Está en la página 1de 11

INSTANCIA DE LA DEMANDA EN AMPARO PARA QUE EL MINISTERIO

MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES APLIQUEN LA LEY Y LA


CONSTITUCIÓN ANTE LA INSTALACION DE PUEBLO VIEJO
DOMINICANO CORPORATION PROPIEDAD DE LAS MULTINACIONALES
MINERAS BARRICK GOLD Y GOLDCORP. 

A la: Honorable Jueza Presidenta y demás Jueces que componen el Tribunal


Superior Administrativo de la República Dominicana.
 
Asunto: Acción de Amparo Para que se cumpla la ley 64-00 de Medio
Ambiente y Recursos Naturales. 

Accionantes:
Alexander Mundaray Rosario
Tania Hernández
Pedro Daniel Catrain Rosario
Octavio Alberto Peña Martínez
Ángel García Salazar
Natali Carolina Brea Santos

Accionados:
Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y Pueblo Viejo Dominicano
Corporation.

Anexo: Copia fotostática de la respuesta oficial del Ministerio de Medio


Ambiente y Recursos Naturales de fecha 03 de septiembre 2010, ante nuestra
petición de información de fecha 09 de Agosto 2010, Copia fotostática de las
peticiones que dieron origen a esta respuesta y Copia fotostática recurso
superior jerárquico sometido en medio ambiente sobre solicitud de información.

Honorables_Magistrados:
Los Sres. Alexander Mundaray Rosario, Ciudadano Dominicano, mayor de
edad, Soltero, titular de la cédula de identidad y electoral No. 001-1785240-0,
Tania Hernández Estévez, Ciudadana Dominicana, mayor de edad, Soltera,
titular de la cédula de identidad y electoral No.001-1851990-9, Pedro Daniel
Catrain Rosario, Ciudadano Dominicano, mayor de edad, Soltero, titular de la
cédula de identidad y electoral No. 402-2000863-1, Octavio Alberto Peña
Martínez, Ciudadano Dominicano, mayor de edad, Soltero, titular de la cédula
de identidad y electoral No. 013-0044575-4, Ángel García Salazar, Ciudadano
Dominicano, mayor de edad, Soltero, titular de la cédula de identidad y
electoral No. 049-0082646-4, Natali Carolina Brea Santos , Ciudadana
Dominicana, mayor de edad, Soltera, titular de la cédula de identidad y
electoral No. 001-1787662-3, (en lo adelante se constituyen en la parte
“exponente” o “ reclamante”), han hecho formal elección de la dirección
siguiente: calle 1ra No. 17, esquina calle F, Residencial Gacela, Km 10,
Carretera Sánchez, Distrito Nacional, Santo Domingo, Republica Dominicana,
con el Teléfono: 809-419-4684 y la dirección electrónica:
alexmundaray@hotmail.com y laguaguard@gmail.com , para todos los fines y
consecuencias legales de la presente instancia ante este tribunal y de
conformidad con las disposiciones establecidas por el artículo 25.1 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, aprobada por el Congreso
Nacional mediante la Resolución No. 379, del 25 de diciembre de 1977 (G. O.
9460) y la Ley No. 437-06, que establece el Recurso de Amparo (G. O. 10396),
muy respetuosamente tiene a bien someter la presente Acción de Amparo
contra la empresa Pueblo Viejo Dominicano Corporation (Propiedad de Barrick
Gold y Goldcorp), por incurrir en graves vulneraciones a derechos
fundamentales en perjuicio de la exponente y el Ministerio de Medio Ambiente y
Recursos Naturales para que aplique la ley 64-00 respetando el principio
precautorio.

A SABER DEL ACTO VIOLATORIO:

El día 03-septiembre del 2010, el Sr. Alexander Mundaray, en su calidad de


Ciudadano interesado en saber el status legal de las empresas multinacionales
Barrick Gold y Goldcorp, en la asociación que estas presentan para la
explotación de la mina de oro de pueblo viejo, remití dos formularios de
solicitud de información oficial al MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y
RECURSOS NATURALES, recibido el 09-08-10, solicitándole lo siguiente:

Primer formulario (de número OAI-1053): Una copia de la licencia ambiental (en


virtud de lo establecido en la ley 64-00) que autoriza a Barrick Gold y/o Pueblo
Viejo Dominicano Corp. construir una nueva planta de procesamiento de
minerales en la mina de pueblo viejo, antigua Rosario Dominicana en virtud de
que medio ambiente no haya otorgado licencia, solicitó una certificación oficial
que deje claro que Medio Ambiente no ha dado licencia,  en un segundo
formulario (de número OAI-1054):  solicitó una copia (digital en un CD, si existe
en este formato o en su defecto física) de los estudios de impacto ambiental de
la minera Barrick Gold que permitan la Explotación de sulfuros para la
extracción de : oro, plata, hierro, zinc y cobre, en la antigua mina Rosario
Dominicana. Dicho estudios son la base técnico legal para que se otorgue una
licencia ambiental en su defecto de no tener la información remitirnos respuesta
por escrito.

