Está en la página 1de 2

2..

La tortuosidad es uno de los principales parámetros físicos de los flujos hidráulicos


y de las corrientes eléctricas que atraviesan un medio poroso y es usualmente definida
como la razón entre la longitud real que debe recorrer una partícula de fluido para unir
dos puntos en el seno del medio poroso y la distancia en línea recta entre dichos
puntos:
ξ = LE / LN
donde LE es la longitud real que debe recorrer la partícula de fluido o la corriente
eléctrica (longitud efectiva)
LN es la distancia en línea recta entre los puntos.
Debe considerarse que cuando se habla de tortuosidad, generalmente, y al contrario
que en el presente proyecto, el medio que define la longitud real son los poros y no el
propio material.
La tortuosidad también es definida por algunos autores como
ξ = (LE/ LN)2 LE y LN , teniendo LE y LN el mismo significado.
La mayoría de los suelos están formados por materiales no conductores por lo que su
resistividad dependerá del fluido que se encuentre dentro de los poros. Un parámetro
fundamental en la resistividad de los suelos porosos es el Factor de Formación
definido por Archie (1942) como:

F = Ro/Rw

Dónde: Ro = la resistividad del suelo cuando su saturación es del 100%


. Rw = la resistividad del agua.
Factores que afectan a la tortuosidad: Los sedimentos y las rocas sedimentarias tienen
planos de sedimentación. Los minerales tales como las micas y arcillas compuestas de
sedimentos arcillosos y rocas, poseen planos de forma alargada. Estos sedimentos y
rocas se comportan anisotrópicamente cuando un flujo o una corriente eléctrica pasa a
través de ellos. La resistencia que oponen al paso de un flujo o una corriente eléctrica
no es la misma a lo largo de los planos, que perpendicular a ellos. Los sedimentos son
comúnmente depositados de tal forma que su conductividad hidráulica y eléctrica es
más grande horizontalmente que verticalmente. Las variaciones de tortuosidad
dependen de la estructura interna del material y de su composición, como el resultado
de varios efectos físicos, ambientales y litológicos. Las variaciones en la forma de
empaquetar y orientar los granos, la no uniformidad en el tamaño, superficie del grano
y poros, la salinidad del agua contenida en los poros y el grado de compactación,
consolidación y cementación del medio poroso tienen un considerable efecto en la
tortuosidad y dirección del flujo. Wyllie y Rose (1950) describen relaciones entre la
tortuosidad y el modo de empaquetamiento de los granos. Muestran que un
empaquetamiento cúbico da unos valores de la tortuosidad de 1.57, y el hexagonal un
valor de 2.26. Towle concluye que la tortuosidad depende de la geometría de
empaquetamiento y superficie de los granos, lo que también afecta a la porosidad. La
tortuosidad aumenta con la irregularidad (angularidad) del grano y disminuye con la
regularidad (forma esférica) del grano.
5..ASCENSIÓN CAPILAR EN SUELOS

El movimiento ascendente del agua en un tubo capilar representa el fenómeno de


capilaridad. Dos fuerzas son responsables por la capilaridad:
 
o Atracción del agua por superficies sólidas (adhesión o adsorción)
o tensión superficial del agua, que en gran parte está debida a la atracción entre
las moléculas de agua (cohesión).
 
Las fuerzas de cohesión entre moléculas de agua y de adhesión entre el agua y
superficies sólidas en un sistema suelo-agua. Esas fuerzas son en gran parte,
resultado de los puentes de hidrógeno representados por las líneas punteadas. La
fuerza de adhesión o adsorción disminuye rápidamente con la distancia de la
superficie sólida. La cohesión entre moléculas de agua resulta en la formación de
agrupaciones temporales que están constantemente cambiando de tamaño y forma a
medida que moléculas individuales de agua son liberadas o se unen a otras. La
cohesión entre moléculas de agua también hace que la fase sólida se restrinja
indirectamente la libertad del movimiento del agua hasta determinada distancia,
además de la interface sólido-líquido.

En suelos arenosos es común que la ascensión capilar alcance alturas del orden de
30cm a 50cm. Sin embargo, en terrenos arcillosos la capilaridad puede alcanzar hasta
los 80 m de profundidad. Según Souza Pinto (2003), la altura de ascensión capilar
máxima es de pocos centímetros para pedregullos, 1 a 2 metros para arenas, 3 a 4
metros para el limo y decenas de metros para las arcillas.

También podría gustarte