Está en la página 1de 8

CAPÍ11J1..

0 XXXIX

LA COMPETENCIA DEL PODER EJECUTIVO

Su carácter

l. - El conjunto de facultades que integran las competencias del poder ejecu-


tivo no es la mera suma de todas y cada una de las enunciadas en el arto 99 de la
constitución, y en el resto del articulado que confiere otras no incluidas en aquél. Al
modo norteamericano, e incluso al estilo expresamente adoptado en la constitución
francesa de 1958, creemos que la competencia del poder ejecutivo importa una masa
plena y amplia de facultades y atribuciones, que no requiere asignación expresa.
Diríamos que todo el remanente de las competencias pertenecientes al congreso y a
la judicatura (expresas o implícitas) se entrega a favor del poder ejecutivo.
Lo que debe quedar claro es que las competencias implícitas y las residuales
no llegan a alterar la regla que en el derecho constitucional del poder enuncia que
para los órganos del poder estatal "la incompetencia es el principio, y la competen-
cia es la excepción".
Asimismo, nos parece indudable que el texto ahora en vigor impide desarro-
llar el análisis de las competencias del poder ejecutivo sin interconectarlas con las
del jefe de gabinete de ministros. Por tal razón, los arts. 99 -con las atribuciones
del presidente- y 100 -con las del jefe de gabinete- aconsejan acumular el estudio
de ambas normas.

Las jefaturas presidenciales

2. - En la constitución de 1853-60. el poder ejecutivo asumía cuatro


jefaturas: a) la jefatura del estado; b) la jefatura de la administración
pública; c) lajefatura local e inmediata de la capital federal; d) la jefatura
de las fuerzas annadas.
El arto 86 inc. 10 decía: "Es el jefe supremo de la nación y tiene a su
cargo la administración general del país".
CO\IPE:-"1.l10 DE DEKEC(!O COMTITUClONAL LA CO\IPETE:"ClA DEL PODER EJECUTIVO 333

(3) El texto reformado en 199..;. dice: art 99 inc. 1°: "Es el jefe supremo de en un plano sublegal, o sea, subordinado a la ley, haremos una breve clasificación
la nación. jefe de] zobierno y responsable político de la administración de los diferentes tipos o clases de administración.
general del país".l ~<.!<.J\)d9,. A:rum CUJ\. ~ ) . a) Administración activa, que es la que ejecuta, decide y obra:

