Está en la página 1de 11

Universidad Nacional de Costa Rica

Facultad de Ciencias Sociales


Escuela de Administración

Curso: Gerencia Integral

Trabajo Final
Análisis libro “El ejecutivo eficaz”

Profesor:
Jorge Fabián Ulate Azofeifa

Estudiantes:
Yoshelyn Cascante Saborío
Alex Naranjo Campos
Luis Rodríguez Zarate
Pedro Ubilla Rizo

I Ciclo, 2019.
Sede Omar Dengo, Heredia
El autor de la obra el “ejecutivo eficaz”, nos presenta el resultado de un proceso de observación y
estudio del comportamiento de los ejecutivos en la cotidianidad de las compañías, desde las
acciones que en su análisis determina correcta para marcar la pauta de su obra y aquellos puntos
que requieren un redireccionamiento para potenciar las falencias que poseen. A su vez, es
necesario mencionar del contexto de cuando se lanza el libro, ya que se tratan de los años 60s,
sin embargo, podemos denotar como a pesar del tiempo transcurrido, diferencias y demás, aún
así se encuentra vigente y aplicable en la práctica de cualquier ejecutivo de las empresas
contemporáneas.

La efectividad puede aprenderse

En este primer capítulo nos habla que, sin importar la naturaleza el tipo de negocio al que se
dedique la compañía o la cantidad de colaboradores, van a estar presente ejecutivos.
Generalmente quienes tienen la oportunidad de ocupar los puestos de ejecutivos se caracterizan
por tener alto grado de inteligencia y creatividad, es decir, se trata de colaboradores cerebrales,
donde su capacidad de abstracción va por encima que por sus capacidades físicas.

Hoy día vemos factores importantes como el tecnológico, factor que se ha encargado
principalmente de hacer la vida mucho más sencilla para los usuarios y a facilitar muchos de los
procesos productivos que anteriormente requerían mucho más esfuerzo. Vemos el ejemplo de la
contabilidad, es un área que se mantiene aún vigente dentro de las compañías, conservando su
parte esencial para el funcionamiento de la compañía, la cual le permite a la gerencia la
capacidad para la toma de decisiones, aunque, manteniendo su misma importancia en la
actualidad la gestión ya no se realiza de manera manual en hojas de papel por mencionar un
ejemplo, sino que pasamos a la contabilidad desde programas especializados con mayor
accesibilidad a la misma producto de su fácil manejo y así acelerando muchos de los procesos.

Es así como ejemplificamos como pasamos de una organización compuesta por muchos
colaboradores que debían llevar la contabilidad de una compañía con grandes cantidades de
documentación física, a unos cuantos únicamente llevando los registros desde una computadora.
Cada colaborador desde su equipo, logra manejar una densidad de trabajo cuantificablemente
mucho mayor que sus colegas en tiempos pasados. En este punto vemos la pauta de como entra
el tema de los ejecutivos cerebrales, donde cada uno de estos debe de poseer un nivel de
especialización mayor, junto a su capacidad de abstracción y comprensión de los datos obtenidos
producto de su análisis. Asimismo, por el aumento de especialización, su capacidad de trabajar
bajo objetivos y libremente se ve incrementado, lo que les genera una presión mayor por dominar
los aspectos de un ejecutivo eficaz.

Factor como el tecnológico, el desarrollo educativo, el crecimiento de la demanda por parte del
sector consumo que pide mayor nivel de conocimiento en cada una de las áreas, hace que cada
vez veamos más trabajadores cerebrales. Que, para entender aún mejor, el trabajador cerebral por
definición vemos que son aquellos que, en virtud de su posición o conocimiento, adoptan
habitualmente decisiones y que éstas mismas decisiones llegan a generar un impacto en la
ejecución y en los resultados globales de la compañía. Es importante visualizar que no importa si
se trata un ejecutivo que jerárquicamente superior o un junior que no se posiciona en la cúspide;
todos aquellos que cumplan esa condición de poder tener la libertad de tomar decisiones se
encuentra en el lugar de un ejecutivo y se dice que realiza la misma “faena” que un presidente en
una compañía, ya que debe pasar por acciones como: planificar, organizar, motivar y evaluar. Es
decir, cambia la esfera de acción, pero no así las acciones y competencias requeridas.

