Está en la página 1de 39

RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL DEL ESTADO Y LIQUIDACIÓN DE

PERJUCIOS

SORY ALEXANDER GONZÁLEZ QUIRA


BRAYAN FELIPE MENDEZ LLANTÉN
JUAN ESTEBAN MOLINA CADENA
YENNY CONSUELO NAVIA NAVIA

Profesor JHON JAIRO MUÑOZ PALACIOS

UNIVERSIDAD DEL CAUCA


FACULTAD DE DERECHO, CIENCIAS POLÍTICAS Y SOCIALES
PROGRAMA DE DERECHO
SÉPTIMO SEMESTRE
CONTRATACIÓN ESTATAL Y RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL
POPAYÁN - CAUCA
OCTUBRE
2020
DESARROLLO DEL TALLER

CASO UNO: El ciudadano conocido como “El Rolo” se encuentra recluido en la


“Cárcel Salsipuedes”, debido a que se le imputó el delito de acto sexual abusivo con
menor de 14 años. Este señor es un paciente diabético y sufre también de presión
arterial alta. El pasado 13 de mayo de 2019, el interno en mención intentó quitarse la
vida causándose heridas en sus brazos con una cuchilla de afeitar. Esta situación
agravó aún más su situación de salud, por lo que la guardia del INPEC decidió
ponerlo en observación, y solicitar ayuda al personal médico de la institución: estos,
vía telefónica ordenaron remitirlo a urgencias el día 16 de mayo de 2019. La Clínica
BB manifestó que el paciente había llegado sin signos vitales. El fallecido tenía 79
años de edad al momento de su muerte. El protocolo de necropsia arrojó como
resultado: causa de muerte natural.

DESARROLLO DEL CASO 1

1. ¿Existe responsabilidad extracontractual del Estado?


Si, debido a que en el caso del recluso es El Estado a través del INPEC el llamado a
vigilar y salvaguardar la vida e integridad de los reclusos por lo cual se plantea el
problema jurídico.
“ARTICULO  106. ASISTENCIA MEDICA. Modificado por el art. 67, Ley 1709 de
2014. Todo interno en un establecimiento de reclusión debe recibir asistencia
médica en la forma y condiciones previstas por el reglamento. Se podrá permitir la
atención por médicos particulares en casos excepcionales y cuando el
establecimiento no esté en capacidad de prestar el servicio.
PARAGRAFO 1. El traslado a un centro hospitalario en los anteriores casos, sólo
procederá cuando no fuere posible atender al interno en alguno de los centros de
reclusión.”1

Problema jurídico: ¿Es administrativa y patrimonialmente responsable el Instituto


Nacional Penitenciario y Carcelario – INPEC, por los perjuicios derivados de la
muerte del señor “El Rolo” el día 16 de mayo de 2019, ¿bajo el título jurídico de
imputación de la falla en el servicio?

De acuerdo con el Consejo de Estado, las personas recluidas en establecimientos


carcelarios o de detención se encuentran en una situación de indefensión y
vulnerabilidad manifiesta, que implica la existencia de una relación de especial
sujeción al Estado.

Se aplicó en diversas decisiones la falla probada en el servicio como criterio de


imputación, considerando, en términos generales, que tales autoridades tienen a su
cargo dos obligaciones concretas: la custodia y la vigilancia y, en el evento en que
ocurra una lesión o se cause la muerte de un recluso o un detenido, el Estado
es responsable de tal daño por cuanto quebranta por omisión los deberes que
le han sido impuestos.

1
Congreso de la República. Ley 65 de 1993 (Por la cual se expide el Código Penitenciario y
Carcelario). Diario Oficial No. 40.999. Bogotá D.C. Agosto 20 de 1993.

2
Bajo el postulado del Consejo de Estado; Sección Tercera; sentencia del 16 de
septiembre de 1999; Exp.10922 C.P. Ricardo Hoyos Duque Se establece que la
responsabilidad no subyace solo de un hacer mal adecuado sino también de una
omiso o una falta de atención en el tiempo adecuado por lo cual, si se encuentran
los elementos materiales probatorios o evidencia física que sustenten que existió
una falla del servicio bajo los anteriores postulados se puede concretar se debe
reparar a la víctima por la cual se atentó.

En el caso concreto tenemos una omisión por parte del INPEC debido a que “El
Rolo” es una persona que se acerca a una edad critica para la salud y que en el
persisten enfermedades permanentes que deben tener un tratamiento y un cuidado
especial. Es así que debemos plantear que el señor “El Rolo” atento contra su vida
el día 13 de mayo de 2019 y que en ese momento debió prenderse las alertas de
que este hombre tenía que recibir no solo atención medica en el aspecto físico sino
psicológico para atender a los múltiples pronunciamientos de la Corte Constitucional
que se refiere a la Salud como un derecho fundamental que se debe dar
integralmente (física y mental).

Al dejar pasar más de 3 días dentro del establecimiento carcelario con el mínimo de
la atención adecuada debido a su condición de salud y edad este debió ser
transferido en el término de la distancia a un centro de salud para su pronta
recuperación y posteriormente un acompañamiento psicológico o psiquiátrico para
que se le restablezcan los derechos que debe tener cualquier persona por su
dignidad y en el respeto del DIH y DDHH.

El nexo causal que liga el hecho muerte con la responsabilidad objetiva del Estado,
INPEC nace en el hecho de que estos tienen la protección del individuo y su
vigilancia, cualquier atentado contra la vida del recluso está en cabeza del Estado y
su institución y por otro lado tenemos que aunque el que atento contra su vida es la
misma víctima no aplica el exonerarte de responsabilidad de “exclusiva culpa de la
víctima” en cuanto al ser una persona privada de la libertad y con el hecho de
intentar suicidarse se denota un hecho cierto que es un desequilibrio mental que
debió constatarse por el INPEC en el examen médico con el que se ingresan a una
penitenciaria en este caso “Cárcel Salsipuedes”. Se encuentra también una omisión
en cuanto a que el señor debido a su salud debió ser transferido al segundo día a un
hospital para una atención pertinente.

Pues el concepto de muerte natural debido a su edad puede derivarse de la muerte


de una enfermedad preexistente que se toma como causa “natural” lo cual dejaría en
culpa de la víctima, pero se debe precisar que en condiciones de libertad un acto así
es responsabilidad de quien efectúa todos los medios a un fin mortal, este hombre
estaba bajo la supervisión del estado purgando una pena y por ende ciertos
derechos se restringen y deben ser dados por parte del Estado.

2. ¿Qué título de imputación aplicaría?


Falla del servicio en cuanto la protección del recluso recaía en las manos del Estado
y de la institución que se presume tiene el deber de vigilar y salvaguardar a los
reclusos, por el hecho de que al estar privado de la libertad no tienen la disposición
completa de sus derechos es el INPEC llamado a brindar el lleno de esos derechos
esenciales sin intervenir en la pena del implicado.

3
Permite atribuir jurídicamente un daño a un sujeto determinado. En la
responsabilidad del Estado, la imputación no se identifica con la causalidad material,
pues la atribución de la responsabilidad puede darse también en razón de criterios
normativos o jurídicos. Una vez se define que se está frente a una obligación que
incumbe al Estado, se determina el título en razón del cual se atribuye el daño
causado por el agente a la entidad a la cual pertenece, esto es, se define el factor
de atribución (la falla del servicio, el riesgo creado, la igualdad de las personas
frente a las cargas públicas). Atribuir el daño causado por un agente al
servicio del Estado significa que éste se hace responsable de su reparación,
pero esta atribución sólo es posible cuando el daño ha tenido vínculo con el
servicio. Es decir, que las actuaciones de los funcionarios sólo comprometen el
patrimonio de las entidades públicas cuando las mismas tienen algún nexo o vínculo
con el servicio público. (La negrilla es fuera del texto)2.

