Está en la página 1de 5

HISTORIAS CLINICAS EN COLOMBIA

La historia clínica se origina con el primer episodio de enfermedad o control de


salud en el que se atiende al paciente, ya sea en el hospital o en el centro de
atención primaria, o en un consultorio médico.

La información contenida en la historia clínica puede obtenerse siguiendo el


método clínico, orden de trabajo semiológico, por diferentes vías que son:

 La anamnesis es la información surgida de la entrevista clínica


proporcionada por el propio paciente (o familiar, en el caso de menores de
edad, alteraciones de la conciencia del propio paciente, o del responsable
del animal en el caso de los veterinarios)
 Exploración física o examen físico: a través de la inspección, palpación,
percusión y auscultación del paciente deben registrarse: peso, talla, índice
de masa corporal y signos vitales.
 Exploración complementaria (pruebas o exámenes complementarios) de
laboratorio, diagnóstico por imágenes y pruebas especiales realizados en el
paciente;
 Diagnósticos presuntivos: basados en la información extraída del
interrogatorio y exploración física, calificados de presuntivos ya que están
sujetos a resultados de laboratorio o pruebas de gabinete (estudios de
imagen), así como a la propia evolución natural de la enfermedad;
 Juicios de valor que el propio médico extrae o de documentos que él
elabora para fundamentar un diagnóstico, prescribir el tratamiento y,
finalmente, dejar constancia del curso de la enfermedad;
 Tratamiento instaurado.

Los diferentes modelos de historia clínica son:

 la cronológica: la tradicionalmente usada en los hospitales;


 la orientada por problemas de salud, manejada sobre todo en atención
primaria y descrita por el doctor Lawrence L. Weed en 1968
 la protocolizada: con preguntas cerradas, se utiliza para el seguimiento de
enfermedades muy concretas; se usa en unidades especializadas.

Básicamente en la actualidad la historia clínica tiene dos tipos de soportes:

 Papel: una serie de formularios que se ordenan en una carpeta. Puede ser
individual o familiar.
 Electrónico: es la denominada historia clínica electrónica almacenada en
ordenadores mediante la utilización de programas informáticos.
De esta forma, todo el personal que trata con los datos de carácter personal de los
pacientes (ficheros de cualquier tipo) o que mantiene relación laboral con ellos, y
por tanto tiene acceso a información confidencial está obligado a mantener el
secreto de la información conocida. No solo está obligado por el Código
Deontológico de su profesión (en el caso de los médicos y enfermeras), sino
también por la legislación en materia de protección de datos y por la legislación
penal.

El secreto profesional alcanza a los facultativos, psicólogos, enfermería,


fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, auxiliares de enfermería, podólogos,
celadores y personal administrativo, así como al personal auxiliar del hospital.

El mantenimiento de la confidencialidad y privacidad de los pacientes implica


primeramente a la historia clínica, que debe estar custodiada de forma adecuada,
permaneciendo accesible únicamente al personal autorizado.

Sin embargo, los preceptos de privacidad deben ser observados en todos los
campos de la vida hospitalaria: la privacidad en el momento de la realización de la
anamnesis y de la exploración física, la privacidad en el momento de la
información a los familiares, las conversaciones entre sanitarios en los pasillos, el
mantenimiento de la reserva adecuada de los datos de los pacientes en los
controles de enfermería de las plantas de hospitalización (tablones, pizarras), las
conversaciones telefónicas, los interfonos abiertos.

NORMATIVIDAD VIGENTE

 Resolución Nº 1995 de 1999: Por la cual se establecen normas para el


manejo de la Historia Clínica.
 Resolución 3891 de 1982 – Como diligenciar la Historia Clínica
 Ley 23 de 1981 – Código de ética
 Acuerdos 07 de 1994, 11 de 1996 y 05 de 1997 - Archivo General de la
Nación.
 Circular 2 de 1997 - Archivo General de la Nación
 SUH criterios Registros Clínicos
 SUA, estándares de Gerencia de la Información y de atención al cliente
 Decreto 2200 de 2005 (Ver Capitulo IV): Por el cual se reglamenta el
servicio farmacéutico y se dictan otras disposiciones. Prescripción de
Medicamentos. (Ver Capitulo IV)
 De acuerdo a la resolución 839 de 2017 se establece el manejo, custodia,
tiempo de retención, conservación y disposición final de los expedientes de
las historias clínicas, así como reglamenta el procedimiento que deben
adelantar las entidades del SGSSS-, para el manejo de estas en caso de
liquidación, a las entidades con regímenes especiales y de excepción y
demás personas naturales o jurídicas, que se relacionan con la atención en
salud. Así mismo, se aplicará a las entidades pertenecientes al SGSSS que
se encuentren en proceso de liquidación o se liquiden con posterioridad a la
entrada en vigencia de la presente resolución, a los profesionales
independientes que decidan no continuar con la prestación del servicio de
salud y a los mandatarios y Patrimonios Autónomos de Remanentes que
hayan recibido y tengan bajo su custodia historias clínicas como
consecuencia de procesos de liquidación o cierre definitivo de servicios de
salud.

