Está en la página 1de 11

PROCESO DEL FORJADO

MANUAL EN
CALIENTE
FORJADO MANUAL
PROCESO DE FORJADO MANUAL
EN CALIENTE
En el forjado de piezas se pueden distinguir las siguientes fases:
1. Calentamiento de la pieza.
2. Conformación mediante el golpeado, o forjado propiamente dicho.
3. Enfriamiento.
4. Comprobación de la pieza.
1. CALENTAMIENTO DE LA PIEZA
El metal para poderlo deformar, es necesario calentarlo hasta una
temperatura que lo haga forjable.

La temperatura que debe alcanzar para los aceros varía con el contenido de
carbono y de otros componentes que pueda tener y se puede determinar,
aproximadamente, observando el color que toma, a medida que es calentado.

La temperatura de calentamiento del acero no debe ser:


• Demasiado baja, porque existe el peligro de formación de grietas.
• Demasiado alta, porque pierde resistencia.
Durante el trabajo, la pieza pierde calor y se va enfriando con bastante
rapidez, no debiendo forjarse nunca por debajo de los 700 °C (rojo oscuro).
TEMPERATURA DE
CALENTAMIENTO
ͦC COLOR TEMPERATURA °C
1 300 Blanco 1 250 – 1 350
1 200 Amarillo Claro 1 150 - 1 250
1 100 Amarillo Oscuro 1 050 - 1 150
1 000 Amarillo Rojizo 900 - 1 050
900 Rojo Cereza 800 - 900
800 Rojo Cereza Naciente 700 - 800
700 Rojo Oscuro 600 - 700
600 Rojo Naciente 500 - 600
TEMPERATURA DE FORJA
DE LOS ACEROS
• Aceros al Carbono (excepto Ac. Duros) 900 - 1 500 °C
• Aceros Duros ………………………………….. 750 - 900 °C
• Aceros Aleados ………………………………… Según Indicaciones
de fabricante.
1.1 Equipo para el Calentamiento

• Fragua.- Es el hogar donde se calientan las piezas a la


temperatura conveniente, por medio de la
combustión del carbón.
Portátiles: desplazables al lugar de trabajo
Fijas: en un sólo lugar, generalmente con dos
hogares
1.2 Conducción de la Fragua
El combustible más adecuado es la hulla de buena calidad que tiene la
propiedad de aglutinarse al arder, formando una especie de bóveda donde
se concentra el calor.
El encendido se realiza con un puñado de virutas de madera, que se
recubren con un poco de carbón, a la vez que se abre el aire poco a poco.
Una vez bien encendida se cubren de la cantidad apropiada de carbón,
según la pieza que se va a calentar.
Para que el fuego se concentre sobre la tobera, se rocia de agua con una
escobilla todo el carbón de alrededor.
Se activa el fuego y se evita el humo excesivo, removiendo el carbón con
una herramienta llamada “espetón”.
Para retirar las escorias o el carbón quemado se usa el “atizador”.
Espetón Atizador
1.3 Colocación de las Piezas en el Hogar
Antes de colocar la pieza en el fuego, el carbón debe estar bien encendido,
a fin de que los materiales que puedan perjudicar el acero sean quemadas
antes.
En el hogar se pueden distinguir tres zonas:
- La oxidante, que está en cima de la tobera y donde hay exceso de aire;
- La de combustión, se alcanza la máxima temperatura;
- La reductora, más alejada y donde la temperatura va decreciendo
En general, las piezas deben colocarse primero en la zona reductora, para
que el calentamiento sea más lento, pasándolas, a continuación, a la zona
de combustión. Cuanto más carburado sea el acero, más se acercará a la
zona reductora.
Se debe evitar poner la pieza en contacto directo con el aire, ya que se
cubriría de óxido, que el ser absorbido por el metal, lo hace frágil.
2. CONFORMADO MEDIANTE EL
FORJADO
Es la operación de golpear el material con un martillo sobre el yunque,
aprovechando la transformación plástica de los metales para la obtención
de un producto deseado.
Para realizar el conformado se necesitan herramientas de diferente forma,
según la aplicación del objeto terminado. De igual forma se ejecutan
diferentes operaciones de trabajo.
3. ENFRIAMIENTO
Después de haber realizado el conformado de los metales se deja enfriar
las piezas, utilizando un medio de enfriamiento (agua, aire, arenas); según
la función que va a cumplir el material.
4. COMPROBACIÓN DE LA PIEZA
Las piezas obtenidas por forjado son poco precisas y no se puede ser muy
riguroso en su comprobación. No obstante, deben verificarse, tanto sus
formas como sus dimensiones.
Para la comprobación de la forma de la pieza, se utilizan plantillas hechas
por el forjador, con el contorno que debe de tener la pieza.
La comprobación de las medidas se realiza con el flexómetro, la regla
metálica, compas de espesores, compas de puntas, calibradores, etc.