Está en la página 1de 10

SEGURIDAD CIUDADANA

Carlos Andrés Guillen Quiroz

La seguridad ciudadana es uno de los conceptos que domina el debate sobre la lucha contra la
violencia y la delincuencia en América Latina. El término pone énfasis en la protección de los
ciudadanos y contrasta con el concepto de la seguridad nacional que dominaba el discurso
público en décadas pasadas y que enfocaba más en la protección y la defensa del Estado.

Podemos iniciar señalando que con relación al concepto propiamente dicho de seguridad
ciudadana, no existe una definición exacta de la misma, por ello la normatividad y la doctrina no
es uniforme en su conceptualización.

Existen muchas definiciones sobre este concepto, partiendo desde muchos aspectos o
dependiendo del autor que lo utilice, así que podemos relacionar a la seguridad ciudadana como
por ejemplo, a riesgos o amenazas de tipo no intencional (accidentes de tránsito, desastres
naturales) o de tipo económico y social.

Un punto en que sí concuerdan la gran mayoría de autores es que el término referencia a dos
niveles de la realidad:

Primero, se refiere a una condición o un estado de un conjunto de seres humanos: a la ausencia de


amenazas que ponen en peligro la seguridad de un conjunto de individuos. En ese sentido, el
término tiene un significado normativo. Describe una situación ideal que probablemente es
inexistente en cualquier lugar del mundo, pero que funciona “como un objetivo a perseguir”
(González 2003: 17).

El PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo 2006: 35), por ejemplo, define la
seguridad ciudadana como “la condición personal, objetiva y subjetiva, de encontrarse libre de
violencia o amenaza de violencia o despojo intencional (violento o pícaro) por parte de otros.”

Segundo, se refiere a políticas públicas encaminadas a acercar la situación real a la situación


ideal, es decir, se refiere a políticas que apuntan hacia la eliminación de las amenazas de
seguridad o hacia la protección de la población ante esas amenazas. En ese sentido, el término se
refiere a prácticas sociales empíricamente existentes.

En el trabajo de Héctor Sandoval sobre “SEGURIDAD CIUDADANA: EVOLUCIÓN DEL


CONCEPTO DESDE LA FUNCIÓN POLICIAL Y EL BIEN COMÚN, HASTA LA
SEGURIDAD PRIVADA, CAMBIO QUE TRANSFORMA A LAS POLICÍAS EN POLICÍAS
COMUNITARIAS, UNA TENDENCIA INTERNACIONAL” Este es uno de los conceptos
principales que nace de una noción amplia de la seguridad, que no solo alcanza al Estado, sino
que también a las personas y al desarrollo político, relacionadas no sólo con asuntos derivados de
conflictos fronterizos, terrorismo, delincuencia o narcotráfico, sino con temas referidos a la
desintegración social, la falta de empleo, accesos a los servicios de salud, condiciones de
saneamientos, agua potable, educación, vivienda y sistemas de seguridad social. De esta forma
podemos observar la amplitud del concepto de Seguridad Ciudadana, se constituye en un tema
que tiene un plano político y uno socioeconómico.

Los ciudadanos tienen derecho a sentirse seguros y protegidos en su vida diaria. Durante la
última década, a través del hemisferio se ha visto un creciente reconocimiento al marcado
impacto que el crimen, el conflicto y la violencia tiene sobre la democracia y el desarrollo.
Muchos países en las Américas enfrentan importantes desafíos a su seguridad, principalmente a
partir de actividades de criminales.

No olvidemos que en los últimos 50 años en nuestro país, se han presentado muchas
circunstancias especiales relacionadas con la violencia política, lo que ha generado la amenaza de
una inusual gravedad para la ciudadanía.

Los factores más sobresalientes que son generadores de delincuencia y que ha afectado a la
seguridad de los ciudadanos en Colombia, durante las últimas décadas y que nos servirán para
analizar este tema con más profundidad son : La pobreza, El desempleo, La falta de
oportunidades para una adecuada educación, La impunidad, La falta de un adecuado sistema
penitenciario, La corrupción, La desintegración familiar, La violencia intrafamiliar, La violación
de los derechos humanos, El desplazamiento forzado.