La comparación nos hace ver que: b) Administración consultiva, que es la que asesora, preparando generalmen-
te el contenido del acto de la administración activa;
a) se mantiene la jefatura "del estado ":
e) Administración interna, éS la que despliega su actividad sin entrar en rela-
b) el texto actual menciona la jefatura "del gobierno ": ción con terceros:
c) la jefatura de la administracián también se mantiene, aunque hay d) Administración externa, es la que en su actividad se vincula con terceros;
una distinción a efectuar porque: e') el texto anterior estipulaba que el e) Administraciónjurisdiccional, es la que decide cuestiones en forma similar
presidente "tiene a su cargo" la administración general del país, en tanto a como los jueces ejercen la administración de justicia, pudiendo distinguirse, como
e") el texto actual reza que "es responsable político" de esa adrninistra-. lo hace Marienhoff, entre el mero acto administrativo con contenido jurisdiccional.
ción: pero e"') el arto 100 inc. I" asigna el "ejercicio" de la misma admi- y los tribunales u organismos administrativos que ejercen función jurisdiccional:
... nistracíón al jefe de gabinete. f) Administración de contralot; es la que se ejerce para verificar la legitimi-
d) la jefatura local e inmediata de la capital ha sido eliminada: dad, conveniencia u oportunidad de la actividad administrativa (esta fiscalización
no es exclusivamente financiera):
e) se mantiene la jefatura de las fuerzas armadas.
g) Administración reglada, es la que se cumple de acuerdo con normas
preestablecidas, que señalan cuándo y cómo debe actuar la administración:
Si hacemos otro resumen, surge que:
11) Administración discrecional, es la que, sin escapar a la sumisión a la ley,
a) hay tres jefaturas explicitantcnte consignadas. que son: a') la jefatura del
dispone de arbitrio más elástico y amplio, como para ponderar la oportunidad, el
estado; a") la jefatura del gobierno; a'") la jefatura de las fuerzas armadas;
mérito o la conveniencia del acto:
b) hay una jefatura que implica para el presidente la "responsabilidad políti-
i) Administración burocrática, es la que asigna la función a personas físicas
ca" por su titularidad, pero cuyo ejercicio no está a S1l cargo sino del jefe de gabi-
que actúan individualmente:
nete; es ui jefatura de la administracián.
j) Administración colegiada, es la que asigna la función a varias personas
e) hay suui jefatura suprimida, que es la de la capital.
físicas que actúan en conjunto;
k) Administración autárquico. es la que actúa a través de órganos con perso-
3. - En su relación con el jefe de gabinete y con los demás funcionarios ad-
nalidad jurídica en forma tal que se trata de una administración indirecta del estado.
ministrativos, el art, 99 trae dos disposiciones: a) respecto del primero, el presidente
supervisa el ejercicio de la facultad del jefe de gabinete respecto de la recaudación
e inversión de las rentas, con arreglo a la ley o presupuesto de gastos (inc. 100): b) 6. - La administración es una actividad permanente, concreta, práctica e in-
tanto respecto del jefe de gabinete como de los jefes de todos los ramos y departa- mediata del estado, que tiende a la satisfacción de las necesidades de la sociedad.
mentos de la administración, les puede pedir informes (inc. 17). No toda la administración estatal pertenece al poder ejecutivo ni depende de él .
(porque hay administración en el congreso y en el poder judicial), pero no cabe
4. - La administración pública, aunque depende de! poder ejecutivo, no for- duda de que la administración que depende del poder ejecutivo es la fundamental,
ma parte de él: la administración se diversifica en órganos y tipos de actividad, que tanto en sentido "orgánico" (estructura), como "funcional" (actividad).
no son el poder ejecutivo sino tan sólo se le subordinan jerarquícarnente.
7. - En la [unción administrativa encontramos actos "de administración",
"actos "administrativos", "contratos" administrativos, etc. Algunos de esos acto-
La administración pública tienen contenido general, y suelen llamarse reglamentos; y otros contenido indivi-
dual o particular. e

5. - Sentado que administrar excede en mucho a ejecutar, porque implica


iniciativa -ya veces discrecionalidad-, y recordado que la administración se sitúa 8. - El acto administrativo es, en noción amplia, toda expresión de voluntad
LA COMPETEl'C1A DEL PODER EJECLrrWO 335
que, en ejercicio de función administrativa, surte un efecto jurídico que se proyecta
fuera del ámbito de la administración (en tanto al que los retiene en su esfera inter- 12. - Con respecto a los reglamentos de ejecución, o decretos del
na se lo reputa un "acto de administración"). poder ejecutivo dictados en reglamentación de las leyes, la constitución
establece, en su arto 99 inc. 2°, que el presidente expide las instrucciones y
9. - La administración puede descentralirarse e, incluso, esa descentraliza- reglamentos que sean necesarios para la ejecución de las leyes, cuidando
ción puede aparejar autarquía cuando el ente descentralizado adquiere personali- de 110 alterar su espíritu con excepciones reglamentarias.
dad jurídica y evade la relación jerárquica (que se suple con el control administrati-
vo). ¿Quién puede descentralizar y erigir entidades autárquicas? ¿A qué órgano 13. - La jurisprudencia de la Corte tiene exigido el requisito de la publica-
pertenece esa competencia?
ción de los decretos como condición para su obligatoriedad, habiendo aclarado pos-
El congreso sólo puede erigir órganos autárquicos cuando los crea en virtud de teriormente que elJo rige únicamente en el caso de decretos dictados en uso de la
una competencia constitucional paralela a una "materia" que el propio congreso facultad constitucional que acuerda al poder ejecutivo el arto99 inc. 2° de la consti-
puede regular; así, por ej., por sus facultades en materia de educación o bancaria de tución, no extendiéndose a los decretos que carecen de contenido normativo gene-
seguridad social, etc. En lo demás, la ley no está en aptitud de desmembrar porcio- ral.
nes de la administración que no le ha sido atribuida al congreso sino al presidente La publicación de actos administrativos de alcance general es un requisito de
de la república. Por eso, en el ámbito de la administración que depende del poder la forma republicana de gobierno.
ejecutivo, la creación de órganos descentralizados o autárquícos por ley del congre-
so es inconstitucional, porque viola la "reserva" de la administración y la división
de poderes. 14. - La derogación de una ley priva de vigencia a su decreto reglamentario.