En cuanto el INPEC debía realizar un examen médico al ingreso de los reclusos y


precisar las enfermedades que tiene el ahora recluso pues si bien la Corte
Constitucional de Colombia a dispuesto que “…el recluso conserva su dignidad
como persona sin importar el delito que este purgando” 3

3. ¿Qué elementos del título de imputación aplicable están presentes para


endilgar responsabilidad al Estado?

a. La falla es del servicio de la administración en cuanto existió un retardo en la


acción de proteger la vida del recluso y ponerlo a disposición de un establecimiento
medico eficaz y eficiente para controlar el daño que se infringió y su enfermedad
b. El perjuicio que se denota es la muerte del “Rolo”, el abandono económico
que el señor brindaba a su familia en este caso a su esposa la Rola e hijo Pedrito y
los daños morales que se refleja en su esposa y sus 8 hijos los cuales sienten la
pérdida de su familiar.
c. Existe una relación de causalidad en cuanto el señor al infringirse en daño
bajo la vigilancia y cuidado del INPEC falto a un deber legal de protección y al no
intervenir de manera adecuada en el deber de protección y dirigir al “Rolo” a la
entidad de salud pertinente de acuerdo al factor de su enfermedad prexistente, su
edad y la gravedad del daño que se infringió.

4. ¿Qué autoridad (s) tiene (n) la legitimidad por pasiva?


El estado colombiano, ministerio de justicia y del Derecho, INPEC

5. ¿Definitivamente, considera que existe alguna eximente de


responsabilidad?
Pero como en el Derecho siempre existe la posibilidad de que se alegue
concurrencia de culpas que es según Señala la Sentencia del Tribunal Supremo
de julio 11 de 1997, Rec. 599/1993

2
Consejo de Estado. Sección Tercera. Septiembre 16 de 1999. Expediente No.10922 C.P. Ricardo
Hoyos Duque.
3
Corte Constitucional de Colombia. Sentencia T-232 de 17. Expediente No T-5976343. Bogotá D.C.
Abril 20 de 2017. M. P. María Victoria Calle Correa

4
La impropiamente denominada compensación de culpas, puesto que el elemento
psicológico que constituye el núcleo de la culpa, no puede entrar en una operación
compensatoria, debe suponer desde un punto de vista técnicamente correcto, una
concurrencia de responsabilidades -del autor y de la víctima-; concurrencia de
responsabilidades cuya principal consecuencia práctica es la de reducir la obligación
de indemnizar del autor hasta donde alcance la responsabilidad del perjudicado. 4

La doctrina y la jurisprudencia entienden que la obligación de reparar del causante


de los daños debe verse disminuida en su intensidad y cuantía si concurre culpa del
propio perjudicado, y ello en base al artículo 1.103 del Código Civil, que faculta a los
Tribunales para moderar la responsabilidad procedente de culpa. Se inspira el
Código Civil en la teoría del arbitrio judicial al disponer en el artículo 1.103 "la
responsabilidad que procede de negligencia es igualmente exigible en el
cumplimiento de toda clase de obligaciones, pero podrá moderarse por los
Tribunales según los casos". 

El criterio de la integridad de la reparación, en consecuencia, no es


absoluto, admitiéndose la posibilidad de reducir la indemnización que haya de
corresponder al perjudicado en determinados casos, recogiendo el precepto
citado una facultad de moderación judicial de la responsabilidad.

De determinarse la responsabilidad en cabeza de la entidad estatal, se procederá a


analizar: ¿Es procedente la indemnización de los perjuicios solicitados por concepto
de: Daño material en calidad de daño emergente y lucro cesante, ¿así como por
perjuicio moral de la familia?

El daño emergente: Es parte esencial debido a que la esposa e hijos corrieron con
el gasto funerario que el estado debió cubrir en cuanto la causa de que exista en
este momento la muerte del ser querido se constato es responsabilidad del Estado.
Es así que la familia no tiene que pagar por un hecho que es imputable a quien lo
provoco en este caso el Estado a través del INPEC.

Lucro cesante: “El Rolo” era un pilar fundamental para el mantenimiento de su


Familia que hoy es su Esposa “la Rola” y su hijo Pedrito de 19 años el cual dependía
económicamente a pesar de que sen encontraba en prisión y que bajo los
postulados que se expresan encontramos que el señor ofrecía una ayuda a su
familia debido a que se le permitió trabajar dentro de prisión. Se constata esta ayuda
económica en cuanto la señora “la Rola” visitaba a su esposo y se le enviaba por
concepto de salario a ella un monto para su supervivencia, es así que al hijo Pedrito
se siguió ayudando en su universidad y se constata en los recibos de pago de la
misma.

Su esposa se dedicaba de lleno a las labores del hogar y se constata en que tuvo 8
hijos.

Se constata la calidad de esposa por copia del registro civil de matrimonio.

4
La Sentencia del Tribunal Supremo de Julio 11 de 1997, Rec. 599/1993

5
Se constata la calidad de hijos por copia del registro civil de nacimiento.

a. Lucro cesante. Bajo la teoría del lucro cesante tenemos cuatro posibilidades:
1- Si el señor “El Rolo” trabajaba dentro de prisión y sostenía a su esposa pues
se entenderá que existió lucro cesante a favor de la señora y si tenía hijos que
dependieran del él como se constata que su núcleo familiar se entenderá que
también les sostenía
2- El señor “el Rolo” no trabajaba dentro de prisión por lo cual no existe lucro
cesante
3- “El Rolo” trabajaba dentro de prisión, pero solo sostenía a su esposa debido a
que sus hijos eran mayores y se sostenían
4- “El Rolo” Trabajaba en prisión, pero no velaba por su esposa o hijos.
Por lo anterior el señor “el Rolo” ofrecía su mano de obra como artesano y tenía un
salario de $1.000.000 mensuales, de los cuales daba al mantenimiento de su hogar
de su esposa (77 años) e hijo Pedrito de 19 años al momento de la muerte de su
padre.

Sus otros hijos dejaron hace tiempo el techo familiar y son:


Daniel: 27 años
Ana: 27 años
Juan: 29 años
Luis: 30 años
Andrés: 32 años
Natalia: 33 años
Esteban: 35 años
(Edades a la fecha de muerte de “el Rolo”)

Bajo el entendido de que el INPEC en su reglamento tiene que hacer un examen


médico de los reclusos a su ingreso.

Por lo anterior debemos sacar el Lucro cesante consolidado de su esposa “la Rola”:

$1.000.000 + 25 % (prestaciones sociales) = 250.000 + 1000000 = $ 1.250.000 $


1.250.000 – 25 % = 312.500 (gastos personales) = $ 937. 500

Ra = Rh x IPC Final / IPC Inicial


IPCF (16 de mayo de 2020.) = 105,36
IPCI (16 de mayo de 2019) = 102,44
i, es el interés técnico (0,004867)

Ra = $ 937.500 x (105,36 / 102,44) = 1.028 x 937.500


Ra= 964.222 a su esposa corresponde el 50% por desarrollo jurisprudencial 482.111
n= meses desde los hechos y la sentencia (16 de mayo de 2019 a 16 de mayo 2020)
S=482.111 x (1 + 0.004867/0.004867)12 – 1
S= 1974725.656 Lucro cesante del occiso

El Lucro cesante futuro de su esposa “la Rola”:


Edad del occiso: 79 años
Edad de la esposa: 77años
Termino de años de vida: 9 años (9 x 12 = 108 meses)

6
Se resta el termino total al que se contó desde los hechos hasta la sentencia.
108 – 12 = 99 meses de lucro futuro
Ra= 482.111

Sf= Ra x (1+i)n -1/ i (1+i)n


Sf=482111 (1+0.004867)99-1 / 0.004867(1+0.004867)99
Sf= 482111 x 78.411
Sf=37802805.62

Lucro cesante total de su esposa “la Rola”


37802805.62+ 1974725.656 =39777531.28
Concurrencia de culpas
39777531.28 / 2 = 19888765.64

Lucro cesante consolidado de pedrito (Hijo)

Ra= 482111 (50%)


Ra= 241055.5
n= mese desde los hechos y la sentencia (16 de mayo de 2019 a 16 de mayo 2020)
S= 241055.5 x ((1+0.004867)12 -1) / 0.004867
S= 2971368.405

Lucro cesante futuro de pedrito (hijo)

Edad de pedrito 19 años


Edad a liquidar a futuro año (25 – 19 = 6)
(6 x 12= 72) meses
Sf= 241055.5 x ((1+0.004867)72 – 1) / 0,004867 (1+0.004867)72
Sf=241055.5 x 60.614
Sf =241116.114

Lucro cesante consolidado y lucro cesante futuro para el total de Pedrito

241116.114 + 2971368.405 = 3212484.519


Concurrencia de culpa
3212484.519 / 2 = 1606242.2595

b. Daño emergente. Existe Daño emergente evidente que es el gasto del


funeral y este debe correr por parte del Estado en cuanto a la teoría de que esto es
un daño causal derivado de la muerte del señor el “Rolo” que estaba bajo
supervisión del Estado colombiano, INPEC.

