Está en la página 1de 11

Carlos Mario Sierra Duque

1 UNIDAD I: LÓGICA

1.1.1 ACERCA DEL RAZONAMIENTO, LA PROPOSICIÓN, LA ARGUMENTACIÓN Y EL


ENUNCIADO
El razonamiento puede entenderse como el acto y producto de razonar (inferir), y razonar como una
facultad del intelecto que permite revelar una proposición1 con base en otras proposiciones; la
proposición revelada se conoce como conclusión, las que sirvieron de base, premisas; en el trayecto
premisas-conclusión pudieron emerger otras proposiciones intermedias; la aparición de cada proposición
intermedia y de la conclusión debe ser el producto de la aplicación de algún dictamen, o razón.
El razonamiento es un acto individual y no tiene, por obligación, que “divulgarse”; pero cuando se ha
decidido compartir razonamiento(s) entre un enunciante (emisor) y un destinatario (receptor), se dice
que el primero hace despliegue de una argumentación al segundo. La argumentación se desenvuelve a
través de la enunciación de cada proposición que conecta a las premisas con la conclusión; la
argumentación será tan adecuada, como acertados o aceptables sean las razones empleadas para producir
cada proposición. En el ámbito de la argumentación a la exposición de cada razón se lo denomina
argumento, y a la declaración de cada proposición, enunciado declarativo.

A continuación, se enseñan varios argumentos con el propósito de que especule “cuáles de ellos se
perciben como adecuados, o no”:

1 Los países tienen ciudades. Lo que conlleva a afirmar que, Sarmiento


Las ciudades tienen personas. Angulo no es rico.
Por tanto, los países tienen personas.
5 Las tablets son teléfonos móviles.
2 Los europeos miden, en promedio, 1.80m. Los teléfonos móviles se diseñaron para
Los filipinos son europeos. aprovechar los recursos del internet.
De ahí que, los filipinos miden, en promedio, Así que, las tablets se diseñaron para
1.80m. aprovechar los recursos del internet.

3 Si fuera dueño de todo el dinero del Banco de 6 Los vehículos tienen cuatro llantas.
la República, sería rico. Los camiones tienen cuatro llantas.
No soy dueño de todo el dinero del Banco de Lo que implica que, los vehículos son
la República. camiones.
En consecuencia, no soy rico.
7 Los vehículos tienen cuatro llantas.
4 Si Sarmiento Angulo fuera dueño de todo el Los camiones tienen cuatro llantas.
dinero del Banco de la República, entonces Se sigue que, los camiones son vehículos
sería rico.
Sarmiento Angulo no es dueño de todo el
dinero del Banco de la República.

En la descripción de los conceptos razonar y argumentación, se hizo alusión a los términos proposición
y enunciado ¿a qué nos referimos con ellos? Una proposición alude a una impresión o huella mental
poseedora de sentido, de significado que es comunicable mediante una oración de un lenguaje y que
pretende comunicar que algo es, o no, el caso. Al momento de desarrollarse un proceso comunicativo,

1
Enunciado de tipo “declarativo”, como será expuesto más delante.
1
Carlos Mario Sierra Duque

cada proposición se exterioriza mediante un elemento lingüístico denominado oración (o una frase) y
por ello obedece a normas gramaticales de un lenguaje. Dado que una frase sólo posee verbo en su forma
“no personal”2 es decir, no conjugado, se invita a reformularla, cuando sea el caso, mediante una oración;
la oración se compone de una secuencia de palabras que se estructuran en sujeto y predicado, y este
último contiene, como núcleo (o elemento central), un verbo conjugado. Dos oraciones declarativas
distintas pueden utilizarse para aseverar la misma proposición: "María ganó el reinado" y "El reinado fue
ganado por María". La misma oración, dependiendo del contexto espacial o temporal (es decir, el lugar
o el momento), puede emplearse para expresar diferentes proposiciones; por ejemplo, “El mejor jugador
de la selección Colombia de fútbol lleva puesta la camiseta 10”.
Aunque las oraciones dependen del lenguaje empleado, en general se usan para las mismas funciones
(Copi y Cohen, 2013): a) transmitir información (discurso informativo: mediante declaraciones), b)
manifestar o provocar sentimientos (discurso expresivo: a través de exclamaciones), y c) causar o impedir
una acción (discurso directivo: puede emplear órdenes, peticiones, preguntas).

