Está en la página 1de 19

GESTIÓN INTEGRAL

DEL RIESGO

GENERALIDADES DE
LA GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO

Gloria Estela Hernandez Manrique


GENERALIDADES DE LA GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO

El hombre y todas las actividades que desarrolla son susceptibles de sufrir eventos que los
afecten en forma positiva o negativamente.
Durante toda la historia, se ha pretendido desarrollar metodologías que permitan enfrentar
dichas amenazas, oportunidades, partiendo de medidas instintivas, hasta usar
racionalmente los conocimientos y la tecnología al alcance.

Gloria Estela Hernandez Manrique


CONTENIDO

a) ANTECEDENTES DEL RIESGO

A lo largo de la historia de la humanidad, el ser humano siempre ha estado expuesto a algún


tipo de riesgo, siempre han existido factores dañinos que el hombre se ha visto en la
necesidad de contrarrestar ya sea en el ámbito económico, político o social.

Las organizaciones, no importa cuál sea su actividad y tamaño, afrontan una serie de riesgos
que pueden afectar a la consecución de sus objetivos. Todas las actividades de una
organización están sometidas de forma permanente a una serie de amenazas, lo cual las
hace vulnerables, comprometiendo su estabilidad. Accidentes operacionales,
enfermedades, incendios, pérdidas de beneficios, catástrofes naturales, etc., son una
muestra de este panorama, sin olvidar las amenazas propias del negocio.

Hablar sobre gestión de riesgos ya no se limita al enfoque financiero tradicional, sino que la
gerencia de riesgos en realidad posee una visión holística de la compañía que contempla
aspectos muy variados como la pérdida de control, la seguridad, así como diversas
estrategias para prevenir, reducir o transferir el riesgo. La gerencia de riesgos en un entorno
global se está perfilando como una estrategia financiera y empresarial que proporciona una
importante ventaja competitiva a las empresas que disponen de ella, así como un importante
incremento de valor en el mercado.

Gloria Estela Hernandez Manrique


Las innovaciones tecnológicas características de nuestro tiempo están dando paso a una
cultura del Riesgo (Beck, 1986; Legadec, 1981). Es evidente que la emergencia de esta
cultura está estrechamente ligada al desarrollo de la tecnociencia contemporáneos y a las
negligencias en subsanar sus riesgos tecnológicos ambientales y sociales. Accidentes en
las industrias nucléales, químicas y armamentos, relacionados tanto con la producción como
con el transporte; la acumulación de residuos tóxicos y radiactivos que aumentan
incesantemente sin una forma segura de deshacerse de ellos; la contaminación continua del
medio ambiente y de los productos vitales mediante procedimientos y sustancias químicas;
la propagación de la lluvia ácida; el deterioro creciente de la capa de ozono; los cambios
climáticos en perspectiva debidos al calentamiento global; la pobreza, las hambrunas y las
permanentes crisis económicas y sociales en el llamado Tercer Mundo, donde habita la
mayor parte de la población mundial en crecimiento incesante, la amenaza del eventual
empleo de armas químicas, biológicas y nucleares en confrontaciones bélicas: todo ello
forma parte de la larga lista de crisis que caracterizan nuestra cultura del riesgo.

El modelo de evaluación del riesgo parte de la existencia de teorías científicas cáusales que
permiten pronosticar con la suficiente antelación los impactos de los desarrollos tecnológicos
como para dar eventualmente la alarma anticipada. El análisis de impactos tiene por objeto
la identificación de los impactos específicos, así como su estimación en términos del análisis
económico de los costos-beneficios. Por último, se trata de analizar, en base a los sistemas
actuales establecidos “científicamente”, las opciones para la decisión e intervención política
de cara al control de las consecuencias positivas o negativas.

Gloria Estela Hernandez Manrique


En los últimos tiempos ha cobrado una gran importancia el riesgo en la gestión empresarial,
y por extensión se ha empezado a prestar más atención a la información contable que se
ofrece sobre esta variable; sobre todo si tenemos en cuenta que esta información es
indispensable para los inversores y la tienen fragmentada en las cuentas anuales o en otros
documentos presentados por las empresas. La evaluación, identificación, control y
clasificación de los riesgos son de vital importancia para el desempeño favorable y la toma
de decisiones de cada empresa.

