Está en la página 1de 8

MINISTERIO DE EDUCACION Y CIENCIAS

TRABAJO A DISTANCIA DE ORIENTACIÓN

Colegio: ………………………………………………………………………………………………………………………

Profesora: Lhorena Melgarejo Fecha: …../03/2020


Nombre y Apellido: ……………………………………….. Curso: ……. Sección:……… Especialidad: ….
Unidad 1: Saber quién soy, es saber qué quiero ser y qué quiero hacer.
Eje temático: La identidad profesional.

Competencias:
▪ Asumir una identidad personal y profesional propia y distinta a la de los demás.
▪ Tomar conciencia del rol de los otros en la formación de su individualidad.
▪ Efectivizar una elección vocacional en coherencia con las aptitudes, intereses y
posibilidades personales.
▪ Elaborar un proyecto de vida acorde a sus necesidades y en respuesta a su
comunidad.
Capacidades:
▪ Demuestro en mis acciones conocimiento y aceptación de mis propias capacidades
y limitaciones.
▪ Discierno la profesión de mi preferencia, reconozco las actividades que exige y
estoy dispuesto a elegirla como mía.
▪ Organizo un plan de vida, conforme a mis posibilidades y a las que me ofrece mi
medio.
▪ Manifiesto a través de mis actitudes los valores que rigen mi vida.
▪ Reconozco los factores que posibilitan una elección vocacional que responda a mi
identidad.

Mi identidad profesional
Hasta que encuentra su lugar en el mundo, entre el niño del cual despedirse y el adulto que
será, el adolescente pasa por una etapa de alta vulnerabilidad emocional. Es permeable a
todo lo que ve y oye, absolutamente todo le llega y le hace cambiar muchos de sus
esquemas mentales, sus maneras de mirar la realidad, interpretarla e integrarse a ella. Y es
justamente en esta etapa de la vida en que debe hacer también su elección profesional… Si
elegir es complicado, ¡cuánto más lo será cuando todavía no se tiene claro quién se es, qué
se desea, qué intereses, valores o miedos marcarán el futuro! (Beatriz Goldberg: ¿Qué
quiero ser?)
La palabra adolescencia está muy relacionada al concepto de
crecer. El crecimiento es un proceso, es decir, nadie es más
grande de un día para otro. Todo proceso advierte
movimiento, que en la etapa adolescente implica cambio,
entre los nuevos elementos, que se toman o aprehenden y los
ya conocidos hasta este momento.
En ocasiones estos cambios suponen estados de angustia,
porque desde el punto de vista individual hay una pérdida del
equilibrio de la identidad anterior y el establecimiento de la
nueva identidad, la adulta.

Ejemplo: ya no se siente seguro con algunas ideas respecto a sí


mismo y a los otros y empieza a darse cuenta de que se ¿Quién soy?
interesa por otras cosas y que puede alcanzar metas que antes
no se proponía.

Esta nueva identidad trae consigo la definición de aquello que va a querer hacer en la vida
y que se relaciona con lo que va a querer ser, es decir la ocupación y la profesión.
La vocación debe entenderse como un proceso y no como algo que aparece de manera
puntual y espontánea, se inicia con la infancia y va configurándose en la adolescencia para
definirse en la adultez.

Ejemplo: de niño siento curiosidad y


fascinación por lo que hacen algunas
personas como mis padres y mi tío
arquitecto y me intereso mucho por ello,
tengo más facilidad e interés por ciertas
disciplinas en el colegio (cálculo, artes
plásticas) y pienso que cuando sea grande
voy a ser arquitecto.

La elección vocacional está determinada por las actitudes (predisposición para),


las aptitudes (capacidades), los intereses (lo que gusta) y la personalidad (el todo que
acompaña y sostiene). Estos, a su vez, pueden potenciarse o no, influidos por factores socio-
ambientales y culturales (familia, amigos, género), por el prestigio y auge de ciertos
estudios en comparación con otros.
Resolver esta problemática es enfrentar la crisis de identidad, caracterizada por una
confusión general para convertirse en un adulto único con un sentido coherente del yo y
una función valorada en la sociedad.

