Está en la página 1de 2

El lenguaje de los mapas: objetos

de lectura e interpretación
Por Raquel Gurevich *

Entre los diferentes tipos de representaciones y lenguajes que se utilizan en el área de ciencias sociales,
el de los mapas constituye uno imprescindible. En esta nota, Raquel Gurevich se explaya sobre las dife-
rentes habilidades que se ponen en juego en el uso de mapas y sugiere algunas ideas para realizar este
trabajo.

1. LOS MAPAS: UNA REPRESENTACIÓN 1. Interrogar las nociones de “límites naturales” y “límites artifi-
DEL MUNDO ciales”. Suelen entenderse a los primeros como los marcados por
A través del tiempo, las distintas sociedades han elaborado e elementos físico-naturales del territorio como montañas o ríos; y
interpretado diferentes formas de representación espacial. Duran- a los segundos como los establecidos por acuerdos sociales y po-
te siglos la cartografía estuvo relacionada con la ubicación y la líticos, trazados sobre la base de paralelos o de meridianos. Es
descripción de lugares que habían sido descubiertos y testimo- importante que los alumnos avancen en la comprensión de que
niados por los viajeros. En muchos casos esos relatos se transfor- todos los límites son “construidos”, en el sentido de que son el
maron luego en mapas, es decir, en representaciones planas de resultado de decisiones y convenciones sociales y políticas, más
una parte de la superficie terrestre. Así, los croquis, los mapas y allá de sobre qué tipo de elementos (naturales o artificiales) es-
los planos expresan, de un modo simbólico, distintas concepcio- tén basados. Aquí rescatamos el concepto de que los mapas son
nes culturales y políticas acerca del espacio, y resultan auténticos parte de una cultura, en tanto los denominados límites naturales
transmisores de distintas visiones del mundo. también implican convenciones y acuerdos de las sociedades.
Los mapas materializan en el papel distintos fenómenos y pro- 2. Distinguir las nociones de “límite” y “frontera”. En general,
cesos espaciales, entonces pueden pensarse como una síntesis suelen utilizarse como sinónimos y los niños más pequeños los
de información presentada a través de un conjunto de símbolos. piensan como verdaderas rayas o líneas efectivamente existen-
Como todo producto histórico y cultural, se trata en cada caso de tes en el territorio. Desnaturalizar esta idea y enseñar que son
un modelo del mundo, una composición gráfica y sintética de ele- producto de procesos históricos deviene un contenido relevante
mentos previamente seleccionados. Por ello, cumplen verdaderas para desplegar en las clases de ciencias sociales. Además, mu-
funciones sociales: transmitir información, compartir visiones y chas veces los límites suelen verse como líneas fijas que separan
valores territoriales, generar memoria sobre los lugares y las fron- tajantemente dos territorios nacionales y dos sociedades distin-
teras. tas, cuando en el terreno son más bien áreas o regiones fronteri-
zas donde se entremezclan, se intercambian y tienen lugar gran
cantidad de contactos e interacciones entre los habitantes de un
lado y de otro. Pueden plantearse aquí testimonios de pobladores
de áreas fronterizas de nuestro país, por ejemplo, entre Jujuy y
Bolivia, o entre las provincias patagónicas y Chile, para presentar
los aspectos de integración y cooperación así como también los
puntos problemáticos de dicha relación.