15. - El exceso reglamentario transgresor de la ley que se regla-


Los reglamentos administrativos menta es siempre inconstitucional.

16. - En el derecho constitucional argentino tomó curso la denominación de


r2) 10. - El término "reglamento" se suele aplicar a toda manifestación delegación "impropia" para el supuesto en que: a) el congreso dicta una ley en la
\!::de voluntad de órganos administrativos que crea status generales, imper- que traza el lineamiento de su política legislativa en la materia que regula y, a')
sonales y objetivos mediante normas generales. (Con ese alcance se utili- deriva al poder ejecutivo la pormenorización de los aspectos que en dicha ley sólo
za también para designar actos similares del congreso o del poder judicial; han recibido un marco general: por lo que, b) se ha interpretado que en rigor no se
en ese caso, a tales actos se los llama reglamentos "legislativos" o regla- trata de una delegación "legislativa" sino de un ensanchamiento de la facultad re-
mentos "judiciales".) glamentaria que es propia del ejecutivo, la cual, b') queda ton un ámbito disponi-
ble más amplio en la medida en que el referido marco de la leyes general y elástico.
El reglamento administrativo es un acto administrativo de contenido
general. .
17. - Los reglamentos autónomos no son reglamentos de ejecución.
de la ley, sino reglamentos sobre materias no reguladas por ley, y reser-
11.' - En sentido estricto, y cualquiera sea la denominación que se les asigna
normanvamente, son reglamentos administrativos los que en sus respectivas áreas
vadas a la administración. Recaen sobre materias propias de la "zona de
de. c.ompetencia administrativa emiten el poder ejecutivo. el jefe de gabinete, los reserva" de la administración, que no pueden regularse por ley.
mtnistros, y los organismos y reparticiones de la administración pública.
Una materia propia de reglamento autónomo es -por ej.-la regulación de los
La clasificación cuatripartita más usual y sencilla es la que reconoce recursos administrativos y la organización administrativa en el área de la adminis-
las siguientes categorías: a) decretos reglamentarios de las leyes, o regla- tración dependiente del poder ejecutivo.
mentos de ejecución de la ley; b) reglamentos autónomos o independien-
tes; e) reglamentos delegados; d) reglamentos de necesidad y urgencia. 18. - El reglamento delegado, a diferencia del decreto reglamenta-
rio que ejecuta la ley, y del autónomo que surge de la esfera de reserva de la
LA COMPETE.'\ClA DEL PODf:R FJECliTIVO 337
CO:V1PE~1)IOOE DERECHO CONSTIRClONAl.
336
Acá se interrumpe la previsión constitucional sobre el destino final
administración, se dicta en mérito a una habilitación conferida por el po-
que le cabe al decreto en el congreso, y ésta es la apertura que debe cerrar
der legislativo. una ley especial que, por prescripción del inciso, necesita sancionarse con
La refon1la de 1994 ha previsto la detegacion por el :.ongreso al po- la mayoría absoluta de la totalidad de miembros de cada cámara, y que ha
der ejecutivo en el marco de excepción que traza el arto /6. No hay que de regular el trámite y los alcances de la intervención congresional.
perder de vista la rotunda prohibición genérica que encabeza a esa norma,
ni la que-en el-art. 99 inc. 3° impide al presidente emitir disposiciones de 20. - Nos parece que queda suficientemente esclarecido que la ley reglamen-
carácter legislativo. taria del trámite y los alcances de la intervención final del congreso nunca puede