IMPORTANCIA DE LA CUSTODIA DOCUMENTAL DE LA HISTORIA CLINICA

La historia clínica debe retenerse y conservarse por el responsable de su custodia,


por un periodo mínimo de quince (15) años, contados a partir de la fecha de la
última atención. Los cinco (5) primeros años dicha retención y conservación se
hará en el archivo de gestión y los diez (10) años siguientes en el archivo central.
Para las historias clínicas de víctimas de violaciones de derechos humanos o
infracciones graves al Derecho Internacional Humanitario, los términos de
retención y conservación documental se duplicarán. Si al momento de tener en
custodia una historia clínica, esta llegare a formar parte de un proceso relacionado
con delitos de lesa humanidad, la conservación será permanente, lo cual deberá
garantizar la entidad a cuyo cargo se encuentre la custodia, utilizando para tal fin
los medios que considere necesarios.

Cumplidos dichos términos, con miras a propender por la entrega de la historia


clínica al usuario, su representante legal o apoderado responsable de su custodia,
de forma previa al proceso de disposición final de que trata el artículo siguiente, se
publicarán como mínimo dos (2) avisos en un diario de amplia circulación nacional,
definidos por la entidad responsable de dicha publicación, con un intervalo de
ocho (8) días entre el primer aviso y el segundo, en los que indicará el plazo y las
condiciones para la citada entrega, plazo que podrá extenderse hasta por dos (2)
meses más, contados a partir de la publicación del último aviso.

Las entidades pertenecientes al SGSSS que se encuentren en proceso de


liquidación o se liquiden con posterioridad a la entrada en vigencia de la presente
resolución 839/2017 y las entidades, los mandatos y Patrimonios Autónomos de
Remanentes que como consecuencia de procesos de liquidación o cierre definitivo
de servicios, hayan recibido y tengan bajo su custodia historias clínicas, deberán:
 Identificar cada una de las historias clínicas a eliminar, de lo cual levantarán
un acta denominada "acta de eliminación", indicando la fecha y el número
de expedientes a eliminar, que será firmada por el liquidador, el
representante legal de la entidad que haya recibido las historias clínicas o
quien éste delegue, por el mandatario o por el vocero del Patrimonio
Autónomo de Remanentes, según corresponda. Dicha acta, adicionalmente
deberá contener el señalamiento expreso de que se ha cumplido con los
tiempos de retención y conservación establecidos en el artículo 3 de esta
resolución 839/2017, a la cual deberá anexarse el acta que contenga el
análisis sobre el valor secundario de las historias clínicas.
 Elaborar el inventario documental, de conformidad con el Formato Único de
Inventario Documental y su instructivo, reglamentado por el Archivo General
de la Nación, que deberán publicar en medio de amplia difusión o en su
página de internet.
 La eliminación de historias clínicas deberá estar respaldada en las tablas de
retención documental o las tablas de valoración documental. Este último
instrumento archivístico se elaborará y aplicará cuando posean fondos
documentales acumulados, todo acorde a la debida sustentación técnica,
legal o administrativa, consignada en los correspondientes conceptos
técnicos.
Tratándose de entidades que recibieron historias clínicas como
consecuencia del cierre de un proceso de liquidación y que no dispongan
de tablas de retención documental y/o tabla de valoración documental,
deberán elaborarlas, aprobarlas y obtener convalidación conforme a la
normatividad expedida por el Archivo General de la Nación.

La disposición final y la consecuente eliminación de historias clínicas, procederá


por parte del responsable de su custodia, siempre que concurran las siguientes
condiciones:

 Que se haya cumplido el tiempo de retención y conservación documental.


 Que se haya adelantado el procedimiento de publicación a que refiere el
artículo 3 de la presente resolución 839/2017, salvo lo previsto para las
entidades a que refiere el parágrafo de dicho artículo.
 Que se haya adelantado la valoración correspondiente, orientada a
determinar si la información contenida en las historias a eliminar posee o no
valor secundario (científico, histórico o cultural), en los términos
establecidos por el Archivo General de la Nación, de lo cual se dejará
constancia en un acta, que será firmada por el representante legal de la
entidad y por el revisor fiscal cuando a ello haya lugar, acompañada del
respectivo inventario en el que se identifique la valoración realizada a cada
una de aquellas. En el caso de profesionales independientes, una vez
realizado el proceso de valoración, el acta será suscrita únicamente por
dicho profesional.

IMPLICACIONES LEGALES DE LA NO APLICACIÓN DE LA NORMA

El uso, manejo, recolección, tratamiento de la información y disposición final de las


historias clínicas, deberá observar lo correspondiente a la protección de datos
personales, de que trata la Ley 1581 de 2012, sus normas reglamentarias y las
disposiciones que las modifiquen o sustituyan.

Las personas naturales o jurídicas que pese a no tener la calidad de prestadores


de servicios de salud, contraten profesionales de la salud para prestar servicios en
sus sedes e instalaciones y que como tal, custodien y conserven expedientes de
historias clínicas, se sujetarán a lo dispuesto en la presente resolución 839/2017.

Los prestadores de servicios de salud y demás destinatarios que incumplan lo


establecido en esta resolución 839/2017, incurrirán en las sanciones aplicables de
conformidad con las disposiciones legales vigentes.