La identidad, como actividad procesual, está


organizada cuando los jóvenes resuelven tres aspectos
importantes: la elección de una profesión u ocupación,
la adopción de los valores que guiarán su vida, y el
desarrollo de una identidad sexual satisfactoria.
Fuente: www.sxc.hu

La elección vocacional es una expresión de la personalidad, es una


decisión que se relaciona con la identidad. En la medida en que un
adolescente tenga claro cuáles son sus características, intereses y
habilidades, más cerca estará de acertar en la elección. (María Pía
Sius: Elección profesional, una duda que merece revisión).

Factores a tener en cuenta para una elección vocacional


Optar por una profesión es tomar una decisión que, en virtud de su importancia en la vida
de cada uno, debe ser suficientemente reflexionada.
Algunos factores que pueden guiar adecuadamente esta tarea son:
▪ Tiempo: es importante tomarse un tiempo prudencial para analizar la información
de manera amplia y averiguar cuáles son las carreras, costo, años de estudio,
demanda social, posibilidades laborales, etc.

▪ Intereses y gustos personales:reconocer cuáles son las actividades que gustan e


interesan, lo que cada uno siente que tiene ganas de hacer, nada relacionado con
ello supone un sacrificio.
▪ Aptitudes: saber cuáles son las actividades para las que se tienen mayores
capacidades o mejor desempeño. Es importante reconocer si la profesión elegida
coincide con lo que uno tiene habilidad de resolver o ejecutar.
▪ Objetivos: se debe tener en claro lo que uno quiere lograr en la vida. El tránsito
por la vida supone metas a alcanzar y se debe verificar si la profesión elegida
coincide con ellas.

Actividad Nº 1. Taller Vivencial: re-conociéndome.

Pautas para realizar una jornada de laboratorio vivencial.


▪ Dinámica motivacional.
▪ Cuestionarios.
▪ Esbozo de un plan de vida para el año.
▪ Cierre
Elementos que intervienen en una orientación vocacional
▪ Conocimiento de las profesiones
Es fundamental proveer al joven de un conocimiento lo más completo posible acerca de lo
que el medio le ofrece como opciones profesionales. Establecer la coincidencia entre las
carreras y las profesiones, las relaciones entre el trabajo y el trabajador, así como las
exigencias físicas y morales de las distintas profesiones.
▪ Conocimiento de sí mismo
Quien tiene la compleja tarea de elegir una carrera profesional debe conocerse, tanto en
sus fortalezas como en sus debilidades, saber qué sabe y qué quiere hacer por el resto de
su vida.
▪ Aplicación de tests (aptitudes e intereses)

Que posibiliten al adolescente en proceso de elección,


reconocer sus capacidades y predisposiciones
y discernir para qué profesiones lo orientan.
▪ Entrevistas
Que permitan al joven, dentro de un encuadre específico,
Fuente: Wikipedia
confrontarse con sus posibilidades cognitivas y afectivas,
más allá de la idea que tenía de sí mismo. Según esta
descripción, la orientación vocacional es un proceso de construcción y apropiación personal
y no una sumatoria de tests. Es una búsqueda y un encuentro con uno mismo y es un trabajo
personal y no meramente una acción mágica que viene de afuera como resultado de la
aplicación de unos instrumentos estandarizados.

La orientación vocacional organizada como una exploración favorece la actitud de


compromiso personal del adolescente, porque este debe realizar una mirada profunda
para adentro y para afuera.

Ingredientes de una buena elección vocacional


Si te conoces sabrás lo que necesitas y podrás descubrir la forma de lograrlo (Marina
Peña).
▪ Autoconcepto: es la imagen o
representación que cada uno tiene
de sí mismo, es decir,
la percepción de su forma de ser.
Se construye, a partir de la acción
de los demás y de la propia.
▪ Toma de decisiones: es el acto
voluntario por el cual una persona,
ante una situación, elige lo que
considera más adecuado. Connota
la idea de asumir las consecuencias
que de la decisión adoptada puedan desprenderse.
▪ Autoestima: es la valoración que cada persona hace de sí misma, influida por la
percepción valorativa de los demás.
Para reflexionar sobre estos temas puedes leer el articulo sobre Aprender el arte de la
auotoestima que te recomendamos en este link.

