Está en la página 1de 9

Sexto Brindis Masónico , Solsticio de Invierno.

POR TODOS LOS QQ ஃ HH ஃ ESPARCIDOS SOBRE LA FAZ DE LA TIERRA


Yo ofrezco esta bebida por los QQ ஃ HH ஃ Masones esparcidos sobre la faz de la
tierra, en especial a los que viven en infortunio por tratar de alcanzar la perfección
del hombre mediante la búsqueda de la verdad – origen de todas las virtudes- a
través de la luz de la razón en un mundo en el que prevalece la apariencia
sustentada en la mentira, y por los QQ ஃ HH ஃ que se esfuerzan por liberar a los
pueblos de los abusos de las elites en el poder, y contribuyen a su
autodeterminación de los mismos.
Por mis QQ ஃ HH ஃ, que aún en peligro de su vida luchan contra la tiranía, a
desenmascaran a la hipocresía, educan al pueblo, y contribuyen a difundir la
verdad, hacemos votos para que encuentren amparo a sus sufrimientos en el G ஃ
A ஃ D ஃ U ஃ, testigo fiel de nuestras actos y juez de nuestras faltas.
Así como por mis QQ ஃ HH ஃ, de la fraternidad universal que han aprehendido a
valorar en su justo valor las vanidades de la vida humana, a la hermosa
independencia, y a la paz de la conciencia exenta del sufrimiento de la ambición y
del egoísmo.
Siguiendo esas antiguas tradiciones, es en este momento en que os invito a elevar
nuestros pensamientos para hacer hincapié en el cumplimiento del deber –
suprema ley del Masón- de hacer el bien por el bien mismo y sin por ello esperar
recompensa alguna divina ni humana.
Por el cumplimiento del deber, Signo distintivo del Masón, origen de la satisfacción
interior que hace feliz a la persona, y que por cuya causa la muerte es placentera.
Degustemos el néctar de la copa.
Preparad cañones
…….. cañones
Fuego
Más fuego
Mucho más fuego
Salud
A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.

RESP.·. LOG.·. SIMB.`. LIBRE Y EN CONSTRUCCIÓN


DEL ORIENTE DE PEROTE, VER.
S.·. F.·. U.·.

V:. M:.
Q:. H:. 1er. Vig:.
Q:. H:. 2ª Vig:.
QQ:. HH:. Todos:

BRINDIS POR LOS HERMANOS VISITANTES Y LAS LOGIAS DE LA AMISTAD

Los HH.·. Visitantes que representan a sus respectivas Logias, traen la expresión
de sus Sentimientos Fraternos, así como los mensajes especiales de los cuales
hayan sido encargados, estrechándose íntimamente las relaciones de Amistad
entre las diferentes logias.
Con estos usos y costumbres la Familia Masónica expresa su solidaridad con los
hermanos y con la Humanidad.
Sea la Masonería para nosotros no solamente un hermoso conjunto simbólico, y
un medio para establecer nuevas amistades y relaciones, sino algo más íntimo y
vital, que se aplique a la solución de los diarios problemas de la existencia, nos
enseña la Ciencia y el Arte Real de la Vida, nos abre y nos indica el camino de la
Verdad.
Los HH.·. Visitadores constituyen la argamasa que une a las Logias en un solo
vínculo sagrado, y junta a aquellos que se hallaban a la mayor distancia uno del
otro. Ningún enfrentamiento o disputa privados ha de entrar por la Puerta de la
Logia, mucho menos cualquier discusión sobre religión, nacionalidades, o política.
Un masón y una masona, están obligados, por su cualidad a obedecer la Ley
moral, gracias a la cual la Masonería se convierte en el centro de la Unión y en el
medio de conciliar una verdadera amistad y amor fraternal entre personas que han
de permanecer en una perpetua Distancia.

El amor sólo comienza a desarrollarse cuando amamos a quienes no necesitamos


para nuestros fines personales.

Muy Q.·.H.·. Sandra D. Martinez Aparicio


Por esto, levanto mi cañón y digo ¡Fuego!
¡Más Fuego!
¡Por el más ardiente y sublime de todos los Fuegos!

