Está en la página 1de 16

Conclusión

El estudio de las condiciones de confort ambiental en el interior de los edificios viene


desarrollándose desde hace algunas décadas y ha ido evolucionando a lo largo del
tiempo.

El progresivo desarrollo de este tipo de estudios e investigaciones se encuentra


justificado por el aumento del tiempo de permanencia de las personas en el interior de
los edificios que rondan valores de entre el 75-90% de nuestro tiempo (Piedecausa
2013).

La posibilidad de ajustar las condiciones de confort ambiental al máximo no solo


mejora la calidad de vida de las personas, sino que puede constituir un pilar
fundamental tanto en el control del gasto energético como en el control de las emisiones
a la atmosfera, disminuyendo, por tanto, el efecto conocido como cambio climático.

La sensación de confort ambiental de las personas se ve influenciada no solo por


elementos ambientales, sino también por elementos fisiológicos y psicológicos.

El estudio mediante la monitorización de todos ellos permite conocer con mayor detalle
la satisfacción ambiental de los usuarios y por tanto, mejorar la calidad de vida de las
personas.

En la investigación realizada en dos aulas de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería


de Edificación de la Universidad de Granada se han comparado los datos de satisfacción
ambiental de los usuarios según la norma ISO 7730 y mediante encuestas de
satisfacción.

Para ello, se han monitorizado por un lado, los elementos ambientales mediante data
logger de temperatura, termohigrómetro y termoanemómetro y por otro, los elementos
fisiológicos y psicológicos mediante encuestas de satisfacción.

Los resultados obtenidos por ambos métodos difieren de manera considerable durante el
intervalo de tiempo estudiado.

Mediante el proceso de cálculo de PMV y PPD establecido en la norma ISO 7730 se


obtienen resultados similares en ambas temporadas ya que las condiciones ambientales
de las aulas han variado de forma análoga durante el tiempo objeto de estudio. Sin
embargo, los datos resultantes de las encuestas de satisfacción difieren
considerablemente de los anteriores.

Así, el porcentaje de insatisfechos en la temporada de invierno se multiplica por dos


mientras que en la temporada de primavera disminuye a la mitad.

El motivo fundamental de esta disparidad de resultados radica en que las condiciones de


confort ambiental influyen mediante una variedad de factores, algunos ya numerados
anteriormente, tales como los psicológicos y los fisiológicos y otros no contemplados,
tales como la orientación, sistemas constructivos, número y orientación de las ventanas
y ocupación de los espacios.

Estos también deben ser considerados si se pretende conocer realmente los valores de
confort ambiental reales de los espacios interiores.

No obstante, los autores Sánchez et al consideran que “el modelo PMV estima la
sensación térmica de forma más precisa en edificios acondicionados mecánicamente que
en edificios que cuentan con ventilación natural.

Estas diferencias en la estimación pueden ser explicadas en gran medida por la menor
dependencia de los edificios mecánicamente acondicionados de las temperaturas
exteriores, y las menores posibilidades de adaptación, comparados con los edificios
ventilados de forma natural” (2016: 39).

En las dependencias objeto de nuestro estudio, y debido a la no existencia de sistemas


de refrigeración, se ha necesitado complementar el método PMV mediante la
realización de encuestas al objeto de poder conocer con mayor fiabilidad la satisfacción
ambiental.

El conocimiento real de las condiciones de confort ambiental favorece el desarrollo de


una planificación de espacios más habitables desde el momento del diseño y durante
toda la vida útil de las edificaciones.

Por otro lado, y con respecto a las edificaciones ya ejecutadas, permite establecer o
priorizar posibles intervenciones de mejora y acondicionamiento energético sobre todo
en periodos de escasez de los recursos económicos.
Así, para mejorar las condiciones de confort ambiental de las aulas objeto de estudio
sería prioritario en la D-21 la colocación de un aislamiento en fachada que mejore las
condiciones ambientales en la temporada de invierno.

