Está en la página 1de 43

PT Comprensión Lectora

Prueba de transición
forma: 2084818
Texto 1

Alsino

1. Hay una mísera aldea de pescadores y labriegos que las dunas estrechan con-
tra el desaguadero, donde las miasmas se incorporan a las densas nieblas del
pantano.
2. Las chozas, construidas con ramas traídas de la montaña, todavía no pierden
sus hojas y su fragancia cuando, antes del año, ceden al peso de la arena que
se ha ido acumulando contra los débiles tabiques. Entonces es preciso volver
a la montaña por otras ramas y construir una nueva y pasajera morada.
3. Una vez, una vaca que vagaba extraviada en la noche por los arenales, llegó a
este caserío. Hambrienta y ciega por la oscuridad, bajando por el declive de la
duna, dio con la frágil y engañosa techumbre de una choza medio sepultada.
Cuando comía con ansia las hojas secas, dentro los habitantes de la choza se
santiguaban al no descifrar los ruidos extraños de la techumbre. Y cuando, al
avanzar otro paso, cayó con estrépito en medio de la habitación, arrastrando
consigo las ramas rotas, sus bramidos de angustia y su gran cabeza armada de
enormes astas, que sacudía en su desesperación, hicieron creer a los aterrados
moradores en la visita del Señor de los Infiernos.
4. Esta noche, en cada choza también se oye un ruido. Es el chisporroteo fino
y constante que hacen los granos de arena al chocar contra las hojas secas y
coriáceas.
5. Ni por un segundo el trémolo cesa; ya es casi imperceptible como débil llovizna
que se cierne y cae; ya sube de tono más y más hasta semejar el ruido de la
grasa hirviendo; ya se atenúa y cesa, casi no se le oye, pero es preciso perder la
esperanza de que alguna vez concluya, porque siempre hay un grano de arena
que resbala.
6. Hacia el oriente, en la última choza, duermen una anciana y dos niños.
7. Uno de los niños despierta y abre, abre desmesuradamente los ojos en la os-
curidad. El paso de su propia sangre le finge rojas alucinaciones, apagados
fulgores que él cree se desprenden de las tinieblas circundantes. El miedo le
turba, cierra los párpados con fuerza y esconde su cabeza entre las mantas.
8. El otro niño, tal vez embriagado con el perfume violento de las ramas de boldo
que forman la choza, tiene un ensueño a la vez sencillo y maravilloso. Sueña
que volar es una hazaña que no requiere esfuerzo alguno; sueña que volar es
un hecho fácil para todo aquel que deje su peso en tierra. Se asombra de no
haber tenido antes tal ocurrencia, y una y otra vez, solo con la fuerza de su
propia voluntad, se desprende suavemente del suelo; poco a poco se eleva, y
va y viene, con rapidez, por el aire. Pasa por encima de la choza y de la aldea,
pasa por sobre los montes de arena y cruza el lago a gran altura, sonriendo de
los arroyos que, a la luz de la luna, vierten en él sus aguas. Desde allí se divisan

2
tan pequeños y brillantes, que solo parecen rastros dejados por los caracoles
entre las hierbas.

Autor: Pedro Prado

1.- ¿De qué se asombra el niño en el párrafo octavo?


A) De no haber tenido la idea de lo fácil que era volar antes.
B) De lo fácil que resulta volar cuando tienes la fuerza de voluntad.
C) Del sueño que está teniendo, donde es capaz de volar.
D) De que para volar tenga que dejar su peso en la tierra.
E) Del fuerte olor a boldo que inunda la choza en la que vive.

2.- ¿Cuál es el sentido de la palabra HAZAÑA en el octavo párrafo?

A) ACCIÓN, porque en ese momento, mientras sueña, volar para ese niño significa
un acto como cualquier otro.
B) LOGRO, porque volar es una de las cosas por las que ese niño vive.
C) ACONTECIMIENTO, porque volar en el sueño es algo que cambió su vida.
D) ACTO, porque volar solo se logra en los sueños y en las alucinaciones.
E) PROEZA, porque en su sueño, siente que volar es algo increíble, difícil y poco
común.

3.- ¿Por qué la gente se asustó ante la caída de la vaca en la choza?


A) Porque se trataba del mismísimo diablo en el cuerpo de una vaca.
B) Porque tienen supersticiones religiosas muy arraigadas.
C) Porque los cuernos de esa vaca eran demasiado grandes y destruirían el mobi-
liario.
D) Porque la vaca había destrozado la totalidad de su hogar.
E) Porque pensaron que la vaca los comería luego de haber destruido la choza.

3
4.- Las chozas en que vive la gente:
A) son beneficiosas, pues son sumamente económicas y permiten la vida cómoda
de una familia de tres personas.
B) son beneficiosas, pues permiten tener una vida más cercana con la naturaleza
y, de esa forma, sentir el vuelo como algo cercano.
C) traen problemas, pues, al no contar con una dirección fija, no pueden acceder
a ningún tipo de beneficio estatal.
D) traen problemas, pues se evidencia la pobreza de la familia y no resulta posible
tener una vida digna.
E) traen problemas, como la arena que entra o los animales que encuentran en la
construcción su alimento, como las vacas.

5.- ¿Cómo es el niño que aparece en el párrafo séptimo?


A) Tímido
B) Retraído
C) Miedoso
D) Valeroso
E) Obsesivo

4
Texto 2

La muerte y la brújula (Fragmento)

El primer crimen ocurrió en el Hôtel du Nord, arribó el día tres de diciembre el


delegado de Podólsk al Tercer Congreso Talmúdico, doctor Marcelo Yarmolinsky.
Nunca sabremos si el Hôtel du Nord le agradó: Lo aceptó con la antigua resignación
que le había permitido tolerar tres años de guerra en los Cárpatos y tres mil años
de opresión y de pogroms. Le dieron un dormitorio en el piso R, frente a la suite
que, no sin esplendor, ocupaba el Tetrarca de Galilea. Yarmolinsky cenó, postergó
para el día siguiente el examen de la desconocida ciudad, ordenó en un placard sus
muchos libros y sus muy pocas prendas, y antes de medianoche apagó la luz.
El cuatro, a los 11 y 3 minutos A.M., lo llamó por teléfono un redactor de la
Yidische Zaitung; el doctor Yarmolinsky no respondió; Yacía no lejos de la puerta
que daba al corredor; una puñalada profunda le había partido el pecho. Un par de
horas después, en el mismo cuarto, entre periodistas, fotógrafos y gendarmes, el
comisario Treviranus y Lönnrot debatían con serenidad el problema.
—No hay que buscarle tres pies al gato —decía Treviranus, blandiendo un imperioso
cigarro—. Todos sabemos que el Tetrarca de Galilea posee los mejores zafiros del
mundo. Alguien, para robarlos, habrá penetrado aquí por error. Yarmolinsky se ha
levantado; el ladrón ha tenido que matarlo. ¿Qué le parece?
—Posible, pero no interesante —respondió Lönnrot—. Usted replicará que la reali-
dad no tiene la menor obligación de ser interesante. Yo le replicaré que la realidad
puede prescindir de esa obligación, pero no las hipótesis. He aquí un rabino muerto;
yo preferiría una explicación puramente rabínica, no los imaginarios percances de
un imaginario ladrón.
Treviranus repuso con mal humor: —No me interesan las explicaciones rabínicas;
me interesa la captura del hombre que apuñaló a este desconocido.
—No tan desconocido —corrigió Lönnrot —. Aquí están sus obras completas—.
Indicó en el placard una fila de altos volúmenes. El comisario los miró con temor,
casi con repulsión. Luego, se echó a reír.
—Soy un pobre cristiano —repuso—. Llévese todos esos mamotretos, si quiere; no
tengo tiempo que perder en supersticiones judías.
—Quizás este crimen pertenece a la historia de las supersticiones judías —murmuró
Lönnrot.
Nadie le contestó. Uno de los agentes había encontrado en la pequeña máquina de
escribir una hoja de papel con esta sentencia inconclusa.

5
Borges, J. (1944) La muerte y la brújula. Cuentos latinoamericanos
contemporáneos modernos. Disponible en:
https://www.literatura.us/borges/lamuerte.html

6.- ¿Cuál es la relación de la obra con la visión del mundo?


A) El punto de vista del mundo siempre parcial del sujeto, no está necesariamente
restringido por las condiciones existenciales de su experiencia individual.
B) La acción dramática, por momentos, se superpone a lo meramente narrativo
hasta articular un tiempo y un espacio nítidamente teatral.
C) Un héroe incluido en ficciones yuxtapone una serie de técnicas que caracterizan
a otros tantos géneros literarios.
D) El acierto estético de la metáfora en relación con la historia.
E) Predomina el absurdo y una visión irreverente de mundo.

7.- ¿Cuál es el conflicto presente en la historia?


