Está en la página 1de 15

Que leyes en Venezuela contemplan los medios alternativos de solución de conflicto

Medios alternativos

Que leyes en Venezuela contemplan los medios alternativos de solución de conflicto

2. Introducción

Los Medios alternativos de solución de conflictos El hecho que vivamos en sociedad


presupone una continua interacción entre los diferentes agentes económicos, quienes tienen
distintas percepciones de la realidad objetiva en que se desenvuelven. La existencia de
diversas percepciones origina conflictos entre los agentes económicos que deben ser
resueltos. El objetivo en este trabajo de manera personal, será hacer un análisis y quizás una
comparación de cada uno de los llamados MASC. No pretendo hacer más, pues estos
medios se usaran según cómo evolucione la sociedad. Los conflictos que se generan deben
ser resueltos de forma eficiente, reduciendo costos y previniendo la aparición de nuevos
conflictos. Con el objeto de alcanzar el objetivo antes indicado el sistema jurídico ha
incorporado ciertos medios cuyo propósito es solucionar los conflictos sin generar mayores
antagonismos entre las partes. Los medios de solución de controversias más difundidos son
los siguientes: a. Negociación b. Mediación c. Arbitraje d. Conciliación Estos medios se
distinguen entre sí por la intervención de terceros en la solución del conflicto. En efecto,
mientras en la negociación el proceso está íntegramente librado a la voluntad de las partes,
en la mediación y en la conciliación interviene un tercero (mediador o conciliador) para
ayudar a que las partes arriben a un acuerdo. Desde un punto de vista doctrinario la
conciliación se distingue de la mediación por el hecho que el conciliador debe proponer una
fórmula conciliatoria, mientras que el mediador no tiene esa obligación y por ello puede o
no formular una propuesta de solución. LOS MACS Estamos ante el redescubrimiento de
los medios de solución de conflicto- MASC; pues en sus diversas instituciones estos han
existido desde épocas antiguas. La conciliación por Ej. Como señala Gozaini, se halla en
las formas tribales, para avanzar históricamente afincándose en los consejos de familia,
clanes o reunión de vecinos caracterizados.
¿QUE LEYES EN VENEZUELA CONTEMPLAN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS
DE SOLUCIÓN DE CONFLICTO?

Actualmente, en la Constitución de 1999, la justicia de paz está reconocida en el Capítulo


