Está en la página 1de 20

.

FUNDAMENTO CONSTITUCIONAL Y DESARROLLO LEGAL DE LA


COMISIÓN NACIONAL DEL SERVICIO CIVIL

Comisión Nacional Del Servicio Civil: Columna Vertebral Del Sistema De Carrera
Administrativa

La Ley 909 rescata la vigencia de las normas de carrera; consagra la competencia de la


autoridad en esta materia como es la Comisión Nacional; establece la categoría del empleo
temporal para casos especiales y escogidos de las listas de elegibles, lo que significa que la
recomendación clientelista se elimina para tales empleos; igualmente tales empleados
tendrán además de los salarios, las prestaciones sociales, con lo cual se eliminarán las
plantas paralelas y la contratación civil y deslaboralizada.

Antecedentes

El más próximo antecedente del organismo administrador y responsable de la carrera


administrativa se encuentra en el Decreto 2400 de 1968 y en las Leyes 13 de 1984 y 41 de
1988, especialmente en lo concerniente con el Consejo Superior del Servicio Civil, que es
una especie de antepasado de la Comisión Nacional del Servicio Civil.

La característica del Consejo Superior fue sólo el de ser un simple consultor, lo cual le
restaba posibilidades reales de intervenir en la marcha de la carrera; de otro lado, la
composición con representantes del parlamento era natural que tendía a mantener el
contenido clientelista respecto de los cargos públicos, razón por la cual la Corte Suprema
de Justicia declaró inexequible tal figura, pero también por el hecho de constituirse en una
interferencia del poder legislativo en los asuntos del poder ejecutivo; igualmente, la
representación de los empleados nunca se materializó debido a lo dispendioso que resultaba
la elección por universal que, aunque democrática, fue el mecanismo que impidió su
concreción. En conclusión, el propósito de dotar de instrumentos de administración de la
carrera administrativa al Departamento Administrativo del Servicio Civil, el Consejo
Superior y la ESAP, fue solamente un buen propósito. La carrera administrativa, por tanto,
fue en mucho tiempo tan solo tema de discusiones filosóficas y de promesas electorales.

La Asamblea Nacional Constituyente y el Servicio Público

El tema del servicio público motivó discusiones diversas en el seno de la Asamblea


Nacional Constituyente. Los propósitos descentralizadores y globalizantes a la vez quedan
plasmados en lo relacionado con los servidores del Estado. El desarrollo posterior
determina mandatos legales unificadores en materias tales como salarios, seguridad social,
procesos disciplinarios y carrera administrativa: Ley 4a. de 1992, Ley 27 de 1992, Ley 100
de 1993 y 200 de 1995, al lado de normas descentralizadoras como la 60, 136 y 142 de
servicios públicos. La característica es la centralización y unificación del tratamiento
laboral para los servidores públicos, con contadas excepciones tales como el magisterio y la
rama judicial. Nótese que las reformas anteriores a la Constitución Política de 1991, en lo
fundamental estaban dirigidas al orden nacional, y en esa medida el Consejo Superior sólo
estaba facultado para atender las consultas del orden nacional, y la gestión del
Departamento del Servicio Civil también lo era en ese orden. La ESAP, en tanto ha tenido
cobertura nacional, su gestión siempre ha estado orientada y dirigida hacia todos los
niveles; ello es ostensible con la puesta en marcha del proceso de descentralización
administrativa en 1986. La Constitución de 1991, en su artículo 130 consagra la existencia
de la Comisión Nacional del Servicio Civil para vigilar y administrar las carreras de los
empleados públicos y reseña, además, la excepción de las especiales. La cobertura es
nacional, territorial y sectorial en clara manifestación de la tendencia globalizante y
unificadora.

1.1 Una mirada al artículo 130 de la Carta Política de 1991

La primera referencia que aparece en las discusiones de la Asamblea Nacional


Constituyente en relación con la creación de un organismo rector de la carrera
administrativa, está consignada en el proyecto de reforma Nº 67, que habla de un “Consejo
Nacional del Servicio Civil y los demás organismos encargados de la administración y
vigilancia de la carrera...”, determinados estos por una ley orgánica que contuviera todo lo
relacionado con el servicio público; en dirección a mantener la imparcialidad y la
independencia de tales organismos y del Consejo Nacional. Autonomía, independencia e
imparcialidad son los ejes rectores.

Más definida era la idea respecto de la creación de un organismo rector de los destinos de la
carrera, se encuentra en la propuesta de reforma No.131. Dicha propuesta determina la
composición representativa del ejecutivo, legislativo y judicial y de los empleados sujetos
de carrera; la propuesta determinaba que el Departamento Administrativo del Servicio
Civil, o de la entidad que hiciera sus veces, fuera el organismo de apoyo; y su director o
responsable, debería ser nombrado por el Consejo del Servicio Civil. La propuesta
señalaba, también, que el Consejo del Servicio Civil debía de representar sólo a la sociedad
civil.

Elemento este de la mayor importancia, dado que el servicio público iba dirigido,
particularmente, a la sociedad en general. De otra parte, la propuesta planteaba una especie
de estructura orgánica por seccionales del servicio civil en los departamentos, con
dirección descentralizadora; además consecuente con la tendencia unificadora que se
propone para que sea el servicio civil departamental quien conceptúe, previa y
favorablemente, para suprimir o fusionar empleos, con lo cual posiblemente, se excluiría la
caprichosa costumbre de estar eliminando empleos, burlando con ello los mandatos legales
de la carrera administrativa; igual función se le determinaba al Consejo del Servicio Civil
en lo nacional. Descarta, pues, la propuesta, que, por un lado están las normas de carrera y
su desarrollo mismo y, por el otro, el manejo de los empleos sujetos de tales normas.