A) Yarmolinsky, instalado en el hotel, cenó y postergó para el día siguiente el
examen de la desconocida ciudad.
B) La asistencia del delegado de Podólsk, al Tercer Congreso Talmúdico, doctor
Marcelo Yarmolinsky.
C) La curiosa presentación que haría el rabino ante tan selecto público asistente
al congreso.
D) Le dieron un dormitorio en el piso R, frente a la suite que, no sin esplendor,
ocupaba el Tetrarca de Galilea.
E) El primer crimen ocurrido en el hôtel du Nord con la misteriosa muerte del
doctor Marcelo Yarmolinsky (Rabino).

6
Texto 3

“Frankenstein”

1. Una desapacible noche de noviembre contemplé el final de mis esfuerzos. Con


una ansiedad rayana en la agonía, coloqué a mi alrededor los instrumentos que me
iban a permitir infundir un hálito de vida a la cosa inerte que yacía a mis pies.
Era ya la una de la madrugada; la lluvia golpeaba las ventanas sombríamente, y
la vela casi se había consumido, cuando, a la mortecina luz de la llama, vi cómo la
criatura abría sus ojos amarillentos y apagados. Respiró profundamente y un
movimiento convulsivo sacudió su cuerpo.
2. ¿Cómo expresar mi sensación ante esta catástrofe, o describir el engendro que
con tanto esfuerzo e infinito trabajo había creado? Sus miembros estaban bien
proporcionados y había seleccionado sus rasgos por hermosos. ¡Hermosos!: ¡santo
cielo! Su piel amarillenta apenas si ocultaba el entramado de músculos y arterias;
tenía el pelo negro, largo y lustroso, los dientes blanquísimos; pero todo ello no
hacía más que resaltar el horrible contraste con sus ojos acuosos, que parecían casi
del mismo color que las pálidas órbitas en las que se hundían, el rostro arrugado,
y los finos y negruzcos labios.
3. Las alteraciones de la vida no son ni mucho menos tantas como las de los
sentimientos humanos. Durante casi dos años había trabajado infatigablemente
con el único propósito de infundir vida en un cuerpo inerte. Para ello me había
privado de descanso y de salud. Lo había deseado con un fervor que sobrepasaba
con mucho la moderación; pero ahora que lo había conseguido, la hermosura del
sueño se desvanecía y la repugnancia y el horror me embargaban. Incapaz de
soportar la visión del ser que había creado, salí precipitadamente de la estancia.
Ya en mi dormitorio, paseé por la habitación sin lograr conciliar el sueño.
Finalmente, el cansancio se impuso a mi agitación, y vestido me eché sobre la
cama en el intento de encontrar algunos momentos de olvido. Mas fue en vano;
pude dormir, pero tuve horribles pesadillas. Veía a Elizabeth, rebosante de salud,
paseando por las calles de Ingolstadt. Con sorpresa y alegría la abrazaba, pero en
cuanto mis labios rozaron los suyos, empalidecieron con el tinte de la muerte; sus
rasgos parecieron cambiar, y tuve la sensación de sostener entre mis brazos el
cadáver de mi madre; un sudario la envolvía, y vi cómo los gusanos reptaban
entre los dobleces de la tela. Me desperté horrorizado; un sudor frío me bañaba la
frente, me castañeteaban los dientes y movimientos convulsivos me sacudían los
miembros. A la pálida y amarillenta luz de la luna que se filtraba por entre las
contraventanas, vi al engendro, al monstruo miserable que había creado. Tenía
levantada la cortina de la cama, y sus ojos, si así podían llamarse, me miraban
fijamente. Entreabrió la mandíbula y murmuró unos sonidos ininteligibles, a la vez
que una mueca arrugaba sus mejillas. Puede que hablara, pero no lo oí. Tendía
hacia mí una mano, como si intentara detenerme, pero esquivándola me precipité
escaleras abajo. Me refugié en el patio de la casa, donde permanecí el resto de la
noche, paseando arriba y abajo, profundamente agitado, escuchando con atención,

7
temiendo cada ruido como si fuera a anunciarme la llegada del cadáver demoníaco
al que tan fatalmente había dado vida.
4. ¡Ay!, Ningún mortal podría soportar el horror que inspiraba aquel rostro. Ni
una momia reanimada podría ser tan espantosa como aquel engendro. Lo había
observado cuando aún estaba incompleto, y ya entonces era repugnante; pero
cuando sus músculos y articulaciones tuvieron movimiento, se convirtió en algo
que ni siquiera Dante hubiera podido concebir.
5. Pasé una noche terrible. A veces, el corazón me latía con tanta fuerza y rapidez
que notaba las palpitaciones de cada arteria, otras, casi me caía al suelo de pura
debilidad y cansancio. Junto a este horror, sentía la amargura de la desilusión.
Los sueños que; durante tanto tiempo habían constituido mi sustento y descanso
se me convertían ahora en un infierno; ¡y el cambio era tan brusco, tan total!
6. Por fin llegó el amanecer, gris y lluvioso, e iluminó ante mis agotados y
doloridos ojos la iglesia de Ingolstadt, el blanco campanario y el reloj, que
marcaba las seis. El portero abrió las verjas del patio, que había sido mi asilo
aquella noche y salí, cruzando las calles con paso rápido, como si quisiera evitar al
monstruo que temía ver aparecer al doblar cada esquina. No me atrevía a volver a
mi habitación; me sentía empujado a seguir adelante pese a que me empapaba la
lluvia que, a raudales, enviaba un cielo oscuro e inhóspito.

(“Frankenstein o el moderno Prometeo”, Mary Shelley


https://www.biblioteca.org.ar/libros/133605.pdf)

8.- ¿Con qué propósito el narrador utiliza adjetivos como: miserable, monstruo, repug-
nante, para referirse a la criatura?
A) Provocar compasión y temor en el/la lector/a.
B) Provocar rabia y temor en el/la lector/a.
C) Provocar temor y odio el/la lector/a.
D) Provocar repulsión y temor en el/la lector/a.
E) Provocar repulsión y tristeza en el/la lector/a.

9.- ¿Qué tipo de relación se establece entre el narrador y la criatura?


A) Víctima -victimario.
B) Creación- creador.
C) Hijo-Padre.
D) Creador-creación.
E) Victimario-víctima.

8
10.- A partir de lo expresado en el párrafo 3: “Durante casi dos años había trabajado
infatigablemente con el único propósito de infundir vida en un cuerpo inerte. Para
ello me había privado de descanso y de salud.”, es correcto inferir que el narrador
es un hombre:
A) Violento.
B) Abnegado.
C) Obsesivo.
D) Irascible.
E) Paciente.

11.- El rechazo que sufre la criatura por parte de su creador, se puede relacionar con la
problemática social:
A) Pobreza.
B) Desigualdad.
C) Hambre.
D) Discriminación.
E) Corrupción.

12.- ¿Cuál es el propósito del siguiente fragmento: “A veces, el corazón me latía con
tanta fuerza y rapidez que notaba las palpitaciones de cada arteria, otras, casi me
caía al suelo de pura debilidad y cansancio” (párrafo 5)?
A) Evidenciar los problemas de salud que tenía el narrador.
B) Explicar que el narrador ha pasado una noche terrible.
C) Exacerbar los sentimientos de Elizabeth en el sueño del narrador.
D) Reforzar la idea de que el narrador ha pasado una noche terrible.
E) Evidenciar la angustia que siente la criatura por lo que ha sucedido.

13.- ¿Qué tópico es posible identificar en este fragmento?


A) El hombre como un pequeño dios.
B) El viaje de la vida.
C) El teatro del mundo.
D) La muerte todo lo iguala.
E) Amor salvaje.

9
Texto 4

. 1. Yendo una tardecita de paseo por las calles de la ciudad, vi en el suelo un


objeto rojo; me bajé: era un sangriento y vivo corazón que recogí cuidado-
samente. «Debe de habérsele perdido a alguna mujer», pensé al observar la
blancura y delicadeza de la tierna víscera, que, al contacto de mis dedos, pal-
pitaba como si estuviese dentro del pecho de su dueño. Lo envolví con esmero
dentro de un blanco paño, lo abrigué, lo escondí bajo mi ropa, y me dediqué
a averiguar quién era la mujer que había perdido el corazón en la calle. Para
indagar mejor, adquirí unos maravillosos anteojos que permitían ver, a través
del corpiño, de la ropa interior, de la carne y de las costillas (. . . ), el lugar que
ocupa el corazón.

. 2. Apenas me hube calado mis anteojos mágicos, miré ansiosamente a la pri-


mera mujer que pasaba, y ¡oh asombro!, la mujer no tenía corazón. Ella debía
de ser, sin duda, la propietaria de mi hallazgo. Lo raro fue que, al decirle yo
cómo había encontrado su corazón y lo conservaba a sus órdenes de si gustaba
recogerlo, la mujer, indignada, juró y perjuró que no había perdido cosa algu-
na; que su corazón estaba donde solía y que lo sentía perfectamente pulsar,
recibir y expeler la sangre. En vista de la terquedad de la mujer, la dejé y me
volví hacia otra, joven, linda, seductora, alegre. ¡Dios santo! En su blanco pe-
cho vi la misma oquedad, el mismo agujero rosado, sin nada allá dentro, nada,
nada. ¡Tampoco esta tenía corazón! Y cuando le ofrecí respetuosamente el que
yo llevaba guardadito, menos aún lo quiso admitir, alegando que era ofenderla
de un modo grave suponer que, o le faltaba el corazón, o era tan descuidada
que había podido perderlo así en la vía pública sin que lo advirtiese.