Ante esta petición, el ministerio contesto lo siguiente:


“La Directora de Evaluación Ambiental Lic. Lina Beriguette a través de su asistente la
sra.Dominga Polanco informo vía correo electrónico lo siguiente…que en
estos
momentos se esta efectuando la revisión  del referido Permiso
Ambiental y en consecuencia no es posible suministrar dicho documento durante
este proceso.”

Al juzgar por la respuesta dada, hasta el presente, podemos contactar que


dicho permiso no es oficial, pues según la ley 64-00 de Medio Ambiente y
Recursos Naturales estipula en su Art.48  que toda licencia o permiso debe ser
publicado, basado en su respuesta dicho permiso esta en procesos de análisis
y revisión, se puede considerar legalmente como no otorgado.

Cabe destacar que es la ley 64-00 de Medio Ambiente y Naturales la que


estipula lo siguiente en su Art.40:

“Todo proyecto, obra de infraestructura, industria, o cualquier otra actividad que por
sus características pueda afectar, de una u otra manera, el medio ambiente y los
recursos naturales, deberá obtener de la Secretaría de Estado de Medio
Ambiente y Recursos Naturales, previo a su ejecución, el permiso
ambiental o la licencia ambiental, según la magnitud de los efectos que
pueda causar.”

Aquí queda claramente demostrada una flagrante violación a la ley, ya que esta
empresa realiza trabajos de construcción de una planta procesadora de oro y
otros minerales sin un permiso oficial previo que permita su instalación.

Recordando que el Art. 41 y en los numerales 2, 9, 14 y 17 de la referida ley de


medio ambiente, establece que:

“Los proyectos a actividades que requieren la presentación de una evaluación


de impacto ambiental son los siguientes:

2. Líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje y sus subestaciones;

9. Proyectos mineros, incluyendo los de petróleo y turba, exploraciones o


prospecciones, remoción de la capa vegetal y la corteza terrestre,
explotaciones, construcción y operación de pozos, presas de cola, plantas
procesadoras, refinerías y disposición de residuos;

14. Importación, producción, formulación, transformación, utilización,


comercialización, almacenamiento, transporte, disposición, reciclaje o
reutilización de sustancias tóxicas, nocivas, explosivas, radiactivas,
inflamables, corrosivas o reactivas y otras de evidente peligrosidad;

15. La aplicación masiva de productos o combinaciones químicas en


zonas urbanas o en superficies superiores a cien hectáreas en zonas rurales;”

VISTA LA CONSTITUCION VIGENTE DE LA REPUBLICA DOMINICANA 


Artículo 66.- Derechos colectivos y difusos. El Estado reconoce los
derechos e intereses colectivos y difusos, los cuales se ejercen en las
condiciones y limitaciones establecidas en la ley. En consecuencia protege:
1) La conservación del equilibrio ecológico, de la fauna y la flora;
2) La protección del medio ambiente;
3) La preservación del patrimonio cultural, histórico, urbanístico, artístico,
arquitectónico y arqueológico.

Artículo 67.-Protección del medio ambiente. Constituyen deberes del Estado


prevenir la contaminación, proteger y mantener el medio ambiente en provecho
de las presentes y futuras generaciones.
Artículo 68.- Garantías de los derechos fundamentales. La Constitución
garantiza la efectividad de los derechos fundamentales, a través de los
mecanismos de tutela y protección, que ofrecen a la persona la posibilidad de
obtener la satisfacción de sus derechos, frente a los sujetos obligados o
deudores de los mismos. Los derechos fundamentales vinculan a todos los
poderes públicos, los cuales deben garantizar su efectividad en los términos
establecidos por la presente Constitución y por la ley.