En el primer debate de la Comisión en la Asamblea Constituyente se aprueba un artículo


bastante denso, el número 7, que además de determinar que todos los empleos (cargos) de
los organismos y entidades del Estado son de carrera, con excepción de los de elección
popular y los que determine la misma ley se dispone allí que “habría una Comisión del
Servicio Civil que será responsable de la administración en las distintas carreras
administrativas”. “Igualmente, que vigilará las carreras especiales de la rama legislativa,

de la Procuraduría General de la Nación, de la Registraduría Nacional del Estado Civil y de


la Contraloría General. Establecía que la Ley determinará su conformación y la forma de
garantizar su autonomía frente a las ramas del poder público”. Insiste el texto del artículo,
en comento, en dos elementos principales: administrar las carreras, o sea que involucra a
todas las carreras que rigen a los empleados públicos en el Estado y, de otra parte,
determina quien vigilará, además, a la del legislativo, a las de los órganos de vigilancia y
control y a la del órgano electoral. Igualmente, enfatiza en la autonomía frente a las ramas
del poder, o sea, frente a los nominadores y responsables de la aplicación de las normas de
carrera. Luego de varios debates en la sesión plenaria del 19 de junio de 1991 se aprueba el
texto siguiente: “Habrá una Comisión Nacional del Servicio Civil, responsable de la
administración y vigilancia de las administrativas o especiales”. Un repaso literal del
artículo deja entrever la confusión respecto de las carreras especiales y la carrera general,
como tal; sin embargo, la misión que se define de manera depurada es la de vigilar y
administrar nacionalmente la carrera administrativa. Lo que estaría, más adelante por
definirse, sería su competencia y los estatutos o sectores a vigilar y administrar.

En el trabajo de codificación en el segundo debate, artículo 131A, se aprueba el texto


siguiente: “Habrá una Comisión Nacional del Servicio Civil responsable de la
administración y vigilancia de las carreras de los servidores públicos, excepción hecha de
las que tengan carácter especial”. Ya en este texto queda definida la existencia de varias
carreras “generales” y unas especiales, sobre las cuales no tendría competencia la Comisión
Nacional; implica, entonces, que el texto aprobado le define una importante función y
cobertura a la Comisión. Puede presumirse que los debates fueron depurando el texto y el
propósito, pero también se deja sin precisar el carácter de la Comisión en cuanto a su
autonomía e independencia y su lugar en la estructura del Estado.

En la sesión plenaria de agosto 21 de 1991 se presentó y aprobó un texto con variaciones,


seguramente que expresó, no sólo confusión respecto al carácter de la Comisión, sino sobre
los mismos alcances de su gestión y el objeto de la misión. El texto aprobado en esa
plenaria fue: “Habrá una Comisión Nacional del Servicio Civil responsable de la
administración y vigilancia de las carreras administrativas o especiales. La Ley determinará
su conformación y funcionamiento garantizando su autonomía e independencia frente a los
órganos del poder público”.

Insiste el texto en la autonomía e independencia frente a los órganos del poder público, lo
cual es comprensible a la responsabilidad de administrar y vigilar; dos misiones de
importancia sustancial.
En la última sesión plenaria, en la cual se tocó el tema de la Función Pública, 22 de
noviembre de 1991, el texto muy decantado aprobado rezaba así: “Habrá una Comisión
Nacional del Servicio Civil responsable de la administración y vigilancia de las carreras
administrativas. La ley determinará su conformación y funcionamiento garantizando su
autonomía e independencia frente a los órganos del poder público. En dicho texto se
determinaba que la Comisión tendría su competencia sobre todas las carreras
administrativas, dentro de las cuales estarían involucradas las mal llamadas especiales, que
son, en últimas, simples sistemas de administración de personal. De otra parte, se conservó
el criterio sobre su autonomía e independencia, en relación con los órganos del poder
público.

De manera “incomprensible” y dentro del trabajo de codificación y corrección de estilo, el


texto, finalmente consagrado en la Carta Política, tiene ciertas diferencias en relación con el
aprobado, de una parte, hace la distinción sobre las carreras especiales, las que noserían del
resorte de la Comisión Nacional, y elimina el mandato sobre la autonomía e independencia
frente a los poderes públicos. De entrada, dicha mutilación deja sin definición el carácter de
la Comisión y esta tendencia quedaría plasmada en el texto de la Ley 27 de 1992.

1.2 La Comisión Nacional del Servicio Civil en la Ley 27 de 1992

El artículo 12 de la Ley 27 de 1992 crea la Comisión Nacional del Servicio Civil y


organiza su integración. Solamente una propuesta que en cierta medida fue la base sobre la
que se discutió la creación y la composición de la Comisión en la Asamblea Nacional
Constituyente; ella enumera los miembros y las instituciones que estarían representadas.
Tal composición estaba en consonancia con el criterio de autonomía e independencia que
debería comportar frente a los órganos de las ramas del poder público. De tal suerte que la
composición que determinó la Ley 27 fue la siguiente:

Director Departamento de la Función Pública, Director de la ESAP, Representante del


Presidente de la República, Representante de los Gobernadores, Representante de los
Alcaldes, y Dos empleados.

Dicha composición deja a la Comisión subordinada y ligada al ejecutivo, y a los


representantes de los nominadores, sujetos de vigilancia, en cuanto a la aplicación de las
normas de carrera, esto es, la de ser juez y parte, y solamente incluyó a la ESAP, entidad
que ya había sido propuesta por la Asamblea Nacional Constituyente, organismo cuya
misión y función está ligada es a la capacitación y asesoría de los entes territoriales y sus
servidores públicos.