. 3. Y pasaron centenares de mujeres, viejas y mozas, lindas y feas, morenas y


pelirrubias, melancólicas y vivarachas; y a todas les eché los anteojos, y en
todas noté que del corazón solo tenían el sitio, pero que el órgano, o no había
existido nunca, o se había perdido tiempo atrás. Y todas, todas sin excepción
alguna, al querer yo devolverles el corazón de que carecían, negábanse a acep-
tarlo, ya porque creían tenerlo, ya porque sin él se encontraban divinamente,
ya porque se juzgaban injuriadas por la oferta, ya porque no se atrevían a
arrostrar el peligro de poseer un corazón. Iba desesperando de restituir a un
pecho de mujer el pobre corazón abandonado, cuando, por casualidad, con
ayuda de mis prodigiosos lentes, acerté a ver que pasaba por la calle una niña
pálida, y en su pecho, ¡por fin!, distinguí un corazón, un verdadero corazón de
carne, que saltaba, latía y sentía. No sé por qué (. . . ) se me ocurrió hacer la
prueba de presentarle el que habían desechado todas, y he aquí que la niña,
en vez de rechazarme como las demás, abrió el seno y recibió el corazón que
yo, en mi fatiga, iba a dejar otra vez caído sobre los guijarros.

10
. 4. Enriquecida con dos corazones, la niña pálida se puso mucho más pálida
aún: las emociones, por insignificantes que fuesen, la estremecían hasta la mé-
dula; los afectos vibraban en ella con cruel intensidad; (. . . ) todo era en ella
profundo y terrible; y la muy necia, en vez de resolverse a suprimir uno de
sus dos corazones, o los dos a un tiempo, diríase que se complacía en vivir
doble vida espiritual, queriendo, gozando y sufriendo por duplicado, sumando
impresiones de esas que bastan para extinguir la vida. La criatura era como
vela encendida por los dos cabos, que se consume en breves instantes. Y, en
efecto, se consumió. Tendida en su lecho de muerte, lívida y tan demacrada
y delgada que parecía un pajarillo, vinieron los médicos y aseguraron que lo
que la arrebataba de este mundo era la rotura de un aneurisma. Ninguno (¡son
tan torpes!) supo adivinar la verdad: ninguno comprendió que la niña se había
muerto por cometer la imprudencia de dar asilo en su pecho a un corazón
perdido en la calle.

Emilia Pardo Bazán. El corazón perdido.

14.- ¿Cuál de las siguientes alternativas expresa una moraleja del relato?
A) Las mujeres son incapaces de controlar sus emociones.
B) El exceso de emociones puede ser peor que su ausencia.
C) Las emociones siempre deben ser controladas y reprimidas.
D) La sensibilidad determina el futuro, la frialdad no permite alcanzarlo.
E) Cuando comprendemos los afectos somos realmente capaces de autocontrol.

15.- La niña pálida acepta un segundo corazón porque


A) ansiaba sentir emociones más intensamente.
B) era incapaz de emocionarse teniendo un solo corazón.
C) su primer corazón la conducía solamente a emociones negativas.
D) quiso evitar que el protagonista volviera a dejar el corazón en la calle.
E) contaba ya con un corazón que le permitía sentir compasión y empatía.

11
16.- De la muerte de la niña pálida se infiere que
A) sentir intensamente provoca daño cardíaco.
B) las emociones deben ser reprimidas a tiempo.
C) es fatal acoger cualquier cosa hallada en la calle.
D) los sentimientos y emociones constituyen un riesgo vital.
E) morir de amor es algo evitable si se suprime un corazón.

17.- La razón por la que el protagonista emprende la búsqueda de una mujer es que
A) quería encontrar una pareja; esto es, alguien a quien darle su corazón.
B) creyó que la fragilidad del corazón es un reflejo de la fragilidad de su dueño.
C) intuyó que los hombres son más cuidadosos que las mujeres con sus corazones.
D) sabía de antemano que las mujeres son los únicos seres que poseen un corazón.
E) asumía que las mujeres son las únicas capaces de dejar un corazón abandonado.

18.- Del texto, se infiere que las características de las mujeres SIN corazón son
A) sensibles - pálidas - frágiles.
B) jóvenes – insensibles – hostiles.
C) maduras – melancólicas – seguras.
D) diversas – cautelosas – desconfiadas.
E) indiferentes – autorreferentes – temerosas.

19.- De la negativa de las mujeres sin corazón a aceptar el perdido se infiere que
A) en el marco del relato, se considera un defecto grave tener un corazón latiendo
en el pecho.
B) las ofende el que alguien fuese a creer que son incapaces de albergar un corazón
en sus pechos vacíos.
C) ellas le temen a tener sentimientos, pues serían un obstáculo para la realización
personal y el equilibrio.
D) ellas saben lo peligroso que es acoger emociones de otro, independientemente
de quién las haya originado.
E) el centro de la vida de las mujeres del relato es el desarrollo de sí mismas y
para eso no deben sentir nada por nadie, jamás.

12
Texto 5

20.- ¿Cuál sería una inferencia válida con respecto al texto?


A) Los dos personajes son muy buenos amigos desde siempre y se tienen una gran
confianza.
B) La protagonista se siente realizada pues siempre había querido tener una tor-
tuga.
C) La protagonista le puso ese nombre a la tortuga porque le pareció que se
relacionaba.
D) El amigo de la protagonista no entiende por qué la tortuga se llama Burocracia.
E) Burocracia es la primera mascota de la protagonista, por eso sus amigos están
emocionados.

13
21.- ¿Qué podemos inferir con respecto a la protagonista?
A) Es una niña que ama a los animales, sobre todo a los reptiles.
B) Siempre había querido tener una tortuga, pero no había podido.
C) Es una niña que conoce el concepto de burocracia.
D) Se caracteriza por ser una niña callada con sus amigos.
E) No le gusta que le hagan tantas preguntas sobre lo que hace.

22.- ¿De qué manera el autor defiende su punto de vista con respecto a la burocracia
en el texto?
A) Dejando que la protagonista establezca un diálogo con su amigo con respecto
al tema.
B) Dando a entender a través de las distintas viñetas que la tortuga avanza a
paso lento y se cansa pronto.
C) Utilizando el personaje del amigo como metáfora de los ciudadanos que se
decepcionan de la burocracia.
D) Dejando que la tortuga actúe como cualquier tortuga lo haría y así dar a
entender el funcionamiento de la sociedad.
E) No lo hace, deja que el lector pueda decidir por sí mismo cuál es su percepción
de la burocracia.

23.- ¿De qué manera podemos conocer el punto de vista del autor con respecto a la
burocracia en el texto?
A) La ilustración sirve para dar énfasis en el punto de vista.
B) Todo el texto nos refleja su punto de vista.
C) A través del amigo de la protagonista con sus preguntas.
D) Nos lo da a conocer la protagonista con sus palabras.
E) Se presenta a través de la metáfora de la tortuga.

14
24.- ¿Por qué crees que la protagonista prefiere no explicarle a su amigo por qué le ha
puesto ese nombre a la tortuga?
A) Porque prefiere que, a través de la forma en que la tortuga actúa, el amigo
investigue el concepto y entienda por sí mismo la relación.
B) Porque no hay una razón en particular para utilizar ese nombre, por lo tanto,
no hay nada que explicar.
C) Porque prefiere que su amigo se quede con la duda e investigue por su propia
cuenta.
D) Porque no tiene ganas de dar más explicaciones al respecto, pues sus demás
amigos ya le han preguntado.
E) Porque ella no nombró a la tortuga, fue otra persona, así que no puede explicar
por qué se llama así.