III del Título IV relativo a la organización del Poder Judicial y del Sistema de Justicia. Así
tenemos que, en primer lugar, el sistema de justicia, de conformidad con el artículo 253
constitucional, no sólo comprende los órganos tradicionales del Poder Judicial los
diferentes tribunales de la República que la ley establezca previamente sino que en él
también se encuentran enmarcados determinados órganos de carácter administrativo, tales
como las defensorías públicas, los órganos de investigación penal, los funcionarios que
trabajen dentro del Poder Judicial sean permanentes o auxiliares y, específicamente los
medios alternativos de justicia, entre los cuales está la justicia de paz. Más aún, el artículo
256 constitucional reconoce de manera expresa la justicia de paz, de la siguiente manera:
“La Ley organizará la justicia de paz en las comunidades. Los jueces y Juezas de Paz serán
elegidos o elegidas por votación universal, directa y secreta conforme a la Ley. La Ley
promoverá el arbitraje, la conciliación, la mediación y cualquiera otros métodos
alternativos para la solución de conflictos.” De lo antes expuesto se desprende que la
justicia de paz es una herramienta para impartir Justicia a los ciudadanos de manera
alternativa al sistema de administración de justicia ordinaria y, por ello, forma parte del
Sistema de Justicia, pero no del Poder Judicial.
Por otra parte, la misma Constitución señala que la justicia de paz es competencia del Poder
Público Municipal, al mencionarla en el ordinal 7 del artículo 178. Así, a pesar de que la
justicia de paz es un mecanismo alterno para la solución de los conflictos y por lo tanto se
encuentra inmersa dentro del sistema de administración de justicia, su manejo y gestión es
competencia de los municipios, por lo que las autoridades municipales son las encargadas
de brindarle apoyo a las personas involucradas en el ejercicio y funcionamiento del día a
día, al ser el juez de paz una autoridad municipal. Los Medios Alternativos de Resolución
de Conflictos en la actualidad constituyen un mecanismo efectivo e innovador al momento
de dirimir las controversias que se presentan entre las personas en la sociedad, su
implementación ha revelado que se trata de una herramienta valiosa y exitosa en la solución
de los conflictos y disensiones que se presentan en las diferentes áreas del quehacer
humano. Medios que han sido utilizados desde épocas ancestrales adoptadas por el ser
humano para la solución de conflictos utilizando como modalidad el dialogo entre las
partes con o sin la presencia de un mediador o conciliador. En ese sentido un gran número
de instituciones pertenecientes al Estado han venido trabajando en base al estudio e
implementación sistemática de este nuevo modelo, en la búsqueda de soluciones rápidas y
efectivas centradas en la solución de sus conflictos. Los problemas reinantes en nuestra
sociedad que para nadie son un secreto y el carácter tan violento del crecimiento
poblacional que no puede eludir la administración de justicia en Venezuela, ha conducido a
la implementación de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos a nivel
jurisdiccional, con la finalidad por un lado de que los justiciables consigan un mejor acceso
a la justicia y por otro que en los diferentes Tribunales los juicios duren poco tiempo,
basado en el principio de celeridad y economía procesal inclinándose a su vez a la nueva
tendencia del Poder Judicial identificada por ser una justicia moderna y eficaz. Nuestros
legisladores han insistido en la necesidad de impulsar estas alternativas
5. como soporte a los mecanismos jurisdiccionales, con la simple tarea de disminuir el
número de litigios o demandas a los que se enfrentan nuestras instituciones encargadas de
administrar justicia. Es menester, centrar el punto tratado a lo plasmado en nuestra Carta
Magna específicamente en el artículo 258 segundo aparte, donde se establece textualmente
"La ley promoverá el arbitraje, la conciliación, la mediación y cualesquiera otros medios
alternativos para la solución de conflictos" De lo antes expuesto, no escapa la novísima Ley
Orgánica de La Jurisdicción Contencioso Administrativa, publicada en Gaceta Oficial de la
República Bolivariana de Venezuela, en fecha 25 de junio de 2010, donde en su artículo 6
expresamente manifiesto, deja implícito lo siguiente: Medios Alternativos de Resolución de
Conflictos. “Los tribunales de la Jurisdicción Contencioso Administrativa promoverán la
utilización de medios alternativos de solución de conflictos en cualquier grado y estado del
proceso, atendiendo a la especial naturaleza de las materias jurídicas sometidas a su
conocimiento”.
En Venezuela, la Conciliación es concebida en el como un acto procesal dentro del proceso
ordinario regulado por el Código de Procedimiento Civil (CPC) por medio del cual el Juez,
en cualquier estado y grado de la causa y siempre antes de emitir sentencia, incita a las
partes a llegar a un acuerdo sobre alguna incidencia que verse sobre materias sobre las
cuales las partes pueden disponer (Arts. 257 y 258, CPC). Con ese mecanismo, las partes
ponen fin al proceso con la misma eficacia que una sentencia definitivamente firma, una
vez se haya levantada un acta firmada por el Juez, el Secretario y las partes involucradas
(Arts. 260 y 262, CPC).
Según Escobar Gil la conciliación “…es un acto procesal en que las partes en presencia y
con intervención de un juez o de un tercero investido transitoriamente de la función de
administrar justicia, buscan la composición de un conflicto de intereses para terminar
anticipadamente el proceso
La doctrina –Carnelutti- señala que la conciliación tiene la estructura de la mediación, ya
que se traduce en la intervención de un tercero entre las partes “con objeto de inducirles a la
composición contractual”, con la distinción de que “…la mediación persigue una
composición contractual cualquiera, sin preocuparse de su justicia, mientras que la
conciliación aspira a la composición justa.
En este sentido, la conciliación se encuentra en medio de la mediación y de la decisión:
posee la forma de la primera y la sustancia de la segunda En el Derecho Administrativo, la
conciliación es el acuerdo a que llegan la Administración y el particular, con la
intervención del Juez, durante el proceso, con el objeto de poner fin al litigio instaurado
entre ellos. También existe, sin embargo, la conciliación en el marco del procedimiento
administrativo en algunos casos especiales, como ocurre en el procedimiento sancionador
regulado por la Ley de Protección al Consumidor y al Usuario No obstante, a propósito de
la entrada en vigencia de la Constitución de 1999, estas posiciones restrictivas que negaban
la aplicación de los mecanismos de autocomposición procesal en el Derecho
Administrativo y, en concreto, en el proceso de amparo han tenido que ceder ante las
normas constitucionales que consagran la simplificación y eficacia del proceso,
estableciendo la obligación al legislador de promover a tales fines el arbitraje, la
conciliación, la mediación y cualesquiera otros medios alternativos para la solución de
conflictos (Arts. 257 y 258 de la Constitución de 1999). En el caso concreto, la Sala
Político-Administrativa, visto que en la Audiencia Constitucional, la Administración
convino y aceptó las violaciones constitucionales imputadas, acordó llamar a las partes a
conciliación exponiendo la conveniencia de poner fin al juicio mediante la celebración, en
oportunidad posterior, de un acto alternativo de resolución de controversias. La
conciliación puede, además, ser usada como medio para solventar controversias en el marco
de un procedimiento administrativo. De manera general, la Ley Orgánica de la Procuraduría
General de la República establece que para toda conciliación en sede administrativa, sobre
controversias que se relacionen con derechos, bienes e intereses patrimoniales de la
República y que sea efectuada por funcionarios públicos en el ejercicio de sus atribuciones,
requiere de una autorización previa emitida por el Procuraduría General, so pena de nulidad
absoluta del acto de conciliación (Art.4 La mediación es un sistema de negociación asistida,
mediante el cual las partes involucradas en un conflicto intentan resolverlo por si mismas,
con la ayuda de un tercero imparcial que actúa como conductor del proceso, a los fines
ayudar a las partes a encontrar una solución satisfactoria La finalidad de la mediación es
que las propias partes elaboren la decisión y el acuerdo al cual llegarán, siendo asistidos por
el mediador, por lo que ayuda a las partes a preservar su capacidad de autodeterminación en
la solución del conflicto. Así, la mediación no requiere de un proceso estructurado para
conseguir las pruebas de las partes a los fines de determinar quién tiene la razón, sino que
es un mecanismo flexible e informal por medio del cual las partes negocian una solución
con la asistencia del mediador, que es un tercero neutral.