Madurez de la Cultura de Gestión de Riesgos

Táctica Estrategia

Preparada para los


Reactiva a los Riesgos Anticipa los Riesgos
Riesgos

Ni Junta Directiva ni gerencia Ni la Junta Directiva y la alta Comités de Riesgo a nivel de


enfatizan en la gestión del gerencia respaldan la gestión la Junta Directiva y Alta
riesgo del riesgo Gerencia

Gestión del Riesgo desde


Empírica y casuística: basada Se establece el Comité de contexto estratégico
en la experiencia y a riesgos Riesgos y Políticas
sucedidos Optimización del riesgo

Se reconoce la necesidad de Enfoque a riesgos críticos


Cubrimiento incompleto y gestionar el riesgo en toda la
aislado de los riesgos, con empresa Predictiva: enfocada a prever
énfasis en riesgos financieros riesgos potenciales

identificación aislada de Identificación integral de


Responsabilidad diluida y riesgos según su naturaleza riesgos en procesos
casuística
Valoración cualitativa y semi- Propietarios responsables
cuantitativa
Falta de enfoque y lenguaje Valoración cuantitativa riesgos
común. Valoración muy Auto Evaluación del Control críticos
subjetiva (CSA)
CRSA / Eventos de perdida /
Monitoreo incipiente indicadores de riesgos
Auditoría tradicional
(Cumplimiento) Auditoría más proactiva Auditoría basada en Gestión
de Riesgos

DIPLOMADO VIRTUAL EN GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO


|GUÍA MÓDULO 1: GENERALIDADES DE LA GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO 4
Gloria Estela Hernandez Manrique
b) DEFINICIÓN DE GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO:

La GESTIÓN DE RIESGOS se puede definir como el proceso de toma de decisiones en un


ambiente de incertidumbre sobre una acción que va a suceder y sobre las consecuencias
que existirán si esta acción ocurre.

El éxito en los negocios exige ser excelente en la gestión del riesgo. Por ello los
emprendedores deben ser “inteligentes” en este proceso. El emprendedor debe tomar
conciencia del riesgo, distinguir las distintas naturalezas del riesgo para conocer la forma de
mitigarlo o bien minimizar sus efectos y optimizar los recursos empleados en la gestión, todo
ello forma parte de la inteligencia de la gestión empresarial.

La gestión del riesgo hace referencia a un complejo proceso social cuyo objetivo último es
la reducción o control del riesgo en la sociedad. Toma como punto de partida la noción de
que el riesgo como manifestación social es una situación dinámica. La gestión del riesgo
puede entenderse como el conjunto de elementos, medidas y herramientas dirigidas a la
intervención de la amenaza o la vulnerabilidad, con el fin de disminuir o mitigar los riesgos

Gloria Estela Hernandez Manrique


existentes de desastre. Su objetivo es articular los diferentes tipos de intervención, dándole
un papel principal a la prevención y mitigación sin abandonar la preparación para la
respuesta en caso de desastre. Una política de gestión de riesgos no sólo se refiere a la
acción de las entidades del Estado, sino por su propósito a la articulación de las diversas
fuerzas sociales, políticas, institucionales, públicas y privadas. Esto significa la participación
democrática y la suma de esfuerzos y responsabilidades de acuerdo con el ámbito de
competencia de cada cual.

La gestión del riesgo colectivo involucra cuatro dimensiones o políticas públicas bien
diferenciadas: la identificación del riesgo (que se relaciona con la percepción individual y
colectiva; y con su análisis y evaluación), la reducción del riesgo (que se relaciona con las
acciones de prevención y mitigación); el manejo de desastres (que se relaciona con la
respuesta a emergencias, la rehabilitación y la reconstrucción); y la transferencia y
financiación del riesgo (que se refiere a los mecanismos de protección financiera para cubrir
pasivos contingentes y riesgos residuales.

c) DEFINICIONES BÁSICAS:

RIESGO

El riesgo se puede definir como la combinación de la probabilidad de un suceso y sus


consecuencias. En todos los tipos de empresa existe un potencial de sucesos y
consecuencias que constituyen oportunidades para conseguir beneficios (lado
positivo) o amenazas para el éxito (lado negativo). El riesgo se haya asociado de
manera inexorable a cualquier actividad que lleve a cabo la persona u organización y
que suponga la decisión entre varias alternativas. El riesgo, por tanto, acompaña a
todo cambio y está presente en cada decisión.