15
Texto 6

Agua

1. Los domingos en la mañana los mistis iban a buscar a don Braulio en su casa.
Le esperaban en el patio, dos, tres horas, hasta que el principal se levantaba.
Junto a una pared había varios troncos viejos de eucaliptos; sentados sobre
esos palos se soleaban los mistis mientras don Braulio acababa de dormir. El
principal no tenía hora para levantarse; a veces salía de su cuarto a las siete,
otras veces a las nueve y a las diez también; por eso los mistis se iban a visitarle
según su alma; unos eran más pegajosos, más sucios, y tempranito estaban ya
en el patio para hacerse ver por los sirvientes de don Braulio; otros, de miedo
nomás iban, para que el principal no les tomase a mal; llegaban más tarde,
cuando el sol ya estaba alto; otros calculaban la hora en que don Braulio iba
a salir para convidar el trago a los sanjuanes, por borrachos nomás cortejaban
al principal.
2. Los domingos, don Braulio se desayunaba con aguardiente en la tienda de don
Heraclio: la tiendecita de don Heraclio está en la misma calle del principal.
Como loco don Braulio hacia tomar cañazo a uno y a otro, se reía de los mistis
sanjuanes, les hacía emborrachar y les mandaba cantar huaynos sucios. Hasta
media calle salía don Braulio, riéndose a gritos:
3. ¡Buena, don Cayetano! ¡Don Federico, buena!
4. Los mistis borrachos se sacaban el pantalón; se peleaban; golpeaban por gusto
sus cabezas sobre el mostrador.
5. Al mediodía, don Braulio iba al corredor de la cárcel para la repartición del
agua: los mistis le seguían. De vez en vez el principal se mareaba mucho y no
se acordaba del reparto. Entonces don Inocencio, sacristán de la iglesia, hacía
tocar la campana a las dos o tres de la tarde; al oír la campana, don Braulio,
según su humor, se quedaba callado, o si no, saltaba a cualquiera, encerraba
en la cárcel a dos o tres comuneros y reventaba a tiros en el corredor. Todos
los mistis y los indios escapaban de la plaza; los borrachos se arrastraban a
los rincones. El corredor quedaba en silencio; don Braulio hacía retumbar la
plaza con su risa y después se iba a dormir. Don Braulio era como dueño de
San Juan.
6. Seguro este domingo el principal estaba mareado, y por eso no venía. Don
Inocencio, de miedo se habrían quedado en la puerta de la tienda, esperando
la voluntad del principal.

Autor: José María Arguedas

16
25.- ¿Qué función cumplía don Braulio en el pueblo?
A) Tenía una función de celebridad.
B) Tenía una función de sacerdote.
C) Tenía una función de alcalde.
D) Tenía una función de policía.
E) Tenía una función de proveedor de agua.

26.- PALOS:
A) Troncos
B) Estacas
C) Varas
D) Ramas
E) Astas

27.- ¿A qué hora se levantaba el principal?


A) Es variable, pues no tenía hora para levantarse.
B) Es variable, pues quería dar problemas a los mistis.
C) Siempre tarde, una vez que el sol estaba en lo más alto.
D) Siempre temprano, pues le gusta desayunar su aguardiente temprano.
E) Una vez que todos los mistis se hayan reunido a esperarlo.

28.- ¿Por qué llegaban los mistis a la casa de don Braulio los domingos por la mañana?
A) Para conseguir bebidas gratis.
B) Para ser atendidos por sus sirvientes.
C) Para sentarse en los palos y asolearse.
D) Para estar con don Braulio, amigo íntimo de todos.
E) Para mostrarse amistosos y ganar su favor.

17
29.- Los mistis son personas que:
A) están desempleadas.
B) buscan compañías beneficiosas.
C) se encargan de la seguridad del pueblo.
D) se encargan de acompañar a los ancianos del pueblo.
E) evitan todo peligro.

30.- ¿Cuál es el sentido de la palabra TIENDA en el segundo párrafo?


A) PUESTO, porque el alcohol se compraba en uno de los puestos de una gran
feria.
B) NEGOCIO, porque don Braulio compraba el aguardiente en un establecimien-
to especializado.
C) TALLER, porque producían el aguardiente ahí mismo.
D) ALMACÉN, porque don Braulio compraba el aguardiente en el mismo lugar
donde compraba sus abarrotes.
E) CARPA, porque don Braulio bebía su aguardiente bajo una carpa de lino.

31.- Los mistis seguían a don Braulio porque


A) querían recordar a don Braulo hacer el reparto en la cárcel.
B) no tenían nada mejor que hacer.
C) buscaban ganar su favor.
D) querían que les comprara alcohol.
E) les gustaba que se rieran de ellos.

32.- ¿Cuál es el sentido de la palabra REPARTO en el quinto párrafo?

A) ASIGNACIÓN, porque don Braulio era quien asignaba agua a la cárcel.


B) ACUMULACIÓN, porque don Braulio se encargaba de acumular el agua en
la cárcel.
C) RACIONAMIENTO, porque don Braulio tenía que racionar el agua del pueblo
para que alcanzara para los presos.
D) DIVISIÓN, porque don Braulio tenía que dividir el agua que llegaba en partes
iguales para todos los presos.
E) DISTRIBUCIÓN, porque don Braulio se encargaba de distribuir el agua a los
presos.

18
33.- PRINCIPAL:
A) Culminante
B) Suplementario
C) Adicional
D) Jefe
E) Tributario

19
Texto 7

Agamenón

1. (El rey Agamenón vuelve de la guerra de Troya a su patria luego de la victoria.


Viene acompañado por su criada Casandra. En su regreso se enfrentará al odio
disfrazado de su esposa Clitemnestra, porque el rey mató a su hija para tener
el favor de los dioses. Lo cierto es que ella planea la muerte de Agamenón
junto a su amante Egisto.)
2. CASANDRA: ¡Ay, ay, oh desventura! Otra vez el terrible sufrimiento de la
adivinación me vuelve en todas direcciones, turbándome con sus preludios.
¿Veis esos niños, ahí, junto a la casa, cual las formas de un sueño? Semejan
niños muertos por sus parientes, asiendo carne en sus manos, un alimento
que es su propio cuerpo: se les ve que sustentan entrañas e intestinos –carga
lamentable– de que gustó su padre. Alguien medita, yo lo afirmo, su venganza
por esto, un león cobarde que, casero, se revuelca en el lecho contra el que
ha retornado, mi Señor: así le llamo, pues debo soportar el yugo de esclava;
capitán de las naves y destructor de Troya, no sabe lo que ha dicho y ha
declamado largamente la lengua alegre de esa perra odiosa, la Reina, ni lo
que, cual Ruina traidora, hará con malas artes. Esta es su audacia: una mujer
es asesina del varón. Ella es –¿dándole el nombre de qué odioso monstruo
acertaría? ¿Dragón que avanza y retrocede o Escila habitante de las rocas,
ruina de navegantes?– ¡A ella, madre de Hades frenética, que alienta guerra
implacable contra los suyos! ¡Cómo ha gritado la imprudente, como tras la
victoria en la batalla! ¡y pretende alegrarse porque el esposo ha vuelto a salvo!
Si no os persuado en algo de esto, me es igual. ¿Qué importa? Lo que ha de ser
vendrá. Pronto, presente aquí, vas a llamarme con verdad demasiado verídica
adivina.
3. CORIFEO: El banquete de Tiestes, que probó carne de sus hijos, lo he reco-
nocido y siento horror y me aprisiona el miedo de oírte en verdad y ya no con
imágenes. Lo demás que he escuchado, corro ya fuera del camino.
4. CASANDRA: Digo que vas a ver la muerte de Agamenón.
5. CORIFEO: Duerme tu boca, desgraciada, no hables de cosas dolorosas.
6. CASANDRA: No es un dios salvador el que preside mis palabras.
7. CORIFEO: No, si va a ser así: pero ojalá no sea.
8. CASANDRA: Tú haces plegarias: ellos se ocupan de matar.
9. CORIFEO: ¿Y qué varón prepara este dolor?
10. CASANDRA: Te extravías lejos de mis profecías.
11. CORIFEO: Sí, porque comprendo los recursos del criminal.

20
12. CASANDRA: Sin embargo, sé demasiado bien la lengua griega.
13. CORIFEO: También lo saben los oráculos de Delfos: y, sin embargo, son os-
curos.
14. CASANDRA: ¡Ah, ah! ¡Qué fuego! ¡Caen sobre mí! ¡Oh, oh! ¡Apolo Licio, ay,
ay de mí! Esta leona de dos pies que yace junto con el lobo, por ausencia del
león generoso, me dará muerte a mí, la miserable. Cual si un veneno preparara,
también añadirá a su poción mi muerte: se jacta, afilando el puñal contra el
varón, de darle muerte por castigo por haberme traído. ¿Por qué llevar este
ornamento, irrisión para mí, el cetro y las guirnaldas fatídicas en torno al
cuello? Te destruiré antes de mi hora. Perdeos: os pago así arrojandoos al suelo.
Haced crecer otro infortunio en lugar mío. (Arroja el cetro y las guirnaldas)
Helo aquí, Apolo, desnudándome él mismo del vestido de profetisa, mirándome
burlada, incluso en esos ornamentos, junto con mis amigos, por los que son mis
enemigos, y no sin duda en vano. Que me llamaran, como a una vagabunda,
mendiga, miserable, hambrienta, lo soportaba; ¡y ahora el profeta, de que
rehizo profetisa, me trajo hasta este tránsito de la muerte! ¡En lugar del altar
familiar me aguarda el tajo rojo del cálido degüello de la sacrificada!
15. Mas nuestra muerte no quedará impune a los dioses: vendrá un vengador
nuestro, un hijo matricida que hará pagar la muerte de su padre. Desterrado,
errante, extranjero a esta tierra, volverá a coronar el edificio de la ruina de su
raza; pues ha sido jurado por los dioses un fuerte juramento, que ha de traerle
la plegaria del padre muerto.
16. ¿Por qué gemir así de enternecida? Ya que he visto el destino de Troya y que
los que tomaron la ciudad terminan de este modo por juicio de los dioses, voy
a obrar, entraré: aceptaré la muerte. Yo saludo a estas puertas, que son las
puertas del dios de los Infiernos: pido un golpe certero para, sin convulsiones,
manando un río dulce que mate dulcemente, cerrar mis ojos.
17. CORIFEO: Mujer muy desgraciada y muy sabia también, largo te has ex-
tendido. Pero si realmente sabes tu muerte, ¿cómo a manera de la vaca que
impulsa un dios, marchas valiente hacia el altar?
18. CASANDRA: No hay escape, extranjeros, si el tiempo está cumplido.

