Está en la página 1de 9

FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y DERECHO

ESCUELA DE DERECHO

Asignatura: DERECHO DE INTEGRACION

Actividad: EL PERÚ Y LA CAN

Docente: CIRO RODOLFO TREJO ZULOAGA

Ciclo: VII

Alumna: AREVALO QUIROZ JULIANE ISABEL

PUCALLPA
INTRODUCION

La Comunidad Andina (CAN), antes de 1996 destacada como Alianza


Andino o Conjunto Andino, es un grupo público de derecho formada como formación
mundial nativa para lograr un progreso completo, equitativo e independiente en habitual
de los Períodos y las poblaciones andinas. Está preparada por cuatro etapas andinas y fue
determinada con la aceptación en eficacia del Pacto de Cartagena el 26 de mayo.

El Asunto Andino de Unión pues formó la inscripción del Pacto de


Cartagena Estadísticamente con miembros e entidades que constituyen porción
del “Procedimiento Andino de Integración (SAI)”. La diócesis de la Intendencia
Frecuente se localiza en Lima, Perú.

La Asociación Andina congregan a casi 109 millones de pueblos, en una faceta de


3 798 000 km cuadrados, cuyo Beneficio Íntimo Bruto nominativo afectó remontaría en
el 2018 a 706 903 millones de dólares.
El 26 de mayo de 1969, cinco países sudamericanos (Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador
y Perú) firmaron el Acuerdo de Cartagena, con el propósito de mejorar, juntos, el nivel
de vida de sus habitantes mediante la integración y la cooperación económica y social.
De esa manera, se puso en marcha el proceso andino de integración conocido, en ese
entonces como Pacto Andino, Grupo Andino o Acuerdo de Cartagena. El 13 de febrero
de 1973, Venezuela se adhirió al Acuerdo. El 30 de octubre de 1976, Chile se retiró de
él.

En los diez primeros años del proceso de integración (década del setenta) se formaron
casi todas los órganos e instituciones andinas, con excepción del Consejo Presidencial
Andino que nació en 1990.

En 1993, los países andinos eliminaron entre si los aranceles y formaron una zona de libre
comercio, donde las mercaderías circulaban libremente. Se liberalizó también los
servicios, especialmente de transporte en sus diferentes modalidades.

En 1997, los presidentes decidieron, a través del Protocolo de Trujillo, introducir reformas
en el Acuerdo de Cartagena para adaptarla a los cambios en el escenario internacional.
Esta reforma permitió que la conducción del proceso pase a manos de los Presidentes y
que tanto el Consejo Presidencial Andino como el Consejo Andino de
Ministros de Relaciones Exteriores formen parte de la estructura institucional. Se creó la
Comunidad Andina – CAN en reemplazo del Pacto Andino.

En el 2003 se incorpora la vertiente social al proceso de integración y mediante el


Protocolo de Sucre se introduce modificaciones sustanciales en el texto del Acuerdo de
Cartagena, consolidando la institucionalidad andina y profundizando la integración
subregional en materia social, de política externa común y del mercado común. Se
dispone por mandato presidencial (Quirama, 2003) el establecimiento de un Plan
Integrado de Desarrollo Social.

En el 2010, el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores, en reunión


ampliada con la Comisión de la CAN, aprueba los principios orientadores que guían el
proceso de integración andino y la Agenda Estratégica Andina con 12 ejes de consenso,
donde los Países Miembros de la CAN están decididos a avanzar conjuntamente. Dichos
ejes temáticos son los siguientes:

Participación de los ciudadanos andinos por la integración


Política Exterior Común
Integración comercial y complementación económica, promoción de la producción, el
comercio y el consumo sostenibles
Integración física y desarrollo de fronteras
Desarrollo social
Medio Ambiente
Turismo
Seguridad
Cultura
Cooperación
Integración energética y recursos naturales
Desarrollo institucional de la Comunidad Andina

Es preciso señalar que el comercio entre los países integrantes de la Comunidad Andina
creció casi 77 veces durante las cuatro décadas de existencia del proceso andino de
integración. Mientras que en 1970, el comercio entre los países andinos era de 75 millones
de dólares, en el 2009 sumó un total de 5 774 millones de dólares. Asimismo, las
exportaciones intracomunitarias manufactureras subieron más de 143 veces, al pasar de
32 millones de dólares en 1970 a 4 602 en el 2009. La participación de este tipo de
exportaciones en el total vendido en la subregión pasó de 43% a 80%, es decir, casi se
duplicó.