La delegación legislativa permitida sólo puede ser ~fectuad.a ?or el establecer que el silencio del mismo significa aprobación tácita del decreto de ne-
cesidad y urgencia, ya que el art. 82 contiene una norma, que reputamos general
congreso a favor d~l presidente. No ~ jefe de gabinete, ru a los ministros,
para todos los casos y para cualquiera, conforme a la cual la voluntad de cada cáma-
ni a organismos administrativos. ra debe manifestarse expresamente. agregando para disipar cualquier duda que "se
excluye, en todos los casos, la sanción tácita o ficta ".
(5) 19. - Los reglamentos de necesidad y. Llrge~lcia.son los que se dic-
tan sobre materias propias de la competenclQ legislativa, cu~do una ur- 21. - La intermediación de la Comisión Bicameral es obligatoria. pero su
zencia súbita exige emitir las normas que el congreso no ha dictado, s~-? despacho no resulta vinculante para el congreso.
plirk) lisa y llanamente. La Tlecesi~ad Y la.u:~e,ncia son las razones JUs.u~
fícantes para consentir que se margme la división de poderes, y que el eje 22. - La práctica abusiva en materia de decretos de necesidad y urgencia en
que se ha incurrido a partir de la reforma constitucional (incluso porque sin existir
cutivo ejerza una función del congreso.
la Comisión Bicarneral Permanente convocada a intervenir se han dictado en dema-
La refomza de 1994 los ha previsto para situaciones especiales (art. sía tales decretos) obliga a extremar la severidad en el cumplimiento de las exigen-
99 inc. 3°). cias que, para la excepcionalidad de esta competencia, consigna el art. 99 inc. 3°.
En el arto 99 los párrafos tercero y cuarto del inc. 3° encauzan Y orde-
23. - Ello conduce, además. a reivindicar un muy estricto control
nan así el trámite:
judicial de constitucionalidad, de amplio espacio. -
a) solamente circuTlstancias ex~epcio~~les que. imposibiliten se~uir
el procedimiento legislativo ordinano, habIhtan el dictado de decretos de A nuestro juicio, puede recaer en:
necesidad y urgencia; pero: a) la verificación de que ha existido la serie de recaudas que la cons-
a') están absolutamente prohibidos en materia penal, tributaria. elec- titución exige: a') circunstancias excepcionales. a") que hacen imposible
toral, y en el régimen de partidos políticos; seguir el trámite legislativo. y a'") necesidad y urgencia en la emisión
del decreto;
b) deben emanar del presidente de la república, por decisión a~opta-
da en acuerdo general de ministros, los que han de refrendarios Junta- b) la verificación de que se ha cumplido en todas sus etapas el segui-
mente con el jefe de gabinete de ministros; miento ulterior a su dictado por: b') el jefe de gabinete, y b") la Comisión
e) el jefe de gabinete de ministros tiene ~ue someter ?~r,son~men~e,
Bicameral Permanente, hasta b'") su ingreso al congreso.
dentro de los diez días, el decreto a consideracion de la Comisián Bicomei al Cuando acaso no se ha cumplido la instancia final en la que el congre-
so rechaza o aprueba el decreto, también consideramos viable el control
PemlaneTlte del congreso;
d) dicha Comisión debe elevar su despacho ~n el plazo de otro~ die~ judicial acerca de todo cuanto -h~ta ese momento- se le propone al juez
días al plenario de cada una de las cámaras para su expreso tratarruento, en causa judiciable por parte interesada; incluso mediante una medida
cautelar.
e) las cámaras han de considerar ese despacho en forma inmediata .
338 COMPE.l\¡1)IO DE DERECHO CONST,. JCIONAL
LA COMPETENOA DEL PODER EJECuTIVO
339