Por el contrario, en el aula D-12 cuyo disconfort ambiental es mayor en primavera sería
prioritario la colocación de protectores solares en las ventanas, (tipo toldos, persianas de
lamas abatibles o voladizos).

El enfoque cuantitativo sin modificaciones o alteraciones como sistema de


conocimiento de las condiciones ambientales en el interior de los edificios no parece ser
un método certero ya que como se ha comprobado, los datos obtenidos difieren con los
indicados por los usuarios.

Por tanto, una revisión de estos que permita incluir otros factores o una apuesta por los
métodos adaptativos parece más adecuado que el simple enfoque cuantitativo.

Conclusión

Al terminar esta investigación, se identifica que a lo largo de la tesis son diversos los
aspectos que se han expuesto en relación a la necesidad de los elementos de protección
solar en los edificios de viviendas colectivas en la ciudad de Santo Domingo,
empezando por el clima cálido-húmedo que presenta y como incide el sol en los huecos
de estas viviendas, hemos podido comprobar a travez de análisis de incidencia solar en
diferentes tipologías que el mal manejo de los huecos resulta en una dependencia por
parte de los usuarios en climatizadores artificiales que significa un mayor gasto
energético-económico adicional.

La tendencia actual para proteger las ventanas del sol es utilizar cortinas en el interior o
simplemente cerrando las ventanas, soluciones que no son suficientes para resolver el
confort térmico y lumínico de estas viviendas, lo que trae consigo el sobrecalentamiento
en el interior de los espacios debido a que se elimina la corriente de aire del exterior,
sumado a la alta radiación solar que afecta estos huecos desprotegidos.

Se sacrifican las visuales convirtiendo estas viviendas en cajas oscuras sin contacto
interior-exterior.

Lo que sorprende bastante considerando que la arquitectura vernácula siempre ha


protegido sus huecos frente a los excesos de los rayos del sol, pero las nuevas formas de
proyectar han eliminado la necesidad de proteger las ventanas.
La imagen de claridad y ligereza, objetivo de algunas arquitecturas contemporáneas,
han exagerado las proporciones de superficies vidriadas desprotegidas hasta límites
insostenibles en climas cálidos como el nuestro.

El problema no es el tamaño de las ventanas sino el de la necesidad de su protección


contra la alta radiación solar y el deslumbramiento.

Es preferible aprovechar al máximo la luz natural para conseguir el ahorro energético.

Por lo que consideramos importante que la solución de la protección solar propuesta no


reduzca sustancialmente la entrada de luz natural.

La protección frente a los rayos solares para evitar el exceso de calor encuentra algunas
limitaciones, como las visuales al exterior, la mayoría de los sistemas de protección
solar tienden a limitar la visión exterior y es por ello que consideramos como criterio de
diseño la capacidad de movilidad en los elementos de protección solar.

La movilidad es útil para adecuar la protección al movimiento del sol, pero sobretodo es
esencial para permitir ciertos grados de visión hacia el exterior.

El movimiento del sol, la necesidad de un mayor aprovechamiento de la luz natural y la


visibilidad hacia el exterior hacen necesarias en muchos casos las protecciones solares
que se pueden mover dejando libre la superficie del hueco.

Los elementos de protección solar propuestos forman una galería intermedia en el caso
de los balcones donde las condiciones climáticas de este espacio son especiales gracias
a las sombras arrojadas, produciendo espacios con condiciones climáticas diferentes
dentro de la vivienda.

Las lamas propuestas son elementos que se colocan para proteger el interior del balcón
y el dormitorio de la luz del sol y el calor.

Estas hacen un elogio a la luz a travez de la sombra proyectada en el interior de los


espacios, actúan como elemento de control climático, generan espacios intermedios,
desde el interior del hogar, conservando el aire y la luz, mientras se mantienen unas
vistas agradables del exterior.

En definitiva, las protecciones solares son elementos que reducen la insolación de los
espacios, bloqueando la entrada de una fuente de calor de alta intensidad: la radiación
solar.
Lo ideal, seria la incorporación de las protecciones solares desde un inicio en el
proyecto, luego de haber realizado los estudios de soleamiento correspondientes,
entendemos que el uso de elementos de protección en la edificación son un componente
básico necesario para tomar en cuenta en la fase de diseño, aunque pueden agregarse
después de construidos los edificios con un coste adicional.

