Está en la página 1de 4

Vendaje Neuromuscular

El Vendaje Neuromuscular en afecciones neurológicas, es una herramienta de tratamiento


muy útil, con resultados muy buenos que tiene pocas contraindicaciones y efectos
secundarios, y que además tiene la característica que es compatible con cualquier otro
tipo de tratamiento. El vendaje neuromuscular utiliza un esparadrapo elástico que influye
en músculos, tendones, ligamentos, articulaciones y sistema nervioso. Optimiza la
circulación linfática y sanguínea para recupera la capacidad de “autocuración” del cuerpo.

Generalidades
 Se trata de un esparadrapo elástico constituido por una estructura
trenzada de hilos de algodón, que incorpora una capa de pegamento
(cyanoacrilato de uso médico) que le confiere adhesividad.
 El vendaje es elástico sólamente en dirección longitudinal.
 Las propiedades elásticas de la cinta duran entre 3-5 días.
 El pegamento del kinesiotape se adhiere mejor a medida que se
calienta, por ello el vendaje debe ser frotado ligeramente al aplicarlo.
 Sólo se pega una vez.
 Se puede llevar durante varios días, aunque si la aplicación es de larga
duración se recomienda cambiarlo cada 3-4 días.
 El kinesiotape o vendaje neuromuscular es resistente al agua y permite
un secado rápido. Permite, por tanto, el aseo diario.

Según la forma que tomará el vendaje se distinguen:


-Tiras en “I”
-Tiras en “Y”
-Tiras en “X”
-Tiras en abanico o pulpo
-Tiras en malla o cruzada
Indicaciones:
-Alivio del dolor.
-Disminución de la inflamación.
-Disminución de hematomas.
-Protección articular.
-Mejorar la propiocepción.
-Corregir la postura.
-Corrección de la fascia.
-Estimulación de músculos hipotónicos.
-Inhibición de músculos hipertónicos.

Técnicas para la aplicación del Kinesiotaping


El método del Kinesiotaping, usa seis técnicas correctivas aplicando distintas tensiones en
función de lo que queramos conseguir.

1. Corrección mecánica: Utilizada para prevenir los movimientos patológicos sin


limitar el movimiento natural.
2. Corrección de la fascia: Ayuda a dirigir el movimiento de una fascia muscular.
3. Corrección del espacio: Amplía el espacio intersticial, descomprimiendo los tejidos
y aliviando el dolor.
4. Tratamiento de ligamentos o tendones: Ayuda en la estimulación de los mismos.
5. Corrección funcional: Utilizada para limitar la hiperextensión.
6. Corrección circulatoria: Ayuda a disminuir la presión en los tejidos aumentando el
flujo sanguíneo
Al aplicar el vendaje se recomienda:
 Que la piel esté limpia y libre de grasa, pasando un algodón con alcohol para quitar
la grasitud.
 Que la zona esté libre de pelos, por lo cual se recomienda afeitar la zona. Esto
mejorará la acción del vendaje como así también su duración. Como también
evitará la molestia al momento de quitar el vendaje
 En los primeros minutos puede haber picazón debajo de la venda, si esta picazón
persiste por más tiempo, se debe quitar.
 Para quitarlo con menos dolor, es mejor mojarlo previamente y tensar la piel
quitándolo en dirección del vello.

Está contraindicada su aplicación:


-Heridas: el vendaje neuromuscular no debe ser aplicado directamente sobre una herida.
-Alergias: son poco frecuentes las alergias al material del vendaje, pero si aparecen no
debe ser usado.
-Quemaduras solares.
-Enfermedades de la piel: psoriasis, neurodermatitis, etc.
-Traumas severos: está contraindicado su uso hasta tener un diagnóstico concreto de las
lesiones.
-Trombosis: puede provocar la liberación de un trombo al aumentar la circulación.
-Cáncer y metástasis: en estos casos tampoco debemos aumentar más la circulación
sanguínea y linfática.
-Diabetes: puede provocar descompensaciones en los niveles de glucosa al variar la
necesidad de insulina si aplicamos el kinesiotape en las zonas donde se pincha la insulina,
ya que puede aumentar su absorción.
-Embarazo: debemos prestar especial atención en las zonas donde apliquemos el vendaje
neuromuscular, ya que por las relaciones segméntales podemos influir en el útero o en el
eje hipófisis-hipotálamo-ovárico.
Forma de aplicación
Se aplica en lesiones que afectan la movilidad y la sensibilidad de origen central o
periférico, ya sea en lesiones por accidente cerebrovasculares, problemas degenerativos,
lesiones congénitas… pues lo que se busca es mejorar la función y mantener el efecto
conseguido durante el tratamiento rehabilitativo específico. Tanto en afecciones
neurológicas como traumatológicas lo utilizamos con el objetivo de estabilizar y proteger
articulaciones, mejorar la actividad de la musculatura, mejorar la propiocepción, aliviar el
dolor y para disminuir edemas y problemas circulatorios. Se utiliza en lesiones o
afecciones como la tendinitis (tendinitis del supraespinoso, fascitis plantar,…), esguinces
(tobillo, muñeca…), disminución de la circulación linfática (edemas linfáticos),
contracturas, dolores musculares, parálisis facial, subluxación en miembro superior
hemipléjico hipotónico, falta de tono en la faja abdominal,…