal de
los Derechos Humanos, por el artículo 8.2.d de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos, y es un elemento consustancial del debido
proceso. En tal sentido, el Tribunal Constitucional ha reconocido la
importancia de este derecho señalando que “es una de las condiciones
indispensables para que un proceso judicial sea realizado con arreglo al
debido proceso”11. El derecho de defensa faculta que las partes conozcan
de la existencia del proceso, que puedan probar, alegar y apelar, además
que puedan exigir que se tomen en cuenta sus alegaciones y pruebas al
momento de emitir sentencia o de resolver una cuestión controvertida.
4.3.11. En ese marco convencional y constitucional, el artículo IX.1 del Título
Preliminar del CPP desarrolla el conjunto de garantías procesales que
comprende el derecho de defensa, cuya inobservancia propiciaría que el
imputado sufra un estado de indefensión, lo que irremediablemente
conllevaría la nulidad del proceso; por consiguiente, este derecho
asegura al procesado que esas garantías o medios legales le sean
respetados por los órganos que lo investigan o juzgan. En cuanto a la
etapa indagatoria, ya hemos adelantado que es el fiscal quien decide la
estrategia de investigación, programando los diversos actos de
investigación, sin más exigencia que garantizar el derecho de defensa y
demás derechos fundamentales del imputado; es decir, en su calidad de
conductor de la investigación, el fiscal actúa con independencia de
criterio al momento de practicar u ordenar, mediante providencias, los
actos o diligencias de investigación. No está en discusión si la tutela de
derechos protege únicamente los previstos en el artículo 71 del CPP, pues
ya dejamos sentado en el numeral 4.2 de la presente, que esta figura
procede también frente a la vulneración o amenaza de vulneración de
todo tipo de derechos fundamentales.
4.3.12. En el caso bajo análisis, la Fiscalía Supraprovincial Corporativa
Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios – Equipo
Especial Primer Despacho- ordenó mediante Disposición Fiscal N.° 140
recibir la declaración testimonial de veintisiete ciudadanos –cuya relación
sería insulso reproducir-, con la facultad prevista en el inciso primero del
artículo 337 del CPP, por considerarlos pertinentes y útiles a su estrategia
de investigación que, conforme se ha detallado en líneas precedentes, no
requería que se sustentara con exhaustividad la pertinencia, la
conducencia o la utilidad de tales actos de investigación; por lo tanto, no
es de recibo el argumento de la defensa técnica que cuestiona esta

11 Expediente N.° 01323-2002-HC/TC. Fundamento Jurídico 1.

10
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

supuesta omisión. Adicionalmente, todo abogado defensor tiene como


referencia la imputación contenida en la disposición de formalización de
la investigación preparatoria, la cual, permite establecer las conexiones o
probabilidad de conexión de ciertos testigos con determinados hechos,
que si el fiscal los desconoce -ello explica su convocatoria- la defensa está
en similares condiciones, será pues al calor de la toma de declaraciones
en que la defensa puede hacer valer los derechos de su patrocinada en el
caso concreto, de producirse alguna afectación a sus derechos.
4.3.13. Argumenta la recurrente vulneración a las garantías consagradas
literales a) y b) del artículo 14.3 del Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos, así como en los literales b) y c) del artículo 8.2 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos; sin embargo, todas
estas garantías están referidas a los derechos que se le debe procurar a la
persona cuando ya es acusada de la comisión de un delito -no cuando
aún está siendo investigada-, y no están relacionadas con la exigencia
reclamada. Efectivamente, el artículo 14.3 del primer instrumento
internacional establece que toda persona acusada de un delito tiene
derecho: “a) A ser informada, sin demora, en un idioma que comprenda y en forma
detallada, de la naturaleza y causas de la acusación formulada contra ella; b) A
disponer del tiempo y los medios adecuados para la preparación de su defensa y a
comunicarse con un defensor de su elección”; por su parte, el artículo 8.2 del
segundo instrumento, prevé las siguientes garantías procesales: “b)
comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación formulada; c) concesión
al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la preparación de su
defensa”.

4.3.14. No obstante lo anterior, la resolución cuestionada incurre en error de


derecho por defecto de interpretación del artículo 71 del CPP cuando, en
la última parte del considerando sexto, remitiéndose al fundamento
catorce del Acuerdo Plenario N.° 04-2010, sostiene que los defectos en la
motivación de las disposiciones fiscales no pueden cuestionarse
mediante el mecanismo de la tutela de derechos pues, desde su
perspectiva, el vicio procesal anotado tendría que ser cuestionado
mediante la denuncia funcional de control. El Tribunal no comparte este
razonamiento pues la motivación de las disposiciones fiscales forman
parte del derecho fundamental del debido proceso previsto en el artículo
139.3 de la Constitución Política, y como tal, puede hacerse valer
mediante la figura procesal invocada por la defensa técnica, lo que
justifica su revocatoria de la apelada en este extremo.

11
CORTE SUPERIOR 2.A SALA PENAL DE APELACIONES
NACIONAL PERMANENTE ESPECIALIZADA
NACIONIAL DE
EN CRIMEN ORGANIZADO
JUSTICIA PENAL
ESPECIALIZADA EXPEDIENTE N.° 00299-2017-104-5001-JR-PE-01

III. DECISIÓN

POR ESTOS FUNDAMENTOS Y ACTUANDO EN SEDE DE INSTANCIA, LOS


MAGISTRADOS INTEGRANTES DE LA 2.a SALA PENAL DE APELACIONES NACIONAL
PERMANENTE ESPECIALIZADA EN CRIMEN ORGANIZADO, RESUELVEN:

1. Declarar FUNDADO el recurso de apelación interpuesto por la defensa


técnica de la procesada KEIKO SOFÍA FUJIMORI HIGUCHI, mediante escrito del
veintiuno de enero de dos mil veinte.

2. En consecuencia, REVOCAR la Resolución Número 01-2020 de fecha


dieciséis de enero de dos mil veinte, emitida por el Cuarto Juzgado de
Investigación Preparatoria Nacional Permanente Especializado en Crimen
Organizado, que declaró improcedente la solicitud de tutela derechos planteada
por la defensa técnica de la precitada procesada, REFORMÁNDOLA la
declaramos INFUNDADA; en la investigación que se sigue a la procesada
KEIKO SOFÍA FUJIMORI HIGUCHI por los delitos de lavado de activos agravado
por organización criminal y obstrucción a la justicia, en agravio del Estado.

3. ORDENAMOS la devolución del cuaderno correspondiente al juzgado de


origen, para los fines pertinentes. Regístrese y notifíquese.
S.S.

SAHUANAY CALSÍN

QUISPE AUCCA

MEDINA SALAS

12