Para cada uno de los trabajadores cerebrales el hecho de tener condiciones diferentes donde su
intelecto es la pieza primordial para la realización de sus tareas, afronta una serie de retos que
debe de identificar y mensurar el posible impacto ya sea desde negativo o positivo reconociendo
su respectiva gestión.

Es así como pasamos a revisar uno de los principales factores que influyen en las organizaciones,
que para este caso corresponde al tiempo. Por tanto, cuando hablamos del tiempo, este se
convierte en un factor que escapa del dominio del ejecutivo y pasa a ser más un factor de la
compañía, donde cada una de las acciones que demandan de su tiempo y no necesariamente
porque son de su interés personal, sino que son orientadas al alcance de lo que la compañía
requiere.

De ese mismo modo, se presenta la habilidad de movimiento, y no necesariamente se refiere al


traslado, sino que trata de un aspecto donde su capacidad de flexibilidad es la que debe ajustar
según el mismo mercado vaya colocando como pauta a seguir entendiendo el comportamiento
del entorno
Con una vez entendido la parte externa y como esta influye en la organización, el tema de la
integración en una organización va tomando importancia, porque no se concibe como solamente
un agrupamiento de individuos, que en esencia lo es; pero aquí el punto central es entender como
hay relaciones entre esos mismos individuos que son parte de la organización. Se habla que cada
persona por su misma naturaleza va en dirección propia, pero aquí es donde para el ejecutivo su
rol de integrador, junto a su capacidad de entender la situación, logra pasar a la acción abriendo
oportunidades integradas de sinergias.

El autor de ese modo, luego de hacer una antesala sobre su obra, nos postula una serie de
prácticas que funcionan de modo de guía, o elementos que por si mismos y separados son
importantes, pero la integración de las cinco prácticas y su aplicación es lo que se traduce como
un ejecutivo eficaz. Y es que como hablamos al en párrafos anteriores, las compañías están
siempre en la constante lucha y competitividad de dominar el mercado, en años anteriores no es
que no existía competencia, claro que sí; sin embargo, vemos que el grado de especialización y
de preparación de los trabajadores es más alto y sin descanso por el mismo aspecto de mantener
en una posición de vanguardia en sus propios conocimientos.

Para una compañía o empresa, su principal fin conseguir niveles de lucro aceptables que permite
que por sí mismo pueda ser capaz de sobrevivir y, además, otorgar los rendimientos esperados
por los inversionistas. Es así como llegamos al punto de poder contar con el mejor talento
humano, con aquellos individuos que no solo estén ocupando un espacio dentro de la nómina,
sino que sean capacidad de aplicar las cinco prácticas que nos habla Peter Drucker en la
organizaciones modernas y sea pieza clave para la generación de valor agregado desde su área,
departamento o si es el CEO de la compañía, sin importar su nivel jerárquico debemos es
importante que se puedan enfocar en los resultados junto al mejor uso de todos los recursos
disponibles.

Controle su tiempo

Viendo que lo esperado de una compañía es la generación del recurso económico, para llegar
este debemos considerar que no es que lo obtenemos sencillamente por el deseo de trabajar, o
por actos de presencia, sino que requiere consumo de otros recursos adicionales, que para efectos
de este análisis solo vamos a hablar del recurso de tiempo en las organizaciones, elemento que
los siguientes párrafos nos encargamos de ampliar a continuación.

Partiendo del escenario donde contemplamos el tiempo como un recurso de la misma compañía y
en consecuencia administrado de manera individual por cada trabajador, se convierte en un
recurso escaso y que no puede ser recuperado. Es decir, todo lo demás, como el dinero, activos
como planta, mobiliario y demás se pueden recuperar, algo que con el tiempo es imposible por su
misma naturaleza.

Peter Drucker nos enseña que la administración del tiempo la podemos dividir en tres pasos, los
cuales son esenciales para hacer un uso adecuado y alineado a los objetivos que perseguimos
para la generación de valor de la compañía.

Primeramente, nos señala que debemos llegar a registrar y hacer un seguimiento de todo aquello
que realizamos, desde acciones pequeños hasta aquellas de mayor impacto, colocando la
cantidad del tiempo que se requirió. Sin importar la posición del puesto, desde la alta gerencia o
desde los supervisores la faena donde se pueden tomar decisiones, priorizar bajo criterio propio
es donde más valor toma la parte de que hacer primero, como lo estoy haciendo y que tanto del
recurso de tiempo estoy usando.