En cuanto a la posición de garante y a la forma negligente de actuar se debe


precisar que el pago de este cobro equivale a 6.000.000 de pesos colombianos que
equivale solo al ataúd, un arreglo de flores, un bus de transporte y la caravana
fúnebre.
Se debe contratar los oficios religiosos por parte de la religión que el hombre en vida
acudía o la que su familia crea conveniente. Para respetar el derecho a la dignidad
humana, reparar un poco el dolor moral y la integridad psicoemocional de la familia.
(un aproximado de 150.000).

7
6000000+150000=6150000
Con concurrencia de culpa
6150000 /2 =3075000

6. ¿Qué perjuicios inmateriales reclamaría, en qué monto y para quiénes?

Daños inmateriales:
Daño moral. La jurisprudencia del Consejo de Estado nos habla que el daño moral
no se puede calcular en cuanto la doctrina no conoce el precio del dolor de los
individuos y que intentar resarcirlo en su totalidad es imposible.

El vacío que deja la perdida de “El Rolo” en su esposa e hijos es un dolor que no es
calculable con precisión, pero la corte ha precisado un alcance para los daños
morales en cuanto a su grado de consanguinidad.

Pero la pérdida de un padre para sus hijos y en especial para Pedrito es evidente y
aún más para su esposa en el entendido de que se esperaría que se mantuvieran
entre ellos una relación fuerte a pesar de los hechos acontecidos y que ella seguía
ferviente a sus vistas con él, con la misma devoción y amor que se puede ver en las
visitas cada viernes.

Así mismo, las vistas de sus hijos en el interior del penitenciario “Salsipuedes”

Salario de 2020: $980.657

CANTIDAD DE
NOMBRES
SALARIOS A RECIBIR
“La Rola” 100
Pedrito 100
Daniel 100
Ana 100
Juan 100
Luis 100
Andrés 100
Natalia 100
Esteban 100

Concurrencia de Culpas
CANTIDAD DE
NOMBRES
SALARIOS A RECIBIR
“La Rola” 50
Pedrito 50
Daniel 50
Ana 50
Juan 50
Luis 50
Andrés 50
Natalia 50

8
Esteban 50

7. ¿Qué pruebas aportaría?


 Para los hijos y esposa se acredita la calidad con el registro civil de
nacimiento y matrimonio respectivamente.
 La concurrencia de culpas parte del hecho mismo que daría pie a la
responsabilidad del INPEC por lo cual se comparte culpa y se baja los montos a la
mitad.
 Se debe acreditar que el señor trabajaba dentro del establecimiento
penitenciario y esto es evidente ante el control que hacen los reclusos en el
establecimiento.
 El recibo de pago de los gastos del funeral y del gasto de los oficios religiosos

CASO DOS: Un ciudadano apodado “Gusanito” acude al servicio de urgencias de la


Empresa Social del Estado: “ESE – La Pandemita”, debido a que sufrió un fuerte
dolor en su pecho. El médico tratante le informa que tienen que realizarle unos
exámenes clínicos para verificar la causa de su dolor. Le realizan un
electrocardiograma y le diagnostican una arritmia, por lo que deciden dejarlo en
observación. Estando hospitalizado, este paciente contrae el COVID 19, lo que le
genera estrés y preocupación. Ante lo ocurrido, decide consultarle sobre la
posibilidad de derivar responsabilidad estatal de la mencionada autoridad.
El señor Gusanito estuvo en el hospital el 1 de mayo de 2020 en el que dice que se
contamino y solo estuvo 12 horas en observación cuando se procedió a tomarse la
prueba del COVID 19.
Esa prueba se hizo debido a que el hospital bajo su plan de contingencia en el inicio
de esta pandemia tenía este régimen de realizar esta prueba y se entregó 27 horas
a la toma de la prueba que dio positivo.
El núcleo familiar de “Gusanito” lo conforman su compañera permanente, sus
padres, y sus dos hijos.

DESARROLLO DEL CASO 2

1. ¿Existe responsabilidad extracontractual del Estado?


No, en cuanto debe probarse que existe un daño bajo los siguientes postulados:
1) Actividad legítima de beneficio colectivo. No obstante, la misma comporta un
riesgo para todos.
2) Que el riesgo se materialice.
3) El riesgo debe generar un daño antijurídico.
4) Nexo causal entre la conducta riesgosa – y el daño

En el caso en concreto de las enfermedades intrahospitalarias la corte se a referido


a ellas: Aquellos procesos infecciosos que ocurren durante la hospitalización de un
paciente (48 -72 horas post-ingreso) o después del egreso, que no se encontraban
presentes ni en incubación en el momento de la admisión, cualquiera que sea la
causa que motivó la hospitalización.5
5
VELÁZQUEZ DÍAZ, Aracelly Maida. Infecciones asociadas a la atención en salud (intrahospitalarias). Hospital
Santa Margarita. [Consultado el 09 de Octubre de 2016].

9
Pero debemos tener en cuenta que el proceso médico sanitario caracteriza un
peligro que puede evitarse, pero nunca eliminarse; actividad a la cual está proscrita
la aplicación del régimen objetivo de responsabilidad, que la haría inviable en
términos jurídicos y económicos. Es así que para comprobar que no existió un nexo
causal se debe:
Si era probable que la infección hubiese ocurrido en la sala de cirugía, como lo
admite la propia médica tratante, la demandada tenía la carga de demostrar las
precauciones que allí se tomaron para practicar la operación o al menos explicar
cuáles fueron los resultados de las investigaciones que el propio hospital hizo para
investigar la causa de la citada infección y la falta de dicha prueba. 6

Si, se practicó la lex artis y todos los procesos de bioseguridad y aseo dentro del
establecimiento hospitalario es por eso que la sentencia de expediente 30283,
radicación: 25000 2326 000 2001 01343 01, emitida por el Consejero Ponente
Danilo Rojas Betancourth de la Sala de lo Contencioso Administrativo nos trae a
colación lo expuesto anteriormente y resalto lo siguiente:

{…} En el marco de este sistema, los establecimientos y profesionales de la salud,


sean de carácter público o privado, responden por los daños resultantes de
infecciones hospitalarias, salvo si ellos logran demostrar que la infección fue
causada por un factor ajeno al servicio.7

Por lo expuesto anteriormente y llevándolo al caso del señor que se contagia dentro
del hospital del COVID 19 está en desventaja, pues el hospital en su deber de
proteger, salvaguardar y atender en pro de la salud y vida de los ciudadanos al
aplicar todos los procesos de cuidado estos hospitales no son una burbuja
impenetrable ni estéril para salvaguardar a todos de un virus que como se ha dicho
en muchos foros científicos se propaga por el aire y puede mantenerse en algunos
lugares a pesar de la limpieza.

Por lo anterior y atendiendo a que hay un modelo de bioseguridad bajo resolución


número 385 del 12 de marzo de 2020 que establece que es el covid y su
propagación y que regulan según su objetivo: Que ante la identificación del nuevo
Coronavirus (COVID-19) desde el pasado 7 de enero, se declaró este brote como
Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII) por parte de la
Organización Mundial de la Salud, por lo que este Ministerio ha venido
implementando medidas para enfrentar su llegada en las fases de prevención y
contención en aras de mantener los casos y contactos controlados. Que el COVID19
tiene un comportamiento similar a los coronavirus del Síndrome Respiratorio de
Oriente Medio (MERS) y del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), en los
cuales se ha identificado que los mecanismos de transmisión son: 1) gotas
respiratorias al toser y estornudar, 2) contacto indirecto por superficies inanimadas, y
3) aerosoles por microgotas, y se ha establecido que tiene una mayor velocidad de
contagio.8

6
Consejo de Estado. Sala de lo contencioso administrativo. Sección tercera - Subsección B.
Expediente No 11.782. Noviembre 6 de 1997. C.P. Carlos Betancur Jaramillo.
7
Consejo de Estado. Sala de lo contencioso administrativo. Expediente No 30283. Radicación No
25000 2326 000 2001 01343 01. Agosto 29 de 2013. C.P. Danilo Rojas Betancourth.
8
Ministerio de salud. Resolución No 385, Marzo 12 de 2020.