En el año 2010 las exportaciones peruanas a la Comunidad Andina fueron de US$ 1 992
millones representando el 5.7% del total exportado al mundo, en ese mismo año, las
importaciones desde la Comunidad Andina fueron de US$ 2 948 millones representando
el 10.6% del total importado del mundo. Cabe señalar que las exportaciones a dicha
región crecieron en promedio 17.7% durante el período 2007 al 2010, mientras que las
importaciones lo hicieron en 5.0%.

Todos los países son conscientes de que en el futuro el arancel externo común será cero.
Tras varias décadas todavía es válida la pregunta:
¿Qué es lo que en el fondo busca la Comunidad Andina de Naciones, también llamada
CAN?
La CAN siempre planteó el tema del desarrollo, pero ha sido influida por el pensamiento
que impera en cada período: primero buscó planificar la producción, luego se concentró
en el tema comercial; con la crisis de la deuda, todos los países se encerraron en su
mercado hasta que, en 1996, se recuperó la idea del mercado andino y se amplió la agenda
hacia la integración política y social.

La integración se hace no solo para comerciar más, se hace para desarrollar, para generar
las capacidades que permitan resolver esa brecha social histórica de la pobreza y, al
mismo tiempo, insertarnos internacionalmente en mejores condiciones. Nuestro lema es
"Desarrollo e inserción internacional con inclusión social". Es un proceso
multidimensional, abarca aspectos políticos, económicos y sociales.
En el Perú se afirma que lo comercial en la CAN no funciona. ¿Podría el país tomar solo
una parte de esos tres elementos?

No, es un solo proyecto. No se puede decir esto sí y esto no, porque entonces estaríamos
hablando no de un proyecto de integración, sino de cooperación o coordinación, como el
Grupo de Río. El mercado andino es muy importante cualitativamente. El comercio
intraandino del Perú está en 8% de total, pero, de ese porcentaje, casi el 90% son
productos industriales de alto valor agregado.

El andino es el segundo mercado en importancia para exportaciones con valor agregado.


Eso no es poca cosa, son miles de puestos de trabajo formales. Además, sirve de
plataforma, pues las empresas medianas y pequeñas tienen su primera experiencia de
exportación a nivel andino y después empiezan a vender a los países desarrollados. En el
caso del Perú, durante muchos años, la política era mirarse al ombligo. Ahora hay la
conciencia colectiva de que para desarrollarnos debemos ir a los grandes mercados y por
eso las exportaciones a la CAN han crecido 40% en un año.

Sin embargo, los líderes exportadores han dicho que es mejor salirse de la CAN. Yo he
hablado con Luis Vega Monteferri (presidente de ÁDEX) y él dice que no declaró eso,
sino que había que examinar la participación del Perú. En el fondo, la preocupación es
que el hecho de profundizar la integración nos obligue a subir aranceles y a encarecer los
productos que se importan, perjudicando a consumidores e industriales.

Pero es una preocupación que no tiene razón de ser, pues se ha acordado una política
arancelaria común en el que cada país conservará sus aranceles y habrá un mecanismo
separado para la negociación con otras partes del mundo.
¿Es decir que el arancel común será en realidad dos o tres aranceles comunes? Estamos
trabajando en un marco en el cual cada país entrará con su arancel nacional y se iniciará
un proceso de convergencia hacia los niveles más bajos que demorará el tiempo que se
acuerde.

Todos los países son conscientes de que la tendencia es que al final el arancel común sea
cero.

¿Habrá un arancel común para los productos europeos?

Se colocará un punto inicial de desgravación común al cual todos los países tendrán que
adaptarse. Eso tampoco significará que algún país deba subir sus aranceles.

¿El arancel externo común no implicará un incremento de aranceles?

Absolutamente. Eso está descartado.

¿Por qué entonces tanta oposición?

Diría que por desconocimiento.

¿Y será posible renegociar la incorporación plena del Perú a la zona de libre comercio?

No hay que negociar. El Perú debe cumplir su compromiso.


Pero hay sectores que podrían verse perjudicados...
Para eso hay mecanismos de protección como las salvaguardias, pero deben usarse dentro
de la zona de libre comercio.

Nos juntamos, pero cada uno conserva sus propias normas; tenemos un arancel común,
pero cada uno puede fijar sus niveles; tenemos una justicia común, pero no se respetan
sus fallos.