ES CUANTO.
C.·. F.·. M.·. SANDRA D. MTZ. APARICIO

.·.

A.L.G.D.G.A.D.U
A LA REAL GRAN LOGIA YORK DE MÉXICO DE AA., LL. Y AA. MM.
V.M. Para decir a Vos y a través de Vos.
El siguiente trazado que pongo a vuestra inestimable consideración lo titulo: “La
Amistad Masónica y su impacto en el mundo”.
Como tal, la palabra nos trae imágenes relacionadas con sentimientos que se
derivan de nuestra convivencia con el resto del género humano. Nuestros
conceptos los formamos a través de ellos, lo cual vivimos día a día dando por
sentada su definición, clasificándolo en formas e intensidades variadas.
Para aquellos con inclinaciones en la tradición judeo-cristiana, existen definiciones
más específicas y definidas como el amor eros (entre los dos sexos), el amor
filial(de padres a hijos y entre familiares) y por último, el que celebramos hoy, el
amor Ágape, que es entre amigos con inclinación caritativa, altruista e
incondicional.
Creo muy personalmente, que éste tipo de relación que experimentamos en
nuestros talleres, templos, logias e inclusive en el mundo profano es lo que nos
caracteriza en las historias de grandes seres humanos que han sido de relevancia
en el mundo entero; por lo menos en el mundo occidental.
En la antigüedad; existía un lugar llamado Babilonia , en aquella hermosa e
imponente capital de mesopotamia(conocido actualmente como Irak) para ser más
explicito, existió un pueblo con las mismas características y tendencias, quienes
juntaron sus esfuerzos, conocimientos y corazones por la causa más noble que
ellos llegaron a concebir desde el mismo fondo de su ser: “Construir la Torre de
Babel y llegar al conocimiento de aquello que ellos denominaban “Dios” o el
creador”, esperando encontrar así, una más clara definición de lo que ellos
entendían como existencia humana, su propia existencia. Así, hombro con
hombro, mente con mente y corazones con otros corazones lograron comenzar su
construcción. Lo más impresionante, según el mito, es que todos hablaban el
mismo idioma.
Esto deja un amplio lugar a interpretaciones parciales; y humildemente, muy lejos
de declarar una verdad absoluta, les comparto que mi propia experiencia y
discernimiento me señala como explicación. El hablar el mismo idioma se refiere a
que la tendencia general es la misma, el camino trazado a recorrer es el mismo y
todos trabajamos para encontrar y compartir la misma gloria. Conforme el tiempo
transcurría, las diferencias no se dejaron hacer esperar y su creciente disgusto los
condujo por dos caminos diferentes: uno la búsqueda del placer, investigar el
mundo para descubrir los placeres inherentes; el otro, formular interrogantes,
cuyos seguidores deseaban descubrir el por qué del sufrimiento y de la búsqueda
del placer, y cuestionaban: Quién hace todo esto?
De entre ellos apareció un hombre llamado Abrám. Su padre se dedicaba a
esculpir ídolos y los vendía, y a pesar de que él siguió con el negocio, no veía el
caso de adorar las imágenes que él mismo moldeaba, siendo que como el era el
artífice de éstas, sabía que carecían de valor alguno. Sin cesar de cuestionar éste
tipo de fenómenos, como dice en el libro Bereshit Rabbá 39:1, se hizo la siguiente
pregunta: “Es que el mundo no tiene amo? Y el señor lo miró y le dijo: Yo Soy el
Amo del Mundo”. De ahí en adelante, la leyenda nos cuenta que se cambió el
nombre por Abraham, creando al mismo tiempo una línea de pensamiento que no
enaltece el placer que recibimos, sino la relación que tiene el ser humano con el
que lo proporciona. El explicaba en sus enseñanzas que para poder vivir
placenteramente, era necesario conocer las leyes de la naturaleza, asemejarse a
ellas y de ésta forma se podría adquirir placer ilimitado en todos los sentidos.