Artículo 72.- Acción de amparo. Toda persona tiene derecho a una acción de
amparo para reclamar ante los tribunales, por sí o por quien actúe en su
nombre, la protección inmediata de sus derechos fundamentales, no protegidos
por el hábeas corpus, cuando resulten vulnerados o amenazados por la acción
o la omisión de toda autoridad pública o de particulares, para hacer efectivo el
cumplimiento de una ley o acto administrativo, para garantizar los derechos e
intereses colectivos y difusos. De conformidad con la ley, el procedimiento es
preferente, sumario, oral, público, gratuito y no sujeto a formalidades.

Artículo 75.- Deberes fundamentales. Los derechos fundamentales


reconocidos en esta Constitución determinan la existencia de un orden de
responsabilidad jurídica y moral, que obliga la conducta del hombre y la mujer
en sociedad. En consecuencia, se declaran como deberes fundamentales de
las personas los siguientes:

… 1) Acatar y cumplir la Constitución y las leyes, respetar y obedecer las


autoridades establecidas por ellas;
… 11) Desarrollar y difundir la cultura dominicana y proteger los recursos
naturales del país, garantizando la conservación de un ambiente limpio y sano;
12) Velar por el fortalecimiento y la calidad de la democracia, el respeto del
patrimonio público y el ejercicio transparente de la función pública.

VISTA LA LEY DE MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES NO. 64-2000 

Artículo 1.- La presente ley tiene por objeto establecer las normas para la
conservación, protección, mejoramiento y restauración del medio ambiente y
los recursos naturales, asegurando su uso sostenible.  
Artículo 2.- Las disposiciones contenidas en la presente ley son de orden
público.

Artículo 5.- Es responsabilidad del Estado, de la sociedad y de cada


habitante del país proteger, conservar, mejorar, restaurar y hacer un uso
sostenible de los recursos naturales y del medio ambiente, y eliminar los
patrones de producción y consumo no sostenibles.

Artículo 8.- El criterio de prevención prevalecerá sobre cualquier otro en la


gestión pública y privada del medio ambiente y los recursos naturales. No
podrá alegarse la falta de una certeza científica absoluta como razón para no
adoptar medidas preventivas y eficaces en todas las actividades que impacten
negativamente el medio ambiente, conforme al principio de precaución.

Artículo 9.- Los estudios de evaluación de impacto ambiental y los informes


ambientales serán los instrumentos básicos para la gestión ambiental.

Artículo 18. Numeral -6. Velar porque la exploración y explotación de los


recursos mineros se realice sin causar daños irreparables al medio ambiente y
a la salud humana; paralizar la ejecución de cualquier actividad minera, cuando
considere, sobre la base de estudios científicos, que la misma puede poner en
peligro la salud humana y causar daños irreparables al medio ambiente o a
ecosistemas únicos o imprescindibles para el normal desarrollo de la vida
humana; y garantizar la restauración de los daños ecológicos y la
compensación por los daños económicos causados por la actividad minera;

Artículo 38.- Con la finalidad de prevenir, controlar y mitigar los posibles


impactos sobre el medio ambiente y los recursos naturales ocasionados por
obras, proyectos y actividades, se establece el proceso de evaluación
ambiental con los siguientes instrumentos:
1. Declaración de impacto ambiental (DIA);
2. Evaluación ambiental estratégica;
3. Estudio de impacto ambiental;
4. Informe ambiental;
5. Licencia ambiental;
6. Permiso ambiental;
7. Auditorías ambientales; y
8. Consulta pública.

Artículo 40.- Todo proyecto, obra de infraestructura, industria, o cualquier otra


actividad que por sus características pueda afectar, de una u otra manera, el
medio ambiente y los recursos naturales, deberá obtener de la Secretaría de
Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, previo a su ejecución, el
permiso ambiental o la licencia ambiental, según la magnitud de los efectos que
pueda causar.

Artículo 41.- Los proyectos a actividades que requieren la presentación de una


evaluación de impacto ambiental son los siguientes:

2. Líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje y sus subestaciones;


9. Proyectos mineros, incluyendo los de petróleo y turba, exploraciones o
prospecciones, remoción de la capa vegetal y la corteza terrestre,
explotaciones, construcción y operación de pozos, presas de cola, plantas
procesadoras, refinerías y disposición de residuos;
14. Importación, producción, formulación, transformación, utilización,
comercialización, almacenamiento, transporte, disposición, reciclaje o
reutilización de sustancias tóxicas, nocivas, explosivas, radiactivas,
inflamables, corrosivas o reactivas y otras de evidente peligrosidad;
17. La aplicación masiva de productos o combinaciones químicas en zonas
urbanas o en superficies superiores a cien hectáreas en zonas rurales;

Artículo 43.- El proceso de permisos y licencias ambientales será administrado


por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en
coordinación con las instituciones que corresponda, las cuales estarán
obligadas a consultar los estudios de impacto ambiental con los organismos
sectoriales competentes, así como con los ayuntamientos municipales,
garantizando la participación ciudadana y la difusión correspondiente.