Esquilo. (fragmento).

34.- ¿A qué acto de habla corresponde lo planteado por Corifeo: “Duerme tu boca,
desgraciada,. . . ”?
A) Asertivo
B) Directivo
C) Comisivo
D) Expresivo
E) Declarativo

21
35.- ¿En cuál de las siguientes expresiones se distingue una opinión?
A) “También lo saben los oráculos de Delfos”.
B) “Digo que vas a ver la muerte de Agamenón”.
C) “El profeta me trajo hasta este tránsito de la muerte”.
D) “El terrible sufrimiento de la adivinación me vuelve”.
E) “No es un dios salvador el que preside mis palabras”.

36.- ¿Cuáles son las distintas maneras con que Casandra se refiere a Clitemnestra en el
segundo párrafo?
A) Asesina, traidora y perra.
B) Ruina traidora y dragón.
C) Lengua alegre y asesina.
D) Perra, Tiestes y asesina.
E) Perra, dragón y Escila.

37.- ¿Cuál es el sentido de la palabra ERRANTE en el contexto del fragmento anterior?


A) CALLEJERO, porque se refiere a que la descendencia de Agamenón no tendrá
hogar al que volver luego de su muerte.
B) PEREGRINO, porque está hablando del viaje de vuelta a casa de Agamenón
y Casandra después de la guerra de Troya.
C) VAGABUNDO, porque hace referencia a la manera en que el hijo de Agame-
nón andará hasta efectuar la venganza.
D) AVENTURERO, porque se refiere a la forma en que los hijos de Agamenón
viajarán buscando venganza.
E) POLIZÓN, porque el hijo de Agamenón tendrá que ocultarse hasta alcanzar
edad suficiente para efectuar la venganza.

22
38.- ¿Cuál es el sentido de la palabra PLEGARIA en el contexto del fragmento anterior?

A) INVOCACIÓN, porque se refiere a que Agamenón morirá, pero que volverá a


la vida.
B) SÚPLICA, porque hace referencia a la petición del padre a su hijo de vengar
su muerte.
C) ADORACIÓN, porque habla del amor y respeto que profesa Casandra por
Agamenón.
D) ORACIÓN, porque da cuenta de la petición que hace Casandra a todos los
dioses.
E) HERENCIA, porque se refiere a que el linaje de Agamenón llevará a cabo la
venganza.

39.- ¿Qué actitud del hablante es la que aparece destacada en negrita “No, si va a ser
así: pero ojalá no sea”?
A) Enunciativa.
B) Apelativa.
C) Desiderativa.
D) Dubitativa.
E) Exclamativa.

23
Texto 8
Fragmento de El gran teatro del mundo, obra escrita por Calderón de la Barca
(1600-1681).

RICO
Diga un cuento cada uno.
DISCRECIÓN
Será prolijo; mejor
será que cada uno diga
qué está en su imaginación.
REY
Viendo estoy mis imperios dilatados,
mi majestad, mi gloria, mi grandeza,
en cuya variedad naturaleza
perficionó de espacio sus cuidados.
Alcázares poseo levantados,
mi vasalla ha nacido la belleza.
La humildad de unos, de otros la riqueza,
triunfo son al arbitrio de los hados.
Para regir tan desigual, tan fuerte
monstruo de muchos cuellos, me concedan
los cielos atenciones más felices.
Ciencia me den con que a regir acierte,
que es imposible que domarse puedan
con un yugo no más tantas cervices.
MUNDO
Ciencia para gobernar
pide, como Salomón.
(Canta una voz triste dentro, a la parte que está la puerta del ataúd.)
VOZ
Rey de ese caduco imperio,
cese, cese tu ambición,
que en el teatro del mundo
ya tu papel se acabó.
REY
Que ya acabó mi papel
me dice una triste voz,
que me ha dejado al oírla
sin discurso ni razón.
Pues se acabó el papel, quiero
entrarme; mas ¿dónde voy?
Porque a la primera puerta,
donde mi cuna se vio,
no puedo, ¡ay de mí!, no puedo
retroceder. ¡Qué rigor!

24
¡No poder hacia la cuna
dar un paso!... ¡Todos son
hacia el sepulcro!... Que el río
que, brazo de mar, huyó,
vuelva a ser mar; que la fuente
que salió del río, ¡qué horror!,
vuelva a ser río; el arroyo,
que de la fuente corrió,
vuelva a ser fuente; y el hombre,
que de su centro salió,
vuelva a su centro, a no ser
lo que fue... ¡Qué confusión!
Si ya acabó mi papel,
supremo y divino Autor,
dad a mis yerros disculpa,
pues arrepentido estoy.
(Vase por la puerta del ataúd, y todos se han de ir por ella.)
MUNDO
Pidiendo perdón el Rey,
bien su papel acabó.
HERMOSURA
De en medio de sus vasallos,
de su pompa y de su honor,
faltó el Rey.
LABRADOR
No falte en mayo
el agua al campo en sazón,
que con buen año y sin rey
lo pasaremos mejor.
DISCRECIÓN
Con todo, es gran sentimiento.
HERMOSURA
Y notable confusión.
¿Qué haremos sin él?
RICO
Volver
a nuestra conversación.
Dinos, tú, lo que imaginas.
HERMOSURA
Aquesto imagino yo.
MUNDO
¡Qué presto se consolaron
los vivos de quien murió!
LABRADOR
Y más cuando el tal difunto

25
mucha hacienda les dejó.
HERMOSURA
Viendo estoy mi beldad hermosa y pura;
ni al rey envidio, ni sus triunfos quiero,
pues más ilustre imperio considero
que es el que mi belleza me asegura.
Porque si el rey avasallar procura
las vidas, yo, las almas; luego infiero
con causa que mi imperio es el primero,
pues que reina en las almas la hermosura.
Pequeño mundo la filosofía
llamó al hombre; si en él mi imperio fundo,
como el cielo lo tiene, como el suelo,
bien puede presumir la deidad mía
que el que al hombre llamó pequeño mundo,
llamará a la mujer pequeño cielo.
MUNDO
No se acuerda de Ezequiel
cuando dijo que trocó
la soberbia, a la hermosura,
en fealdad, la perfección.

(Calderón de la barca, 89-92)

40.- A partir del personaje Voz en este diálogo, ¿qué tópico literario se presenta?
A) Locus amoenus (lugar ameno)
B) Theatrum mundi (teatro del mundo)
C) Beatus Illes (elogio de la vida retirada)
D) Omnia mors aequat (la muerte iguala a todos)

41.- En su parlamento final, la hermosura presenta una actitud:


A) Colérica
B) Presumida
C) Melancólica
D) Beligerante

26
Texto 9

La muerte y la brújula (Fragmento)

El primer crimen ocurrió en el Hôtel du Nord, arribó el día tres de diciembre el


delegado de Podólsk al Tercer Congreso Talmúdico, doctor Marcelo Yarmolinsky.
Nunca sabremos si el Hôtel du Nord le agradó: Lo aceptó con la antigua resignación
que le había permitido tolerar tres años de guerra en los Cárpatos y tres mil años
de opresión y de pogroms. Le dieron un dormitorio en el piso R, frente a la suite
que, no sin esplendor, ocupaba el Tetrarca de Galilea. Yarmolinsky cenó, postergó
para el día siguiente el examen de la desconocida ciudad, ordenó en un placard sus
muchos libros y sus muy pocas prendas, y antes de medianoche apagó la luz.
El cuatro, a los 11 y 3 minutos A.M., lo llamó por teléfono un redactor de la
Yidische Zaitung; el doctor Yarmolinsky no respondió; Yacía no lejos de la puerta
que daba al corredor; una puñalada profunda le había partido el pecho. Un par de
horas después, en el mismo cuarto, entre periodistas, fotógrafos y gendarmes, el
comisario Treviranus y Lönnrot debatían con serenidad el problema.
—No hay que buscarle tres pies al gato —decía Treviranus, blandiendo un imperioso
cigarro—. Todos sabemos que el Tetrarca de Galilea posee los mejores zafiros del
mundo. Alguien, para robarlos, habrá penetrado aquí por error. Yarmolinsky se ha
levantado; el ladrón ha tenido que matarlo. ¿Qué le parece?
—Posible, pero no interesante —respondió Lönnrot—. Usted replicará que la reali-
dad no tiene la menor obligación de ser interesante. Yo le replicaré que la realidad
puede prescindir de esa obligación, pero no las hipótesis. He aquí un rabino muerto;
yo preferiría una explicación puramente rabínica, no los imaginarios percances de
un imaginario ladrón.
Treviranus repuso con mal humor: —No me interesan las explicaciones rabínicas;
me interesa la captura del hombre que apuñaló a este desconocido.
—No tan desconocido —corrigió Lönnrot —. Aquí están sus obras completas—.
Indicó en el placard una fila de altos volúmenes. El comisario los miró con temor,
casi con repulsión. Luego, se echó a reír.
—Soy un pobre cristiano —repuso—. Llévese todos esos mamotretos, si quiere; no
tengo tiempo que perder en supersticiones judías.
—Quizás este crimen pertenece a la historia de las supersticiones judías —murmuró
Lönnrot.
Nadie le contestó. Uno de los agentes había encontrado en la pequeña máquina de
escribir una hoja de papel con esta sentencia inconclusa.