Sin embargo, en la intención de plasmar los dos mandatos centrales de la Carta Política, en
una gran dimensión, como es la de administrar y vigilar, el artículo 14 de la citada ley
relega en la Comisión su papel de mero consultor o asesor en tanto se predica en el literal c)
que su papel es el de recomendar asuntos que tienen relación con el objeto sometido a su
vigilancia y administración, como es todo lo relativo a la administración del personal que
esté al servicio del Estado; a renglón seguido, en el literal d), se le asignan, privativamente,
las consultas, en orden y después del Consejo de Estado y del Departamento Administrativo
del Servicio Civil. El fraccionamiento de funciones que pertenecen a un mismo proceso,
como es el relativo con el manejo de los empleados públicos, especialmente con los
vinculados a cargos de carrera, lejos de contribuir a un mejor y eficiente manejo posibilitan
la dispersión y el desorden. Dejar a la Comisión tan dependiente y subordinada, tanto en lo
presupuestal como en lo administrativo del Departamento de la Función Pública, es, de
alguna manera, contrariar el sentido que tuvo la Asamblea Nacional Constituyente.

Ahora bien, consecuente con el propósito descentralizador, la Ley 27, en su artículo 15,
determina la conformación de las Comisiones Seccionales del Servicio Civil, que a pesar
de su composición equivocada, constituyen un paso importante en la descentralización, y en
consonancia con la extensión de la cobertura de la carrera para el orden territorial, tal como
se desprende del artículo 125 de la Carta Política. La composición de las Comisiones
Seccionales, en las cuales los nominadores son a la vez los delegados para la
administración y vigilancia de la carrera, propicia no pocos conflictos laborales y jurídicos
y, lejos de contribuir a aclimatar la carrera en los entes territoriales, se genera un
escepticismo en los empleados, sujetos a las normas y una resistencia con los jefes políticos
de las regiones, lo mismo que con los alcaldes y gobernadores.

Un primer tropiezo y falta de independencia lo constituye el hecho de determinar que el


funcionamiento de las Comisiones Seccionales, dependa del gobernador; igual acontece
con la Comisión Nacional que depende del Departamento Administrativo del Servicio
Civil.

1.3 La Comisión Nacional del Servicio Civil en la Ley 443 de 1998.

En la Ley 443 de 1998 se introdujeron reformas a la composición y funciones de la


Comisión Nacional, luego de intensos debates y balances sobre su efectividad en la
administración y vigilancia de las normas de Carrera Administrativa. Para disminuir la
injerencia que los mandatarios territoriales tenían en las comisiones, gobernadores y
alcaldes tanto la nacional como las territoriales, determinó la ley la siguiente composición:
Director del Departamento Administrativo de la Función Pública, Un Delegado del
Presidente de la República, El Director de la ESAP, el Procurador General de la Nación, El
Defensor del Pueblo y, dos empleados de carrera elegidos por voto universal.

Persiste la supremacía del poder ejecutivo en contravía al espíritu del texto del artículo 130
de la Carta, que, de acuerdo con las actas de la Asamblea Nacional Constituyente, debería
ser un organismo independiente y autónomo del ejecutivo. Y este es el punto central de
todos los debates que se suscitan respecto de quién debe administrar y vigilar la carrera y,
por tanto, responder por el manejo de los empleos públicos. Es el debate entre la
posibilidad de modernizar y democratizar la función pública o dejarla definitivamente atada
al clientelismo político.
1.4 La Comisión Nacional del Servicio Civil en la Ley 909 de 2004

En su articulo 7, la ley 909 de 2004 plantea la comisión nacional del servicio civil como un
órgano de garantía y protección del sistema de mérito en el empleo público, de carácter
permanente de nivel nacional, se traza que dicha comisión será un órgano independiente de
las ramas y órganos del poder público, dotada de personería jurídica, autonomía
administrativa y patrimonio propio; que será responsable de la administración y vigilancia
de las carreras, excepto de las carreras especiales. Dicho artículo también define que la
Comisión Nacional del Servicio Civil actuará de acuerdo con los principios de objetividad,
independencia e imparcialidad, con el fin de garantizar la plena vigencia del principio de
mérito en el empleo público de carrera administrativa.

2. PRONUNCIAMIENTOS DE LA CORTE

2.1 La Sentencia C-372/99 de la Corte Constitucional frente a la Comisión Nacional


del Servicio Civil.

La Corte Constitucional mediante la sentencia C-372 de 1999 expuso la naturaleza y el


carácter nacional de la Comisión. Señaló la providencia:

 "La Comisión del Servicio Civil es, entonces, una sola y, a juicio de la Corte, no tiene un
carácter de cuerpo asesor o consultivo del Gobierno ni de junta o consejo directivo de
composición paritaria o con mayoría prevalente de los organismos estatales o de los
trabajadores, ni de las entidades territoriales en cabeza de sus autoridades.

 "Se trata en realidad de un ente autónomo, de carácter permanente y de nivel nacional, de


la más alta jerarquía en lo referente al manejo y control del sistema de carrera de los
servidores públicos, cuya integración, período, organización y funcionamiento deben ser
determinados por la ley. No hace parte del Ejecutivo ni de otras ramas u órganos del
poder público y debe ser dotada de personería jurídica, autonomía administrativa y
patrimonio propio, para que pueda cumplir con eficiencia los cometidos constitucionales
que le corresponden."

