Está en la página 1de 10

El Rapto

El Rapto
¿Qué es? ¿A quiénes afectará? ¿Cuándo es más probable que tenga lugar?

Por Dr. David R. Reagan

Ministerio Cordero y León 1


El Rapto

El Rapto es un evento glorioso que Dios ha prometido a la Iglesia.

La promesa es que algún día muy pronto, al sonar de una trompeta y el grito de un arcángel, Jesús
aparecerá en el cielo y llevará a Su Iglesia, vivos y muertos, al Cielo.

El Término

El término “Rapto” proviene de una palabra latina que significa agarrar, arrebatar o sacar. Es, a su vez,
una traducción de la palabra griega “harpazo”.

Entonces, “Rapto” es una palabra bíblica que proviene directamente de la traducción de la Vulgata Latina
de la Biblia. La palabra se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:17. En la Nueva Versión Estándar Americana
(NASV, por sus siglas en inglés), se usa la frase inglesa “arrebatar”. La misma frase es usada en las
versiones King James y Nueva Versión Internacional.

Una Promesa a la Iglesia

El concepto del Rapto no fue revelado a los profetas del Antiguo Testamento porque es una promesa a
la Iglesia del Nuevo Testamento y no a los santos de Dios que vivieron antes del establecimiento de la
Iglesia. Jesús volverá como un novio para Su novia, y esa novia consiste sólo de los santos de la Era de
la Iglesia.

Los santos de los tiempos del Antiguo Testamento serán resucitados al final de la Tribulación y no en el
momento del Rapto de la Iglesia. Daniel revela este hecho en Daniel 12:1-2 donde él dice que los santos
de esa era serán resucitados al final del “tiempo de angustia”.

Referencias Bíblicas

La primera mención clara del Rapto en las Escrituras se encuentra en las palabras de Jesús registradas
en Juan 14:1-4. Jesús dijo: “Vendré otra vez y os tomaré a Mí mismo para que donde Yo esté, vosotros
también estéis”.

La revelación más detallada de los eventos reales relacionados con el Rapto es dada por Pablo en 1
Tesalonicenses 4:13-18. Él dice que cuando Jesús aparezca, los muertos en Cristo (los santos de la Era
de la Iglesia) serán resucitados y arrebatados primero. Luego, aquellos de nosotros en Cristo que estemos
vivos seremos trasladados “para recibir al Señor en el aire”. Pablo entonces nos exhorta a “consolarnos
unos a otros con estas palabras”.

Pablo menciona otra vez el Rapto en 1 Corintios 15, su famoso capítulo acerca de la resurrección de los
muertos: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, en
un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta” (versículos 51-52).

Ministerio Cordero y León 2


El Rapto

La referencia de Pablo aquí a ser cambiados, es una alusión al hecho de que los santos recibirán cuerpos
glorificados que serán perfeccionados, imperecederos e inmortales (1 Corintios 15:42-44; 50-55; Isaías
35:5-6).

El Momento

El aspecto más controvertido del Rapto es su momento. Algunos lo colocan al final de la Tribulación, lo
que lo hace un evento único e igual a la Segunda Venida. Otros lo colocan en la mitad de la Tribulación.
Incluso otros creen que ocurrirá al comienzo de la Tribulación.

La razón de estos puntos de vista diferentes es que el momento exacto del Rapto no está precisamente
revelado en las Escrituras. Sólo está inferido. Hay, por lo tanto, margen para diferencias honestas de
opinión, y las líneas de compañerismo ciertamente no deberían trazarse sobre las diferencias con respecto
a este punto, a pesar de que es un punto importante.

"El Rapto", por Ryan Heshka

El Rapto Post-Tribulacionista

Aquéllos que ubican el momento al final de la Tribulación, usualmente basan su argumento en dos
parábolas en Mateo 13 y en el Discurso del Señor en el Monte de los Olivos en Mateo 24.

En Mateo 24, el Señor retrata Su reunión de los santos como un acontecimiento que tomará
lugar “inmediatamente después de la tribulación de aquellos días” (Mateo 24:29). Esto ciertamente
suena como a un Rapto Post-Tribulación. Pero debe mantenerse en mente que el libro de Mateo fue

Ministerio Cordero y León 3


El Rapto

escrito para los judíos y, por lo tanto, el registro de Mateo del discurso de Jesús tiene un sabor judío
distintivo comparado con el registro de Lucas del mismo discurso.

