Está en la página 1de 7

INTERCAMBIO

Percusión en el aula
Óscar Casanova López
Universidad de Zaragoza

Este artículo expone varias ideas e indicaciones para trabajar PALABRAS CLAVE
de una manera más eficaz con los instrumentos de percusión • EDUCACIÓN MUSICAL

del aula de música. Ejercitar la percusión corporal, facilitar • PERCUSIÓN


• PERCUSIÓN CORPORAL
la lectura de ritmos y trabajar polirritmias son elementos,
• LECTURA RÍTMICA
actividades, que ayudan al posterior trabajo con instrumentos • EJECUCIÓN
musicales. Lo que aquí se presenta puede utilizarse en
cualquier nivel de enseñanza.

62 Eufonía Didáctica de la Música • núm. 68 • pp. 62-68 • julio 2016


Percusión en el aula

E
n numerosas ocasiones se Los instrumentos Pero para conseguirlo hace falta
escucha entre los profe- lo que denominaríamos método,
utilizados con escaso
sionales de la educación es decir, saber en todo momento
musical frases como: «Para rigor se convierten, qué hacemos, cómo lo hacemos,
tocar este ritmo hace falta ser muchas veces, por qué lo hacemos, así como
percusionista». ¿Podemos ayudar en juguetes dónde queremos llegar; dónde
a cambiar esto?
■ estamos, qué viene antes y qué
vendrá después. Hay que tener
Los instrumentos de percusión unos objetivos claros, unos conte-
se utilizan habitualmente en las nidos definidos y unas actividades
clases de música de los distin- zan con escaso rigor, entonces adecuadas que nos conduzcan a la
tos niveles, desde la enseñanza se convierten muchas veces en consecución de nuestros objetivos y
primaria hasta la universitaria. juguetes. La búsqueda de obje- finalidades (Molas y Herrera, 2003).
Los instrumentos de pequeña tivos justificados en el aula es
percusión y los correspondien- compatible con el uso correcto El trabajo con estos instrumentos
tes al denominado instrumenta- de los instrumentos. Es tarea al nivel que nos movemos, muy
rium Orff son muy conocidos por del profesor que el alumno vea distinto a la enseñanza profesio-
todos. Conforme vamos pasando estos instrumentos no como nal que se daría en un conservato-
de nivel educativo, más amplio es juguetes sino como instrumen- rio de música, puede ser bastante
el catálogo de instrumentos que tos profesionales que se usan en más sencillo de lo que podamos
encontramos en las aulas, y pocas clase. Verdaderamente cuesta lo pensar. Trabajar de una manera
son las clases de secundaria en las mismo explicar bien cómo se progresiva con unas pautas cla-
que no haya, por ejemplo, una cogen las baquetas adecuada- ras nos ayudará a obtener unos
batería. Tener unos instrumentos mente que hacerlo mal. No es resultados muy satisfactorios.
u otros va a depender de las deci- lo mismo intentar golpear en el Debemos perder el miedo a tra-
siones al respecto del profesorado lugar de sonoridad óptimo del bajar con ellos porque verdadera-
responsable de gestionar las cla- instrumento, que no dar impor- mente son nuestros aliados.
ses de música. Son innegables los tancia al punto en el que hay que
beneficios y las posibilidades que tocar, con lo que entre otras cosas En el presente artículo se van a
nos ofrecen estos instrumentos, se producirá un pésimo sonido. detallar varias de esas pautas o
y tampoco podemos olvidar el Importa mucho cuál es la posi- ideas que nos pueden facilitar el
momento actual de globalización, ción corporal que se adopta por- trabajo, utilizando para ilustrarlas
interculturalidad y atención a la que nos ayudará enormemente varios ejemplos concretos.
diversidad que nos toca vivir y al a mejorar la interpretación. Es
cual nos pueden ayudar los ins- tarea del especialista encargado
trumentos de percusión, con un de la enseñanza musical corregir PERCUSIÓN CORPORAL
poco de imaginación. los posibles desajustes. La ins- Mucho antes de usar instru-
trucción correspondiente debe mentos de láminas trabajaremos
Pero si estos mal llamados «ins- empezar en la formación inicial con otros de percusión de soni-
trumentos escolares» se utili- del profesorado. do indeterminado. Son los pri-

