Está en la página 1de 14

UNIVERSIDAD DEL CARIBE

ESCUELA DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS


CARRERA DE DERECHO

ASIGNATURA:
DERECHO PENAL I

TEMA
EL DERECHO PENAL COMO RESPUESTA A LOS ILÍCITOS PENALES

SANTO DOMINGO, REP. DOM., D.N.,


2019
El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

ÍNDICE

CAPÍTULOS PÁGINAS
INTRODUCCIÓN 1
JUSTIFICACIÓN 2

CAPITULO I
LAS PENAS Y OTRAS CONDENACIONES QUE PUEDEN MANIFESTARSE POR
CRÍMENES Y DELITOS
3

CAPITULO II
LAS PENAS DE LA REINCIDENCIA POR CRÍMENES Y DELITOS

2.1Penas de la Reincidencia 5
2.2 Complicidad, estado de la cuestión 5
2.3 Proyecto de Código Penal 7

CAPITULO III
DIFERENCIA ENTRE ILÍCITO PENAL E ILÍCITO ADMINISTRATIVO
9

CONCLUSIÓN 10
BIBLIOGRAFIA 11

ANEXO 12
El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

Introducción

El presente trabajo de investigación, tratara sobre El Derecho Penal Como


Respuesta a los Ilícitos Penales, que consisten en todo acto que, de alguna forma,
rompe alguna una ley, norma o regla y provoca un daño de gran importancia a otra
persona, es decir son los actos que están prohibidos por ley. También se considera
como aquel comportamiento que va contra la ética, la mora y los principios del
individuo que lo comete.

Los ilícitos penales se castigan con sanciones penales dependiendo el delito


cometido

El presente trabajo estará compuesto por tres capítulos, siendo el primero de ellos,
las penas y condenaciones que pueden manifestarse por crímenes y delitos
cometidos, en el segundo capítulo se desarrollara las penas de la reincidencia por
crímenes y delitos, aquí se trataran los siguientes temas: la penas de la reincidencia,
la complicidad y el proyecto de código penal.

Por último en el tercer capítulo e analizar las diferencia entre el ilícito penal y el
ilícito administrativo, entre otros temas de gran interés para en buen desarrollo de la
presente investigación.

1 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

Justificación

En toda sociedad, ininterrumpidamente resultan cambios, y se está en constante


transformación, la sociedad dominicana no es una excepción y por tanto no ha
quedado al margen de esa realidad, desde que fuera fundada.

En ese sentido es vital que se conozca las penas y condenaciones que pueden
manifestase por crímenes y delitos en sus distintas vertientes y que tanto los
estudiante del derechos como los que trabajan en esta área conozcan de los cambio
tanto positivo como negativos que se pueden dar en el ejercicio del derecho penal,
en cuanto a este tema, estos son motivos más que suficientes para realizar una
investigación sobre el mismo.

2 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

CAPITULO I
LAS PENAS Y OTRAS CONDENACIONES QUE PUEDEN
MANIFESTARSE POR CRÍMENES Y DELITOS
De acuerdo a lo establecido el Código Penal Dominicano en sus artículos 44 al 57,
la sujeción a la vigilancia de la alta policía, le otorga al Estado el derecho de
determinar ciertos lugares, a los cuales no podrá presentarse el condenado, sino
después de haber sufrido su condena.

Por lo menos, 15 días antes que el condenado adquiera su libertad, deberá


manifestar el lugar donde va a fijar su residencia; y si no lo hiciere, el Estado le fijará
uno. La persona condenada a la vigilancia de la policía, no podrá dejar la residencia
que hubiese escogido o que se le hubiese indicado antes de seis meses, sin la
autorización del Secretario de Estado de Interior y Policía.

En caso de infracción al mandato de la ley establecido en el artículo anterior, el


individuo sujeto a la vigilancia de la alta policía, será condenado por los tribunales
correccionales, a un encarcelamiento, que no podrá exceder de dos años.

En ningún caso podrá exceder de cinco años la duración de la pena bajo la vigilancia
de la alta policía. Los condenados a reclusión mayor, a la detención y a la reclusión
menor, quedarán de pleno derecho, después que hayan sufrido su condena y
durante cinco años, bajo la vigilancia de la alta policía. No obstante, el fallo
condenatorio podrá reducir este término, y aún declarar que el condenado no estará
sometido a la vigilancia de la alta policía.

Todo condenado al máximo de la pena de reclusión mayor, que obtuviere


conmutación o remisión de su pena, quedará, de pleno derecho, sometido a la
vigilancia de la alta policía, durante cinco años, si no se ha resuelto otra cosa por el
decreto de indulto.

3 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

Fuera de los casos determinados por los artículos precedentes, los condenados no
quedarán sometidos a la vigilancia de la alta policía, sino en el caso de que así se
establezca por una disposición particular de la ley. Cuando haya lugar a
reposiciones, el culpable también podría ser condenado en favor de la parte
agraviada, si ésta lo requiere, a la indemnización de los daños que aquél le hubiere
irrogado, debiendo estos apreciarse por el tribunal, cuando la ley no los hubiere
determinado. En ninguna ocasión, los tribunales podrán, ni con la aprobación de la
parte agraviada, destinar las indemnizaciones a obras pías u otras cualesquiera.