1) ¿QUE ORGANISMOS EXISTEN EN VENEZUELA ENCARGADOS DE


APLICAR LOS MEDIO DE SOLUCIÓN DE CONFLICTO?

La Constitución de 1999, en su artículo 253, establece que la potestad de administrar


justicia emana de los ciudadanos y señala de manera expresa que el sistema de justicia está
conformado no sólo por los Tribunales de la República sino también por los medios
alternativos de justicia y los ciudadanos que participan en la administración de justicia. El
hecho de que la Constitución se refiera a los ciudadanos y a los medios alternativos de
solución de conflictos como integrantes del sistema de justicia permite afirmar que el
Constituyente ha entendido que el arbitraje y los demás mecanismos alternativos de
resolución de controversias son procedimientos jurisdiccionales a través de los cuales se
administra justicia aplicando el derecho a un caso concreto con carácter definitivo. Ello se
ve reforzado por la disposición contenida en el artículo 258 ejusdem, el cual contempla y
estimula el uso de tal medio alternativo de solución de conflictos, al señalar que “la ley
promoverá el arbitraje, la conciliación, la mediación y cualesquiera otros medios
alternativos para la solución de conflictos”. Esta norma ubicada en las Disposiciones
Generales del capítulo referido al Poder Judicial, es de aplicación general a la solución de
todo tipo de controversias incluso a las referidas a los contratos de la administración, tanto
más cuanto se halla ubicada justo antes del artículo 259 regulador de la jurisdicción
contencioso administrativa.
Además de esa regulación constitucional el arbitraje se encuentra regulado en Venezuela en
el Código de Procedimiento Civil (CPC) -de manera tradicional- y en la Ley de Arbitraje
Comercial (LAC).
Estas Leyes se refieren, obviamente, a la actividad comercial, esto es, aquellas cuyo objeto
verse sobre alguno de los actos objetivos de comercio, previstos en el Código de Comercio
(Art. 2); o bien cuando dicha controversia derive de los actos llevados a cabo por los
comerciantes(actos subjetivos de comercio, Art. 3). Se excluyen expresamente del arbitraje
comercial, las controversias directamente relacionadas con las atribuciones o funciones de
imperio o de personas de entes de Derecho Público, lo que pareciera negar, respecto de
éstas, la posibilidad de acudir a un arbitraje comercial. Sin embargo, lo cierto es que esas
excepciones deben ser interpretadas restrictivamente, por lo que la exclusión del arbitraje
de la LAC se entenderá cuando (i) la controversia se relacione directamente con
atribuciones de imperio o competencias administrativas y (ii) una de las partes de la
controversia sea el Estado, o un ente de Derecho Público territorial (República, los Estados
o los Municipios).
9. Ahora bien, adicionalmente a esas disposiciones genéricas, existen diversas normas de
rango legal en las cuales se contempla el arbitraje como medio de solución de controversias
administrativas de manera expresa y otras en las que se hace referencia a éste de manera
indirecta, pero de las cuales se desprende la posibilidad de la Administración de acudir a
este mecanismo alternativo para solucionar controversias de Derecho Público. Así, notamos
que la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, establece en sus artículos 18 y 19
que los medios alternos a la solución de conflictos, dentro de los cuales se encuentra el
arbitraje, “…podrán utilizarse en cualquier grado y estado del proceso, salvo que se trate de
materia de orden público, o aquéllas no susceptibles de transigir o convenir de conformidad
con la ley”. Asimismo, la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República prevé
que los contratos suscritos por la República como entidad político territorial, en los cuales
se establezcan “cláusulas de arbitraje, tanto nacional como internacional, deben ser
sometidos a la opinión previa y expresa de la Procuraduría General de la República” (Art.
12) y a tales fines, “las máximas autoridades de los órganos del Poder Público Nacional,
deben remitir a la Procuraduría General de la República los proyectos de contratos a
suscribirse, conjuntamente con sus soportes y la opinión de la respectiva Consultoría
Jurídica, la cual debe hacer pronunciamiento expreso, de ser el caso, sobre la procedencia
de las cláusulas de arbitraje nacional e internacional”. Asimismo, la Ley de Concesiones,
que prevé el régimen jurídico de esos contratos administrativos, establece en su artículo 61,
que “para la solución de los conflictos que surjan con motivo de la ejecución, desarrollo o
extinción de los contratos regulados por este Decreto-Ley, las partes podrán utilizar
mecanismos de solución directa tales como la conciliación y la transacción. Asimismo,
podrán acordar en el respectivo contrato someter sus diferencias a la decisión de un
Tribunal Arbitral, cuya composición, competencia, procedimiento y derecho aplicable serán