La participación en el proceso legislativo b) Si el presidente aprueba el proyecto, puede hacer dos cosas: b')
proniulgarln expresamellle, o b") dejar transcurrir el plazo de diez días
24. - El poder ejecutivo interviene en el proceso de [ormacián de leyes. Se útiles para que se opere la promulgacián tácita; en cualesquiera de ambas
acostumbra atribuirle, por eso, el título de "colegíslador". En realidad no parece
hipótesis, ha concurrido la voluntad del poder ejecutivo para consumar la
plenamente exacta la añrmación, porque la ~articipaci62 del presiden:~ sólo tiene
cabida en la etapa de iniciativa, y en la posterior de eficacia (promulgacíón) pero no
etapa de eficacia y convertir al proyecto sancionado por el congreso en
"ley".
en la intermedia, que es la "constitutiva", o de creaci6n de derecho nuevo, donde se
centra la función legislativa. c) El presidente dispone la publicación del texto de la ley. La publica-
ción integra en nuestro sistema la etapa de eficacia. para dar vigencia
25. - El are 99 inc. 3° primer párrafo consigna que el presidente normológica y obligatoriedad a la ley, por lo que puede decirse que dicha
"participa de lafonnacióll de las leyes con arreglo a la constitución, las etapa se compone de: c') la promulgactán y e") la publicación.
promulga y hace publicar".
En primer lugar, el arto77 le reconoce la facultad de presentar pro- 27. - Lapublicación de la ley viene ahora exigida expresamente en
vectos en cualquiera de las cámaras, salvo las excepciones que establece la la constitución formal por el are 99, inc. 3°, primer párrafo; y no dudamos
de que también las leyes promulgadas tácitamente exigen el requisito de
constitución. su publicación.
Acá hay que hacer un desdoblamiento:
. a) el presidente no puede presentar proyectos cuando a') se trata de Con la publicación la ley "es puesta" en el orden normológico con vigencia
la iniciativa popular, porque son "los ciudadanos" quienes lo hacen en la 1l0n!IO!ógica,y el instante y el acto de "ponerla" puede adquirir efectos aplicativos
tcmtv iralmente distintos: a) que se aplique a partir "de allí"; b) que se aplique
cámara de diputados (art. 39); a") se trata de someter a consulta popular rClroactivamcnte; e) que se aplique después de un cierto lapso.
vinculante un proyecto, porque si es el congreso el que debe decidir hacer-
lo a iniciativa de la cámara de diputados (art. 40), parece claro que el pre- 28. - Es sabido que la retroactividad es inconstitucional en dos situaciones:
sidente no puede impulsar dicho proyecto; a) por expresa norma del arto 18, en materia penal; b) implícitamente, cuando alte-
b) el presidente no puede presentar un proyecto en cualquiera de las ra, desconoce, suprime o viola derechos "adquiridos".
cámaras cuando b') se trata de proyectos sobre contribuciones y recluta-
miento de tropas, porque los debe presentar en la cámara de diputados 29. - La vigencia sociológica, como fenómeno del orden de conductas, no
depende de lo que la norma diga, sino de su cumplimiento y eficacia.
(art. 52); b") se trata de proyectos de ley-convenio en materia de copartici-
pación federal (art. 75 inc. 2) y de leyes para proveer al crecimiento armó-
nico de la nación, al poblamiento de su territorio, ya políticas diferencia- El veto
das que tiendan a equilibrar el desigual desarrollo relativo de provincias y
regiones (art, 75 inc. 19), porque los debe presentar en el senado. 30. - Nuestro derecho constitucional del poder reconoce al poder eje-
cutivo la facultad de observar los proyectos de ley sancionados por el con-
greso. Regula dicha facultad en la parte dedicada a la formación y sanción
La fase de eficacia de las leyes, o sea, en la referente al congreso.

