Está en la página 1de 4

Alumno: Jhon Edwin ORTEGA HUAMAN

Las Crónicas de Narnia


(Reseña Cinematográfica)

Leemos

Antecedentes
Clive Staples Lewis (Belfast, 1898 - Oxford, 1963) no era muy conocido fuera de
Inglaterra hasta antes de escribir sus Crónicas de Narnia y convertirse al cristianismo en 1933.
Antes fue ateo y agnóstico durante 20 años. Su historia está ligada a la de su íntimo amigo
John Ronald Redel Tolkien. Precisamente, junto a él y otros escritores formó el club literario de
los Inklings, también conocido como Los cristianos de Oxford, pues su compromiso con los
valores cristianos se reflejó en su producción científica y literaria: Tolkien desde la posición
católica y Lewis desde la anglicana.

El estilo de Lewis se distingue porque incorpora sus creencias a sus relatos fantásticos.
En ellos emplea la alegoría (una forma de composición que busca representar ideas filosóficas
o religiosas a través de personajes o sucesos). Decía Lewis: "Mi opinión es que un buen mito es
algo superior a una alegoría, pues en ésta el autor sólo puede poner lo que ya sabe, mientras
que en un mito pone lo que no sabe y a lo que no podría llegar por ningún otro camino". Sin
embargo, Lewis terminó empleando la alegoría porque la encontró más adecuada para
transmitir artísticamente a un público más amplio sus ideas sobre la vida, el bien y el mal.

Este planteamiento sincero de su obra va a ser muy atacado por ciertos críticos,
quienes lo han acusado de "usar" la ficción. En todo caso, la fuerza y el espléndido estilo de sus
obras han conquistan a personas de todos los continentes. Sus principales creaciones son las
Cartas del diablo a su sobrino y dos sagas fantásticas muy distintas: La trilogía de Ramón,
compuesta por Más allá del planeta silencioso, Perelandra y Esa horrible fortaleza (novelas de
ciencia ficción sobre el bien, el mal y el pecado en Marte, Venus y la Tierra) y Las crónicas de
Narnia, compuesta por siete cuentos infantiles que Lewis publicó entre 1950 y 1956,
prácticamente a la vez que Tolkien hacía lo propio con El Señor de los Anillos. Según el orden
de la acción, las crónicas son: El sobrino del mago (1955), El león, la bruja y el armario (1950),
El caballo y el muchacho (1954), El Príncipe Caspian (1951), La travesía del viajero del alba
(1952), La silla de plata (1953) y La última batalla (1956). De esta heptalogía ya se han vendido
más de 95 millones de ejemplares en 41 idiomas.

Las crónicas relatan las idas y venidas de diversos niños al maravilloso país de Narnia,
al que acceden por diversas rutas, como unos anillos mágicos o un armario sin fondo. En ellas,
Lewis combina magistralmente aventuras, humor y fantasía, logrando unos relatos cargados
de profundidad y optimismo. Ese optimismo parece ser la clave de su éxito, pues el autor, a
pesar de que no oculta las debilidades humanas, ofrece siempre una salida a los problemas.
Sin esperanza, según Lewis, la vida sería simplemente un túnel de desesperación.
A nuestro país ha llegado con mucho éxito El león, la bruja y el armario, una
adaptación de Walt Disney Pictures, dirigida por el director neozelandés Andrew Adam-son,
quien había sido codirector de Shrek. La película de Adamson ha resultado ser una espléndida
versión del primer libro de la saga. Rodada en Polonia, República Checa, Gran Bretaña y Nueva
Zelanda, se distingue por el excelente trabajo de los niños actores, especialmente de Georgie
Henley, que da vida a Lucy, así como de los experimentados Tilda Swinton, la malvada Jadis y la
impresionante voz de Liam Neeson, que dobla a Asían, el león.

La película

Los protagonistas son cuatro hermanos ingleses, Lucy, Edmund, Susan y Peter
Pevensie, cuyo padre combate en la Segunda Guerra Mundial. Angustiada por los bombardeos
alemanes sobre Londres, su madre traslada a sus hijos a la casa campestre de un misterioso
profesor. Allí, los chicos descubren un armario mágico a través del cual acceden a Narnia, un
mundo de fantasía, habitado por todo tipo de animales que hablan: duendes, faunos,
centauros, gigantes, castores, zorros, cíclopes, arpías. Desde hace mucho tiempo, ese mundo
sufre "un invierno sin Navidad" por culpa de la Bruja Blanca, Jadis, que se autoproclamó Reina
de Narnia contra la voluntad de Aslan, hijo del emperador de Allende los Mares. Este es un
impresionante león, terrible y hermoso a la vez, compasivo pero también justo y severo. Él
entra y sale de Narnia, y suele delegar su gobierno en los hijos de Eva y Adán. Según una
antigua profecía, los cuatro niños están llamados a ser reyes de Narnia con la ayuda de Asían.
Pero antes, el ejército del león deberá vencer a las infames hordas de Jadis y, sobre todo, los
niños deberán vencer sus propios defectos para poder estar a la altura de la alta misión que les
ha reservado el destino.

Adamson, experto en los efectos visuales, ha logrado una excelente película con
momentos de acción y reflexión igualmente interesantes. En este sentido, destacan la
secuencia del inicio de la película, donde se recrean los horrores de la guerra con movimientos
de cámara amplios y espectaculares. Por otra parte, los temas de fondo que plantea la novela
original no han sido dejados de lado y enriquecen muchísimo la lucha entre el bien y el mal
representada en el duelo entre Asían y Jadis, personajes evidentemente alegóricos.

