Está en la página 1de 4

e  »  Mujeres Hacia la Excelencia  »  El Valor de la Mujer

El Valor de la Mujer
 Mujeres Hacia la Excelencia  69 comentarios

Porque Dios, que ordenó que la luz


resplandeciese en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos
la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.

Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro, para que la EXCELENCIA del poder sea de
Dios y no de nosotros.

¿Mujeres hacia la Excelencia? te lleva a reflexionar en que aunque por fuera nos vamos
desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día si la gloria de Dios que
resplandece en Cristo está dentro de nosotras. Este es el secreto de ir hacia la Excelencia .

EXCELENCIA EN EL VALOR DE LA MUJER.


En el Talmud hebreo esta escrito: Cuídate mucho de hacer llorar a una mujer, pues Dios
cuenta todas sus lágrimas. La mujer salió de la costilla del hombre, no de los pies para ser
pisoteada, ni de la cabeza para ser superior, sino del lado para ser igual, debajo del brazo
para ser protegida y al lado del corazón para ser amada.

¿QUIÉN ES LA MUJER ?
Un ser humano, creado por Dios, pura y preciosa, con un propósito, con una personalidad
femenina, con necesidades, con impulsos y deseos, con la capacidad de ir más allá de ella
misma, con cualidades espirituales, con un valor incalculable.

¿QUÉ CONCEPTO TIENES DE TI MISMA? ¿Qué te dices en tu monólogo interno?


La Biblia dice: Cual es su pensamiento en su corazón, el tal es él. Y de la abundancia del
corazón, habla la boca. Si dentro de tí piensas que no vales, que no tienes belleza, que nada
te sale bien, que no vale la pena vivir, déjame decirte que estás aceptando una mentira del
enemigo de nuestras almas, Satanás, son mensajes despachados desde el mismo infierno,
para que no veas el valor que hay en tí.
¿QUÉ PIENSA EL MUNDO DE LA MUJER?
Rechazada y marginada por la sociedad. En algunas culturas, la mujer es un objeto, ha sido
marginada e impedida de ser ella.
Colocada en una posición inferior al hombre, su sierva, su esclava.
Criticada en la historia de muchos pueblos. El hombre judío oraba: Dios te doy gracias que
no nací gentil, ni esclavo, ni mujer.
Considerada superior al hombre en sentimientos, habilidades y potencialidad y así tiene que
reemplazarle en la vida pública y social.
Considerada igual al hombre y está en competencia con él.

¿QUÉ DICE DIOS ACERCA DE TI MUJER?


Hecha a la imagen de Dios. Géne. 1:27, 5:1,2. Y creó Dios al hombre a su imagen, a
imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. El día en que creó Dios al hombre, a
semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó; y los bendijo.
Formada por Él, en el vientre de tu madre. Sal. 139:13-16.
Persona por la cual Cristo murió. Rom. 5:8. Más Dios muestra su amor para con nosotros
en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros.
Templo del Espíritu Santo. 1 Cor. 6:19. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del
Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Creada para gloria de Dios. Is. 43:7. todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los
he creado, los formé y los hice.
Creada para grandes cosas. Ef. 2:10. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús
para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Amigas, El Valor de una mujer es: El gozo de saber que Dios nos ha creado con la
mentalidad de autogobernarnos en todos los roles de la mujer, la belleza de la respuesta
emocional al amor y al dolor, la fuerza de seguir lo que tiene valor, de soportar lo que es
necesario y de dejar de lado lo que no es para nosotras, el gozo de ser madres si traemos o
no hijos al mundo, la paz de aceptarnos a nosotras mismas como ciudadanas no de segunda
clase sino de primera, y la seguridad de saber que somos hijas del Dios altísimo quien nos
ama y nos cuida y con quien viviremos eternamente

Rebeca, Modelo Para Las Señoritas Cristianas

Esaú Crespo

Introducción:

Uno de los pasajes más sobresalientes en cuanto al tema del joven cristiano y el matrimonio
es, sin duda, el que acabamos de mencionar. Pero debemos tomar en cuenta el trasfondo
histórico y cultural del pasaje bíblico; estamos hablando de un matrimonio de corte oriental
que se realizó hace más de 4000 años. Sin embargo, debemos tomar en cuenta que las
verdades espirituales y los principios morales presentes allí siempre tienen vigencia en
cualquier geografía, cultura, edad, etc. porque la Palabra de Dios no cambia, sino que
permanece para siempre.

En el caso de esta señorita que se menciona aquí, debemos tomar en cuenta la información
bíblica sobre ella para que podamos sacar las enseñanzas para la aplicación concreta en las
vidas de nuestros jóvenes.