. 26. - La fase de eficacia se desglosa en varios aspectos, La constitución formal ignora la palabra veto que, sin embargo, es común en
el lenguaje constitucional.
a) El presidente examina el proyecto sancionado, conforme al arto78;
según sea el criterio presidencial, el proyecto sancionado será promulga-
do o vetado. El veto está previsto en el art, 83 de la constitución. "Desechado en el
todo o en parte un proyecto por el poder ejecutivo, vuelve con sus objecio-
340 CO~IPENDIO DE DERECHO CO:-;STln¡CIONAL LA CO.vIPETE:'\CIA DEL PODER EJECuTIVO 341

nes a la cámara de origen". Desechar significa observar. Lo que el poder acuerdo del senado: de removerlos. solo o con acuerdo del senado, y de
ejecutivo observa es el "proyecto" de ley sancionado por el con~reso. El efectuar designaciones "en comisión".
presidente observa. y observa todo el proyecto, o una parte de el. ® Según el inc. 4° del art. 99. el presidente nombra a magistrados de la
Corte Suprema COI/ acuerdo del senado por dos tercios de sus miembros
31. - Hay otra previsión conectada con la promulgacián parcial de presentes, en sesión pública, convocada al efecto. Nombra los demás jue-
la parte no vetada en el art. 80. Es ésta: ~: veto p~rcial que, conforme al ces de los tribunales federales inferiores en base a una propuesta vincu-
art. 80, va acompañado por la promulgaciáu parcial de la parte no .vetada, lante en tema de! Consejo de la Magistratura, COl! acuerdo del sellado,
tiene expresamente establecidos e~ el art. 10.0 inc. 13 la fo:ma~I~ad d,e en sesión pública, en la que se tendrá en cuenta la idoneidad de los candi-
decreto. el refrendo conjunto por el Jefe de gabinete y los demas mínístros, datos. Un nuevo nombramiento, precedido de igual acuerdo. será necesa-
y el sometimiento a la Comisión Bicameral Permar:ente \para e~to, el arto rio para mantener en el cargo a cualquiera de esos magistrados, una vez
80 hace aplicable el procedimiento que el art. 99 me, 3 preve para los que cumplan la edad de setenta y cinco años. Todos los nombramientos de
decretos de necesidad y urgencia). magistrados cuya edad sea la'indicada o mayor se harán por cinco años, y
Dice también el art. 80 que los proyectos desechados parcialmente podrán ser repetidos indefinidamente, por el mismo trámite."
110 podrán ser aprobados en la parte restante. Sin embargo, las pan:s
no observadas solameme podrán ser promulgadas si tienen autononua La diferencia con el anterior inciso 50 del art. 86 es notoria.
I:onnativa y su aprobación parcial no altera el espíritu ni la unidad del La facultad del presidente ~on acuerdo del senado- para designar a los jue-
proyecto sallcionado por el Congreso. ces federales se ha limitado en varios aspectos:
a) solamente se mantiene para nombrar con acuerdo del senado a los magis-
trados de la Corte Suprema; pero;
Es la pautaque ya antes de la reforma de 1994 sentó la Corte ~n el caso ."Colella
c/Fevre y Basset S.A.", del año 1967. Vigente ya la rcforma'"dlO_por aph.cable el b) ese acuerdo necesita ahora un quárum favorable agravado. que se fija en
mismo criterio en la hipótesis del art. 80 al fallar la causa Bustos, Julio O. cl los dos tercios de los miembros presentes de la cámara, debiendo la sesión ser pú-
Servicios Especiales San Antonio S.A.", el 20 de agosto de 1996. blica y convocarse a ese efecto;
c) para los demás jueces de los tribunales inferiores el procedimiento de de-
32. - La opcián presidencial para promulgar o veta~ es sola.n:ente signación con acuerdo del senado viene precedido por la intervención del Consejo
un principio, al que la constitución le pone algunas excepciones. ASI, por de la Magistratura (previsto en el arto 114), que propont! una tema vinculante;

ejemplo: d) la norma añade -ccn carácter obligatorio- que se tendrá en cuenta la ido-
a) Es clásica la que obliga a promulgar la ley que se convierte en tal neidad del candidato, y esta indicación imperativa alcanza tanto al senado para
prestar el acuerdo como al presidente para seleccionar dicho candidato entre los tres
porque después de un veto se logra lainsist~ncia de ambas cámaras sobre
propuestos por el Consejo de la Magistratura.
el proyecto anteriomlente sancionado, conforme al arto 83, que ha mante-
Una vez efectuado el nombramiento, los jueces de la Corte sólo pueden ser
nido el texto del anterior art. 72; removidos por juicio político y los demás por unjurado de enjuiciamiento. O sea, la
b) Es nueva laprohibicióll explicita de veto que es~ablece el art. 40 voluntad de los órganos designantes no puede revocaríes el nombramiento.
cuando el congreso decide someter «consulta popc¡[arvmcu[ante un pro-
yecto determinado. 34. - Es obvio, para nosotros. que si el acuerdo y el nombramiento deben
referirse a un cargo judicial determinado y concreto, todo traslado a un cargo dis-
tinto al que se halla desempeñando un juez, necesita doblemente el acuerdo y el
nombramiento, por lo que no cabe que el poder ejecutivo traslade a otro cargo igual,
Los nom bramientos
cambie la sede, el fuero, y menos el grado.
®33. - El art. 99 reconoce al poder ejecutivo la facultad de realizar
35. - Cuando el ejecutivo pide el acuerdo para nombrar como juez a una
una serie de nombramientos de ciertos funcionarios y agentes, solo o con
342 CO~lPE,\l)lO DE DERECHO CO~STl' '¡ONAl LA COMPETE:'-,"CIADEL PODER EJEClJI1VO 343

