Está en la página 1de 22

Consultor en

Mindfulness

¿Vivimos antes de morir?

www.escuelatranspersonal.com
Tema 1: ¿Vivimos antes de morir?

Todos conocemos personalmente o de vejaciones. Su único delito pertenecer a


oídas a personas que han pasado por una raza determinada y proclamar sus
situaciones muy difíciles, como pueden ideales de igualdad en una sociedad que
ser el diagnóstico de una enfermedad llevaba años bajo el apartheid. Cuando al
seria, la pérdida imprevista de un hijo fin fue liberado, lejos de haberse convertido
o un revés económico importante. en una persona resentida y amargada,
También sabemos de otros que han vivido abanderó la causa de la reconciliación, la
situaciones extremas, como la reclusión justicia y el perdón entre los suyos.
en prisiones de tremenda dureza e incluso
Otro referente es Víctor Frankl, psiquiatra
bajo torturas. Aunque para algunos estas
judío que pasó largos años en los campos
situaciones límite han significado caer
de concentración nazis, sin saber si al día
en un sinsentido, una depresión o sentir
siguiente lo iban a matar, y viendo morir
que su vida saltaba en mil pedazos, otros
a su alrededor cientos de compañeros de
han mantenido un sentido de fortaleza
infortunio. A partir de su experiencia, dio
y de calma interior que les ha permitido,
testimonio de cómo la libertad, en última
no solamente sobrevivir, sino afianzar su
instancia e independientemente de las
dignidad y su sentido.
circunstancias externas, es siempre una
Un ejemplo notable de sobra conocido es capacidad interior del ser humano para
el de Nelson Mandela, internado durante elegir su respuesta a lo que vive, cómo
veintisiete años en la prisión de la Isla mantener un determinado clima emocional
de Robben. Excluido teóricamente de la interno y un estado de ánimo esperanzado
vida de su país, del cariño de los suyos nos ayuda a sobrellevar las condiciones
y de cualquier tipo de libertad visible, externas. De que siempre es posible
fue torturado y sometido a toda clase de encontrar un sentido aunque parezca que

www.escuelatranspersonal.com
1
el universo se ha confabulado en contra: que ha sido probada durante muchos años
cuando se tiene un “para qué” es posible para contrarrestar circunstancias externas,
encontrar sentido a cualquier “cómo”. incluso las de sus propias emociones
negativas como el enfado, el miedo o el
Otro ser humano de innegable fuerza
odio. Han desarrollado y utilizan ejercicios
e influencia fue Gandhi: con su lucha y
poderosos y prácticos para cultivar el amor
resistencia  no violenta derrotó a todo
y la compasión, antídotos eficaces de sus
un imperio británico y consiguió la
emociones negativas.
independencia para la India. Su resistencia
no violenta constituyo una de las grandes En realidad, son muchos los testimonios de
revoluciones de su siglo. Y cómo no personas que han pasado por situaciones
mencionar a una de las personas vivas que bien difíciles y sin embargo han sabido
sigue inspirando a tantos como el Dalai mantener un sentimiento interior de
Lama: Exiliado de su país por la invasión serenidad y de bienestar. Porque no hace
china del Tíbet hace cerca de cincuenta falta llegar a ser un personaje histórico
años. Huido, huésped de un país extranjero, o un monje budista para conseguir ese
asistiendo a la persecución y en numerosas espacio interno de libertad. Cualquier
ocasiones a la masacre de su pueblo. En persona, independientemente de las
medio de esta experiencia mantiene una crisis externas y de la bajada o subida
personalidad amable, compasiva y libre del Dow Jones, puede cultivar y trabajar
de resentimiento, referente para millones esas cualidades interiores que le permitan
de personas y reconocida pública e mantenerse en un estado de equilibrio y
internacionalmente. de paz interiores, y vivir una vida plena a
pesar de que las circunstancias externas
Los monjes budistas conocen muy bien esa
no sean favorables.
libertad interior, y tienen una metodología

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

2
La vida que nos ha tocado vivir

La mayoría de nosotros vivimos en lo que llamamos mundo desarrollado, aunque no


sabemos muy bien qué quiere decir esto. Lo que sí parece claro es que, en nuestra situación,
y comparándonos con gran parte de la humanidad a priori “menos afortunada” en otros
lugares del mundo, la posibilidad de que nuestra existencia peligre realmente, físicamente,
es mínima.