10
Pero bajo la resolución 666 de 2020 que regula los medios de bioseguridad y
cuidado de los hospitales y de quienes acuden al mismo y se entiende que el señor
“El Gusanito” debía tener puesto su tapabocas incluso dentro del establecimiento
hospitalario.
Si, se comprueba que el señor “Gusanito” desatendió las normas que establece para
su protección y el de los demás que estaban a su alrededor seria culpa exclusiva del
que se presume víctima.

Pero el daño que existe es una afectación a la salud debido que tiene un problema
psicológico que podría incrementar el riesgo en su enfermedad prexistente – razón
por la cual como apenas se detecta su enfermedad es imposible existir un fallo en el
servicio.

Se debe esperar si en realidad sería un riesgo a su salud, pues si bien el señor es


asintomático y nunca presenta afectaciones a su salud y este sigue los lineamientos
de aislamiento no existiría propagación ni un daño Al no presentar afectaciones y
siguiendo los pasos del tapabocas y mantener el distanciamiento social, no sería un
peligro y este virus y según la OMS el virus desaparece en los asintomáticos a los
14 días por lo cual si su contagio se dio entre 16 de marzo al 1 de septiembre nos
hallamos frente a un caso de fuerza mayor e incluso si, el señor no siguió los
procesos de bioseguridad a una culpa exclusiva de la víctima en cuanto los procesos
de urgencias en Colombia debían informarse a través de un número telefónico para
la visita de un profesional de la salud que estaría pendiente para hacer atención por
telemedicina y de ser posible asistirlo en casa y de ser necesario remitirlo al
establecimiento, poniendo esta opción al último bajo la circular 00025 del ministerio
de salud.

2. ¿Definitivamente, considera que existe alguna eximente de


responsabilidad?
El artículo 64 de nuestro Código Civil define como fuerza mayor o caso fortuito al
evento imprevisto al que no es posible resistir. La discusión acerca de si hay
diferencias entre fuerza mayor y caso fortuito carece de relevancia a estos efectos,
pues todo el mundo coincide en nuestro medio en que en ambos casos se exonera
de responsabilidad al deudor que no ha satisfecho la prestación a su cargo, si el
evento es tanto imprevisible como irresistible (y ajeno al demandado). La pregunta
entonces es si una circunstancia como la existencia del covid-19 o el conjunto de las
medidas asociadas a esta pandemia, cumplen con los requisitos de la
imprevisibilidad e irresistibilidad, tal como los define la jurisprudencia, para constituir
causa extraña (o en su defecto una causal de justificación), si se tiene en cuenta el
avance progresivo de la enfermedad que permitió prever en cuestión de semanas, a
partir de lo que ocurría en otros países, los efectos que tendría en Colombia.

Pues es evidente que la Fuerza Mayor y el caso fortuito que jurisprudencialmente se


entiende como causa extraña, es clara en cuanto no se conocía los efectos del
COVID 19 ni se conocen en su totalidad pero se puede sustentar la tesis de que la
Pandemia es una causa extraña para el momento inicial de la pandemia pero
posteriormente se debe indagar en una cuestión probatoria sobre el daño en base a
la jurisprudencia en caso de la lex Artis, aseo dentro de los establecimientos y todo

11
ello bajo la base normativa de contingencia de esta enfermedad extraña de la cual
se conoce tan poco
Así mismo de manera suplementaria se puede indagar sobre los cuidados propios
que debió hacer el “gusanito” no siguió las medidas de bioseguridad se puede alegar
culpa exclusiva de la víctima y en último aspecto que se cumplió con todas las reglas
de seguridad y bioseguridad y aun así puede librar de la responsabilidad.

Pruebas
1. El hospital debe demostrar que cuenta con el aseo que establece la
normatividad
2. Que al momento de los hechos todo estaba desinfectado
3. De ser el caso demostrar que el señor “Gusanito” no siguió con el
distanciamiento socia, lavado de manos, tapabocas y evitar tocar objetos que
muchas personas lo hacen y llevárselas a alguno de los orificios de entrada del
cuerpo.
4. Puede aportar que el señor no siguió la circular 00025 en cuanto el hospital
tendría una ruta para evitar el ingreso de pacientes NO COVID.
5. Probar que la contaminación pudo ser un caso de fuerza mayor en cuanto a
que el aseo que se hace que desaparezca el riesgo solo lo atenúa al igual que las
medidas de protección.
6. El medico deberá volver a tomar una muestra para evitar un falso informe y de
ser necesario pedirle al señor que se aislé en su casa según los decretos y
circulares del gobierno nacional.

CASO TRES: Arcesio y Lilia, tuvieron una relación sentimental por espacio de 7
años. La dama decidió terminar la relación debido a que Arcesio expresaba que su
corazón era tan grande que no podía tener una sola dueña, y le era infiel. Arcesio
indignado por la decisión de su expareja, decide chantajearla con la publicación de
una video íntimo que había grabado entre ellos dos. Ante lo sucedido, Lilia acude a
la Fiscalía General de la Nación y denuncia a su expareja. Con base en la evidencia
física y en los elementos materiales probatorios existentes el fiscal del caso decreta
una medida de aseguramiento consistente en detención preventiva en contra de
Arcesio, quien es privado de la libertad por un lapso de 12 meses. En la etapa del
juicio, el juez de conocimiento decide absolver por duda al encartado, basado en el
argumento de que el delito de extorsión imputado tiene un elemento económico que
no había sido demostrado en el proceso. Es decir que no se demostró el provecho
económico obtenido por el sindicado. Habida cuenta de lo acontecido, Arcesio
considera que fue privado injustamente de su libertad, y decide acudir a la
jurisdicción de lo contencioso administrativo.

DESARROLLO DEL CASO 3

1. ¿Existe responsabilidad por parte del estado?


Si existe responsabilidad extracontractual por parte del Estado a favor del señor
Arcesio a título de Responsabilidad Objetiva por Daño Especial pues a pesar de la
legalidad de la actuación administrativa, esto es, la correcta impartición de justicia y
de la protección presente y futura de los bienes jurídicamente tutelados en el
ordenamiento, el Estado produjo un daño que se configura como anormal en el
deber de llevar consigo mayores gravámenes que otros cualesquiera de los

12
ciudadanos, es decir el principio de igualdad ante las cargas públicas actúa como
cláusula de cierre del sistema. Se trata de actividades correctas de la administración,
pero que provocan consecuencias especialmente graves a determinados sujetos,
haciendo recaer sobre ellos de forma desproporcionada el coste del avance social y
de la mejora de los servicios. En este caso, el señor Arcesio no tenía que padecer
siquiera un día de detención en establecimiento carcelario pues es exagerado a
comparación con los padecimientos que en la cotidianidad el común de los
ciudadanos reporta.

Claro está que esta postura ha sido criticada por parte de la doctrina, por ejemplo,
Javier de Ahumada considera que: “Realmente la tesis del sacrificio especial no
aporta criterios para poder discriminar que perjuicios deben ser indemnizados y
cuáles no; ni aporta, por tanto, elementos que nos permita alcanzar la justicia en el
caso concreto”.
Se considera que no hay duda de la existencia del daño alegado, pues se encuentra
acreditado que el señor Arcesio fue procesado penalmente y privado de su libertad
en establecimiento carcelario desde el 01 de Julio de 2012 hasta el 01 de Julio de
2013, tal como se acreditó en el proceso materia de análisis.