En la literatura pueden encontrarse clasificaciones diversas para los enunciados; obsérvese, por ejemplo,
la siguiente:

 declarativos3: su intención es afirmar o aseverar; ejemplos pueden ser: “la atracción entre dos
cuerpos depende de sus respectivas masas y de la distancia que los separa”, “El área del lote en el
que se encuentra ubicada la ciudad universitaria de la Universidad de Antioquia es de 287.467 𝑚 ”,
 deónticos: manifiestan un deber ser o deber hacer de otro enunciado; para ello, se emplean
expresiones como: es obligatorio que…, está prohibido…, está permitido…, o es indiferente que….
ejemplos: “es obligatorio que se aprueben todas las asignaturas del plan de estudio de un programa
para recibir el respectivo título profesional”; “Está prohibido realizar mudanza en días festivos”,
“está permitido detener su auto en esta zona”, “es indiferente si se es mayor de edad, o no, para
ingresar a este evento”.
 modales: su intención comunicativa es expresar la necesidad, posibilidad, imposibilidad o
contingencia de otro enunciado; examine este par de ejemplos: “es posible que Ana realice estudios
de posgrado”; “es necesario que haya oxígeno para que se presente combustión”. “es imposible que
reconstruyas un espejo roto”; “tu cumplimiento con las citas de trabajo es un acto contingente”
 interrogativos: revelan una inquietud o una solicitud de información, ejemplo: “¿cuál es el número
atómico del estaño?”
 imperativos: establecen una orden o una exhortación; ejemplo, “Jerónimo, levanta ese matero”.
El enunciante de una argumentación puede pretender: a) modificar el estado de comprensión o de
conocimiento del destinatario (función informativa), o b) alterar en el destinatario, su estado de ánimo o
de opinión (funciones expresiva o directiva). Cuando la intención de una argumentación sea la de
modificar el estado de conocimiento, el tipo de enunciado más empleado es el declarativo; cuando se
pretende alterar el estado de ánimo o de opinión, el énfasis se traslada al uso de los otros tipos de
enunciados.4

2
Formas personales: son aquellas que informan de su número, la persona, el tiempo, el aspecto y el modo a través de sus
desinencias. Formas no personales: son aquellas que no expresan ni número, ni persona, ni modo, éstas son el infinitivo, el
gerundio y el participio.
3
También se los conoce como veritativos o asertivos.
4
Aunque estas asociaciones: intenciones comunicativas-tipo de enunciados no están definidas tan taxativamente.
2
Carlos Mario Sierra Duque

El papel desempeñado por los enunciados declarativos en las argumentaciones de tipo informativo los
eleva al nivel de trascendentes en este texto; de hecho, los siguientes términos serán considerados como
sinónimos: oración ≈ enunciado; enunciado ≈ enunciado declarativo; enunciado declarativo ≈
proposición; lo apropiado o no de estas asimilaciones terminológicas no son objeto de defensa en este
documento. 5
Ante un enunciado declarativo se afronta la tarea de establecer si lo que expresa “es, o no, el caso”, es
decir, es “cierto” o “falso”, y al momento de concretarse el valor de verdad se dice que se ha formulado
un juicio. Los juicios pueden determinarse a través de “verificación (directa o indirecta)”, “aceptación
voluntaria” del receptor, una “suposición” planteada, o mediante “defensa” sustentada en una
argumentación.
Un tipo de palabra de gran importancia en las oraciones declarativas es aquella que se emplea como
“operador lógico”; el operador lógico puede usarse para contrariar el sentido veritativo de un enunciado
declarativo, o cuando enlaza dos enunciados declarativos produce un nuevo sentido veritativo para la
pareja. La aparición, o no, de operadores lógicos es lo que se utiliza como criterio para categorizar a los
enunciados declarativos como simples o compuestos.
 Enunciado declarativo simple: es un único enunciado declarativo en el que, además, no se incluye
algún operador lógico; ejemplo: “La universidad es un espacio instituido para la reflexión crítica”.