¿No le parece que esta integración es muy retórica, pero en la práctica no es real?

No, hay una mala apreciación. Primero porque la zona de libre comercio sí funciona.

El Perú no participa.

Sí participa, salvo en pocos productos, además con un tratamiento excepcional. El resto


de países sí participa.

Pero igual, es perforada con barreras paraarancelarias.

Son mecanismos previstos en la legislación. Además, el nivel de efectividad del sistema


de solución de controversias es muy alto, llega al 90%. Cuando se aplican salvaguardias,
se las estudia y si no tienen razón de ser, se pide que se levanten, y si no hacen caso, el
Tribunal Andino los obliga. La Comunidad Andina no es un cascarón vacío que flota en
la retórica, aquí hay cosas reales.

El otro reto de la CAN es estar listos para negociar con Europa en mayo del 2006. ¿Se
podrá?

Lo vamos a lograr. Es la meta que nos hemos trazado y trabajamos para ello. Esto significa
un gran esfuerzo para los países andinos, en temas sanitarios, normas técnicas y de
transporte, para que el producto que llega al territorio andino pueda circular libremente
por los cinco países. Quizá no en mayo, pero para entonces estaremos en camino de
lograrlo.

Perú quiere cambiar zona comercial


El Perú se reunirá con sus socios andinos para tratar de replantear su ingreso pleno a la
zona de libre comercio de la Comunidad Andina, el cual debe concretarse desde el 1 de
enero del 2006, señaló el ministro de Economía, Fernando Zavala. Indicó que han pedido
reunirse con la Secretaría General de la CAN y estimó que en los próximos dos o tres
meses se deberán sentar todos los países andinos para ver el tema.

"Legalmente (la incorporación del Perú) entra en vigencia el próximo año, entonces debe
haber una decisión de todos los países y hacia eso queremos movernos para que se
replanteen los acuerdos comerciales", indicó en CPN Radio.

Agregó que la integración andina es positiva en términos políticos, pero que también debe
asegurarse que la parte comercial y económica caminen en el mismo sentido. Para
acogerse plenamente a la zona de libre comercio, el Perú debe dejar de cobrar aranceles
a unos ocho productos procedentes de Bolivia, Colombia y Venezuela, entre los que se
encuentran algunos sensibles como el azúcar, las harinas y los combustibles, este último
de alto impacto fiscal. Los productores de azúcar sostienen que no podrían competir con
sus colegas de Colombia y Bolivia, mientras que los de harina y fideos señalan que antes
de desgravar, necesitan que su insumo, el trigo, pague el mismo arancel vigente (y más
bajo) en esos países.

El secretario general de la Comunidad Andina de Naciones aclara que el país no subirá


sus aranceles para formar el Arancel Externo Común y la Zona de Libre Comercio.
CONCLUSION

El importante beneficio del CAN en el espacio productivo pues el libre transporte de todas
las mercaderías de inicio andino en las empresas ampliad, constituyen en la moda una
franja de autónoma comercialización, es decir, un área en el que sus mercaderías están
libres sin dar impuestos de todo tipo.

BIBLIOGRAFIAS

Sanahuja, José Antonio. 2007. “Regionalismo e integración en América Latina: balance


y perspectivas”, Pensamiento Iberoamericano (nueva época), monográfico “La nueva
agenda de desarrollo en América Latina”, nº 0, febrero de 2007, pp. 75-106, versión PDF
en [1]

Sanahuja, José Antonio, 2009. Del ‘regionalismo abierto’ al ‘regionalismo post-liberal’.


Crisis y cambio en la integración regional en América Latina y el Caribe”, en Laneydi
Martínez, Lázaro Peña y Mariana Vázquez (coords.), Anuario de la Integración de
América Latina y el Gran Caribe nº 7, 2008-2009, Buenos Aires, Coordinadora Regional
de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), ISBN 980-317-196-8, pp. 11-54,
disponible en [2]

Salgado Peñaherrera, Germánico. 1995. "El Grupo Andino de hoy: eslabón hacia la
integración de Sudamérica". versión PDF

Secretaría General Comunidad Andina. 2004. Evaluación de la dimensión económica del


proceso de integración andino: comercio, inversión y cooperación financiera. versión
PDF

También ver Biblioteca Digital Andina de la CAN

También podría gustarte