2. LOS MAPAS: OBJETOS DE LECTURA


Y ESCRITURA

Sabemos que existen diferentes lenguajes para transmitir y


narrar la realidad. El lenguaje cartográfico es uno de ellos, entre
otros tales como la literatura, los documentos científicos, la pren-
sa, el material audiovisual. Cada uno de ellos posee sus códigos
de lectura. De allí la importancia de la enseñanza y el aprendizaje
de la lectura y la escritura en cartografía. Qué se representa y qué
no, de qué modo se lo hace, de qué tamaño, cómo se lo nombra,
entre otras cuestiones, son preguntas propias del lenguaje carto-
gráfico.
Que los alumnos sean capaces de articular la realidad y los
gráficos o dibujos que se plasman en el papel resulta un apren-
dizaje relevante, en términos de comprender las funciones de la
representación simbólica y también de relacionar la cartografía
con las acciones de la vida cotidiana. En los primeros años de la
Mapa chino del siglo XV escolaridad, están implicados en esta tarea contenidos básicos
como la localización de lugares y objetos en el territorio; leer y ela-
Observamos aquí cómo diferentes culturas en un momento borar itinerarios, usando símbolos, colores o puntos de referencia;
histórico determinado de su historia han representado el mundo. utilizar puntos, líneas o áreas según las nociones que se desean
Para trabajar esta idea con los alumnos se pueden analizar ma- representar. En los años posteriores, los alumnos estarán en con-
pas antiguos, reconociendo los elementos -reales o imaginarios, diciones de interpretar las nociones de escala o proporción, es-
conocidos y desconocidos, objetivos y subjetivos- que aparecen en cribir leyendas, proponer criterios de elaboración para diferentes
la construcción de los mapas en las distintas sociedades. Se trata tipos de mapas, entre otros aspectos. La necesidad de alfabetiza-
de introducir a los alumnos en una práctica que va más allá de la ción en este sentido es clave para que los estudiantes alcancen a
visualización de las figuras o dibujos, hasta alcanzar a interpretar valorar los significados de los mapas y los sentidos de los lugares
las relaciones sociales existentes en los territorios. Para ello puede y regiones para diferentes sujetos.
profundizarse el trabajo indagando sobre las técnicas de confec- Alfabetizar es enseñar a leer en sentido fuerte. Es decir, crear
ción de los mapas, el contexto socio-histórico en que fueron ela- condiciones para leer los territorios, reconociendo el significado
borados y sobre la utilización de los mismos en distintos períodos. de los símbolos y atribuyendo sentido a lo que está escrito y dibu-
Como los mapas son modelos de la realidad y no la reproducen jado en los mapas. Esta tarea es más que una técnica: se trata de
fielmente, no existe una relación directa entre el papel y la reali- la apropiación de lo leído, la interpretación de los conceptos implí-
dad. Leer un mapa o elaborarlo es un modo de interpretar el mun- citos; en fin, de la superación de la mera observación del gráfico.
do y los territorios en un cierto momento histórico. Por lo tanto se Es posible aprender los códigos para leer los mapas, al modo de
trata de acciones que nunca son neutrales ni transparentes. Con una gramática de los elementos gráficos. Así, el alfabeto cartográ-
el fin de recuperar estas ideas, proponemos dos cuestiones para fico es pensado como un conjunto de puntos, líneas y áreas. Por
14 trabajar con los alumnos: ejemplo, conocer que las ciudades se representan mediante pun-
Que los alumnos sean capaces de articular
la realidad y los gráficos o dibujos que se
plasman en el papel resulta un aprendizaje
relevante, en términos de comprender las
funciones de la representación simbólica y
también de relacionar la cartografía con las
acciones de la vida cotidiana.
Plano de El Bolson