Observe, por ejemplo, las referencias de Mateo a Judea y a la ley judía con respecto a viajar en el Shabat
(Mateo 24:15-20). Éstas se omiten en el relato de Lucas. En cambio, Lucas habla de los santos levantando
la mirada por liberación “para escapar de todas estas cosas” cuando las señales de los tiempos del
fin “empiecen a suceder” (Lucas 21:28 y 36). Los santos en Mateo son instruidos a escapar de Judea y
a esconderse. A los santos en Lucas se les dice que deben levantar la mirada para ser rescatados.

Parece, por lo tanto, que Mateo y Lucas están hablando de 2 grupos diferentes de santos. Los santos en
el relato de Mateo son muy probablemente judíos que reciben a Jesús como su Mesías durante la
Tribulación. Los santos en Lucas son aquéllos que reciben a Cristo antes que comience la Tribulación.
La mayoría de aquéllos que acepten al Señor durante la Tribulación serán martirizados (Apocalipsis 7:9-
14). Aquellos que vivan hasta el final serán reunidos por los ángeles del Señor (Mateo 24:31)

La parábola del trigo y la cizaña (Mateo 13:24-30) y la parábola de la red (Mateo 13:47-50) pueden ser
explicadas en la misma forma. Ellas se refieren a una separación de santos y pecadores que ocurrirá al
final de la Tribulación. Los santos son aquéllos que reciben a Jesús como su Salvador durante la
Tribulación (gentiles y judíos) y que viven hasta el final de ese horrible período.

El Rapto Mid-Tribulacionista

Hay variaciones del concepto del Rapto mid-Tribulacionista. La más común es que la Iglesia será sacada
en la mitad exacta de la Tribulación, en el punto de tiempo cuando el Anticristo sea revelado.

Este concepto se basa en una declaración en 1 Corintios 15:52 que dice que el Rapto ocurrirá al sonar de
“la final trompeta”. Esta trompeta es identificada entonces con la séptima trompeta de los juicios de las
trompetas en el libro de Apocalipsis. Dado que el toque de la séptima trompeta está registrado en
Apocalipsis 11, el punto medio de la Tribulación, la conclusión es que el Rapto debe ocurrir en la mitad
de la Tribulación.

Pero hay dos problemas con esta interpretación. El primero es que la última trompeta de 1 Corintios 15
se toca para los creyentes mientras que las siete trompetas de Apocalipsis 8, 9 y 11 se hacen sonar para
los incrédulos. Las trompetas de Apocalipsis no tienen relevancia para la Iglesia. La última trompeta de
1 Corintios 15 es una trompeta para los justos. La última trompeta para los impíos es la que está descrita
en Apocalipsis 11.

Otro problema con esta interpretación es que el pasaje en Apocalipsis 11, que retrata el toque de la
séptima trompeta, es un “flash-forward”* hacia el final de la Tribulación. Los flash-forwards son muy
comunes en el libro de Apocalipsis. Ocurren después de que algo terrible es descrito, con el fin de
asegurarle al lector que todo va a resultar bien cuando Jesús regrese al final de la Tribulación.

Así, los capítulos octavo y noveno de Apocalipsis, que describen los horrores de los juicios de las
trompetas, son seguidos inmediatamente por un flash-forward en el capítulo 10 que muestra el regreso
de Cristo en victoria al final de la Tribulación. La acción de la mitad de la Tribulación se reanuda en el

Ministerio Cordero y León 4


El Rapto

capítulo 11 con una descripción del asesinato de los dos grandes profetas de Dios por el Anticristo.
Luego, para compensar ese terrible evento, se nos presenta otro flash-forward, empezando con el
versículo 15. La séptima trompeta es tocada y nos encontramos siendo impulsados hasta el final de la
Tribulación cuando “los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor”.

El punto es que la séptima trompeta de Apocalipsis se refiere al final de la Tribulación y no a la mitad.


Por lo tanto, no hay base para un argumento a favor de un Rapto mid-Tribulacionista.

El Rapto Pre-Ira

Una variación del Rapto mid-Tribulacionista es el concepto del Rapto pre-ira, que coloca el Rapto en
algún punto del último cuarto de la Tribulación, cerca de cinco años y medio en la Tribulación.

