Está en la página 1de 41

1

Expediente : 06347-2018-0-0401-JR-LA-01
Especialista : Llerena Zevallos Ketty Susan
Cuaderno : Principal
Escrito N° : 01
Sumilla: CONTESTACIÓN DE DEMANDA

SEÑOR JUEZ DEL PRIMER JUZGADO DE TRABAJO DE LA CORTE


SUPERIOR DE JUSTICIA DE AREQUIPA:

SOCIEDAD MINERA CERRO VERDE S.A.A., representada por su


Apoderado, CARLOS ENRIQUE MELENDEZ PANTA, identificado con DNI.
Nº 40902311, con domicilio real en Avenida Alfonso Ugarte Nº 304, Cercado,
Arequipa, con domicilio procesal en Calle Los Robles Nro. 153, Urb. Orrantia,
Cercado, con casilla electrónica Nro. 2589; en el proceso de REPOSICIÓN POR
DESPIDO FRAUDULENTO, seguido por VALDIVIA DIAZ MILWARD
MARINO, ante Usted respetuosamente decimos:

Negamos la demanda en todos sus extremos, por lo que solicitamos que en su


oportunidad sea declarada infundada conforme los siguientes fundamentos y
consideraciones:

I. CONTESTACIÓN DE DEMANDA:

I.1. RESPECTO LA PRETENSIÓN DEMANDADA:

Conforme se advierte de la subsanación de la demanda, el Sr. Valdivia Díaz


expresamente, solicita:

“II. PETITORIO
(…)
“1. SOLICITO a su Despacho declare nulo e inaplicable el despido
fraudulento ejecutado en mi contra; en consecuencia, ordene a la parte
demandada cumpla con REPONER AL DEMANDANTE EN SU
PUESTO DE TRABAJO DE TECNICO III OPERADOR CAMION DE
ACARREO…”
2

“2. SOLICITO, declare la desnaturalización de los contratos de trabajo


temporales suscritos con la parte emplazada; y declare la existencia de
una relación de trabajo a plazo indeterminado por el periodo
comprendido desde el 15 DE JULIO DE 2013 al 28 DE JUNIO DE
2018.”

“…SOLICITO COMO PRETENSIÓN SUBORDINADA del pedido que


se declare nulo e inaplicable el despido fraudulento; pido a su Despacho,
en el supuesto negado, que considere que cometí falta laboral, esta SEA
REFORMADA DEL DESPIDO A UNA SANCIÓN DE SUSPENSIÓN Y
SE ORDENE MI REPOSICIÓN…”

I.2. SITUACIÓN LABORAL DEL DEMANDANTE.-

El demandante ingresó a laborar para Sociedad Minera Cerro Verde S.A.A. en el


cargo de Técnico III Camión Cisternas – Agua, mediante contrato de trabajo a
plazo fijo de fecha 15 de julio de 2013, de conformidad con lo dispuesto en el
artículo 82° del TUO del D. Leg. 728.

Posteriormente, con fecha 01 de enero del 2015 el demandante y la empresa


celebraron contrato de trabajo sujeto a modalidad de naturaleza temporal por
incremento de actividad, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 57° del TUO
del D. Leg. 728, celebrándose sucesivos contratos y prórrogas por esta modalidad.

Finalmente, con fecha 01 de septiembre de 2017 el demandante fue contratado


bajo contrato sujeto a modalidad por necesidades de mercado, celebrado al
amparo de lo dispuesto por el Art. 58° del TUO del D. Leg. 728, celebrando
sucesivos contratos y prórrogas mediante esta modalidad.

Con fecha 28 de junio del 2018, al demandante se despidió por la comisión de


falta grave tipificada en los incisos a) y c) del Art. 25° del TUO del Decreto
Legislativo Nº 728, conforme se advierte de la carta de despido que obra como
anexo 1-W de la demanda.

II. FUNDAMENTOS DE LA CONTESTACIÓN DE DEMANDA.-


3

II.1. RESPECTO LA PRETENSIÓN DEL DEMANDANTE SOBRE SE


DECLARE UN CONTRATO DE TRABAJO DE DURACIÓN
INDETERMINADA DESDE EL 15 DE JULIO DE 2013 AL 28 DE JUNIO
DE 2018:

II.1.1. Del contrato celebrado con el demandante conforme al Art. 82° del TUO D.
LEG. Nº 728:

A. El Sr. Valdivia suscribió un contrato de trabajo con Sociedad Minera Cerro Verde
S.A.A., con fecha 15 de julio de 2013, al amparo de lo dispuesto por el artículo
82° del TUO del D. Leg.728, con el objeto de realizar labores del personal que
concurría a capacitación en Seguridad e Higiene Minera, sin embargo sostiene en
el numeral 23.1. que estos se han desnaturalizado debido a que la causa objetiva
determinante de este tipo de contrato no es congruente con la causa objetiva
invocada en el contrato, toda vez de que se habría contratado al demandante para
efectuar labores en la oportunidad que los trabajadores concurran a capacitación,
lo que es incorrecto, conforme lo señalo a continuación:

De acuerdo a lo dispuesto por el artículo 82° del TUO del D. Leg.728, se


establece con claridad, lo siguiente:

“Art. 82.- Cualquier otra clase de servicio sujeto a modalidad no


contemplada específicamente en el presente título podrá contratarse,
siempre que su objeto sea de naturaleza temporal y por una duración
adecuada al servicio que debe prestarse.”

Al respecto, señala Luis Gonzales Ramírez 1, en su libro Modalidades de


Contratación Laboral, que: “El artículo 82° del TUO de la Ley de Productividad
que regula la figura de contratación innominada representa una norma abierta
para la celebración de contratos temporales cuya causa objetiva no se

1
GONZALES RAMIREZ, Luis. Modalidades de Contratación Laboral. Gaceta Jurídica, Lima, 2013, pp.
61 y 62.
4

encuentre tipificada. Por ende, operaria como un supuesto subsidiario de


contratación modal regulados.” (Subrayado y resaltado nuestro).

En ese sentido, de conformidad con la doctrina, la contratación del demandante


según el artículo 82°, fue celebrado de conformidad con la normativa vigente, en
razón de que con fecha 01 de enero de 2011 se promulgó el D.S. 055-2010-EM,
Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional (en adelante, el RSSO), el cual
obligaba a las empresas mineras, capacitar a sus trabajadores dentro de la jornada
de trabajo; por lo que se generó una demanda de fuerza laboral la cual fue
necesario suplir con la contratación del demandante.

Reiteramos, a raíz de la promulgación del D.S. Nº 055-2010-EM se generó la


necesidad de contar con personal adicional de modo temporal, ya que el tiempo
que cada trabajador dedicaba a labor productiva, tuvo que ser destinada a
capacitación en seguridad y salud minera, lo que generó naturalmente un déficit
de horas/hombre en las áreas productivas, por tal razón, los trabajadores del área
Proyectos Mina concurrían a la capacitación en Seguridad e Higiene Minera que
la Ley obligaba (artículo 69° del Decreto Supremo 055-2010-EM), en distintos
lugares fuera del asiento minero, esto es en las instalaciones de TECSUP,
Universidad la Salle, entre otras.
Conform
e se advierte del informe Sustento para Contratación de personal – Valdivia Díaz
Milward Marino, emitido por la Superintendencia de Operaciones Mina Acarreo
de fecha Marzo de 2019, adjunto a la presente, está acreditado que el demandante
fue contratado debido a la exigencia del artículo 69° del D. S. Nº 055-2010-EM,
esto es que debíamos capacitar a los trabajadores dentro de la jornada de trabajo,
lo cual ocasionó un déficit de mano de obra, el cual tuvo que ser cubierto por
trabajadores con contratos temporales, asimismo, como se advierte de la clausula
segunda del contrato a plazo fijo, adjunto a la demanda (Anexo 1-B), el Sr.
Valdivia fue contratado para que realice la labor del personal que concurría a
capacitarse, NO fue contratado para que realice las labores del personal en la
5

oportunidad que éstos se capacitaran, -reitero- fue contratado para que


realice la labor de del personal en capacitación, la misma
que realizó en la jornada de trabajo y rol de trabajo a la
que estuvo sujeto, razones por las cuales, el hecho de que
haya realizado labores en un rol de turno no
desnaturaliza la relación laboral, pues como se tiene
acreditado, fue contratado para realizar las labores del
personal en capacitación.

En ese sentido, en cumplimiento de lo dispuesto por el artículo 69° del Decreto


Supremo Nº 055-2010-EM, las empresas mineras teníamos la obligación de
capacitar a los trabajadores, lo que generaba la necesidad de contratación de
personal con la finalidad de que realice labor del personal en capacitación, ya que
según la norma se debía efectuar en horas de trabajo; sin embargo, el demandante
señala que sus contratos se habrían desnaturalizado toda vez que realizaba
funciones permanentes y que nunca efectuó labores en la oportunidad que los
trabajadores concurrían a capacitación, lo que no es cierto, debido a que el
demandante ingresó a laborar para suplir la demanda de mano de obra en las áreas
productivas, las cuales lógicamente constituyen labores permanentes de la
empresa, pues como se tiene dicho, se le contrató para que realice la labor de los
trabajadores que concurrían a capacitarse, labor en el cargo de Técnico III Camión
Cisternas-Agua que es permanente, además, es importante resaltar que el actor fue
contratado para que realice las labores del personal en capacitación, NO FUE
CONTRATADO PARA QUE REALICE LAS LABORES EN LA
OPORTUNIDAD QUE EL PERSONAL CONCURRÍA A CAPACITARSE, ello
ha quedado acreditado con los contrato a plazo fijo; razones por las cuales, el
argumento respecto de que el contrato de trabajo se ha desnaturalizado por haber
realizado labores de carácter permanente en la oportunidad que el personal se
capacitaba queda totalmente desvirtuado.
6

B. Asimismo, el demandante sostiene equivocadamente que la causa objetiva de


contratación en dicho contrato jamás se cumplió, dado que no remplazó a ningún
trabajador estable en capacitación, y además se encontraba en el rol de trabajo
programado mensualmente por el área de Operaciones MINA, laborando en
turnos rotativos, sin embargo, el demandante no toma en cuenta que esta
contratación atípica no implicaba de ninguna forma suplir nominativa o
personalmente a alguno de los trabajadores, sino completar la fuerza de
trabajo global, afectada por la necesidad de más trabajadores generada por la
norma, como prestación específica con un inicio y un fin.