Los propios niños aparecen diseñados de manera compleja. Así, se dibujan con nitidez
sus virtudes (inocencia, valentía, cariño fraternal, sentido de responsabilidad y capacidad de
sacrificio), pero también sus defectos, que los llevan a enfrentarse entre ellos e incluso a
traicionar su importante misión en Narnia.

Como reconoce el propio Adam-son, destaca en la película el tratamiento especial que


se le da al perdón. "Creo —ha señalado el cineasta— que muchos de los problemas que
tenemos en el mundo se resolverían si aprendiéramos a perdonarnos los unos a los otros. Esta
idea de perdonar al prójimo es una condición humana más allá de las creencias y la religión".

Todo esto ha dado lugar a una destacable película familiar, que dignifica la literatura
infantil. Una producción impresionante por fuera y profunda por dentro, cuya violencia está
sabiamente controlada y que despliega un buen humor tan atractivo como el que proponía El
señor de los anillos, de su gran amigo Tolkien.
Comprendemos N° 33
Literal:

1. Completa las siguientes oraciones.


a. El autor prefiere emplear……………………………………en sus historias porque así puede
expresar artísticamente sus creencias.
b. El escritor……………………………………es gran amigo de Lewis y comparte con él sus
ideas acerca de la literatura y la religión.
c. La trilogía de Ramón pertenece al género de……………………………………
d. Todas las obras de Lewis se caracterizan porque ofrecen al final de ellas
……………………………………

2. Escribe dentro del paréntesis V (verdadero) y F (falso) según corresponda.


a. Las obras de Lewis son mitos. ( )
b. Las novelas de Lewis defienden principios cristianos. ( )
c. Las crónicas de Narnia presentan una visión pesimista de la vida. ( )
d. Las novelas de Lewis se han inspirado en las de Tolkien. ( )

inferencial

3. Determina ¿Qué ideas alegóricas se enfrentan en la película?


a. La esperanza y el desengaño.
b. El bien y el mal.
c. El perdón y el optimismo.
d. El valor y la cobardía.
4. Deduce. La idea que resume la opinión del autor sobre Las crónicas de Narnia es:
a. Esta película solo puede ser entendida y disfrutada por los cristianos.
b. Sus personajes representan valores universales.
c. La película es una historia fantástica que refleja las creencias del autor del libro.
d. La película de Adamson ha superado en gran medida a la novela original de Lewis.
5. Explica el significado de las siguientes palabras, según la lectura:
a. Apología: b. Alegoría:
c. Ateo: d. Agnóstico:
e. Conversión: f. Saga:
g. Delegar:
6. Relaciona la intención del narrador en los siguientes párrafos del texto.
Escribe en los paréntesis la letra que corresponda:
a. Destacar los logros del director de la película. ( ) segundo párrafo
b. Narrar el argumento de la película. ( ) sexto párrafo
c. Hacer un recuento de las obras de Lewis. ( ) tercer párrafo
d. Caracterizar el estilo de Lewis. ( ) primer párrafo
e. Relacionar las obras de Lewis y Tolkien. ( ) sexto y séptimo
párrafo
7. Explica. ¿Cuál crees que fue el propósito de este texto y por qué?

Crítico
8. Juzga. A partir de lo leído, ¿te parece que el autor ha logrado demostrar que la película El
león, la bruja y el armario es una producción impresionante por fuera y profunda por
dentro? Fundamenta tu apreciación.

Actividades de extensión N° 33
Reforzamos

1. Recuerda. ¿Qué tienen en común Lewis y Tolkien?

2. Selecciona la oración que sintetiza el contenido de los siete cuentos de Las crónicas de
Narnia.
a. Son historias de desesperanza sobre la guerra.
b. Son relatos realistas sobre la desobediencia.
c. Son narraciones fantástico-alegóricas sobre el bien y el mal.
d. Son reflexiones sobre el pecado.

3. Cita tres ejemplos de Las crónicas de Narnia que prueban la influencia de las creencias
religiosas de Lewis en sus obras.
a.___________________________________________________________
b.___________________________________________________________
c.___________________________________________________________

4. Deduce. ¿Qué crees que significa la expresión "un invierno sin navidad"? Fundamenta
tu respuesta.

Profundizamos

1. Marca la afirmación que no corresponda al contenido del texto.

a. A Lewis le critican que sus películas muestren sus ideas religiosas.


b. Lewis y Tolkien pertenecieron al mismo círculo literario.
c. A Narnia se accede a través de un armario mágico.
d. Los efectos visuales fueron un acierto técnico de la película.
e. Jadis es un príncipe justo y severo.

2. Explica. ¿Qué elemento de la obra recibió un tratamiento especial en la película y por


qué?
3. Marca la respuesta correcta. Se afirma que los personajes infantiles de la película son
complejos en su diseño porque...
a. Se han destacado con nitidez sus virtudes.
b. Los niños llegan a enfrentarse entre ellos.
c. Se muestra solo el lado oscuro de la personalidad de los niños.
d. Los actores niños hicieron un buen trabajo de interpretación.
e. La película muestra tanto las virtudes como los defectos de estos personajes.

4. Deduce. ¿A quiénes representan alegóricamente los personajes del emperador de


Allende de los Mares, Asían y Jadis?

También podría gustarte