Por lo que se convierte en una estrategia a considerar no sólo durante las fases de diseño
de los nuevos edificios, sino también en la remodelación de los edificios existentes.

Conclusión

Dentro de los objetivos de la investigación se busca que los usuarios de las escuelas y la
infraestructura en si, cumpla con los requisitos de confort, de acuerdo con ese
planteamiento y los resultados arrojados por los análisis, podemos afirmar la necesidad
de que se tomen en consideración los agentes ambientales previo a una construcción de
cualquier tipo.

El edificio objeto de estudio fue tomado de uno de los tantos existentes en República
Dominicana para fines de análisis y resultados puntuales, sin embargo la finalidad de
este es que los planteles educativos públicos que falten por construir se tomen las
consideraciones especificas del lugar y que cumplan realmente con los requerimientos
necesarios.

De acuerdo con los resultados de confort y análisis de radiación solar, concluyo que
entre ambos bloques, la orientación más favorable es la del bloque B1-3N, su falta de
protección solar y sus grandes persianas al sur lo hacen vulnerable ante los agentes
climáticos.

Los análisis de confort arrojaron mejores temperaturas y proporción de insatisfacción y


el de sombras prevé mayores horas de sombra para este bloque.

Dentro de los objetivos no estaba contemplado realizar un análisis energético de la


edificación por lo cual como este fue modelado en Revit y dentro de su plataforma esta
Green Builing Studio que permite realizar cálculos energéticos tanto de volúmenes
como de edificaciones detalladas, fue utilizada esta vía.

Ante el desconocimiento de los parámetros que toma en consideración y que no pueden


ser cambiados, los resultados obtenidos en la etapa de análisis energético pueden variar.
Sin embargo estas limitaciones no desvalida el contenido de los resultados, ya que nos
sirve como aproximación y nos permite tener una idea más cercana a la realidad,
suponiendo que el costo y emisiones finales sean relativas al metraje cuadrado y
tipología edificada.

Dentro de los objetivos se planteaba el uso de materiales del lugar, sin embargo los
materiales fabricados en Rep. Dom. son hormigoneras, metal y acero.

Por lo cual se excluyó en el marco teórico. Además de las investigaciones referentes a


los materiales de construcción para países tropicales, en donde predomina la
construcción en concreto por los agentes atmosféricos por los cuales se ve afectado.

Introducir inmótica en las instalaciones de la edificación, resultan de gran reductores de


costos tarifarios de un recinto escolar, tomando en consideración que la cantidad de
aulas proyectadas para construir en República Dominicana es de diez y ocho mil de
acuerdo con (Servicios Acento 2016).

Infiriendo en que los gastos energéticos son los más elevados, la necesidad de la
reducción de producción así como también la energía facturada es resultado de que se
amerita sistemas que amortigüen el alto costo que representa tanto financieramente
como medioambientalmente.

Conclusión

El análisis térmico de las edificaciones es muy importante en la actualidad ya que


dependiendo de la eficiencia de la construcción se podrán invertir más o menos recursos
para conseguir las condiciones de bienestar deseadas.

En esta investigación se compararon los resultados de temperatura del simulador


ECOTECT con los datos registrados por el Termohigrómetro para conocer el grado de
similitud que tienen ambos grupos de datos.

En el proceso también se analizaron algunas condiciones de confort en el interior del


edificio, su inercia térmica y los materiales utilizados en la construcción de este.
Respecto a las condiciones de confort, lo primero que se analizó fueron los datos de
humedad relativa registrados por el Termohigrómetro.

El rango de Humedad Relativa (H.R.) aceptable fue establecido entre 40 y 60%. Del
total de registros, el 26,4% están por debajo del 40%.
Por el Contrario la H.R. máxima de confort nunca fue superada, siendo lo más cercano a
ella un 59,7%.

