Está en la página 1de 2

En este día del triduo de la fiesta patronal queremos rezar por la familia.

El contexto es el más adecuado, con su nacimiento, alimentándolo y fortaleciéndolo con la oración cotidiana, la práctica constante de las
porque Dios, Uno y Trino es familia. Con alegría saludamos a las familias aquí presentes y a todas las virtudes, la recíproca comprensión y el respeto mutuo.
familias de la parroquia, deseándoles la paz y el amor que Dios nos da especialmente en la Misa.
En nuestra sociedad, no todas las familias son un jardín de delicias; existen problemas, crisis, limitaciones
Al rezar por la familia, cómo no contemplar primero a la Sagrada Familia. Por una parte, la Sagrada Familia y vicios en la vida familiar. Hay familias heridas, familias rotas, familias manchadas, familias cerradas,
es una familia como todas las demás y, por eso, es modelo de amor conyugal, de colaboración, de familias vacías; familias en las que en vez de amor, hay frío, en vez de alegría hay angustia, familias donde
sacrificio, de ponerse en manos de la divina Providencia, de trabajo y de solidaridad. Pero, al mismo no se ha aprendido a dialogar sino a gritar, no han aprendido a compartir sino a consumir, no se ha
tiempo, la Familia de Nazaret es única, distinta a todas las demás, por su singular vocación vinculada a la educado para la responsabilidad sino para el conformismo...
misión del Hijo de Dios. Precisamente con esta unicidad señala a toda familia, y en primer lugar a las
familias cristianas, el horizonte de Dios, el primado dulce y exigente de su voluntad y la perspectiva del Por eso, la familia cristiana, inspirándose en la Sagrada Familia, debe renovar su autenticidad y su vivencia
cielo al que estamos destinados. Por todo esto hoy damos gracias a Dios, pero también a la Virgen María y de amor siendo fermento de renovación para toda familia humana. Si el futuro de la humanidad se fragua
a san José, que con tanta fe y disponibilidad cooperaron al plan de salvación del Señor. en la familia, el hogar cristiano debe cultivar el amor y la vida para poder transformar este mundo. Sólo la
familia hecha de relación respetuosa y cariñosa, de comunicación íntima, de entrega servicial y
Dios que es Familia, quiso revelarse naciendo en una familia humana y, por eso, la familia humana se ha sacrificada, de común unión de alegrías, penas y esperanzas, de fe compartida, puede ser creadora y
convertido en icono (imagen, símbolo) de Dios. Dios es Trinidad, es comunión de amor, y la familia es, con escuela de humanidad.
toda la diferencia que existe entre el Misterio de Dios y su criatura humana, una expresión que refleja el
Misterio insondable del Dios amor. Hoy sigue siendo necesaria una oración especial por todas las familias del mundo. Imitando a la Sagrada
Familia de Nazaret, los padres se han de preocupar seriamente por el crecimiento y la educación de los
En el Evangelio no encontramos discursos sobre la familia, sino un acontecimiento que vale más que propios hijos, para que maduren como personas responsables y ciudadanos honestos, sin olvidar nunca
cualquier palabra: Dios quiso nacer y crecer en una familia humana. De este modo, la consagró como que la fe es un don precioso que se debe alimentar en los hijos también con el ejemplo personal. Al
camino primero y ordinario de su encuentro con la humanidad. mismo tiempo, oremos para que cada niño sea recibido como don de Dios y sostenido por el amor.

En su vida transcurrida en Nazaret, Jesús honró a la Virgen María y al justo José, permaneciendo sometido Que el amor, la fidelidad y la dedicación de María y José sean ejemplo para todos los padres y las madres,
a su autoridad durante todo el tiempo de su infancia y su adolescencia. Así puso de relieve el valor que no son los amigos o los dueños de la vida de sus hijos, sino los custodios de este don incomparable de
primario de la familia en la educación de la persona. María y José introdujeron a Jesús en la comunidad Dios.
religiosa, frecuentando la sinagoga de Nazaret. Con ellos aprendió a hacer la peregrinación a Jerusalén.
Cuando tenía doce años, permaneció en el Templo, y sus padres estuvieron tres días para encontrarlo. Invoquemos juntos la protección de María santísima y de san José sobre todas las familias, especialmente
Con ese gesto les hizo comprender que debía "ocuparse de las cosas de su Padre", es decir, de la misión sobre las que se encuentran en dificultades. Que ellos ayuden a las familias cristianas a ser, en todo el
que Dios le había encomendado. mundo, imagen viva del amor de Dios. Que todas las familias cristianas vivan en la presencia de Dios con
el mismo amor y con la misma alegría de la familia de Jesús, María y José.
Ese episodio del evangelio revela la vocación más auténtica y profunda de la familia: acompañar a cada
uno de sus integrantes en el camino de descubrimiento de Dios y del plan que ha preparado para él. Qué lindo que, a ejemplo de la Sagrada Familia, podamos bajar la guardia y ablandar un poco el corazón
María y José educaron a Jesús ante todo con su ejemplo: en sus padres conoció toda la belleza de la fe, endurecido por el rencor. Pidamos a la Sagrada Familia, que nos ayude a amar con el corazón a nuestros
del amor a Dios y a su Ley, así como las exigencias de la justicia, que encuentra su plenitud en el amor. De familiares, a los más simpáticos y especialmente a los que más nos cuesta tratar. Que la Sagrada familia
ellos aprendió que en primer lugar es preciso cumplir la voluntad de Dios, y que el vínculo espiritual vale nos ayude a poner entre paréntesis todos los rumores, los dimes y diretes, los chusmeríos que tanto daño
más que el de la sangre. nos hacen y que podamos utilizar nuestras palabras para dar aliento, consuelo y alegría.

La familia es la mejor escuela donde se aprende a vivir aquellos valores que dignifican a la persona y El Redentor, nacido en Belén, conceda a todos la serenidad y la fuerza para avanzar unidos por el camino
hacen grandes a los pueblos. También en ella se comparten las penas y las alegrías, sintiéndose todos del bien.
arropados por el cariño que reina en casa por el mero hecho de ser miembros de la misma familia. Pido a
Dios que en sus hogares se respire siempre ese amor de total entrega y fidelidad que Jesús trajo al mundo
ORACION A L ASAGRADA FAMILIA

Sagrada Familia de Nazaret; enséñanos el recogimiento, la interioridad;


danos la disposición de escuchar las buenas inspiraciones
y las palabras de los verdaderos maestros.

Enséñanos la necesidad del trabajo de reparación,


del estudio, de la vida interior personal, de la oración,
que sólo Dios ve en lo secreto;
enséñanos lo que es la familia, su comunión de amor,
su belleza simple y austera, su carácter sagrado e inviolable.
Amén