 Enunciado declarativo compuesto: en estos aparecen operadores lógicos; se establecen los siguientes
casos:

 Enunciado negado. Manifiesta que no es el caso lo que expresa otro enunciado; ejemplo: “no
siento celos de tu exnovia”; el adverbio de negación “no”, indica que no es el caso que “sienta
celos de la exnovia.
 Enunciado conjuntivo. Con este tipo de enunciado se indica que cada uno de los enunciados
enlazados lógicamente deben ser ciertos para que el enunciado global (compuesto) lo sea;
ejemplo: “Tu madre me odia, tu padre me ignora y tu perro me muerde”.
 Enunciado disyuntivo. Un enunciado disyuntivo señala que al menos uno de los enunciados
enlazados debe ser cierto para que el enunciado global lo sea. Ejemplo: “leo un buen libro, me
distraigo con una buena película o visito un museo”.
 Enunciado condicional (enunciado hipotético). Un enunciado condicional supone que la verdad
de uno de los enunciados es suficiente para afirmar la verdad de otro. Las oraciones declarativas
condicionales podrían estructurarse para que asuman la siguiente apariencia: “si...entonces…”.
Al enunciado que se ubique después del “si” y antes del “entonces” se lo conoce como
antecedente (o condición suficiente); al que se encuentra posterior al “entonces”, consecuente (o
condición necesaria).
En (Copi y Cohen, 2013) los autores se refieren a 4 formas de empleo de las oraciones
condicionales:
Uso definicional. El consecuente se formula “por definición” según su antecedente: “Si una
persona nace en Colombia, es colombiano.”
Uso causal. El consecuente se produce “por causalidad” de su antecedente: “Si el agua alcanza
una temperatura de 100 °c con la presión atmosférica a nivel del mar, hierve”.

5
Convéngase traducir el símbolo ≈ como “similar”
3
Carlos Mario Sierra Duque

Uso lógico. El consecuente se deriva “lógicamente” de su antecedente: “Si los elefantes vuelan
y Dumbo es un elefante, entonces Dumbo vuela¨.
Uso decisional. El consecuente estipula “la acción a tomar” si se presenta la situación descrita
en el antecedente: “Si el flujo de agua que ingresa al embalse es mayor a 400 l/s, cierre las
compuertas”.6
Para tratar de eludir el análisis de cuál es el tipo de uso de una oración condicional cuando ella
es encontrada en un pasaje de texto, se recurre a la definición de implicación material. Ella es
una propuesta conceptual que pretende recoger lo común de las distintas connotaciones7 de
la relación condicional “si…, entonces…” y es que: "no es el caso que: la proposición que
obraría como antecedente fuera cierta y no lo sea la que actuaría como consecuente”.
Algunas expresiones que pueden ayudar a detectar oraciones condicionales (o hipotéticas):
Si P entonces Q P implica que Q
Si P, Q Cuando P, Q
Q si P Q a condición de que P
P sólo si Q Q con tal de que P
Para P, es necesario Q Q siempre que P
Es suficiente P para Q Q mientras P
Q en caso de que P Q siempre y cuando P
Q cuando P Q a menos que P
Como P, Q Q a no ser que P
La combinación de palabras y símbolos que aparecen en rojo, obran como operado lógico
“condicional”. Las letras en mayúscula se usan para representar cualquier enunciado
declarativo (simple o compuesto); además, y con propósito didáctico, la letra P se emplea para
representar el enunciado que desempeña el papel de condición suficiente (antecedente),
mientras Q simboliza al enunciado que lo hace como condición necesaria (consecuente).
 Enunciado bicondicional. Expresa que la verdad de cualquiera de un par de enunciados es
suficiente y necesaria para determinar la del otro. De hecho, se podría afirmar que entre dos
proposiciones existe una relación de bicondicionalidad cuando se afirma que “ambos se verifican
en conjunto”, o “ninguno de los dos lo hace”; observe los ejemplos siguientes:
a) “salgo a divertirme si, y sólo si, he cumplido con mis obligaciones”
b) “viajo en bus y lo hago plácidamente si, y sólo si, es obligatorio mi desplazamiento, la carretera
se encuentre en buen estado y las condiciones climáticas son benévolas”. Observe que las
proposiciones antes y después de la expresión “si, y sólo si” son de tipo conjuntivo, una de ellas
es “viajo en bus y lo hago plácidamente”; la otra, “es obligatorio mi desplazamiento, la carretera
se encuentre en buen estado y las condiciones climáticas son benévolas”.
Expresiones que te ayudan a identificar oraciones bi-condicionales:
P si, y solo si, Q; P es suficiente y necesario para Q; P es equivalente a Q; P y Q son equivalentes.

