Está en la página 1de 2

CONCEPCIONES ESTRUCTURALISTAS

INTRODUCCIÓN. -
En filosofía de la ciencia se conoce como Estructuralismo al programa de
reconstrucción de las teorías físicas propuesto por Sneed(1981) y reelaborado y
divulgado por Stegmüller y Moulines. Moulines propone una definición de la filosofía de
la ciencia meramente interpretativa. Para Moulines, el estructuralismo es
esencialmente una teoría acerca de las teorías científicas, acerca de su identidad,
estructura, relaciones mutuas y evolución. Son dos las obras claves del
estructuralismo: “An Architectonic for Science” de Balzer, y “Logical Structure of
Mathematical Physics” de Sneed, libro que va a constituir los cimientos para la
evolución de la actual filosofía de la ciencia. La idea de que el formalismo de Sneed
constituye el nuevo marco de referencia para tratar el problema de la estructura y el
cambio de las teorías científicas, deben su difusión a Stegmüller, ya que él es quien
hace hincapié en ello.
La idea fundamental de este nuevo enfoque de la filosofía de la ciencia se puede
enunciar así: una teoría científica consta de dos componentes principales, un núcleo y
un conjunto de aplicaciones propuestas (intended) de la teoría. El primero es una tiene
un carácter matemático; mientras que los segundos constituyen modelos del primero.
Analizar una teoría científica es tratar de comprender su estructura matemática o
núcleo estructural, así como ubicar el conjunto de sus aplicaciones. De esta manera se
combinan en la teoría de la ciencia el análisis formal y encontrar las aplicaciones
paradigmáticas que constituyen un componente esencial de la teoría. El análisis de
Sneed permite distinguir claramente cuando uno hace uso de una teoría y la teoría
misma. Una teoría es un compuesto de un núcleo estructural abstracto más un
conjunto de pretendidas aplicaciones de ese núcleo. La propuesta de Sneed es
relativizar el término teórico, no se hablará de términos teóricos frente a términos
observacionales, sino simplemente de términos teóricos en relación con la teoría, y de
términos no teóricos con respecto a ella.
La definición que se propone para el término teórico es esta: una función f se
considera teórica con respecto a una teoría si la determinación de los valores de f
supone la validez de la teoría. Esta definición de teoría pone de manifiesto el problema
básico que plantea la presencia de términos teóricos: si el valor de una afirmación
empírica en que aparece un término teórico, depende de la validez de la teoría y ésta
sólo se puede establecer estableciendo la validez de sus afirmaciones empíricas,
estamos condenados al círculo vicioso o al regreso al infinito. Desde el momento en
que una teoría no es equivalente al conjunto de sus afirmaciones empíricas, sino que
es una estructura abstracta más, no se puede refutar esta teoría, ya que puede estar
correcta o ser falsa. Esto no implica conceptualizar la labor del científico normal como
una tarea sin crítica: el científico es perfectamente racional dentro de su paradigma
cuando trata de encontrar expansiones del núcleo de su teoría y del conjunto de sus
aplicaciones.
Desde este punto de vista es posible el progreso científico dentro de un paradigma
como una forma de progreso “normal”. El desarrollo normal de una teoría consiste en
la expansión de su núcleo mediante leyes específicas y la expansión del conjunto de
las aplicaciones. Las revoluciones científicas de que habla Kuhn pueden entenderse
como progresos científicos si la teoría desplazada puede ser acoplada de alguna
manera a la nueva teoría. Se puede hablar así no de progreso absoluto de la ciencia
sino de un progreso relativo a una determinada línea de desarrollo. Inventar una teoría
es construir una estructura y proponer un conjunto de aplicaciones. Sneed tiene el
mérito evidente de haber proporcionado instrumentos analíticos poderosos para
encontrar los aspectos lógicos presentes en la historia del desarrollo científico, hasta el
punto de que hoy puede parecer anticuada la pregunta del debate entre Kuhn y
Popper, pero también comprender que esta no es la única manera de superar los
planteamientos analíticos de la filosofía pos analítica de la ciencia.