"Hace falta cambiar la propia forma de obrar, analizarse y


conocerse a sí mismo, serán ineficaces si no se toman las
decisiones en consecuencia."
Erich Fromm
Erich Fromm

Fuente:Wikipedia

Actividad Nº 2. Cuestionario: ¿Qué sé de mí mismo?


Respondo con sinceridad, no hay respuestas buenas ni malas, la mejor es la que cada
uno puede dar.
1) ¿Quién soy?

……………………………………………………………………………………………………………………………………..
2) ¿Qué imagen tengo de mí mismo?
…………………………………………......................................................................................……...
3) ¿Cuáles son mis habilidades?

……………………………………................................................................................………………….
4) ¿Cuáles son mis limitaciones?
…………………………………………................................................................................…………….
5) ¿Qué me gusta hacer en mis momentos libres?
……………………………….....................................................................................................…..

6) ¿Qué experiencias positivas puedo destacar en mi vida?


................................................................................................................………………………..
7) ¿Qué experiencias negativas puedo destacar en mi vida?
…………………….................................................................................................................….

8) ¿He pensado, alguna vez, detenidamente en mí?


…........................................................................................................................................

Actividad Nº 3. Cuestionario: Estoy orgulloso/a de mí.


Escribo tres palabras con las que creo, me definen positivamente quienes comparten
conmigo.
1) Mi mejor amigo/a…………………………………………..............
2) Mi padres………………………………………………………..….
3) Un maestro….……………………………………………………….

4) La gente…………………………………………………………….
Actividad Nº 4. Ejercicio: Es momento de elegir.
Gráfico un cuadro y en él consigno tres columnas:

1. En la primera escribo: ¿Dónde estoy?


2. En la del medio: ¿Dónde quiero llegar?
3. En la última ¿Qué debo hacer para conseguirlo?
Luego comparto con el grupo mis respuestas.

Valores
Según la manera en que una persona se
conduzca en la vida, denotará y reflejará
cuáles son sus valores.
Observar y reflexionar sobre los hábitos,
las actitudes, los modales y la forma en la
que el adolescente se relaciona consigo
mismo y con los demás, es fundamental
para poder apropiarse e incorporar los
valores en la vida diaria.
Valores y Hábitos
Conocerse y descubrir los valores hace posible crecer y mejorar como personas, procurar el
bienestar de los otros y no solo el propio, favorecer una mejor calidad de vida y en
consecuencia una inserción profesional más efectiva y productiva en la sociedad. Los
valores elegidos en esta unidad son el carácter, el orden y la prudencia.

Fuente: Wikipedia
▪ Carácter: decisión firme para alcanzar los objetivos propuestos, acordes con las
posibilidades suyas y las que le brinda el entorno. Ser constantes, asumir una actitud
positiva hacia el trabajo y el esfuerzo buscando siempre el autodominio.
▪ Orden: colocación de las cosas en el lugar que les corresponde; regla o modo que se
observa para hacerlas. En la etapa adolescente, caracterizada por la confusión que
se genera en el proceso de construcción de una nueva identidad, es de vital
importancia ordenar las ideas y los sentimientos para no elegir apresuradamente,
porque se tiene la sensación de que no hay tiempo que perder. En la elección de
una profesión se deben seguir ciertos pasos y priorizar los aspectos más relevantes
de manera que esa elección no responda al capricho, es decir: sigo esta carrera
porque se me antoja y es lo que quiero. Ejemplo: ser ordenado implica comprender
que más vale estudiar dos horas y luego descansar realizando alguna otra actividad,
que pasar muchas horas que por interferencia del cansancio o la fatiga pueden
terminar siendo poco productivas. Se debe evitar caer en la tentación de hacer lo
más fácil antes de lo difícil, lo urgente antes que lo importante. Para fomentar el
orden se debe aprender a valorar el tiempo de los demás tanto como el propio.