Sin embargo, esto no nos asegura una vida fácil. Si miramos despacio nuestra vida,
descubrimos que son muchas las posibilidades que tenemos a nuestro alcance para
convertirnos en verdaderos “artistas” si decidimos amargárnosla. Puede ser que para la
mayoría de nosotros el peligro real que amenace nuestra supervivencia no exista, pero
podemos experimentar un gran sufrimiento emocional por otras causas: problemas de salud,
las condiciones estresantes de la vida diaria con la cantidad de conflictos que conllevan la
familia, el trabajo y lo económico, o la imagen de nosotros mismos que queremos mantener,
amenazada por nuestros asuntos sin cerrar y sombras, que nos roban gran parte de nuestra
energía vital. Vivir felices y plenos no es fácil ¿Quién te lo dijo?

Nos aflige la enfermedad del pensar, de estar planificando el futuro y


recordando un pasado no siempre grato, de imaginar en demasiadas
ocasiones catástrofes que solo existen en nuestra imaginación. Hasta tal
punto que para algunas personas, el presente es una especie de “sala de
espera” en la que aguardan, con más o menos paciencia, a que ocurra “la
vida de verdad”. Todo lo que sucede es visto no como algo único, sino como
una distracción pasajera, como el prólogo de lo bueno que aún está por
venir. En realidad, aunque desde sus orígenes la especie humana se haya
preguntado si hay vida después de la muerte, para algunos de nosotros la
pregunta crucial sería “si hay vida antes de morir”.

Por largo tiempo parecía que la vida estaba a punto de comenzar; la vida
de verdad. Pero siempre había algún obstáculo en el camino, algo que
resolver primero… ¡Después la vida comenzaría! Hasta que me di cuenta
de que estos obstáculos eran mi vida.
Alfred Souza

www.escuelatranspersonal.com
3
El vertiginoso cambio que nos rodea nos exige estar en permanente y acelerada adaptación
a nuestro entorno. Un cambio se sucede a otro en nuestra sociedad y, rápidamente, hemos
de adaptarnos a él cuando ni tan siquiera hemos concluido la adaptación anterior. Es
tan rápido el proceso que muchas veces no nos deja ni tiempo para decidir si realmente
“queremos” asumir la novedad. Si no tenemos cuidado, vamos incorporando a nuestra vida
novedades que no han sido libremente elegidas e incorporadas desde una decisión interior,
consciente y en armonía con nuestro proyecto vital: simplemente hemos sido desbordados
por la velocidad del cambio y nos hemos autoimpuesto una adaptación inconsciente, sin
tiempo para pensar y decidir.

No es extraño que por esta razón, intuyamos un fondo de insatisfacción


acerca de quién hemos llegado a ser, porque realmente quién hemos llegado
a ser es “un extraño para mí mismo”. Parece que el sentido de nuestra vida
gira en torno a correr en pos de metas que, una vez alcanzadas, no nos traen
la felicidad prometida. Entonces la duda se abre paso en nuestro interior
¿Se trata quizás de una meta equivocada? ¿Calculamos mal, nos dirigimos
hacia donde no era? El éxito no nos colma, aunque sigamos empeñados
en creérnoslo. Y volvemos a repetir el ciclo, incansables una y otra vez,
buscando fuera un sentido que solo podemos encontrar si miramos hacia
otra parte y de otra manera.

Adaptarnos a nuestro entorno puede no decepciones, esta es una meta totalmente


ser pues sinónimo de felicidad. Como imposible: vivir es crecer, evolucionar, y
tampoco lo es conseguir aquello que nos casi siempre “crecer duele”. Porque significa
propone insistentemente la publicidad, pasar de lo que tenemos a lo nuevo, porque
ni lo que socialmente se proclama como lleva consigo la despedida y la pérdida para
infalible: ni la seguridad de cualquier tipo, poder abrirnos a lo nuevo que está por
ni las posibilidades económicas, ni tal o venir. No podemos olvidar que para que el
cual posesión, ni esa relación maravillosa.… sol brille en todo su esplendor es necesario,
La realidad es que aunque nos empeñemos absolutamente necesario, que la noche
en correr en pos de una felicidad en la con su oscuridad preceda cada nuevo
que estén ausentes las crisis, el dolor o las amanecer.

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

4
Son las situaciones difíciles y no las fáciles las que nos hacen crecer en
sabiduría. Necesitamos desarrollar la capacidad de extraer la fuerza de las
adversidades… Enciende la llama de tu propio corazón y déjala que ilumine
la noche tormentosa.
Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la paz

Las relaciones, esa maravillosa capacidad humana, tampoco son fáciles.