Las decisiones que se discuten en el presente caso y que habrían ocasionado el


daño por cuya indemnización se pretende, fueron proferidas por la Fiscalía General
de la Nación, pues a esta se le ha confiado la función como ente acusador a partir
de la entrada en vigencia de la ley 906 de 2004 que actúa como ley orientadora de la
mayoría de hechos que revistan calidad de delito desde el año 2005, razón por la
cual se concretará si el aludido daño antijurídico reclamado se encuentra acreditado
y, de estarlo, se establecerá si el mismo le resulta imputable a esa entidad. 9

El ejercicio legal (y derivado de la Constitución Política del 91) de la Fiscalía General


de la Nación en cuanto a la facultad de solicitar una medida de aseguramiento
especialmente privativa de la libertad ante el juez de control de garantías y el acceso
a tal pretensión no constituyen una falla del servicio pues precisamente es el
correcto y diligente actuar del ente acusador el que consecuentemente provoca el
daño material como inmaterial y que corresponde al Estado a partir de todo lo
mencionado, indemnizar al señor Arcesio y que ella se ceñirá con cargo del
presupuesto de la Nación.

Sin embargo, como ya se ha mencionado, existe responsabilidad estatal, en tanto


que se genera un daño especial; el cual se origina en la gestión de los servicios
públicos (administración de justicia) y a pesar de la legalidad de la actuación
administrativa, el Estado produce al particular un daño anormal, considerable, que
excede el sacrificio que el común de los ciudadanos debe normalmente soportar
para el cumplimiento de los fines del Estado que de no ser resarcido configura un
atentado directo contra los principios constitucionales.

De conformidad con el artículo 90 de la Constitución Política, el Estado es


responsable patrimonialmente por los daños que le sean imputables.

9
Consejo de Estado. Sección Tercera. SUJ No 46947. Agosto 15 de 2018. C.P Zambrano Barrera
Carlos Alberto.

13
El Consejo de Estado ha definido el daño como: “el menoscabo o detrimento de un
interés jurídicamente tutelado, al tiempo que ha entendido que no existe el deber de
soportarlo, circunstancia de la cual surge su naturaleza de resarcible”. 10
Y que: “Es tarea de la administración pública, con fundamento en el principio de
solidaridad interpretado dentro del contexto del Estado Social de Derecho, equilibrar
nuevamente las cargas que, como fruto de su actividad, soporta en forma excesiva
uno de sus asociados, alcanzando así una concreción real el principio de igualdad”. 11

2. ¿Qué título de imputación aplicaría?


El Consejo de Estado, ha entendido que la teoría del daño especial tiene su
fundamento en la equidad, puesto que existen eventos en los cuales deberá el
Estado entrar a reparar los perjuicios sufridos por los individuos pese a que ningún
reproche merezca en ocasiones su actuación.

La responsabilidad por daño especial se presenta en los eventos donde la persona


soporta una carga anormal y excepcional, pero que en todo caso la actividad de la
administración está enmarcada en la legalidad, es decir, una acción lícita del Estado.
Se fundamenta esta teoría del daño especial en que los asociados por el simple
hecho de vivir en sociedad deben soportar las cargas que implica el funcionamiento
del aparato estatal, cargas que son iguales para todos los administrados, (por eso se
habla de la igualdad de los ciudadanos ante la ley y las cargas públicas).

Pero cuando dichas cargas ya no son iguales, cuando el equilibrio se rompe y ese
principio de igualdad se pierde así sea por el obrar legítimo de la administración, es
necesario restablecer el equilibrio y esto se logra a través de la indemnización de los
perjuicios ocasionados.12

3. ¿qué elementos del título de imputación aplicable están presentes para


endilgar responsabilidad al estado?
En este caso los elementos para que se configure este título de imputación son en
primer lugar la actuación legitima de la administración ya que no se ha incurrido en
una falla del servicio, pues no ha existido un funcionamiento anormal del servicio, la
conducta de la entidad pública en el presente caso, está estrictamente enmarcada
dentro de la legalidad, lo cual implica un funcionamiento adecuado del servicio,
orientado a satisfacer los intereses públicos. Por otra parte, se está ante un daño
grave que se le está ocasionando a esta persona, que además es anormal y
especial.

4. ¿Qué autoridad (s) tiene (n) la legitimidad por pasiva?


En este caso la legitimidad por pasiva la tiene el Estado representado por la Rama
Judicial y la Fiscalía General de la Nación, la condena se debe proferir en contra de
La Nación, pues los perjuicios sufridos tienen por origen el mal funcionamiento del
servicio, existe una responsabilidad estatal, que conlleva a que se presente una
reparación directa contra el Estado por motivos del error cometido.

10
Ibid.
11
Consejo de Estado. Sección Tercera. Radicado No 50001-23-26-000-1991-06081-01(16696). Mayo
03 de 2007. C.P Gil Botero Enrique.
12
IRISARRI BOADA, Catalina. El Daño Antijuridico Y La Responsabilidad Extracontractual Del Estado
Colombiano. [EN LINEA]. 2020. [Citado en 09 de Octubre de 2020]. Disponible en internet:
<https://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/derecho/dere1/Tesis27.pdf>

14
A través de la pretensión de reparación directa se busca que sean reparados todos
los daños causados, esta acción encuentra su base jurídica en el artículo 90 de la
Constitución Política, pues si bien es cierto el Estado tiene el deber jurídico de
investigar, el ciudadano no tiene la obligación jurídica de soportar la privación de la
libertad que es uno de los derechos de mayor protección a partir de la Constitución
del 91.
5. ¿Qué perjuicios reclamaría, en qué monto y para quienes?

Perjuicios morales. Para el caso se entiende que la restricción de la libertad a la


cual fue sometido el señor Arcesio durante 12 meses, produjo una afección moral
que debe ser indemnizada en su favor.

En cuanto al criterio para liquidar dicho perjuicio por razón de la privación injusta de
la libertad, se debe precisar que, con base en las máximas de la experiencia, puede
inferirse que el señor Arcesio padeció el perjuicio moral por cuya reparación
demanda, como quiera que es propio de la naturaleza humana que toda persona
privada injustamente de la libertad, experimente un profundo sufrimiento de
angustia, temor, impotencia e inseguridad por causa de dicha situación. 13

Teniendo en cuenta que la valoración de dichos perjuicios debe ser hecha por el
juzgador, en cada caso concreto, según su prudente juicio y de acuerdo con
parámetros establecidos por la jurisprudencia, en el presente asunto se considera
que la indemnización a favor del señor Arcesio debe ser el equivalente en pesos a
80 SMLMV, dada su permanencia en un centro de reclusión por 12 meses.

El reconocimiento del perjuicio será para ARCESIO quien es la persona privada de


la libertad.

Perjuicios materiales.
a. Lucro cesante: De conformidad con la jurisprudencia reiterada y unificada de
la Sección Tercera del Consejo de Estado, el perjuicio material a indemnizar, en la
modalidad de lucro cesante, debe ser cierto y, por ende, edificarse en situaciones
reales, existentes al momento de ocurrencia del evento dañino, toda vez que el
perjuicio eventual o hipotético, por no corresponder a la prolongación real y directa
del estado de cosas producido por el daño, no es susceptible de reparación.

No obstante, no resulta procedente aumentar el salario mínimo en un 25% por razón


de lo dejado de percibir por concepto de prestaciones sociales en la medida en que
el actor, si bien para la época en que fue privado de la libertad se encontraba en
edad productiva no es menos cierto que no acreditó la condición de trabajador
dependiente.
En cuanto al período a reconocer por dicho concepto, este será el comprendido
entre el 01 de julio de 2012 hasta el 01 de julio de 2013 , período que estuvo dentro
del establecimiento de reclusión.

En ese sentido, a efectos de calcular la indemnización con fundamento únicamente


en el salario mínimo, así, se procede hacer el siguiente cálculo:
Percibía un salario de $566.700
13
GARCÍA DE ENTERRÍA Eduardo y FERNÁNDEZ Tomás-Ramón, curso de derecho Administrativo,
t. II, ed. Civitas, Madrid, 1999, p. 369.

15
Se profiere sentencia indemnizatoria el día 01 de Agosto de 2020.

Lucro cesante consolidado Arcesio.

$566.700
Ra = Rh x IPC Final / IPC Inicial
IPCF (01 de julio de 2020) es 104,97
IPCI (01 de julio de 2012) es 77,70

Ra = $ 566.700 x 104,97 = 1,350 x 566.700 = 765.519


77,70
Por ser inferior al salario mínimo de 2020 se toma el de este último por razones de
equidad.