determinados de mutuo acuerdo, de conformidad con la normativa que rige la materia. De
otra parte, observamos que el Estatuto Orgánico del Desarrollo de Guayana, el cual dirige
la actuación de la Corporación Venezolana de Guayana (C.V.G.) – Instituto Autónomo
Nacional- y de las empresas del Estado bajo su tutela, establece en el artículo 21 la
posibilidad expresa de estipular acuerdos o cláusulas compromisorias de arbitraje en los
contratos suscritos por tales entes. A tales efectos el Estatuto prevé que la C.V.G. y las
empresa bajo su tutelada deberán determinar el tipo de arbitraje, el número de árbitros y la
legislación sustantiva y adjetiva aplicable, únicamente limitando esa posibilidad a la
obtención de una autorización expresa del Presidente de la C.V.G., y excluyendo el
arbitraje cuando se trate de controversias concernientes a las atribuciones o funciones de
esa Corporación o del objeto de sus empresas tuteladas; materias de orden público.
Asimismo, el arbitraje se encuentra regulado en Venezuela en Ley de Promoción y
Protección de Inversiones, la cual prevé en su artículo 22 que: “Las controversias que
surjan entre un inversionista internacional, cuyo país de origen tenga vigente con
Venezuela un tratado o acuerdo sobre promoción y protección de inversiones, o las
controversias respecto de las cuales sean aplicables las disposiciones del Convenio
Constitutivo del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI-MIGA) o del
Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales
de Otros Estados (CIADI), serán sometidas al arbitraje internacional en los términos del
respectivo tratado o acuerdo, si así éste lo establece, sin perjuicio de la posibilidad de hacer
uso, cuando proceda, de las vías contenciosas contempladas en la legislación venezolana
vigente”. De otra parte, el artículo 23 prevé que cualquier controversia que se suscite en
relación con la aplicación del presente Decreto-Ley, una vez agotada la vía administrativa
por el inversionista, podrá ser sometida a los Tribunales Nacionales o a los Tribunales
Arbitrales venezolanos, a su elección. Ahora bien, la posibilidad de que la Administración
acuda a arbitraje también está contemplada en la legislación relativa a los hidrocarburos
venezolana. Así, la Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH) señala en su artículo 34.3.b) que
cuando se presenten dudas y controversias de cualquier naturaleza que puedan suscitarse
con motivo de la realización de actividades de hidrocarburos “…y que no puedan ser
resueltas amigablemente por las partes, incluido el arbitraje en los casos permitidos por la
ley que rige la materia, serán decididas por los Tribunales competentes de la República, de
conformidad con sus leyes, sin que por ningún motivo ni causa puedan dar origen a
reclamaciones extranjeras” (énfasis añadido).
La Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos (LOHG) contiene la misma regulación
respecto de la explotación de ese tipo de hidrocarburos en el artículo 24 y la Ley de Minas,
por su parte, permite en su artículo 33, acudir al arbitraje en controversias surgidas con
ocasión de las concesiones mineras, en similares términos a lo previsto en la LOH y la
LOHG. Incluso la Ley Orgánica de la Administración del Sector Público, contempla la
posibilidad de acudir a arbitraje en materia de contratos que versen sobre operaciones de
crédito público, al señalar que: “Las controversias de crédito público que surjan con
ocasión de la realización de operaciones de crédito público, serán de la competencia del
Tribunal Supremo de Justicia en Sala Político Administrativa, sin perjuicio de las
estipulaciones que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 151 de la Constitución, se
incorporen en los respectivos documentos contractuales” (Art. 104). De otra parte,
encontramos que el Código Orgánico Tributario (COT), prevé de manera expresa el
arbitraje tributario en los artículos 312 y siguientes. El arbitraje tributario, al igual que la
transacción, encuentra límite en la indisponibilidad del crédito tributario, el principio de
legalidad y el carácter de orden público de las normas jurídico tributarias. Blanco-Uribe y
Fraga Pittaluga sostienen que si bien es cierto que existe indisponibilidad del crédito
tributario, la misma no es absoluta ya que la ley puede otorgar facultades a la
Administración Tributaria para que ésta disponga de la deuda. En tal sentido, la doctrina ha
afirmado que en materia tributaria es requisito de procedencia del arbitraje tributario que se
encuentre previsto expresamente en la ley, estableciendo claramente a que supuestos puede
ser sometido, condiciones precisas de integración del tribunal arbitral, los efectos del laudo
y los aspectos atinentes a su ejecución. Leyes contempladas en los medios de resolución de
conflictos