La palabra Riesgo viene del Italiano Risicare, que Significa desafiar, retar, enfrentar;
también se define como poner en peligro a una persona, en algunos escritos se
refiere a la proximidad de un daño. El riesgo también es conocido como la
probabilidad de pérdida la cual permite cuantificar el riesgo a diferencia de la

Gloria Estela Hernandez Manrique


posibilidad de riesgos donde este no se puede cuantificar. El riesgo es Incertidumbre
relacionado con la duda ante la posible ocurrencia de algo que puede generar
pérdidas

Desde el punto de vista empresarial existen innumerables riesgos, generados tanto


por el entorno como por el desarrollo normal de sus actividades.

RIESGOS DEL ENTORNO: Comprende elementos como el país donde está ubicada
empresa, su naturaleza, la región y ciudad, además del sector, la industria y
condiciones económicas, políticas, sociales y culturales. En este orden de ideas se
pueden presentar riesgos como:

a. Riesgo asociado a la naturaleza: Relacionados con riesgos meteorológicos y


climáticos como huracanes, lluvias, maremotos, sequías, que afectan el logro de
objetivos.

b. Riesgos asociados al País: De acuerdo al País se pueden encontrar riesgos


como el riesgo país que hace referencia al grado de peligro que represente este para
las inversiones extranjeras

RIESGOS GENERADOS POR LA EMPRESA: A nivel de la empresa se pueden


presentar un sinfín de riesgos que pueden afectar los procesos, recursos humanos,
físicos, tecnológicos, financieros y organizacionales, a los clientes y hasta la imagen
de la empresa. En este orden de ideas se pueden presentar riesgos como:

a. Riesgo de reputación: es el desprestigio de la empresa que trae como


consecuencia la pérdida de credibilidad y confianza del público por fraude,
insolvencia, conducta irregular de los empleados, rumores, errores cometidos en
la ejecución de alguna operación por falta de capacitación del personal clave o
deficiencia en el diseño de los procedimientos, este riesgo puede traer efectos

Gloria Estela Hernandez Manrique


como disminución de la demanda, o la perdida de negocios atribuibles al
desprestigio generado.

b. Riesgo puro: este riesgo al materializarse origina perdida, como un incendio, un


accidente, una inundación.

c. Riesgo especulativo: al materializarse genera la posibilidad de generar


instantáneamente beneficio o perdida, como una aventura comercial, la inversión en
divisas ante expectativas de devaluación o revaluación, la compra de acciones, el
lanzamiento de nuevos productos, etc.

d. Riesgo estratégico: son las perdidas ocasionas por las definiciones estratégicas
inadecuadas y errores en el diseño de planes, programas, estructura, integración del
modelo de operación con el direccionamiento estratégico, asignación de recursos,
estilo de dirección, además de ineficiencia en la adaptación a los cambios constantes
del entorno empresarial, entre otros.

e. Riesgo operativo: es la posibilidad de pérdidas ocasionadas en la ejecución de


los procesos y funciones de la empresa por fallas en procesos, sistemas,
procedimientos, modelos o personas que participan en dichos procesos.

f. Riesgo de mercado: puede generar ganancias o pérdidas a la empresa al invertir


en bolsa, debido a la diferencia en los precios que se registran en el mercado.

g. Riesgo precio de insumos y productos: se refiere a la incertidumbre sobre la


magnitud de los flujos de caja debido a posibles cambios en los precios que una
empresa puede pagar por la mano de obra , materiales y otros insumos de su proceso
de producción, y por los precios que puede demandar por sus bienes o servicios.