Ra = $877.803

Número de meses privado de la libertad = 12 meses a indemnizar

S = Ra x (1+ i)n - 1
i
Donde:
S, suma a obtener
Ra, renta actualizada
1, es una constante
i, es el interés técnico (0,004867)
n, periodo privado de la libertad

Entonces:
S
Ra = $ 877.803
1, es una constante
i = 0,004867
n = 12 meses

S= $ 877.803 x _(1 + 0.004867)12 -1__ = $ 10.820.230


0.004867
S = $ 10.820.230 por concepto de Lucro Cesante

6. ¿Qué pruebas aportaría?

 Se aporta una constancia de fecha 01 de Junio de 2013 expedida por el


Juzgado en la cual se hace constar que en ese Despacho absolvió al señor Arcesio
al considerar que el principio de presunción de inocencia no pudo enervarse.
 Auto por el cual se libra medida de aseguramiento señor Arcesio de fecha del
01 de Junio del 2012.

16
7. ¿Definitivamente existe una eximente de responsabilidad?
En este caso no existe un eximente de responsabilidad, pues como se mencionó
anteriormente existe responsabilidad estatal en tanto se han causado unos daños a
la persona que fue privada de su libertad.

Existen 3 causales de exoneración de responsabilidad, de las cuales ninguna se


presenta o se configura en el caso de estudio, ellas son:
 Fuerza mayor: Hay exoneración de responsabilidad al considerarse que el
hecho es ajeno y exterior a la actividad o al servicio que causó el perjuicio.
 Culpa exclusiva de la víctima: El hecho de la víctima debe ser extraño y no
imputable al Estado, debe ser ilícito y culpable.
 Culpa exclusiva de un tercero: el hecho de un tercero exonera de
responsabilidad a la administración siempre y cuando se demuestre que dicho
tercero es completamente ajeno al servicio, y que su actuación no vincula de manera
alguna a este último, produciéndose claramente la ruptura del nexo causal.

CASO CUATRO: El pasado mes de septiembre del año 2019, el Comandante del
Batallón XXX decide enviar a uno de sus hombres (soldado Z) a una operación
secreta a llevarse a cabo en zona rural del municipio de Tangamandapio; dicho
militar efectivamente se dirigió a la zona acordada vestido de botas pantaneras,
cabello largo, barba, y su armamento de dotación oficial. Hacia las mismas
coordenadas a donde se dirigía el soldado Z, se encaminaba un grupo de 9 militares
que patrullaban el área en busca de 3 guerrilleros. Debido a estas circunstancias,
fue inevitable que los militares interceptaran a Z; al verlo, tres de ellos le dispararon
causándole la muerte de manera instantánea. El núcleo familiar del militar fallecido
estaba compuesto por sus padres, abuelos maternos y paternos, compañera
permanente (quien tiene dos hijos, que no son del fallecido), tres hermanos, y un
hijo.

DESARROLLO DEL CASO 4

1. ¿existe responsabilidad contractual del estado?


De acuerdo con lo establecido por la Sentencia 44821 de 2017 del Consejo de
Estado, es posible que se comprometa la responsabilidad del Estado por los daños
sufridos por el personal que ha ingresado voluntariamente a la fuerza pública
cuando:
a. El daño ha estado determinado por una actuación negligente, imprudente o
reprochable de la Administración, que se enmarque dentro del concepto de falla del
servicio.
b. Cuando ha expuesto a los funcionarios a un riesgo que excede aquellos que
son propios de la actividad a su cargo14

Por otra parte, esta Corte también determinó en la Sentencia 36215 de 2016que
existe diferenciación entre soldados conscriptos (es decir, aquellos que prestan el
servicio militar obligatorio, con una duración no superior a un año) y voluntarios o

14
Consejo de Estado. Sala Plena de la Sección Tercera. Sentencia 54001233100020030085601,
Radicado No. 42966, Noviembre 30 de 2017. C.P. Ramiro Pazos.

17
profesionales, en lo que refiere a los títulos de imputación aplicables en ocasión a
los daños causados de la siguiente forma15:

SOLDADO CONSCRIPTO SOLDADO PROFESIONAL


Títulos de imputación de Daño especial o riesgo excepcional que
naturaleza objetiva como el daño desborda aquel al que normalmente estarían
especial o el riesgo excepcional sometidos y que puede tener origen en el
riesgo de la actividad o en el riesgo de la
cosa
Título de imputación subjetivo de Falla del servicio a partir de la cual se
falla del servicio (siempre y produce el resultado perjudicial.
cuando se acrediten los hechos y
las pruebas allegadas)

Una vez haya sido definida la naturaleza del soldado en cuestión, y en el supuesto
de que se trate de uno profesional, jurisprudencialmente se ha concebido que dada
su vinculación (de carácter espontánea) los miembros de la fuerza pública han
asumido el riesgo que conlleva dicha profesión, razón por la cual se les deberá
aplicar un régimen prestacional especial, cuyo reconocimiento es compatible con la
indemnización a cargo de quien es encontrado responsable de un daño y que la
Sentencia 25020 de 2007 del Consejo de Estado ha definido como indemnización a
forfait (Término jurídico francés)16.

Si bien no es cierto que lo anterior constituya un eximente de responsabilidad


estatal, tampoco lo es que cualquier daño sufrido por un agente de la fuerza pública
genere en el Estado el deber de repararlo. No obstante, de acuerdo con la
descripción fáctica de lo acontecido con el soldado Z no resulta inherente al servicio
que un miembro de las FF.MM se haya dado de baja por sus similares (En el
entendido que pese a tratarse de una operación secreta, la misma también está
sujeta a los protocolos militares de seguridad, en donde era previsible y cognoscible
que la presencia de otros efectivos sin conocimiento generaría un riesgo potencial
que naturalmente ocurrió) haciendo improcedente una indemnización a forfait y en
su lugar se pretenda el reconocimiento de indemnización de perjuicios en razón de
responsabilidad estatal.

2. ¿Qué título de imputación aplicaría?


Al tenor de todo lo anterior, se tiene un título de imputación objetiva de riesgo
excepcional.

15
Consejo de Estado. Sala Plena de la Sección Tercera. Sentencia 50001233100020030029401,
Radicado No. 36215, Abril 27 de 2016.
16
Consejo de Estado. Sala Plena de la Sección Tercera. Sentencia con Radicado No.25020, 3 de
Mayo de 2017. C.P. Ramiro Pazos.

18
3. ¿Qué elementos del título de imputación aplicable están presentes para
endilgar responsabilidad al estado?
En razón tanto de la actividad (Defensa y soberanía nacionales, legítimas –tal como
lo consagra el artículo 217 constitucional- y que pretenden el beneficio colectivo)
como de los objetos empleados (armas oficiales), asimismo, se tiene una
materialización del riesgo (Incidente ocurrido en razón de la operación secreta
llevada a cabo por el soldado Z), y en ocasión de lo anterior se ocasionó un daño
antijurídico (la muerte del efectivo), el cual guarda una estrecha relación con la
determinación por parte de la determinación del comandante del batallón (del cual
no puede extraerse necesariamente una actitud negligente dada la dificultad
probatoria por las particularidades del caso).

4. ¿Qué autoridad (es) tiene (n) la legitimidad por pasiva?


En razón del principio de legitimación por pasiva es factible accionar (Mediante
reparación directa) contra la Nación (Específicamente, Ministerio de Defensa y
Ejército Nacional) por los hechos acaecidos en la zona rural del municipio de
Tangamandapio, en los cuales perdió la vida el Soldado Z, siendo tal daño una
consecuencia directa de la actividad peligrosa de defensa y soberanía nacionales a
cargo del Estado, y consecuentemente, se pretenden perjuicios materiales en las
modalidades de lucro cesante y daño emergente (en razón de salarios y gastos
fúnebres), así como perjuicios morales en razón del dolor connatural de los
familiares del soldado Z.

5. ¿qué perjuicios reclamaría, en qué monto y para quienes?

Conforme a la anterior tabla extraída de un comunicado del Consejo de Estado, en


lo concerniente a perjuicios se tendrá respecto del soldado Z lo siguiente:

Nivel I: Padres, compañera permanente e hijo (100 SMLMV c/u) = 300 SMLMV
Nivel II: Abuelos (4) y Hermanos (3) (50 SMLMV c/u) = 350 SMLMV
Nivel III: Hijo de la compañera permanente = 15 SMLMV
= (300+350+15) SMLMV = 780 SMLMV = 780 * 877.882 = $684’685.560 (COP)

En razón de perjuicios morales el valor unificado pretendido es de Seiscientos


ochenta y cuatro millones seiscientos ochenta y cinco mil quinientos sesenta pesos
colombianos.