También se encuentran muy definidos, los agentes generadores de violencia y delincuencia, que
corresponden a un mayor grado de amenaza como son, El terrorismo, La delincuencia derivada,
el problema de las drogas ilícitas y La delincuencia organizada, en bandas, mafias o grupos por
modalidades delictivas.

Teniendo en cuenta que ya conocemos los diversos factores que generan la delincuencia y que
trae como consecuencias problemas con la seguridad de los ciudadanos, ahora conozcamos las
estrategias que el gobierno ha creado para luchar contra los actos delincuentes y proveer a los
ciudadanos una calidad de vida que todos soñamos en este país de tanta violencia.

El gobierno de Colombia está luchando en contra de la criminalidad, utilizando una estrategia de


mano dura contra el crimen organizado y la violencia causada por el conflicto armado interno, en
una modalidad denominada de "seguridad democrática". Efectivamente, a partir de los años
noventa, el gobierno colombiano comenzó a lanzar políticas de seguridad, como la "Estrategia
Nacional contra la Violencia" (1991), el "Programa Seguridad para la Gente" (1993), y más
recientemente las políticas de "Seguridad Democrática y Consolidación de la Seguridad
Democrática", correspondientes a los dos períodos de gobierno del presidente Uribe (2002-2007
y 2007 hasta el presente). Asimismo, el gobierno nacional se ha encargado de gestionar la
promulgación de una legislación propia sobre el tema de seguridad ciudadana, en donde, no sólo
se involucra a las instituciones del gobierno, sino también a la población civil. En este sentido, se
han gestionado instrumentos como la Ley 62 de 1993, a través de la cual se organiza la Policía
Nacional y el Sistema Nacional de Participación Ciudadana en la misma, y el Decreto Ley 2188
de 1995, el cual reglamenta todo lo concerniente con el tema de seguridad ciudadana.

De acuerdo a lo anterior, y centrándonos en nuestra Policía Nacional, se ha exigido a ésta, una


actitud y una preparación que también registra unas características especiales que aparentemente
la alejan de su verdadera misión y que la ha hecho calificar como una Policía militarizada por
quienes no conocen la realidad de la situación.

La necesidad de dotar a la Policía de sofisticadas armas para poder hacer frente a la amenaza de
la delincuencia organizada, no significa que por ese solo hecho se haya entrado en una filosofía
militarista, obedece solo a la necesidad de defender a la ciudadanía de unos delincuentes armados
de fusiles y ametralladoras que actúan en grandes grupos para asesinar, secuestrar, extorsionar y
sembrar el terror en la gente de bien. La Policía Nacional de Colombia ha conservado siempre su
vocación civilista y de acercamiento a la comunidad, son muchos los ejemplos que pudiéramos
citar como la creación de frentes de seguridad ciudadana, la organización de escuelas de
seguridad, las campañas de acercamiento y conocimiento entre la ciudadanía por cuadras, barrios
o sectores que ha resultado determinante para la seguridad y para la toma de conciencia sobre el
aporte que cada ciudadano y cada comunidad debe hacer para su propia seguridad.

El reconocimiento del Alcalde como primera autoridad de policía de la localidad y el trabajo


conjunto con la Policía Nacional para enfrentar la amenaza delincuencial son demostraciones más
que suficientes para ratificar la concepción civilista de la Policía colombiana. Diferente es que en
ocasiones, especialmente en zonas rurales, se vea en la necesidad de trabajar con el apoyo de las
Fuerzas Militares cuando su capacidad operativa resulta insuficiente para conjurar la amenaza
criminal, caso comparable con la necesaria coordinación que debe existir con la rama judicial
para el manejo de la delincuencia. En buena hora que la crítica situación que vive nuestro país, se
está manejando con una Policía muy profesional, con el más alto grado de compromiso y entrega
al servicio público y con la intención indeclinable de cumplir con el deber de proporcionar a sus
conciudadanos las condiciones mínimas necesarias para convivir pacíficamente y trabajar por el
desarrollo de la comunidad.

Analizando esto desde mi punto de vista, ya podemos ver que este proceso de seguridad
ciudadana no está en manos de una sola entidad, sino que es un trabajo cooperativo entre varios
sectores a nivel público, político, social y económico.