Y también aclaro el carácter de la Comisión Nacional del Servicio Civil, y la ubico al nivel
de los nuevos organismos creados por la Constitución de 1991, cuando afirma que: “Entre
tales órganos se encuentra, con su mismo nivel de importancia, y de ninguna manera como
un apéndice del gobierno, la Comisión Nacional del Servicio Civil, que es la entidad
responsable, según las voces del artículo 130 de la Constitución, de la administración y
vigilancia de las carreras de los servidores públicos, salvo las que, como Rama Judicial,
tengan carácter especial. El propósito de las normas fundamentales al respecto no es otro
que el de sustraer la carrera y su desarrollo y operación, así como la práctica de los
concursos y la implementación de los procesos de selección del personal al servicio del
Estado, de la conducción de la Rama Ejecutiva del poder público, que tiene a su cargo los
nombramientos en orden estricto de merito -según los resultados de los concursos...”.
“Dado que la Ley 443 establecia en su artículo 44 la siguiente composición: Director del
DAFP, director de la ESAP, un representante del Presidente de la República, el Procurador
General de la Nación o su delegado, el Defensor del Pueblo o su delegado, y dos
representantes de los empleados y, además, en su artículo 48, la creación de las comisiones
departamentales, la Corte en su sentencia afirma que: “La Comisión del Servicio Civil es,
entonces, una sola, y a juicio de la Corte no tiene un carácter de cuerpo asesoro consultivo
del gobierno ni de junta o consejo directivo de composición paritaria o con mayoría
prevalente de los organismos estatales, o de los trabajadores, ni de las entidades territoriales
en cabeza de sus autoridades. Se trata en realidad de un ente autónomo, de carácter
permanente y de nivel nacional, de la más alta jerarquía en lo referente al manejo y control
del sistema de carrera de los servidores públicos, cuya integración, periodo, organización y
funcionamiento deben ser determinados por la ley. No hace parte del Ejecutivo ni de otras
ramas u órganos del poder público y debe ser dotada de personería jurídica, autonomía
administrativa y patrimonio propio, para que pueda cumplir con eficiencia los cometidos
constitucionales que le corresponden”. Concluye la Corte.”

2.2 La Sentencia C-746/99 de la Corte Constitucional frente a la Comisión Nacional


del Servicio Civil.

Por medio de la sentencia C-746 de 1999 la corte determino la competencia de la CNSC,


expone la sentencia:

La competencia de la Comisión está dada en el artículo 130 de la Constitución, artículo


que sólo sustrae de su administración y vigilancia, a las carreras de los servidores
públicos que tengan carácter especial. Se excluyen de la competencia de la Comisión
Nacional del Servicio Civil, los servidores de los siguientes órganos: Contraloría General
de la República; Procuraduría General de la Nación; Rama judicial del poder público;
Fiscalía General de la Nación; las Fuerzas Armadas; y, la Policía Nacional, por ser todos
ellos de creación constitucional. A la lista que se ha expuesto, hay que agregar a las
universidades del Estado, pues su creación con régimen especial, es de origen
constitucional, por expresa disposición en el artículo 69 de la Carta. resulta constitucional
que, dentro de la facultad del legislador (art. 150 de la Constitución), éste determine, como
ocurrió en el presente caso, que los regímenes especiales de creación legal, a los que se
refiere el artículo 4 de la ley 443, corresponda a la Comisión Nacional del Servicio Civil,
su administración y vigilancia, en la forma como lo dispone el artículo 130 de la
Constitución. El parágrafo 1º demandado, no resulta inconstitucional por el cargo
expuesto por el demandante. Por el contrario, este parágrafo recoge la interpretación
constitucional que la Corte ha hecho sobre la diferencia de regímenes especiales y
regímenes específicos.

En la sentencia la corte se refiere al articulo 4 de la ley 443 de 1998 en su articulo 4, en


cuanto a la competencia de CNSC en cuanto a los sistemas específicos de carrera. La corte
presento la diferenciación entre regímenes especiales, de creación constitucional o legal, y
la carrera administrativa general; planteando lo siguiente:
Resulta pertinente recordar lo que la Constitución y la jurisprudencia han señalado sobre las
clases de carrera de los servidores públicos, atendiendo su origen (legal o constitucional).
Ellas son:

 a) Los regímenes especiales, de creación constitucional o legal, según el artículo 130 de la
Constitución; y, 

b) Los servidores de la carrera general.

 Examen de cada uno de estos regímenes:

 a) A los regímenes especiales creados por la Constitución, la Corte se ha referido en las
sentencias C-391 de 1993 y 356 de 1994.

En la sentencia C-391 de 1993, señaló:

 "La Constitución ha previsto en diferentes normas la creación de regímenes especiales de


carrera para ciertas entidades: la Contraloría General de la República (artículo 268,
numeral 10º); la Procuraduría General de la Nación (artículo 279); la Rama Judicial
(artículo 256, numeral 1º); la Fiscalía General de la Nación (artículo 253); las Fuerzas
Militares (artículo 217); la Policía Nacional (artículo 218).

 "En todos estos casos, la atribución de dictar las normas correspondientes ha sido dejada
por el Constituyente, de manera expresa, en cabeza de la ley. (Sentencia C-391 de 1993,
M.P., doctor José Gregorio Hernández Galindo)

 En la sentencia C-356 de 1994, siguiendo la misma clasificación, dijo :

 "No fue extraño al constituyente este aspecto de la materia o contenido de la función


pública, en el diseño del sistema de carrera.  Es así cómo el constituyente autorizó la
existencia de carreras especiales (artículo 130 de la C.N.), y sustrajo  la administración y 
vigilancia de las mismas de la "Comisión Nacional del Servicio Civil". 

 "En relación con los funcionarios de la Contraloría General de la República (art. 268
Num. 10 de la C.N.); en relación con los funcionarios de la Procuraduría General de la
Nación (art. 279 de la C.P.); para la rama judicial del poder público, (art. 256 No. 1 de la
C.N.); en relación con los empleados de la Fiscalía General de la Nación (art. 253 de la
C.N.); en relación con las Fuerzas Armadas (art. 217 de la C.N.); en relación con la
Policía Nacional (art. 218 de la C.N.); se autorizó la existencia de carreras especiales, que
consultan  los especiales contenidos materiales de esas agencias públicas. Pero no implica
que por los mismos, deban ser sus empleados separados del concepto de carrera."
(Sentencia C-356 de 1994, M.P., doctor Fabio Morón Díaz)

 De lo expresado en estas sentencias, se llega a las siguientes conclusiones:


 Primera.- Se excluyen de la competencia de la Comisión Nacional del Servicio Civil, los
servidores de los siguientes órganos: Contraloría General de la República; Procuraduría
General de la Nación; Rama judicial del poder público; Fiscalía General de la Nación; las
Fuerzas Armadas; y, la Policía Nacional, por ser todos ellos de creación constitucional.