6
Esta connotación es común en los campos de la algoritmia y la programación de computadores.
7
Definicional, causal, etc.
4
Carlos Mario Sierra Duque

Similar a lo afirmado en las oraciones condicionales, la combinación de palabras y símbolos que


aparecen en rojo, obran como operado lógico “bicondicional”. Las letras en mayúscula se usan
para representar cualquier enunciado declarativo (simple o compuesto); es claro que en las
oraciones bicondicionales, no se podría hablar de que uno de los enunciados es el antecedente y
el otro el consecuente, puesto que ambos desempeñan los dos roles.

CONCEPTO DE VERDAD
En párrafo previo se hizo uso de los términos “cierto” y “falso” para informar sobre el acuerdo, o no, con
la afirmación de que algo que era el caso (o que no lo era); una discusión al respecto obliga a remitirse
a la concepción del término verdad. El concepto de verdad es tema de análisis en campos como la
filosofía, la religión y el derecho, por mencionar algunos; es más, se han establecido varios criterios para
definirla y categorizarla; observe la siguiente clasificación: la verdad moral, la verdad material y la
verdad formal. A continuación se hará una breve descripción:
La verdad moral, o veracidad, tiene que ver con la correspondencia entre lo que se cree o piensa, y lo
que se afirma o se hace; cuando alguien se esmera en menguar los logros de sus compañeros, consciente
de que no lo merecen, está incurriendo en falsedad moral (no es veraz).
La verdad material se manifiesta de dos maneras, la verdad ontológica y la epistemológica. La
ontológica8 es la conciliación entre lo que se es y lo que parece ser; este tipo de verdad busca que la
cosa se corresponda con la naturaleza que se le ha asignado a ella, que sea genuina, auténtica; presentar
como “genuinos” a billetes “falsos”, es un ejemplo de falsedad ontológica. La verdad epistemológica es
la congruencia entre lo que se afirma de lo real y lo real mismo, conocida también como verosimilitud;
es el caso de la proposición “La Selección Antioquia de fútbol masculino ha ganado 5 campeonatos
nacionales”, o la proposición “la velocidad de la luz es de, aproximadamente, 300000 km/s”. Una manera
de centrarse en la correspondencia entre nuestras afirmaciones9 y los hechos (la verosimilitud), es
conceder veracidad y verdad ontológica a los enunciados.
Finalmente, la verdad formal se le otorga a una proposición según “la forma” en que se haya obtenido a
partir de otras; la verdad formal se centra en la consistencia entre las afirmaciones mismas, independiente
tanto de lo que realmente se piense de esas afirmaciones (verdad moral), como del contexto específico
en el que se llevan a cabo tales afirmaciones (verdad material) 10; éste es el tipo de verdad que interesa a
la que, más adelante, será referida como Lógica Formal.

8 La ontología (del griego antiguo ὄν —genitivo ὄντος—, 'ente'; y λόγος 'ciencia, estudio, teoría') o metafísica general es la
rama de la filosofía que estudia lo que hay, así como las relaciones entre los entes (por ejemplo, la relación entre un universal
—como el rojo— y un particular que lo "tiene" —como esta manzana) o la relación entre un acto (como el que Sócrates
bebiera la cicuta) y sus participantes (Sócrates y la cicuta).
Algunas preguntas ontológicas son: ¿qué es la materia? ¿Qué es un proceso? ¿Qué es el espacio-tiempo? ¿Hay propiedades
emergentes? ¿Se ajustan todos los eventos a alguna(s) ley(es)? ¿Hay especies naturales? ¿Qué hace real a un objeto? ¿Hay
causas finales? ¿Es real el azar? Muchas preguntas tradicionales de la filosofía se pueden entender como preguntas
ontológicas: ¿Dios existe? ¿Existen entidades mentales, como ideas y pensamientos? ¿Existen entidades abstractas, como los
números? ¿Existen los universales? (Tomado de Wikipedia)
9
En lugar de los pensamientos.
10
En ese sentido, la verdad formal puede abstraerse de las verdades moral y material.
5
Carlos Mario Sierra Duque