Artículo 167.- La Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos


Naturales queda facultada para disponer las siguientes medidas:

1. Multa desde medio (1/2) salario mínimo hasta tres mil (3,000) salarios
mínimos vigentes, en la fecha en que se cometió la infracción, en función de la
dimensión económica de la persona física o jurídica que causó el daño y de la
magnitud de los daños causados;
2. Limitación o restricción de las actividades que provocan el daño o riesgo al
medio ambiente, o si fuere el caso, sujeción de las mismas a las modalidades o
procedimientos que hagan desaparecer dicho perjuicio o riesgo;
3. Decomiso y/o incautación de los objetos, instrumentos, artefactos, vehículos,
materias primas, productos o artículos, terminados o no, empleados para
provocar el daño; y
4. Prohibición o suspensión temporal o provisional de las actividades que
general el daño o riesgo ambiental que se trata de evitar y, en caso extremo,
clausura parcial o total del local o establecimiento donde se lleva a cabo la
actividad que haya generado la violación a la presente ley y otras relacionadas.

Párrafo I.- Las personas o entidades jurídicas que no cumplan con las órdenes,
emplazamientos y recomendaciones emanadas de la Secretaría de Estado de
Medio Ambiente y Recursos Naturales, serán objeto del retiro temporal o
definitivo de la autorización para ejercer o efectuar las actividades que los
causaren, sin perjuicio de otras sanciones que pueda dictar el tribunal
competente.
Párrafo II.- Las medidas a que se refiere el presente artículo, se adoptarán y
aplicarán conforme al proceso administrativo correspondiente mediante
resolución motivada y hecha por escrito, la cual deberá ser notificada mediante
acto de alguacil y podrá ser recurrida conforme al procedimiento administrativo.

Artículo 168.- Las resoluciones administrativas dictadas por la Secretaría de


Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales son independientes de la
responsabilidad civil o penal que pudiera derivarse de las violaciones a la
presente ley.

Artículo 171.- El funcionario que, por acción u omisión autorice la realización de


acciones, actividades o instalaciones, que causen daños y perjuicios a los
recursos ambientales, al equilibrio del ecosistema, a la salud y calidad de vida
de la población, será solidariamente responsable con quien las haya ejecutado.

Artículo 172.- Cuando en la comisión del hecho participasen dos o más


personas, éstas serán responsables solidariamente de la totalidad de los daños
y perjuicios económicos causados. En el caso de personas jurídicas, la
responsabilidad prevista en este artículo se establecerá cuando los órganos de
dirección o administración de la misma hayan autorizado las acciones que
causaron el daño.

Artículo 174.- Todo el que culposa o dolosamente, por acción u omisión, que
transgreda o viole la presente ley y demás disposiciones que la complementen,
incurre en delito contra el medio ambiente y los recursos naturales y, por tanto,
responderá de conformidad a las mismas. Así, de toda agresión o delito contra
el medio ambiente y los recursos naturales nace una acción contra el culpable
o responsable.

Artículo 175.- Incurren en delitos contra el medio ambiente y los recursos


naturales:
1. Quien violare la presente ley, las leyes complementarias, reglamentos y
normas, y realizare actividades que dañen de forma considerable o permanente
los recursos naturales;
8. Quien violare las regulaciones contenidas en las licencias o permisos
ambientales, o las haya obtenido usando datos falsos o alteren las bitácoras
ambientales sobre emisiones y vertidos, o el funcionario público que otorgue
tales licencias o permisos, sin cumplir con los requisitos del proceso de
evaluación de impacto ambiental, cuando la ley así lo exija.

Artículo 179.- Son titulares de la acción ambiental, con el solo objeto de detener
el daño y obtener la restauración, las personas naturales o jurídicas que hay
sufrido el daño o perjuicio, el Estado Dominicano, por intermedio de la
Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales y otros
organismos del Estado con atribuciones ambientales.

Artículo 180.- Toda persona natural o jurídica que tenga el interés legítimo en la
adopción de las medidas que la presente ley ordena, podrá intervenir
aportando pruebas que sean pertinentes al caso.

