Está en la página 1de 8

1

Propuesta de Interacción: Caracterización de mi Entorno

Juan Manuel Andrade Guevara ID: 740652

Iveth Pamela Medina Rengifo ID: 748638

Facultad de Contaduría Pública, Corporación Universitaria Minuto de Dios

Cátedra Minuto de Dios

NRC: 7227

Lic. Carol Jasmin Pascuas Carvajal

Septiembre 16, 2020


2

Debido a la situación actual por la que está pasando el país, causada por la propagación

del virus Covid-19 y las medidas tomadas por la nación para evitar su contagio, se ha hecho

evidente que las pymes y personas ambulantes se vieron afectados por medio año de

confinamiento, recibiendo menos ingresos comparado con años anteriores y estando aún en la

obligación de pagar cuotas de créditos para el sostenimiento de un local, mercancía, medios de

transporte y hasta para la obtención de vivienda, todo sin mayor amortización; con la

disminución de los ingresos a raíz de la baja en la demanda de bienes de terceros y elevación en

los despidos, les ha tocado continuar con los pagos a empleados, recortar su propio sueldo para

que su personal no se vea afectado o acordando plazos de pago para no acudir al despido. Aun

así, muchas empresas pequeñas autosostenibles han tenido que cerrar tras haber llegado a la

quiebra, aumentando las cifras de pobreza.

Tomando en cuenta lo anterior, muchas personas cabeza de hogar se han visto en la

obligación de ejecutar labores de rebusque por el cierre de su local, obteniendo bajos ingresos

monetarios y al mismo tiempo, arriesgando su salud. Por lo que en conjunto se tomó la tarea de

percibir aquellas personas cercanas a nuestros entornos que estén pasando por situaciones

precarias debido a esta crisis en cuanto al sostenimiento de las pymes con todos los problemas

que se han venido presentando y personas ambulantes; se ha tenido la oportunidad de conocer

más a fondo estas situaciones presentes en dos personas con características similares en cuanto a

modelo de negocio, en la Vereda Monserrate parte baja ubicada en Garzón (Huila) y en la

Vereda el Diamante ubicada en Paicol (Huila). Se han seleccionado dos contextos ya que no

residimos en el mismo municipio.


3

A continuación, las personas que se han elegido para esta investigación han sido dos, la

señora Claudia Gutiérrez de la Vereda el Diamante y el señor Eduardo de la vereda Monserrate.

La señora Claudia con aproximadamente 33 años, tiene cinco hijos a su cuidado, su situación

económica no es la mejor, su esposo se dedica a las labores ganaderas como lo es el ordeño y

venta de leche. La señora Claudia labora con la venta huevos y helados, en ocasiones vende

gasolina; ella solo estudió hasta octavo grado. Además de sus cinco hijos, tiene a su cuidado a su

tío, posee múltiples deudas vigentes con entidades bancarias y a pesar de que ha venido

presentando condiciones precarias y dificultades para el sostenimiento de su familia. En las

últimas semanas sus ventas mejoraron debido a que, por problemas de movilización hacia el

pueblo a conseguir bienes, las personas de su vereda comenzaron a comprarle más a ella y, por

último, se puede agregar que la señora Claudia anteriormente tenía otra entrada, laboraba junto

con su esposo como administradores de una finca, por el confinamiento dejó de recibir ese

ingreso.

Por otro lado, en otra situación muy cercana se han visto los efectos que trajo consigo el

confinamiento en el negocio del señor Eduardo, el cual se dedica al comercio de patilla y piña

(fruta comprada por kilo) y, asimismo, la venta de aguacates procedentes de la finca y de vez en

cuando vende mandarina y limones. Anteriormente su establecimiento funcionaba como frutería

y piqueteadero, pero debido al confinamiento se ha visto afectado económicamente ya que el

tema de comida se volvió bastante delicado por la manipulación de alimentos y la poca

recurrencia a su puesto de venta instalado en su finca debido a que la mayoría de sus clientes

eran ciclistas que arrimaban a diferentes horas del día bajó considerablemente sus ventas. De vez

en cuando soporta su actividad económica con la venta de huevos y pollos.


4

Similar a el caso de la señora Claudia, en el último de tiempo con la reapertura de los

horarios para deporte y la regulación del tránsito, sus ventas han ido en auge y ha podido

recomponer su negocio, pero aun manteniendo una situación complicada en su economía con la

falta de recursos para adecuar su establecimiento para la atención del cliente para el negocio de

las carnes y soportándose también en los aportes de su esposa que labora como profesora. El

negocio tiene nueva competencia, presentando una disminución en las ventas; Eduardo tiene

aproximadamente 54 años y sus entradas económicas salen del negocio familiar y de vez en

cuando de la venta de aguacates por kilo, además le ayuda económicamente a sus dos hijos. En

cuanto a su formación académica es Técnico en mantenimiento de maquinaria industrial, radica

en un estrato 2, en la residencia viven dos mujeres de tercera edad. Actualmente están

cancelando deudas crediticias otorgadas para el mejoramiento de su local tanto como su hogar.