¡Cuántas páginas se han escrito en torno al difícil arte del amor! Capaz
de propulsarnos a la estratosfera y capaz de sumirnos en el abismo del
dolor. Relaciones entre padres e hijos, entre amigos, entre amantes, entre
jefes y trabajadores, entre naciones. La cultura moderna nos presenta una
paradoja: por un lado un mundo globalizado e interconectado mediante
redes virtuales que consumen nuestro tiempo y energía, y por otro un
profundo sentimiento de soledad, de separación entre las personas, una
sensación demasiado frecuente de incomunicación a nivel profundo.
La experiencia de que, en realidad, la comunicación y el contacto entre
nosotros son en la mayoría de las ocasiones superficiales. De que aún
nosotros para nosotros mismos somos unos grandes desconocidos.

www.escuelatranspersonal.com
5
Palabras al vuelo

La meditación es ahora más necesaria que nunca. La anómala velocidad


relámpago a la que nos tiene acostumbrados la sociedad en la que vivimos,
como consecuencia de los ipads, ordenadores, iphones, androids y demás
gadgets que nos tienen permanente conectados virtualmente con el resto del
mundo, ha hecho que nuestros desgastados cerebros se empeñen en realizar
tres o cuatro actividades simultáneamente sin tener una necesidad real de
hacerlo.

Como consecuencia, muchos de nosotros nos convertimos en víctimas


del estrés por daño colateral. Vivimos apurados sin saber por qué. Algunas
personas tienen trabajos o actividades que realmente producen estrés, pero
la mayoría de nosotros realizamos actividades que no deberían producirlo,
sin embargo, tarde o temprano, caemos en él: si todo va tan rápido, yo debo
ir más rápido.

Sin ninguna razón válida, empezamos a tratar de hacer todo más rápido, en
una inútil carrera contra el reloj, una carrera en la que no tenemos ninguna
posibilidad de ganar. Este síndrome empieza manifestándose en actividades
relacionadas con el trabajo, y puede expandirse hasta actividades tan
placenteras y naturales como una conversación de sobremesa. Muchas
veces me ha sucedido que estoy en una mesa conversando con un grupo de
amigos después de la cena y hay una o dos personas que, evidentemente,
están más preocupadas por lo que tienen que hacer después que por lo que
se está conversando o departiendo en la mesa. La meditación ayuda a evitar
ese problema de la velocidad relámpago gratuita que tanto daño nos está
haciendo.
Alan Brain

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

6
Construyendo el personaje

Cuando fuimos niños, en un primer momento no éramos conscientes de ser algo diferente
de nuestro entorno. Pero poco a poco, fuimos estableciendo la diferencia entre “yo” y “lo
otro” en el límite de nuestra piel. Tres eran nuestras necesidades imperiosas entonces:
ser vistos, ser valorados y ser amados. Y en torno a ellas fuimos construyendo nuestro
“personaje”. Aprendimos qué teníamos que hacer, cómo debíamos de ser para obtener
el amor de nuestro entorno, de los adultos significativos para nosotros. Empezamos así a
construir nuestro personaje suprimiendo lo que desde fuera nos censuraban, ya que nos
convertían en menos valiosos para los demás. Incorporamos también las expectativas que
nos transmitían al constatar cómo de esa forma éramos “vistos” y entrábamos a formar parte
del grupo humano imprescindible para nuestra supervivencia emocional.

Este es el proceso evolutivo por el que todo ser humano pasa. El problema
es que estas decisiones, que en un momento nos sirvieron para crecer, para
incorporarnos efectiva y afectivamente a nuestro entorno, con el paso de
los años pueden convertirse en una especie de prisión, de falseamiento de
quién somos de verdad. No ha sido una elección libre ni consciente: nos
hemos construido un personaje que confundimos con nuestra identidad.
Sus cimientos se hunden en el recuerdo de aquellas experiencias, de forma
que el recuerdo de experiencias dolorosas marca la frontera de territorios
que no deseamos volver a transitar, y el de momentos placenteros se
convierte en el indicador de dirección que seguimos. La consigna es clara:
evitar el dolor y buscar el placer. Pero resulta una consigna engañosa, ya
que la vida misma es placer y dolor entretejidos, y no hay forma de evitar
que ambos se mezclen en la alquimia misteriosa que constituye la esencia
de ese misterio que llamamos vida.