RETOMANDO EL CONCEPTO DE RAZONAMIENTO


Se expresó al inicio de esta unidad, que razonar se concibe como una facultad que permite afirmar o
revelar una conclusión con base en un conjunto de premisas, posibilitando que en el trayecto premisas-
conclusión emerjan proposiciones intermedias; la aparición de cada proposición (distinta a las premisas)
debe poder ser justificada mediante algún dictamen o razón “pertinente”: el argumento lógico. Es la
corrección de los argumentos lógicos el objeto de estudio que inspira los esfuerzos de la Lógica.
Expuesta ya la diferencia de la naturaleza entre razonar y argumentar, se propone emplear el término
inferir11 para aludir a cualquiera de estas dos nociones; con ello se pretende construir o referir a un
contexto más general y abstracto para ambas nociones.
Inferencia deductiva
La inferencia deductiva (deductive inference) establece que la conclusión se deriva necesariamente de
sus premisas; cuando ello no se satisface se dice que la inferencia es inductiva (inductive inference). Lo
deductivo de una inferencia yace en la búsqueda de la verdad formal, lo que denominaremos consistencia
entre las proposiciones, dejando de lado las verdades moral y material. Pero no todas la inferencias que
tienen apariencia deductiva son correctas, las que lo son se las denomina válidas, en caso contrario, no-
válidas.
Inferencia inductiva
Un rasgo distintivo de la inferencia inductiva (otra forma de referirse al razonamiento no-deductivo), es
que es latente, e incluso patente, la posibilidad de que la conclusión no se derive necesariamente de las
premisas, caso en el que se diría que la conclusión es plausible. A las inferencias inductivas que exhiban
alta plausibilidad de inferir la conclusión, se las refiere como sólidas, en caso contrario, débiles. A
continuación, se describen brevemente algunas “formas” de inferencia inductiva.
Un primer caso corresponde a la generalización de casos (inducción enumerativa, enumeración
simple, o casuística), la cual pretende establecer un rasgo de carácter general con base en la información
recogida sobre comportamientos o características pertenecientes a algunos individuos o casos; las
afirmaciones particulares que se efectúen sobre los casos son tomadas como las “premisas” de la
argumentación, la afirmación que se generalice desde las particulares y que se aplicaría a toda la
población sería la “conclusión”; un ejemplo puede ser: “los que habitamos esta ciudad disfrutamos de un
ambiente de paz, puesto que, ni yo, ni mi familia, ni mis amigos cercanos, hemos sido objeto de
violencia”.
Un segundo modo de llevar a cabo inferencia inductiva es la abducción (abductive inference), su
propósito es formular una hipótesis plausible que le dé sentido a la información de que se disponga (esta
información puede provenir de: indicios encontrados, datos obtenidos, e información referida por
terceros). La hipótesis obra como la “conclusión” en este tipo de inferencia, mientras que la información
que se tiene a mano se toma como “premisas”. Un ejemplo de abducción puede presentarse cuando se
diagnostica la gripa AH1N1 en una persona, con base en algunos de los síntomas que tal gripa origina.
Una tercera forma de inferencia inductiva es la analógica (analogic inference), la cual pretende aplicar
en un caso, el conocimiento que se dispone de otro; ello se hace amparado en la afinidad o similitud del
primero respecto del segundo; ejemplo puede ser, cualquier afirmación que se haga acerca de la
posibilidad de vida en Marte con base en la similitud de las condiciones ambientales de ese planeta, y
aquellas en las que habitan (en desiertos, o en los casquetes polares terrestres) los denominados
“organismos extremófilos” en el nuestro.

11
De hecho, con el desarrollo de la computación, la inferencia es la palabra más empleada para referirse al “proceso
mecanizado” fundamentado en la lógica para extraer información con base en información previa.
6
Carlos Mario Sierra Duque

LÓGICAS FORMAL E INFORMAL


La Lógica es un campo de conocimiento que pretende formular conceptos, identificar principios y
proponer métodos que ayuden a distinguir el razonamiento (inferencia) correcto del incorrecto, el
producto de ese empeño de la lógica es la concreción de un conjunto de argumentos lógicos; tales
argumentos se emplean como criterios (reglas) que estipulan inferencias válidas para el razonamiento
deductivo, sólidas para el inductivo. Una categorización del campo de la lógica, la divide en dos: la
formal (o simbólica) y la informal (o retórica).