En lo general y en lo específico por sectores, se debe diseñar una estrategia que comprometa a
todas las autoridades y la comunidad, para poder interactuar con las soluciones que correspondan
a cada una de las entidades o sectores y obtener los resultados que permitan un oportuno control
de todos los motivos de perturbación y de desorden.

La iniciativa la debe tomar cualquiera de las instituciones comprometidas con la seguridad


ciudadana pero generalmente la toma la Policía por cuanto es la institución que más cerca
permanece de la comunidad y quienes más comparten la cotidianidad social. La respuesta de cada
uno de los organismos que deben interactuar, debe corresponder a una coordinación que se
establezca en consejos regionales o locales de seguridad ciudadana, los cuales deben funcionar
como una forma de lograr un trabajo policial que verdaderamente atienda las inquietudes de la
comunidad y que se apoye en las instituciones que deben coadyuvar a la solución de los
problemas.

La seguridad ciudadana no puede reducirse únicamente a buscar soluciones a problemas de


criminalidad. La problemática es muy compleja, hay problemas de sanidad, de medio ambiente,
de urbanismo, de formación; es el resultado de desigualdades crecientes en el acceso a los
recursos; se pone en juego conflictos de intereses, sobre todo con respecto a la división y al uso
del espacio y de los ritmos de la ciudad (tiempo libre por la noche, deportes, prostitución). La
inseguridad es un riesgo urbano al que hace falta darle respuestas civiles.

El problema radica, por otro lado, en que el ciudadano común, razonando con los elementos a su
alcance, delante del incremento de la sensación de inseguridad, inequívocamente pide, en primer
lugar, más presos y más penas y, en segundo lugar, más policías. Los responsables de las
administraciones habrán de hacer todo lo posible para no caer en esta simplificación y poder
actuar sobre las causas de la sensación térmica de seguridad.

Podría analizarse el problema de la Seguridad Ciudadana, desde el punto de vista de la falta de


claridad respecto a las normas vigentes que regulan la conducta social, lo que favorece la
trasgresión de ellas.

Es por ello que para que un sistema social se desarrolle en armonía y equilibrio entre libertad e
igualdad, sus integrantes deben tener la claridad de cuáles son sus límites y obligaciones para con
la sociedad, de lo contrario cuando estos límites no están fijados, o no son de fáciles
determinación respectos de los derechos y obligaciones que a cada uno de los integrantes de la
sociedad le competen, se rompe el equilibrio natural y social, facilitando e instando el actuar de
los transgresores en todo orden de cosas.

Ante la Inseguridad la ciudadanía se siente realmente comprometida y tiene disposiciones claras a


respetar y cumplir respecto a los límites de sus atribuciones. Es así como por ejemplo, la
señalización vial, por una parte corresponde a las Municipalidades y por otra parte a la Dirección
de Vialidad y el control de ambas compete a Carabineros, sin embargo las dos primeras, para
ejecutar sus trabajos, si cuentan con normas establecidas, pero no se respetan, lo cual crea un
desconcierto de la ciudadanía.
El problema existe y permanece al no haber una regularización, debido a que no se sabe quién
fija las reglas o cuáles quedan en desuso u cuáles son las que aplican a partir de ese momento. Sin
embargo, para que estas normas funcionen, Carabineros las debe fiscalizar destinando personal
para ello.

Por lo que debe entenderse que el concepto de Seguridad Ciudadana sólo es posible si hay
libertad, esta sólo es posible a su vez si hay seguridad, estos conceptos presentan entonces, como
interdependientes, puesto que cada uno es la condición necesaria para la existencia del otro.

La Seguridad Ciudadana es la condición, la situación social que permite y asegura el libre


ejercicio de los derechos individuales y colectivos de las personas y la percepción por parte de
estas de tal situación. Gran parte de los datos disponibles permite sostener, con alto grado de
certeza, que la sensación de inseguridad es mayor de lo que pueda acreditarse objetivamente, en
gran medida, producto del papel que desempeñan los medios de comunicación social.

De alguna manera generalmente se asocia la Seguridad Ciudadana con el concepto de orden


público, sin embargo este concepto debe centrarse en una amplia protección de las personas, en
sus distintas formas.