persona que no está desempeñándose, o que lo está en un cargo distinto a aquél para 42. -:- No obstante la cláusula del inc. 7° que atribuye al presidente la
el cual el acuerdo se solicita, entendemos que una vez prestado ese acuerdo por el facultad de nombrar y "remover"; creemos que ni ésta ni la del art. 100 inc.
senado, hace falta el nombramiento presidencial para integrar el título completo.
3° permiten prescindir de la garantía de "estabilidad del empleado públi-
co" que contiene el cm. 14 bis.
~ 36. - El poder ejecutivo nombra y remueve csn acuerdo del senado
c!V a los embajadores, ministros plenipotenciarios y encargados de nego- @ 43. - El inc. 19 del arto99 prevé los nombramientos "en comisión",
cios. Para el personal diplomático, observamos que el acuerdo senatorial que la propia constitución denomina de esa manera; dice que el presidente
es requisito de designacián y de remoción conforme al inc. 7° del art. 99. tendrá facultad para llenar las vacantes de los empleos que requieran el
acuerdo del senado, y que ocurran durante su receso; por medio de "nom-
37. - El poder ejecutivo, a tenor del inc. 13 del arto99 provee con bramientos en comisión" que expirarán al fin de la próxima legislatura.
@uerdo del senado los empleos militares en la concesión de los empleos o
grados de oficiales superiores de las fuerzas armadas. Por sí solo -es de- 44. - Se nos ocurre que la misma norma del inc. 19 regula también el caso de
cir, sin acuerdo del senado, y también sin refrendo de un ministro-lo pue- nombramientos para cargos "nuevos" que, por ser de creación reciente, se han de
de hacer en campo de batalla. reputar vacantes.
Juzgamos inviable, porque implica bloquear la participación del senado so
38. - El inc. 7° del art. 99 establece que el presidente nombra y re-: pretexto de ejercer la facultad presidencial de efectuar nombramientos en comisión,
que el poder ejecutivo deje vencer el período legislativo sin solicitar el acuerdo, y
~ mueve por sí sólo al jefe de gabinete y a ~o~ministros del despacho. ~e~sa-
I que al caducar dicho nombramiento vuelva a realizar otro para la misma persona.
mas que 110 necesita refrendo de otro mírustro. Es un acto personaiisimo. No hay duda de que, de darse este procedimiento, el designado permanecería en su
cargo a través de sucesivas renovaciones de su nombramiento, con marginamiento
39. - También el inc. 7° otorga la facultad presidencial de nombrar y de la intervención senatorial, que se hace imprescindible para la continuidad o per-
I
!
remover a los oficiales de sus secretarías, a los agentes consulares, ya los
demás empleados de la administración cuyo nombramiento no está regla-
manencia en la función.

do de otra manera.por esta constitución. 45. - Si el ejecutivo solicita acuerdo a favor de un candidato que no es la
, \
persona ya designada por él en comisión, el senado tiene plenitud de competencia
¡
para denegar ese acuerdo declarando que el cargo no está vacante. Sólo después de
1 40. - Es confusa la distribución que, con la reforma de 1994, ha he-
la negatoria senatorial expresa con respecto al mismo funcionario designado en
cho la constitución entre el presidente y el jefe de gabinete en materia de comisión por el ejecutivo, podrá el ejecutivo proponer el acuerdo para otra persona.
los nombramientos aquí analizados. En efecto, el art. 100 inc. 3° dice que
al jefe de gabinete le corresponde "efectuar los nombramientos de los em-
pleados de la administración, excepto los que correspondan al presiden- Las relaciones con el congreso
le",
¿Cuáles le quedan al jefe de gabinete, una vez que en el art. 99 se 46. - Acá vamos a ocupamos solamente de las relaciones con el congreso
que son puramente "formales", y que no significan aportar el concurso de la volun-
agrupan los que incumben al presidente?
tad presidencial para la realización de actos del congreso
Parecería que solamente los del personal (jerarquizado y común) del
elenco administrativo que, no obstante estar reglados en el inc. 7° del arto
99, no parece necesario personalizarlos en el presidente.
® 47. - El inc. 8° del arto 99 establece que el presidente hace anualmente la
apertura de las sesiones del congreso.
(,

41. - La ley que requiere el acuerdo senatorial para cargos que por la ~ 48. - El inc. 9° otorga al presidente la facultad de prorrogar las sesiones
ordinarias del congreso -que, como hemos visto ya, no impide al propio congreso
constitución no exigen ese requisito es inconstitucional.
disponerla por sí mismo (o sea se trata de un facultad concurrentey-.