4 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

CAPÍTULO II

LAS PENAS DE LA REINCIDENCIA POR CRÍMENES Y DELITOS

2.1 Penas de la Reincidencia

El individuo que, habiendo sido condenada a una pena aflictiva o infamante,


cometiere otro crimen que mereciese como pena principal, la degradación cívica, se
le impondrá la reclusión menor. Si el segundo crimen mereciere una condena de
reclusión menor, se le impondrá la de detención; si el segundo crimen mereciese la
pena de detención, se le impondrá la de reclusión mayor.

Finalmente, si el segundo crimen mereciese la pena de reclusión mayor se le


impondrá el doble de la pena que sufrió primeramente. Sin embargo, el individuo
condenado por un consejo de guerra, en el caso de crimen o delito posterior, no se le
castigará con las penas de reincidencia, sino cuando la primera condena hubiese
sido pronunciada por crímenes o delitos punibles según las leyes penales ordinarias.

2.2 Complicidad.

En sentido amplio, la participación o complicidad en el delito es la contribución que


realiza una persona en el hecho ilícito ajeno. Como bien afirman Cobo Del Rosal y
Vives Antón: “A diferencia de la autoría, que es realización del hecho propio, la
participación es la contribución en el hecho ajeno”. De esta definición elemental
podemos extraer rápidamente la cualidad esencial del tipo de participación: su
carácter accesorio en relación al hecho ilícito imputado.

En ese orden de ideas, el cómplice no podrá ser castigado, si el sujeto activo


principal no lo es. Así, el principio de ejecución del delito marca el límite de lo
punible, es decir, tiene que tener el cómplice una participación activa en la

5 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

realización del delito; de no tenerla sería imposible imputarle el delito en calidad de


partícipe.

Estudiando a grandes rasgos la circunstancia accesoria de un cómplice en la


realización de un delito, conviene adentrarnos en la situación actual del có mplice en
el Código Penal dominicano. Esta situación se encuentra regulada en los artículos
59, 60 y siguientes de nuestra Código Penal. Obviamente, por razones lógicas de
espacio no vamos a analizar todas las situaciones de complicidad y sólo
resaltaremos los puntos críticos que no modifica la nueva legislación penal que cursa
en el Congreso Nacional.

El artículo 60 del Código Penal establece como cómplice a “aquellos que por
dádivas, promesas, amenazas, abuso de poder o de autoridad, maquinaciones o
tramas culpables, provocaren esa acción o dieren instrucción para cometerla”. En
esta primera parte del artículo 60 se ve cómo el Código Penal califica al autor

intelectual como cómplice y, peor aún, en virtud de las disposiciones del artículo 59 :

A los cómplices de un crimen o delito se les impondrá la pena inmediatamente


inferior a la que corresponda a los autores de este crimen o delito”. Por ello, si una
persona manda a matar a otra será sentenciada con una pena inferior a la del autor
material.

La situación anterior no ocurriría en caso de utilizar la teoría del delito para esas
situaciones, pues, en esos casos, se utilizaría la autoría mediata, es decir, aquella en
la que una persona utiliza como medio a otra para la comisión de un delito. Su rasgo
fundamental reside en que el autor no realiza personalmente la acción ejecutiva, sino
mediante otro; y lo que caracteriza el dominio del hecho es la subordinación de la
voluntad del instrumento a la del autor mediato.

Además, el artículo 62 aprecia “como cómplices y castigados como tales, aquellos


que a sabiendas hubieren ocultado en su totalidad o parte cosas robadas, hurtadas,

6 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

sustraídas o adquiridas por medio de crimen o delito. Aquí, vemos otro error garrafal
en las reglas de participación en el delito de la parte general del Código Penal.

El artículo 62 del Código Penal reproducida anteriormente sería inconstitucional,


pues no pasaría lo pautado en el artículo 102 de la Constitución de la República:
“Nadie podrá ser penalmente responsable por el hecho de otro ni en estos casos ni
en cualquier otro.

En caso de incriminarnos esta clase de delitos, nos estaría responsabilizarnos de


situaciones que no cometimos; se nos estaría responsabilizando penalmente por el
hecho de otra persona en la que no aportamos ni un grano de arena. Esta posición
establece otro de los desfases del Código Penal y que tampoco resuelve el nuevo
proyecto de Código Penal.

Para resolver la condición planteada para las personas que no participan en el delito,
consideramos ideal la reforma de 1995 al Código Penal español. Así, el artículo 451
del Código Penal español contempla esta situación como un delito contra la
administración de la Justicia. “Será castigado con la pena de prisión de seis meses a
tres años el que, con conocimiento de la comisión de un delito y sin haber intervenido
en el mismo como autor o cómplice, interviniere con posterioridad a su ejecución, de
alguno de los modos siguientes:

 Auxiliando a los autores o cómplices para que se beneficien del provecho,


producto o precio del delito, sin ánimo de lucro propio;
 Escondiendo, modificando o inutilizando el cuerpo, los efectos o los
instrumentos de un delito, para impedir su descubrimiento. Estoy de acuerdo
con la manera en que los congresistas españoles solucionaron el tema de los
encubridores, como se le puede imputar a una persona en calidad de cómplice
un delito en el que no participó.