La Seguridad es un derecho colectivo, fundado en la solidaridad y en el interés común; si el


estado es sobrepasado y se percibe debilidad en el aspecto de resguardo de los intereses de la
ciudadanía, estos buscarán la autodefensa y se concederá licitud a cualquier conducta que parezca
garantizar al individuo su seguridad. En este mismo instante nace una nueva inseguridad, que
denominamos Temor.

Hacia fines del XIX, Alexis de Torqueville, en su obra “La democracia en América”, señalaba
que “el amor a la tranquilidad pública, es frecuentemente la única pasión política que conservan
los pueblos y ella se va haciendo más activa y poderosa a medida que las demás se debilitan y
mueren”. Al entender la seguridad ciudadana como un derecho individual, se promueven y
propician medidas de carácter individual de autodefensa, además de contar con políticas que
proponen la generación de planes y medidas dirigidas a actuar en forma rápida y eficaz para
evitar los hechos ilícitos dentro de la sociedad. De este modo, la capacidad de respuesta
dependerá de las capacidades individuales para acceder a estas formas de protección.
Sin duda alguna, las medidas de autodefensa incidirán negativamente sobre el sentimiento de
inseguridad de la población, por cuanto la visión o imagen de fortaleza de una casa, barrio,
comuna, condominio u otra, indicará que el lugar es inseguro y que se encuentra fortificada
porque está expuesta a peligros reales e inminentes.

Esta forma de enfrentar el problema, introduce un nuevo factor: la desigualdad, entendiéndose


que quienes tienen más, pueden protegerse más; además, no se debe dejar de pensar que detrás de
estas formas de seguridad, giran los intereses económicos, a quienes les resulta conveniente y
rentable mantener el sentimiento de inseguridad para aquellos que poseen más bienes, por lo
tanto según estos están más expuestos al delito, y así resulta ser más beneficioso para poder
entender la seguridad como un derecho individual, en el sentido que ella se convierta en un buen
privado, distribuido en forma desigual en los distintos estratos sociales y bastante ajeno a la
función del estado.

De esta manera, cada acción que se emprenda para aumentar los índices de seguridad será una
acción útil, no sólo para el que la ejecuta, sino también para los otros que forman parte de la
comunidad; así la seguridad ciudadana, está fundada en el sentimiento de la solidaridad de las
personas y es un bien público, gestionado y distribuido por el Estado.

La Seguridad Ciudadana, está enmarcada dentro de las políticas criminales, dentro de los límites
que plantean los principios democráticos y mantienen la acción del , dentro de los márgenes que
imponen el respeto irrestricto a los derechos humanos.

La seguridad ciudadana enfrenta los desafíos al orden público, político, social y económico
generado por el crimen común, el crimen organizado transnacional, la violencia, el temor y la
inseguridad.

La seguridad ciudadana enfatiza la protección de los individuos, de las comunidades locales y las
instituciones democráticas de los desafíos internos y externos que los afectan.

La seguridad ciudadana enfrenta una creciente descentralización, debido principalmente a que el


conocimiento de las realidades locales, necesidades y cultura es esencial para diseñar y ejecutar
políticas públicas y prácticas de la sociedad civil destinadas a prevenir el crimen e incrementar la
seguridad ciudadana.
La seguridad Ciudadana reconoce que un sector seguridad transparente y responsable es un
elemento clave para la gobernabilidad democrática.

Analizando todo lo anterior, vamos ahora a contrastar lo que el gobierno busca en materia sobre
este tema, veamos lo que se debate con la nueva ley de seguridad ciudadana, que busca darle
herramientas a la justicia y a la Policía para avanzar en la seguridad de las ciudades. La Ley
modifica el Código Penal, el Código de Procedimiento Penal y el Código de Infancia y
Adolescencia. En total la Cámara aprobó 71 de los 99 artículos que contemplaba el proyecto
inicial.

En uno de los puntos se da facultades extraordinarias al Gobierno para que cree en la Fiscalía los
puestos de trabajo necesarios para combatir la delincuencia.