Cabe advertir que en las anteriores enumeraciones hechas por la Corte, que no son
taxativas, no se hizo referencia al inciso segundo del artículo 69 de la C.P., que consagró
que las universidades oficiales, tienen un régimen especial. Dice la norma: "La ley
establecerá un régimen especial para las universidades del Estado".

 En consecuencia, la Corte considera que de acuerdo con la autonomía universitaria


reconocida por la Constitución, las universidades oficiales tienen, también, como los
órganos antes mencionados, un régimen especial, de origen constitucional, que las sustrae
de la administración y vigilancia de la Comisión Nacional del Servicio Civil. Esta
interpretación se armoniza con la jurisprudencia de esta Corporación, expuesta en la
sentencia C-220 de 1997, M.P., doctor Fabio Morón Díaz, que desarrolló a profundidad el
significado de la autonomía universitaria, referido, específicamente, a las universidades
oficiales, bajo la perspectiva de que se trata de entes con regímenes especiales.

 Es decir, que a la lista que se ha expuesto, hay que agregar a las universidades del Estado,
pues su creación con régimen especial, es de origen constitucional, por expresa disposición
en el artículo 69 de la Carta.

 Segunda.- La exclusión que hace la norma constitucional de los regímenes especiales, no


significa que no exista para éstos el principio de la carrera, ni mucho menos, que estén
exentos de administración y vigilancia estatal. Ellas se ejercerán de acuerdo con la ley que
para tal efecto se debe expedir.

 b) Los regímenes especiales de carrera creados por la ley, según dispone la ley 443,
artículo 4º son aquellos que "en razón de la naturaleza de las entidades en las cuales se
aplican, contienen regulaciones específicas para el desarrollo y aplicación de la carrera y
se encuentran consagradas en leyes diferentes a las que regulan el sistema general."

 El mismo artículo 4º determina que ellos son: "el personal que presta sus servicios en el
Departamento Administrativo de Seguridad -DAS-; en el Instituto Nacional Penitenciario y
Carcelario INPEC; en la Registraduría Nacional del Estado Civil; en la Unidad
Administrativa Especial de Impuestos y Aduanas Nacionales; los que regulan la carrera
diplomática y consular y la docente." El parágrafo 2º se refiere al personal científico y
tecnológico de las entidades que conforman el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología.

 El parágrafo 1º del artículo 4º, que es una de las normas demandadas, establece que para
estos regímenes, la administración y vigilancia corresponde a la Comisión Nacional del
Servicio Civil. El demandante considera que, de esta manera, se viola el artículo 130 de la
Constitución, pues esta norma separa a los regímenes especiales de tal conocimiento.

 Sin embargo, tal como lo advirtió el señor Procurador en su intervención, el cargo es


producto del desconocimiento del actor de las diferencias de los  regímenes especiales de
creación constitucional o legal.

 Al respecto, conviene señalar que el origen de creación de un régimen : constitucional o


legal, no es el único criterio para diferenciar si un régimen es especial o no, pues, al
legislador le corresponde, al hacer las determinaciones del caso, atender la propia
naturaleza del régimen y las consecuencias que su decisión implica. Consecuencias que
adquieren trascendencia, como es el hecho de que sobre un determinado regimen de
creación legal, la Comisión Nacional del Servicio Civil tiene o no la competencia señalada
en el artículo 130 de la Constitución.

 Por ello resulta constitucional que, dentro de la facultad del legislador (art. 150 de la
Consitución), éste determine, como ocurrió en el presente caso, que los regímenes
especiales de creación legal, a los que se refiere el artículo 4 de la ley 443, corresponda a la
Comisión Nacional del Servicio Civil, su administración y vigilancia, en la forma como lo
dispone el artículo 130 de la Constitución.

 c) Y, finalmente, respecto de la competencia administrativa y de vigilancia de la Comisión


sobre la carrera general de los servidores del Estado, (art. 125 de la C.P.), las facultades de
la Comisión Nacional del Servicio Civil,  no reviste la menor duda.

 En consecuencia, por lo explicado, el parágrafo 1º demandado, no resulta inconstitucional


por el cargo expuesto por el demandante. Por el contrario, este parágrafo recoge la
interpretación constitucional que la Corte ha hecho sobre la diferencia de regímenes
especiales y regímenes específicos.

3. LA COMISIÓN NACIONAL DEL SERVICIO CIVIL: ORGANIZACIÓN Y


FUNCIONAMIENTO

A la luz del acuerdo 001 de 2004 de la comisión nacional del servicio civil se adopta y
aprueba el reglamento de organización y funcionamiento de dicha comisión; en desarrollo
del capitulo I, del titulo II, de la ley 909 de 2004.

3.1 Naturaleza jurídica

Según el artículo 2 del acuerdo 001 referente a la naturaleza jurídica “La Comisión
Nacional del Servicio Civil es un órgano constitucional, autónomo e independiente de las
ramas del Poder Público, de carácter permanente del nivel nacional, dotada de autonomía
administrativa, personalidad jurídica y patrimonio propio.
Dada su naturaleza jurídica, a la Comisión Nacional del Servicio Civil no le serán
aplicables las normas de las ramas del Poder Público, salvo las excepciones”

Constituido como “…órgano de garantía y protección del sistema de mérito en el empleo


público que actuará de acuerdo con los principios de la función administrativa consagrados
en el artículo 209 de la Constitución y, en especial en los de objetividad, independencia e
imparcialidad…(art.3)”

3.2 Funciones

En cuanto a las funciones de la CNSC el acuerdo las estipula en sus artículos 6, 7 y 8,


rezando estos artículos así:

Artículo 6°. Funciones de la CNSC relacionadas con la administración de la carrera


administrativa…. la Comisión Nacional del Servicio Civil ejercerá las siguientes
funciones:

a) Establecer de acuerdo con la ley y los reglamentos, los lineamientos generales con que se
desarrollarán los procesos de selección para la provisión de los empleos de carrera
administrativa de las entidades a las cuales se aplica la Ley 909;

b) Acreditar a las entidades para la realización de procesos de selección de conformidad


con lo dispuesto en el reglamento y establecer las tarifas para contratar los concursos, en
concordancia con lo dispuesto en el artículo 30 de la Ley 909;

c) Elaborar las convocatorias a concurso para el desempeño de empleos públicos de carrera,


de acuerdo con los términos y condiciones que establezcan la ley y el reglamento;

d) Establecer los instrumentos necesarios para la aplicación de las normas sobre evaluación
del desempeño de los empleados de carrera administrativa;

e) Conformar, organizar y manejar el Banco Nacional de Listas de Elegibles; el Banco de


Datos de ex empleados con derechos de carrera cuyos cargos hayan sido suprimidos y que
hubieren optado por ser incorporados y, el Banco de Datos de empleados de carrera
desplazados por razones de violencia;

f) Remitir a las entidades, de oficio o a solicitud de los respectivos nominadores, las listas
de personas con las cuales se deben proveer los empleos de carrera administrativa que se
encuentren vacantes definitivamente, de conformidad con la información que repose en los
Bancos de Datos a que se refiere el literal anterior;

g) Administrar, organizar y actualizar el registro público de empleados inscritos en carrera


administrativa y expedir las certificaciones correspondientes;
h) Expedir circulares instructivas para la correcta aplicación de las normas que regulan la
carrera administrativa;

i) Realizar los procesos de selección para el ingreso al empleo público a través de las
universidades públicas o privadas o instituciones de educación superior, q ue contrate para
tal fin;

j) Elaborar y difundir estudios sobre aspectos generales o específicos de la gestión del


empleo público en lo relacionado con el ingreso, el desarrollo de las carreras y la
evaluación del desempeño;

k) Absolver las consultas que se le formulen en materia de carrera administrativa.

Parágrafo. El Banco Nacional de lista de elegibles a que hace alusión el presente artículo
será departamentalizado y deberá ser agotado teniendo en cuenta primero la lista del
departamento en donde se encuentre la vacante.

Artículo 7°. Funciones de la CNSC relacionadas con la vigilancia de la aplicación de las


normas sobre carrera administrativa. La Comisión Nacional del Servicio Civil en ejercicio
de las funciones de vigilancia cumplirá las siguientes atribuciones:

a) Una vez publicadas las convocatorias a concursos, la Comisión podrá en cualquier


momento, de oficio o a petición de parte, adelantar acciones, de verificación y control de la
gestión de los procesos con el fin de observar su adecuación o no al principio de mérito; y
dado el caso, suspender cautelarmente el respectivo proceso, mediante resolución motivada;

b) Dejar sin efecto total o parcialmente los procesos de selección cuando se compruebe la
ocurrencia de irregularidades, siempre y cuando no se hayan producido actos
administrativos de contenido particular y concreto relacionados con los derechos de carrera,
salvo que la irregularidad sea atribuible al seleccionado dentro del proceso de selección
impugnado;

e) Recibir las quejas, reclamos y peticiones escritas, presentadas, a través de los medios
autorizados por la ley y, en virtud de ellas u oficiosamente, realizar las investigaciones por
violación de las normas de carrera que estime necesarias y resolverlas observando los
principios de celeridad, eficacia, economía e imparcialidad. Toda resolución de la Comisión
será motivada y contra las mimas procederá el recurso de reposición;

d) Resolver en segunda instancia las reclamaciones que sean sometidas a su conocimiento


en asuntos de su competencia;

e) Conocer de las reclamaciones sobre inscripciones en el Registro de Empleados Públicos,


de los empleados de carrera administrativa a quienes se les aplica la presente ley;
f ) Velar por la aplicación correcta de los procedimientos de evaluación del desempeño de
los empleados de carrera;

g) Poner en conocimiento de las autoridades competentes los hechos constitutivos de


violación de las normas de carrera, para efectos de establecer las responsabilidades
disciplinarias, fiscales y penales a que haya lugar;

h) Tomar las medidas y acciones necesarias para garantizar la correcta aplicación de los
principios de mérito e igualdad en el ingreso y en el desarrollo de la carrera de los
empleados públicos, de acuerdo con lo previsto en la Ley 909;

i) Presentar un informe ante el Congreso de la República dentro de los diez (10) primeros
días de cada legislatura, o cuando este lo solicite, sobre sus actividades y el estado del
empleo público, en relación con la aplicación efectiva del principio de mérito en los
distintos niveles de la administración pública bajo su competencia.

Artículo 8°. Otras funciones de la CNSC. Además de las previstas en los artículos
anteriores, corresponde a la Comisión Nacional del Servicio Civil ejercer las siguientes
funciones:

a) Adjudicar y celebrar los contratos o convenios interadministrativos con las universidades


públicas o privadas o instituciones de educación superior acreditadas o autorizadas por esta,
cuyo objeto, sea adelantar los concursos o procesos de selección para la provisión de los
empleos de carrera de las entidades y organismos del orden nacional o territorial, de
competencia de la CNSC;

b) Autorizar al Presidente para celebrar los contratos requeridos para el cumplimiento de


las funciones propias de la Comisión;

c) Adjudicar los contratos o convenios necesarios para el cumplimiento de las funciones de


la Comisión cuya cuantía supere los doscientos (200) salarios mínimos mensuales legales
vigentes;

d) Delegar en el Presidente el ejercicio de las funciones que conforme a la Constitución y la


ley sean susceptibles de delegación;

e) Determinar la estructura interna de la Comisión y crear, fusionar y suprimir sus


dependencias;

f) Establecer la planta de personal que requiera para el cumplimiento de sus funciones,


basada en los principios de economía y eficiencia;
g) Adoptar el manual de funciones y requisitos para los empleos que formen parte de la
planta de personal de la Comisión, así como el perfil de competencias requeridas para
llevarlas a cabo;

h) Adoptar el sistema de nomenclatura y clasificación de los empleos que harán parte de su