Porque si bien es cierto, registrar lo que hacemos es una acción de valor, pero no es hasta cuando
iniciamos a trabajar con la información recolectada cuando pasamos de ser ineficientes a ser
ejecutivos eficientes. Lo segundo que nos dice Peter Drucker es, debemos analizar lo que
estamos haciendo y que realmente no impacta de ninguna manera y que si en el supuesto de no
hacerlo, se presenta una consecuencia, ya que en caso de que sea negativa la respuesta,
deberíamos de eliminarla por completo o bien, pasar a delegar la tarea. Aquí es cuando pasamos
de lo no relevante a dar prioridad a lo que si genera resultados.

Finalmente, en la búsqueda de la excelencia una vez la limpieza de las acciones por llamarlo de
una manera sencilla, somos capaces de trabajar con un enfoque priorizado en tareas relevantes
aportando con nuestra labor al desarrollo y crecimiento organizacional.

Por último, tenemos un desafío que se convierte muchas veces en una batalla del día a día, en la
cual la disciplina se convierte en la variable determinante. Se trata de trabajar bajo un esquema
de sacar primero lo urgente y obligatorio de manera consolidada, es decir, juntar el trabajo que se
debe de realizar por su naturaleza repetitiva e importante por su misma naturaleza del puesto, con
el fin de lograr consolidar a su vez un bloque de tiempo para aquellas tareas que nos pueden
ayudar a generar valor y que son las que realmente nos queremos enfocar por la expectativa que
resulten ser de gran peso por el impacto que puedan generar.

Es así como hacemos un recorrido alrededor del tema del tiempo, desde el cual Peter Drucker se
detiene para hacernos ver, o más bien, mostrarnos el modo correcto para analizar y buscar la
mejora continua con nuestra gestión. Desde la óptica de laboral, nos facilita a la hora de querer
crecer y alcanzar el éxito profesional, junto al método adecuado para demostrar nuestras
capacidades bajo el modelo de la eficacia.

¿Qué puedo aportar?

Con base a la obra, nos da a conocer como un colaborador se debe dar nuestro mayor
compromiso y esfuerzo para la empresa u organización en la que trabajamos; además de siempre
hacernos la siguiente pregunta ¿Estamos haciendo todo lo que podemos por cumplir nuestros
objetivos y metas; ¿es decir, nuestra labor dentro de la empresa? Y si ¿Estamos realizando
nuestra mejor contribución a los fines de la empresa?

Para estar dentro de la categoría de buenos trabajadores tenemos que cumplir con el compromiso
de contribución, ya que se determina es una promesa de responsable y efectiva; de lo contrario
todo individuo se estafa a sí mismo, perjudica a su empresa y engaña a quienes trabajan con él.

El libro menciona el fracaso, y determina que en parte depende de la persona, por la simple razón
que si el colaborador no acepta el cambio o renuencia a las nuevas exigencias de la nueva
situación (que esta puede ser más bien una oportunidad de crecimiento dentro de la organización)
está destinado al fracaso.

- Cómo lograr que un especialista sea efectivo: Para que un trabajador pueda contribuir a la
empresa debe ser trabajador cerebral; es decir, producir ideas, información y conceptos efectivos,
asimismo debe ser especializada en un área. Nuestro aporte debe ser útil para que sea
considerado como contribución
- Verdaderas relaciones humanas: La comunicación, trabajo en equipo, autodesarrollo y
desarrollo de los demás son los cuatro requisitos básicos que fomentan las efectivas relaciones
humanas.

- Reuniones productivas: Para que estas sean productivas para la empresa cada vez que se
planean se deben de hacer la pregunta ¿Para qué se va a realizar la reunión? Por ejemplo, toma
de decisiones de procesos, cambios, asignación de nuevas actividades, aclaraciones y demás, por
ello el ejecutivo eficaz sigue una estructura a seguir en las reuniones con el fin de cumplir los
objetivos y al final enumerar las conclusiones a las que se ha llegado.

¿Cómo tornar productiva la energía?

Un ejecutivo eficaz resalta la fuerza del trabajo de los demás y promociona de acuerdo a lo que
realiza cada persona. Por ejemplo, él se hace preguntas ¿Con qué contribuye esa persona? ¿Qué
es capaz de hacer este individuo de manera insuperable?

Un verdadero jefe se considera exigente y forjador, es decir miden a la persona hasta donde es
capaz de realizar funciones y en base a ello se le asignan las funciones.