www.escuelatranspersonal.com
7
El mapa del país de los sueños

Este plan ilusorio de viaje incorpora además forma de la tensión necesaria para avanzar y
una brújula y un compás ciertamente resolver, y nos ayuda a superar obstáculos,
peculiares: el miedo y la inconsciencia. sabemos que a partir de un cierto umbral
El miedo nos impide descubrir nuevas supone una seria amenaza para nuestras
posibilidades, pone límite a los retos y relaciones y nuestra salud.
desafíos a los que estamos dispuestos a
En realidad, todo esto es solo la
responder, asocia situaciones presentes
consecuencia de viajar con un compás
con recuerdos antiguos de dolores pasados,
poco fiable ¿Recuerdas? ¡La inconsciencia!
evitando con ello que vivamos cada
Pero es que nadie nos ha enseñado a
momento con la frescura de la novedad.
vivir conscientemente. Quizás tan solo
La inconsciencia nos engaña, haciéndonos
en pequeño grado en lo meramente
creer que entender la vida resulta
funcional: decisiones, trabajo, actividades…
complicado, que aunque nos miremos
...Pero no en todo el ámbito de nuestra vida.
resultamos incomprensibles, y nos convierte
Incluso, en algunas circunstancias, parece
de este modo en verdaderos “extraños” para
que hay una pauta interior programada
nosotros mismos. Ese es el terreno abonado
para escogerla como “opción por
para que pensamientos, emociones, deseos
defecto”: un automatismo instalado que
o sucesos nos secuestren, convirtiéndose
la activa si voluntariamente no elegimos
en los “señores de nuestra casa”. Se fortalece
otra opción. Incluso en ocasiones, cuando
la sensación de que “nosotros somos ellos”
la intuición nos da pistas claras acerca de
y por tanto, no podemos dominarlos.
que es una opción errónea que merma
Para colmo, las exigencias laborales,  las la capacidad y riqueza reales de nuestra
circunstancias personales  y las diferentes vida, nos excusamos con aquello que
demandas sociales y familiares pueden hemos aprendido tan bien: ¡ojos que no
resultar desafíos difíciles de afrontar y ven, corazón que no siente! Creemos que
entonces se nos suma en el equipaje el así evitamos sufrimientos añadidos a los
estrés. Aunque en principio una pequeña que la vida por si misma nos trae.
cantidad es una reacción evolutiva en

El viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos caminos, sino en tener


nuevos ojos.
Marcel Proust

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

8
La realidad es que desarrollamos hábitos de falta de atención, distracción, automatismo y
ausencia a lo largo de nuestra vida: este es el programa instalado en la mayoría de nosotros.
La ocupación permanente y las prisas debilitan nuestra concentración y habilidad para
conectar profundamente con las cosas. La cultura moderna nos anima a no estar presentes.
Y así tenemos demasiado a menudo la sensación de que “la vida pasa por nosotros”, en vez
de “pasar nosotros por la vida”. Y sentimos algo parecido a la impotencia de querer retener
entre nuestros dedos la arena de la playa, mientras vemos inexorablemente cómo se nos
escapa.

¿Vivimos antes de morir?

En demasiadas ocasiones, pues vivimos mutilados, divididos y


desconectados. Separamos nuestra existencia externa de lo que sentimos
interiormente, como si ambos fueran dos territorios aislados, sin puente
que los una: pendientes del afuera, ignoramos nuestras emociones,
desoímos nuestras intuiciones y ahogamos nuestras necesidades. ¿Estamos
realmente aquí y ahora? Vivir es un arte que requiere tiempo, compromiso y
amor. Vivir es ganar espacio interior y exterior. Tu vida es única e irrepetible.
De ti depende su contenido, su amplitud: si bien no puedes alargar ni un
minuto tu vida, puedes hacerla más amplia, más rica, más intensa y más
consciente en cada momento. ¿Qué eliges? ¿Quieres que haya vida en tu
vida antes de que llegue tu muerte? ¡Despierta y actúa!

www.escuelatranspersonal.com
9
La sabiduría de los cuentos

“Esta es la historia de un hombre que podría ser definido como buscador. Un


buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra.
Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente alguien para
quien su vida es una búsqueda.

Un día el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido
a seguir esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así
que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos
caminos divisó Kammir a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina
a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde
maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La
rodeaba por completo una pequeña valla de madera lustrada. Una portezuela
de bronce invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió
ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.

El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras


blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó sus ojos,
que eran los de un buscador, sobre una de las piedras, y leyó su inscripción:
“Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al
darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra: era una lápida.
Sintió pena al pensar en el niño de tan corta edad enterrado en ese lugar.