Se atribuyen los bajos valores de H.R. en la sala Mancera a la escasa ventilación


producida solo por la infiltración en puertas y ventanas.

Durante el periodo de estudio la sala tubo poco uso, lo que provocó una escasa
renovación de aire.

Por otro lado la Temperatura (como segunda condición de confort) registrada por el
Termohigrómetro consideró un rango de confort entre 21 y 25°C.

Al analizar los datos, se observa que el 34,5% registros superan los 25°C. Esta elevada
cantidad de registros, mayores al rango de confort, se pueden atribuir directamente a la
falta de ventilación en la sala y también a los calurosos días de verano.

Por otro lado, es fácil notar que ante una ventilación escasa (producida casi en su
totalidad por infiltraciones) la temperatura aumentará y que si no se cuenta con un
sistema de aire acondicionado es imposible disminuirla.

Las Temperaturas inferiores a 21°C solo aparecen en un 2,1% del total de registros, por
lo tanto, el valor inferior de rango no se aleja del rango de confort.

Un aspecto importante a destacar en la edificación es la gran inercia térmica que esta


logró demostrar.

Al analizar los gráficos y valores expuestos en el análisis de resultados queda claro que
las oscilaciones de temperaturas en el interior son mucho menores que en el exterior y
por consecuencia se evita cambios bruscos de temperatura peligrosos para las buenas
condiciones de confort térmico.

En relación a la materialidad del edificio 10.000 (Instituto de Informática), se observó


que se cumplen los valores de Transmitancia Térmica recomendados para las fachadas y
para los elementos aislados (Muro, losa y techumbre).

Por lo tanto la materialidad escogida para la construcción del Edificio 10.000 del
Instituto de Informática es la correcta y respeta los criterios de aislación establecidos.

Luego, utilizando ECOTECT se obtuvieron las temperaturas de diseño en el interior del


edificio.
En los valores de temperatura entregados por el simulador se encuentra implícito el
balance térmico ya que el software lo realiza de manera automática, solo hay que
ingresar los parámetros.

Parte importante de este proceso es la recopilación de la información necesaria sobre el


clima durante las fechas de medición.

Además de trabajar con ECOTECT los datos de temperaturas y humedades relativas


almacenados por el Termohigrómetro arrojaron datos importantes para conocer las
condiciones reales de bienestar en el interior del edificio.

Finalmente al comparar los datos de temperatura interior obtenidos en ECOTECT y los


registrados por el Temohigrómetro se observa que existe gran similitud en los
resultados.

El valor de correlación correspondiente al registro de Temperatura cada una hora,


durante 63 días fue de 0,707 (70,7%) y el valor de correlación entre los 63 valores,
correspondiente al registro de Temperatura media diaria fue de 0,881 (88,1%). Estos
valores indican que existe buena proporcionalidad entre ambos grupos de datos, lo que
significa que si el valor de un grupo de datos aumenta, el valor del otro grupo aumentará
en cantidad similar.

Con todo lo antes dicho se puede concluir que ECOTECT es un simulador confiable a la
hora pronosticar las temperaturas en el interior de una edificación, puesto que tras
comparar ambos grupos de datos, los resultados son muy alentadores.

Por su parte, se comprobó que la materialidad del edificio es la recomendada debido a


que cumplió con los criterios de Transmitancia Térmica establecidos según su ubicación
geográfica.

Conclusión

El desarrollo de la investigación estuvo enfocado en la determinación del efecto térmico


de los Cubiertas Verdes en un clima tropical con el fin de estimar su contribución al
confort térmico y la reducción del consumo energético por equipos refrigerantes.

Para cumplir este propósito, fueron determinados y comparados el confort térmico y el


consumo energético por equipos refrigerantes en una vivienda localizada en Cartagena
de Indias, ciudad que posee un clima tropical seco, al emplear un tipo techo
convencional, de fibrocemento, y cinco configuraciones de Cubierta Verde.

Las configuraciones de Cubierta Verde evaluadas se diferencian principalmente por las


características de sus tres capas principales (espesor de sustrato, tipo de vegetación y
uso de aislamiento térmico).