Por lo que, la contratación obedece a un supuesto de temporalidad, toda vez que el


demandante fue contratado para completar el déficit de horas hombre debido
a la obligación de realizar capacitaciones, es por ello que ante la necesidad de la
empresa de no paralizar su producción y no perjudicarse económicamente, se
celebró éste tipo de contratos que no son contrarios a la Ley; por tanto, el contrato
de trabajo a plazo fijo ha sido celebrado válidamente y se enmarca dentro de lo
dispuesto por el artículo 82° del TUO del Decreto Legislativo 728, que permite la
celebración de una contratación atípica, que en el caso de autos se ha configurado,
toda vez, que el programa de capacitación nos obligaba a capacitar a nuestro
personal dentro de la jornada de trabajo, por lo que, se entiende como servicio
efectivamente prestado.

C. El demandante sostiene que fue contratado para operar camión cisterna, sin
embargo operó camión acarreo, lo que no es cierto como lo señalo a continuación:

Al respecto, como se advierte de los medios probatorios ofrecidos por el


demandante no existe prueba alguna que pruebe que haya realizado labores
distintas para las que fue contratado, por el contrario, se advierte en mérito al
contrato a plazo fijo, el cual obra en autos, que el Sr. Valdivia realizó labores
como Técnico III Cisterna – Agua, razones por las cuales queda desvirtuado el
argumento de que realizó labores como Operador de camión de Acarreo.
7

Asimismo, como se advierte de las posiciones del cargo de Técnico III Camión
Cisternas- Agua, adjunta a la presente, el demandante realizó labores conforme el
cargo para el que fue contratado.

En consecuencia, conforme los fundamentos expuestos y más aún conforme el


Art. 69 del D.S. Nº 055-2010-EM, está acreditado que los contratos de trabajo
celebrados con el demandante respondieron a una modalidad atípica de
contratación temporal, conforme lo dispuesto por el citado artículo 82° del TUO
del D. Leg.728, por lo que se encuentran válidamente celebrados.

II.1.2. Contrato por Incremento de Actividad – bajo lo dispuesto por el Art. 57° del
TUO del D. LEG. Nº 728:

A. Conforme el contrato de trabajo por incremento de actividad de fecha 01 de enero


de 2015, adjuntado a la demanda (Anexo 1-E), se advierte que el Sr. Valdivia y
Sociedad Minera Cerro Verde S. A.A. celebraron un contrato de trabajo sujeto a
modalidad, al amparo de lo dispuesto por el artículo 57° del TUO del D. Leg.728,
con el objeto de cubrir el incremento de las actividades debido a la ampliación de
la empresa; sin embargo, sostiene en el numeral 23.4 de la demanda que se ha
desnaturalizado debido a que a la fecha de despido había cumplido más de 3 años
de servicios, lo que no es cierto conforme los siguientes fundamentos:

Al respecto, conforme los contratos de trabajo que obran en autos, se advierte que
el demandante ingresó a laborar para Sociedad Minera Cerro Verde S.A.A. en el
cargo de Técnico III Camión Cisternas – Agua, mediante contrato de trabajo a
plazo fijo de fecha 15 de julio de 2013, de conformidad con lo dispuesto en el
artículo 82° del TUO del D. Leg. 728. Posteriormente, con fecha 01 de enero del
2015 el demandante y la empresa celebraron contrato de trabajo sujeto a
modalidad de naturaleza temporal por incremento de actividad, de conformidad
con lo dispuesto por el Art. 57° del TUO del D. Leg. 728, celebrándose sucesivos
8

contratos y prórrogas por esta modalidad. Finalmente, con fecha 01 de septiembre


de 2017 el demandante fue contratado bajo contrato sujeto a modalidad por
necesidades de mercado, celebrado al amparo de lo dispuesto por el Art. 58° del
TUO del D. Leg. 728, celebrando sucesivos contratos y prórrogas mediante esta
modalidad hasta el 28 de junio del 2018, fecha en la cual se despidió al
demandante por la comisión de falta grave.

En tal sentido, en mérito a los contratos de trabajo celebrados con el demandante,


los cuales, han sido ofrecidos como medios probatorios de la demanda, el Sr.
Valdivia ha celebrado distintas modalidades de contratación, las cuales en su
totalidad no han excedido el plazo establecido en el Art. 74° del TUO del Decreto
Legislativo Nº 728, por lo que, el argumento de que la relación se ha
desnaturalizado debido a que ha excedido el plazo máximo de contratación resulta
improcedente e infundado y fuera de toda lógica legal.

B. El demandante sostiene en el numeral 24.7 de la demanda que el contrato se ha


desnaturalizado debido a que la prórroga del contrato de trabajo por incremento de
actividad suscrito el 01-01-2016 al 30-06-2016 en la clausula 2da se establece que
el contrato a plazo fijo suscrito el 15-07-2013 se le denominará contrato inicial, lo
cual es incorrecto conforme lo señalo a continuación:

Al respecto, el error no es fuente de derecho, y si bien es cierto, existe un error


material en las prórrogas del contrato de trabajo por incremento de actividad
suscritas el 01 de enero de 2016 y siguientes, se entiende que el contrato principal
que da origen a las prórrogas de contratación siguientes es el contrato de trabajo
sujeto a modalidad de fecha 01 de agosto de 2015, por lo tanto, está acreditado
que el contrato primigenio que da origen a las prórrogas de fecha 01 de enero de
2016 y siguientes, es el contrato de trabajo de fecha 01 de agosto de 2015, por lo
que, el argumento de que el contrato de trabajo por incremento de actividad se ha
desnaturalizado debido a un error material está desvirtuado, toda vez de que el
error no es fuente de derecho.
9

En consecuencia, de conformidad con los fundamentos expuestos, y, más aún, en


mérito al contrato de trabajo por incremento de actividad y las prórrogas del
contrato de trabajo sujeto a modalidad de naturaleza temporal por incremento de
actividad, se advierte que no se superó del límite legal en la duración del
mencionado contrato. Y que no existe argumento por parte del demandante que
desvirtué la causa objetiva del mencionado contrato, por lo que el argumento de
que el contrato está desnaturalizado debido a que se ha superado el máximo legal
de contratación resulta infundado.

II.1.3. Del contrato de trabajo por Necesidad de Mercado celebrado con el demandante
conforme al Art. 58° del TUO D.LEG. Nº 728:

En mérito al contrato de trabajo sujeto a modalidad por necesidad de mercado de


fecha 01 de septiembre de 2017, adjuntado a la demanda (Anexo 1-M), está
acreditado que Sociedad Minera Cerro Verde S.A.A. y el demandante, celebraron
un contrato al amparo de lo dispuesto por el Art. 58° del TUO del Decreto
Legislativo N° 728, cuya causa objetiva de contratación fue atender el incremento
coyuntural de la producción, originado por la variación sustancial de la demanda
del cobre en el mercado, lo que generó el incremento del precio del mismo; sin
embargo, el demandante sostiene en el fundamento 24.12 y siguientes de los
fundamentos de su demanda, que las causas objetivas inscritas en el contrato son
puras especulaciones por lo que no están basadas en hechos reales, lo cual resulta
equivocado, conforme los siguientes fundamentos:

El artículo 58° del TUO del Decreto Legislativo N° 728, expresamente señala:

“Artículo 58º.- El contrato temporal por necesidades del mercado es aquel


que se celebra entre un empleador y un trabajador con el objeto de
atender incrementos coyunturales de la producción originados por
variaciones sustanciales de la demanda en el mercado aun cuando se
trate de labores ordinarias que formen parte de la actividad normal de la
empresa y que no pueden ser satisfechas con personal permanente. Este
10

puede ser renovado sucesivamente hasta el término máximo establecido


en el Artículo 74º de la presente Ley.
En los contratos temporales por necesidades del mercado, deberá constar
la causa objetiva que justifique la contratación temporal.
Dicha causa objetiva deberá sustentarse en un incremento temporal e
imprevisible del ritmo normal de la actividad productiva, con exclusión de
las variaciones de carácter cíclico o de temporada que se producen en
algunas actividades productivas de carácter estacional.” (el subrayado el
propio)

En esa misma línea, Luis Gonzales Ramírez2 sostiene en su libro Modalidades de


Contratación Laboral, que: “Mediante esta modalidad se podrá contratar por un
máximo de cinco años a trabajadores para atender incrementos coyunturales de
la producción por variaciones sustanciales de la demanda en el mercado, aun
cuando se trate de labores ordinarias que forman parte de la actividad normal
de la empresa…”.

Por tal razón, de conformidad con la doctrina y el Art. 58° del TUO del Decreto
Legislativo N° 728, Sociedad Minera Cerro Verde S.A.A. contrató al demandante
para atender incrementos coyunturales de la producción que provinieron de
variaciones sustanciales de la demanda del cobre en el mercado. En tal sentido,
conforme se advierte de la segunda cláusula del contrato de trabajo sujeto a
modalidad por necesidad de mercado, celebrado con el demandante, se estableció
como causa objetiva de contratación, la siguiente:

“SEGUNDA. - DE LA CONTRATACIÓN
La causa objetiva del presente contrato de trabajo se sustenta en la
variación sustancial de la demanda de cobre en el mercado, producto de
la especial coyuntura política de los Estados Unidos de América, cuyo
Presidente ha anunciado un fuerte plan de infraestructura, llegando a
expresar que ésta se convertirá en algo inigualable para dicho País
(Diario Gestión, 11 de noviembre de 2016) De esta manera , se
presenta una oportunidad única para la cotización del
cobre, producto principal de producción de EL
EMPLEADOR, razón por la cual es necesario adoptar las medidas
2
GONZALES RAMIREZ, Luis. Modalidades de Contratación Laboral. Gaceta Jurídica, Lima, 2013, pp.
42
11

necesarias para tender un incremento coyuntural en la producción.”