Artículo 181.- El magistrado procurador fiscal, para la defensa del medio


ambiente y los recursos naturales de la jurisdicción correspondiente, actuando
como juez de la querella, está obligado, si considera que el caso tiene visos de
gravedad, a dar curso expedito, de oficio o ante las querellas, denuncias o
referimientos previstos en la presente ley, en un plazo no mayor de tres (3) días
hábiles, con el propósito de que las anomalías o daños ambientales sean
corregidos a la mayor brevedad y las infracciones a las leyes ambientales sean
conocidas por el tribunal correspondiente.

Artículo 182.- El ejercicio de la acción judicial ambiental no implica renuncia a la


acción por daños y perjuicios.

Al día de hoy, ANTE LA FALTA DE UN PERMISO U/O LICANCIA AMBIENTAL


OFICIAL, EL MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE NO HA DETENIDO LOS
TRABAJOS DE INSTALACION DE ESTA EMPRESA MINERA QUE SE HAN
CONSTITUIDO EN UNA VIOLACION GRAVE A LA LEY.

OBJETO DE LA PRESENTE ACCION DE AMPARO 

El amparo, visto como uno de los distintos procesos constitucionales


existentes, tiene por finalidad garantizar la vigencia y eficacia de los derechos
fundamentales, ya sea previniendo la amenaza de vulneración de los mismos,
restaurando o reivindicando los derechos cercenados, o, por último, ordenando
la actuación o el cumplimiento de un acto jurídico para la vigencia de éstos. 

VISTA LA LEY DE AMPARO NO. 437-06 

Articulo 1.- La acción de amparo será admisible contra todo acto u omisión de
una autoridad pública, o de cualquier particular, que en forma actual o
inminente y con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, lesione, restrinja, altere o
amenace los derechos o garantías explícita o implícitamente reconocidas por la
Constitución de la libertad individual, tutelada por el Hábeas Corpus. 

PLAZO DE INTERPOSICIÓN
 
En cuanto al plazo, justo es destacar que resulta claro que la presente Acción
ha sido realizada dentro del plazo legal establecido:

Artículo 3.- La acción de amparo no será admisible en los siguientes casos: 

b) Cuando la reclamación no hubiese sido presentada dentro de los treinta (30)


días que sigan a la fecha en que el agraviado tuvo conocimiento de la
conculcación de sus derechos. 

COMPETENCIA 

Artículo 6.- Será de la competencia del conocimiento de la acción de amparo,


el juez de primera instancia con jurisdicción en el lugar donde se haya
manifestado el acto u omisión rechazado mediante este mecanismo protectorio
de los derechos individuales. 

Artículo 9.- Ningún tribunal podrá declarar de oficio su incompetencia material


o territorial para conocer de una acción de amparo. 
Artículo 10.- Los demás estamentos jurisdiccionales especializados existentes
o los que pudieran establecerse en nuestra organización judicial, podrán
conocer también acciones de amparo, cuando el derecho fundamental
vulnerado guarde afinidad o relación directa con el ámbito jurisdiccional
específico que corresponda a ese tribunal de excepción, debiendo seguirse, en
todo caso, el procedimiento especial instituido por la presente ley.

Como se desprende de las precitadas disposiciones legales, para que un


tribunal distinto al Juzgado de Primera Instancia, pueda ser competente para
conocer de una acción de amparo, el único requisito legal exigido por nuestra
legislación es que el o los derechos fundamentales cuya violación alegue el
impetrante guarden afinidad o relación directa con las materias que conoce el
tribunal a ser apoderado. 

En síntesis, por encontrarnos ante la violación de derechos fundamentales


previstos por el artículo 10 de la Ley No. 437-06, cuyo procedimiento estará
regido por las disposiciones de la Ley Especial que establece la Acción de
Amparo, en especial en cuanto a la brevedad de los plazos para conocer del
asunto.

En este caso, el tribunal que por esta instancia se apodera es el Tribunal


Contencioso Tributario y Administrativo, en atribuciones de Tribunal de
Amparo, que en virtud de la Ley No. 13-07 del cinco (5) de febrero del año dos
mil siete (2007), tiene la competencia de lo que anteriormente era el Tribunal
Superior Administrativo (Cámara de Cuentas), del Tribunal Contencioso
Administrativo de lo Monetario y Financiero y del propio Tribunal Contencioso
Tributario, es decir que en la actualidad es éste el tribunal del orden judicial que
está facultado para conocer tanto de lo administrativo como de lo tributario.
Ninguna otra instancia tiene mayor vocación para conocer y decidir la presente
Acción de Amparo. 