El argumento de este punto de vista es que a la Iglesia se le promete protección sólo de la ira de Dios, y
no de la ira del Hombre o de Satanás. Entonces se argumenta que sólo los Juicios de las Trompetas y las
Copas constituyen la ira de Dios, y éstos son colocados en el último cuarto de la Tribulación, a pesar del
hecho de que el libro de Apocalipsis sitúa claramente los Juicios de las Trompetas en la primera mitad
de la Tribulación. Sostienen que los Juicios de los Sellos son la ira del Hombre y Satanás.

Este punto de vista se desintegra cuando considera el hecho de que es Jesús mismo quien rompe los sellos
que lanzan cada uno de los Juicios de los Sellos registrados en Apocalipsis 6. Estos juicios ocurren al
comienzo de la Tribulación, y se les conoce como “la ira del Cordero” (Apocalipsis 6:16).

Todos los juicios del Apocalipsis están claramente supervisados por Dios. Ésa es la razón por la cual se
nos dice en Apocalipsis 15:1 que los Juicios de las Copas al final de la Tribulación terminarán la ira de
Dios, no comenzarán Su ira.

El Rapto Pre-Tribulación

Creo que la mejor inferencia de las Escrituras es que el Rapto ocurrirá al comienzo de la Tribulación. La
razón más importante por la que creo esto, tiene que ver con el asunto de la inminencia. Una y otra vez
en las Escrituras se nos dice que aguardemos la aparición del Señor. Se nos dice “estad preparados”
(Mateo 24:44), “estad alertas” (Mateo 24:42), “estén ceñidos” (Lucas 12:35) y “mantengan sus
lámparas encendidas” (Lucas 12:35). La fuerza clara de estas advertencias persistentes es que Jesús
puede aparecer en cualquier momento.

Sólo el concepto pre-Tribulación del Rapto permite la inminencia de la aparición del Señor por Su Iglesia.
Cuando el Rapto es colocado en cualquier otro punto en el tiempo, la inminencia de la aparición del
Señor se destruye, porque otros eventos proféticos deben ocurrir primero.

Por ejemplo, si el Rapto va a ocurrir en la mitad de la Tribulación, ¿entonces por qué debería vivir
esperando la aparición del Señor en cualquier momento? En su lugar, estaría esperando un tratado de paz
israelí, la reconstrucción del Templo y la revelación del Anticristo. Entonces y sólo entonces, podría
aparecer el Señor.

Ministerio Cordero y León 5


El Rapto

“El Rapto”, por Pat Marvenko Smith (revelationillustrated.com)

Enfoque

Esto plantea el asunto de qué es lo que debemos aguardar. En ninguna parte se les dice a los creyentes
que esperemos la aparición del Anticristo. Por el contrario, se nos dice que esperemos a Jesucristo.
En Tito 2:13 Pablo dice que debemos vivir “aguardando la esperanza bienaventurada y la aparición
gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo”. Asimismo, Pedro nos insta a “esperad por
completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado” (1 Pedro 1:13). Juan completa
el coro apostólico instándonos de forma similar a “fijar nuestra esperanza en Él” en Su manifestación (1
Juan 3:2-3)

Sólo Mateo habla de vigilar al Anticristo (Mateo 24:15), pero él está hablándole a los judíos viviendo en
Israel en la mitad de la Tribulación, cuando el Anticristo profane el Templo reconstruido.

Ministerio Cordero y León 6


El Rapto

Ira

Otro argumento a favor de un Rapto pre-Tribulación tiene que ver con las promesas de Dios de proteger
a la Iglesia de Su ira. Tal como ha sido demostrado, el libro de Apocalipsis muestra que la ira de Dios
será derramada durante el periodo completo de la Tribulación.

La Palabra promete una y otra vez que la Iglesia será librada de la ira de Dios. Romanos 5:9 dice que “por
Él (Jesús) seremos salvos de la ira”. 1 Tesalonicenses 1:10 declara que estamos esperando “de los cielos
a Su Hijo, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera”. La promesa se repite en 1 Tesalonicenses 5:9 —
“Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor
Jesucristo”.

Liberación

Algunos argumentan que Dios podría proteger sobrenaturalmente a la Iglesia durante la Tribulación. Sí,
Él podría. De hecho, Él promete hacer justamente eso para los 144,000 judíos que serán sellados como
siervos al comienzo de la Tribulación (Apocalipsis 7:1-8).