La escuela Masónica se asemeja mucho a éste concepto. Nos centramos en


enseñarle y proporcionarle las herramientas al individuo para que salga de la
masa y se construya a sí mismo por esfuerzos propios e individuales, en virtud de
que al regresar a ésta, brille con luz propia e irradie con su fulgor las gracias y
virtudes que tal esfuerzo otorga, sirviendo a quienes lo rodean de inspiración a lo
más elevado, lo que nos dice que en sí, somos arquitectos de nosotros mismos.
Luchamos por el bienestar común, comenzando por obtener el bienestar personal,
dado que no se puede dar lo que no se es. Buscamos entidades con
características específicas que puedan aportar grandemente a la construcción de
templos a la virtud y de lo que nuestros antepasados bautizaron como “Libertad,
Igualdad y Fraternidad”, regalo y anhelo para toda la Humanidad.

Ahí la presencia de la amistad, que nos une como células en un solo cuerpo. Dice
un gran filósofo: “El amor es el pegamento que nos mantiene unidos y vivos, creo
que alguien o algo me ama tanto, puesto que aún sigo respirando”.

Es cuanto.

Alberto Ortega.
Patria México, 18 de diciembre de 2010 de la e.·. v.·..
A L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

AL SUPREMO CONSEJO MIXTO DE LA REPÚBLICA MEXICANA AVE FÉNIX


A las Muy RRESP.·. GGRA.·. Y RRESP.·. LLOG.·. SSIMB.·.
V.·.M.·.
QQ.·. HH.·. y HH.·. Todas y todos, con sus respectivos Gr.·., títulos y
condecoraciones, de los diferentes OOr.·., Ritos y Obediencias que esta tarde
demostramos al mundo que la masonería es solo una… amigos que nos
acompañan.

¿Qué es esa masonería que practicamos en estos tiempos QQ.·. HH.·.? La


inofensiva y por mucho pasiva, de algunas reuniones semanales o quincenales
donde literalmente interpretamos un teatro con libreto aprendido? Una masonería
donde en el mejor de los casos, los HH.·. tienen la falsa creencia que basta
simplemente con asistir a la ceremonia como recipiendarios del grado y devorar
libros para ser HH.·. reconocidos y bien informados, esta masonería no tiene gran
diferencia en su valor absoluto y peso específico con otras organizaciones
filantrópicas que últimamente abundan por todos lados.

V.·.H.·. Vertín Díaz Espinosa, dando su brindis.

Practicamos entonces la masonería donde se asiste poco, o más bien no se


asiste? Practicamos la masonería solo cuando mis HH.·. me caen bien y
pensamos igual? Esta es la masonería que a menudo proyectamos al mundo
profano.

QQ.·. HH.·., el de la voz cree que la masonería bien realizada, la verdadera


masonería, es siempre un espacio donde debe converger la diversidad, esto
posibilitado, por ser quienes la integramos mujeres y hombres libres, de
costumbres más o menos buenas y con una casi mágica disposición para
ejercerla.

La masonería del siglo XXI, debe ser, una propuesta con verdaderos
protagonistas, que mediante la convivencia, tiendan a convocar con el estandarte
de fraternidad, camaradería, confianza, madurez y lealtad a la compleja diversidad
humana, para que precisamente la diversidad deje de ser un obstáculo y se
convierta en parte de lo que se busca;

Los masones debemos llamar a la unidad, la esencia de la masonería no debe


estar más tiempo dispersa, obliguémonos mediante el compromiso, a desarrollar
habilidades sociales, a fin de ser gestores y actores de la generación de
convivencias con lo imprevisible, con aquellos que son diferentes, con eso que es
desconocido, con todo eso que no siempre nos gusta porque no se encuentra en
nuestra zona de confort.

Complejo y peliagudo QQ.·. HH.·., pues en el mundo del hecho, la aritmética


naturalmente nos da la siguiente ecuación: cuanta más diversidad encontramos,
resulta más difícil llevar a cabo esa verdadera y legitima unión de todo lo que está
disperso.

