Está en la página 1de 6

PORTADA

CONTRATO CIVIL ECUATORIANO


Contenido

CLASIFICACIÓN DE LOS CONTRATOS QUE CONTEMPLA EL CÓDIGO CIVIL


ECUATORIANO .......................................................................................................................2

Contratos Unilaterales y Bilaterales .....................................................................................2

Contratos Gratuitos y Onerosos ............................................................................................3

Contratos Conmutativos y Aleatorios ...................................................................................3

Contratos Principales y Accesorios .......................................................................................3

Contratos Reales, Solemnes y Consensuales ........................................................................4

Contratos Nominados e Innominados ...................................................................................4

Web grafía ..................................................................................................................................5


CLASIFICACIÓN DE LOS CONTRATOS QUE CONTEMPLA EL CÓDIGO
CIVIL ECUATORIANO

El Código Civil ecuatoriano establece en el Artículo 1453, que:

Las obligaciones nacen, ya del concurso real de las voluntades de dos o más personas,
como en los contratos o convenciones; ya de un hecho voluntario de la persona que se
obliga, como en la aceptación de una herencia o legado y en todos los cuasicontratos; ya
a consecuencia de un hecho que ha inferido injuria o daño a otra persona, como en los
delitos y cuasidelitos; ya por disposición de la ley, como entre los padres y los hijos de
familia. (Código Civil Ecuatoriano)

Por lo tanto, se puede exponer que, según la revista Electrónica del Instituto de
Investigaciones "Ambrosio L. Gioja" - Año II, Número 3, del año 2008, es necesario una
clasificación de los contratos, expresando que:

Clasificar un contrato constituye la operación (intelectual) bajo la cual se incluye ese


contrato en una categoría jurídica preestablecida, hecho de mucha relevancia, inclusive
al punto de permitir su control por la Corte de Casación en demandas judiciales, porque
“llegado el caso, permite determinar las reglas aplicables a ese contrato en ausencia de
una voluntad expresa de las partes y también las reglas imperativas que imponen a las
partes ciertas obligaciones o les prohíben ciertas cláusula. (Câmara Carrá, 2008)

De esa manera y conforme lo dispone el Código Civil vigente, los contratos se clasifican
en:

a. Unilaterales y Bilaterales,
b. Gratuitos y Onerosos,
c. Conmutativos y Aleatorios,
d. Principales y Accesorios, Reales, Solemnes y Consensuales; y,
e. Nominados e Innominados.

Contratos Unilaterales y Bilaterales

Art. 1455 El jurista argentino José María Gastaldi, menciona sobre este tipo de contratos
que, el primero es comprendido como contrato en el que una sola de las partes se obliga
hacia la otra sin que esta le quede obligada; a diferencia del segundo (contrato bilateral)
en el que las partes se obligan recíprocamente una a la otra.
Contratos Gratuitos y Onerosos

Art. 1456 Son contratos Onerosos aquellos en los que, cada una de las partes obtienen
una ventaja en compensación a la que, a su costa, obtiene la otra; caso de la compraventa
o la permuta.

Según el doctrinario español Rodrigo Bercovitz, los contratos bilaterales son siempre
onerosos, aunque no todos los onerosos son bilaterales; el préstamo mutuo, que es
unilateral, será oneroso si es con interés.

El contrato gratuito es aquel en la que solo un aparte tiene un beneficio, ese es el caso de
la donación; ya que trasmite gratuitamente una parte o la totalidad de una cosa, en donde
la persona que tramite no recibe nada a cambio como compensación o pago.

Contratos Conmutativos y Aleatorios

Art. 1457 Los contratos, son conmutativos cuando las ventajas o pérdidas para una o
ambas partes contratantes, no dependen de ningún acontecimiento incierto previsto en el
contrato como parte integrante de él.

Por el contrario, los contratos aleatorios sujetan las ventajas a un acontecimiento incierto
que puede ser pasado o futuro. El elemento aleatorio del contrato puede ser convenido
entre las partes en forma suspensiva o puede tener los efectos de la condición resolutoria.
El carácter aleatorio de un contrato puede ser a favor de una o de ambas partes
contratantes a la vez

Contratos Principales y Accesorios

Art. 1458 Los contratos principales son aquellos que permanecen por sí mismos, sin
necesidad de otra convención; este contrato no necesita de otro para existir.

A diferencia del contrato Principal, son contratos Accesorios o de garantía, los que se
suscriben para garantizar o asegurar el cumplimiento de una obligación principal, de
manera que no pueda subsistir en ella.
Contratos Reales, Solemnes y Consensuales

Art. 1459 Esta es una de las clasificaciones que atiende a la forma en que se perfeccionan
los contratos, es decir, cuándo y de qué manera nace en el derecho un contrato y, por
tanto, como las partes se encuentran obligadas por el mismo. El contrato Consensuado se
forma válidamente por el solo consentimiento de las partes, basta con el acuerdo de las
voluntades, por lo que al contrario de los contratos Solemnes están sujetos a la
observación de ciertas formalidades especiales de tal manera que sin ellas no pueden
producir ningún efecto civil. Los contratos reales requieren perfeccionarse, además de los
acuerdos de las voluntades, la entrega de la cosa es necesaria, ya que es el objeto de la
obligación, como por ejemplo un depósito, o una prenda.

Contratos Nominados e Innominados

Bruno Leonardo Cámara Carrá, en un artículo publicado en la revista Electrónica del


Instituto de Investigaciones "Ambrosio L. Gioja" - Año II, Número 3, del 2008, cita a
Francisco Messineo, quien, en relación a este tipo de contratos dice:

… Se los llama también atípicos, precisamente porque se separan de las figuras de los
contratos nominados, que están dotados de una causa típica que caracteriza la respectiva
disciplina; en los contratos innominados, la causa es precisamente atípica, porque es
nueva y diversa, respecto de cada una de las que son propias de los contratos nominados
es así que: El

Contrato nominado o típico, es el contrato que se encuentra previsto y regulado por la ley.
Por ello, en ausencia de acuerdo entre las partes, existen normas dispositivas a las que
acudir. Por ejemplo: Compraventa, Arrendamientos. Contrato innominado o atípico: es
aquel para el que la ley no tiene previsto un nombre específico, debido a que sus
características no se encuentran reguladas por ella. Puede ser un híbrido entre varios
contratos o incluso uno completamente nuevo. (Câmara Carrá, 2008)

La distinción entre este tipo de contratos nominados (típicos) e innominados (atípicos),


proviene desde el Derecho Romano, y por las características que poseen se mantienen
vigentes hasta la actualidad.
Web grafía

http://www.dspace.uce.edu.ec/bitstream/25000/7756/1/T-UCE-0013-Ab-367.pdf

http://dspace.unach.edu.ec/bitstream/51000/2759/1/UNACH-FCP-DER-2016-0034.pdf

Código civil ecuatoriano

También podría gustarte