¿QUE ORGANISMOS INTERNACIONALES APLICAN LOS MEDIOS


ALTERNATIVOS DE SOLUCIÓN DE CONFLICTO
La Convención sobre el Reconocimiento y Ejecución de las Sentencias Arbitrales
Extranjeras, celebrada en Nueva York el 10 de junio de 1958 (Convención de Nueva York),
El Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y
Nacionales de Otros Estados (Convenio de CIADI), también forma parte de Convención
Interamericana sobre Arbitraje Comercial Internacional, fumada en Panamá el 30 de enero
de 1975 (Convención de Panamá); y de la Convención Interamericana sobre Eficacia
Extraterritorial de las Sentencia y Laudos Extranjeros, suscrita en Montevideo el 8 de mayo
de 1979. Aparte especial merece la Justicia de Paz ideada para resolver conflictos
comunitarios, y que poco
13. a poco, ha tomado auge, con muy buenos resultados. La Constitución de 1999 da
sustentación expresa en el artículo 258 para que por ley se organice "la justicia de paz en
las comunidades". Constituye la Justicia de Paz una nueva forma de administrar justicia que
produce una ruptura de paradigmas en comparación al modelo de administración de justicia
conocida, por cuanto ésta se encuentra orientada hacia la conciliación como primer peldaño
en la resolución de conflictos interpersonales, vecinales, enrumbándose a la consecución de
soluciones aportadas por las partes en conflicto, en aras de la convivencia pacífica. Es uno
de los procedimientos alternativos que buscan superar la insuficiencia del sistema de
administración de justicia, cuya importancia y utilidad tienen reconocimiento en las
sociedades que han comprendido el efecto positivo que generar al mejorar el clima de
armonía entre los miembros de la comunidad. Nota : parte de conclusión , Es importante
resaltar que los medios alternativos de resolución de conflicto tienen rango constitucional y
por ende son aplicables a todos los casos necesarios para resolver las diferentes
controversias y desavenencias que se presentan como parte de la vida cotidiana Por otro
lado aplicando estos medios se produce una solución económica e inmediata según la
situación, lo que permite que el sistema de administración justicia venezolana se libere un
poco de acuerdo a las cantidades de casos que allí hay por resolver, los marc, ayuda a
descongestionar los sistemas de justicia que de hecho hoy en dia están sumamente
congestionados, producto de métodos de justicias burócratas que vienen de periodos
constitucionales anteriores al año 1999, es entonces allí cuando este modelo constitucional
incorpora dichos medios permitiendo la incorporación de nuevos métodos para administrar
justicia. Ejemplo . 1) Los diferentes casos por cobro de prestaciones sociales. Aplicando
estos medios se puede llegar a una solución más rápida y equilibrada, en menor tiempo,
14. sin necesidad de tener que demandar y esperar llegar a juicio, en un periodo real de un
año y quizás mas, para darle a cada uno lo que le corresponde. 2) Conflictos entre vecinos.
A través de estos medios y los jueces de paz comunitarios se resuelve el conflicto de forma
eficaz y económica. LA MEDIACIÓN La Mediación La medición es otro de los métodos
alternativos de resolución de conflictos, en donde son las mismas partes quienes resuelven
la controversia presentada por medio de un tercero que les ayuda a determinar el problema
y llenar sus expectativas; se fundamenta en un ganar-ganar. a. Definiciones de mediación
Etimológicamente la palabra mediación en latín quiere decir mediatio, -onis, “ acción o
efecto de mediar” (Diccionario de la Lengua Española, T. II, 1992: 1344) y mediar
proviene del latín mediãre, que significa “ interponerse entre dos o más que riñen o
contienden, procurando reconciliarlos y unirlos en amistad” (Ibidem: 1345). Para Juan
Carlos Torrego la mediación: “ Es un método de resolución de conflictos en el que las
partes enfrentadas recurren voluntariamente a una tercera persona imparcial, el mediador,
para llegar a un acuerdo satisfactorio. Se trata de un método alternativo, ya que es extra-
judicial o diferente a los canales legales o convencionales de resolución de
15. disputas, y es creativo porque promueve la búsqueda de soluciones que satisfagan las
necesidades de las partes, e implica no restringirse a lo que dice la ley. Además, la solución
no es impuesta por terceras personas, como en el caso de los jueces o árbitros, sino que es ‘