,
344 COMPE.''DIO DE DERECHO CONSTITUOONAL
LA CO~lPETE"'CJA DEL PODER EJEClrnVO 345

También CO/lvoca a sesiones extraordinarias cuando un grave interés de or-


53. - El indulto presidencial se limita a penas impuestas por tribunales fede-
den o de progreso lo requiera. Esta sí es una facultadpril'aliva del poder ejecutivo. \
redes: o sea, no alcanza a las impuestas por tribunales provinciales.
I
49. - Según el ¡nc. 18 el presidente puede ausentarse del país con permiso
. ?k - Al igual que el congreso al disponer una amnistía, el poder
del congreso.
ejecutivo debe actuar éticamente y por notorias razones de equidad cuan-
do dispensa un indulto.
50. - El art. 99 no habla de la renuncia del presidente. Pero el art. 75 en su I
inc. 21 prevé entre las facultades del congreso, la de admitir o desechar los "moti-
vos ,. de su dimisión (y de la del vicepresidente). La renuncia presidencial es un acto
r
personalisimo e índelegable, que se cumple sin refrendo ministerial -aunque la Las relaciones internacionales
constitución tampoco dice nada al respecto-o Pero como la norma consigna que el
@ .».
--- El' .

I
congreso admite o desecha los "motivos" de la dimisión, parece que la renuncia presidente como Jefe del estado asume la representacion
debe ser fundada. del estado como persona jurídica en el ámbito intemacionnl, Aunque
Si el congreso está en receso, creemos que la renuncia del presidente configura muchas de ~as facultades en orden a las relaciones exteriores las ejerce en
uno de los casos de grave interés que validan la inmediata convocatoria a sesiones concurrencia con el congreso. el poder ejecutivo conduce esas relaciones.
extraordinarias. No parece dudoso, pues, que el presidente monopoliza la facultad de vin-
cularse con los gobiernos extranjeros.

El indulto ~l poder ejecutivo, asimismo, reconoce a los estados y gobiernos extranjeros,


y segun el !I1C. 11 del art. 99 también recibe los ministros y admite los cónsules de
(1) 51. - El inc. 5° del art. 99 contiene la facultad del indulto y de la los estados extranjeros.
conmutación. Dice la norma que el presidente puede indultar o conmutar
penas por deliras sujetos a la jurisdicción federal, previo informe del 56. - El inc. 11 del art. 99 dispone que el presidente coucluve v
tribunal correspondiente, excepto en los casos de acusación por la cámara fin/la t~at~dosi concordatos y otras negociaciones requeridas para ~I
de diputados. El indulto es conceptuado como el perdón absoluto de la manterurníento de buenas relaciones con las organizaciones internaciona-
pena ya impuesta; y la conmutación, como el cambio de una pena mayor les y las ¡aciones extranjeras. Según el art. 75 inc. 22 el congreso los
por otra menor. aprueba o los dese~/¡a. Cuando el congreso los aprueba, el poder ejecuti-
No cabe duda de que el indulto no puede concederse antes, sino des-
vo tiene competencia para ratificarlos en sede internacional.
pués de la comisión del delito, porque se indulta la "pena" adjudicada al
delito; es menester no sólo la existencia de un proceso, sino la sentencia
La intervención federal
firme imponiendo una pella, porque la pena que se indulta no es la que con
carácter general atribuye la norma penal a un hecho tipificado como delito,
sino la que un juez ha individualizado en una sentencia, aplicándola a un
CID 57. - El inc, 20 del art. 99 faculta al presidente a decretar la intervención
federal a una provincia o a la ciudad de Buenos Aires durante el receso del congre-
reo. so, y 10 debe convocar simultáneamente. -
Por otra parte. el indulto anticipado viola el derecho de toda persona
-aun procesada- a la presunción de su inocencia hasta ser convicto de de-.
lita por sentencia firme de juez competente. El estado de sitio

52. - El indulto es un acto de neta y clara


-corno algunos sostienen- jurisdiccional.
naturaleza política, y DI' c8 .58. - El inc. 16 del art. 99 prevé la declaración del estado de sitio por el
preslde~te ~I! la. re?ública, con acuerdo del senado, en caso de ataque exterior y
por un termino limitado. En caso de conmoción interior, añade la norma, sólo tiene