Está en la página 1de 7

La célula del organismo humano como eucariota animal Todas las células

del cuerpo humano están formadas por células eucariotas ya que, cuentan con núcleo
definido, limitado por una envoltura nuclear que posee el material genético (ADN).

Las mismas presentan un citoplasma con mitocondrias, vacuolas, retículo endoplasmático


liso y rugoso, y posee adicionalmente una membrana citoplasmática compuesta por una
bicapa lipídica que limita la célula y mantiene el equilibrio interno y externo.

Estructura de la célula animal eucariota


La célula animal eucariota, presenta una estructura compuesta por diferentes orgánulos,
cada uno de los cuales posee una función definida. Sus partes son:
La membrana citoplasmática
La membrana citoplasmática, como la mayoría de las membranas celulares, es una cubierta
molecular asimétrica que delimita externamente a todas las células. Su estructura básica es
una bicapa lipídica a la que se asocian proteínas, con una disposición no regular, y en
ocasiones carbohidratos; esta disposición de las moléculas en la membrana es móvil y les
permite ser reordenadas en dependencia de su desempeño.

Estructura
La membrana citoplasmática está formada por una capa bimolecular de lípidos, con
proteínas embebidas en esta y carbohidratos asociados a los lípidos y proteínas Presentan
poros funcionales los cuales se abren o cierran según los requerimientos de las células.
Tiene forma asimétrica y es muy dinámica.

Función de la membrana citoplasmática


La función de esta membrana es ser una barrera, selectivamente permeable, entre la célula
y su ambiente, para ello presenta una diferenciación en su composición química interna y
externa, lo que provoca que su interior esté cargado negativamente con respecto al exterior
que se carga positivamente, este contraste crea el llamado potencial de membrana que,
como se analizará en estudios posteriores, juega un papel fundamental en la actividad
celular. El intercambio a través de la membrana citoplasmática con el medio puede llevarse
a cabo por simple difusión (transporte pasivo) a favor del gradiente de concentración o en
contra de este, selectivamente, con gasto de energía celular (transporte activo). Este
intercambio implica movimiento molecular, es decir entrada de sustancias necesarias a la
célula para realizar sus funciones vitales y salidas de otras indeseables. También, esta
membrana puede incorporar porciones del medio externo a través de partes de ella,
capaces de envolverlas, proceso conocido como endocitosis y, después de ser digeridas en
el interior celular, por unos organelos conocidos como lisosomas, expulsar los restos al
exterior por un proceso inverso, conocido como exocitosis. En la cara exterior de la
membrana se presentan sitios específicos, asociados a las proteínas, conocidos como
receptores moleculares que son responsables, entre otros, del reconocimiento hormonal y la
respuesta inmunológica del organismo. La membrana también desempeña funciones
importantes en la relación con las células que la rodean.

La matriz citoplasmática es una masa indiferenciada, transparente y semilíquida,


relacionada con el nucleoplasma a través de poros. La encontramos comprendida entre la
membrana plasmática y el núcleo. En las células eucariotas la encontramos dividida
en subcompartimentos rodeados de membrana funcionalmente distintos mientras que
en procariotas consta de un único compartimento rodeado por la membrana plasmática. El
citoplasma está compuesto por el citosol y los orgánulos. En el microscopio óptico
tiene una apariencia homogénea, con algunas inclusiones lipídicas, mientras que en el
microscopio electrónico parece granular y fibroso. El aspecto granular se lo dan los
orgánulos que quedan suspendidos en el citosol, i el aspecto fibroso los elementos
proteicos (citoesqueleto).
Inclusión citoplasmática
la inclusión citoplasmática es cualquier tipo de sustancia inerte que puede o no estar en la
célula, dependiendo del tipo de esta.
En las inclusiones son almacenados nutrientes, productos de excreción, y gránulos de
pigmento.
Estas inclusiones pueden estar rodeadas de enzimas destinadas a la síntesis de
macromoléculas a partir de ellas o la degradación, un ejemplo es el glucógeno que puede
estar rodeado de la glucógeno sintasa o de la glucógeno fosforilasa. Ejemplos de
inclusiones son los gránulos de glucógeno en el hígado y en las células de los músculos,
gotas de lípidos que contienen las células de grasa, gránulos de pigmentos en ciertas
células de la piel y el pelo, agua que contienen las vacuolas, y cristales de varios tipos
celulares epiteliales

ORGÁNULAS CITOPLASMÁTICAS

Se denominan orgánulos llamados organelas, organelos o mejor elementos celulares, a las


diferentes estructuras suspendidas en el citoplasma de una célula eucariota, que tienen una
forma y unas funciones especializadas bien definidas y diferenciadas. La célula procariota
normalmente carece de orgánulos.

'
organización morfofuncional del citoplasma

La lectura : es el proceso de comprensión de algún tipo de información o


ideas almacenadas en un soporte y transmitidas mediante algún tipo de
código, usualmente un lenguaje, que puede ser visual o táctil (por ejemplo, el
sistema braille). Otros tipos de lectura pueden no estar basados en el
lenguaje tales como la notación o los pictogramas.También se le puede dar el
significado como una de las habilidades humanas para descifrar letras o
cualquier otro idioma que esté o no inventado por el ser humano.