7 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

2.3 Proyecto de Código Penal

El desfase previo no mostró nada al legislador del año 2008; se tiene más de 100
años desfasados y esto continuará por los siglos de los siglos. Peor aún, a diferencia
del legislador del año 1884 que se inspiró en los textos franceses propios del siglo
XIX y la vanguardia en legislaciones penales de esos tiempos, nuestro Derecho no
avanzó en un siglo y sin ver la realidad de nuestro país cometimos el error de copiar
nuevamente el texto francés, ahora, claro, de la reforma del año 1994.

Las disposiciones detalladas en el acápite anterior continúan vigentes. El


ocultamiento de cosas y el autor intelectual siguen siendo modo de complicidad que
desde nuestra óptica no pasan el examen constitucional del artículo 102 de la carta
magna. Parece una falacia que la Ley No.50-88, sobre drogas corrige estas
situaciones de mejor manera y por lo menos fije una especie de autoría, especial
para materia de drogas, para los jefes de bandas de narcotraficantes que son
castigados como autores.

Los legisladores actuaron responsablemente cuando estableció este tipo de autorías


en la Ley de Drogas, pero, obviamente, ahí existía la presión internacional. Qué
pesar que no imitaran nuestros legisladores este ejemplo de un legislador cercano
como el del año 1988. Situación igual sucede en la Ley de Lavado de Activos, donde
hay formas especiales de autoría.

No se trata de cuestiones semánticas y de condenas, pues, ciertamente, el Proyecto


de nuevo Código Penal fija la misma pena para el autor intelectual, pues el problema,
como vimos, va más allá de esa situación. Se trata de sistemas lógico-objetivos
dogmáticos que determinan el grado de participación de cada persona en la
realización de un ilícito.

El Proyecto de Código Penal debe ser frenado y enviado a comisión para estructurar
algo más acorde con nuestra situación actual y que responda a un plan de política
criminal del Estado.

8 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

CAPÍTULO III
DIFERENCIA ENTRE ILÍCITO PENAL E ILÍCITO ADMINISTRATIVO

La diferencia entre una infracción administrativa y un delito, y entre una pena y una
sanción administrativa no es sustancial o cualitativa, sino puramente cuantitativa en
el sentido de que los ilícitos penales deben ser los más graves de todo el
ordenamiento jurídico y las sanciones penales también, en consonancia, las más
graves lo que suele llamarse la artillería pesada de que dispone el ordenamiento
jurídico.

Sin embargo, por algún sector de la doctrina se ha establecido que la diferencia entre
el ilícito penal y administrativo, aparte de cuantitativa, es también cualitativa y tiene
que ver con los criterios desde los que se les contempla y las finalidades que
persiguen. El Derecho Penal, se manifiesta, su meta es proteger bienes precisos en
casos concretos y sigue criterios de lesividad o peligrosidad.

El Derecho Administrativo, es diferente, su función es ordenar, de modo general,


sectores de actividad, esto es, reforzar mediante sanciones un determinado modelo
de gestión sectorial, por lo que no tiene por qué seguir criterios de lesividad o
peligrosidad, sino más bien de afectación general medida estadísticamente.

Siendo el castigo de privación de libertad la sanción más grave de la que dispone el


ordenamiento jurídico para la prevención de hechos socialmente dañosos, el criterio
cuantitativo al que se ha hecho referencia impediría su utilización por el Derecho
Administrativo. Sin embargo, la Administración civil puede aplicar otras sanciones
tales como multas, privación del permiso de conducir, suspensión en un determinado
cargo o empleo público.

9 Katherine Th. Liriano Blanco


El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

Conclusión

EL delito un acto ilícito y antijurídico, el cual debe estar previsto y tipificado en una
norma penal. Se estima ilícito penal a todo comportamiento humano que transgrede
el precepto previsto en una ley penal.

El Delito penal debe estar establecido como tal en la ley o normas penales, pues este
solo se consideraría delito, si cumple con las prerrogativas impuestas por esta, ya
que una conducta ilícita que no esté prevista en la ley, no podría considerarse por
ningún motivo, como una conducta antijurídica o delito

10 Katherine Th. Liriano


Blanco
El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

Bibliografía

Referencia bibliográfica:

Código Penal de la Republica Dominicana

Referencia de internet:
http://www.gacetajudicial.com.do/tendencias-penales/codigo-penal-complicidad.html
https://www.docsity.com/es/2-6917/153388/

11 Katherine Th. Liriano


Blanco
El Derecho Penal como Repuesta a los Ilícitos Penales

Anexo

Fuente: extraído en fecha 23/12/2019 de: http://expertoenderecho.blogspot.com/2011/10/nuevo-


codigo-penal-preguntas-y.html

También podría gustarte