Está en la página 1de 2

CASOS CLÍNICOS GRUPO E:

Caso clínico 1:

Varón de 88 años, con antecedente de insuficiencia renal crónica estadio 4


secundaria a nefroesclerosis, sin antecedentes alérgicos conocidos, que en junio de
2013 ingresa de forma programada para la realización de una revascularización
miocárdica por cardiopatía isquémica crónica expresada como lesión de tronco de la
coronaria izquierda y tres vasos. Durante el ingreso presenta múltiples
complicaciones posoperatorias, precisando técnicas continuas de tratamiento renal
sustitutivo durante su estancia en la unidad de reanimación con dializador de
polisulfona. Tras su salida a planta se prescriben sesiones de hemodiálisis de forma
periódica con Helixona. A los 20 minutos de la primera sesión, comienza con
hipotensión (70/40 mmHg), disnea y cuadro de broncoespasmo. Tras parar la bomba
de sangre y retorna el sistema, se administraron 200 mg de hidrocortisona y oxígeno
a alto flujo, con la mejoría progresiva del paciente. A los 20 minutos de iniciada la
siguiente sesión de hemodialisis, realizada con el mismo filtro, el cuadro clínico se
repite, por lo que se decide realizar las siguientes sesiones de hemodiálisis con
triacetato de celulosa, sin ninguna incidencia hasta el momento.

Caso clínico 2:

Paciente femenino de 50 años, positivo para el virus de la inmunodeficiencia


humana y el virus de la hepatitis de tipo C, diagnosticado de insuficiencia renal
crónica de origen multifactorial, sin antecedentes alérgicos conocidos, que había
dejado el seguimiento en consulta e ingresa por deterioro de la función renal,
secundario a diarrea crónica de siete meses de evolución e hipotensión mantenida
(80/50 mmHg). Durante su ingreso se canaliza la vía yugular derecha y se realiza
una única sesión de hemodiálisis el 22 de septiembre de 2018. Se utiliza el
dializador Helixona. A las dos horas de tratamiento comienza con disnea súbita, con
saturación de oxígeno del 75-80%, presentando en la auscultación pulmonar
hipoventilación generalizada con crepitantes bibasales y sibilancia en ambos
hemitórax. Se decide interrumpir el tratamiento y no retornar el sistema. Con la
administración de oxígeno a alto flujo e hidrocortisona 100 mg I.V., la saturación
remonta a 95%, con auscultación pulmonar sin ruidos patológicos y mejoría de la
dinámica respiratoria.

Tipo 3 - Complejo inmune


Caso clínico 3:

Paciente femenino de 39 años de edad, con diagnóstico de deformidad abdominal.


Paciente programada para abdominoplastia. Antecedente de cinco cirugías previas
por procedimientos estéticos, dos anestesias generales, dos regionales, una anestesia
local, sin complicaciones.
Se recibió a la paciente en quirófano consciente cooperadora pero ansiosa. Signos
vitales iniciales. Tensión arterial 180/89 mmHg, frecuencia cardíaca 90 latidos por
minuto, saturación 91%. Se otorga ASA EIIA. Plan anestésico anestesia general
balanceada. Signos vitales iniciales: Presión arterial 175/80 mmHg, frecuencia
cardíaca 85 latidos por minuto, saturación 93%. Electrocardiograma sinusal.
Se administró midazolam 2 mg endovenoso, presentando inmediatamente rash
generalizado, acompañado de disnea, pérdida del estado de alerta. Se observa trazo
del electrocardiograma arrítmico, frecuencia cardiaca de 80 a 125 latidos por
minuto. Presión arterial de 100/70 a 90/60 mmHg SaO2 82%.
Se inicia apoyo ventilatorio con mascarilla facial, saturación de 82% a 93%, se
administra vía intravenosa: hidrocortisona 200 mg, difenhidramina 10 mg, ranitidina
50 mg, dexametasona 8 mg, se decide administración de epinefrina 0.5 mg
endovenosa dosis única, disminuyendo reacción cutánea, mejorando ritmo cardiaco
y condición de paciente. Se suspendió el procedimiento quirúrgico. La paciente
egreso a la unidad de cuidados postanestésicos. Signos vitales con presión arterial de
110/70, frecuencia cardíaca de 90 latidos por minuto, saturación de oxígeno al 97%
con apoyo de oxígeno suplementario.

Caso clínico 4:

Mujer de 87 años, diagnosticada de insuficiencia renal crónica estadio 5 secundario


a pielonefritis crónica, que ingresa por deterioro de la función renal. No presenta
antecedentes alérgicos conocidos. Dada la falta de mejoría de la función renal, se
decide inicio de hemodiálisis el 22 de agosto de 2015 con Helixona. Después de 40
minutos de hemodiálisis convencional, la paciente presenta cuadro de hipotensión
arterial, disnea y desaturación de oxígeno hasta 70-90%, acompañados de mala
perfusión periférica. Se administra oxígeno a altas dosis y fluidoterapia, con mejoría
de las cifras de PA, pero no de la situación clínica, por lo que se decidió detener la
sesión de hemodiálisis. Tras la suspensión de la diálisis, la saturación regresó a
valores basales y la paciente mejoró clínicamente. En las siguientes sesiones se
sustituye por Sureflux, sin nuevas incidencias hasta el día de hoy.

También podría gustarte