A partir del análisis de los resultados obtenidos para cada configuración se determinó la
influencia de propiedades térmicas de las capas mencionadas sobre el confort térmico y
consumo energético en la vivienda.

Para complementar el estudio de la estimación del efecto térmico del techo fue
determinada tanto la viabilidad económica de un Cubierta Verde, contrastando su costo
de construcción y mantenimiento con el ahorro energético por equipos refrigerantes que
permite obtener, y la disminución en la emisión de CO2 asociado al consumo energético
por equipos refrigerantes.

Luego de haber efectuado las simulaciones para determinar el confort térmico (a partir
de la temperatura ambiente interior y el índice PMV) y la carga térmica, durante 2014,
en la vivienda ubicada en Cartagena de Indias empleando Ecotect©, calcular el
consumo energético por el uso de equipos de refrigeración de aire, la emisión de CO2 y
la viabilidad económica a partir de la TIR y haber analizado y comparado los resultados
obtenidos mediante simulación con datos experimentales, se concluye que:

➢ La simulación termo-energética de Cubiertas Verdes es una herramienta eficaz para


conocer la influencia influencia de este tipo de cubiertas en la temperatura al interior de
una vivienda; Esto está sustentado en que los perfiles de temperatura obtenidos por
simulación en esta investigación y los experimentales, medidos por De Pombo &
Gonzalez (2016), a lo largo del día y la noche tienden a ser muy similares.

➢ La implementación de Cubiertas Verdes en una vivienda en clima tropical seco es


ventajosa dado que, comparada con una cubierta convencional de fibrocemento, permite
la mejora del confort térmico y la reducción de la necesidad de uso de equipos de
acondicionamiento de aire, así como disminuir la huella de carbono, por contribuir a
disminuir la emisión de CO2 generada por el uso de equipos refrigerantes.

➢ Con la implementación de cualquiera de las configuraciones de Cubierta Verde la


temperatura en cada una de las zonas de la vivienda durante el día fue más constante, es
decir la variación entre la temperatura máxima y mínima diaria, fue menor que con el
techo convencional o de fibrocemento, y permitió además que la disminución de la
temperatura ambiental promedio en todas las zonas cubiertas, durante el día más
caluroso del año fuera de hasta 2,39°C.

A sabiendas que en las regiones de clima tropical la problemática principal relacionada


con la inexistencia de confort térmico es la elevada temperatura, el uso de los Cubiertas
Verdes ayuda con este factor por contribuir a que la temperatura al interior de las
viviendas tienda a ser menor y por ende el confort térmico aumente.

➢ Fue comprobado que las Cubiertas Verdes permiten obtener un mayor confort
térmico en la vivienda en comparación con el existente al emplear techo de
fibrocemento, ya que mientras que al implementar este tipo de techo la magnitud del
PMV durante el día y hora de mayor temperatura fue 4,31, con la mejor configuración
de Cubierta Verde la magnitud para el mismo periodo de tiempo fue 3,53 PMV.

➢ La carga térmica y el consumo energético por equipos refrigerantes se redujo


sustancialmente, debido a la mayor capacidad de aislamiento del Cubierta Verde
respecto al de fibrocemento.

Después de la simulación se obtuvo una disminución de ambos parámetros de 36,1%


anual para las configuraciones de techo sin aislamiento térmico y 55,3% anual para la
que integra como aislamiento una capa de poliestireno expandido; estos porcentajes
equivalen a la disminución de la carga térmica en 3.775 y 5.790 kWh/año
respectivamente y del consumo energético en 1.887 y 2.895 kWh/año.

➢ Al comparar las ventajas obtenidas entre las distintas configuraciones de Cubierta


Verde, se evidenció que emplear Verdolaga o Duranta como capa vegetal no genera
diferencia apreciable en los parámetros termo-energéticos de la vivienda, ya que la
temperatura ambiental, carga térmica y consumo energético en todas las zonas de la
vivienda fueron iguales. Sin embargo, emplear Verdolaga resultó ser económicamente
más viable, por ser esta planta más común y menos costosa y permitir que el precio por
unidad de superficie del techo fuera menor y la TIR obtenida mayor.