Renta: $2’080.000 *1,25 (Prestaciones Sociales) = $2’600.000

19
La sentencia 52001-23-31-000-1998-00568-01 (de Agosto de 2012) con radicado
21964 (y con Mauricio Fajardo como Consejero Ponente), excluye a los gastos
personales de la renta.

Fecha Hechos: 13 de Agosto de 2010 (IPC INICIAL: 73)


Fecha Sentencia: 13 de Diciembre de 2018 (IPC FINAL: 100)
Meses: 100
Edad Soldado Z: 34
Edad Compañera Permanente: 54
Expectativa Vida Compañera Permanente: 31 * 12 = 372 (En Meses)

Lucro cesante compañera permanente

a. Consolidado ($228.531.277) 50%


Ra= 2.600.000 * (100/73) = 2.600.000 * 1,37 = 3.559.400 * 50% = 1.779.700
S= 1.779.700 * ((((1+0.004867)^100)-1) / (0.004867)) = 1.779.700*(0,625/0,004867)
S= 1.779.700 *128,41 = $228.531.277

b. Futuro ($452.043.800)
S= 1.779.700 * (((1+0.004867)^372)-1 / (0.004867*(1+0.004867)^372))
S= 1.779.700 * (5,08/0.02) = 1.779.700 * 254 = $452.043.800

c. Consolidado y Futuro
$228.531.277 + $452.043.800 = $680.575.077

Edad hijo: 23 (El 13 de Octubre de 2020 cumple 25) = 22 Meses desde la sentencia

Lucro cesante hijo

a. Consolidado= $228’531,277 (Igual que la compañera permanente)

b. Futuro.
S= 1.779.700 * ((1+0.004867)^22)-1) / (0.004867) * (1+0.004867)^22
S= 1.779.700 * (0,11/0,0054) = 1.779.700 * 20,37 = $36’252.489

c. Consolidado y Futuro
$228’531,277 + $36’252.489 = $264’783.766

6. ¿Qué pruebas aportaría?


Deberá acreditarse la unión marital de hecho mediante la presentación de la
escritura pública ante notario, acta de conciliación suscrita por los compañeros
permanentes, o con sentencia judicial, también por testimonios de la convivencia de
los compañeros, asimismo la afinidad que tiene el soldado Z respecto del hijo de su
compañera permanente es susceptible de probarse mediante prueba testimonial.
Para certificar los niveles I y II de cercanía afectiva.

Se aportan copias de los Registros Civiles de Nacimiento correspondientes a cada


una de ellas. La relación de crianza con los hijos de la compañera permanente se

20
prueba por medio de testimonios que acrediten la conformación del núcleo familiar
del fallecido. Para acreditar el nivel 3 de cercanía afectiva se practicarán testimonios
que prueben de la relación afectiva. En cuanto el resto de daños provocados podrán
anexarse las facturas por servicios fúnebres y certificados que den fe de los ingresos
que devengaba el soldado Z.

Para demostrar los supuestos fácticos se presenta el registro civil de defunción del
soldado Z, y es factible solicitar la práctica de testimonios, copia de las
investigaciones penales y disciplinarias adelantadas con ocasión de la muerte,
prueba balística para determinar la clase de arma que ocasiono la muerte, y
certificación de que el soldado Z pertenecía al Ejercito Nacional, y demás
credenciales a los que estuvo sujeta la operación.

7. ¿Definitivamente existe una eximente de responsabilidad?


Es válido hacer hincapié en que el Estado solo podrá ser exonerado de
responsabilidad demostrando que la imputación no existe o es apenas aparente,
cuando el hecho ha tenido ocurrencia por la intervención de un elemento extraño:
fuerza mayor, hecho exclusivo de un tercero o de la víctima, teniendo en cuenta que
el caso fortuito no se admite como eximente de responsabilidad objetiva. Pero en
este caso no se presentan hechos externos, imprevisibles o irresistibles que den
lugar su aplicación, además la víctima no tuvo una conducta culposa ni ilícita, pues
se encontraba desempeñada una actividad ordenada por su superior ni se presentó
la intervención de un tercero ajeno al servicio, que produciría una ruptura del nexo
causal.

CASO CINCO: El pasado 5 de junio de 2018, en la intercesión de la Avenida 6 con


7ª, a la altura de “Pueblo Nuevo” un vehículo de la Secretaría Departamental de
Salud “X”, colisionó con el vehículo de la familia Castañeda, en el trágico accidente
de tránsito resultó muerto el señor Rogelio, en tanto una de sus hijas la señorita
María Antonieta, resultó gravemente herida (82 % de pérdida de capacidad laboral).
El señor Rogelio, además de su compañera permanente, y de sus dos hijas
(Josefina y Salomé) aún conserva con vida a sus padres, abuelos paternos y
maternos, un hermano, un tío, un sobrino, y un amigo especial de toda su vida. Debe
tenerse en cuenta que la señorita María Antonia era una destacada profesional de la
medicina, pero debido al fuerte golpe que recibió en su cabeza, se le han olvidado
cosas tan básicas como los colores, las letras, los números, etc., al punto que ni
siquiera recuerda a su esposo y a su hijo. El accidente se debió a una desatención
de las normas de tránsito de parte de la entidad demandada implicada (invente
usted la infracción)

DESARROLLO DEL CASO 5

1. ¿Existe responsabilidad extracontractual del Estado?


En el caso previsto se presenta un daño a la familia Castañeda, dada la muerte del
señor Rogelio y las lesiones de su hija María Antonieta, además del menoscabo
patrimonial. Este daño tiene la naturaleza de antijuridicidad ya que lo padeció sin
estar en el deber jurídico de soportarlo. Además, que se tiene una actividad
peligrosa como es conducir vehículos automotores que sitúa a la comunidad ante
inminente peligro de recibir una lesión, la responsabilidad al ocurrir un daño recae

21
sobre quien posee la guarda del bien, calidad que se predica de su dueño, quien
tiene potestad, uso, mando, control o aprovechamiento efectivo.

Es así como el daño antijurídico ocasionado en el desarrollo de actividades definidas


como peligrosas por la Ley, como en este caso lo es conducir un vehículo oficial por
parte de agentes del Estado será imputable a la administración, debido a que es
aquel a quien corresponde jurídicamente la guarda de la actividad pues las
consecuencias adversas son propias del mismo riesgo.

2. ¿Qué título de imputación aplicaría?


De acuerdo con los aspectos fácticos en los que se constituyó el daño se tiene una
falla en el servicio. En vista de que el agente de la Secretaría Departamental de
Salud “X”, entidad implicada, incumplió una obligación a su cargo, ya que realizó una
conducta que desatendió las normas de tránsito y es sancionado por Código
Nacional de Transito (Literal D del Artículo 131 de la Ley 769 del 6 de agosto de
2002) .

Art 131 Los infractores de las normas de tránsito serán sancionados con la
imposición de multas, de acuerdo con el tipo de infracción así:
D.3. Transitar en sentido contrario al estipulado para la vía, calzada o carril.

3. ¿Qué elementos del título de imputación aplicable están presentes para


endilgar responsabilidad al Estado?
Se percibe la ocurrencia de un daño antijurídico que las víctimas no están en la
obligación de soportar, pues se afectó la vida y la integridad personal del Señor
Rogelio Castañeda, su hija la Señorita María Antonieta Castañeda, también que la
causa determinante y adecuada es la violación a las normas de tránsito llevada a
cabo por el agente que conducía el vehículo oficial, ya que materialmente el tránsito
en dirección contrario fue el factor determinante y exclusivo en la producción del
daño, y es una conducta prohibitiva y anómala, por tanto, el conductor, sujeto activo
de este evento, debe asumir las consecuencias de su actuación, pues violó una
disposición del Código Nacional de Tránsito, posibilitando con ello el siniestro en el
que perdió la vida el Señor Castañeda y se vio gravemente lesionada su hija María
Antonieta.

4. ¿Qué autoridad (s) tiene (n) la legitimidad por pasiva?


