Está en la página 1de 2

Alteraciones Anatomicas

(Del Cuerpo)
.
Alteraciones anatómicas y funcionales:

¿Qué son?
Son las alteraciones estructurales macroscópicas y microscópicas de un tejido, órgano
o sistema, diagnosticadas mediante el examen clínico, el radiodiagnóstico, la
endoscopia, las biopsias… y las alteraciones de su función en el organismo mediante
tests y análisis. La principal y más constante alteración es la inflamación crónica de los
tejidos afectados.

Los parámetros básicos de salud son los parámetros más utilizados en medicina
convencional, simples, fáciles de medir y buenos indicadores de la salud de una
persona:

IMC (Índice de Masa Corporal).


PC (Perímetro de la Cintura).
Temperatura.
Presión arterial.
Frecuencia cardíaca.
Ritmo cardíaco.
Glucosa.
Colesterol HDL y LDL.
Triglicéridos.
Ácido úrico.
Parámetros respiratorios: VC (capacidad vital) y FEV1 (volumen espiratorio forzado en
el primer segundo).
La medicina convencional sigue protocolos bien establecidos para diagnosticar y tratar
patologías crónicas:

Estudia la clínica del paciente, con los síntomas y parámetros básicos de salud: peso,
temperatura, presión arterial, azúcar, colesterol, triglicéridos, ácido úrico, ritmo
cardiaco, oxígeno, hábito digestivo, hábito urinario, dolor, disnea, fatiga, estado de
ánimo, capacidades cognitivas…
Estudia la función de los órganos afectados: cardíaca, pulmonar, digestiva, hepática,
pancreática, renal, ocular, muscular, articular, neurológica, tiroidea, suprarrenal…
Estudia las alteraciones anatómicas macroscópicas y microscópicas en los órganos
afectados mediante sofisticados medios de diagnóstico entre los que destacan el
radiodiagnóstico, la endoscopia, los cultivos y la biopsia.
Obtiene el diagnóstico de las enfermedades que padece el paciente a partir del
análisis de este conjunto de datos.
Administra fármacos y diversas terapias con el fin de controlar síntomas y
parámetros básicos, mejorar la función de los órganos afectados, y eliminar los
microorganismos dañinos y las células anormales.
Aplica cirugía para reparar, substituir o eliminar las alteraciones anatómicas que
precisan de una acción quirúrgica.
Diagnostica y trata muy eficazmente las descompensaciones agudas, como la
agudización de las enfermedades crónicas respiratorias, cardíacas, renales, hepáticas,
neurológicas, psíquicas…, las infecciones, la descompensación diabética, las
complicaciones de procesos crónicos…
Sin embargo, habitualmente la medicina convencional no estudia ni trata las
alteraciones bioquímicas, microbiológicas y genéticas causales ni sus factores
externos causales, incluido el exceso de oxidación-inflamación y la insuficiente
capacidad antioxidante-antiinflmatoria del organimo, que están muy implicados en la
alteración de los parámetros básicos de salud y en las alteraciones estructurales y
funcionales diagnosticadas.