➢ La comparación entre las distintas configuraciones de Cubierta Verde utilizadas


permitió comprobar que para el sustrato escogido, el cual es de uso común, aumentar su
espesor en 50% no genera una disminución considerable de su capacidad de transmisión
de calor como para reducir significativamente la temperatura, carga térmica y/o
consumo energético por equipos refrigerantes al interior de la vivienda, debido a que las
demás capas que componen el techo contribuyen a su vez en gran medida a la capacidad
de aislamiento como afirma Refahi & Talkhabi (2015) donde afirman que la variacion
en el espesor del sustrato no influencia en los cambios de temperatura.

Al contrastar las ventajas ofrecidas entre el techo con aislamiento de poliestireno


expandido y aquellos sin aislamiento se llegó a la conclusión que emplear este tipo de
aislamiento mejora significativamente las ventajas termo-energéticas producto de la
implementación del Cubierta Verde, ya que la Cubierta Verde con aislamiento permitió,
respecto a las configuraciones de techo sin aislamiento, que en la vivienda la reducción
de la temperatura ambiental fuera 1,25°C mayor, el consumo energético 19,2% menor,
la emisión de CO2 sea de1008 kg/año menos y la TIR anual 1,70% superior.

➢ El uso de Cubierta Verde en una vivienda permite contribuir a la diminución de la


huella de carbono relacionada con el consumo de energía eléctrica por el uso de equipos
refrigerantes en una vivienda, gracias a que fue comprobado que con su implementación
la emisión de CO2 relacionada con dicho proceso puede reducirse 36% o 1887 kg de
CO2/año sin emplear aislamiento con poliestireno y 51% o 2895 kg de CO2/año usar
este aislamiento, respecto a la cantidad de CO2 empleada en Colombia para la
producción de energía eléctrica.

➢ Cualquiera de las configuraciones de Cubierta Verde en Colombia se constituye


como un sistema de aislamiento en viviendas económicamente viable, gracias a se
obtuvo para un período de análisis de 20 años una TIR positiva.

Sin embargo, se concluyó que es mejor al emplear un elemento aislante en el sistema,


ya en 20 años la TIR obtenida fue 6,42% anual al integrar poliestireno como capa
aislante y sin emplear aislamiento hasta 2,50 y 4,72% anual al emplear Duranta y
Verdolaga respectivamente.

➢ De manera general, el uso de Cubiertas Verdes permite mejorar la capacidad de


aislamiento de una vivienda en regiones de clima tropical seco, dado que se comprobó
que en Cartagena de Indias su efecto térmico es favorable, al permitir respecto a un
techo convencional de fibrocemento, mejorar el confort térmico y reducir el consumo
energético.
Esta conclusión está basada en el hecho de que la temperatura ambiental interna
promedio que durante el día más caluroso del año fue hasta 2,36°C menor y el PMV
menos desfavorable, pasando de 4,31 a 3,53, y la carga térmica y el consumo energético
por equipos refrigerantes se redujo hasta 55%.

➢ En zonas donde se presentan altas temperaturas, como es la ciudad de Cartagena de


India, los Cubiertas Verdes presentan un buen rendimiento en general para mantener
temperaturas dentro de un recinto relativamente mas bajas que aquellas que se
encuentran los alrededores de una vivienda; sin embargo, para temperaturas ambiente
que van más allá de la zona de confort es recomedable el uso de materiales aislantes que
representen bajo costo para lograr un mayor efecto en el rendimiento de los Cubiertas
Verdes.