(Resaltado y subrayado nuestro).

De conformidad con la cláusula citada del contrato por necesidad de mercado, se

advierte que el demandante fue contratado debido a que la demanda de


cobre, principal producto de EL EMPLEADOR, aumentó de
manera sustancial en el mercado mundial , por lo que fue necesario
atender el incremento coyuntural de la producción.

Ello está acreditado con diversas publicaciones de difusión masiva, como el


artículo del diario El Comercio, de fecha 05 de setiembre de 2017, adjuntado a la
presente, que acredita que efectivamente la escala del precio internacional del
cobre se incrementó luego de tres años, esto es a fines del 2017 y a inicios del
2018, por lo que el aumento coyuntural de dicho metal que generó, además, el
alza del precio del metal rojo, acredita la necesidad de contratar al demandante
bajo la modalidad de necesidad de mercado.

En ese mismo sentido, el Tribunal Constitucional en un caso similar al presente,


ha establecido expresamente - Exp. Nº 855-2013-PA/TC, lo siguiente:

“(…). El referido contrato se sustenta en que “(…) el precio de los


minerales, incluido el oro, viene experimentando un sostenido
incremento en su cotización, comparado con sus valores históricos”, lo
que origina que la empresa emplazada “deba aprovechar el alza de la
cotización del oro en el mercado a través de incrementos coyunturales de
la producción.
Este hecho coyuntural del mercado origina que el área
de construcción de la mina de la empresa emplazada
requiera de una variación sustancial por el incremento
en la demanda del oro que justifica la contratació n
temporal del demandante. Por dicha razón, el Tribunal considera
que el contrato de trabajo modal referido y sus
respectivas prorrogas no ha sido desnaturalizado …” (El
subrayado y resaltado es propio)
12

De conformidad con el criterio establecido por el máximo órgano interprete de la


Constitución, el incremento del precio de los minerales en el mercado mundial,
justifica contratar a trabajadores mediante contratos de trabajo sujetos a
modalidad por necesidad de mercado, pues el incremento del precio del cobre
resulta ser coyuntural en el mercado, razones por las cuales, -reiteramos - el
aumento del precio en el cobre, justificó la contratación del demandante.

Asimismo, conforme se advierte del Art. 58° del TUO del Decreto Legislativo Nº
728, la ley nos faculta a contratar bajo la modalidad de necesidades de mercado,
por el periodo de 5 años, sin embargo, conforme se advierte del contrato de
trabajo sujeto a modalidad por necesidad de mercado, adjuntado a la demanda, al
Sr. Valdivia lo contratamos desde el 01 de setiembre de 2017 hasta el 30 de junio
de 2018, fecha en la que cesó por incurrir en faltas graves. No obstante, conforme
los contratos de trabajo celebrados con el demandante, se advierte que hemos
celebrado diversas modalidades de contratación que no han excedido el plazo
establecido en el Art. 74° del TUO del Decreto Legislativo Nº 728, razones por
las cuales, el contrato de trabajo celebrado con el demandante ha sido celebrado
dentro los parámetros establecidos en la norma, razones por las cuales no existe
desnaturalización alguna de los contratos celebrados con el demandante.

En consecuencia, conforme los reportes periodísticos, Acta de Constatación


Notarial del BCRP adjuntados a la presente; y, más aún, conforme lo dispuesto
por el máximo órgano interprete de la Constitución, está acreditado el incremento
del precio del Cobre en el mercado mundial, en tan solo 4 meses (de junio a
octubre del 2017), esto de 15.55%, situación que no es una variación cíclica, sino
a un cambio inesperado en la demanda de cobre, razones por las cuales, queda
desvirtuado la afirmación del demandante respecto de que los contratos por
necesidades de mercado está desnaturalizado.

II.2. CARGA DE LA PRUEBA:


13

Constituye un principio procesal que la carga de la prueba le corresponde a quien


afirma un hecho, en este sentido la nueva Ley Procesal de Trabajo Nº 29497 en
relación a la carga de la prueba precisa:

“Artículo 23.- Carga de la prueba


23.1 La carga de la prueba corresponde a quien afirma hechos que
configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos
hechos, sujetos a las siguientes reglas especiales de distribución de la
carga probatoria, sin perjuicio de que por ley se dispongan otras
adicionales.” (Subrayado y resaltado nuestro).

En ese mismo sentido, el inciso d) del Art. 77° del TUO del D. Leg. 728
establece, lo siguiente:

“Artículo 77.- Los contratos de trabajo sujetos a modalidad se


considerarán como de duración indeterminada:
(…)
d) Cuando el trabajador demuestre la existencia de simulación o fraude a
las normas establecidas en la presente ley.”

Conforme a las disposiciones antes señaladas, es el trabajador quien está


obligado a demostrar la existencia de simulación y fraude a las normas
establecidas en la ley, en tal sentido si el demandante sostiene que los contratos
de trabajo sujetos a modalidad se han desnaturalizado, debe acreditarlo, lo cual no
ha cumplido, pues no existe medio probatorio alguno que acredite ello, por el
contrario, hemos acreditado, que los contratos sujetos a modalidad celebrados con
el demandante no se han desnaturalizado conforme ha quedado demostrado,
razones por las cuales la demanda debe declararse infundada.

En consecuencia, por los fundamentos expuestos, no existe medio probatorio


alguno que acredite que Sociedad Minera Cerro Verde S.A.A., haya incurrido en
simulación y fraude conforme lo dispuesto en el Inc. d) del Art. 77° del TUO del
Decreto Legislativo Nº 728, por el contrario, está acreditado que los contratos
suscritos con el demandante cumplen con todos los requisitos señalados en la
norma; por lo que, solicitamos declarar infundada la pretensión del demandante de
14

declararse una relación a plazo indeterminado, pues como ha quedado acreditado


el Sr. Valdivia estuvo sujeto a una relación a plazo determinado.

2.3. RESPECTO AL DESPIDO FRAUDULENTO ALEGADO POR EL


DEMANDANTE Y LA CONSECUENTE REPOSICIÓN:

El demandante sostiene que ha sido objeto de un despido fraudulento, por lo que


le corresponde la reposición en el empleo, lo que no es cierto, conforme lo señalo
a continuación:

Al respecto, y conforme el criterio establecido por el máximo órgano intérprete de


la Constitución, en la Sentencia N° 976-2001-AA/TC, de fecha 13 de marzo del
2003 (caso Eusebio Llanos Huasco), el despido fraudulento se configura cuando:

“De ahí que el Tribunal Constitucional, a lo largo de su abundante


Jurisprudencia haya establecido que tales efectos restitutorios
(readmisión en el empleo) derivados de despidos arbitrarios o con
infracción de determinados derechos fundamentales reconocidos en la
Constitución o los tratados relativos a derechos humanos, se generan en
los tres casos siguientes:

a) Despido Nulo
b) Despido Incausado.
c) Despido Fraudulento.

(...) se produce el despido fraudulento cuando:


Se despide al trabajador con ánimo perverso y auspiciado con el engaño,
por ende, de manera contraria a la verdad y la rectitud de las relaciones
laborales. (...) como sucede cuando se imputa al trabajador hechos
notoriamente inexistentes, falsos e imaginarios o, asimismo, se le atribuye
una falta no prevista legalmente, vulnerando el principio de tipicidad (...)
o mediante la fabricación de pruebas.”

En tal sentido, de conformidad con lo establecido por el Tribunal Constitucional,


se configura despido fraudulento cuando se despide al trabajador con ánimo
perverso auspiciado por el engaño, de manera contraria a la verdad y la rectitud de
las relaciones laborales como sucede cuando se imputa al trabajador hechos
notoriamente inexistentes, falsos e imaginarios o, asimismo, se le atribuye una
15

falta no prevista legalmente vulnerando el principio de tipicidad o mediante la


fabricación de pruebas, supuestos que no se han configurado en el caso de autos,
por lo que la demanda debe declararse infundada en todos los extremos.

A. Conforme la carta de despido que obra como anexo 1-W de la demanda, al


demandante se le despidió por la comisión de falta grave, sin embargo, sostiene en
la demanda que la empresa ha vulnerado sus derechos al trabajo, al principio de
tipicidad, razonabilidad, proporcionalidad y al de no discriminación, lo que no es
cierto, conforme lo acreditamos a continuación:

En mérito a la carta de despido y a lo reconocido por el propio demandante en su


demanda, ha quedado acreditado, que con fecha 06 de junio de 2018, al momento
que el Sr. Valdivia se encontraba dentro de la unidad que lo trasladaría a
Arequipa, personal de seguridad de la empresa encontró que estaba sustrayendo
mascarillas, tapones y un gel de propiedad de la empresa, las cuales le fueron
entregadas como dotación de equipos de protección personal (EPP), por lo que la
faltas graves tipificadas en los incisos a) y c) del TUO del Decreto Legislativo Nº
728 se encuentran configuradas, esto es por incumplimiento de sus obligaciones
de trabajo que supone el quebrantamiento de la buena fe laboral y la inobservancia
al Reglamento Interno de Trabajo; y, la apropiación frustrada de bienes del
empleador, así como la utilización indebida de los mismos en beneficio propio,
con prescindencia de su valor.

Sin embargo, a pesar que las faltas graves se encuentran acreditadas el


demandante sostiene en el numeral 2.5 de la parte 2 de su demanda, que la
imputación de la falta grave, respecto a la apropiación de bienes del empleador, no
se ha configurado, toda vez de que: “Las mascarillas encontradas en mi poder,
me pertenecen..”, lo que repite a lo largo de su escrito de demanda, por lo que en
el entender del demandante no se habría configurado falta grave alguna, lo que es
incorrecto, pues si bien es cierto las mascarillas y el resto de los EPPs son
entregados al personal para el desempeño de sus labores, conforme lo dispone el
DS. Nº 024-2016-EM, en este caso por seguridad, ello no quiere decir que sean de
16

su propiedad, afirmar ello, es sostener que las mascarillas al ser de propiedad del
trabajador podrían ser dispuestas a su libre albedrio, lo que resulta ilógico, pues
perdería su finalidad que es proteger la seguridad de los trabajadores.