Los hombres formadores de equipos ejecutivos trabajan apartados de los subordinados, porque
ellos buscan rendimiento, productividad y escogen a las personas en base a su capacidad. El
ejecutivo eficaz se ajusta a cuatro normas:

-Los trabajos son proyectados por personas, por la capacidad de lograr que la gente común
realice tareas fuera de lo común.

-La regla a cumplir para llenar las vacantes basándose en la fuerza individual es lograr que cada
cargo sea importante, exigente e implique desafío a la energía de cada hombre.

-El ejecutivo eficiente debe descubrir que puede realizar el hombre, antes de cubrir la vacante.
Por esa razón se aplican los sistemas de evaluación que analizan a cada persona.

-Para que se puedan activar las fuerzas se debe tolerar los defectos.

La adaptación requerida para medir y aprovechar la fuerza de un jefe se expresa mejor con en el
¿cómo? que con el ¿qué? Además, saca provecho de lo que es capaz de hacer, el
aprovechamiento de la fuerza individual es una actitud y una práctica que puede perfeccionarse
con el uso.

Primero las cosas principales

Un ejecutivo para ser eficaz en la realización de sus labores, debe enfocar su concentración en
identificar cuáles son las tareas principales que requieren ser ejecutadas para el desarrollo de las
organizaciones, es decir, cuales tareas van a generar más valor para la organización. Para poder
realizar esta clasificación los ejecutivos deben de tener claros los conceptos de prioridades y
posteridades, se debe conocer cuales tareas merecen prioridad y cuales son menos importantes,
para esto nos podemos basar en las reglas mencionadas por Druker , P en el libro: este habla de
escoger el futuro contra el pasado, enfocar la oportunidad más que el problema, elegir el propio
rumbo en vez de seguir la corriente y apuntar alto a una meta diferente y no a lo seguro y fácil de
ejecutar. A partir de este punto y basándonos en la mención que realiza el autor del libro de que
“un ejecutivo eficiente hace primero las cosas principales, pero nunca al mismo tiempo”
podemos mencionar que es necesario una vez establecidas estas tareas primordiales, enfocar toda
la energía y concentración en una sola tarea ya que esto permitirá que dicha tarea sea realizada
en el menor tiempo posible pero de la mejor manera, debido a que toda la concentración está
enfocada en esta y no se pierde tiempo en pensar y realizar diferentes trabajos (realizar una cosa
por vez, equivale a hacerlas todas rápidamente).

Es importante aclarar que los ejecutivos cuentan con una cantidad extensa de tareas por lo que
requerirá de otras personas integrantes de las organizaciones para poder ejecutarlas, es aquí
donde el ejecutivo deberá delegar funciones a las personas que considere idóneas para
realizarlas, teniendo claro que es importante que todas las personas cuentan con fortalezas y
debilidades, que deben ser identificadas para así asignar las tareas más adecuadas de acuerdo a su
perfil.

Toma de decisiones

Una de las tareas más importantes de los ejecutivos es la toma de decisiones, ya que estas se
manifestarán en el funcionamiento y resultados de la organización, es por esto que los ejecutivos
deben tener claro cómo realizar una adecuada toma de decisiones y ser eficientes en cuanto a la
ejecución o toma de estas, ser rápidos sin dejar de lado la efectividad. El autor menciona que los
ejecutivos se enfrentan a una gran cantidad de decisiones, pero estos saben identificar cuales
requieren una mayor prioridad y se enfocan en estas, debido a que impactaran de una forma
mayor el funcionamiento de las organizaciones.

El libro el ejecutivo eficaz habla de que podemos guiarnos en cuatro pasos para realizar una
adecuada decisión, impactando de manera positiva los resultados, en un primer punto se
menciona que los ejecutivos deben preguntarse a la hora de enfrentarse a una decisión si ¿Es
esta una situación genérica o una excepción?, ya que existen dos tipos de decisiones a las que se
enfrentan los ejecutivos en las labores de las organizaciones, menciona que existen decisiones
típicas (genéricas), las cuales se podrían entender como decisiones comunes o repetitivas, las
cuales están bien identificadas y para las cuales propone realizar procedimiento o reglamentos
con el objetivo de agilizar la toma de estas decisiones, sin necesidad de mucho análisis y gasto de
tiempo, y por otra parte menciona que existen decisiones atípicas o excepciones, las cuales no se
pueden prever y requieren de un mayor análisis y estudio para elegir lo mejor para la
organización. En un segundo punto se menciona que se debe tener claro cuáles son los objetivos,
esto porque toda decisión para ser efectiva ha de satisfacer las condiciones-limite y adecuarse a
los fines, es decir las decisiones se irán tomando de acuerdo a lo que se busca en los objetivos
establecidos, en una tercera parte se habla de la necesidad de saber que hay que actuar con base
en lo correcto más que en lo aceptable, y por último se requiere transformar todos estos pasos en
hecho o actos que reflejen resultados.