Eufonía Didáctica de la Música • núm. 68 • julio 2016 63


INTERCAMBIO

Aunque los esquemas rítmicos se


interpreten con percusión corpo-
ral, se deben ejecutar pensando
en extrapolarlos posteriormente
a instrumentos reales (yembé,
conga, cajón, batería, etc.); pen-
sarlo así facilitará imaginar que
no estamos tocando instrumen-
tos virtuales sino reales. Tocar
sobre bases grabadas simulando
que estamos acompañando un
determinado tema musical es una
manera sustitutoria de seguir un
metrónomo. Todo ayudará en la
búsqueda de conseguir que suene,
Imagen 1. Ejercicios rítmicos con percusión corporal
quede bonito, se pueda incluso
grabar, escucharlo, mejorarlo…;
meros instrumentos reales que unas baquetas y percutir en un y, además, contribuye a motivar
deberíamos utilizar porque con lugar determinado. Lo que no enormemente al alumnado.
ellos podemos vivenciar, explorar, se consiga con percusión cor-
comprender y controlar el primer poral, no mejorará llevándolo a
elemento esencial de la música: el instrumentos de verdad. Todo Un ejemplo concreto:
ritmo. Y antes de manejar cual- el tiempo que se invierta y lo tocar ritmos
quier instrumento real debería- que se llegue a conseguir con con la batería
mos trabajar obligatoriamente la la percusión corporal será muy
percusión corporal. beneficioso y útil, y nos servirá Algunos ejercicios que plan-
al trabajar posteriormente con teemos en clase pueden ser
Cualquier esquema rítmico que instrumentos. esquemas rítmicos que intenten
se vaya a trabajar debería ser imitar ritmos de batería, los cuales
interpretado, siempre, con per- Cada nueva actividad requiere una deberemos simular corporalmen-
cusión corporal, con nuestro necesaria asimilación de la ante- te, en la medida de lo posible. Se
propio cuerpo (Casanova, 2003). rior para afrontar con solvencia trabajarán a diferentes velocida-
Las posibilidades de ese instru- la siguiente. La dificultad debe ser des. La búsqueda de la regularidad
mento que todos llevamos enci- progresiva e ir graduándose muy
ma, junto a la voz, deberían ser
mucho más explotadas. Lo que
poco a poco. Los ejercicios nos
pueden servir también de excusa

Antes de manejar
uno pueda tocar con su propio para profundizar en la pulsación,
cuerpo será capaz de realizarlo coordinación, sonoridad, la pos-
cualquier instrumento
en los instrumentos reales, sal- terior técnica con baquetas, etc. real debemos trabajar
vando el elemento físico de tener (imagen 1). la percusión corporal

64 Eufonía Didáctica de la Música • núm. 68 • julio 2016


Percusión en el aula

■ LECTURA RÍTMICA
Otro elemento importante que
Repetimos cada ejercicio por lo
menos veinte veces seguidas; y
Se aprende a leer considerar es la capacidad de lec- después encadenamos dos o más
notación rítmica tura de nuestros alumnos. En nin- ritmos juntos. Variamos el tempo
cantando y tocando gún caso debe ser impedimento de cada ejercicio; algunos suenan
para la práctica instrumental. Al mejor cuando se hace lentamen-
contrario, la práctica con instru- te, otros algo más rápidos. Para
rítmica se hace imprescindible, mentos debe resultar una activi- los que veamos complicados, pri-
mientras que la sonora dependerá dad que motive para el aprendizaje mero practicamos por separado
del carácter con el que queramos de la lectura musical, y las piezas las manos y los pies antes de
impregnar al ejercicio. musicales o ejercicios han de selec- juntarlos.
cionarse con especial cuidado en
Si trabajamos varios esquemas relación con su duración. En los ejemplos de ritmos de las
distintos todos hay que tocarlos imágenes 2, 3 y 4 en la página
independientemente y después Para hacer determinados ejerci- siguiente están especificados los
conseguir enlazarlos. Cada ritmo cios, tocar ritmos, no es necesa- golpes que se deben realizar con
por separado debe poder ser toca- rio saber leer música (Bachträgl, las manos y los pies. También se
do con soltura durante un cier- 2001). Se aprende a leer notación indica si será la derecha (D) o la
to tiempo seguido, y también, a rítmica cantando y tocando. No izquierda (I). En el tercer ritmo
diferentes velocidades; solamente debemos limitarnos a usar siempre aparecen unos nuevos elementos
en ese momento estará asimila- notación convencional occidental; consistentes en tocar palmadas y
do. Si no se trabaja previamente al escribir podemos ayudarnos de cantar lo indicado.
hasta alcanzar cierta soltura con una grafía no convencional con
percusión corporal, el paso al ins- símbolos o signos muy simples e
trumento no tiene sentido. intuitivos. El manejo de diferentes Ritmo y polirritmia
tipos de notaciones en el aula de El ritmo es una disposición estruc-
Antes de utilizar el instrumento música es fundamental, y la gráfi- tural que se realiza a través de la
concreto podremos perfeccionar ca es una más. repetición periódica.
nuestros ritmos tocándolos solo
con baquetas, sobre tablas o la Los ritmos pueden ser divertidos. Comprender y tocar un determi-
mesa (véase la imagen que enca- Ayudan a disminuir la interde- nado ritmo puede ser mucho más
beza el artículo). pendencia entre las manos y los fácil si analizamos detenidamente
pies, y así contribuir a lograr un sus componentes, reduciéndolos
Posteriormente, al interpretar lenguaje corporal rítmico relaja- a la figuración más pequeña de las
sobre el instrumento, buscaremos do. Tocamos con percusión cor- que encontramos en el esquema
el lugar que corresponda en cada poral como si fuese una batería rítmico en cuestión.
uno de los elementos que se van a o varios tambores, golpeando
golpear, adoptando una posición en la mesa, en los muslos, etc. En esta ocasión utilizaremos, para
adecuada y relajada para tocar Añadimos canto y palmas si así lo ejemplificar, el ritmo de clave lati-
durante un buen rato seguido. indican los diferentes símbolos. na 3:2 y también su opuesto 2:3.