Expresamente en el numeral 2.9.1 de la demanda el Sr. Valdivia reconoce que:


“(...) reitero los bienes incautados no era de la empresa, son de mi posesión y
pertenencia, son parte de mi EPPs (…) los EPP, nos entregan mensualmente
con cargo, en una cantidad de 2 cajas que contiene 20 mascarillas cada una.”

Por lo tanto, es efectivamente cierto por propia manifestación del demandante


que se le entregó las mascarillas y otros implementos por seguridad, en ningún
caso se le entregó dichos implementos con el objeto de que solo los “resguarde o
los custodie” o se los lleve a su casa como se desprende del argumento de la
demanda, que -reiteramos- dichos implementos fueron entregados al demandante
para ser utilizados en el desempeño diario de su labor, y debieron estar guardados
en el casillero que para tal efecto la empresa le ha proporcionado, como
correspondía y como se ha hecho siempre.

En el párrafo 2.11 de la demanda, el demandante manifiesta expresamente que:


“(…) cuando nos los entregan firmamos los cargos respectivos. Por otro lado, las
mascarillas, los tapones y demás equipo de protección personal, como su nombre
lo indica son personales y en el caso de las mascarillas, estas son descartables,
que una vez usadas debo botarlas, o acaso devolverlas?…”, de cuya afirmación se
advierte expresamente que se le otorgó los implementos para su labor, y que fue
una decisión totalmente unilateral del demandante, sacar dichos implementos
fuera del centro de trabajo a su domicilio, más aún, cuando NO EXISTE
autorización expresa de la empresa para realizar dicha acción, todo lo contrario, se
ha trasgredido la prohibición expresa prevista en el literal h) del Art. 28 del
Reglamento Interno de Trabajo que dispone que:

“Son obligaciones de los trabajadores entre otras: h) Cuidar los vehículos,


instrumentos, equipos y herramientas de trabajo que la empresa
proporciona para el desempeño de sus labores y restituirlos en caso de
17

pérdida, salvo en los casos de desgaste natural, ruptura, destrucción no


intencional y/o perdida comprobada en la que no tenga responsabilidad el
trabajador. No se podrá retirar estos bienes de la empresa sin la
autorización pertinente”. (subrayado y negrita propios)

Ahora bien, en el artículo del RIT bajo comentario se usa la denominación “bienes
de la empresa” (parte final de dicha disposición), de manera omnicomprensiva
para referirse a todos aquellos bienes señalados al inicio del literal h), dentro de
los que se encuentran comprendidos los EPPs de acuerdo a los argumentos
señalados en el párrafo anterior. En ese sentido, si la norma citada, dispone que no
puede retirar los bienes de la empresa sin la autorización pertinente, es claro que
se debe contar con autorización de la empresa para que se retiren de sus
instalaciones los Equipos de Protección Personal.

Conforme la disposición citada dichos implementos de trabajo están considerados


en la denominación de equipos de seguridad y herramientas de trabajo, y de modo
general se usa la denominación “bienes de la empresa” (parte final de dicha
disposición), más aún, se señala expresamente en la norma citada, que no puede
retirar los bienes de la empresa sin la autorización pertinente, por lo que el
demandante sabe que es necesaria la autorización, que para el caso de autos NO
EXISTE, lo contrario implica falta grave tipificada como apropiación frustrada de
bienes del empleador, ya que fue intervenido en la garita de ingreso y salida de la
empresa, situación que impidió se consume dicha sustracción.

Es más, el demandante en el fundamento 2.8 sostiene que fue llevado a la


Comisaria de Congata a fin de realizar la denuncia correspondiente, luego de la
revisión realizada en la Garita de La China, Comisaria en la que se quedaron las
mascarillas, en la que el personal de dicha Comisaría efectuó el acta de
incautación de las 20 mascarillas, 17 tapones y 01 frasco de alcohol gel como –
reiteramos- con ello está acreditado la apropiación frustrada de bienes del
empleador, lo que constituye falta grave conforme lo dispone el inciso c) del Art.
25° del TUO del D. Leg. Nº 728.
18

Concordante con la disposición del Reglamento Interno de Trabajo citado, la


empresa tiene la política denominada Procedimiento para el Control de
Autorización de Ingreso y Salida de Materiales y Equipos, el cual se adjunta a
la presente en calidad de prueba, de cuyo anexo 1 se advierte el formato que debe
utilizarse por los trabajadores para el retiro de la empresa de materiales y equipos
(bienes), obligación que todo trabajador de la empresa tienen conocimiento, y que
debió utilizarse en el caso que el demandante hubiera requerido sacar materiales
de la empresa, el no haber utilizado el procedimiento de la Empresa, lo ha sido en
razón de la determinación del demandante de sustraer los materiales que se le
incautó en la garita de control de la empresa.

Igualmente, el demandante ha tratado de justificar su falta grave indicando que


estaban facultados a retirar los chalecos, overoles, etc., efectivamente, para ese
caso se puede retirar equipos de protección personal, ya que los trabajadores
tienen a su cargo el hacerlos lavar fuera de la empresa, conforme al servicio de
lavandería que se tiene contratado y fue acordado CON EL SINDICATO
COMO SE ADVIERTE DEL ÚLTIMO CONVENIO COLECTIVO
VIGENTE, adjunto a la presente, es por ello que dichos equipos son retirados por
los trabajadores, a quienes se les proporciona tickets para concurrir a las
lavanderías con tal objeto (que se adjuntan como prueba), situación que es
totalmente distinta a las afirmaciones del demandante en el sentido que podía
retirar sin ninguna autorización los equipos o bienes de la empresa sin control
alguno, es por ello que debido a la existencia de controles, para evitar la
sustracción y posterior comercialización de los bienes de la empresa, es que se
han establecido fiscalizaciones, como la ocurrida el 6 de junio del 2018 en que se
detectó al demandante sustrayendo bienes de la empresa, y que fueron incautadas
20 mascarillas, todo lo cual está acreditado, razones por las cuales la falta grave se
encuentra configurada.

En consecuencia, del reconocimiento del propio demandante en la demanda, de


la carta de imputación de cargos, del Acta de intervención, del Acta de
Incautación policial y de las declaraciones del demandante, está acreditado que al
19

Sr. Valdivia se le entregó las mascarillas antes mencionadas, que en la garita de la


empresa se detectó que las sustraía del centro de trabajo, y que posteriormente
fueron incautados por la policía, es por ello que la imputación que se le ha hecho
constituyen falta grave, la misma que se encuentra tipificada en el inciso a) y c)
del Art. 25° del TUO del Decreto Legislativo Nº 728, así como del Inc. h) del Art.
28 del Reglamento Interno de Trabajo, razones por las cuales, en el caso de autos
no existe vulneración al Principio de Tipicidad y en consecuencia no hay despido
fraudulento.

B. Ahora bien, el demandante sostiene en el numeral 2.9.1 referido a la imputación


del supuesto de quebramiento de buena fe laboral, que las mascarillas se las
llevaba a su casa, porque en el caso de existir desaparición o hurto, él sería el
responsable de dicha pérdida, lo que no desvirtúa la falta grave, pues la misma se
configura con el incumplimiento de sus obligaciones de trabajo al tratar de
apropiarse los bienes del empleador, como ha quedado acreditado con los
documentos anexados en la carta de pre aviso, y, además, con el reconocimiento
expreso del propio demandante, que señala que se las llevaba a su domicilio.
Siendo así, no hay justificación para que el demandante haya sustraído bienes de
la empresa a su hogar, más aún, cuando NO tenía autorización expresa para ello.

Respecto al quebrantamiento de la buena fe laboral, debe tenerse presente que es


obligación esencial en toda relación de trabajo la HONESTIDAD, por lo que el
hecho de haber pretendido retirar los equipos de protección personal que se le
entregan para seguridad fuera de la empresa, sin autorización previa de la
empresa, evidentemente acredita quebrantamiento de la buena fe laboral que hasta
el momento había existido, puesto que en toda relación de trabajo el empleador
espera siempre poder depositar su confianza en sus trabajadores. Por ello, lo que
la ley sanciona es el incumplimiento del trabajador del deber de actuar con
honradez que se deriva del deber de buena fe. La Ley recoge un valor ético, como
es la honradez, y lo incorpora como pilar indispensable de toda relación laboral,
de tal forma que su incumplimiento desencadena la ruptura del contrato de
20

trabajo, como ocurre en el caso de autos, pues al haber intentado apropiarse de


bienes de la empresa ha quebrantado la buena fe laboral.

En consecuencia, de conformidad con los anexos que obran en la carta de


imputación de cargos enviada al demandante, está acreditado que el Sr. Valdivia
intentó apropiarse de las mascarillas de propiedad de la empresa, quebrantándose
la buena fe laboral, razones por las cuales, se ha configurado la falta imputada
respecto al inciso a) del Art. 25° del TUO del Decreto Legislativo Nº 728.

C. Asimismo, sostiene el demandante en el numeral 2.1 y demás en adelante de los


fundamentos de su demanda, respecto a la afectación al Principio de Tipicidad,
razonabilidad y proporcionalidad, que no existía prohibición del Reglamento
Interno de Trabajo, ni ningún documento la prohibición de llevarse los EPP, lo
que no es cierto como lo señalo a continuación:

Conforme el Art. 28° del Reglamento Interno de Trabajo se señala a título


enunciativo una serie de obligaciones para todos los trabajadores de SMCV, entre
los cuales se encuentran los deberes contenidos en el inciso h) referido al cuidado
de los instrumentos de trabajo y el inciso m) referido a la sujeción a las normas y
reglamentos sobre ingreso y salida de personal de vehículos y materiales,
observando los diversos sistemas de control y vigilancia que se implementen para
la seguridad integral del centro de trabajo.

No obstante ello, de conformidad con los incisos a) y c) del Art. 25° del TUO del
Decreto Legislativo Nº 728, está acreditado que al demandante se le despidió por
el incumplimiento de sus obligaciones de trabajo que supone el quebrantamiento
de la buena fe laboral y la inobservancia del Reglamento Interno de Trabajo, así
como la apropiación frustrada de bienes del empleador, razones por las cuales, las
faltas se encuentran debidamente tipificadas.