Por que iniciarse entonces en los misterios de nuestra augusta institución?


Considero que la necesidad actual de regeneración de valores, en una realidad
social como la nuestra, nos resuelve a exigir tacita y naturalmente, que sea
respetada nuestra calidad de personas libres, sin embargo, no confundamos la
libertad, con el erróneo derecho de ser reaccionarios, explosivos, necios o
rebeldes absurdos, porque es justo aquí donde debemos entender, que entre más
diversidad existan en las filas de la masonería, es mayor la necesidad de ejercer la
tolerancia, la prudencia y el respeto al derecho ajeno.

Justo en el tema de los protocolos mínimos de respeto a los procesos, momentos,


instancias, tiempos, etc. donde la gente de mentalidad profana suele alegar, que
son intentos de acogotar la libertad de expresión, nada más lejos de la realidad,
pues hoy día, muchos padecemos la patología del libertinaje de expresión; es por
ello que nos dotamos de reglas, que permiten a la razón ordenar el intercambio
de ideas y argumentos, no la imposición de doctrinas, la forzada adopción de
ideas que no son propias y la modificación o manipulación de perfiles,
aprovechando la cómoda posición que tenemos, cuando nos hacemos a la tarea,
de “formar al recién iniciado”, no debemos buscar construir talleres repletos de
intelectualoides o de carne que engorde el caldo de falsos caudillos.
La masonería mis HH.·. va más allá de la libertad de expresión, de la libertad de
ideas, del adoctrinamiento o imposición de dogmas, pues pretende alcanzar la
libertad de construcción en común.

Debemos construir entonces, verdaderos templos a la virtud, entusiasmémonos


con la idea de aprovechar al máximo este gimnasio donde el músculo de la
reflexión dialógica será cada día más fuerte.

Mis HH.·., la simple presencia del otro, del diferente, no solo tiene la virtud de
ponernos ante esa parte oculta y oscura de nosotros mismos, también sirve para
la difícil tarea de construir en conjunto un lugar donde todos por muchos que
seamos quepamos en equidistancia y equivalencia.

Averigüemos siempre mis QQ.·.HH.·., cuál es la mejor conducta en cada caso,


reflexionando siempre en el ámbito de la ética congruente, pues lo importante para
un masón, no radica, en tener una respuesta prefabricada para cada situación,
sino en desarrollar la capacidad de proceder a esa averiguación.

Para ello la masonería nos ofrece un eficaz campo de práctica, un gimnasio con
aparatos para uso racional y por veces espiritual, que nos estimula para estudiar
el entorno desde la perspectiva del mundo del hecho, a fin de compartir nuestras
ideas en el seno de la Log.·. para poner a prueba la validez de los argumentos.

Somos los masones del siglo XXI, los que hacemos y logramos que la institución
siga siendo, una propuesta plenamente vigente, válida y legítima para abordar y
resolver la problemática del hombre actual y de su convivencia en nuestro país.

El método que utilizamos para el desarrollo intelectual en nuestros talleres, no


podría ser más adecuado, ya que, sin perder coherencia, conexión y
conocimiento de y con los tiempos pasados, ni mucho menos descalificar a
nuestros hermanos mayores, las nuevas generaciones nos interesamos mucho en
la parte especulativa, pero no descuidamos el aspecto operativo, tratamos de
resolver el presente preñando propuestas para el futuro.
Por eso brindo QQ.·. HH.·., por mantener abierto el debate ético y social
principalmente, sobre como quedan comprometidos los valores humanos reales
en las situaciones que se van planteando en nuestro país.

Ofrezcamos de la masonería, sus principios orientadores por excelencia, en


proporción a las necesidades sociales: desarrollo, laicidad y determinación para
actuar.

A mi HH.·. míos, preparad cañones, apunten

Por la masonería liberal; fuego!


Más fuego!
Por el más sublime de todos los fuegos!

Fraternal y respetuosamente, es cuanto.

V.·. H.·. Vertín Díaz Espinoza.


Or.·. de México.