Hay que tener cuidado en cuanto a la clasificación anteriormente mencionada, esto porque los
ejecutivos deben de tener la capacidad de poder realizar esta clasificación adecuadamente,
siempre buscando el beneficio de las organizaciones, y para poder realizarlo de la mejor manera
es necesario basarse en datos y criterios que nos permitan un mayor fundamento y claridad a la
hora de enfrentarse a una decisión.

Las decisiones efectivas.

Cuando se tiene que tomar una decisión surgen discrepancias o el desacuerdo y gracias a estas
discrepancias es que logramos comprender su contenido en sí, el contenido de las decisiones y
plantear alternativas para así analizarlas y tomar una correcta decisión o la que nos parezca más
favorable. Algunas veces se deben tomar decisiones difíciles, pero sin embargo efectivas para
nosotros, la empresa y la sociedad, por ejemplo el caso del ejecutivo que despidió a 2 empleados
que estaban haciendo mal su trabajo y eran un problema para la organización, él pudo no haber
hecho nada, sin embargo el los despidió y esto mejoro la situación en la empresa y el desempeño
de la misma, a esto le llamamos decisiones efectivas, si no obramos es posible sobrevivir, pero si
lo hacemos definitivamente estaremos mejor, hay que entender que una decisiones efectiva
cuando se actuar definitivamente, bien se dice que actuar a medias es sinónimo de equivocarse,
por ejemplo un doctor que extirpa solo medio páncreas, el punto es actuar o no actuar del todo.

Hay que saber a estandarizar e identificar las decisiones comunes y sencillas para lograr tomar
decisiones voluntarias y efectivas, aprendiendo a tomar decisiones efectivas para la organización
involucra poder enseñar a todos desde el más bajo eslabón de la organización el proceso efectivo
para toma de decisiones.

El tema de tomar decisiones efectivas nos lleva al tema anterior, a la toma de decisiones típicas y
atípicas donde en una típica se sistematiza la decisión a tomar, ante distintas situaciones comunes
y sencillas, pero cuando trata de una decisión atípica debemos estar preparados para cualquier
cambio y problema que se presente, además saber responder a este y tomar la decisión más
efectiva.

Para ser un ejecutivo eficaz hay que ser capaz de detectar el escenario y tipo de decisión con la
que estamos tratando sea genérica o excepcional, lo poco común un hecho que se debe afrontar
como tal, lo genérico se puede responder basándose en una regla o en un principio, aquello que
sea atípico solo se puede afrontar analizando la manera en que se presente, luego basarse en dato
y alternativas para resolver a esta decisión, en una toma de decisiones lo más importante es la
comunicación y saber analizar los factores que crean el desacuerdo, el ejecutivo eficaz escucha,
analiza y basándose en esto y en la información determina cual es la mejor decisión para él, la
empresa y la sociedades.

Cuando tratamos con decisiones genéricas igualmente debemos analizar ya que todo supuesto
que se cuente envejece y cambia, vivimos en un mundo cambiante y volátil.
Peter Drucker nos enseña la efectividad desde un panorama más amplio y que tan importante es
la misma y los beneficios de aprenderla, de hecho, su principal frase es “La efectividad se puede
aprender” sin embargo no se puede enseñar.

El texto de este autor nos brinda los pilares para lograr ser una persona eficiente y no decimos
ejecutivo, si no persona debido a que somos parte de una sociedad y nuestro impacto en una
empresa o en nosotros mismo como personas está conectado a una sociedad en la cual
convivimos y en la cual tenemos un impacto, ser efectivo para contribuir en las misma, nuestra
empresa y en nosotros mismos, no solo se enfoca en la gestión empresarial si no que habla de la
sociedad , empresa e individuo como un todo , nos brinda cinco hábitos que debemos tomar en
cuenta para lograr aprender la efectividad.

También podría gustarte