Asimismo, se debe tener presente respecto el principio de Tipicidad lo dispuesto


por el Tribunal Constitucional:
21

 Exp. Nº 4493-2009-PA/TC Lambayeque:

“De igual manera, se infiere que las faltas imputadas si se encuentran


contempladas en la Ley de Productividad y Competitividad Laboral, a lo
que cabe agregar que se ha cumplido con el procedimiento previsto en el
art. 31 del Decreto Supremo Nº 003-97.TR (Ley de Productividad y
Competitividad Laboral) para su despido”;
“Examinados los autos, se concluye que el despido del demandante no
corresponde a ninguno de los supuestos de despido fraudulento
mencionados, en el fundamento 7; en efecto, las faltas graves que se le
imputan, además de no ser inexistentes, están previstas en los incisos a) y
c) del Art. 25 del D.S. Nº 003-97-TR” (negrita y subrayado es nuestro)

 Exp. 03844-2010-2010-PA/TC, Fundamento 9:

“En consecuencia, examinados los autos se concluye que el despido del


demandante no corresponde a ninguno de los supuestos de despido
fraudulento, por cuanto la falta grave que se le imputa, además de no ser
inexistente, se encuentra prevista en la ley; y, por tanto, no habiéndose
vulnerado los derechos constitucionales alegados la demanda debe ser
desestimada.” (negrita y subrayado es nuestro)

Conforme el máximo órgano interprete de la Constitución, las faltas cuando son


existentes y se encuentran previstas en la ley, no trasgreden el principio de
tipicidad, y por lo tanto no constituyen despido fraudulento, como es el caso de
autos, en el que la falta ha sido debidamente tipificada como se advierte de la
carta de imputación y de despido.

A lo expuesto agregamos, que independientemente que no se trasgredido el


principio de tipicidad como se advierte de la carta de despido (la falta ha sido
debidamente tipificada), las obligaciones del demandante respecto de la
prohibición de retirar los bienes sin la autorización pertinente es clara y expresa,
disposición que era de era de conocimiento del demandante pues está prevista en
el Reglamento Interno de Trabajo, cuyo cargo de recepción se adjunta a la
presente, sin embargo a pesar que tenía conocimiento de la prohibición el
demandante incumplió con sus obligaciones de trabajo.
22

Téngase presente que la empresa ha proporcionado el Reglamento Interno de


Trabajo, el documento denominado principios de Conducta Empresarial, a los que
están obligados todos los trabajadores de la empresa, en la página 7, Protección de
los bienes de la empresa, que se adjunta a la presente en calidad de prueba, así
como el cargo de su recepción, se señala:
 
“… Todos tenemos la obligación de ser prudentes…. Y proteger todos los
bienes de nuestra empresa contra perdida, daño, abuso, robo, desperdicio
o uso no autorizado o indebido, así mismo tenemos la responsabilidad de
informar a la gerencia si otros cometen un abuso de nuestra propiedad.”,
más adelante indica: “… no podemos retirar propiedad de la empresa de
las instalaciones de FCX de formas no autorizadas… o para otro
beneficio personal” (negrita y subrayado es nuestro)

En consecuencia, de conformidad con la carta de imputación de cargos, de


despido y del Reglamento Interno de Trabajo, está acreditado que las faltas
imputadas al demandante se encuentran debidamente tipificadas, por lo que el
argumento del demandante respecto de que se ha vulnerado el Principio de
Tipicidad se encuentra desvirtuado.

D. El demandante sostiene en el párrafo 2.6 de la demanda, que existe costumbre en


la empresa de llevarse los uniformes, por lo que lo mismo es aplicable para los
EPPs, lo que no es correcto, como lo señalo a continuación:

Al respecto, como se tiene dicho, la empresa tiene la facultad de efectuar el


control de todos los implementos que le proporciona al trabajador para el uso
durante su labor, en ello no hay costumbre que aplique, y a la que el demandante
se ha referido señalando que los trabajadores pueden retirar los implementos que
expresamente y de modo preciso no esté prohibido, ello no es cierto, pues
conforme ha quedado acreditado con lo dispuesto por el Art. 28 del Reglamento
Interno de Trabajo, está prohibido retirar los bienes de la empresa (mascarillas
entre otros bienes) sin la autorización de su empleador, por lo que, - reitero –
no es cierto que sea costumbre retirar los bienes de la empresa, lo contrario sería
sostener, que el demandante puede retirar cualquier equipo de propiedad de la
23

empresa, lo que evidentemente resulta ilegal, inapropiado y contrario a las


obligaciones del contrato de trabajo.

Respecto de las mascarillas, la empresa está obligada conforme lo dispone el D.S.


024-2016-EM Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional en Minería a
efectuar el control de todos los implementos que proporciona al trabajador para el
uso durante su labor y cualquier otro bien, como se tiene dicho de la empresa tiene
la facultad de efectuar el control de todos los implementos que le proporciona al
trabajador para el uso durante su labor, en ello no hay costumbre que aplique, y a
la que el demandante se ha referido señalando que los trabajadores pueden retirar
los implementos que expresamente y de modo preciso no esté prohibido es
erróneo, pues como ha quedado acreditado existe norma expresa que prohíba
retirar equipo de la empresa. En el caso de la vestimenta de trabajo puede retirarse
de la empresa debido a que existe convenio colectivo que faculta a los
trabajadores retirarla para que puedan hacer efectivos los vales de lavandería.

El hecho de que el demandante haya intentado retirar las mascarillas como el


mismo ha reconocido en la demanda, no quiere decir que haya tenido permiso del
empleador para retirar los bienes de la empresa, pues existe un procedimiento para
retirar cualquier bien de la empresa como se establece en el Art. 28 del RIT,
menos aún, puede tomarse como una costumbre con la cual pretende justificar su
conducta (numeral 2.6 de su demanda), YA QUE LA COSTUMBRE ES LA
REALIZACIÓN REPETITIVA y GENERALIZADA DE UN ACTO
DURANTE MUCHO TIEMPO, CONDUCTA QUE SE ADVIERTE COMO
LEGAL, que en el caso de autos no se configura toda vez de que existe norma
expresa que prohíba retirar equipos de la empresa sin autorización.

E. El demandante en el fundamento 2.9.1 de los fundamentos de la demanda


pretende justificar y minimizar la falta grave que ha cometido, sosteniendo que el
valor de las mascarillas es de U$ 17.74 cada una, y que no existe medio probatorio
que acredite que obtendría beneficio económico con la venta de las mascarillas, ya
que el valor está sobrevaluado porque según su búsqueda en el mercado
24

arequipeño su costo es mucho menor, lo que no es correcto como lo señalo a


continuación:

Al respecto, debemos recordar que el trabajador esta prohibido de apropiarse de


los bienes de la empresa con total independencia del valor de dicho, pues lo que se
protege no es únicamente el valor mismo del bien, sino el trato en RESPETO Y
HONESTIDAD entre empleador y trabajador. En ese sentido, el inciso c) del
artículo 25 del D.S. 003-97-TR expresamente señala:

“c) La apropiación consumada o frustrada de bienes o servicios del


empleador o que se encuentren bajo su custodia, así como la utilización
indebida de los mismos, en beneficio propio o de terceros, con
prescindencia de su valor” (El subrayo y resaltado es nuestro)

El demandante no ha leído adecuadamente la disposición citada, ya que lo que se


ha sancionado es la apropiación frustrada de bienes del empleador, y ello está
acreditado con la incautación efectuada por la Policía Nacional, y su propia
declaración en la demanda, en la cual reconoce expresamente que intentó retirar
las mascarillas.

En ese sentido, no es correcto lo afirmado por el demandante, respecto a que la


empresa deba acreditar el beneficio económico que obtendría con su venta, o si es,
o no, alto el valor del bien, lo que es irrelevante, por cuanto, no es por el valor
(monto) que se sanciona al trabajador, sino por la apropiación misma del bien o
servicio del empleador, es por ello que para determinar si se incurrió o no en falta
grave, la ley establece que no debe tenerse en cuenta su valor; en la calificación de
la falta se prescinde de el, que es lo que ha hecho la empresa, y el valor citado es
solo referencial y no determinante para imponer la sanción, la ausencia de valor,
o que este sea muy alto o muy bajo, o la discrepancia en su monto no convierte
al despido en fraudulento, basta como ha ocurrido en este caso, que el trabajador
sustraiga bienes del empleador para que haya cometido falta grave y por tanto no
25

exista despido fraudulento, más aún, porque las faltas se encuentran debidamente
tipificadas prescindiendo de su valor.

El Art. 26 del TUO del D. Leg. 728, es claro y expreso, cuyo texto trascribimos:

“Art. 26.- Las faltas graves señaladas en el artículo anterior, se


configuran por su comprobación objetiva en el procedimiento laboral, con
prescindencia de las connotaciones de carácter penal o civil que tales
hechos pudieran revestir”.

La disposición citada de obligatorio cumplimiento es clara y precisa, ya que


establece, lo siguiente:

Que la falta grave se configura de su comprobación objetiva, como ha ocurrido en


el caso de autos; objetivamente está plenamente acreditada la falta, ha sido
reconocida indubitablemente en la demanda, basta este hecho para que la falta
grave comprobada objetivamente desvirtúe la existencia de despido fraudulento,
sin embargo añadimos hechos que también acreditan que la falta ha sido
comprobada objetivamente, como es el caso del cargo de la entrega de las
mascarillas, del acta de incautación –de las 20 mascarillas, 17 tapones y 01 frasco
de gel– de fecha 6 de junio del 2018 efectuada por la PNP, de su declaración de
puño y letra prestada el día 06 de junio del 2018, su declaración en la comisaría de
Congata, copia de la declaración del demandante ante la PNP de Congata, todos
estos elementos de prueba que inclusive han sido presentados por el propio
demandante, acreditan fuera de toda duda que la falta grave ha sido acreditada
objetivamente, como lo exige la disposición citada, por lo que no existen hechos
imaginarios, inexistentes ni falsos, por ello no existe despido fraudulento.