creada’ por las partes. “ Otra de sus características es que es una negociación cooperativa,
en la medida en que promueve una solución en la que las partes implicadas ganan u
obtienen un beneficio, y no sólo una de ellas, por eso se la considera una vía no adversarial,
porque evita la postura antagónica de ganador - perdedor. Por este motivo, también es un
método ideal para el tipo de conflicto en el que las partes enfrentadas deben o desean
continuar la relación” (2001: 11). Se pueden entender la mediación también “ como un
procedimiento no adversarial en el que un tercero neutral, que no tiene poder sobre las
partes, ayuda a que éstas, en forma cooperativa, encuentren el punto de armonía en el
conflicto. El mediador induce a las partes a identificar los puntos de controversia, a
acomodar sus intereses a los de la contraria, a explorar fórmulas de arreglo que trasciendan
el nivel de la disputa, a tener del conflicto una visión productiva para ambas” (Highton-
Álvarez citado por E. Falcón, 1997: 17-18). De todas estas definiciones expuestas podemos
indicar como puntos análogos los siguientes: • La participación de las partes en forma
voluntaria, es decir, no adversarialmente. Para Marcos Carrillo este elemento de la
mediación es la fuente primordial de legitimidad. La voluntariedad significa “ que las partes
no tienen la obligación de mediar o conciliar si no lo desean, y no existen normas que,
mediante coacción, las obliguen a someterse a dicho procedimiento” (2001: 174-175). • La
presencia de un tercero imparcial. • Las partes son las que aportan la solución, bajo la guía
del mediador, que determina el problema y buscar satisfacer sus necesidades. En relación
con este aspecto se halla la comunicación en donde se “ procura, como primer paso, poder
16. acercar a las partes para dejarlos expresar sus puntos de vista sobre el problema
surgido” (Ibidem: 177). • Ambas partes obtienen un beneficio, es decir, la búsqueda de un
ganar-ganar. • La solución de la disputa por medio de la mediación resulta más rápida y
económica en comparación con el proceso judicial ordinario. b. Características del
mediador Basándonos en Juan Carlos Torrego podemos indicar las siguientes
características: • Es neutral. • No enjuicia. No permite que sus opiniones afecten su trato
con los participantes. • Es buen oyente. Empatiza con las partes y utiliza técnicas de
escucha activa. • Cree y mantiene la confianza. Está interesado en que las partes se sientan
a gusto y comprendidas. • Es paciente. Tiene disposición de ayudar a las partes (2001: 124).
• Mantener los valores sobre los procesos abiertos y democráticos, y de que sean respetados
los derechos de todas las personas (Cfr. Jaramillo, 1996: 83). c. Ámbitos de la mediación:
Además de lo referido a los campos de la propiedad intelectual y del mercantil, también se
encuentra la mediación en los siguientes sectores: (Cf. Hoet, 2001: 222).
17. a. Mediación empresarial: “ Es una nueva forma de enfocar los conflictos, tantos
internos como interempresarios. Su auge se debe a la incidencia que esta nueva
metodología tiene en el logro de los objetivos de optimización, pues, al evitar juicios
costosos e interminables, produce ahorro de tiempo y dinero; al perfeccionar las técnicas de
negociación y el logro de acuerdos, preserva y mejora las relaciones interempresariales; al
propiciar el encuentro y fortalecimiento de puntos de convergencia, amplia el espectro de
negocios posibles; al administrar las (sic) conflictos internos de la empresa, mejora la
relación entre los distintos niveles y subestructuras de la organización, racionalizando sus
intercambios y optimizando el rendimiento” (Hoet, 2001: 222). b. Mediación familiar: “ La
mediación familiar ocupa un espacio privilegiado en la prevención primaria y brinda la
posibilidad de abordar cuestiones tales como alimentos, tenencia de hijos, régimen de
visitas, liquidación de la sociedad conyugal (sic)…pero también aquellas cuestiones
relacionadas con la vida familiar -marital o filial- que, de no encontrar una solución
razonable, podrían provocar la ruptura del vínculo” (Ibidem: 223). c. Mediación
educacional: “ Permite redimensionamiento de las funciones docentes; prevenir la
frustración y el deterioro de la salud física y mental del docente; conducir las dificultades
que plantea el alumno y la familia en cada nivel; encauzar los problemas de violencia y de
disciplina” (Idem). d. Mediación comunitaria:
18. “ Tiene por finalidad proporcionar a los vecinos de una determinada comunidad… …
una posibilidad distinta para solucionar sus problemas con otros miembros de la
comunidad, de una manera ágil, económica y amigable. Su ámbito de aplicación alcanza
tanto a los conflictos de naturaleza jurídica como a aquellos que, sin tener esa envergadura,
afectan la concordia en el grupo humano de que se trate” (Idem: 223). e. Ventajas de la
mediación • Descongestionamiento de los tribunales. Ya que las partes pueden acudir a la
mediación antes de ir a un juicio en el ámbito de la justicia formal. • Economiza tiempo y
dinero. La solución del problema será más rápida y la inversión de dinero será menor ya
que el proceso durará menos. • En la mediación se evita que haya ganadores y perdedores,
beneficiando a las partes, en futuras relaciones. Si alguna de las partes se siente perdedora y
considera que no es equitativo, el acuerdo alcanzado puede retirarse e ir a juicio. (Cfr. E.
Dassiel: 6. Consultado en abril de 2001 del sitio web: 6). En la mediación existe un
reconocimiento de la otra parte, una legitimación, que contribuye a su respeto como
persona. • Aumenta la creatividad en la medida que no hay límite externo, salvo lo que se
establezca en la mediación para crear el acuerdo. Al ser más flexible, utiliza capacidades
alternativas que no están previstas dentro del sistema judicial formal (Idem). • Se produce
la “ transferencia de aprendizaje” o “ conocimiento tácito” (Idem). f. Desventajas de la
mediación Uno de los aspectos conflictivos de la mediación lo constituye la imparcialidad
de los mediadores. Este es un punto coincidente también con las desventajas del arbitraje.
19. Ejemplo de Mediación Laboral. Caso De Mediación Y seguridad Y Suministros
Laborales C.A.: Es una empresa dedicada a la venta y servicios de ARBITRAJE
implementos de seguridad en el sector industrial. Legalmente esta empresa es dirigida por
Mariliz Martínez - Ciudad Bolívar quien es la Gerente. Suministros Industriales C.A.: Es
una transnacional de gran trayectoria a nivel internacional en el sector Industrial y es
representada en nuestro país (Venezuela) por Doris Delgado – Los Teques. Suministros
Industriales C.A, solicitó un presupuesto a Seguridad y Suministros laborales C.A por 500
mascarillas, 800cascos, 500 guantes, 500 bragas de trabajo. Presupuesto que fue aprobado
de inmediato por la gerencia general de Suministros Industriales C.A. Seguridad y
Suministros laborales C.A efectuó la entrega de los productos por la empresa solicitante; el
representante de Suministros Industriales C.A. canceló con cheque a nombre de Seguridad
Y Suministro Laborales C.A .El mencionado cheque presentó defecto de firma. Por ende, la
empresa notifica a Suministros Industriales C.A de lo ocurrido procediendo ésta a darle otro
cheque en pago del solicitud de presupuesto. En consecuencia, este cheque rebota
nuevamente pero por no tener fondo (dinero) disponible en la cuenta. En vista de la grave
de la situación, la representante de Seguridad y Suministro Laborales C.A solicita una
reunión con carácter de urgencia con la representante Suministros Industriales C.A para
informar de lo ocurrido y a exigirle la pronta cancelación, esta se niega a tal hecho y alude
que es imposible que rebote un cheque de una trasnacional, no llegando a ningún acuerdo
de conciliación. Suministros Industriales C.A. se niegan a lo ocurrido y se cierran a toda
posibilidad de mediación, negándose a Por tal acción negativa Seguridad y Suministro
efectuar el pago aunado a la falta de voluntad la empresa Laborales C.A insiste por
correspondiente. Seguridad y Suministro medio de un Laborales C.A acordado
20. intermediario a que se dar parte a la fuerzas cancele su factura públicas, en consecuente
se realizó la denuncia en la Fiscalía de Ministerio Público aperturando un proceso judicial
El juez de la causa, cita a las partes involucradas y escucha sus argumentos Seguidamente
interviene el fiscal y da su argumento quedando evidenciada la mala fe de Suministros
Industriales C.A al no proceder a efectuar el pago Luego de una larga deliberación el juez
decidió aperturar una exhaustiva investigación a Suministros Industriales C.A Obligando a
la referida empresa a cancelar en un plazo no mayor a 15 días el pago la factura pendiente
más un incremento de un 50% por daños y perjuiciosa favor nombre de Seguridad y
Suministros Laborales C.A.