27
Borges, J. (1944) La muerte y la brújula. Cuentos latinoamericanos
contemporáneos modernos. Disponible en:
https://www.literatura.us/borges/lamuerte.html

42.- ¿Cuáles de las siguientes expresiones muestran las creencias, prejuicios y estereoti-
pos presentes en el relato?
A) Soy un pobre cristiano —repuso—.Llévese todos esos mamotretos, si quiere;
no tengo tiempo que perder en supersticiones judías.
B) Una puñalada profunda le había partido el pecho.
C) Me interesa la captura del hombre que apuñaló a este desconocido.
D) Aquí están sus obras completas.
E) Un par de horas después, el comisario Treviranus y Lönnrot debatían con
serenidad el problema.

28
Texto 10

1. «En el escenario de una sala de fiestas, un letrero inmenso colgado del telón
de fondo reza: “LA CULTURA ES INMORTAL”. Se está homenajeando a una
gran dama de la ciudad. El Secretario de Cultura del municipio la condecora
y, acto seguido, una niña engalanada le entrega el tradicional ramo de flores.
Aplausos.
2. Banda de sonido
3. Se oye una música solemne y patriotera. . .
4. El Secretario: – ¡Guantanameros!, en cincuenta años, desparramando su arte
por los escenarios del mundo, Georgina Travieso no fue solo Georgina Travieso,
no, para muchos ella fue. . . Cecilia Valdés o Madame Butterfly o María la O,
o Luisa Fernanda. . .
5. (Una serie de planos campo/contracampo* nos deja adivinar que uno de los
músicos y la dama se conocen. . . )

6. En casa de Cándido (interior y patio)


7. Unas manos arrugadas instalan un disco en un gramófono antiguo.
8. Georgina: – Mírate joven en la glorieta. . .
9. Cándido: – Eh, eh, un pollo.
10. Georgina: – Me siento como si estuviera haciendo una travesura. Gina debe
estarme buscando por toda la fiesta. Y ya verás mañana lo que cuenta esa
chismosa.
11. (Brindan para celebrar el encuentro y se toman las copas de licor.)
12. Georgina: – ¡Ay! ¿Y esta niña? me parece haberla visto hace poco.
13. Cándido: – No tengo la menor idea de quién podrá ser. . .
14. Georgina: – Debe ser que ya ando mal de la cabeza.
15. Cándido: – Yo creo que tú. . . nunca anduviste muy bien de la cabeza.
16. Georgina: – ¡Qué jóvenes éramos entonces!
17. Cándido: – ¿Sabes que todavía guardo tu cinta azul?
18. Georgina: – ¿Mi cinta azul?
19. Cándido: – Te olvidaste. . . (Se levanta como para buscar algo) ¿No te acuerdas
de que cuando te fuiste me prometiste que volverías? Me dejaste en prenda la
cinta azul de las trenzas.
20. Georgina: – ¡Ay! Ahora me acuerdo: fuiste al andén a despedirme.

29
21. Cándido: – Llovía a cántaros.
22. Georgina: – No, Cándido, no llovía. Recuerdo que hacía un día precioso. . .
23. Cándido: – Sí que llovía.
24. Georgina: – ¡Nunca he vuelto a ver un sol tan hermoso como el de aquella
mañana!
25. Cándido: – Había un nublado tan grande que nunca pude saber cuándo ano-
checió.
26. Georgina: – ¿Anocheció? Pero si era al mediodía, Cándido. . .
27. Cándido: – ¡Era de noche, de noche!
28. Georgina: – Ja, ja, ja, ¿cómo de noche, muchacho, si el tren salía a la una de
la tarde?
29. (Aparece en la pantalla una mano erguida, victoriosa, mostrando la dichosa
cinta.)
30. Cándido: – ¡Aquí está! (Se interrumpe la discusión y ambos regresan al pasado
que evoca la cinta.)
31. Banda de sonido
32. Ya no suena la música, solo se oye el ruido del disco rayado. Cándido levanta
la aguja del tocadiscos para pasar a la canción siguiente: se oye “Yo soy como
el cisne blanco que cuando canta se muere. . . ”
33. Cándido: – ¡Qué jóvenes éramos entonces! Cuando me pongo sentimental
¿tú sabes lo que yo hago? (Va a sentarse sobre la cama) cierro los ojos y
me imagino cosas, (Georgina se acerca. . . ) ya estamos a la orilla del río, (y
se sienta a su lado) yo tengo veinte años, y tú dieciséis (Georgina le toca la
mano y cierra los ojos también).
34. Georgina: – Te veo precioso con tu traje azul.
35. Cándido: – Ahora te estás mojando la falda de tu vestido en las aguas del
río. . .
36. Georgina: – ¡Ay! ¡Qué fría está el agua!
37. Cándido: – Estás a punto de caer y yo. . .
38. Georgina: – ¡Ay! ¿Pero qué haces muchacho? ¡Nos va a ver mamá!
39. Banda de sonido
40. La música del disco desaparece progresivamente y se oyen, en off, unos violi-
nes. . .
41. Cándido: – Te amo, hace cincuenta años que te amo. . .
42. Georgina: – No vayas a abrir los ojos. . . Piensa que no ha pasado ni un día.
Quiero que estemos juntos hasta el final.

30
43. Cándido: – Cuando te volví a ver, por poco me echo a correr. Tenía miedo,
no sé, y sentí dolor aquí, en las mandíbulas. Pero ahora todo va a ser distinto,
no nos vamos a separar más nunca. ¿Verdad que sí?
44. (Al volverse Cándido hacia ella, la cabeza de la mujer, que estaba apoyada
sobre su hombro, resbala y cae como un peso muerto.)
45. Cándido: – ¡Yoyita!
46. Cándido acomoda el cuerpo sin vida que, al caer sobre la cama, hace saltar
la aguja del tocadiscos:
47. Banda de sonido
48. . . . y se oye de nuevo el disco rayado: “cuando canta se muere /se muere. . . ”».

Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabio, Muerta de amor (Secuencia fílmica),
película Guantanamera, 1995 (fragmento).

VOCABULARIO
*Campo/contracampo: Técnica de cambio de posición del enfoque de la cámara
sobre el personaje: de frente (campo) a de espaldas (contracampo). Se usa en los
diálogos de dos personajes.
43.-
“Georgina Travieso no fue solo Georgina Travieso, no, para muchos
ella fue. . . Cecilia Valdés o Madame Butterfly o María la O, o Luisa
Fernanda. . . ”

En el contexto del cuarto párrafo, ¿con qué propósito discursivo el Secretario


pronuncia el segmento anterior?
DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión Lectora

A) Comparar a Georgina Travieso con personajes de obras musicales que inter-


pretó.
B) Citar a una serie de personajes de obras musicales admiradas por Georgina
Travieso.
C) Enumerar a personajes de obras musicales que representó Georgina Travieso.
D) Destacar a personajes de obras musicales que influyeron en la carrera de Geor-
gina Travieso.
E) Caracterizar a personajes de obras musicales preferidas de Georgina Travieso.

31
44.- ¿Cuál es el tema de la discusión que se produce entre los personajes Cándido y
Georgina?

DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión Lectora

A) El propósito del viaje realizado por Georgina.


B) El contenido de la promesa que ambos pactan.
C) Las causas que explican la separación de los personajes.
D) La existencia de un objeto dejado como “prenda”.
E) Las particularidades del día en que Georgina viaja.

“Cándido: – (. . . ) Pero ahora todo va a ser distinto, no nos vamos


45.-
a separar más nunca. ¿Verdad que sí?”

En el contexto del párrafo cuarenta y tres, ¿qué actitud manifiesta Cándido en el


segmento anterior?

DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión


Lectora.