h. Riesgo de crédito: consiste en que los clientes y las partes a las cuales se les ha
prestado dinero, fallen en el pago. La mayoría de las empresas se enfrentan ante

Gloria Estela Hernandez Manrique


este riesgo por cuentas por cobrar, pero esta exposición es más alta en las
instituciones financieras.

i. Riesgo legal: se refiere a la pérdida en caso de incumplimiento de la contraparte


en un negocio y la imposibilidad de exigirle jurídicamente el cumplimiento de los
compromisos adquiridos. También se puede presentar al cometer algún error de
interpretación jurídica u omisión en la documentación, y en el incumplimiento de
normas legales y disposiciones reglamentarias que pueden conducir a demandas o
sanciones.

j. Riesgo tecnológico: el uso de la tecnología genera riesgos como los virus, el


vandalismo puro y de ocio en las redes informáticas, fraudes, intrusiones por hackers,
el colapso de las telecomunicaciones que pueden generar el daño de la información
o la interrupción del servicio. También está el riesgo del constante cambio de
tecnología lo que puede ocasionar que las empresas no estén preparadas para
adoptarlas y esto incremente sus costos, menor eficiencia, incumplimiento en las
condiciones de satisfacción de los servicios prestados a la comunidad.

k. Riesgos laborales: pueden ser accidentes de trabajo y enfermedades


profesionales, pueden ocasionar daños tanto a la persona como a la misma empresa.

l. Riesgos físicos: afectan a los materiales como, por ejemplo; corto circuito,
explosión física, daño en la maquinaria, daño en equipos por su operación, por su
diseño, fabricación, montaje o mantenimientos; deterioros de productos y daños en
vehículos.

RIESGO EMPRESARIAL: El riesgo empresarial podría definirse como un fenómeno


subjetivo-objetivo del proceso de toma de decisión entre diferentes alternativas en
situación de incertidumbre, con la probabilidad de ocasionar efectos negativos en los
objetivos de la empresa, produciendo después de realizarse la acción decidida un

Gloria Estela Hernandez Manrique


resultado peor del previsto. De tal modo el riesgo se presenta como un fenómeno
complejo, de carácter objetivo y a la vez subjetivo que incluye: La situación de
incertidumbre como contexto y condición objetiva del riesgo. El acto de tomar decisiones
sobre la base de información incompleta. La vivencia de vacilación motivada por la
probabilidad de pérdidas o fracasos como resultado de la realización de la alternativa
privilegiada.

CAUSA

Se entiende por causas a los fundamentos o el comienzo de una situación determinada. La


causa es la primera instancia a partir de la cual se desarrollan eventos o situaciones
específicas que son una consecuencia necesaria de aquella y que por lo tanto pueden ser
completamente diferentes a las que resulten de la presencia de otras causas o de las
mismas, pero en el contexto distinto

CONSECUENCIA

La materialización de un riesgo puede generar consecuencias diferentes, cada una de ellas


con su correspondiente probabilidad. Así por ejemplo, ante una caída al mismo nivel al
circular por un pasillo resbaladizo, las consecuencias normalmente esperables son leves
(magulladuras, contusiones, etc.), pero, con una probabilidad menor, también podrían ser
graves o incluso mortales.

Ante un posible accidente es necesario plantearnos cuáles son las consecuencias


previsibles, las normalmente esperables o las que pueden acontecer con una probabilidad
remota. En la valoración de los riesgos convencionales se consideran las consecuencias
normalmente esperables, pero, en cambio, en instalaciones muy peligrosas por la gravedad
de las consecuencias (nucleares, químicas, etc.), es imprescindible considerar las
consecuencias más críticas, aunque su probabilidad sea baja, y por ello es necesario ser, en
tales circunstancias, más rigurosos en el análisis probabilístico de seguridad.

Gloria Estela Hernandez Manrique


AMENAZA

La amenaza hace referencia a los posibles acontecimientos negativos que pueden perjudicar
a los intereses u objetivos de la empresa, tales como los fraudes, los fallos en los sistemas,
los daños materiales o humanos, las reclamaciones, la mala reputación, etc.

