Está en la página 1de 2

ALANIS ARCE ISAAC

313146783
HISTORIA ECO. Y SOCIAL DE MEX I
1701
La Conquista Militar y la Conquista Religiosa

En Tenochtitlán, adonde llegaron los españoles el 7 de noviembre de 1519 lo que


le preocupaba a Cortés fue la conversión de Moctezuma y la instalación de un
culto cristiano público. Con la llegada de los misioneros franciscanos en 1524
comenzó la evangelización metódica de la Nueva España. Después de la derrota
del estado mexica, las campañas militares de conquista, tanto de Hernán Cortés
como de sus capitanes, se extendieron entre 1521 y 1525, a la zona central, norte
y sur del actual territorio mexicano, así se fueron estableciendo gradualmente los
límites de la Nueva España. El propio Hernán Cortés que se dirigió a Honduras y
California; Francisco de Garay tratando de conquistar el Pánuco; Gonzalo de
Sandoval hacia Coatzacoalcos; Luis Marín a Oaxaca y Chiapas; Cristóbal de Olid
hacia Michoacán y Colima y posteriormente hacia Honduras; Pedro de Alvarado
se adentró hasta Guatemala; Nuño Beltrán de Guzmán hacia Michoacán y Nayarit;
Francisco de Montejo hacia Yucatán; Alvar Núñez Cabeza de Vaca por Florida,
Texas, Sonora y Sinaloa, entre otros muchos expedicionarios. Para establecer el
dominio español en los pueblos conquistados impusieron tributos y servicios a los
indígenas y se dictaron ordenanzas para someter a los nativos al conocimiento de
la fe cristiana, acudieron a la encomienda y otras instituciones del gobierno
español, dando inicio al proceso de colonización y de apropiación de la tierra,
iniciando el virreinato de la Nueva España. Así, al finalizar el siglo XVI, surgió un
nuevo orden un mundo diferente en el actual territorio mexicano.

Al llegar a México los españoles, la sociedad se hallaba dividida en cuatro fratrías,


subdivididas a su vez en veinte clanes secundarios locales, llamados calpulli.
Éstos tenían posesiones particulares y se administraban libremente. Constituían la
unidad primaria de esta sociedad. Todos los grupos dichos venían a fundirse en
uno solo: la tribu de México, a la cual pertenecía el territorio de la ciudad. Veinte
miembros que los clanes designaban eran dentro de la tribu los que ejercían el
poder legislativo y el judicial, formando una manera de consejo tribal. Cuando los
miembros del consejo no se ponían de acuerdo, era el gran consejo el que decía
la última palabra. Éste se reunía cada ochenta días y lo formaban todos los jefes
de la ciudad. El poder ejecutivo se hallaba distribuido en una gran cantidad de
funcionarios, de los cuales eran los más altos el cihuacóatl y el tlacatecuhtli.
Presidía el primero el consejo tribal y tenía el deber de llevar a ejecución sus
decisiones; era el jefe de los funcionarios policiacos; vigilaba la recaudación de
impuestos y el reparto de las tierras. Era, al mismo tiempo, sacerdote de la diosa
Cihuacóatl, madre de Huitzilopochtli. Las funciones del segundo, al que los
españoles acomodaron el nombre de “emperador”, o el de “rey”, eran
principalmente de carácter militar. Cada vez de mayor importancia su oficio, se fue
ALANIS ARCE ISAAC
313146783
HISTORIA ECO. Y SOCIAL DE MEX I
1701
haciendo más general, al menos en la época de la Conquista, de manera que
aparece como jefe supremo del Estado azteca. Era él quien escogía al cihuacóatl,
que le estaba subordinado. La conquista espiritual se dio casi a la par que la
conquista militar, realizada por las órdenes mendicantes los franciscano llegaron a
México en 1523 los primeros Juan de Ahora, Juan de Tecto y Pedro de Gante, en
1526 los dominicos, los agustinos en 1533 y los jesuitas en 1572. Siguiendo a los
conquistadores, todas las órdenes se expandieron por el territorio, establecieron
iglesias, escuelas y hospitales para atender a los indígenas. Se dedicaron a
instruir a los niños indígenas para convertirlos a la religión católica para que ellos a
su vez rompieran las creencias “paganas” de sus padres, aprendieron las lenguas
autóctonas y adaptaron la religión católica a éstas lenguas, en especial al náhuatl
y pocos de ellos se convirtieron en los defensores de los indígenas ante los malos
tratos y la explotación de los españoles. En 1523 llegaron los frailes de las
órdenes mendicantes (franciscanos, dominicos y agustinos) que contribuyeron a la
consolidación del orden colonial. Los frailes tuvieron como misión, el proceso de
cristianización e hispanización de los indígenas, para ello destruyeron todo rastro
de su antigua religión, aprendieron sus lenguas, hicieron gramáticas y
vocabularios, construyeron iglesias, hospitales, conventos, escuelas, bautizaron,
predicaron y pocos de ellos defendieron a los indios de los malos tratos de los
españoles. Llevando a cabo una conquista ideológica, imponiendo nuevas
creencias a los pueblos sometidos para evitar que se rebelaran en contra de los
conquistadores. Fundaron una primera escuela en Texcoco en 1526 y otra en
Tlatelolco, en ellas enseñaban catecismo, escritura, lectura música, artes y oficios.
Para implantar la religión acudieron a diversos métodos como: el dibujo, el canto,
el teatro, la música, el buen ejemplo, la pobreza y el trabajo. Estudiaron y
conservaron las lenguas autóctonas, tradujeron a las lenguas indígenas los
principales textos del cristianismo. Centraron su trabajo en los jóvenes y los niños,
con la certeza de que el indígena es el mejor instrumento para convertir al
catolicismo, era el propio indígena. Los misioneros ensayaron diversos métodos
de evangelización, contaron con el apoyo de los encomenderos, para su sustento
dependieron del tributo, difundieron diversas prácticas religiosas como el
bautismo, la asistencia a misa, el culto a los santos, normas cristianas para la
sexualidad y el matrimonio. Con la llegada de los misioneros hubo muchos
templos sagrados destruidos y muchas antigüedades indígenas. En 1525 fray
Martín de la Coruña destruyó en Tzintzuntzan, ciudad sagrada de Michoacán. En
una carta del 12 de junio de 1531, Zumárraga anuncia que se destruyeron más de
quinientos templos y veinte mil ídolos.