Mirando a su alrededor, se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una
inscripción. Se acercó a leerla: “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”.
El buscador se sintió terriblemente conmocionado ¡Este hermoso lugar, era un
cementerio y cada piedra una lápida! Todas tenían inscripciones similares: un
nombre y el tiempo de vida exacto del muerto. Pero lo que lo llenó de espanto
fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba los 11
años. Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

10
El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó, lo miró un rato en silencio
y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

- No, ningún familiar – dijo el buscador - ¿Qué pasa con este pueblo?, ¿Qué cosa
tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este
lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente y que ha obligado
a construir un cementerio de niños?

El anciano sonrió y dijo: -Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que
pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré:

Cuando un joven cumple 15 años, sus padres le regalan una libreta, como esta
que tengo aquí, colgando del cuello. Es una tradición entre nosotros que a partir
de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta
y lo anota en ella. A la izquierda que fue lo disfrutado, a la derecha, cuánto tiempo
duró ese gozo:

¿Conoció a su novia y se enamoró de ella? ¿Cuánto tiempo duró esa pasión


enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana, dos, tres semanas y media?…
Y después… la emoción del primer beso, ¿Cuánto duró?, ¿El minuto y medio del
beso? ¿Dos días? ¿Una semana? … ¿Y el embarazo o el nacimiento del primer
hijo?… ¿Y el casamiento de los amigos…? ¿Y el viaje más deseado…? ¿Y el
encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano…? ¿Cuánto duró el
disfrutar de estas situaciones?… ¿Horas?, ¿Días?…

Así, vamos anotando en la libreta cada uno de esos momentos, y cuando alguien
se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado,
para escribirlo sobre su tumba.

Porque ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido.

Jorge Bucay

www.escuelatranspersonal.com
11
Un ejercicio curioso e interesante consiste en tomar conciencia del tiempo aproximado que
constituye el regalo de nuestra vida. El cálculo es simple, podemos tomar una media de
edad de 75 años:

24 horas X 365 días/año = 8.760 horas/año

75 años X 8.760 horas/año = 648.240 horas de vida/regalo.

REDONDEANDO, SON 650.000 HORAS QUE NOS HAN SIDO REGALADAS.

Vivir desde la consciencia

El gran reto de la evolución en nuestro la experiencia desagradable se transforma


tiempo es pasar de la inconsciencia a la cuando la conviertes en el objetivo directo
consciencia. De la reacción a la respuesta. De de tu atención, cuando simplemente la
sentirnos “atrapados” a degustar la libertad. atiendes sin huir ni luchar. Se trata de
Se trata de afinar la consciencia como vía un modo de vida transformador y no de
de ser felices. Explorar la posibilidad de una mera práctica: significa reconocer
un autodescubrimiento insospechado y y conectar con cualquier experiencia a
de otra forma de ver la realidad cotidiana. medida que emerge y fluye en el presente,
Es el camino de llevar la consciencia a sin resistir, sin juzgar, con una actitud
todo nuestro ser: cuerpo, pensamientos, cordial y de curiosidad amable. La atención
sentimientos, relaciones y acción. Es el plena conduce a estar profundamente
reto de vivir estando presentes en nuestra presentes en la vida desde una dimensión
vida, habitándola en toda su intensidad sin de la conciencia que acoge y recibe toda la
miedo, aún en circunstancias difíciles: ellas experiencia que acontece, en el momento
también pasarán. en que lo hace y tal cual se presenta ¿Sólo
eso? Pues sí… ¡Nada más y nada menos que
Tienes en ti lo necesario para transformar
“eso”! Te asombrará la potencia que esto
tu vida. La base de la transformación es
aparentemente sencillo puede desplegar.
la presencia consciente, en el momento
Entrenarte en esta nueva forma de “vivir
presente, sin juicio, pacífica y tolerante. Esta
la vida” te abrirá nuevos horizontes de
es la esencia de la práctica que llamamos
conciencia, y te regalará en poco tiempo
atención plena o mindfulness. Se asienta
paisajes de amplitud y quietud.
en el ser y no en el tener. Descubrirás que