Se conoce como amenaza al peligro inminente, que surge, de un hecho o acontecimiento


que aún no ha sucedido, pero que de concretarse aquello que se dijo que iba a ocurrir, dicha
circunstancia o hecho perjudicará a una o varias personas en particular. Por ejemplo, de lo
anterior, cuando se dice que estamos bajo una amenaza de terremoto o maremoto, sin
embargo, también sirve para que el o los destinatarios de dicha amenaza puedan estar
prevenidos y alerta para tomar las decisiones más convenientes para enfrentar dicho hecho
o acontecimiento, ya que las personas al estar en una situación de alerta pueden pensar en
lo que se debería hacer de concretarse el hecho del cual fue amenazado.

Es un término que sirve para referirse a ese riesgo o posible peligro de que ocurra una
situación específica, y que a su vez genera miedo, ansiedad o estado de alerta en aquella o
aquellas personas que fueron amenazadas, lo cual podemos definir como un maltrato
psicológico, ya que el o los individuos que fueron amenazados pueden sufrir trastornos por
la misma, lo cual es un tipo de violencia específica que en muchas ocasiones es penada por
la ley.

Gloria Estela Hernandez Manrique


En el día a día de nuestra sociedad, y en los más cotidiano el convivir es algo que no es
tarea fácil, por eso surgen en muchas ocasiones problemas y conflictos entre vecinos,
cohabitantes, y hasta la propia familia que convive en una misma casa, de allí que puedan
acontecer problemas en los que un individuo puede amenazar a otro para infundir en éste
miedo y así mantener un control psicológico sobre éste, con la promesa de que si continuar
la problemática puede ocurrir un hecho o evento violento como una desgracia, por ejemplo
cuando un vecino escucha música a todo volumen y no deja dormir a nadie y uno de los
vecinos lo llama y lo amenaza con llamar a la policía.

OPORTUNIDAD

La oportunidad hace referencia a la relación que existe entre el riesgo y el retorno que
proporciona la oportunidad. Cuanto más alto es el riesgo, más alto debe ser el potencial del
valor que se busca y, cuanto más alto es la rentabilidad que se espera, más alto es el riesgo
de pérdida.

La oportunidad engloba la conjugación de la posibilidad que se presenta o existe que una


persona realice una acción para conseguir o alcanzar algún tipo de mejora, es por esto que
decimos que es una conspiración entre tiempo y acción para lograr una mejora o un
beneficio gracias al aprovechamiento de ciertas circunstancias en un momento específico.

De esta forma, se habla de que existen personas que saben aprovechar las oportunidades
para referirse a aquellos que logran sacar provecho de esas circunstancias que se les

Gloria Estela Hernandez Manrique


presentan en un tiempo determinado. Del mismo modo, existen personas que no saben
aprovechar dichas oportunidades, es decir, se le presentan circunstancias favorables para
hacer algo que le genere una mejora o algún beneficio y no hace nada al respecto, perdiendo
así la oportunidad que en ese momento se le presentó. Hay psicólogos que dicen que a
medida que las oportunidades se van aprovechando van surgiendo nuevas oportunidades
mientras que aquella persona que no la sabe aprovechar vive arrepentido y con pocas
opciones de que aparezcan nuevas oportunidades.

Por lo tanto, cuando existe una circunstancia favorable o que se da en un momento


adecuado u oportuno para realizar algo podemos decir que estamos en presencia de una
oportunidad. Sin embargo, cada persona puede analizar de maneras distintas las
oportunidades que se le presentan, y si realmente valen la pena o no.

El factor tiempo juega un papel crucial en la mayor parte de las oportunidades que se le
pueden presentar a un sujeto, se trata de un ejercicio mental que debe realizar la persona al
momento en el que se le presenta una oportunidad porque de esa decisión puede depender
su éxito o su desdicha o fracaso, como también el simple lamento de no saber aprovechar
la oportunidad que le fue brindada y que ya no está vigente.

