Está en la página 1de 3

Lección 8.

Las tendencias demográficas

IDEA CENTRAL

La población mundial crece de forma continuada, pasando de los 6.057 millones del
año 2000 a 7.069 en el año 2025. Con una singularidad: en las regiones más
desarrolladas, en las que ahora se asienta algo más del 22% de la población total,
sólo vivirá el 17% aproximadamente; en las regiones menos desarrolladas, la
población pasará del 78% del total al 83%.

Ese distinto ritmo demográfico, que ya plantea en la actualidad problemas de


envergadura, constituirá en el futuro una fuente incesante de tensiones políticas y
sociales.

CONCEPTOS CLAVE

Introducción

En los países desarrollados, y salvo excepciones, la población apenas crece, puesto


que la tasa de natalidad es muy baja. Una situación que se conoce con el nombre de
invierno demográfico.

Uno de los problemas que plantea ese estancamiento poblacional es la disminución


tendencial del ahorro puesto que, en las fases últimas de la vida humana, y
especialmente durante los años de jubilación, el ahorro se reduce. Pero el problema
más grave deriva de la crisis financiera de los sistemas de seguridad social. En la
medida en que el número de personas que inician la vida activa se va reduciendo, y
el número de los que se jubilan va aumentando, los sistemas de seguridad social se
encuentran ante un problema de muy difícil solución: cada vez son menos las
personas que aportan recursos a la red de protección social, y cada vez son más las
que requieren de los servicios correspondientes. Sobre todo, el problema cobra
proporciones graves en los casos en que el sistema de pensiones sigue el principio
del reparto: los que en cada momento cotizan financian a los que en cada momento
perciben.

Los problemas de los países en desarrollo, generados por su ritmo demográfico, son
distintos.
Con demografía pujante es muy difícil romper la barrera del subdesarrollo porque,
aunque los crecimientos del producto total sean razonables, el crecimiento de la
población hace que la renta per cápita apenas aumente.

Con demografía pujante es muy difícil solucionar el problema del desempleo,


especialmente grave en algunos de los países subdesarrollados. Resulta muy
complicado absorber, en los mercados de trabajo, porcentajes muy amplios de
población. La tasa de desempleo tiende, pues, a aumentar de forma sostenida.

Con demografía pujante, y tasa de desempleo muy elevada, las ciudades de los
países en desarrollo se van agrandando sin cesar; y prueba de ello es que, en el año
2010, casi todas las ciudades con más de 10 millones de habitantes se ubicarán en
países en desarrollo. Lo cual convierte a esas ciudades en focos de problemas
múltiples desde los delitos menores a los problemas de droga, formación de "ghetos"
de pobreza, choques culturales, etc.

Pero los problemas fundamentales, desde el punto de vista global, se dan entre
países desarrollados y países en desarrollo: como ya se advierte, los movimientos
migratorios desde el mundo en desarrollo al mundo desarrollado son cada vez mas
intensos y, aunque la emigración desde uno a otro mundo rejuvenece la demografía
de las regiones más desarrolladas y aumenta su capacidad productiva, la emigración
masiva genera problemas que pueden alcanzar extrema gravedad. En efecto, el
habitante del país desarrollado siente que su cultura está amenazada y teme que su
puesto de trabajo pueda peligrar; en muchos casos, adopta posturas de rechazo total
y puede sentirse atraído por las soluciones violentas.

Desarrollo de contenidos

1. Comprender la evolución demográfica del mundo a lo largo de la historia, su


génesis y las previsiones acerca de la misma.

2. Saber distinguir los problemas demográficos de los países desarrollados (la


implosión), de los problemas demográficos de los países en desarrollo (la explosión).

3. Comprender los problemas demográficos entre los dos grupos de países,


desarrollados y subdesarrollados: las razones de los movimientos migratorios, los
efectos económicos y los efectos políticos de la emigración.
RESUMEN

El ritmo de crecimiento demográfico es una variable de gran importancia para


analizar los problemas económicos. La dotación de factores productivos, las pautas
de consumo, la situación de los mercados laborales y la viabilidad de los sistemas de
seguridad social guardan estrecha relación con esa variable: el mayor o menor
crecimiento de la población determinará la cantidad de factor trabajo de que dispone
un país; el nivel y composición del consumo quedarán influidos por la evolución de la
población; las tasas de empleo o de desempleo reflejarán, en parte, esa evolución; el
envejecimiento continuado de la población generará, antes o después, la crisis
financiera de la red de protección social.

Pero, además, la existencia de un invierno demográfico en los países más ricos y de


una demografía desbordada en muchos de los más pobres, dificulta la integración de
los mercados mundiales -no es posible trasvasar población de los segundos a los
primeros sin que surjan problemas económicos de muy diversa índole- y crea un
continuo conflicto político de repercusiones insospechadas.

PROPUESTA DE AMPLIACIÓN

Bibliografía general

Este octavo tema deberá prepararse a través del libro del profesor Requeijo, J.:
Economía Mundial. 4ª Edición revisada y actualizada). Editorial McGraw-Hill. Madrid
2017.

Bibliografía complementaria:

* En el capítulo correspondiente del libro del Profesor Requeijo encontrará numerosa


bibliografía complementaria.

También podría gustarte