Conclusión Medios Alternativos de Resolución de Conflictos


En la actualidad constituyen un mecanismo efectivo e innovador al momento de
dirimir las controversias que se presentan entre las personas en la sociedad, su
implementación ha revelado que se trata de una herramienta valiosa y exitosa en la solución
de los conflictos y disensiones que se presentan en las diferentes áreas del quehacer
humano. Medios que han sido utilizados desde épocas ancestrales adoptadas por el ser
humano para la solución de conflictos utilizando como modalidad el dialogo entre las
partes con o sin la presencia de un mediador o conciliador.
En ese sentido un gran número de instituciones pertenecientes al Estado han venido
trabajando en base al estudio e implementación sistemática de este nuevo modelo, en la
búsqueda de soluciones rápidas y efectivas centradas en la solución de sus conflictos. Los
problemas reinantes en nuestra sociedad que para nadie son un secreto y el carácter tan
violento del crecimiento poblacional que no puede eludir la administración de justicia en
Venezuela, ha conducido a la implementación de Medios Alternativos de Resolución de
Conflictos a nivel jurisdiccional, con la finalidad por un lado de que los justiciables
consigan un mejor acceso a la justicia y por otro que en los diferentes Tribunales los juicios
duren poco tiempo, basado en el principio de celeridad y economía procesal inclinándose a
su vez a la nueva tendencia del Poder Judicial identificada por ser una justicia moderna y
eficaz. Nuestros legisladores han insistido en la necesidad de impulsar estas alternativas
como soporte a los mecanismos jurisdiccionales, con la simple tarea de disminuir el número
de litigios o demandas a los que se enfrentan nuestras instituciones encargadas de
administrar justicia. Es menester, centrar el punto tratado a lo plasmado en nuestra Carta
Magna específicamente en el artículo 258 segundo aparte, donde se establece textualmente
"La ley promoverá el arbitraje, la conciliación, la mediación y cualesquiera otros medios
alternativos para la solución de conflictos"

De lo antes expuesto, no escapa la novísima Ley Orgánica de La Jurisdicción Contencioso


Administrativa, publicada en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, en
fecha 25 de junio de 2010, donde en su artículo 6 expresamente manifiesto, deja implícito
lo siguiente: Medios Alternativos de Resolución de Conflictos. “Los tribunales de la
Jurisdicción Contencioso Administrativa promoverán la utilización de medios alternativos
de solución de conflictos en cualquier grado y estado del proceso, atendiendo a la especial
naturaleza de las materias jurídicas sometidas a su conocimiento”. Al abordar el tema de la
nueva Ley Orgánica de La Jurisdicción Contencioso Administrativa, llama poderosamente
la atención la manera tan amplia, tan elegante, tan flexible y tan inteligente por parte del
legislador al buscar la razón de la inclusión de los medios prenombrados, a razón de
denotar la amplitud y el alcance impuesto, donde por análisis lógico se ha llegado a la
conclusión del poderío que por siempre prevalecerá desde el punto de vista del Estado hacia
todos los administrados y particulares en general, precisamente por ser Estado, aunque esta
idea parezca un poco pragmática. Por esta sencilla razón cabe mencionar que la anterior
Ley concentraba los Tribunales Contenciosos a nivel de Regiones, donde su parte más
criticada se enfocaba en la manera engorrosa de tramitar una pretensión en cualquiera de
sus sedes, motivado en algunos casos a lo distante y a los gastos procesales que pudiera
acarrear. En tal sentido, es notorio el modo de desistir en los procedimientos por parte de
los administrados infundado precisamente a lo aludido y al estudiar a fondo este tema se
destaca de alguna manera el porcentaje tan alto de demandas desechadas por este motivo

También podría gustarte