VULNERABILIDAD

La vulnerabilidad puede ser considerada como el grado de pérdida de un elemento o la


predisposición o susceptibilidad física, económica, política o social que tiene una comunidad
de ser afectada o de sufrir daños en caso de que un fenómeno desestabilizador de origen
natural o antropogénico se manifieste. La vulnerabilidad de los asentamientos humanos está
íntimamente ligada a los procesos sociales que allí se desarrollan y está relacionada con la
fragilidad, la susceptibilidad o la falta de resiliencia de los elementos expuestos ante
amenazas de diferente índole. Por otra parte, la vulnerabilidad está íntimamente ligada a la
degradación ambiental, no solo urbana sino en general del entorno natural intervenido o en
proceso de transformación. Por lo tanto, la degradación del entorno, el empobrecimiento y
los desastres no son otra cosa que sucesos ambientales y su materialización es el resultado
de la construcción social del riesgo.

Gloria Estela Hernandez Manrique


Tal como se definió con anterioridad, la vulnerabilidad corresponde a la predisposición o
susceptibilidad que tiene un elemento de ser afectado o de sufrir una pérdida. En
consecuencia, la diferencia de vulnerabilidad de los elementos determina el carácter
selectivo de la severidad de los efectos de un evento externo sobre los mismos.

La vulnerabilidad, en términos generales, puede clasificarse como de carácter técnico y de


carácter social, siendo la primera más factible de cuantificar en términos físicos y funcionales,
por ejemplo, en pérdidas potenciales referidas a los daños o la interrupción de los servicios,
a diferencia de la segunda, que prácticamente sólo puede valorarse cualitativamente y en
forma relativa, debido a que está relacionada con aspectos económicos, educativos,
culturales, ideológicos, etc.

En consecuencia, un análisis de vulnerabilidad es un proceso mediante el cual se determina


el nivel de exposición y la predisposición a la pérdida de un elemento o grupo de elementos
ante una amenaza específica, contribuyendo al conocimiento del riesgo a través de
interacciones de dichos elementos con el ambiente peligroso.

Los elementos bajo riesgo son los contextos social y material, representados por las
personas y por los recursos y servicios que pueden ser afectados por la ocurrencia de un
evento, es decir, las actividades humanas, los sistemas realizados por el hombre tales como
edificaciones, líneas vitales o infraestructura, centros de producción, utilidades, servicios y
la gente que los utiliza.

SINIESTRO

Es la manifestación concreta del riesgo asegurado, que produce unos daños garantizados
en la póliza hasta determinada cuantía. Siniestro es el incendio que origina la destrucción
total o parcial de un edificio asegurado; el accidente de circulación del que resultan lesiones
personales o daños materiales; el naufragio en el que se pierde un buque o las mercancías
transportadas; el granizo que destruye una plantación agrícola, etc. Siniestro

Gloria Estela Hernandez Manrique


es pues, un acontecimiento que, por originar unos daños concretos previstos en la póliza,
motiva la aparición del principio indemnizatorio, obligando a la entidad aseguradora a
satisfacer, total o parcialmente, al asegurado o a sus beneficiarios, el capital garantizado en
el contrato.

En el de los Seguros, se llamará siniestro a aquel daño o accidente plausible de ser


indemnizado por una aseguradora. Es una cuestión que se encuentra aplicada en casi todos
los contratos de seguro y contempla entonces la avería grave, la destrucción fortuita o en su
defecto alguna pérdida importante que sufre alguna persona u organismo como
consecuencia de un accidente o catástrofe de tipo natural y que entonces, por estar las
mismas contenidas en un contrato de seguro, la aseguradora que le corresponda, lo
indemnizará o responderá por el arreglo de cualquier rotura. En este caso, el siniestro puede
ser desde el choque entre dos vehículos hasta la destrucción total de una casa tras un
huracán.

Entonces, una vez ocurrido el mismo, las aseguradoras tienen la obligación, siempre y
cuando esté estipulado en el contrato arreglado oportunamente, de indemnizar a las partes
involucradas.
Vinculado a esta referencia aparece el concepto de siniestro total que dice que este tipo es
la pérdida o destrucción total de un bien tras un siniestro, es decir, que la reparación de los
daños es imposible tanto económica como técnicamente.