A manera de conclusión, opino que los problemas de delincuencia y crímenes que se generan
entre los ciudadanos tienen su raíz en la formación que se les imparte a cada una de las personas
desde su núcleo familiar, entendiendo que la familia es el eje de la educación en Colombia, pero a
ello agregamos que todos no tenemos las mismas oportunidades de educación, empleo, salud y
otras formas de buscar un bien común en el que podamos vivir de una manera íntegra. Tenemos
derechos, pero hoy en día se violan esos derechos, hay un gran monopolio de situaciones en
nuestro país, que ha generado un gran desencadenamiento de diferentes factores en lo político,
social y económico.

La policía nacional ha colaborado mucho en los programas que maneja con la comunidad, pero
este no es el papel de un solo ente para buscar la seguridad entre los ciudadanos, otras
instituciones deben trabajar en conjunto con nuestra policía.

Hoy en día Colombia ha invertido en muchos proyectos, pero miremos la realidad de lo que se
vive a nivel de salud y educación, y centrándome en lo que respecta a educación, uno de los
antídotos más efectivos contra la violencia en Colombia es invertir en educación.

Que será más importante hoy en día, invertir en una cantidad de obras de ingeniería, si hay
muchas familias inmersas en la pobreza y en problemas de salud, donde está la igualdad, a donde
quedan los derechos de los colombianos.
La educación es importante, y para ello, debe haber más oportunidades para las familias
colombianas que están desamparadas. Pero hay que entender también que estos problemas surgen
desde muchos otros problemas, que generan otros y otros. La vida es un conjunto de factores
asociados que cuando se deteriora uno de ello, se genera un desequilibrio y es ahí en donde se nos
salen de las manos la manera de vivir en una sociedad.

En fin, Seguridad ciudadana, ¿Qué significa? ¿Cómo se logra? ¿Quiénes actúan?

El término seguridad proviene de la palabra securitas del latín. Cotidianamente se puede referir a


la seguridad como la ausencia de riesgo o también a la confianza en algo o alguien. Sin embargo,
el término puede tomar diversos sentidos según el área o campo a la que haga referencia.

Ciudadano es en general, la persona registrada por las autoridades, que forma parte de
una sociedad. La condición de miembro de dicha comunidad se conoce como ciudadanía, y
conlleva una serie de deberes y una serie de derechos que cada ciudadano debe respetar y hacer lo
suyo para que se cumplan como un ciudadano. El término tiene su origen en ciudad, ya que
originalmente ésta era la unidad política más importante. Con el tiempo la unidad política pasó a
ser el Estado y, hoy en día, nos referimos a ciudadanos y ciudadanas respecto a un Estado (por
ejemplo, ciudadanos españoles).

Rousseau en su momento describió la diferencia entre ciudadano y hombre según lo que cada uno
perseguía, para él el hombre persigue la felicidad, mientras que el ciudadano busca la justicia.

Unificando los dos conceptos, ahora podemos decir, que seguridad ciudadana se puede referir a la
confianza de los ciudadanos para desarrollarse íntegramente en el entorno que se desenvuelve,
cumpliendo unos deberes y respetándosele sus derechos.

La seguridad ciudadana se puede lograr unificando todos los estamentos que de alguna manera u
otra hacen parte de este proceso, no solamente son las fuerzas militares, las de orden público, es
el gobierno en conjunto, las instituciones educativas en su función de educar, las oportunidades
de empleo, la salud, etc; y lo más importante el núcleo familiar, la base de la enseñanza de los
valores éticos y morales apropiados para los ciudadanos que conforman esta gran nación.

Para terminar recordemos que mucho podemos hacer desde cada uno de nosotros, desde nuestro
papel como ciudadano , pero hay una barrera por la cual se desencadena una gran ola de
problemas a nivel político, social y económico, esa barrera es el conflicto interno en nuestro país,
que se ha sufrido consecuencias y el manejo de los temas de convivencia y seguridad ciudadana
es responsabilidad de las autoridades locales, a saber, alcaldes municipales y gobernadores. Sin
embargo, hasta hace algo más de un año la gran mayoría de los mandatarios locales no habían
asumido esta responsabilidad, dejándola en manos de las autoridades de seguridad y justicia.