Eufonía Didáctica de la Música • núm. 68 • julio 2016 65


INTERCAMBIO

Como ilustran las imágenes, hay


tantos elementos (casillas) como
figuras totales encontramos de la
correspondiente de menor valor.
Si hablamos de figuras musicales,
son las corcheas y tenemos un
total de 16. El lugar donde se debe
tocar está señalado en la casilla
correspondiente.
Imagen 2. Ritmo de rock
Interpretar estos ritmos es muy
sencillo cuando cada uno apa-
rece por separado; se piensa en
esas figuras todas iguales (cor-
cheas) y se toca en el lugar donde
está marcado. Pero, ¿y si lo que
queremos hacer es una polirrit-
mia de modo que cada una de
las manos lleve el ritmo de clave
Imagen 3. Ritmo de rock-funk
contrario? Es decir, cómo hace-
mos para que suene a la vez 3:2
con una mano mientras con la
otra suena 2:3.

En la imagen 7 tenemos la solución.


Indicamos en una fila una de las
manos, y a continuación otra fila
con la contraria: lo que cada una de
las manos hace de manera separada.
Después creamos una nueva fila,
nuevo cuadro, donde volcamos la
Imagen 4. Ritmo añadiendo palmadas y voz

El ritmo denominado clave es de tres golpes (3) y la segunda ■


un patrón rítmico o manera de de dos (2); puede comenzarse en Siempre será más
medir el tiempo muy utilizado en la parte de 3 o en la parte de 2 sencillo y no se
la música latina que marca o guía según lo requiera la música. Para
la forma en que se toca, canta o identificarlas se denominan clave
olvidará si podemos
baila. La clave es una frase com- 3:2 y clave 2:3, según el grupo con cantar lo que tenemos
puesta de dos partes, la primera que comience (imágenes 5 y 6). que tocar

66 Eufonía Didáctica de la Música • núm. 68 • julio 2016


Percusión en el aula

Imagen 5. Ritmo de clave 3:2

Imagen 6. Ritmo de clave 2:3

Imagen 7. Clave 3:2 a la vez que clave 2:3

suma de las dos filas anteriores. Si Observamos que la combinación y que tenga la misma medida de lo
queremos transformar todo esto de manos resultante (digitación que nos interesa ejecutar; siempre
en figuras, escribimos la figura o baquetación) consiste en alter- será más sencillo y no se olvidará
solamente donde alguna de las nar las manos continuamente. Lo si podemos cantar lo que tenemos
manos tiene que tocar. Podemos que va a cambiar es el espacio que tocar. La letra que encontra-
convertir las figuras pequeñas en de tiempo que pasa desde gol- mos y encaja en la medida es el
otras de mayor duración uniendo pear con una mano hasta golpear principio de Cinco lobitos.
la figura anterior con el espacio- con la siguiente. Para recordarlo
casilla que no tiene nada escrito podemos poner a esa digitación Por tanto, para tocar en una mano
(silencio) siguiente. una letra que podamos encontrar el ritmo de clave 3:2 y a la vez en

Eufonía Didáctica de la Música • núm. 68 • julio 2016 67


INTERCAMBIO

la otra el mismo ritmo pero 2:3, lo lectura rítmica y trabajo poli- CASANOVA, O. (2003): «Varias
que tenemos que hacer es golpear rrítmico. Aunque por sí mismas posibilidades trabajando con un
alternando las manos invariable- pueden perseguir objetivos pro- compás de semicorcheas» Eufonía.
mente cantando mentalmente el pios, todas ellas por separado y Didáctica de la Música, núm. 29,
principio de la canción infantil en su conjunto pueden ayudar pp. 116-122.
correspondiente: cin-co-lo-bi-tos- a preparar el trabajo posterior MOLAS, S.; HERRERA, M.A. (2003):
tie-ne-la-lo-ba. con instrumentos de percusión. Baquetas. Percusión en la escuela.
Los mismos principios se pueden Lleida. Edicions de la Universitat de
Tras realizar todo lo anterior, extrapolar a ejercicios similares. Lleida.
podemos permutar las manos, es Todo lo sugerido puede utilizarse
decir, donde pone derecha gol- en cualquier nivel de enseñanza Dirección de contacto
pear con la izquierda y al revés. musical. ◀ Óscar Casanova López
Universidad de Zaragoza
ocasanov@unizar.es
Epílogo Referencias bibliográficas
Se han enumerado algunas ideas BACHTRÄGL, E. (2001): Modern Este artículo fue recibido por Eufonía. Didáctica de

para la realización de activi- Rhythm & Reading Script. la Música en enero de 2016 y aceptado en marzo

dades con percusión corporal, Innsbruck (Austria). Helbling. de 2016 para su publicación.

68 Eufonía Didáctica de la Música • núm. 68 • julio 2016

También podría gustarte