Lógica Formal
Lógica Formal hace referencia a un campo de conocimiento que establece como objeto de estudio a los
argumentos lógicos formales (conocidos como esquemas o reglas de inferencia), denominados así
porque no requieren de enunciados declarativos y, en su lugar, utiliza secuencias de símbolos para
representarlos, conocidas como formas declarativas12. Como un adelanto a este asunto, el enunciado
simple “La vida me ofrece oportunidades para realizarme” se podría reemplazar por una letra como p; o
el enunciado condicional “si la vida me ofrece oportunidades para realizarme, las aprovecharé”, podría
simbolizarse como p → q, donde p es tal y como recién se definió, q representa el enunciado
“aprovecharé esas oportunidades”, y el símbolo → se emplea para referir al operador lógico condicional.
El propósito de emplear formas declarativas en lugar de enunciados es que cada argumento lógico
formal hallado, revele una forma legítima de la relación premisas-conclusión (de nuevo, ello
independiente de la verdad moral o material que cada enunciado concreto pudiera manifestar; es decir,
se pretende encontrar verdad formal entre premisas y conclusión).
¿Un nuevo lenguaje para inferir formalmente?
Para la representación de los enunciados simples y la de los enlaces lógicos entre ellos, se requiere de la
especificación de un lenguaje formal o cálculo; ese lenguaje se compone de un alfabeto y de un conjunto
de reglas de formación que se emplean para verificar secuencias “aceptables” de símbolos, es decir,
fórmulas bien formadas, fbfs13.
¿Qué otras cosas se requieren en la lógica formal?
En el marco de la lógica formal, que es la lógica a estudiar en el curso, se abordará el estudio de los
argumentos válidos para el razonamiento deductivo; en particular, se recurrirá a dos de las lógicas
formales desarrolladas para ello: la Lógica Proposicional (Propositional Logic) 14, y la Lógica
Cuantificacional (Quantificational Logic) 15.

Lógica Informal (Lógica Retórica)


La Lógica Informal16se encarga, por su parte, de explorar y establecer tipos de raciocinio que ofrecen
una sustentación plausible a una argumentación, empleando proposiciones cuyo sentido dependerán tanto
de los contextos como de los individuos que las enuncian (emisores) o las interpretan (receptores); ello
implica que los enunciados declarativos no se reemplazan por formas declarativas, manteniendo sus
contenidos, sus significados. La Lógica Informal argumentos donde aparecen enunciados fundados en

12
Se empleará, también, el término forma proposicional, y con ella se referiere a una secuencia de símbolos a la que se
traduciría una proposición. En correspondencia con las clases de proposiciones, existen formas proposicionales simples,
conjuntivas, disyuntivas, negadas, condicionales y bi-condicionales.
13
well formed formulae (wff), es el término correspondiente en inglés.
14
Algunos autores la denominan Lógica de Enunciados.
15
Conocida, también, como lógica de Predicados de Primer Orden.
16
Conocida también como Lógica Retórica (Rhetorical Logic)
7
Carlos Mario Sierra Duque

creencias, opiniones, e incluso sujetas a imprecisiones del lenguaje. Este tipo de lógica es regularmente
dominada por quienes tienen como objetivo principal cambiar la disposición de ánimo o la opinión de
un público.
La posibilidad de que existan argumentos deductivos no-válidos y argumentos inductivos -sean fuertes
o débiles- permite plantear la siguiente inquietud ¿Cuáles pueden ser las fuentes de error en los
argumentos, y cómo pueden categorizarse tales argumentos?
Falacias: errores argumentativos
El uso descuidado, o intencionalmente descuidado, de los argumentos conduce a errores de
argumentación, a ellos se les denomina, en general, falacias.
Las siguientes, son clasificaciones de las falacias comúnmente identificadas en la argumentación:
 Primer criterio de clasificación: la conciencia que tiene el argumentador, o enunciante, sobre el error
cometido. De acuerdo con este criterio, las falacias pueden clasificarse:
Sofisma. Es una clase de falacia en la que quien argumenta es consciente del error; los sofismas se
usan, en general, para persuadir, entretener o engañar.
Paralogismo. Es un tipo de falacia en la que quien argumenta no es consciente de su error.
 Segundo criterio de clasificación: según que el error se detecte mediante la lógica formal o se
produzca en la informal. Este criterio establece dos grupos de falacias, en cada uno de ellos se
presentan varios casos:
Formales. Ellos se evidencian mediante el uso de todo el sistema formal construido para tal efecto:
“discernir argumentos válidos de los no-válidos”. A pesar de que no se ha abordado el estudio de la
lógica formal en este documento, se suministrará un conjunto de falacias formales deductivas:

 Afirmación del consecuente: Q, P → Q ⊨ P


 Negación del antecedente: P, P → Q ⊨ Q
 Disyunción falaz: P, P ∨ Q ⊨ Q
 Particularización-existencial. ∃𝑥P ⊨ P |
 Universalización-particular (casuística) P | ⊨ ∀𝑥P

El símbolo ⊨ debe traducirse como “se infiere necesariamente”


Se presentarán las interpretaciones, sin rigor alguno todavía, de estos errores argumentales, y en lo
posible se suministrarán ejemplos con enunciados declarativos específicos (en lugar de formas
declarativas)
 Afirmación del consecuente. Ocurre cuando se afirma que, verificada la verdad formal del
consecuente de un enunciado declarativo condicional, se garantiza la de su antecedente. Preste
atención al siguiente argumento “erróneo” presentado en la conversación entre Patricia y Gabriel;
en ella Patricia asevera: “las personas muy inteligentes, poseen un excelente sentido del humor”;
Gabriel, intentando aprovecharse de la situación, replica “yo poseo un excelente sentido del
humor” ¿Será que algunos de los dos, caerá en la tentación de inferir equivocadamente que
necesariamente “Gabriel es muy inteligente”?.
Este tipo de argumento fundado en que la verificación del consecuente de una relación
condicional, le permitiría establecer la del antecedente, se lo sintetiza como afirmación del
8
Carlos Mario Sierra Duque

consecuente (argumento abductivo). De hecho, en el abductivo se propone el siguiente principio


de razonamiento: “realice una hipótesis sobre cuál(es) es la causa(s) (a modo de explicación) que
origina la información observada o recogida (indicios, evidencias, datos); ahora tome cada una
de ellas y verifíquelas.”
 Negación del antecedente. Ocurre cuando se asegura que, si se verifica la falsedad del
antecedente de un enunciado declarativo condicional, se garantiza la falsedad de su consecuente.
Una situación que describe este tipo de error lógico es la siguiente: se lleva a cabo una
investigación en el Instituto de Bellas Artes, y se ha establecido 17 que “quienes son zurdos, poseen
una destreza natural para interpretar el oboe”; el investigador principal le pregunta a Benjamín,
uno de sus novatos investigadores: “Benjamín, basándote en el resultado de esta investigación,
¿qué podrías asegurar de los diestros?”. Benjamín, responde: “Señor, pues que los diestros no
poseen tal destreza natural”. ¿Es necesariamente cierto lo afirmado por Benjamín?
 Disyuntivo falaz. Ocurre en el momento en que habiéndose determinado la verdad formal de uno
de los enunciados componentes de un enunciado declarativo disyuntivo, a los restantes se los
afirma como formalmente falsos. Un desacierto lógico de este tipo se comete en la situación
siguiente; la madre de Isabel les aconseja tanto a ésta como a Bertha (una amiga): “cásense con
un hombre adinerado o profesional”. Varios años después, se conoció que “Bertha se había casado
con un ingeniero”, y la madre de Isabel afirma de una manera muy coloquial: “¡Bueno!, del
ahogado, el sombrero”.
 Particularización-existencial. Error que se presenta en el momento en que se le atribuye a un
caso (o individuo) específico la satisfacción de una condición o la manifestación de una
característica, con base en la información de que: “existe al menos un caso (o individuo) que
cumple o satisface tal condición o característica”.18 La particularización existencial es un tipo de
desatino lógico que se presenta en el siguiente caso: se sabe que “alguno de los estudiantes de un
colegio, le ha lanzado un borrador a un profesor”; el coordinador de disciplina, sin más
información ha determinado que “el alumno Joselito ha sido el responsable”. ¿Cómo garantiza el
coordinador que Joselito fue quien lanzó el objeto?
 Universalización-particular (casuística). Este tipo de error establece que es suficiente con
determinar si uno, o algunos, casos (o individuos) satisfacen una condición o manifiestan una
característica, para afirmar que todos los demás casos (o individuos) también satisfacen la
condición o manifiestan la característica. Este tipo de inexactitud lógica hace referencia directa
al razonamiento de tipo inducción de casos, uno de los previamente descritos en la Sección de
Formas de Razonamiento no-deductivo. Reducir el efecto negativo de este tipo de error, lleva a
la implantación de métodos adecuados en el razonamiento inductivo enumerativo. 19
No formales. Este tipo de error puede revelarse en los siguientes aspectos del argumento:
 La manifestación de incertidumbre en los enunciados emitidos; una clase muy común de
incertidumbre es la exteriorización de múltiples sentidos o significados; un enunciado declarativo
como no soporto a la lora de mi suegra es un ejemplo típico de este tipo de incertidumbre pues
no se es claro a quién no se aguanta. Otra forma de incertidumbre se revela cuando la
característica, o la relación, establecida en el predicado gramatical no puede ser claramente
delimitada; éste es el caso de: “mi hija ha obtenido una buena nota en el curso de lenguaje”, o
“conduje a alta velocidad”. En el primer ejemplo, ¿cuáles notas pueden ser compatibles con el

