Está en la página 1de 7

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz

Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria

Universidad Nacional Experimental de la Seguridad

Centro de Formación UNES-Guárico

Políticas progresivas, regresivas y represivas de la seguridad

Profesora: Ana María Fernández Alumnos: Jean Carlos Cabrera

PNF: Investigación Penal, Ambiente I

San Juan de los Morros 2020


Políticas progresivas y regresivas de la seguridad

En primer lugar, las políticas de seguridad regresivas


comprenden la acción de contener, detener, castigar y perseguir
actuaciones políticas o sociales desde el poder político hacia
un individuo o grupo. La regresión niega e impide el ejercicio de los
derechos civiles y de libertad política: expresión, reunión,
manifestación, asociación, sindicación que suelen considerarse
propias de los sistemas democráticos.

Por su parte las políticas de seguridad progresivas son todas


aquellas normas que en seguridad social funcionan
como servicio público para el desarrollo de los derechos sociales
especialmente para las poblaciones menos favorecidas.

Es decir, las características de una política regresiva en materia de


seguridad ciudadana reproducen el orden social injusto y de
relaciones dentro de una sociedad, que victimizan a nuestro pueblo.
Por el contrario, una política progresiva, pone al ser humano como
principio y fin de todo razonamiento político y nos permite garantizar
la seguridad integral y los Derechos Humanos.

Por lo tanto, las ideales son las progresivas, para que una política
de seguridad sea progresista debe plantearse para actuar tanto
sobre el delito como sobre sus causas, incluyendo y protegiendo a
los más pobres, a través de políticas que garanticen
la dignidad y respeto de los derechos humanos:

1) Lograr la inclusión social de las grandes mayorías. Sólo será


posible reducir el delito y la pobreza si se actúa sobre los factores
estructurales que los generan, promoviendo la inclusión y
la justicia social, la reconstitución de tejido social en las
comunidades populares, garantizando a todos sus derechos y
dignidad. Más que el derecho a la seguridad, se trata de ofrecer la
seguridad de los derechos.

2) Proteger a todos, especialmente a los más pobres. La seguridad


y la inseguridad se distribuyen desigualmente según la clase social:
los sectores populares están más desprotegidos, y enfrentan mayor
cantidad de riesgos. Una política democrática de seguridad
"socializaría" la seguridad, protegiendo a los que son más
vulnerables: los pobres, las mujeres, los niños, los jóvenes.

3) Garantizar los derechos y la dignidad. La mejor política de


seguridad es la que garantiza los derechos de los ciudadanos, pues
el delito común y la violación de los derechos con que se les
pretende enfrentar tienen una misma naturaleza. Por otra parte, las
actuaciones que vulneran los derechos terminan por producir más
delito, pues pierden legitimidad y cualquier efecto disuasivo. Por lo
general, las medidas que pretenden "mano dura" contra el delito,
aumentando la violencia policial o llenando las cárceles de manera
indiscriminada, terminan por producir más delitos, más violencia y
reproducen la división de clases y la injusticia social. La "mano
dura" siempre recae en los más pobres.

4) Construir la convivencia y la solidaridad. El delito disuelve los


vínculos sociales, atenta contra la convivencia y la solidaridad, y
promueve la intolerancia. A la vez, la ruptura de los vínculos
sociales, la ausencia de solidaridad y la intolerancia, producen e
incrementan el delito. Sólo será posible la seguridad si sustituimos
el egoísmo por la solidaridad. Esta política va dirigida a desvanecer
las odiosas diferencias sociales, promover una cultura de la
solidaridad, recuperar el encuentro y la convivencia ciudadana.

5) Devolverle al pueblo su lugar como sujeto en la historia.


La comunidad tiene un rol fundamental en la seguridad, ya que el
delito es expresión de una relación política que le niega el poder a
las mayorías populares. El delito, sobre todo en sus formas más
violentas, es una forma de ejercer el poder por aquellos que no lo
tienen, generalmente contra otros tan desposeídos como ellos. Por
otro lado, las comunidades que se miran sin poder, sin capacidad
para regular y dirigir su propio destino, son las comunidades en que
prolifera el delito.

Las políticas regresivas están prohibidas en naciones democráticas,


ya que esto representa un componente esencial de la garantía de
los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y dentro de ellos
los derechos de seguridad social. En términos generales, es posible
afirmar que la prohibición de las políticas regresivas constituyen una
de las diversas manifestaciones de la perspectiva social e igualitaria
de los derechos fundamentales.

Como el país puede enfrentar dificultades, que pueden hacer


imposible el mantenimiento de un grado de protección que había
sido alcanzado, es obvio que la prohibición de las políticas
regresivas no puede ser absoluta sino que debe ser entendida
como una prohibición prima facies. Esto significa que una política
regresiva debe presumirse en principio inconstitucional, pero puede
ser justificable, y por ello está sometido a un control judicial más
severo. Para que pueda ser constitucional, las autoridades tienen
que demostrar que existen imperiosas razones que hacen necesario
ese paso regresivo en el desarrollo de un derecho social.