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

12
La conciencia es brillante, clara, sin prejuicios. Cuando vivimos desde ella
en vez de desde la distracción, el cambio es enorme ¡Es como recuperar la
vida! Conforme avances en la práctica una poderosa sensación de presencia
irá creciendo en tu interior, al margen de tus circunstancias externas. Esta
capacidad de estar presente te permitirá superar el miedo, la preocupación
y la ansiedad cuando éstas aparezcan. Podrás también experimentar más
plenamente la riqueza y el gozo de la vida, sea tu situación la que sea: la
inquietud irá dejando paso a una alegría y una paz profundas ¡Estarás
construyéndote una mente feliz! Descubrirás el gozo de habitar en plenitud
las pequeñas cosas de cada día, y éstas cobraran un sentido nuevo. Cuando
empieces a practicar mindfulness de manera habitual, notarás cómo tu
vida se enriquece y se potencia tu sentido de sensatez básica. Los retos
se vuelven más fáciles de afrontar, aceptamos la incertidumbre y notamos
como ciertos cambios comienzan a “darse”. Nos preocupamos menos por
la autoestima, por la posibilidad de ganar o perder, y tanto las alabanzas
como la culpa dejan de tener tanta importancia. Todos estos cambios
facilitarán que hagas frente a los desafíos de tu vida cotidiana, viviéndola
de forma más plena y feliz.

Una mente maravillosa

Se ha demostrado que la felicidad, las emociones positivas y la claridad de atención y


conciencia pueden ser consideradas como habilidades que pueden desarrollarse y mejorarse
enormemente a través del ejercicio y la práctica continuada. El mundo en realidad no es
tan complicado, pero nuestra mente lo complica generando enredos y sufrimiento que
básicamente no son la realidad: igual que en el exterior existen objetos físicos sólidos como
montañas, rocas y árboles, nosotros mismos llegamos a creer que los objetos mentales que
aparecen, como los pensamientos, las imágenes o los recuerdos, son igualmente sólidos.
Entonces les damos un gran poder creyéndonos que son la realidad absoluta: lo que somos
nosotros mismos y lo que es la realidad exterior. No nos damos cuenta de que son simplemente
eventos que aparecen en el campo de la conciencia, que aparecen y desaparecen como
burbujas en el aire, como las nubes o como palabras dibujadas en el agua.

www.escuelatranspersonal.com
13
Cuando hablamos de “mente” en el contexto de la atención plena o
mindfulness, algo que hay que aclarar es que no solo nos estamos refiriendo
al aspecto “intelectual” que normalmente asociamos a esta palabra. Con
la palabra mente nos estamos refiriendo a un concepto más amplio, que
está presente en las tradiciones milenarias que se han ocupado de estas
prácticas:

En los lenguajes asiáticos se emplea la misma palabra para denotar mente y


corazón, lo que lleva a una descripción fenomelógica y coherente de la naturaleza
de la mente que incluye las emociones y las relaciones. El entrenamiento de la
mente incluye por tanto en este contexto no solo la atención, sino una cualidad
afectuosa y compasiva de la atención misma, una sensación de presencia y de
interés o curiosidad amistosa.
Jon Kabat Zinn

Dedicamos tiempo, esfuerzo y dinero a aprender distintas habilidades como puede ser un
idioma, tocar un instrumento, el último baile de moda o practicar un deporte apasionante, y
sin embargo no dedicamos apenas nada de tiempo a entrenar nuestra mente para descubrir
su maravillosos potencial, con lo que nos perdemos el despliegue de la gran riqueza que
somos, y por el contrario nos convertimos en expertos en generar sufrimiento para nosotros
mismos, dificultades en las relaciones y la falta de un propósito verdaderamente nuestro
que como un faro oriente nuestra travesía.

Cada uno de nosotros puede ir descubriendo una capacidad amplia y


clara, a la que llamamos conciencia, que puede observar el juego mental
sin juzgar, como un observador externo, como un espectador de una
película de cine que observara todas las imágenes que van apareciendo
en la pantalla sin dejarse atrapar por ellas. Entonces experimentamos que
nosotros no somos nuestra propia película de pensamientos y emociones,
sobre todo si son emociones dolorosas, y no nos dejamos arrastrar por esa
corriente, ni nos identificamos con ella ni permitimos que nos secuestre.
Cada uno de nosotros tiene un potencial enorme y puede vivir una vida
mucho más saludable y plena, independientemente de su edad o sus
circunstancias. Solo depende de ti y de tu intención dar los primeros para
experimentar esta nueva forma de habitar la vida.

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

14
El efecto mariposa: pequeños cambios, grandes efectos

Un gran porcentaje de la actividad mental se desarrolla mientras pasamos mucho tiempo


perdidos en nuestros pensamientos y totalmente inconscientes de la experiencia del
momento presente, lo que nos genera un gran esfuerzo, una considerable pérdida de energía,
y el consiguiente cansancio o estrés. Simplemente cambiando esto, la perspectiva varía por
completo. Tan solo parando unos instantes que nos permitan dejar de vagar perdidos y sin
rumbo en nuestros ruidos mentales, formados por planes, preocupaciones y recuerdos.