A) Dubitativa
B) Alegre
C) Indecisa
D) Optimista
E) Incrédula

46.- ¿Qué imaginan Cándido y Georgina cuando escuchan la canción “Yo soy como el
cisne. . . ”?
DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión Lectora

A) La despedida en la estación de tren.


B) Una accidental caída durante un paseo.
C) La ejecución de una promesa antes pactada.
D) Un encuentro en la orilla de un río.
E) Un cerrar de ojos mientras se toman la mano.

32
47.- MOSTRANDO
DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión Lectora

A) exhibiendo
B) revelando
C) luciendo
D) exponiendo
E) descubriendo

48.-
Georgina: – Mírate joven en la glorieta. . .
Cándido: – Eh, eh, un pollo.

La expresión subrayada tiene el sentido de


DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión Lectora

A) un muchacho incapaz de tomar decisiones.


B) un hombre sin carácter.
C) un joven inconsciente.
D) un hombre sin muchos talentos.
E) un muchacho sin experiencia.

49.- ¿Cuál de los siguientes personajes del fragmento es calificado como “chismoso”?

DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión Lectora

A) Gina
B) Georgina
C) Cándido
D) La madre de Georgina
E) El Secretario de Cultura

33
50.- GUARDO
DEMRE / Universidad de Chile (2020). Modelo de Prueba de Comprensión Lectora

A) preservo
B) protejo
C) resguardo
D) conservo
E) reservo

34
Texto 11

El loco y la triste
(fragmento adaptado)

Eva: Por eso soy tan debilucha por dentro. Por dentro soy como esos pájaros, que
les pegan un peñascazo y quedan arrinconaditos.
Huinca: ¿Se te está despertando la madre conmigo, vieja degenerada?
Eva: ¿Sabís que te agarré lástima Huinca?... Tu taita también era curado.
Huinca: No, enamorado sí, pero no borracho.
Eva: ¿Y tu mamá?
Huinca: (Pensativo) ¿Mi mamá?... No, mi mamá lo único que hacía era esperar a
mi taita. Él se iba... siempre se estaba yendo.
Eva: ¿Para dónde?
Huinca: No sé, los caminos era el agua y el pan de una sed que no se le acababa nunca.
(Comienza a poner nuevamente las guirnaldas) Tenía un camión... De eso es lo que
más me acuerdo, porque parece que nací en la cabina. Era un camión grande, a
petróleo. Y parece que estaba enfermo de los pulmones... ¿Por qué no venís a ayu-
darme aquí?
Eva: (Yendo) ¿Quién estaba enfermo de los pulmones? ¿Tu taita?
Huinca: No, el camión. Cuando andaba más de tres horas seguidas se ponía a toser
como condenado y echaba humo por todas partes. Los veían como a diez kilómetros
de distancia cuando íbamos llegando. Ahí vivíamos.
Eva: En el camión...
Huinca: Claro. (Pausa) Mi taita era una mala persona. (Pausa) Pero a lo mejor
no era una mala persona. Ya, anda a hacer tus cosas nomás.
Eva: (Poniéndose a abrir el tarro con un clavo) ¿Le teníai mala?
Huinca: Algunas veces, pero casi siempre lo quería. Nunca nos detuvimos en nin-
guna parte, siempre andábamos en el camión, para un lado y para otro, invierno y
verano, día y noche...
Eva: Igual que los gitanos.
Huinca: Igual que los perros, lo malo era que no éramos perros.
Eva: ¿Y en qué trabajaba tu taita, entonces, si andaban para arriba y para abajo?
Huinca: Era mecánico, trabajaba en los fundos, arreglando cualquier máquina que
le pasaran.
Eva: ¿Y por qué no aprendiste ese trabajo?
Huinca: Chist, ¿iríamos a querer aprender? Mi mamá nos decía a cada rato pri-
mero de ustedes que pille tomando una llave, le corto las manos de raíz». Le tenía
pura bronca al camión. Ella quería lo que quieren todas las mujeres: detenerse en
alguna parte, tener una casucha segura, criar hijos y costumbres, echar raíces, pero
lo más que alcanzábamos a estar en algún lugar eran dos o tres meses, y vuelta a
subir al camión.

35
Eva: Entonces por eso saliste tan patas de perro, tu taita te pegó el espíritu santo.
Huinca: Y eso que me bajé del camión cuando tenía doce años. Me bajé porque me
entró a dar mucha pena mi mamá, que siempre lloraba en las noches. Pero ¿sabís?,
cuando me bajé me encontré con tanto espacio por delante, por detrás y por todos
lados, que me puse andar y no paré más, ¿es grande el mundo, ah?

Autor: Juan Radrigán

51.- ¿Cuál es el tema principal del fragmento?


A) La infancia de Huinca.
B) La relación entre Huinca y Eva.
C) Adornar la casa de Huinca y Eva.
D) La miseria de la familia de Huinca.
E) La importancia del camión para Huinca.

52.- BRONCA:
A) Riña
B) Odio
C) Jaleo
D) Disputa
E) Alboroto

53.- ¿Qué función cumplen las muletillas y modismos chilenos en el fragmento?


A) Indicar el origen marginal de los personajes.
B) Mostrar la historia de los marginados del país.
C) Ayudar a configurar la clase social más numerosa de Chile.
D) Englobar este texto dramático dentro de la literatura chilena.
E) Permitir que los lectores chilenos se sientan más cómodos con la lectura.

54.- Sobre los personajes del fragmento, es posible afirmar que:


A) cuentan sus historias de vida.
B) representan la marginalidad de los desclasados chilenos.
C) problematizan las relaciones parentales con poco amor.
D) revelan las emociones de un hombre violentado en su infancia.
E) ejemplifican lo que ocurría en Chile durante la segunda mitad del siglo XX.

36
55.- ¿A qué se refiere Huinca al decir “los caminos era el agua y el pan de una sed que
no se le acababa nunca”?
A) El padre condenó a su familia a una vida de miseria y hambre.
B) La madre se encargaba de que sus hijos al menos tuviesen un pan al día.
C) El padre no podía dejar de andar para todas partes debido a que le era una
necesidad vital.
D) La madre se preocupaba de que los caminos que transitaban en el camión no
estuviesen inundados.
E) El padre dejaba deudas por comida en todos los pueblos que visitaban y por
eso viajaban constantemente.

56.- ¿Por qué Huinca corrige a Eva al decirle que no eran gitanos, sino perros?
A) Busca comparar su vida con la de los grupos gitanos nómadas.
B) Desea llevarle la contra a Eva, pues ella creía saber más que él mismo sobre
su vida.
C) Considera que su vida fue más beneficiosa que la de los perros, pero no más
que la de los gitanos.
D) Quiere recalcar que ellos ni siquiera tenían carpa, sino solo el camión que
funcionaba como casucha.
E) Desea destacar que ni siquiera eran tratados como humanos por su padre, sino
como animales.

37
Texto 12

STELLA: Te he dicho que lo quiero.


BLANCHE (dando un paso hacia la derecha): Entonces, ¡tiemblo por ti! Simple-
mente. . . , ¡tiemblo por ti!
STELLA (va hacia la butaca, se sienta y pone a su alcance sobre el mueble el frasco
con el esmalte para uñas): ¡No puedo evitar que tiembles si te empeñas en temblar!
(Pausa. Se oye el silbato y el bramido de un tren que se acerca.)
BLANCHE (se acerca): ¿Puedo. . . hablar. . . claramente?
STELLA: Sí, habla. Con toda la claridad que quieras.
Guardan silencio mientras pasa rugiendo el tren. Blanche se queda de pie junto a la
cama, tapándose los oídos, el rostro vuelto hacia el armario, huyendo del estruendo.
Al amparo del ruido del tren, Stanley entra por la derecha en la sala. Trae una
lata de aceite y está cubierto de grasa. Franquea el umbral, se queda parado junto
a la puerta, cerca del refrigerador, sin ser visto por Blanche y Stella, pero visible
para el público, y escucha la conversación de ambas mujeres.
BLANCHE: Pues bien. . . Perdóname, pero. . . ¡Stanley es vulgar!
STELLA: Supongo que sí.
BLANCHE: ¡Lo supones! ¡No puedes haber olvidado nuestra educación, Stella,
hasta el punto de suponer siquiera que tiene algo propio de un caballero! ¡Ni una
partícula, no! ¡Oh, si solo fuese al menos ordinario! (Stanley se yergue y escucha.) Si
solo fuese. . . común. . . , pero íntegro y bueno. . . No. . . ¡Hay en él algo francamen-
te. . . bestial! Supongo que me odiarás por haberte dicho esto. . . ¿verdad?
(Va hacia la izquierda.)
STELLA (con frialdad): Vamos, dilo todo, Blanche.
BLANCHE (adelantándose más hacia la izquierda): ¡Stanley actúa como un ani-
mal, tiene los hábitos de un animal! ¡Come como un animal, se mueve como un
animal, habla como un animal! ¡Hasta hay en él algo de. . . subhumano. . . ! ¡Algo
que no ha llegado aún a la etapa humana! Sí. . . ¡Tiene algo de simiesco, como esas
láminas que he visto en. . . los estudios antropológicos! Miles y miles de años han
pasado de largo a su lado y ahí lo tienes. Stanley Kowalski. . . ¡el sobreviviente de
la Edad de Piedra! ¡Ahí lo tienes, llevando a su casa la carne cruda de la presa que
acaba de matar en la selva! Y tú. . . tú estás aquí. . . ¡esperándolo! ¡Quizá te golpee,
o tal vez gruña y te bese! ¡Eso, si se han descubierto ya los besos! (Avanza a primer
término.) ¡Anochece, y los demás gorilas se reúnen! ¡Ahí, delante de la caverna,
todos están gruñendo como él, bebiendo y mordiendo y moviéndose con pesada
torpeza! ¡Su partida de póquer! ¡Así llamas tú a esa. . . fiesta de gorilas! Alguien
gruñe. . . Uno de esos animales intenta apoderarse de algo. . . ¡y ya empezó la gresca!
¡Dios mío! Puede ser que distemos mucho de estar hechos a la imagen de Dios,
pero, Stella. . . (Se sienta junto a Stella y la rodea con el brazo.) Hermana mía. . . ¡se
han hecho algunos progresos desde entonces! ¡Ya han aparecido en el mundo cosas
como el arte. . . como la poesía y la música! ¡En algunas personas han empezado a