Conclusión

1. Se logró verificar que las modificaciones implementadas por los propietarios,


tanto de anera individual como en conjunto, aumentan la temperatura operativa
del modelo de línea base en 0.7°C deteriorando notablemente tanto la calidad del
confort térmico, como las renovaciones de aire de la vivienda.
2. Mediante los resultados de simulación se comprobó que con la inversión de un
presupuesto similar de $15.000.000 aproximadamente, la propuesta de
estrategias pasivas de optimización, logro mantener la temperatura operativa de
la vivienda dentro del rango de confort, ubicándolo 0.61°C por debajo del
modelo base, pero aún más importante, frente al modelo modificado por los
usuarios se redujo en 1,25°C la temperatura operativa, sin sacrificar la calidad en
las renovaciones del aire y sin generar costos de obra adicionales.
3. los resultados obtenidos si nos permiten concluir que para lograr reducciones
térmicas representativas en viviendas de interés social existentes y construidas
en clima cálido húmedo, se requiere de inversiones presupuestales de gran
magnitud que no estarían acordes a la capacidad económica de los hogares que
habitan esta tipología de vivienda.
4. Para lograr viviendas de interés social confortables y sostenibles en clima cálido
húmedo, es necesario contemplar y diseñar las estrategias y parámetros de
intervención desde la etapa inicial de planeación del proyecto, buscando
garantizar a los usuarios el acceso a edificaciones dignas y resilientes frente a los
efectos climáticos, evitando de esta manera inversiones posteriores y adicionales
en mejoramiento de las condiciones térmicas de los elementos de la envolvente.
5. Mediante la encuesta de Percepción y Sensación de Confort Térmico, se
comprobó que en los hogares que componen el proyecto de vivienda Villa María
Etapa I, existe una constante sensación de disconfort térmico, que sumada al alto
porcentaje de humedad relativa (77%) y a la disminución de las renovaciones de
aire debido a las adecuaciones realizadas, se aumenta la sensación térmica y por
ende afecta la calidad del confort de la edificación, tal y como se muestra en los
siguiente resultados:
 El 33% de los encuestados consideran sentir mucho calor y el 24% calor.
 El 55% de los encuestados consideran que la ventilación al interior de las
viviendas es mínima casi nula.
 El 48% desearía que la vivienda fuera más fresca.
 El 75% preferiría contar con espacios interiores más ventilados.
6. A partir de la caracterización morfológica y constructiva de la vivienda y
mediante la simulación y análisis térmico del modelo de línea base, se
identificaron los siguientes aspectos que influyen y afectan la calidad del confort
térmico de la edificación:
 Zonificación poco funcional frente al comportamiento de las variables
climáticas.  Baja eficiencia térmica de los materiales de la envolvente, según las
necesidades y requerimientos de confort térmico del estándar ASHRAE 55.
 Diseño y ubicación de ventanas inadecuado, sin garantizar el máximo
aprovechamiento y optimización de las corrientes de vientos predominantes.
7. El modelo propuesto y los materiales de la envolvente implementados en cada
sistema o estrategia, aportan en el fortalecimiento de la identidad cultural y
arquitectónica, retomando la utilización de materiales que evocan la tradición de
la región y mediante la utilización de vegetación que enriquece el paisaje natural
del lugar.
8. Lo resultados y conclusiones producto de la investigación, se convierten en un
insumo de soporte para los promotores público privados de proyectos de
vivienda de interés social en clima cálido, que permitirá orientar y comprender
de forma más clara la tendencia y la dinámica de transformación física y
morfológica que se desarrolla en la viviendas a partir del momento en que son
habitadas, como respuesta a las necesidades reales y específicas de los usuarios.
9. Entendiendo las condiciones y posibilidades económicas de los usuarios de las
viviendas de interés social y aun teniendo claro que una misma persona o núcleo
familiar no puede recibir más de un beneficio o subsidio por parte del estado,
vale la pena resaltar que el ejercicio de identificación de las principales
modificaciones y adecuaciones realizadas a las edificaciones, definen una base o
referente a tener en cuenta para el planteamiento de futuros programas de
mejoramiento de vivienda.
10. Las estrategias pasivas propuestas a partir del aprovechamiento y optimización
de las modificaciones realizadas a la vivienda existente, promueve e incentiva a
la reutilización y acondicionamiento de los espacios habitables construidos, en
especial de aquellos que acogen en su gran mayoría una población vulnerable
que debe ser atendida y preparada junto con su entorno artificial y natural para
asumir una postura de resiliencia frente a los efectos del cambio climático.
11. Los usuarios de la vivienda jugaron un papel fundamental durante las diferentes
etapas del desarrollo de la investigación, ya que inicialmente permitieron
establecer e identificar la problemática, posteriormente a partir de la ocupación y
de las adecuaciones realizadas a la edificación, fue posible optimizar y mejorar
el comportamiento térmico de la vivienda y por último, serán ellos quienes en su
momento puedan avalar los resultados obtenidos.