Conforme al Art. 26 del TUO del D. Leg. 728 citada, la connotación de carácter
civil o penal que pudiera presentarse en la configuración de la falta grave, no
interfiere con su calificación como falta grave, tampoco interfiere en el
procedimiento laboral, como lo establece la norma citada, con lo cual también se
desvirtúa el argumento del demandante referido a que se está en trámite el
26

proceso sobre faltas en la comisaría de Congata, proceso cual fuera su resultado,


no tiene relevancia ni incidencia en el proceso laboral por disposición expresa del
dispositivo citado, pues en el procedimiento de despido se le imputaron la faltas
graves de incumplimiento a sus obligaciones de trabajo que supone el
quebrantamiento de la buena fe laboral, incumplimiento al RIT y por apropiación
frustrada de los bienes, al demandante NO SE LE HA IMPUTADO FALTAS
GRAVES DE HURTO Y APROPIACIÓN FRUSTRADA, como
equivocadamente sostiene en el numeral 7 de su demanda, pues las connotaciones
penales no trascienden a nivel laboral que son faltas distintas.

En consecuencia, el demandante no ha sido despedido fraudulentamente como se


advierte de la propia demanda, no hay una sola prueba ofrecida y presentada con
su demanda que tipifique su despido como fraudulento conforme lo establece la
resolución del TC expediente N° 976-2001-AA/TC, no hay trasgresión al
principio de tipicidad, por cuanto sus obligaciones de trabajo están debidamente
tipificadas en la normatividad a que nos hemos referido, así como también la falta
ha sido correctamente tipificadas en la carta de despido.

F. En lo que se refiere a la proporcionalidad, razonabilidad y a la sanción distinta


impuesta según el demandante a otros trabajadores (punto 3 de la demanda), la
empresa tiene la facultad de sancionar de modo diverso a los trabajadores que
inclusive incurrieron en la misma falta, dicha facultad se advierte del Art. 33° del
TUO del D. Leg. 728 y que trascribimos:

“Art. 33.- Tratándose de la comisión de una misma falta por varios


trabajadores, el empleador podrá imponer sanciones diversas a todos
ellos, en atención a los antecedentes de cada cual y otras circunstancias
coadyuvantes, pudiendo incluso remitir u olvidar la falta, según su
criterio.” (negrita y subrayado es nuestro)

En consecuencia, el argumento en el sentido de que por el hecho que a otros


trabajadores se les impuso una sanción distinta al demandante también le
correspondería una sanción distinta, dicha pretensión no es legal y contraviene lo
27

dispuesto por el Art. 33° del TUO del D. Leg. 728 citado, de tal manera que
legalmente no es amparable, más aún, si en la parte final de la disposición citada,
la ley nos faculta inclusive a remitir u olvidar la falta según nuestro criterio, por lo
que queda a discreción del demandante establecer la sanción a imponer.

G. Finalmente, como se ha mencionado anteriormente (expediente N° 976-2001-


AA/TC), el Tribunal Constitucional sostiene que el despido fraudulento se
configura cuando:

“Se despide al trabajador con ánimo perverso y auspiciado con el engaño,


por ende, de manera contraria a la verdad y la rectitud de las relaciones
laborales. (...) como sucede cuando se imputa al trabajador hechos
notoriamente inexistentes, falsos e imaginarios o, asimismo, se le atribuye
una falta no prevista legalmente, vulnerando el principio de tipicidad (...)
o mediante la fabricación de pruebas.” (negrita y subrayado es nuestro)

Conforme el criterio establecido por el Tribunal Constitucional en la sentencia


citada, se configura el despido fraudulento cuando se despide al trabajador con
vulneración al Principio de Tipicidad, entre otros, supuesto que en el caso de
autos no se ha configurado, toda vez e que las faltas imputadas en la carta de pre
aviso, se encuentran tipificadas en los incisos a) y c) del TUO del Decreto
Legislativo Nº 728, y además, la prohibición expresa de sacar bienes del
empleador se encuentra consignada en el Inc. h) del Art. 28° del Reglamento
Interno de Trabajo, por lo que evidentemente no existe vulneración al Principio de
Tipicidad, menos aún, ha existido despido fraudulento, razones por las cuales al
demandante no le corresponde la reposición.

Asimismo, debe tenerse presente, lo dispuesto por el Tribunal Constitucional y la


Corte Superior de Arequipa, que, en casos similares al presente, ha resuelto
declarar infundadas las demandas, debido a que no ha existido despido
fraudulento por vulneración al Principio de Tipicidad:

 Exp: 02005-2008-PA/TC de fecha 20 de abril del 2009 fundamento 3 se


establece el siguiente criterio:
28

“En el caso de autos los hechos que se imputan al trabajador existieron


efectivamente en la realidad, tal como se desprende de la carta de
descargos que obra a fojas 6 de autos, y estos configuran una falta
laboral, por lo que no puede válidamente afirmarse que en el caso de
autos se ha configurado un despido fraudulento”.

 Exp: 03844-2010-PA/TC de fecha 10 de marzo del 2011, en lo que se


refiere al despido fraudulento, ha precisado lo siguiente:

“En consecuencia, examinados los autos se concluye que el despido del


demandante no corresponde a ninguno de los supuestos de despido
fraudulento, por cuanto la falta grave que se le imputa, además de no ser
inexistente, se encuentra prevista en la ley; y, por tanto, no habiéndose
vulnerado los derechos constitucionales alegados la demanda debe ser
desestimada”

 Exp. 04149-2012-PA/TC, sobre reposición por despido fraudulento,


Sentencia del TC de fecha 22 de mayo del 2013 en el fundamento 9:

“Es decir, el demandante admite que ocurrieron los hechos que la


Sociedad emplazada le imputa como falta grave, pero, además no
desvirtúa la imputación de haber ocultado información a su superior
jerárquico”, se declaró infundada la demanda.

 Exp: 2846-2009-PA/TC, que trata sobre un caso similar al presente:

“…no existen elementos que permitan deducir que la decisión del


emplazado de extinguir la relación laboral se haya sustentado en alguna
de las características mencionadas en el fundamento precedente, pues las
faltas imputadas no han sido fabricadas, sino que se han producido.”
 Exp: Nº 1137-2011-PA-TC, en un caso en el cual el demandante reconoce
la falta grave que se le imputa:

“6. Estando al referido descargo, la demandada remitió al actor la carta


de despido de fecha 8 de junio de 2010, donde refiere que el recurrente no
ha negado los hechos imputados y que ha aceptado que han sido fruto de
un “error involuntario y humano”, concluyendo que no ha desvirtuado
las imputaciones efectuadas (…).
29

7. Estando a lo expresando, este Colegiado considera que el actor no ha


sido objeto de un despido fraudulento, pues los hechos imputados como
falta grave y que sustentaron su despido no son falsos ni inexistentes; por
el contrario, su realización ha sido aceptada por el demandante como un
error involuntario, es decir, el despido del recurrente se sustenta en la
comisión de una falta grave prevista en la normativa laboral privada.” Se
declaró infundada la demanda.

 Exp: Nº 01011-2011-PA-TC:

6. (…) Por esta razón, no puede concluirse que la demandante hay sido
objeto de un despido fraudulento, pues ésta acepta la comisión de la falta
grave imputada, (…).
7. En conclusión de las instrumentales obrantes en autos se desprende
que la demandante ha aceptado la realización de la falta imputada que
motivo su despido. Por tanto, teniendo presente ello, este Colegiado
concluye que en el presente caso no se ha vulnerado los derechos
alegados al momento de imponerse la sanción de despido a la demandante
(…).” Se declaró infundada la demanda.

 Exp. Nº 00190-2011-PA/TC:

“6. (…) Valorados en conjunto los medios probatorios referidos, puede


concluirse que el demandante ha reconocido que tuvo responsabilidad en
los hechos que la Sociedad emplaza le imputa como falta grave y que
justifican su despido, por lo que en el caso de autos no puede inferirse que
el demandante haya sido objeto de un despido fraudulento al no tratarse
de hechos inexistentes o falsos.” Se declaró infundada la demanda.

 En la causa Nº 2012-702-0-0401-JR-LA-01 sobre reposición en el empleo la


Segunda Sala Laboral de Arequipa en la sentencia de vista Nº 257-2014-
2SL, en el considerando 2.4 estableció lo siguiente:

“2.4.- En relación a la existencia de despido fraudulento. Habiendo


analizado, los extremos impugnados y considerando que las faltas
imputadas responden a hechos ciertos y debidamente tipificados en la
normativa analizada precedentemente, se puede concluir que no se ha
configurado un supuesto despido fraudulento” (se declaró infundada la
demanda)
30

 En el proceso laboral Nº 00663-2012-0-04-01-JR-LA-02 sobre reposición


en el empleo por despido fraudulento, sentencia de vista Nº 229-2014-1SLP,
que en el fundamento vigésimo cuarto se precisa:

“Estando a los considerandos que anteceden este Colegiado llega a la


conclusión que no se ha configurado el despido fraudulento, toda vez que
los hechos por los cuales ha sido sancionado el actor son reales y las
pruebas que la sustentan también, por lo que no existe fraude, y por tanto
la demanda en este extremo resulta infundada.” (Se declaró infundada la
demanda)

En consecuencia, conforme los fundamentos expuestos, y más aún, en mérito al


criterio establecido por el Tribunal Constitucional y la Corte Superior de Justicia
de Arequipa, en el caso de autos no se configura despido fraudulento, toda vez de
que no existe vulneración al Principio de Tipicidad, debido a que las faltas
imputadas en la carta de pre aviso y por las cuales se despidió al demandante, se
encuentran tipificadas en los incisos a) y c) del TUO del Decreto Legislativo Nº
728, además, la prohibición se encuentra de forma expresa en el Inc. h) del Art.
28° del Reglamento Interno de Trabajo, por lo que evidentemente no existe
vulneración al Principio de Tipicidad, menos aún, ha existido despido fraudulento,
razones por las cuales al demandante no le corresponde la reposición.

