Está en la página 1de 1

ÁREA: COMUNICACIÓN

TERCERO DE SECUNDARIA Prof. Sharon Llancce – Martha Ruiz

Cantar de "Mio Cid”

El Cantar de “Mio” Cid es la primera manifestación épica en


lengua castellana. Ha llegado hasta nosotros gracias a una
copia manuscrita de 3.730 versos, realizada por Per Abbat. Este
no fue el autor del texto, sino un simple copista. Se considera el
cantar una obra anónima.

De acuerdo con las investigaciones de Menéndez Pidal, que se


basó en la toponimia descrita en el Poema, en los rasgos
dialectales de la lengua empleada y el verismo de cada uno de
los cantares, el poema fue escrito por dos poetas: uno de San
Esteban de Gormaz, buen conocedor de los hechos, que
escribía muy cerca de la realidad histórica; y otro de Medinaceli,
más tardío y alejado de los hechos históricos del Cid, que
poetiza más libremente. Al primero se le adjudica el plan total de
la obra, el enfoque de la figura del héroe y la composición del
primer cantar (en torno a 1100). Los otros dos cantares
aparecen retocados por el refundidor de Medinaceli, que debió
de realizar su obra en torno a 1140. Otras interpretaciones sostienen la existencia de un único autor, y retrasan
su composición a principios del siglo XIII.

ESTRUCTURA Y ARGUMENTO

El Poema se divide en tres partes o cantares: Cantar del destierro, Cantar de las bodas y Cantar de la afrenta
de Corpes.

Cantar del destierro


E l C i d , d e s t e r r a d o p o r e l r e y , s a l e d e V i v a r y l l e g a
nadie se atreve a darle asilo por temor a las represalias reales.
Para pagar a sus soldados, su sobrino Martín Antolínez engaña a
los judíos Raquel y Vidas. En Cardeña se despide de su esposa
doña Jimena y de sus hijas pequeñas, Sol y Elvira. En sueños se
le aparece el arcángel Gabriel, que le predice grandes victorias.
Entra en tierra de moros y les arrebata diversas plazas. Envía al
rey un espléndido presente esperando reconciliarse con él y
recuperar su honra perdida. Reforzadas sus tropas, ataca Huesca
y derrota a los moros de Lérida, ayudado por el conde de
Barcelona, al que hace prisionero y libera días después.

Cantar de las bodas


El Cid conquista Valencia y envía nuevo presente al rey castellano, al tiempo
que le pide deje ir a su lado a su esposa e hijas. El rey accede. Al poco
tiempo, la ciudad es sitiada por el rey de Marruecos. El Cid lo derrota y envía
un tercer presente al rey Alfonso. Los infantes de Carrión solicitan la mano de
las hijas del Cid. Interviene el rey para lograr el consentimiento del Cid, a
quien perdona pública y solemnemente.

Cantar de la afrenta de Corpes


Se pone en evidencia la cobardía de los infantes de Carrión en dive
hechos de armas y en el episodio del león. Los infantes, dolidos, deciden
regresar a Carrión con sus esposas. En el robledal de Corpes, los infantes
de Carrión azotan a sus mujeres y las abandonan teniéndolas por muertas.
Enterado el Cid pide al rey justicia. Los infantes son vencidos en un duelo
por dos de los hombres del Cid. El anuncio de que los infantes de Navarra y
Aragón solicitan en matrimonio a las hijas del Cid da fin al poema.

También podría gustarte