La juventud tiene sus modelos, sus íconos, sus patrones, a los cuales quieren imitar; sin
embargo, esos modelos no son siempre lo que parecen ser. Las personas sin el conocimiento
de Dios exaltan los valores de la belleza física, la inteligencia, las destrezas en los deportes, el
arte, etc. Todas las cosas que acabamos de mencionar son buenas, tienen su valor, pero son de
mucho más valor los valores morales y espirituales por dos razones: primero, porque la Biblia
lo dice; segundo, porque la experiencia nos enseña que lo que perdura en un hogar son los
valores cristianos.

Veamos, pues, cuales son esas enseñanzas que el pasaje nos enseña en cuanto a esa señorita
llamada Rebeca y que viene a ser modelo para las señoritas de nuestros tiempos.

I. Su pureza. (V.16). "Y la doncella era de aspecto muy hermoso, virgen, a la que varón no había
conocido..."

La Biblia exalta la pureza sexual. No importa cuál sea la opinión de la sociedad, lo importante
es que Dios en su Palabra nos dice que tiene valor la pureza no sólo por motivos espirituales,
sino también por motivos sociales y psicológicos.

La pureza es un mandamiento del Señor. La pureza no es sólo una exigencia para las hembras,
sino también parta los varones. El apóstol Pablo le ordenó a su discípulo Timoteo: "Consérvate
puro". (I Tim. 5:22).

La pureza en la juventud es de honra para los padres. (Efesios 6:1,2) La Biblia dice que los hijos
que honren a sus padres, serán bendecidos ricamente por el Señor.

La pureza sexual goza de la bendición de Dios a tal grado que la Biblia ilustra la Unión de Cristo
y la iglesia con la unión santa de dos esposos en el matrimonio. (II Corintios 11:2)

II. Su gentileza. (V.18) "Ella respondió: Bebe, señor mío; y se dio prisa a bajar su cántaro sobre
su mano, y le dio a beber"

Vemos la gentileza de Rebeca en el trato que le dio al anciano. Esta actitud reviste especial
significado en nuestra cultura donde los ancianos son relegados al olvido, a los asilos, como
algo que sirve de estorbo. Dios nos ordena que tratemos a los ancianos con especial cariño.

La Biblia nos dice que debemos ser gentiles con todas las personas. (Fil. 4:5)
Debemos mostrar gentileza con los ancianos, los niños, las mujeres, los minusválidos, los
extranjeros, con toda persona que necesite de nuestras expresiones de bondad.

Hasta aquí hemos considerado brevemente dos ejemplos de Rebeca para las señoritas
cristianas y para toda persona que quiera imitar el ejemplo de esta sierva del Señor.

III. Su diligencia. (VS. 19,20). "Y cuando acabó de darle de beber, dijo: también para tus
camellos sacaré agua, hasta que acaben de beber. Y se dio prisa, y vació su cántaro en la pila, y
corrió otra vez al pozo para sacar agua, y sacó para todos sus camellos"

Le dio de beber a todos los camellos. Recordemos que eran diez camellos. Si cada camello
bebió tres cántaros de agua, entonces la joven llenó su cántaro treinta veces, por lo menos.

Rebeca era una persona muy diligente para el trabajo, a pesar de ser miembro de una familia
muy acomodada.(vs. 59,61) El trabajo no denigra a nadie, al contrario, ennoblece a la persona,
la libra de caer en vicios y pecados; el trabajo trae prosperidad a la familia, y a la nación en
general. Las sociedades más corrompidas son aquellas que no enfatizan el trabajo para todos
los miembros de dicha sociedad.

En la Biblia la mujer ideal no es la que se maquilla mejor, o la que habla mejor, sino la que
trabaja mejor, la que sabe usar sus manos para producir mejor. Uno de los pasajes más
conocidos por la cristiandad en cuanto a la mujer virtuosa es, sin duda, Proverbios 31. Pero
Proverbios 31 lo que hace es exaltar a la mujer no por su belleza física, sino por su
laboriosidad, por su fidelidad no sólo para su marido sino también para sus hijos.

IV. Su ligereza para obedecer la palabra de Dios. (VS. 58,61)

Ella entendió que su matrimonio con Isaac era el plan de Dios.

Ella entendió que la familia de la fe no debe mezclarse con personas que no comparten la
doctrina y la moral de la enseñanza cristiana.

Conclusión:

Rebeca es modelo para toda señorita cristiana en cuanto a su pureza, su amabilidad, su


laboriosidad y su disposición para obedecer la Palabra de Dios.