Conclusión

El análisis del desarrollo evolutivo y las múltiples influencias adquiridas por la


arquitectura dominicana, nos expone como resultado una amplia variedad de tipologías
de viviendas, unas que fueron creadas por los propios habitantes de la isla y otras que
fueron construidas por inmigrantes europeos, con sus propias técnicas, las cuales se
vieron obligadas a irse adaptando al ambiente y al clima tropical de Isla de La Española.

Partiendo de nuestra hipótesis, con la adaptación de nuevas técnicas constructivas, se


va perdiendo la lógica y se hace presente la estética en la arquitectura dominicana.

Estas viviendas, no corresponden apropiadamente a los parámetros ambientales y del


entorno en que se encuentran, generando un alto consumo energético para optimizar las
condiciones ambientales por medios artificiales.

Efectivamente, estas viviendas no corresponden adecuadamente a las condiciones


ambientales.
Las similitudes térmicas y acústicas entre el interior y el exterior de las viviendas son
considerables, ya que la envolvente de la casa no desempeña como elemento de control
y protección.

Hoy en día, son muy pocos los proyectos que consideran implementar estrategias
climáticas de control pasivo en viviendas que han sido rehabilitadas.

En algunos casos, han dado prioridad a la inserción de métodos activos, sin darle mayor
importancia, a la transformación de la envolvente o de los elementos de contexto para
mejorar otros aspectos.

Es importante señalar, que consideramos el uso de la técnica de paneles solares y


fotovoltaicos como algo muy efectivo.

En nuestro trabajo, planteamos mejoras desarrolladas en la piel y en combinación con


sistemas de refrigeración pasivos.

Asimismo, con el interés de mantener las viviendas controladas ambientalmente,


sugerimos la incorporación de control artificial automatizados, conocidos como
sistemas domóticos en integración con los sistemas naturales.

Somos conocedores de que con el desarrollo de este trabajo, solo estamos englobando
un grupo muy específico de edificaciones y que el re-acondicionamiento bioclimático
puede también ser aprovechado en otros edificios.

Del mismo modo, consideramos que aunque es necesaria la aplicación del diseño
ecológico, bioclimático y sostenible en nuevas edificaciones, igualmente estamos
obligados a actuar directamente sobre parques, oficinas, industrias y otros tipos, que por
las técnicas constructivas empleadas y por los sistemas artificiales de control ambiental
que se vienen utilizando, constituyen un problema por la generación de altos niveles de
polución y porque en general no responden adecuadamente a los exigencias de confort.

Por ende, entendemos que con la intervención directa sobre viviendas existentes
estaremos asegurando una reducción de los niveles de consumo energético y
contaminación ambiental, de igual forma estaremos brindando a los usuarios mejores
calidades de vida.

Es preciso destacar, que con el aprovechamiento de estrategias naturales


tradicionalmente utilizados en la isla de Santo Domingo, se ofrecen mejores condiciones
de confort en el interior de las viviendas. Estas medidas son cuantificables, de no
emplear en la arquitectura estos sistemas tradicionales pasivos, tan solo estaremos en
1.2% de horas anuales en la zona de confort, y de aprovecharlas, estariamos abarcando
un 45.4% del total de horas anuales, lo que se traduciría en un gran ahorro energético.

Además de que no solo se reconoce una disminución del consumo de energía, sino que
también aporta innegables mejoras en las condiciones de vida de los habitantes de las
mismas.