También, es muy común que a aquel evento o acontecimiento inesperado y que provoca
una gran destrucción y daño a su paso se lo denomine como siniestro. Los incendios, los
accidentes de tránsito, entre otros, son llamados muchas veces como siniestros, por ello es
que normalmente en la prensa y en el lenguaje corriente suelen aparecer denominados de
este modo por las personas que lo relatan.

Gloria Estela Hernandez Manrique


DESASTRE

El desastre es la realización o concreción de las condiciones de riesgo preexistentes en la


sociedad. Esta realización ocurre en el momento en que un determinado evento físico, sea
este un huracán, sismo, explosión, incendio, u otro ocurre y con ello muestra las condiciones
de vulnerabilidad existentes, revela el riesgo latente y lo convierte en un producto, con
consecuencias en términos de pérdidas y daños.

Con el impacto y la generación de las condiciones de desastre automáticamente se


conforman otros escenarios de riesgo en las zonas y poblaciones afectadas que difieren
sustancialmente de aquellos existentes con anterioridad, aun cuando incorporan elementos
y componentes importantes de los mismos. La dinámica y la expresión particular del riesgo
existente con anterioridad han sido modificadas y presentarán nuevos desafíos para la
sociedad.

d) PRINCIPALES DIFICULTADES PARA UNA GESTIÓN DEL RIESGO


MAS EFECTIVA

Falta de Tiempo y Recursos


Dificultad en Evaluar e Identificar nuevos Riesgos
No claridad en lineas de Responsabilidad de los Riesgos
Amenazas de Riesgos desconocidos e imprevistos
Dificultad en Harmonizar el Apetito al Riesgo entre Unidades
Falta de Apoyo de la Gerencia
Complejidad Regulatoria
Falta de habilidades para una Gestión de Riesgos Efectiva
Falta de Datos
Dificultad en Apoyo de los Empleados

0% 5% 10% 15% 20% 25% 30% 35% 40% 45%

The Economist Intelligence Unit Survey – 2009


Patrocinado por ACE, IBM y KPMG

Gloria Estela Hernandez Manrique


e) PARADIGMAS RESPECTO A LA GESTIÓN DEL RIESGO:

La Empresa es exitosa, los riesgos están controlados…


Los riesgos son responsabilidad de un equipo que pertenece a otra área….
Los riesgos se encuentran cubiertos por los seguros de la Empresa….
La responsabilidad está en manos de los directivos….
Yo no tomo decisiones en la Empresa….cómo la podría afectar?...
Yo no debería hacer cosas para las que no me contrataron, me puedo meter en
problemas….
Este contrato no vale mayor cosa….La pérdida para la empresa no le haría ni
cosquillas….

f) COMPORTAMIENTO DE LAS PERSONAS FRENTE AL RIESGO:

La tolerancia o aceptabilidad al riesgo es el grado de riesgo que se está dispuesto a


asumir en búsqueda de un beneficio esperado.

Una decisión de riesgo puede tener un resultado positivo o negativo, puede obtenerse
una oportunidad o una pérdida.

Factores que influyen:

 Control de la situación.
 Riesgo desconocido o peligros nuevos no detectables.
 Número de expuestos al riesgo.
 Valores de las personas: metas personales, beneficios esperados.
 Género.
 Nivel educativo.
 Ingresos.
 Edad.

Gloria Estela Hernandez Manrique


BIBLIOGRAFÍA

 Norma Técnica Colombiana NTC: 5254 GESTIÓN DE RIESGOS. Año 2004.


Instituto Colombiano de Normas Técnicas y certificación.

 Norma Técnica Colombiana NTC: 31000 GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO.


Instituto Colombiano de Normas Técnicas y certificación.

CIBERGRAFÍA

http://www.definicionabc.com/general/siniestro.php

http://tienda.icontec.org/brief/NTC-ISO31000.pdf Páginas de la 1- 11.

file:///C:/Users/Usuario/Downloads/NTC5254%20(2).pdf Páginas de la 1 – 5

http://www.dinero.com/administracion/estrategia/negocios/articulo/genere-
oportunidades-partir-del-riesgo/93575

Gloria Estela Hernandez Manrique