En consecuencia, al verse afectado el negocio con el recorte de su entrada mediante la

comercialización de comidas, al mismo tiempo, como consecuencia su socio en el negocio de

piquetera, cabeza de familia también a cargo de cinco personas, tiene su entrada como instructor

del Sena, pero no está de planta y es otro de los afectados por el desempleo causado por la

insostenibilidad. La situación problema de estas dos personas ha sido la disminución de sus

ingresos y la afección directa que les ha presentado las circunstancias actuales del país,

disminuyendo demandas de sus productos por caídas en la economía de sus regiones, la clientela

que poco a poco han ido recuperando, la fragilidad de sus modelos de negocio, sus condiciones

de vida que son precarias y lo poco preparadas que están las micro empresas para una situación

de estas en la que su producción se vea frenada debido a el soporte día a día en el que viven.
5

Si bien, las ventas no han sido las óptimas de acuerdo con sus necesidades y

obligaciones financieras, con su familia y empleado, han sabido sobreponerse y tener

favorabilidad, como es el caso de la señora Claudia: sus ideas de negocios se han hecho realidad,

y por ende las ventas han sido buenas, ya que, en el sector solo se encuentra su negocio, esto le

permite que pueda aumentar sus ventas y al mismo tiempo, mejorar su situación económica.

Asimismo, otra de las posibles causas del problema de estas personas ha sido el desempleo de

muchos habitantes por falta de ingresos de parte del empresariado, que reduce el ingreso

económico en el sector y apenas abastece la canasta básica, también deteniendo las salidas

familiares a zonas veredales aledañas que permitían el consumo de los productos o la compra por

mayoreo de las cosechas por sobrecostos.

Aunque anterior a el confinamiento ya había altas tasas de desempleo, se acrecentó con la

aparición de esta medida y el modelo nacional para negocios pequeños resultó no dar garantías.

Las personas no están viviendo con el ingreso promedio en comparación a años anteriores

(anexándole a eso la elevación de precios por costos de producción que supone la economía

actual, además de la escases de recursos a diferentes sectores alejados de los municipios), pero

están solventando las mismas deudas bancarias y de pronto con la disminución de tasas de

interés, con más impuestos pero su salario o entrada no es la suficiente para confrontar la

circunstancia, evidenciado en las dos personas señaladas que mantienen al límite sus hogares y

se sobre exigen para mantener lo que tienen.

Como consecuencia de los puntos anteriormente mencionados, nuestra percepción frente

a la situación actual que atraviesa el país y el panorama desolador que representa la planeación
6

del modelo nacional es de indignación y preocupación. Persona como Claudia o Eduardo reflejan

el crudo panorama al cual se ven enfrentadas familias que disponen de pocos medios de sustento

y recaudan muy poco para tener una planeación a futuro por si el negocio presenta

inconsistencias, y si bien el gobierno tarta de alivianar los costes de ciertos productos y brindar

miseras ayudas de alimentos, los impuestos siguen por las nubes, los sectores de comercio se

estancaron y el sector del campo pasó a un segundo plano, siendo las multinacionales y grandes

empresas privadas las principales a acaparadoras de los flotadores económicos que se auxilian.

Nos pone a reflexionar respecto a las personas que trabajan bajo jornales y se ven afectados por

despidos en empresas medianas por no tener como pagarles, a la situación de hambre que se vive

por estos sectores y una total incertidumbre como el nuevo modelo que se quiere aplicar.

Se considera que hace falta una promoción del comercio en el sector rural, dar más apoyo

y capacitación a las pequeñas empresas que no pueden cumplir con la totalidad de exigencias de

sanidad y solo sirven para el pueblo, así como un alivian amiento en los costos a pagar para estas

familias que dejaron de producir como antes para seguir pagando igual. También será de vital

importancia un redireccionamiento en las ayudas monetarias que da el gobierno para que

impulsen el comercio en estos sectores olvidados y más familias puedan hacer crecer sus

negocios, dejando de preocuparse por aguantar hambre, que debería ser un primer objetivo como

derecho fundamental. Las ayudas del gobierno para las familias no son suficientes, causa

malestar ver cómo a la gente le tocó soportar medio año para continuar solventándose

económicamente; nosotros como comunidad podemos brindar apoyo a estas familias haciendo

un acompañamiento a su situación, promoviendo sus negocios con la compra, dar apoyo si lo

necesitan y hablar con las organizaciones competentes si la situación lo requiere.


7

Foto tomada por Paola Perdomo, Paicol (Huila), Vereda el Diamante

La imagen representa la visita de parte del estudiante Juan Manuel Andrade Guevara al

negocio de la a señora Claudia Gutiérrez.

Foto tomada por Lisbeth Rengifo, Garzón (Huila), Vereda Monserrate parte baja
8

La imagen representa la visita de parte de la estudiante Iveth Pamela Medina Rengifo al

negocio familiar del señor Eduardo Esquivel.

Referencias

Juliao, C., G. (2011). Momento del ver: el análisis crítico. El enfoque praxeológico. (pp. 89-126).

Bogotá.

Minuto de Dios. (Productor). (2013). Su experiencia social- Padre Rafael García Herreros

[WEB]. Recuperado de https://youtu.be/W_Lmv783KBE

También podría gustarte