▪ Prudencia: templanza, cautela, moderación; sensatez, buen juicio. Definida como


una de las cuatro virtudes cardinales, consistente en distinguir lo que es bueno de
lo malo, para seguirlo o huir de ello. La mayoría de los desaciertos en la toma de
decisiones se derivan de la precipitación, la emoción, el mal humor, una percepción
equivocada de la realidad o la falta de información adecuada. Es el valor que ayuda
a actuar con mayor conciencia en las situaciones cotidianas y a tomar decisiones
más acertadas, reflexionando y considerando el impacto que las palabras que uno
dice o las acciones que realiza puedan tener en los demás. Es indispensable ser
prudente al elegir una carrera no solo porque esto supone lo que el joven va a hacer,
sino que conlleva un estilo de vida que debe responder a su ser.

Ejercicio Nº 5. Reflexión: Forjando mi carácter.


Con una mirada crítica reflexiono sobre aquello que puedo cambiar o mejorar.
1. ¿Me propongo retos o desafíos?

2. ¿Cumplo con mis responsabilidades?


3. ¿Conservo la calma en las situaciones de mi vida cotidiana?
4. ¿Me doy por vencido fácilmente?
5. ¿Me cuesta aceptar mis errores?
6. ¿Justifico o busco excusas cuando me equivoco?

7. ¿Critico constantemente a los demás?


8. ¿Cumplo con mis promesas o compromisos?

Decisión, reflexión y perseverancia para alcanzar nuestros objetivos constituyen un


buen principio y una sólida base para hacer del valor del carácter el sello distintivo de
nuestra personalidad.

(Valores: Portal Católico)

Síntesis conceptual
Ejercicios de evaluación
A. Marco los enunciados Verdaderos o Falsos.
Proposiciones Verdadero Falso
Decidir lo que quiero hacer y lo que quiero ser no tiene relación con
mis habilidades y rasgos de personalidad.
Para una buena elección vocacional se deben tener en cuenta los
siguientes factores: tiempo, intereses, aptitudes y objetivos.
Es fundamental que el adolescente tenga información acerca de las
profesiones y carreras que el medio le ofrece y lo que cada una de éstas
conlleva.
Los cambios en la etapa adolescente generan estados de angustia por la
pérdida del equilibrio que se produce en la construcción de una nueva
identidad.
Las aptitudes hacen referencia a mis gustos y preferencias y no a mis
capacidades.

B. Marco con F si es falso y con V si es verdadero.


Proposiciones Verdadero Falso
La orientación vocacional está dada exclusivamente por la aplicación
de tests que midan la capacidad intelectual del sujeto.
La elección profesional supone un compromiso personal del
adolescente, esta decisión debe hacerse de manera apresurada.
En la toma de decisiones una persona elige voluntariamente lo que
considera más adecuado y asume las consecuencias de dicha elección.
El adolescente debe mirar hacia dentro y hacia fuera, en el proceso de
búsqueda y construcción de su identidad profesional.
El orientador debe, a través de las entrevistas, conducir al joven a
confrontarse con sus posibilidades cognitivas y afectivas.

C- Ubico la palabra correcta en el lugar que corresponde:


prudente orden profesional carácter
La elección debe responder tanto a lo que el joven quiere hacer como a
lo que quiere ser.

El implica decisión, reflexión y perseverancia para alcanzar los objetivos


que una persona se propone.

El hace referencia a la colocación de las cosas en el lugar que les


corresponde, priorizando y valorando el propio tiempo y el de los demás.

Ser ayuda a actuar con mayor conciencia en las situaciones cotidianas y


a tomar decisiones asertivas.

……………………………………..
Lic. Lhorena Melgarejo ……/ …… / 2020
Firma de la Profesora Fecha de Entrega