Un método sencillo y muy eficaz, es regresar conscientemente a nuestro cuerpo, prestar


atención a sus sensaciones. Es lo que llamamos pasar del modo “pensar” al modo “sentir”.
Haz por unos instantes la prueba y experiméntalo por ti mismo:

Para un minuto y prueba a cambiar el “modo” por defecto desde el que


frecuentemente vives. Pasa del modo pensar al modo sentir:

¿Puedes sentir en este instante las sensaciones de la respiración en tu cuerpo?

¿Y las sensaciones táctiles del aire rozando tu piel?

¿Puedes sentir los músculos de tu cara y relajarlos conscientemente?

¿Piensas en ello o eres capaz de sentirlo directamente?

Esta es una de las prácticas primeras y sencillas en el entrenamiento en mindfulness. Algo


tan sencillo nos permite transitar por un camino que favorece la perspectiva, el equilibrio
y la libertad, que posibilita las condiciones para responder en vez de reaccionar. Porque al
entrenarnos en permanecer en contacto con nuestro cuerpo, dejamos de estar perdidos en
el mundo ilusorio y en el laberinto de nuestro parloteo mental, y regresamos al “aquí y ahora”,
que si te fijas es lo único real. Entonces podemos profundizar en nuestro autoconocimiento
a través de una indagación serena y ecuánime.

www.escuelatranspersonal.com
15
La atención plena es el camino, y los pasos consisten en
la práctica constante y comprometida de determinados
ejercicios. Cada ejercicio se convierte en una invitación, un reto
y una oportunidad, en una llamada a detenerte y prestar más
atención a ti mismo y a tu vida. De esta forma la conciencia
fluye naturalmente y tu atención te da una información valiosa
de cómo vives cada instante, contigo mismo y con los demás.
Descubrirás un espacio interior de calma y la sencillez que
constituye tu herencia como ser humano. La olvidamos y la
añoramos cuando la vida parece escapar de nuestro control,
desbordarnos. Al desarrollar la atención sostenida, la serenidad
y la calma que somos originalmente se nos revelan capaces de
contener incluso los momentos más angustiosos del corazón
y la mente. Pero tienes que tener en cuenta que a la vez que
es un regalo que puedes hacerte, también exige compromiso:
llevamos mucha vida en desatención. No basta con entender o
saber, se trata de experimentar.

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

16
¿Sabías qué?

La meditación mejora la calidad de vida.

La meditación mejora la calidad de vida de personas con dolor crónico,


ansiedad o estrés. Un estudio publicado en Pubmed ha demostrado que la
práctica de técnicas de meditación reduce la ansiedad en un 44% y la depresión
en un nada desdeñable 34%. Los participantes de este experimento habían
reducido todos ellos la percepción del dolor y aumentaron su bienestar. Y
todo esto tras realizar tan sólo 20 minutos al día de meditación durante un
periodo de ocho semanas, un tiempo que no parece demasiado.

Si se evalúa la persona puede dar con las razones que dan lugar a la enfermedad
que padece, y esto es en lo que se basa el papel de la meditación. Cierto es que
hay muchas enfermedades que no se pueden sanar o curar con meditación,
pero según los estudios podemos ver que en un porcentaje muy alto se da un
beneficio importante en la salud de quienes introducen esta práctica en su
vida.

www.escuelatranspersonal.com
17
Es verdad que nuestro pronóstico no es demasiado halagüeño: vamos a morir, no podemos
escapar de la enfermedad. Experimentamos resistencia a los cambios y sin embargo
crecemos a partir de ellos. Demasiadas veces nos pillamos enganchados al placer y evitando
a cualquier precio el dolor: ya Freud y su “principio del placer” aseguraba que en él residía la
explicación de gran parte del comportamiento humano. Las preocupaciones por el futuro
no nos dejan saborear la vida, y nos perdemos en la cavilación y anticipación casi constantes.
Hemos incorporado el hábito de evaluar todo como agradable o desagradable y pasamos
por alto aquellas experiencias que no podemos encajar en tan tosca apreciación. La
comparación con otros filtra nuestra autoestima y nos devuelve que no podemos ser siempre
“los mejores”, que además de ganar también perdemos. Pero otra manera de “ver” es posible
cuando tomas cierta distancia y atestiguas lo que sucede desde el puesto de observador al
que llamamos “Testigo”. Entonces sucede un cambio en tu vida y te incorporas a la imparable
evolución de la conciencia que está emergiendo con fuerza en nuestro mundo. Tu sombra,
esa parte de ti que no te gusta y te empeñas en esconder, y las crisis que inevitablemente
acontecen en tu vida, se revelan como oportunidad, no como una equivocación del destino
o un fracaso personal. Es una maravillosa oportunidad de aprendizaje: si la ves así, cada crisis
esconde una gran oportunidad.