Pero la promesa de Dios a la Iglesia durante la Tribulación no es una de protección, sino una de liberación.
Jesús dijo que “escaparíamos” los horrores de la Tribulación (Lucas 21:36). Pablo dice que Jesús viene
a “librarnos” de la ira de Dios (1 Tesalonicenses 1:10).

Simbolismo

Hay varios tipos proféticos que parecen afirmar el concepto de liberación de la Tribulación. Tome por
ejemplo a Enoc. Él fue un profeta a los gentiles quien fue arrebatado fuera del mundo antes que Dios
derramara Su ira en el gran diluvio de la época de Noé. Enoc parece ser un tipo de la Iglesia gentil que
será sacada del mundo antes que Dios derrame Su ira otra vez. Si es así, entonces Noé y su familia son
un tipo del remanente judío que será protegido a través de la Tribulación.

Otro tipo simbólico del Antiguo Testamento que apunta hacia un Rapto pre-Tribulación es la experiencia
de Lot y su familia. Ellos fueron sacados de Sodoma y Gomorra antes que esas ciudades fueran
destruidas.

El apóstol Pedro se refiere a estos dos ejemplos en su segunda epístola. El declara que si Dios escatimó
a Noé y a Lot, entonces Él seguramente “sabe librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos
para ser castigados en el día del juicio” (2 Pedro 2:9).

Otro hermoso tipo profético se encuentra en las tradiciones judías de boda de la época de Jesús. Después
de los esponsales, el novio regresaría a la casa de su padre para preparar una cámara de boda para su
esposa. El regresaría por su novia en un momento inesperado, así que la novia tenía que estar preparada
constantemente. Cuando regresaba, él llevaría a su novia de regreso a la casa de su padre, a la cámara
que él había preparado. Él y su novia serían entonces sellados en la cámara por siete días. Cuando surgían,
se celebraría una gran fiesta de bodas.

Ministerio Cordero y León 7


El Rapto

De forma similar, Jesús ha regresado al Cielo para preparar un lugar para Su novia, la Iglesia. Cuando Él
regrese por Su novia, la llevará al hogar celestial de Su Padre. Él permanecerá ahí con Su novia por siete
años (la duración de la Tribulación). El periodo terminará con “la cena de las bodas del Cordero”
descrita en Apocalipsis 19. Así pues, los siete días en la cámara de bodas apunta proféticamente a los
siete años que Jesús y Su novia permanecerán en el Cielo durante la Tribulación.

Apocalipsis

Hablando de Apocalipsis, la estructura de ese libro también implica un Rapto pre-Tribulación en un


sentido simbólico.

Los tres primeros capítulos se enfocan en la Iglesia. El capítulo 4 comienza con la puerta del Cielo
abriéndose y Juan siendo arrebatado de la isla de Patmos al trono de Dios en el Cielo. La Iglesia no se
menciona a partir de entonces hasta Apocalipsis 19:7-9 cuando es representada como la “novia de
Cristo” en el Cielo con Jesús celebrando la “cena de las bodas del Cordero”. En Apocalipsis 19:11 la
puerta del Cielo se abre otra vez y Jesús surge cabalgando un caballo blanco en Su camino hacia la tierra,
seguido por Su Iglesia (Apocalipsis 19:14)

El rapto del apóstol Juan en Apocalipsis 4 parece ser un tipo simbólico del Rapto de la Iglesia. Observe
que se inicia con el grito de una voz que suena como el toque de una trompeta (Apocalipsis 4:1). Dado
que la Tribulación no comienza hasta en Apocalipsis 6, el rapto de Juan en Apocalipsis 4 parece ser un
tipo simbólico que apunta a un Rapto pre-Tribulación de la Iglesia.

Algunos contrarrestan este argumento señalando que aunque la Iglesia no está mencionada en
Apocalipsis durante la descripción de ese libro de la Tribulación, hay una mención constante de “santos”
(por ejemplo, Apocalipsis 13:7). Pero ese término no se utiliza en la Biblia para referirse exclusivamente
a miembros de la Iglesia. Daniel lo usa para referirse a creyentes del Antiguo Testamento que vivieron
mucho antes que la Iglesia fuera establecida (Daniel 7:18). Los santos mencionados en el libro de
Apocalipsis son muy probablemente aquellas personas que serán salvadas durante la Tribulación,
después que la Iglesia ha sido sacada de este mundo.

