Está en la página 1de 3

c 

    

 
  
Comentario del libro de Ñique Ríos, Juvenal. × 
 
 
. Serie: Comunicación y
Sociedad ʹ Instituto de Investigaciones. Universidad de San
Martín de Porres. 2007

Aprovecho con este comentario resaltar


la figura del Juvenal Ñique Ríos, aprista
consecuente y combativo que enfrentó a las
dictaduras como periodista, propagandista, y
militante de base. Hoy, antes que desistir y
acomodarse, siempre fiel a sus ideales, nos
vierte la historia de los que él conoció, con la
esperanza de que sirva de base para el futuro
del país. Estoy seguro que el espíritu de Manuel
Arévalo, amigo cercano del autor partido hace
74 años, le resplandece desde donde lea estas
líneas.

£
  


Manuel Arévalo murió en su tierra natal de La Libertad a los 34 años el 15 de Febrero de


1937 durante de la persecución que el dictador de turno Oscar R. Benavides desató contra el
partido aprista, formalmente considerado ilegal por su carácter ͞internacional͟. Meses antes, el
líder sindical liberteño (nacido en Santiago de Cao el 15 de octubre de 1903) había sido parte de la
decisión de que el partido apoye a un candidato amigo del aprismo, Luis Eguiguren, cuyo triunfo
con los votos apristas fue vetado por el dictador y sus aliados. Mientras que la dictadura elogiaba a
Hitler y Mussolini en la prensa oficial, Arévalo se escondía en casas de amigos dirigiendo la sección
norte del partido en la clandestinidad.

Sin haber ido nunca al colegio, Arévalo fue considerado el mejor discípulo del filósofo
Antenor Orrego y posible continuador de su obra por Haya de La Torre. Ejemplos como el suyo, de
entrega desinteresada por los ideales democráticos, son importantes para apreciar el logro de este
nuevo siglo que ya tiene 11 años de libertades e inspirar a las nuevas generaciones a perfeccionar
el sistema que nos ha dejado como legado la brega más importante del siglo XX.

 
 
 
| 

Me gusta siempre resaltar cuando un libro esta titulado correctamente. Estos 

 sobre Manuel Arévalo no pudiesen ser llamados de otra manera sin escapar a su
definición exacta. Una biografía, por ejemplo, hubiese sido un tipo de trabajo completamente
diferente, o una novela histórica hubiese convertido el escrito en una integración impensable
entre el autor y el retratado. Tal vez solo una 

  ×  
hubiese satisfecho los
requerimientos de este trabajo, dado que estos apuntes están sin duda llenos de espíritu
simpatizante, de convicción de parte, e inocultable dolor de amigo al escribir sobre sus héroes
terrenales.

Juvenal Ñique muestra en este libro sus tres facetas: historiador, periodista, y testigo de
los hechos. Y es que para entender a un autodidacta líder sindicalista proveniente de los
cañaverales que se convirtió en mártir por la democracia, hay que entender el pasado y contexto
del mundo que vivió, pero sin olvidar el impacto que dejó con su paso. Como historiador, el autor
introduce al lector en la vida de los cañaverales norteños y la lucha por las libertades que allí se
dieron bajo la batuta de anarquistas, libertarios, y precursores del aprismo. Como periodista,
relata las historias que aparecían en los diarios liberteños de la época y su influencia en el drama
por la libertad que vivió el Norte Peruano en el siglo XX. Como testigo, profundiza en estas dos
vertientes contando diálogos, acciones, y por sobretodo recordándonos de lo heroica que fue la
lucha en contra de los explotadores en esa zona, y la importancia de los sentimientos idealistas en
la lucha.

De especial interés para el lector será que en buena parte del libro no se hable de Arévalo
mismo. En vez de escribir solamente sobre el hombre, también se escribe sobre lo que él
representa y cuántos hombres cupieron dentro de esta imagen. Las secciones dedicadas a los
líderes sindicales Eduardo Chávez, a los habilísimos organizadores de cañaveral Joaquín Díaz y
Artemio Zavala, al maestro anarquista y verdadero precursor del aprismo Julio Reynaga, las
múltiples referencias a la presencia de Antenor Orrego, etc., son sencillamente excelentes puntos
de partida que todos los interesados en la vida social del Perú deberíamos tener.

å

 å 

 Habiendo dicho eso, también pienso que el libro puede haber sido
mejor escrito.

Lamentablemente, la naturaleza del texto termina irradiando un


cierto desorden que no debería ser admitido para un trabajo de esta
naturaleza. En varias ocasiones, en particular en los primeros capítulos, el
autor repite temas y frases en las que ya había capitulado antes, dejando
entrever que el esfuerzo de edición no fue muy grande y se conectaron una
serie de ensayos interrelacionados y no un trabajo completo. Como ejemplo,
el análisis sobre las culpas de la familia Gildemeister en la explotación a los
trabajadores es repetido por lo menos en cuatro ocasiones en menos de 40
páginas. De la misma manera, cada vez que se le menciona a Antenor Orrego,
el autor lo presenta como si fuese la primera vez que lo encontramos en el
libro; por ejemplo, se refiere a él al comienzo del libro como ͞el reconocido
intelectual A.O͙͟(p 47) y luego lo introduce de nuevo para decir ͞ (Arévalo)
inició una fructífera amistad con el destacado escritor A.O, principal mentor͙͟
(p 148). Futuros trabajos históricos deberían evitar ese tipo de falta en la narrativa.

Además, Juvenal Ñique sufre de vez en cuando de falta de perspectiva hacia los hechos
históricos. En especial, me impactó el modo en el que narra la conspiración para el asesinato de
Arévalo como perpetrado por tres ͞siniestros personajes delincuentes adictos al alcohol y a la
droga con delictivas consignas dadas por el Ministerio de Gobierno de la Dictadura͟. Siendo un
hombre que ha hecho política toda su vida, el autor debería de saber que llamar borracho y
drogadicto al contrario han sido cosas comunes de ambos bandos en las luchas revolucionarias, y
un libro serio no debería repetir esas consignas con tanta facilidad. Repetir la propaganda
clandestina de La Tribuna bajo la consigna de ͞convicción histórica͟ tampoco tiene mucho sentido
a la hora de repensar este país.

ù  


Ninguna de estas cosas, sin embargo, oscurece el objetivo logrado del autor al
introducirnos con gloria del detalle a la vida y muerte de Manuel Arévalo llamándonos a
reivindicar su ejemplo y seguir la lucha. Luego de terminar de leer este libro, es imposible pensar
en el Perú sin entender que la gran revolución popular y masiva del siglo XX no fue una imposición
militar, ni los intentos por desbaratar gobiernos desde la izquierda radical, ni tampoco la
autocracia derechista que olvidó los ideales y se dedico al robo, sino la gran lucha por la
democracia que hoy disfrutamos. Recién hoy, cuando la democracia se consolida y los índices de
explotación y pobreza se reducen en libertad, entendemos la importancia de la lucha que nos
narra Juvenal Ñique en forma de memoria colectiva con sentimiento emprendedor y reivindicativo
norteño que nos debe servir para construir país, y alejarnos finalmente de la situación que tanto
Manuel Arévalo como el autor presenciaron.

3  
 
   

  | 

Intereses relacionados