DEL PROCEDIMIENTO 

Tratándose de un proceso constitucional que tiene por finalidad salvaguardar


derechos fundamentales, el amparo constituye una vía expedita para la
solución de los conflictos que busca resguardar. Para ello la normativa esta
estructurada de forma que el proceso resulte ser lo más rápido posible.
 
Artículo 13.- Una vez recibida la solicitud de amparo, el juez apoderado
dictará, en un plazo mayor de tres (3) días, autorizando al solicitante a citar al
presunto agraviante a comparecer a la audiencia que tendrá lugar para conocer
de los méritos de la reclamación. 

Párrafo.- La fecha de dicha audiencia deberá señalarse expresamente en el


auto y tendrá lugar dentro de los cinco (5) días, de su emisión, resultando
indispensable que se comunique a la otra parte, copia de la demanda, y de los
documentos que fueren depositados con ella, por lo menos con un (1) día
franco antes de la fecha en que se celebre la audiencia. 
Artículo 18.- El día y la hora fijados para la comparecencia de las partes, el
juez los invitará a producir los medios de prueba que pretenda hacer valer para
fundamentar sus conclusiones. Cada una de las partes, en primer término el
reclamante, tiene facultad para hacer sus observaciones en cuanto a las
pruebas producidas y exponer sus argumentos respecto del objeto de la
solicitud del amparo. 

Párrafo II.- El juez, sin perjuicio de la substanciación del caso, procurará que la
producción de las pruebas se verifique en el más breve término posible. 

POR ÚLTIMO
 
Artículo 22.- Una vez el asunto quede en estado de fallo, el juez deberá rendir
su decisión dentro de los cinco (5) días que sigan al momento del cierre de los
debates y la presentación de conclusiones al fondo. 

Todo esto revela el incuestionable carácter expedito del proceso en


consonancia con la base normativa fundamental del amparo, como proceso
constitucional en vigencia, que lo constituye el citado artículo 25.1 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, lo que conlleva, por ende, a
que este Honorable Tribunal disponga de todo lo necesario para que estos
plazos previstos legalmente sean en efecto cumplidos en el presente proceso. 

CONCLUSIONES 

Por todos los motivos expuestos y todos aquellos que los Magistrados
apoderados tengan a bien suplir de oficio, el impetrante tiene a bien solicitar
muy respetuosamente, lo siguiente: 

PRIMERO: Que sea admitida la presente Acción de Amparo por haber sido
interpuesto conforme a la ley y en consecuencia FIJAIS audiencia para conocer
del mismo y se emita auto a los fines de notificar la presente instancia y citar a
los agraviantes a la audiencia a celebrarse para conocer de la presente
reclamación. 

SEGUNDO: Que luego de comprobar y declarar la existencia de la violación al


derecho fundamental a la información, se ordene al Ministerio de Medio
Ambiente y Recursos Naturales y al Dr. Jaime David Fernández Mirabal
Ministro, acatar la ley 64-00, que consiste en: 

Primero: emitir una medida cautelar de paralizar los trabajos de construcción


e instalación de una planta de procesamiento de minerales en la mina de
pueblo viejo en Cotui, hasta tanto estos tengan una licencia ambiental valida
con los requisitos que la ley 64-00 estipula, respetando los principios de certeza
científica y precaución ambiental que les permita operar e instalase, Segundo:
que se transparenten, se declare de publico conocimiento y se difundan cada
proceso de otorgamiento de la licencia ambiental que gestiona Barrick Gold y
que según el ministerio de medio ambiente esta en un proceso de revisión,
Tercero: La Aplicación de cualquier medida o pena que estipule la legislación
ambiental, el código penal y civil, en el caso de demostrarse en las audiencias
otras irregularidades de comisión u omisión a la Ley 64-00 de Medio Ambiente.

TERCERO: Que se declare el procedimiento libre de costas, conforme a lo que


establece el artículo 30 de la ley de amparo.

En la ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la República


Dominicana, a los dieciséis (16) días del mes de marzo del año dos mil diez
(2010). 

ACCIONANTES: 

Alexander Mundaray Rosario Tania Hernández

Pedro Daniel Catrain Rosario Octavio Alberto Peña


Martínez

Ángel García Salazar Natali Carolina Brea


Santos