Está en la página 1de 2

Wellintong Rosario – Mat.

20-0093

Con la muerte de Heureaux termino su régimen, pero quedaron fuerzas y


estructuras que le brindaron apoyo. Luego subió al poder Juan Isidro Jimenez
quien tenia intenciones de instaurar un régimen democrático, pero cometió el
error de querer poner un velo sobre el pasado para atraer cooperación de todos
los sectores a su gobierno.

Además de los obstáculos de los lilisistas, los problemas con su vicepresidente


Horacio Vásquez llevaron al país a una situación de constantes guerras
internas, que finalmente llevaron al ascenso al poder de Vásquez y la división
y creación de dos bandos, “Jimenista” y “horacista”.

La Rebelión de Vásquez llevo al pueblo luego de una democracia a la etapa


más volcánica de La República Dominicana, llena de violencia despotismo y
pasiones desbordadas que tuvo cortas treguas y se extendió hasta la invasión
norteamericana.

El Gobierno de Woos y Gil dio facultades al gobierno norteamericano para


ocupar algunas aduanas como garantía en caso de que presentaran retrasos en
los pagos. Woos y Gil fue derrocado por el movimiento revolucionario
“Unionista”, llevando como presidente a Carlos f. Morales a la Presidencia de
La República.

Carlos f. Morales se convirtió en un aliado del imperialismo, todo a costa de


mantenerse en el poder. Estaba en armonía con las tendencias del
imperialismo.

La Doctrina de Monroe, con esta Estados Unidos se otorgaba la autorización


de intervenir cualquier país de América, especialmente en el caribe, con la
excusa de evitar que otra potencia lo hiciera. El control aduanero era una de
esas formas de intervención, así lo reconoció Roosevelt en su mensaje al
senado el 15 de febrero de 1905.

Los Horacistas se unieron momentáneamente con los rebeldes del Jimenismo,


Morales respondió con actos de Violencia. El 27 de Febrero de 1905, declaro
en el mensaje al Congreso Dominicano, “La Única Forma útil de patriotismo
es aquella que ofrece resultados en trabajo de utilidad práctica”.

Para el pueblo no existían diferencias entre Horacistas y Jimenistas, ya que


ambos mostraban disposición a luchar por la preservación y consolidación de
la patria.

El Grito “! Viva Dominicano Libre!”, paso de ser un simple formulismo a un


estallido del corazón.
Wellintong Rosario – Mat. 20-0093

Morales Callo víctima de una conspiración de sus ministros y el partido


Horacista, Ramon Cáceres quien era Vice-Presidente de la Republica, se
encargo del poder. El Jimenismo recibió a este gobierno con actos de
oposición armada, encendiendo en distintos puntos del país movimientos de
insurrección, que fueron respondidos por Cáceres con mano dura.

El 8 de Febrero de 1907 el Congreso Norteamericano y el congreso


Dominicano ratificaron la convención Dominico-Americana, concertada en
mutuo acuerdo por el gobierno de Cáceres y Teodoro Roosevelt, sus cláusulas
estipulaban la concentración de un nuevo empréstito de $20,000,000 para el
pago de la deuda interna y externa de la Republica y la entrega de las aduanas
nacionales al gobierno americano como garantía.

La convención Dominico-americana no trajo la salvación al país, mas bien por


el contrario su paulatino hundimiento.

Cáceres fue renunciando al cesarismo y adoptando ciertas formas liberales de


actuación, a pesar de su evolución hacia un liberalismo limitado y
conservador, el régimen seguía siendo blanco de ataques.

La convención tampoco evito futuros trastornos internaciones, lo único que se


constato fue cambio de decorado, ya no eran las cancillerías europeas las que
provocaban el disturbio, exigiendo pagos, Washington ocupaba su lugar, cada
vez mas amenazadora y menos respetuosa de la soberanía dominicana.