Está en la página 1de 2

Guatemala, Agosto 13, 2020

Mi Lengua, ¿Vida o Muerte?


Hola Ministerio de Solteros de la región norte, en un enorme privilegio poder compartir con ustedes sobre el
dominio propio en las palabras que salen de nuestra boca, espero nos ayude a mejorar en esta área para darle
la Gloria y la Honra a Dios!
Sabes, es un tiempo dificil para todos, pero nuestra relación con Dios, el hablar con él día a día sin
desanimarnos, entender que la Palabra de Dios nos brinda muchas enseñanzas, nos fortalecerá en toda área, y
hoy quiero compartirte acerca de cuánto daño puede causar la lengua, al hablar de forma pecaminosa, errada e
inapropiada, de forma que ofenda a Dios, reflejando la naturaleza de la depravación humana cuando se está sin
Cristo, pero también de cuanto bien podemos hacer si somos buenos embajadores a donde vayamos en nuestro
caminar como discípulos.
Si los seres humanos pudiésemos controlar nuestra lengua a perfección, seríamos perfectos, pero claro nadie es
inmune a pecar con su lengua, sólo entregando esto al Espíritu Santo que mora en nosotros, y con esto dando
lugar a la virtud del fruto del Espíritu Santo, el dominio propio, tendremos la sabiduría necesaria para refrenar
las palabras que salen de nuestra boca.

Veamos lo que dice la Biblia sobre lo que sale de nuestra boca:

“Proverbios 18:21 NVI En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto.”
 Dios nos enseña que dominar lo que decimos puede darnos vida o muerte.
 Debemos ser sabios, pues también se refiere a los dos aspectos, morir y vivir físicamente, y peor,
espiritualmente.
 El poder del que habla esta escritura no es para DECLARAR, RECLAMAR, ARREBATAR y demás frases
erróneas que hoy se utilizan para engañar a las personas como falsos profetas, se refiere al poder de
tomar buenas decisiones, al poder de saber que estas decisiones tendrán consecuencias y estas solo
dependen de mi dominio propio al hablar.
 Tenemos el poder de que nuestras palabras también sean de vida para muchos… veamos:

"Efesios 4:29, Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria
edificación, a fin de dar gracia a los oyentes."

 Sabes que no es necesario ser un erudito para entender que debemos cuidar de que nuestras palabras
no sean corrompidas, descompuestas que pudran todo lo que nos rodea, y que lo destruyan como una
fruta podrida.
 Tú y yo tenemos el poder en nuestra boca, para ser un ministerio de solteros que de la Gloria y la
Honra a Dios en todo momento, no mintiendo, no insultando, no poniendo excusas para no cumplir con
nuestras responsabilidades.
 EL LENGUAJE SOEZ NUNCA debe salir de nuestros labios si somos verdaderos cristianos, ES
INCOMPATIBLE con el carácter de nueva vida en Cristo!
 Por el contrario, de la boca de un DISCIPULO DE JESUS deben ser palabras que sirvan para instruir,
animar, entusiasmar, corregir con amor, apropiada y oportuna en toda ocasión, pensando en el bien
común!
 Recuerdas como llegaste a la iglesia, alguien no se calló, te hablo, te invito, te enseño a través de la
Biblia, te aconsejo y todo eso provino de su boca, tenemos el poder de ayudar a las personas que
están sin Dios, ¿Qué esperamos solteros para alcanzar a mas almas?
 Hace cuanto no pedimos consejo y pensamos que nadie nos puede DECIR UN BUEN CONSEJO, hace
cuanto no paso mi discipulado porque creo que mi discipulador no me puede ayudar, que no tiene las
palabras para mí, que yo me las puedo todas, ya no hay la necesidad de entregar cuentas y escuchar
lo que nuestro consejero piensa… te comparto que es uno de los mayores temores en mi vida, porque
cuando pienso eso, solo demuestro que veo al hombre y no veo a quién Dios me está dando para
aconsejarme y he perdido el rumbo porque no es el hombre sino la Biblia la que aconseja a través de
él o ella.

En nuestro movimiento de Iglesias de Cristo Internacionales, pensamos que cada discípulo creyente fue, es y
será SALVO por la gracia, ES PRESERVADO por la gracia, PUES ENTONCES DEBEMOS VIVIR Y HABLAR CON
GRACIA en todo momento y lugar, como lo enseño Jesucristo:

“Lucas 4:22 Y todos daban buen testimonio de él, y estaban maravillados de las palabras de gracia que salían
de su boca, y decían: ¿No es éste el hijo de José?”

 Esta búsqueda de la gracia en nuestro hablar nos renovará la mente. quitará de nosotros toda
amargura, enojo, ira, griterías, maledicencias.
 Por el contrario hará que el Espíritu Santo siembre en nosotros, la benignidad, la misericordia, hará que
desechemos las mentiras y en los momentos de enojo nos ayudará a resguardar y callar nuestra boca
para no propiciar palabras que entristezcan al Espíritu Santo.
 Dice que todos daban buen testimonio, no caigamos en chismes, no participemos para dañar a otros,
no difundamos situaciones, más bien demos buen testimonio al aconsejar bien.
 Por último cuidemos sabiamente de cómo manejar la presentación del evangelio, ante aquellos que
rechazan la verdad de la Palabra, Respetando así lo que es santo y precioso, para los que tengan un
corazón dispuesto a creer.

Muchos de los primeros cristianos se maravillaron de las palabras de Jesús, dieron su vida por el evangelio, que
tal tú y yo hoy en día, dejemos que la Biblia siga maravillando nuestra vida, siga guiándonos porque LA
PALABRA DE DIOS, ES SU CORAZÓN PLASMADO EN LETRAS
Con mucho cariño, Chepe Morataya.