Tenemos la capacidad de desarrollar esta mirada que nos permite


reencontrarnos con quien realmente somos, no con quien creemos ser.
Que nos ayuda a acoger en vez de rechazar los altibajos de la vida, a
reconciliarnos con nuestra condición de mortales, a vivir sin secuestro
entre el placer y el dolor, y a ahondar nuestra capacidad de amar. Basta con
introducir en nuestra cotidianidad un pequeño cambio que genera efectos
enormes: el compromiso y el empeño de vivir desde la consciencia en vez
de seguir sobreviviendo desde la desatención.

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

18
Tenlo en cuenta

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca debes rogar que el viaje sea largo, lleno
de peripecias, lleno de experiencias. No has de temer ni a los lestrigones ni a
los cíclopes, ni la cólera del airado Poseidón. Nunca tales monstruos hallarás
en tu ruta si tu pensamiento es elevado, si una exquisita emoción penetra en
tu alma y en tu cuerpo. Los lestrigones y los cíclopes y el feroz Poseidón no
podrán encontrarte si tú no los llevas ya dentro, en tu alma, si tu alma no los
conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo, que sean muchos los días de verano; que
te vean arribar con gozo, alegremente, a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia, y comprar unas bellas
mercancías: madreperlas, coral, ébano, y ámbar, y perfumes placenteros de
mil clases. Acude a muchas ciudades del Egipto para aprender, y aprender de
quienes saben.

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca: llegar allí, he aquí tu destino.


Más no hagas con prisas tu camino; mejor será que dure muchos años, y que
llegues, ya viejo, a la pequeña isla, rico de cuanto habrás ganado en el camino.

No has de esperar que Ítaca te enriquezca: Ítaca te ha concedido ya un hermoso


viaje. Sin ella, jamás habrías partido; más no tiene otra cosa que ofrecerte. Y si
la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. Y siendo ya tan viejo, con tanta
experiencia, sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

Konstantínos Kaváfis.

Disfruta del viaje:

¡La felicidad no está en la meta, sino en el camino!

www.escuelatranspersonal.com
19
Puntos para compartir

1.- Dedica unos instantes a plantearte algunas cuestiones importantes que pueden
arrojar algo de luz sobre tu camino hasta aquí:

¿Qué equipaje vital llevas?¿De qué está hecho? Asignaturas pendientes, aspectos no
resueltos, inquietudes no resueltas…

¿Te pesa? ¿Con qué cargas? ¿Qué crees que deberías soltar? ¿Hay algo que te frena?
¿Qué es?

¿En qué medida vives pendiente de la aprobación de los demás? ¿Cuál es el área de
tu vida en donde más se manifiesta esto?

2.- ¿Cómo vives tu tiempo? ¿Qué sentido le das? ¿Cuánto tiempo eres consciente? ¿Qué
huella estás dejando?

Un tercio de nuestra vida lo pasamos durmiendo o descansando, lo que hace un total de


unos 25 años. Otro tercio lo dedicamos a actividades de mantenimiento como comer,
esperar, desplazarnos o trabajar. En ocasiones no prestamos en él demasiada atención. El
tercio restante lo gestionamos para aprender, relacionarnos, crear o cuidar. También gran
parte de éste puede correr sin dejar huella.

Haz un sencillo cálculo, lo que quieras vivir, depende de ti:


Tu edad X 8.760 horas/año = …..................horas vividas.

650.000 horas totales - número de horas vividas= ............

Aún te quedan............... horas teóricas

para vivir lo que tú quieras vivir.

¿Cuántas horas teóricas te quedan de vida? ¿Qué te dice esto? ¿Cómo quieres vivirlas?
¿Sientes que necesitas introducir algún cambio para disfrutarlas plenamente?

3.- Comparte brevemente el punto que más te haya llamado la atención de este tema.

4.- Comparte tu experiencia de la práctica mindfulness de esta semana.

Consultor en Mindfulness ¿Vivimos antes de morir?

20

También podría gustarte