II.3. RESPECTO LA PRETENSIÓN SUBORDINADA DE QUE LA


FALTA GRAVE SEA CAMBIADA POR UNA SANCIÓN DE
SUSPENSIÓN. -

Conforme los fundamentos expuestos en los numerales anteriores, ha quedado


acreditado que el demandante fue despedido por la comisión de faltas graves
consistente en: i) el incumplimiento de sus obligaciones de trabajo que supone el
quebrantamiento de la buena fe laboral e incumplimiento al Reglamento Interno
de Trabajo (Inc. a) del TUO del Decreto Supremo Nº 728); y, por: ii) la
apropiación frustrada de los bienes del empleador ( Inc. c) del TUO del Decreto
Legislativo), en tal sentido, y de conformidad con el poder de dirección y
31

sancionador del Empleador amparado en el artículo 9° del TUO del Decreto


Legislativo Nº 728, al demandante se le despidió.

Reiteramos, la faltas graves que ameritaron el despido del Sr. Valdivia se


encuentran tipificadas en los incisos a) y c) del Artículo 25 del TUO del Decreto
Legislativo Nº 728, además, la prohibición de retirar equipos del empleador se
encuentra de forma expresa en el Inc. h) del Art. 28° del Reglamento Interno de
Trabajo, por lo que evidentemente la sanción impuesta resulta legal, razonable y
proporcional, en tal sentido no puede solicitarse modificación de la sanción
impuesta, lo contrario es aceptar la posibilidad de apropiarse de bienes de la
empresa sin que esto sea sancionado conforme a ley, ello no es correcto y resulta
totalmente ilegal, por ello, solicitamos se declare improcedente e infundada la
pretensión subordinada de cambio de sanción a suspensión, toda vez, de que la
sanción impuesta de despido al demandante es conforme ley, por lo que no cabe
cambio de sanción por el Juzgado.

En consecuencia, de conformidad con los fundamentos expuestos, solicitamos se


declare infundada la demanda en todos los extremos.

III. FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA:

3.1 En el Art. 82° del TUO del Decreto Legislativo 728, referido a la facultad del
empleador de contratar trabajadores con contrato de trabajo sujetos a modalidades
no contempladas específicamente en dicho Decreto, que es lo que se ha hecho con
la demandante.

3.2. En el Art. 57° del TUO del Decreto Legislativo 728, referido a la facultad del
empleador de contratar trabajadores con contrato de trabajo por incremento de
actividad.
32

3.3. En el Art. 58° del TUO del Decreto Legislativo 728, referido a la facultad del
empleador de contratar trabajadores con contrato de trabajo por necesidades de
mercado.

3.4. En el Inc. c) Art. 16° del TUO del Decreto Legislativo 728, referido al
vencimiento del plazo en los contratos legalmente celebrados bajo modalidad
como causa de extinción de los contratos de trabajo.

3.5. En el Art. 69° del Decreto Supremo 055-2010-EM, respecto a la obligación de las
empresas mineras de capacitar a los trabajadores dentro de la jornada de trabajo.

3.6. En el Art. 23.1° de la Nueva Ley Procesal de trabajo, referido a la carga de la


prueba.

3.7. En el inciso d) del artículo 77° del TUO del Decreto Legislativo, referido a la
obligación del trabajador de acreditar la simulación o fraude a las normas
laborales.

3.8. En la Nueva Ley Procesal de Trabajo Nº 29497, referido al procedimiento laboral.

3.9. En el inciso a) del Art. 25° del TUO del D. Leg. 728, referido a la tipificación de la
falta grave cometida.

3.10. En el artículo 26° del TUO del D. Leg. 728 en el sentido que las faltas graves se
configuran por su configuración objetiva en el procedimiento laboral.

3.11. En el artículo 31° del TUO del D. Leg. 728, referido al procedimiento de despido,
el que ha sido cumplido por la empresa demandada.

3.12. En la Nueva Ley Procesal de Trabajo 29447, referido al procedimiento laboral.


33

3.13. En la resolución del Tribunal Constitucional Nº 976-2001-AA/TC, que establece


los supuestos que constituyen despido fraudulento, dentro de los cuales no se
encuentra el despido del demandante.

3.14. En la Sentencia de Vista Nº 257-2014-2SL expedida en la causa Nº 2012-702-0-


0401-JR-LA-01 sobre reposición en el empleo la Segunda Sala Laboral de
Arequipa, que establece el criterio en el sentido que, si no se acredita el despido
fraudulento, la demanda es infundada.

3.15. En el fundamento 3 de la sentencia recaída en el expediente N° 02005-2008-


PA/TC de fecha 20 de abril del 2009, que establece el siguiente criterio: “En el
caso de autos los hechos que se imputan al trabajador existieron efectivamente en
la realidad, tal como se desprende de la carta de descargos que obra a fojas 6 de
autos, y estos configuran una falta laboral, por lo que no puede válidamente
afirmarse que en el caso de autos se ha configurado un despido fraudulento”.

3.16. Resoluciones del tribunal constitucional citadas en la presente contestación a la


demanda.

IV. MEDIOS PROBATORIOS:

Ofrecemos como prueba de nuestra parte:

IV.1. Declaración de parte:

IV.1.1.Del Sr. Valdivia Díaz Milward Marino, con el objeto de acreditar los extremos
de la contestación a la demanda, especialmente los hechos referidos al
conocimiento del demandante del Reglamento Interno de Trabajo, así como los
hechos ocurridos el día 6 de junio del 2018, por los que se le imputaron falta
grave.

IV.2. Declaración testimonial:


34

IV.2.1. André Linares Cáceres y/o Santiago Sufling Reyes y/o Henry Ramirez Silva,
con domicilio para estos efectos en Calle Alfonso Ugarte Nro. 304, quien
declarará respecto los procedimientos para salida de materiales, lavandería, y
relacionados con la falta grave del trabajador.

IV.2.2. Anderson Marroquín Ugarte, Supervisor del Área de Protección Industrial de la


empresa, quien declarará sobre los eventos de hurto suscitados en el asiento
minero.

IV.3. Prueba documental:

IV.3.1.Copia del contrato de trabajo celebrado con el demandante al amparo de lo


dispuesto por el Art. 82° del TUO del Decreto Legislativo Nº 728 y sus prórrogas,
adjuntadas a la demanda, por lo que no se anexan a la presente, con lo que
acreditamos que hemos cumplido con todos los requisitos establecidos en la ley,
esto es debido a la promulgación del D.S. Nº 055-2010-EM se generó la necesidad
de contar con personal adicional de modo temporal, ya que el tiempo que cada
trabajador dedicaba a labor productiva, tuvo que ser destinada a capacitación en
seguridad y salud minera, lo que generó naturalmente un déficit de horas/hombre
en las áreas productivas, por tal razón, los trabajadores de Operaciones Mina
concurrían a la capacitación en Seguridad e Higiene Minera que la Ley obligaba,
por lo que la desnaturalización alegada deviene en infundada.

IV.3.2.Comprobantes de pago realizado por Sociedad Minera Cerro Verde SAA a favor
de TECSUP, así como las órdenes de facturación, con lo que acreditamos que
debido a lo dispuesto por el Art. 69° del D.S. 055-2010.EM, las empresas mineras
debíamos capacitar a nuestros trabajadores dentro de la jornada de trabajo, lo que
generó un déficit de mano de obra que debió cubrirse con contratos modales al
amparo del Art. 82° del TUO del D. Leg. Nº 728, razones por las cuales Sociedad
Minera Cerro Verde SAA contrató al demandante bajo dicha modalidad.
35

IV.3.3.Copia de los contratos de trabajo sujetos a modalidad por incremento de


actividad y sus prórrogas, adjuntados a la demanda, por lo que no se anexan a la
presente, con lo que acreditamos que el plazo de 3 años no ha trascurrido por lo
que no se encuentran desnaturalizados.

Asimismo, acreditan que cumplen con los requisitos establecidos en el artículo 57


del TUO del Decreto Legislativo Nº 728, por lo que no se encuentran
desnaturalizados.

IV.3.4.Copia del contrato de trabajo sujeto a modalidad por necesidades de mercado,


adjuntada a la demanda, por lo que no se anexan a la presente, que acredita que el
demandante fue contratado debido a la variación sustancial de la demanda del
cobre en el mercado, por lo que, -reiteramos- el incremento del precio del cobre
fue la causa objetiva de contratación del demandante, razones por las cuales, el
contrato de trabajo de encuentra dentro de los lineamientos establecidos en el
artículo 58° del TUO del Decreto Legislativo Nº 728.

IV.3.5.Noticia del diario El Comercio, de fecha 05 de septiembre de 2017, que acredita


que la demanda de cobre, principal producto de EL EMPLEADOR, aumentó de
manera sustancial y coyuntural en el mercado mundial, por lo que hizo que éste
subiera su precio, por lo que está acreditada la contratación del demandante bajo
el contrato modal por necesidad de mercado.

IV.3.6.Copia de la revista GESTIÓN, de fechas 26, 27 y 28 de octubre del 2015, con lo


que acreditamos que Sociedad Minera Cerro Verde SAA venía ampliando sus dos
tajos y la construcción de la nueva planta concentradora, razones por las cuales,
está justificada la contratación modal con el demandante.

IV.3.7.Noticia del diario Gestión, de fecha 11 de noviembre del 2016, que acredita que
la demanda de cobre, principal producto de EL EMPLEADOR, aumentó de
manera sustancial y coyuntural en el mercado mundial, por lo que hizo que éste
36

subiera su precio, por lo que está acreditada la contratación del demandante bajo
el contrato modal por necesidad de mercado.

IV.3.8. Constatación notarial de la página del MINEM, que acredita el incremento de


actividades de la empresa en el año 2015, fecha en la cual el demandante fue
contratado mediante contratos por incremento de actividades, razones por las
cuales se encuentra justificada la causa objetiva de contratación.

IV.3.9.Data estadística extraída de la página index mundi


https://www.indexmundi.com/es/precios-de-mercado/?mercancia=cobre, del
último año, que acredita que a partir del junio del 2017 el precio del cobre,
principal producto de EL EMPLEADOR, aumentó de manera sustancial por lo
que está acreditada la contratación del demandante bajo el contrato modal por
necesidad de mercado.