planta de personal;

i) Aprobar el proyecto del plan de desarrollo y del presupuesto de la Comisión;

j) Determinar las oficinas encargadas de las funciones de control interno disciplinario y


control interno, en los términos de la Constitución y la ley;

k) Absolver las consultas que le sean formuladas en los asuntos de su competencia;

l) Elegir a su Presidente para un período anual que iniciará a partir del 7 de diciembre;

m) Elegir, designar y remover los empleados de la Comisión, excepto los del despacho de
cada comisionado;

n) Tramitar y decidir sobre impedimentos y recusaciones de los comisionados;

o) Conceder permisos y licencia no remunerada a los comisionados;

p) Adoptar las reglas para el reparto de los negocios de su competencia y elaborar los
programas de trabajo de la Comisión, en los términos previstos en el reglamento;

q) Resolver sobre la invitación a expertos a las sesiones de la Comisión para que opinen
sobre asuntos de su especialidad;

r) Autorizar al Presidente para recibir donaciones y legados que se hagan a la Comisión;

s) Resolver sobre las proposiciones que se sometan a su consideración;

t) Adoptar, interpretar y modificar el reglamento;

u) Las demás que le atribuya la ley.

3.2.1 Funciones del presidente de la CNSC

En su artículo 27 el acuerdo 001 asigna al presidente de la CNSC las siguientes funciones:

a) Presidir las sesiones, señalar el orden en que deben considerarse los asuntos y dirigir los
debates de acuerdo con el reglamento;
b) Convocar a las sesiones de la Comisión;

c) Servir de canal de comunicación de la Comisión y, en consecuencia, sólo él podrá


informar oficialmente sobre los asuntos decididos por esta;

d) Poner en conocimiento de los otros comisionados las notas oficiales que reciba;

e) Delegar, cuando lo considere oportuno, algunas de sus funciones en los otros


comisionados;

f) Servir de ordenador del gasto, en la forma que determine la ley y el reglamento;

g) Administrar y delegar los dineros que correspondan a la caja menor asignada a la


Presidencia de la Comisión, de acuerdo con las prescripciones legales;

h) Conceder permiso a los comisionados en los términos previstos en la ley y a los


empleados, previo visto bueno del comisionado respectivo o del superior correspondiente,
según el caso;

i) Hacer el reparto de los asuntos que corresponda resolver a la Comisión, de conformidad


con lo previsto en este reglamento;

j) Firmar el acto de nombramiento de los empleados cuya selección corresponda a la


Comisión;

k) Dar posesión a los empleados de la Comisión;

l) Aprobar las garantías de cumplimiento y de seriedad de los ofrecimientos que presten los
contratitas de la Comisión;

m) Las demás que le señale la ley.

3.2.2 Funciones de los asesores de comisionado

En su artículo 32 el acuerdo 001 asigna a los asesores de comisionado de la CNSC las


siguientes funciones:

a) Colaborar en la sustanciación y trámite de los asuntos a cargo de los despacho;

b) Rendir informe periódico y escrito sobre la sustanciación de asuntos que se tramiten en


el despacho;

c) Colaborar al comisionado en la elaboración de proyectos de decisiones que deba adoptar


la Comisión;
d) Practicar pruebas, inspecciones y visitas por delegación que haga el comisionado;

e) Las demás que le señale el comisionado correspondiente.

3.2.3 Funciones de la secretaría general

En su artículo 34 el acuerdo 001 asigna a la secretaría general de la CNSC las siguientes


funciones:

a) Redactar las actas de las sesiones. Sólo las actas constituirán el instrumento que describa
lo sucedido en la sesión y no condicionan la validez o eficacia de las decisiones que se
adopten;

b) Apoyar la formulación de políticas, planes y programas de la Comisión;

c) Aplicar en el ámbito de su competencia las políticas administrativas de la Comisión;

d) Asistir al Presidente en el reparto de los asuntos a cargo de la Comisión;

e) Llevar los libros correspondientes y procurar que los asientos se hagan eficiente y
oportunamente;

f) Dirigir la informática de gestión y coordinar la relatoría de la información documental de


la Comisión;

g) Mantener actualizado y ordenado correctamente el archivo de la secretaría;

h) Redactar la correspondencia que los comisionados le ordenen;

i) Citar a los comisionados cuando lo ordene el Presidente;

j) Distribuir el trabajo de la secretaría entre los empleados de la misma;

k) Guardar absoluta reserva sobre las deliberaciones y decisiones de la Comisión y velar


porque los subalternos también cumplan con esta obligación. La inobservancia de esta regla
está sujeta a las sanciones legales;

l) Comunicar las decisiones de la Comisión;

m) Expedir las certificaciones que le correspondan de acuerdo con la ley y con este
reglamento;

n) Ejercer las demás funciones que le sean asignadas por la ley, por el reglamento, por el
Presidente o por los comisionados.
3.3 Composición

Según el articulo 10 la CNSC estará conformada por 3 miembros que serán designados de
conformidad con lo previsto en la ley 909 y según el procedimiento que establezca el
reglamento.

3.4 Estructura y planta de personal

Reza el artículo 37 del acuerdo la comisión determinará su estructura y establecerá la plante


de personal que requiera, basándose en los principios de economía y eficiencia; los
despechos serán de libre nombramiento y remoción de cada uno de los comisionados y los
demás empleos serán provistos por la comisión. En su artículo 38 estipula que por razones
de urgencia o de especial necesidad podrá solicitar a cualquier organismo o entidad de la
rama ejecutiva la realización de ciertas actividades o la autorización de comisiones a
algunos de sus empleados.

Como estructura se plantea la siguiente:

3.5 Régimen jurídico

Según el artículo 17 los miembros de la CNSC son empleados públicos, el artículo 44


estipula que los contratos celebrados por la CNSC se someterán a los principios,
formalidades y tramites de celebración, ejecución y liquidación previstos en la ley 80 de
1993 y normas que lo complementen, sustituyan o adicionen; y el régimen disciplinario
aplicable a sus empleados será el previsto en el código disciplinario único el articulo 45 del
acuerdo 001.