tos de diferente tamaño en el alfabeto cartográfico, o el significado relaciones que tienen las actividades humanas con dichas condi-
de algunos símbolos puramente geométricos para marcar límites ciones naturales. Por ejemplo, el turismo, la infraestructura, la ex-
o accidentes geográficos. En el caso del plano anterior, podemos plotación de recursos naturales, facilidad de acceso, localización
distinguir los elementos del territorio urbano (localización y formas de ciudades, entre otras.
de las calles y senderos; ubicación de los principales negocios y
edificios públicos; infraestructura turística y deportiva), y también
los elementos naturales más destacados (lago, cerros, bosques). Por su parte, aprender a elaborar planos o mapas implica:
También es importante aprender a leer las leyendas o referen- · investigar sobre el tema en cuestión
cias de los mapas, pues este elemento es un medio básico para · recopilar datos de diferente tipo
describir, comparar y establecer relaciones entre los elementos · ordenar ideas, organizar datos
representados. Saber reconocer la forma, el tamaño, la orienta- · jerarquizar información
ción, el color y sus gradaciones son operaciones necesarias para · establecer relaciones
llevar a cabo la traducción o la simbolización que la lectura car- · hacer esquemas, pruebas, ensayos
tográfica supone. Según lo que se desee comunicar, los alumnos
irán avanzando en la utilización de diversos instrumentos y signos
gráficos, icónicos, lingüísticos, numéricos y espaciales. Elaborar un producto cartográfico es, como venimos sostenien-
Apreciamos entonces cómo los mapas, como cualquier otro gé- do, generar un texto propio. A modo de ejemplo, si proponemos
nero textual, hacen aportes específicos en cuanto a la capacidad reconstruir la movilidad espacial en algunas esquinas de la ciudad
lectora y posibilitan el desarrollo de competencias y habilidades o el pueblo donde los alumnos viven, tendrán lugar un conjunto
particulares. Así como leer no solo significa decodificar signos ni de actividades previas al trazado propiamente dicho del croquis
escribir significa copiar, lo mismo ocurre con los mapas. Se trata o plano. Se deberá recopilar información (tipos de vehículos que
de aprender progresivamente a reconocer los detalles en los pla- circulan, horarios, cantidad de paradas), organizarla y luego re-
nos y mapas, analizar los elementos que aparecen, comparar y flexionar acerca de los modos de representarla. Como todo texto,
ordenar diferentes tipos de información, darles un nombre a cada al plano se le colocará un nombre o título y sus correspondientes
grupo o clase de elementos, jerarquizarlos, agrupar y clasificar referencias.
símbolos y palabras para elaborar las respectivas referencias. Se puede finalmente comparar los planos o croquis que han
elaborado diferentes alumnos, atendiendo a las diferencias y si-
militudes encontradas en cuanto al tipo de datos que aparecen,
Aprender a leer mapas supone poner en juego un conjunto su cantidad y calidad, los símbolos elegidos para representarlos y
de habilidades de pensamiento. Entre ellas, podemos seña- la claridad de las referencias elaboradas. Seguramente llegarán a
lar las siguientes: la conclusión de que no existe una única forma de representar los
· identificar, relacionar, combinar información fenómenos o procesos espaciales. Y podrán recuperar las ideas
· comparar, seleccionar planteadas al inicio del artículo, en el sentido de que la cartografía
· clasificar, ordenar nunca es completamente fiel a la realidad espacial representada
· inducir, deducir, elaborar hipótesis y que existe una relación insoslayable entre los contenidos geo-
· sintetizar, esquematizar, producir conocimiento gráficos y la conciencia espacial que los diferentes sujetos poseen
acerca de ellos. La idea es avanzar en una lectura e interpretación
más profundas y ricas de la cartografía, despojándola de significa-
ciones poco examinadas y de sentidos cristalizados, para iniciar
nuevas lecturas, nuevas observaciones y nuevas búsquedas.

BIBLIOGRAFÍA:
· Castelar, Sonia y Jerusa Vilhena “A linguagem e o representa-
cao cartográfica”. En: Ensino de Geografia. Cengage Learning
Edicoes, Sao Pablo, 2010
· Gurevich, Raquel. “Claves pedagógicas para un análisis geo-
gráfico”. En: Fernández Caso, V. y R. Gurevich (comp.). Geo-
grafía. Nuevos temas, nuevas preguntas. Un temario para la
enseñanza. Editorial Biblos. Buenos Aires, 2007.
· Harley, Brian. “Un cambio de perspectiva”. En: El Correo de la
UNESCO Nro. 45 Mapas y cartógrafos. Junio 1991.

* Raquel Gurevich

geógrafa, recibida en la UBA y Magíster en Administración


Pública, UBA/INAP. Trabaja en temas de gestión curricular
y formación docente en el área de ciencias sociales. Tiene
Mapa fisico de La Rioja publicaciones en los temas de su especialidad y ha dictado
cursos y seminarios en diferentes instituciones nacionales
Aquí podemos detenernos con los alumnos en las jerarquías y extranjeras. Actualmente es docente de la Facultad de
de colores, las tonalidades diferentes que dio el cartógrafo, para Filosofía y Letras (UBA) y forma parte del equipo del Área de
diferenciar cómo son las alturas del terreno según las curvas de Ciencias Sociales del Ministerio de Educación de la Nación.
nivel. Luego, a partir de los datos que brinda el mapa, inferir las 15

También podría gustarte