Está en la página 1de 3

PLANTEE SU PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN

Título del Proyecto: “APLICACIÓN DEL JUEGO COMO ESTRATEGIA


DIDACTICA PARA MEJORAR LA SOCIALIZACIÓN EN NIÑAS Y NIÑOS DE 4
AÑOS DE LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA INICIAL N°260 CHAMPACCOCHA DE
SAN JERONIMO, 2020”
La Educación es la formación práctica y metodológica que se le da a una persona
en vías de desarrollo y crecimiento. Es un proceso mediante el cual al individuo se
le suministran herramientas y conocimientos esenciales para ponerlos en práctica
en la vida cotidiana, el aprendizaje de una persona comienza desde su infancia.

A través de ello el niño a través del juego está aprendiendo y los mejores
maestros deben ser los padres. Educar a los niños a través del juego debe ser
considerado profundamente. Para Jean Piaget (1956), el juego forma parte de la
inteligencia del niño, porque representa la asimilación funcional o reproductiva, de
la realidad de acuerdo con cada etapa evolutiva del individuo.

Por ello, el juego representa una situación de aprendizaje contextualizada. Que


constituye la actividad recreativa y se modifica adaptándose a las circunstancias
cambiantes de cada situación concreta, proporcionando la acción motriz de mayor
significación. Representa una forma espontánea de acercar al niño a su entorno.
Con la realización de actividades lúdicas, los niños exploran, experimentan e
interactúan con el entorno. Descubren la realidad, estructuran su conocimiento del
mundo y reorganizan este conocimiento a la luz de los nuevos descubrimientos.

Frente a ello, el juego provoca situaciones de interacción social. Las actividades


de ocio colectivo implican la existencia de relaciones entre los participantes:
relaciones de confrontación, autoritarismo, subordinación, colaboración, ayuda
mutua, atención a las necesidades de los demás, cooperación, etc., lo que le da al
juego un carácter social, convirtiéndolo en un contexto importante para el
aprendizaje y el desarrollo personal dentro del grupo. Todas estas características
convierten la actividad lúdica en un medio educativo irreemplazable dentro del
proceso de enseñanza-aprendizaje que tiene lugar en las clases.
Cabe señalar, que el MINEDU brinda apoyo con diversos materiales curriculares a
las instituciones educativas para desarrollar las habilidades comunicativas orales
en los estudiantes en el nivel inicial. Se señala que se debe desarrollar
progresivamente competencias comunicativas en los niños y niñas a fin de
promover personas competentes tanto para hablar como para escuchar, mediante
la realización de diversas actividades propias de la edad, tales como el juego y el
movimiento. Así también, estas actividades no se promueven con mucha
frecuencia en los jardines de procedimientos de dirección pedagógica pues entran
en contradicciones con el carácter independiente del juego, que por el contrario va
encaminado a potenciarlo desde la posición de la docente de copartícipe del juego
en el aula.

Esta serie de orientaciones pedagógicas es, ante todo, la exposición de los


principios básicos de una propuesta educativa para las niñas y los niños en
educación inicial. Las maestras y los agentes educativos para que, desde la
práctica, promuevan experiencias pedagógicas y ambientes enriquecidos en los
que el desarrollo integral de las niñas y los niños se potencie desde el juego. De
esta manera, se enfoca que el Currículo Nacional valora esta estrategia, al incluir
con mayor acentuación en comparación a los diseños curriculares precedentes,
actividades lúdicas en diversas áreas de desarrollo y para los distintos ciclos, dada
sus diversas ventajas y aplicaciones que  ofrece.

De otra parte, el juego es un lenguaje natural porque es precisamente en esos


momentos lúdicos en los que la niña y el niño sienten mayor necesidad de
expresar al otro sus intenciones, sus deseos, sus emociones y sus sentimientos.
Es en el juego donde el cuerpo dialoga con otros cuerpos para manifestar el placer
que le provocan algunas acciones, para proponer nuevas maneras de jugar

Asimismo, se puede percibir en instituciones educativas locales de Andahuaylas,


que cada vez tiene más relevancia e importancia del juego en el proceso
educativo, por comprenderse esenciales para que se den verdaderos espacios en
donde el niño viva, sienta y disfrute con  libertad su existencia en la sociedad. Esta
sería la explicación del aumento de las expectativas e interés por comprender,
analizar e interpretar el juego, permitiendo un cambio transcendental en la 
docencia.
Lamentablemente, la Institución Educativa Inicial N° 260 Champaccocha de San
Jerónimo representa una realidad distinta. A pesar de la importancia que tienen los
juegos, se percibe  una escasa aplicación de las mismas, producto del poco
conocimiento que se tiene sobre el momento y la manera de conducirlas. Se
considera, por ejemplo, en forma equivocada, que estos juegos, son propuestos
en los módulos y libros de los niños, o que éstos sólo deben ser utilizados al final
de las unidades didácticas, con el  fin de cumplir con el programa curricular.
Esto explicaría las razones,  o porque los niños y niñas de Educación Inicial en
vez de realizar juegos recreativos para que los niños y niñas puedan socializarse
más entre ellos y comprenderse como compañeros que son, debemos aplicar
siempre el juego en cada actividad que se realiza en el aula .
Ante esta situación, los niños y niñas también tienen la socialización son su
entorno familiar y social , dado el grado de identificación y cercanía que tienen los
niños de estas edades son sus padres, su participación en este tipo de
actividades, sería de grandes beneficios en el desarrollo social del niño, ya que a
medida que los juegos favorecen la comunicación y el intercambio, se ayuda al
niño a  saber relacionarse con los otros, a comunicarse con ellos y les prepara
para su integración social.
Por lo antes expuesto, en este contexto, es que es necesario analizar en qué
medida los niños y niñas se socializan mediante el juego que realizan en su
ámbito educativo, con el propósito  de hacer una nueva forma de trabajo en el
aula, donde los protagonistas no sean únicamente los niños y el docente, sino
también, la propia familia. De esta forma, se pretende integrar relacionando la
educación recibida en el hogar y la recibida en la escuela inicial. En concordancia
con los nuevos enfoques, tendencias y  objetivos pedagógicos de la Institución
Educativa Inicial, la cual tiene el reto de mejorar la socialización de los niños.