Está en la página 1de 3

FACTORES AMBIENTALES EN EL LUGAR DE TRABAJO

Las autoridades tienen funciones y obligaciones con respecto a la seguridad en el


trabajo, ellos deben formular, poner en práctica y reexaminar la política adoptada todo
esto con el fin de controlar factores ambientales peligrosos, por otro lado, los
empleadores deben asegurarse de aplicar dichas políticas, mientras que el trabajador
tiene el deber de cumplirlas.

Primero que todo el empleador debe realizar evaluaciones periódicamente en cada uno
de los lugares de trabajo esto con el fin de detectar situaciones de riesgo mediante la
(inspección) para lograr minimizarlo, luego se recolecta la información y por ultimo
determinar si se puede eliminar situaciones de peligro o riesgos para la seguridad y la
salud. dichas evaluaciones deben ponerse en marcha antes de que el trabajador se
exponga al riesgo, la evaluación debe reunir los factores ambientales peligrosos, el
grado de exposición y riesgo, posterior a eso realizar el plan de control adecuado y
capacitar al trabajador expuesto por ultimo realizar una revisión de lo que ya se ha
concretado (mejoramiento continuo).

Las sustancias peligrosas, en el caso de que los trabajadores estén expuestos a


sustancias químicas tales como el polvo, humo o gases se deben aplicarse las
recomendaciones OIT, seguridad en la utilización de productos químicos en el trabajo.
Se deben mantener en los niveles más bajos posibles.

En la evaluación de dichas sustancias, se debe tomar en cuenta las actividades que se


llevan a cabo y los peligros inherentes a las materias primas, productos o subproductos,
por ejemplo, solido, liquido o gaseoso. También las condiciones ambientales (por
ejemplo, presión barométrica, temperatura) en las que se utilizan o producen las
sustancias peligrosas.

Al recabar información para la evaluación, el empleador debería tener en cuenta las


situaciones de trabajo específicas en las que los trabajadores pueden correr el riesgo
de +soldadura), sustancias peligrosas o deficiencia de oxígeno en espacios
reducidos, períodos de trabajo prolongados (como en el caso del trabajo en horas
extraordinarias), mayores concentraciones debidas a fluctuaciones de las condiciones
ambientales (por ejemplo, entornos calurosos en que puede aumentar la presión del
vapor que emana de las sustancias peligrosas), la absorción por diversas vías
(absorción cutánea, inhalación e ingestión), sustancias peligrosas que pueden estar
presentes, incluso en concentraciones inferiores a los límites de exposición, mientras se
realizan tareas penosas.

Las radiaciones ionizantes: En Normas básicas internacionales de seguridad para la


protección contra la radiación ionizante y para la seguridad de las fuentes de radiación
(patrocinadas conjuntamente por la FAO, el OIEA, la OIT, la AEN/OCDE, la OPS y la
OMS) – en adelante citado como Normas básicas de seguridad – y en el Repertorio de
recomendaciones prácticas de la OIT Protección de los trabajadores contra las
radiaciones (radiaciones ionizantes) (Ginebra, 1987), figuran directrices detalladas por
lo que se refiere a las radiaciones ionizantes.

Los empleadores deberían, en cooperación con la autoridad competente y con las


organizaciones de trabajadores, tener en cuenta los resultados de las investigaciones y
desarrollos en materia de seguridad, tomando las medidas necesarias para su
aplicación práctica, según corresponda, para optimizar la protección contra las
radiaciones de los trabajadores, categorías de trabajadores y población en general.

Los empleadores también deben velar que los trabajadores no estén expuestos a
campos magnéticos y eléctrico, además buscar estrategias para mitigar las
consecuencias de las radiaciones ópticas.

En el caso del calor y frio se aplican a los siguientes casos al igual que las anteriores
problemáticas deben pasar por una evaluación para una posterior recomendación: los
niveles de temperatura o de humedad o ambos son inhabitualmente altos, los
trabajadores están expuestos a un intenso calor radiante, hay altos niveles de
temperatura o de humedad o ambos cuando se trabaja con ropa de protección o a un
ritmo intenso, las temperaturas son inhabitualmente bajas (por ejemplo, en trabajos a la
intemperie durante el invierno, en trabajos de almacenaje frigorífico), predominan
velocidades de viento altas (>5 m/s) junto con temperaturas anormalmente bajas, se
trabaja durante largos períodos, con las manos descubiertas, a temperaturas inferiores
a 15 °C.

También podría gustarte