38
nacer sentimientos más tiernos! ¡Tenemos que acrecentarlos! ¡Y aferrarnos a ellos,
y retenerlos como nuestra bandera! En esta oscura marcha hacia lo que está cada
vez más próximo. . . ¡No te quedes atrás. . . no te quedes atrás con los brutos!
Stanley vacila, pasándose la lengua por los labios. Cierra con estrépito la puerta de
la calle y abre el refrigerador. Blanche retrocede, sobresaltada.
STANLEY: ¡Eh! ¡Oye, Stella!
(Saca del refrigerador una botella de cerveza y la abre. Hay una pausa y ambas
hermanas intercambian una larga mirada.)
STELLA (que ha escuchado con aire grave a Blanche): ¡Sí, Stanley!
BLANCHE (murmura, con aire agitado): ¡Stella!
(Trata de retener a su hermana, que se levanta y va hacia la puerta que separa las
habitaciones y descorre las cortinas.)
STANLEY: Hola, Stella. ¿Ha vuelto Blanche?
STELLA (regresando al dormitorio y mirando a Blanche): Sí, ha vuelto.
(Blanche se levanta, va hacia la puerta que separa las habitaciones, arrimándose a
la columna. Está entre Stanley y Stella y mira con aprensión a aquél.)
STANLEY: Hola, Blanche.
(Ha dado un par de pasos hacia el centro y le sonríe a su cuñada.)

Fuente: Un tranvía llamado deseo, Tennessee Williams (Fragmento).

57.- Del texto, se concluye que el motivo por el cual Blanche retrocede sobresaltada en
el relato es:
A) el susto que le provoca Stanley por su violenta y hostil forma de ser.
B) la sensación de culpa que le causa haber hablado mal de otra persona.
C) el malestar que le provoca la respuesta de su hermana sobre su relación.
D) el miedo de ser descubierta por Stanley debido a que estaba hablando de él.

58.- Blanche habla de las fiestas de gorilas para referirse a


A) las peleas que tienen hombres como Stanley.
B) las partidas de póquer a las que asiste Stanley.
C) el sentimiento de inseguridad que provoca Stanley.
D) los malos hábitos y la falta de educación de Stanley.

59.- ¿Qué característica define a Stella?


A) Elegante
B) Ignorante
C) Descuidada
D) Apasionada

39
60.- Del texto se puede inferir que Blanche es una mujer
A) amable con sus semejantes.
B) con una buena educación.
C) con problemas de agresividad.
D) que se ama a sí misma.

61.- ¿Cuál es el conflicto del fragmento leído?


A) El temor de Blanche de ser odiada por Stella.
B) La culpa de Stella por estar enamorada de Stanley.
C) La falta de criterio con que Blanche increpa a su hermana.
D) El rechazo de Blanche por la relación de su hermana con Stanley.

62.- ÍNTEGRO
A) Atento
B) Sencillo
C) Honesto
D) Aplicado

63.- ¿Cuál es el sentido de la palabra AMPARO en el contexto del fragmento leído?


A) CAMBIO, porque Stanley entra tras el ruido provocado por el estruendo del
tren.
B) MOMENTO, porque al mismo tiempo que Stanley entra se oye el estruendo
del tren.
C) CUIDADO, porque Stanley entra sin ser escuchado por el ruido provocado
por el tren.
D) CONTRASTE, porque el ruido del tren es comparado con la entrada de Stan-
ley en la sala.

40
Texto 13

Fragmento de Las Bacantes, compuesta por Eurípides (480 a. C. - Pella, 406 a. C)

A esta tierra tebana he venido yo, Dionisio, hijo de Zeus, a quien Sémele, hija
de Cadmo, dio a luz en otro tiempo, ayudándola en su parto el rayo del cielo; de
dios hecho hombre, me hallo ahora junto a la fuente de Dirce y las aguas del Ismeno.
Y veo, inmediato a este palacio el sepulcro de mi madre, herida por el rayo, y las
ruinas de su regia morada, cuyo humo anuncia la llama viva del divino fuego y el
odio perpetuo de Hera. Pero alabo a Cadmo, que ha hecho inaccesible este lugar
sagrado, convirtiéndolo en santuario de su hija, y yo le doy sombra por todas partes
con los frondosos racimos de la vid.

Y dejando los campos de los Lidios, ricos en oro, las abrigadas llanuras de los
Frigios y los Persas, las ciudades de los Bactrianos, y después de recorrer el país
de los Medos, de áspero cielo, la Arabia feliz y toda el Asia, que yace junto al mar
salado, en donde se ven ciudades populosas y bien defendidas por torres, habitadas
a un tiempo por helenos y bárbaros, me he acercado primero a esta ciudad hele-
na después de establecer allí mi culto y mis fiestas, para que los hombres me adoren.

Tebas es la primera ciudad en tierra helénica que ha acudido a mi llamamien-


to, dando alaridos, cubiertos sus habitantes con una piel de ciervo y llevando en sus
manos el tirso, dardo adornado de hiedra, porque las hermanas de mi madre, por
su interés particular, negaban que yo, Dionisio, fuese hijo de Zeus, y afirmaban que
Sémele me había concebido de algún mortal, atribuyendo a Zeus la falta a instiga-
ción de Cadmo, y que por eso repetían que el rey de los dioses le había dado muerte,
alegando falsamente que la amase. Así es que yo, inspirándoles mis furores, las he
obligado a abandonar su residencia, y delirantes habitan en el monte, adornadas
con mis sagradas insignias; a todas las mujeres de los cadmeos, ya adultas, víctimas
de mis furores, he arrebatado de sus casas, y mezcladas con las hijas de Cadmo, se
hallan a la intemperie en las alturas bajo los verdes abetos.

Conviene que esta ciudad, aunque no quiera, reconozca que ignora mis misterios,
que defiendo a mi madre Sémele, y que, como dios, me he aparecido a los mortales
después de engendrarme Zeus. Cadmo hizo heredero de su dignidad y de su imperio
a Penteo, hijo de su hija, que rechaza mi culto y me niega las libaciones y no se
acuerda de mí en sus preces.

Yo le probaré, pues, y a todos los tebanos, que soy dios. A otra región, funda-
do aquí mi culto, pasaré después, en donde haré lo mismo. Y si la ciudad do los
tebanos, enfurecida, quiere obligar a las bacantes a abandonar el monte, daré la
batalla al frente de las ménades. Con este objeto he trocado en humana mi divina
naturaleza, revistiendo la forma mortal. Así, ¡oh mujeres!, mis amigas, que dejasteis
el Tmolo, baluarte de Lidia, y desde las naciones bárbaras habéis sido mis compa-

41
ñeras y auxiliares en tan larga peregrinación, levantad los tímpanos usados entre
los Frigios, invención mía y de la madre Eea, y encaminándoos al regio palacio de
Penteo, tocad a vista y presencia de la ciudad de Cadmo. Yo danzaré también en
los coros de las bacantes, dirigiéndome ahora a las alturas del Citerón, en donde se
hallan.

[Texto adaptado de la traducción realizada por Eduardo de Mier (1865) y publicada


por la Universidad Nacional Autónoma de México en 1921]

64.- Dionisio castiga a sus tías al


A) Arrebatarles la figura humana
B) Arrebatarles la felicidad
C) Arrebatarles la razón
D) Arrebatarles la vida

65.- Sémele murió


A) Fulminada por un rayo
B) Adolorida por el parto
C) Herida por un dardo de hiedra
D) Enloquecida por inventar falsas bodas

42
43

También podría gustarte