La Seguridad de Pablo

Un argumento interesante en favor del momento pre-Tribulación del Rapto puede encontrarse en 2
Tesalonicenses. La iglesia en Tesalónica se encontraba en un caos porque alguien les había escrito una
carta en nombre de Pablo en la que se indicaba que ellos habían perdido la “reunión con el Señor” y
estaban, de hecho, viviendo en “el día del Señor” (2 Tesalonicenses 2:1-2).

Pablo intentó calmarlos recordándoles su enseñanza que el día del Señor no vendría hasta que el
Anticristo fuera revelado. Él luego declaró que el Anticristo no sería revelado hasta que una fuerza
restrictiva “sea quitada de en medio” (2 Tesalonicenses 2:3-7).

Ha habido mucha especulación en cuanto a la identidad de esta fuerza restrictiva a la que Pablo se refiere.
Algunos la han identificado como el Espíritu Santo. Pero no puede ser el Espíritu Santo porque habrá

Ministerio Cordero y León 8


El Rapto

personas salvadas durante la Tribulación y nadie puede ser salvo aparte del testimonio del Espíritu (Juan
16:8-11 y 1 Juan 5:7).

Otros han identificado al retenedor como el gobierno humano. Es cierto que el gobierno humano fue
ordenado por Dios para impedir el mal (Romanos 13:1-4).Pero los gobiernos del mundo están en rebelión
contra Dios y Su Hijo (Salmo 2) y son, por tanto, un contribuyente a la maldad que caracteriza al mundo.
Además, la Tribulación no estará caracterizada por la falta de gobierno. Por el contrario, contará con el
verdadero primer gobierno mundial (Apocalipsis 13:7).

En mi opinión, eso deja sólo otro candidato para el retenedor de Pablo —y ése es la Iglesia—. Es la
Iglesia la que sirve como el retenedor primario de la maldad en el mundo hoy mientras proclama el
Evangelio y apoya la justicia. Cuando la Iglesia fracasa en esta misión, la maldad se multiplica, tal como
Pablo señala gráficamente en 2 Timoteo 3:1-5. Pablo dice que la sociedad en los tiempos del fin estará
caracterizada por el caos y la desesperación porque los “hombres tendrán apariencia de piedad, pero
negarán la eficacia de ella”. Cuando la Iglesia sea removida del mundo, literalmente todo el infierno se
desatará.

¿Escapismo?

El concepto pre-Tribulación del Rapto a menudo ha sido condenado como “escapismo”. Pienso que este
criticismo es injustificado. La Biblia misma dice que los cristianos deben “consolarse unos a otros” con
la idea del Rapto (1 Tesalonicenses 4:18). ¿Es un consuelo pensar que el Rapto ocurre al final del peor
periodo de guerra mundial en lugar de al principio?

Sin importar cuándo ocurra el Rapto en realidad, necesitamos tener en mente que la Biblia enseña que
las condiciones sociales van a empeorar cada vez más conforme nos acercamos al regreso del Señor. Eso
significa que los cristianos sufrirán tribulación, ya sea que pasen o no por la Gran Tribulación. Y eso
significa que todos nosotros mejor vayamos preparándonos para el sufrimiento y la guerra espiritual sin
precedentes.

Si usted es un cristiano, puede hacerlo diariamente poniéndose “toda la armadura de Dios” (Efesios
6:13), orando en todo tiempo en el Espíritu que será capaz de mantenerse firme contra los ataques de
Satanás (Efesios 6:14-18).

Si usted no es un cristiano, su única esperanza es extender su mano en fe y recibir el regalo gratuito de


salvación de Dios que Él ha provisto a través de Su Hijo, Jesús (Juan 3:16).

(*) Flash-forward (en inglés) es una técnica utilizada tanto en el cine como en la literatura que altera la secuencia
cronológica de la historia, conectando momentos distintos y trasladando la acción al futuro.

El flash-forward es una ida repentina y rápida al futuro de un personaje en una historia.

Ministerio Cordero y León 9


El Rapto

Artículos relacionados:
»» El Pre-Tribulacionismo

Traducido por Donald Dolmus


En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:
The Rapture

Ministerio Cordero y León

Ministerio Cordero y León 10

También podría gustarte