IV.3.10. Copia de la Descripción de la Posición de Técnico III Camión, y de


Técnico III Camión Cisternas-Agua.

IV.3.11. Acta Notarial de la página del BCRP, que acredita que a partir del junio
del 2017 el precio del cobre, principal producto de EL EMPLEADOR, aumentó
de manera sustancial por lo que está acreditada la contratación del demandante
bajo el contrato modal por necesidad de mercado.

IV.3.12. Informe Sustento para contratación de personal ––Milward Marino


Valdivia Díaz, elaborado por la Superintendencia de Operaciones Mina Acarreo
de Sociedad Minera Cerro Verde SAA, con lo que acreditamos que la demandante
fue contratado para completar horas hombre debido a la obligación de
capacitar a los trabajadores dentro de la jornada de trabajo (Art. 69 del D.S.
Nº 055-2010-EM), es por ello que ante la necesidad de la empresa de no paralizar
su producción y no perjudicarse económicamente, se celebró contratos conforme
el Art. 82 del TUO del D. Leg. Nº 728.
37

Acredita también, que el demandante fue contratado al amparo de lo dispuesto


por el Art. 57 del TUO del Decreto Legislativo Nº 728, debido al incremento
de la producción en la empresa por la ampliación de sus dos tajos donde se
extrae mineral y la construcción de la nueva planta concentradora, y
posteriormente fue contratado al amparo de lo dispuesto por el Art. 58 del
TUO del Decreto Legislativo Nº 728, por las necesidades del mercado
generadas por el incremento del precio del cobre en el mercado, , razones por
las cuales, dichas contrataciones no se han desnaturalizado.

IV.3.13. Copia de la Sentencia de Vista Nro. 49-2018-1SLP, del proceso N°


07472-2016-0-0401-JR-LA-09, con lo que se acredita que la Primera Sala Laboral
Permanente, en un caso similar al presente, resolvió declarar infundada la
demanda, toda vez de que los contratos de trabajo por incremento de actividad
fueron válidamente celebrados por la empresa.

IV.3.14. Copia de la Sentencia de Vista Nro. 337-2018-3SLP, del proceso N°


07325-2016-0-0401-JR-LA-09, con lo que se acredita que la Tercera Sala Laboral
Permanente, en un caso similar al presente, resolvió confirmar la sentencia de
primera instancia que declara infundada la demanda, toda vez de que los contratos
de trabajo por incremento de actividad fueron válidamente celebrados por la
empresa.

IV.3.15. Copia de la sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el


expediente N° 00855-2013, con la que se acredita que el incremento del precio de
los productos faculta a celebrar contratos de trabajo sujetos a modalidad por
necesidades de mercado, como lo ha sido en el presente caso, razones por las
cuales el contrato de trabajo por necesidades de mercado celebrado con el
demandante cumple con todos los requisitos establecidos en el Art. 58 del TUO
del Decreto Legislativo Nº 728.
38

IV.3.16. El texto de la demanda de la que se advierte que el demandante


expresamente reconoce que se estaba llevando las mascarillas a su casa, por lo que
está acreditado las faltas graves imputadas tipificadas en los incisos a), y c) de
Art. 25 del TUO del Decreto Legislativo Nº 728 y del Inc. h) del Art. 28 del
Reglamento Interno de Trabajo, por lo que no existe vulneración al principio de
tipicidad ni mucho menos despido fraudulento.

IV.3.17. Declaración de puño y letra de fecha 06/06/2018, que se acredita que el


demandante ha reconocido los hechos que motivaron su despido.

IV.3.18. La carta de imputación de cargos de fecha 21 de junio de 2018, anexada


la demanda, por lo que no la adjuntamos, con lo que se acredita que se ha
cumplido con el debido proceso de otorgar al demandante el derecho de defensa,
lo que también prueba que los hechos que se le imputaron como falta grave, son
ciertos, y se encuentran debidamente tipificados en los incisos a) y c) del TUO del
Decreto Legislativo Nº 728, y el inciso h) del Art. 28 del Reglamento Interno de
Trabajo.

IV.3.19. La carta de descargos de fecha 26 de junio de 2018, anexada 1-V de la


demanda, en la que el demandante ha reconocido que efectivamente incumplió sus
obligaciones de trabajo, así como que sustrajo bienes de la empresa en reiteradas
ocasiones, y que en la fecha 06 de junio de 2017 le fueron incautados en la Garita
de control del personal de la empresa 20 mascarillas, 17 tapones, y 1 gel, por lo
que el demandante no ha desvirtuado la inexistencia de despido fraudulento.

IV.3.20. Carta de despido de fecha 28 de junio de 2018, anexada a la demanda,


con la que se acredita que, al no haber desvirtuado los hechos imputados como
falta grave, el demandante ha sido despedido, cumpliendo el procedimiento de
despido.
39

IV.3.21. Copia del Reglamento Interno de Trabajo, adjuntado a la presente, con lo


que acreditamos que el inciso h) del art. 28 prohíbe retirar del control de trabajo
bienes de propiedad de la empresa, así como el art. 31 inciso l), que igualmente
establece que está prohibido sustraer bienes del empleador, con lo que se acredita
que la empresa tiene tipificada expresamente la prohibición de retirar bienes de la
empresa sin la autorización pertinente.

IV.3.22. Copia de la parte pertinente de los Principios de Conducta Empresarial


que acredita el deber de actuación correcto e idóneo de todo trabajador de Cerro
Verde, por lo que, la conducta del demandante de intentar apropiarse los bienes de
la empresa vulnera tales principios de conducta empresarial.

IV.3.23. Cargo de entrega de fecha 15 de julio de 2013 y 01 de septiembre de


2017 con el que se le hace entrega el reglamento Interno de Trabajo y políticas
MIS para usuario final, Principios de Conducta empresarial, boletines
informativos, contratos u otros, así como fotocheck, con el que se acredita que el
demandante conocía de las prohibiciones de sacar bienes de las instalaciones de la
empresa, sin autorización pertinente.

IV.3.24. Copia del acta de incautación de los bienes de la empresa con la que se
acredita que han sido objeto de la sustracción frustrada por el demandante de las
mascarillas, tapones y gel a que se ha hecho referencia en la carta de despido,
constituyendo los hechos apropiación frustrada de bienes del empleador.

IV.3.25. Copia del documento denominado Procedimiento para el Control de


Autorización de Ingreso y Salida de Materiales y Equipos, con el que se acredita
que, si el trabajador requiere retirar de la empresa bienes, debe seguir dicho
procedimiento, lo que el demandante no hizo, por lo que al efectuar la revisión
aleatoria del personal en su ingreso y salida, se le incautó bienes de propiedad de
la empresa, que estaban siendo sustraídos, mas aún cuando no tenían autorización
para ello.
40

IV.3.26. Informe de fecha 3 de septiembre del 2018 que ratifica el uso de los
documentos para el servicio de lavandería, así como la entrega de tickets con
dicho fin, por lo que no se requiere la autorización adicional para retirar dichos
bienes de la empresa, donde aparece Copia de los tickets para el servicio de
lavandería, que permite retirar equipos de protección personal como chalecos,
overoles, etc., con lo que se acredita que el demandante podía sacar de la empresa
dichas prendas sin recurrir al formato de retiro de bienes, bastando para ello los
tickets que se le entregaba para concurrir a la lavandería con dicho objeto.

IV.3.27. Informe del área de Protección Industrial, con el que se acredita que
durante en la empresa no se han registrado denuncias por robo de sus casilleros de
equipos o bienes de la empresa por los trabajadores, por lo que resulta falso el
dicho del demandante, en el sentido que se llevó a su casa las mascarillas, tapones
y gel porque eventualmente se pierden

POR LO EXPUESTO:
A usted señor Juez, solicitamos tener presente los fundamentos expuestos, y en
consecuencia declarar INFUNDADA la demanda en todos sus extremos.

V. ANEXOS:

1-A. Tasa por ofrecimiento de pruebas.


1-B. Copia del DNI del representante de la empresa.
1-C. Documento de poder con lo que se acredita la representación.
1-D. Comprobantes de pago realizado por Sociedad Minera Cerro Verde SAA a favor
de TECSUP, así como las órdenes de facturación, 2013-2014.
1-E. Noticia del diario El Comercio, de fecha 05 de septiembre de 2017.
1- F Copia de la revista GESTIÓN, de fechas 26, 27 y 28 de octubre del 2015
1-G. Noticia del diario Gestión, de fecha 11 de noviembre del 2016.
1-H. Constatación notarial de la página del MINEM,
41

1-I- Data estadística extraída de la página index mundi


https://www.indexmundi.com/es/precios-de-mercado/?mercancia=cobre.
1-J. Copia de la Descripción de la Posición de Técnico III Camión y de Técnico III
Camión Cisternas-Agua.
1-K. Acta Notarial de la página del BCRP.
1-L. Informe Sustento para contratación de personal –Milward Marino Valdivia Díaz–
elaborado por la Superintendencia de Operaciones Mina Acarreo de Sociedad
Minera Cerro Verde SAA.
1-M. Copia de la Sentencia de Vista Nro. 49-2018-1SLP, del proceso N° 07472-2016-
0-0401-JR-LA-09.
1-N. Copia de la Sentencia de Vista Nro. 337-2018-3SLP, del proceso N° 07325-2016-
0-0401-JR-LA-09.
1-O. Copia de la sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el expediente N°
00855-2013.
1-P. Declaración del demandante de puño y letra.
1-Q. Acta de intervención policial.
1-R. Copia del Reglamento Interno de Trabajo.
1-S. Copia principios de Conducta empresarial (parte pertinente).
1-T Cargos de entrega de RIT y Principios de Conducta Empresarial.
1-U Copia del acta de incautación y de intervención, ambas de fecha 06/06/2018.
1-V. Copia del procedimiento para el control de autorización de ingreso y salida de
materiales o equipos de la empresa.
1-W. Informe de RRHH fecha 3 de septiembre del 2018.
1-X. Informe del Área de Protección Industrial.
Arequipa, 28 de marzo de 2019.

También podría gustarte