4. COMPETENCIAS DE LA COMISIÓN NACIONAL DEL SERVICIO CIVIL


-Campo de aplicación de la LEY 909 de 2004-

En el artículo 3 de la ley 909 se establece el campo de aplicación de dicha ley y por ende el
campo de actuación de la CNSC, precisando así:

1. Las disposiciones contenidas en la presente ley serán aplicables en su integridad a los


siguientes servidores públicos:

 A quienes desempeñan empleos pertenecientes a la carrera administrativa en las


entidades de la Rama Ejecutiva del nivel Nacional y de sus entes descentralizados.

 Al personal administrativo del Ministerio de Relaciones Exteriores, salvo cuando en


el servicio exterior los empleos correspondientes sean ocupados por personas que
no tengan la nacionalidad colombiana.
 Al personal administrativo de las instituciones de educación superior que no estén
organizadas como entes universitarios autónomos.

 Al personal administrativo de las instituciones de educación formal de los niveles


preescolar, básica y media.

 A los empleados públicos de las entidades descentralizadas adscritas o vinculadas al


Ministerio de Defensa Nacional, las Fuerzas Militares y a la Policía Nacional.

 A los empleados públicos civiles no uniformados del Ministerio de Defensa


Nacional, de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional.

 A los comisarios de Familia, de conformidad con lo establecido en el parágrafo del


artículo 30 de la Ley 575 de 2000;

 A quienes prestan sus servicios en empleos de carrera en las siguientes entidades:

 En las corporaciones autónomas regionales.

 En las personerías.

 En la Comisión Nacional del Servicio Civil.

 En la Comisión Nacional de Televisión.

 En la Auditoría General de la República.

 En la Contaduría General de la Nación;

 A los empleados públicos de carrera de las entidades del nivel territorial:


departamentos, Distrito Capital, distritos y municipios y sus entes descentralizados;

 La presente ley será igualmente aplicable a los empleados de las Asambleas


Departamentales, de los Concejos Distritales y Municipales y de las Juntas Administradoras
Locales. Se exceptúan de esta aplicación quienes ejerzan empleos en las unidades de apoyo
normativo que requieran los Diputados y Concejales.

2. Las disposiciones contenidas en esta ley se aplicarán, igualmente, con carácter


supletorio, en caso de presentarse vacíos en la normatividad que los rige, a los servidores
públicos de las carreras especiales tales como:

o Rama Judicial del Poder Público.

o Procuraduría General de la Nación y Defensoría del Pueblo.


o Contraloría General de la República y Contralorías Territoriales.

o Fiscalía General de la Nación.

o Entes Universitarios autónomos.

o Personal regido por la carrera diplomática y consular.

o El que regula el personal docente.

o El que regula el personal de carrera del Congreso de la República

Parágrafo 2º. Mientras se expida las normas de carrera para el personal de las Contralorías
Territoriales y para los empleados de carrera del Congreso de la República les serán
aplicables las disposiciones contenidas en la presente ley.

Dispone también el articulo 4 en su numeral 3 que será además competencia de la CNSC de


los sistemas específicos correspondientes al numeral 2 del mismo artículo; siendo estos.

 El que rige para el personal que presta sus servicios en el Departamento


Administrativo de Seguridad (DAS).

 El que rige para el personal que presta sus servicios en el Instituto Nacional
Penitenciario y Carcelario (Inpec).

 El que regula el personal de la Unidad Administrativa Especial de Impuestos y


Aduanas Nacionales (DIAN).

 El que regula el personal científico y tecnológico de las entidades públicas que


conforman el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología.

 El que rige para el personal que presta sus servicios en las Superintendencias.

 El que regula el personal que presta sus servicios en el Departamento


Administrativo de la Presidencia de la República.

 El que regula el personal que presta sus servicios en la Unidad Administrativa


Especial de la Aeronáutica Civil.

5. CONCLUSIÓN

Partiendo de lo expuesto a lo largo de este trabajo podríamos plantear que la comisión


nacional del servicio civil, es como ya lo sito la corte en la sentencia C-372 del 99….”en
realidad de un ente autónomo, de carácter permanente y de nivel nacional, de la más alta
jerarquía en lo referente al manejo y control del sistema de carrera de los servidores
públicos, cuya integración, período, organización y funcionamiento deben ser
determinados por la ley. No hace parte del Ejecutivo ni de otras ramas u órganos del
poder público y debe ser dotada de personería jurídica, autonomía administrativa y
patrimonio propio, para que pueda cumplir con eficiencia los cometidos constitucionales
que le corresponden”; como lo estipula, de igual formal, el legislador en el articulo 7 de la
Ley 909 de 2004; y como lo auto denomina dicha entidad en el articulo 2 del acuerdo 001
de 2004.

También podríamos afirmar la autonomía de la CNSC partiendo de su consagración como


tal en el artículo 130 de la constitución política, y a lo largo de las sentencias y leyes citadas
con anterioridad.

Pero podemos encontrar algunos planteamientos que a nuestra consideración no conforman


una negación de autonomía de la CNSC, pero que si constituyen una restricción y/o
disminución de dicha autonomía.

Podemos anotar entre estas restricciones el control fiscal al que se halla adscrita la
comisión, por parte de la contraloría general de la república. Las restricciones que se
pueden presentar a partir de las partidas presupuestales, para el desarrollo de sus tareas.

Se hace necesario expresar la dificultad que se presenta al plantear una tesis como la que se
trata de exponer, acerca de la autonomía de la citada comisión, dado el hecho, de que el
proceso de concreción y puesta en marcha de la CNSC es inconcluso y solo se halla en vía
de desarrollo.

Lo conclusión planteada parte de la teoría y lo puesto en las normas y la jurisprudencia


concernientes a la CNSC