1. Lectura oral
Conocemos como lectura oral o vocal a aquel tipo de lectura en el que el
sujeto exterioriza mediante la voz aquello que es leído. Dicho de otra forma,
la lectura oral es aquella que hacemos cuando leemos en voz alta.

Es habitual que se use cuando se le lee algo a otra persona o cuando


pretendemos utilizar el sonido como pista memorística o como método para
poder concentrarse en el contenido de la lectura aún en condiciones poco
óptimas.
2. Lectura subvocal o silenciosa
3. Lectura rápida
4. Lectura secuencial
5. Lectura intensiva
6. Lectura involuntaria o inconsciente
7. Lectura mecánica
8. Lectura comprensiva o receptiva
9. Lectura selectiva
10. Lectura reflexiva:
La lectura reflexiva se caracteriza por el hecho de que a través de la lectura
del texto la persona que lo lee sea capaz no solo de extraer conclusiones y
valorar la adecuación del texto, sino que también le puede permitir pensar y
reflexionar respecto a sus propios conocimientos, carencias y fortalezas más
allá de lo que se pueda llegar a extraer y valorar del propio material.
11. Lectura literal
Este tipo de lectura se caracteriza por el hecho de que la información extraída
del texto se procesa sin realizar ningún tipo de inferencia, de manera que solo
se tiene en cuenta lo que significan directamente las palabras escritas. No se
valora la posible existencia de dobles sentidos o interpretaciones diferentes
más allá de lo que el mensaje quiere decir de manera explícita.
12. Lectura inferencial
13. Lectura crítica
14. Lectura informativa
15. Lectura recreativa
16. Lectura científica
17. Lectura fonética
18. Lectura musical
19. Lectura braille
20. Lectura pictográfica

¿QUÉ SON LOS NIVELES DE COMPRENSIÓN LECTORA?


Puede definirse como la gradualidad en que se clasifican los diferentes
procesos de comprensión que intervienen en la lectura, partiendo desde lo
básico hasta lo más complejo. La clasificación que compartimos consta de
cinco niveles: Literal, inferencial, crítica, apreciativa y creativa.

NIVELES DE COMPRENSIÓN LECTORA


A continuación definimos en qué consiste cada uno de los niveles de
comprensión lectora de esta clasificación, asimismo te compartimos ejemplos
de preguntas para poder explorar el nivel en que se encuentran tus alumnos.
COMPRENSIÓN LITERAL
En este nivel de comprensión el lector tiene la capacidad de reconocer y
recordar información explícita, así como escenas tal cual aparecen en el
texto. Esto le permite encontrar las ideas principales, el orden de las
acciones, los personajes principales y secundarios e identificar los párrafos
del texto.

Preguntas para explorar el nivel de comprensión literal: ¿Qué…? ¿Cuál es…?


¿Cómo es…? ¿Dónde…? ¿Quién…? ¿Cómo se llama…?

COMPRENSIÓN INFERENCIAL
El lector reconstruye el significado del texto relacionándolo con sus
experiencias personales y conocimientos previos, a partir de ello formula
conjeturas e hipótesis y saca conclusiones.

Preguntas para explorar el nivel de comprensión inferencial: ¿Por qué…?


¿Cómo podrías…? ¿Qué otro título…? ¿Qué pasaría…? ¿Qué
conclusiones…?

COMPRENSIÓN CRÍTICA
En este nivel la lectura adquiere un carácter evaluativo, ya que el lector
además de confrontar el significado del texto con sus experiencias e
información previa, emite juicios y opiniones fundamentadas a partir de lo
cual acepta o rechaza lo planteado por el autor.

Preguntas para explorar el nivel de comprensión crítica: ¿Qué opinas…?


¿Qué piensas…? ¿Cómo podrías calificar…? ¿Por qué…? ¿Cómo
debería…?

Te recomendamos leer también: Estrategias para alumnos con baja


comprensión lectora

COMPRENSIÓN APRECIATIVA
Se refiere al impacto emocional que el contenido del texto causa en el lector,
en este nivel existe una identificación con los personajes o incidentes así
como con la estética o el uso del lenguaje del autor. Este nivel es propio de
los lectores consumados o expertos.
Preguntas para explorar el nivel de comprensión apreciativa: ¿Qué
emociones…? ¿Qué te evoca…? ¿Cómo te identificas…? ¿Qué sentiste
cuando…? ¿Con qué personaje…?

COMPRENSIÓN CREATIVA
Se elaboran nuevos textos a partir de la lectura. Dichas creaciones se dan
como resultado de una comprensión y reflexión profunda del texto.

Ejemplos de comprensión creativa: Elaborar una biografía de alguno de los


personajes, modificar el final, escribir la continuación de la historia,
transformar un cuento a obra de teatro.

También podría gustarte