Política de seguridad represiva

La represión política y social es la negación de la libertad de realizar


actividades políticas y sociales a una parte de la población por parte
de las autoridades públicas. Habitualmente se ve acompañada por
violencia, tanto legal como informal.

La represión política suele ir acompañada por violencia, que puede


ser considerada legal internamente, a la vista del ordenamiento
jurídico existente, como ilegal e informal. El ejercicio de la violencia
sobre los disidentes políticos pretende ejemplificar el castigo para
conseguir el temor en el resto de la sociedad, con el objeto de que
se reprima a sí misma en el ejercicio de la libertad, que queda así
anulada para todos, excepto para quienes ejercen el poder y para
aquellos en cuyo beneficio se realiza la represión.

La política de seguridad del gobierno revolucionario


bolivariano

La “Revolución Bolivariana” fue el nombre con el que Hugo Chávez


bautizó el cambio ideológico y social que se originó en Venezuela.
Este movimiento político tiene como fin impulsar el patriotismo
hispanoamericano e implantar el nuevo socialismo.

La estrategia política de la Revolución Bolivariana se basa en cuatro


pilares: el antiimperialismo, la democracia social,
el antineoliberalismo (un sistema económico capitalista, como el
que promueve Estados Unidos) y la transición hacia el socialismo.

Así pues, cuando Hugo Chávez llegó al poder, lo primero que hizo
fue aprobar la Constitución de 1999 y cambiar el nombre del país
a República Bolivariana de Venezuela

Venezuela se ha caracterizado por ser un país democrático y su


mayor apuesta es a la paz y al respeto de los derechos humanos de
sus ciudadanos, en una práctica apegada a los principios
constitucionales que rigen la nación

Fue el comandante eterno Hugo Chávez Frías, a su llegada a la


presidencia de la república en el año 1998, quien aprendió la lucha
a combatir la violencia y el delito en todas sus expresiones con una
visión de la seguridad deslastrada de la herencia represiva
autoritaria, y de carácter punitivo del pasado.

A esto se sumaron sus aportes para promover la seguridad


ciudadana, el acceso a la justicia así como fortalecer la cohesión
social, reforzar los derechos y las obligaciones mutuas entre el
estado y los ciudadanos.
Análisis.

Después de indagar el documento presente se pudo observar el


manejo de trabajo que tiene cada política de seguridad de un
gobierno progresivo, regresivo y represivo de la política de la
seguridad.

La mejor política de seguridad es la que garantiza los derechos de


los ciudadanos, la política que se debe implementar en un gobierno
tiene que ser para un bien, ya que hay un pueblo que necesita
profundamente de su apoyo, en este caso es recomendable la
política progresiva. Es de suma importancia lo que hace esta
política de una manera progresista para bajar el índice delictivo y
así mantener una mayor seguridad a todo un pueblo, una
comunidad, un estado o un país especialmente los más vulnerables
entre otros.

Cabe destacar la importancia que es hacer cumplir las normas para


que tengan un buen funcionamiento en materia de seguridad social
cuando se habla de estos La seguridad social es la
protección que una sociedad proporciona a los individuos y los
hogares para asegurar el acceso a la asistencia médica y garantizar
la seguridad del ingreso para que estos hagan un funcionamiento
público y las personas de más vulnerables puedan tener acceso a
estos beneficios.

Por otra parte se puede la política de seguridad regresiva es


sumamente lo contrario a la política de seguridad progresiva. Esta
política de seguridad reproduce muchas injusticias en relaciones a
una comunidad o sociedad, sin ver el daño que le ocasionan a cada
pueblo de la humanidad, estos van reprendiendo de manera que
van disminuyendo todo aquello que ya ha sido de alguna u otra
manera construido para su momento haya sido un bienestar a la
sociedad.

De tal manera que van impidiendo la rama de los derechos civiles y


de libertad política, es decir es el derecho, o la capacidad y
habilidad de la libre determinación como expresión de la voluntad
de un pueblo o individuo.
La política de seguridad represiva es aquella que perjudique a una
sociedad ya que arbitrariamente eliminan la libertad de opiniones y
reclamos, libertad política, derechos sociales o personales.

En algunos casos en el pasado son ejemplos de esta represión


cuando unos presidentes tomaron malas decisiones obteniendo
resultados muy lamentables, donde hubo mucha violencia,
maltratos, hambre, etc.

Nota: como futuros funcionarios de esta república es necesario


compartir lo que en realidad es bueno he ir deshaciendo lo malo a
un lado, porque hay una sociedad que espera que nosotros le
silbamos de manera justa, correcta, con profunda ética y moral para
que nuestros niños, adultos y mayores tengan una vida sana con
mucha seguridad libre de violencias, maltratos, injusticias,
corrupciones, desprecios, favoritismo porque nadie es más que
nadie a pesar de su baja económica hay un pueblo que quiere ser
libre e independiente para así tener una mejor vida tanto para
nosotros como para ellos.

También podría gustarte