17
Así sea equivocadamente.
18
Este tipo de error en el razonamiento trata de ser reducido con los desarrollos en la Teoría de la probabilidad.
19
Es el caso del área de conocimiento denominado estadística.
9
Carlos Mario Sierra Duque

concepto de buena nota?; en el segundo, ¿cuáles velocidades satisfacen la noción de alta


velocidad?
 Los enunciados del argumento emergen como elementos extraídos de conjuntos de creencias,
dictámenes, dogmas, temores o prejuicios, que pretenden auto-asignarse calidad de verdad
material. A esta clase de falacias se le llama de atingencia; obsérvese los siguientes tipos:
Argumentum ad hominem; Argumentum ad verecundiam; Argumentum populum; Falacia ad
ignorantiam; Argumentum ad cruneman etc.
Este documento no pretende ahondar en el tema de las falacias no formales, por lo que se le propone al
lector profundizar en él. El resto de esta unidad versará exclusivamente sobre el razonamiento deductivo
y, como consecuencia, será la lógica de las leyes deductivas de pensamiento, o de las formas deductivas
del razonamiento, la lógica deductiva, nuestro objeto de estudio; en particular, dos tipos de lógica formal
la Proposicional (Propositional Logic) y la Cuantificacional (Quantificational Logic).

10
Carlos Mario Sierra Duque Preguntas a la sección Lógica Proposicional Enfoque Axiomático
1.1.2 LOGICA FORMAL DEDUCTIVA

La lógica formal deductiva tiene como fin plantear conceptos, principios y métodos que permitan
identificar argumentos deductivos “válidos” (regla de inferencia deductiva o regla de validez), es decir,
aquellos en los que “la conclusión se deriva necesariamente de sus premisas”. En este texto se abordarán
dos tipos de lógicas para alcanzar el fin recién descrito, la proposicional y la cuantificacional, y en ambas
se aplican los enfoques, semántico (Teoría de modelos) y sintáctico (Teoría de la demostración formal).

El enfoque semántico se cimienta en la asignación, y determinación, de valores de verdad sobre las


formas declarativas; la identificación de una regla de validez se produce cuando toda asignación de
valores de verdad que haga ciertas “en simultáneo” a una colección de formas proposicionales que
ejercen como premisas, también hace cierta a la que desempeña el papel de conclusión. El enfoque
sintáctico, por su parte, se aparta del uso de valores de verdad y crea un sistema, denominado axiomático
que se soporta en dos pilares: un conjunto de formas declarativas fundamentales, conocidas como
axiomas, y unas reglas de validez básicas.

Es pertinente insistir en que evidenciar la legitimidad de los resultados de esos métodos le da sentido a
la práctica empleada en la lógica formal de prescindir de enunciados (los cuales poseen contenido
semántico), es decir, que ‘afirmen sobre relaciones entre, o sobre atributos de objetos específicos”; en
su lugar, se utilizan secuencias de símbolos para representar enunciados que “no aludan a algo en
particular”, denominadas formas declarativas20. La manera de definir esas formas declarativas según
“secuencias correctas de símbolos”, conocidas como fórmulas bien formadas, fbfs21 , necesitarán de un
alfabeto de símbolos y de un conjunto de normas o reglas de formación. El conjunto formado por el
alfabeto y las reglas de formación, constituyen lo que se denomina lenguaje formal o cálculo.

20
Se empleará el término forma proposicional para referirse al tipo de expresión abstracta en que quedaría traducida una
proposición. Hay, en correspondencia con los tipos de proposiciones, formas proposicionales: simple, conjuntiva, disyuntiva,
negada, condicional y bi-condicional.
21
well formed formulae (wff), es el término correspondiente en inglés.
11

También podría gustarte