Las autoridades con legitimación por pasiva son el Departamento y la Secretaría
Departamental de Salud “X”, en virtud de la noción de guarda, que se da a los
vehículos oficiales para la prestación del servicio. También considerando que la
conducción de vehículos es una actividad peligrosa y su guarda al estar a cargo de
una entidad estatal, el daño causado en desarrollo de la misma resulta imputable a
ésta.

5. ¿Qué perjuicios reclamaría, en qué monto y para quiénes?


En este caso se reclaman perjuicios materiales y perjuicios morales. Los perjuicios
materiales en las modalidades de lucro cesante y daño emergente, pues se
incurrieron en gastos por las lesiones, daños en el vehículo y gastos fúnebres que, la
familia Castañeda se vieron obligados a disipar por el fallecimiento del Señor
Rogelio, lo que se traduce a daño emergente.

22
El lucro cesante se constituye en razón de los salarios y prestaciones sociales, que
se van a dejar de percibir por la muerte del Señor Rogelio, además de los de su hija
pues tiene un 82 % de pérdida de capacidad laboral. Mientras que los perjuicios
morales se reclamarían en base a dos aspectos en primer lugar por la muerte del
señor Rogelio y en segundo lugar por las lesiones sufridas por la Señorita María
Antonieta.

Los perjuicios morales relacionados con el fallecimiento del Señor Rogelio en razón
por el hecho gran aflicción para el nucleó familiar, se relaman en la siguiente forma:

Para su compañera permanente, sus tres hijas María Antonieta, Josefina y Salomé y
sus padres al estar en el nivel 1 de cercanía afectiva se pretende una indemnización
por la suma de 100 SMLMV para cada uno de ellos. Con respecto a sus abuelos
tanto paternos como maternos, su hermano y su nieto, se solicitan 50 SMLMV
cercanía afectiva es de nivel 3, por lo que la indemnización se taza en 35 SMLMV.
Finalmente, para su amigo especial de toda su vida se reclama 15 SMLMV de
indemnización puesto que se encuentra en el nivel 5 de cercanía afectiva.

Para el caso de la Señorita María Antonieta en atención a la seriedad de sus


lesiones pues tiene un 82 % de pérdida de capacidad laboral y graves lesiones
neurológicas que le han generado una pérdida de memoria, de información de
aprendizaje básica y la relacionada con su desarrollo profesional, por tanto, se
solicitan perjuicios por 100 SMLMV.

Se reclaman perjuicios por un monto indemnizatorio de 400 SMLMV, por reparación


del daño a la salud. Se considera de tal forma ya que la Señorita María Antonieta era
una destacada profesional de la medicina, esposa y madre, que como
consecuencias del accidente tuvo alteraciones en sus componentes funcionales y
psíquicos a nivel del comportamiento, en su desempeño dentro de su entorno social
y cultural, pues hay una pérdida de la función psicológica, anormalidad en la
estructura mental, generando una ausencia de la capacidad para realizar
actividades relacionadas con el ejercicio de su profesión incluso actividades
rutinarias y del cuidado de su hijo. Lo que se deriva en concluir que hay una grave
afectación psicofísica que limita sus funciones y perjudica su calidad de vida.

Para sus familiares por el dolor y padecimiento que se les ocasiona la crítica
situación de la Señorita María Antonia, se reclaman perjuicios morales de la forma a
continuación descrita: Respecto a su madre, esposo e hijo por estar en el nivel 1 de
cercanía afectiva se solicita una indemnización de 100 SMLMV para cada uno de
ellos, sus hermanas y abuelos al estar en el nivel 2 de cercanía afectiva la
indemnización se taza en 50 SMLMV por cada uno, para su tío un monto de 35
SMLMV por hallarse en el nivel 3 y para su primo 25 SMLMV pues está en el nivel 4
de cercanía afectiva.

Lucro Cesante. Aunado a lo anterior procede el reconocimiento de lucro cesante en


los siguientes términos:

Renta: $877.800 * 1,25 (Prestaciones Sociales) – 25% (Gastos) = $822.937


Fecha Hechos: 10 Junio de 2018 (IPC INICIAL: 99,31)
Fecha Sentencia: 10 de Agosto de 2020 (IPC FINAL: 104,96)

23
Meses: 26
Edad Rogelio: 77
Edad Compañera Permanente: 40
Expectativa Vida Rogelio: 10 * 12 = 120 (En Meses)

Lucro cesante compañera permanente

a. Consolidado ($1’153.549)
Ra= 822.937 * (104,96/99,31) = 822.937 * 1,05 = $864.083*50% = $432.041
S= 432.041 * (((1+0,004867)^26)-1)/0,004867) = 432.041 * 2,67 = $1’153.549

b. Futuro ($3’888.369)
S= 432.041 * (((1+0.004867)^120)-1)/(0.004867 * (1+0.004867)^120))
S= 432.041 * (0,79/0,087) = 432.041 * 9 = $3’888.369

c. Consolidado y Futuro= $1’153.549 + 3’888.369 = $5’041.918


Edad Josefina y Salomé= 24 y 11 meses (en septiembre 10 de 2020 cumplen 25)
IPC SEPTIEMBRE 2020= 105.29

Lucro cesante Josefina y Salomé (Gemelas)

a. Consolidado= $1’153.549 / 2 = $576.774 (por cada gemela)

b. Futuro= 576.774 * ((1+0.004867)^1)-1)/0.004867*(1+0.004867)^1)) =


$576.774

c. Consolidado y Futuro= 576.774*2 = $1’153.548

6. ¿Qué pruebas aportaría?


Para probar las relaciones entre las victimas indirectas y el Señor Rogelio y la
Señorita María Antonieta, se presentan copias de Registros Civiles de Nacimiento
para las relaciones paterno- filiales, y las relaciones de consanguinidad del nivel de
cercanía afectiva 1 y 2, además de la práctica de testimonios que acrediten las
relaciones afectivas en los niveles 3 y4, se documenta la relación conyugal de la
Señorita María Antonieta con el Registro Civil de Matrimonio y la unión marital de
hecho del Señor Rogelio con la escritura pública ante notario, acta de conciliación
suscrita por los compañeros permanentes, o con sentencia judicial y testimonio
sobre la convivencia, además se practican testimonios para probar relación afectiva
con el amigo especial de toda la vida del Señor Rogelio.

Con referencia a la responsabilidad estatal se acude al siguiente sustento probatorio:


Para certificar el daño emergente se adjuntan facturas, recibos de pago y vales de
salida de instituciones hospitalarias, facturas relacionadas a los gastos fúnebres,
facturas de los gastos de reparación del vehículo, soportes de los gastos a los que
se vio obligado a incurrir para hacer frente a las lesiones orgánicas y se justifica el
lucro cesante por medio de las certificaciones laborales del valor del salario que
recibía al momento del accidente y el valor de las prestaciones sociales que se
devengaban.

24
La propiedad del vehículo de la Secretaría Departamental de Salud “X” se acredita
por la tarjeta de propiedad y un certificado expedido por el Departamento, también
para confirmar la pertenencia del vehículo a la familia Castañeda se adjunta la
Tarjeta de propiedad del vehículo.

En relación a los perjuicios morales sufridos por la familia Castañeda se presenta el


certificado de defunción del Señor Rogelio Castañeda y en lo que concierne a las
lesiones de la Señorita María Antonieta se exhibe la historia clínica que describe el
proceso médico desplegado a raíz del accidente sufrido, también los certificados de
incapacidad y los documentos médicos de su evolución.

Respecto a las circunstancias de tiempo, modo y lugar, se relaciona el croquis del


accidente, informe de accidente elaborado por la oficina del tránsito de Pueblo
Nuevo, la práctica de testimonios que narren los hechos, la resolución de la sanción
de transito impuesta que revela la comisión de una imprudencia en la vía por parte
del conductor del vehículo de la Secretaría Departamental de Salud “X”

7. ¿Definitivamente, considera que existe alguna eximente de


responsabilidad?
Para la configuración de las causales de exoneración, fuerza mayor, hecho exclusivo
y determinante de la víctima y/o de un tercero, es necesario que cumplan con los
requerimientos de irresistibilidad, imprevisibilidad y exterioridad respecto de la
administración. Pero en el presente caso el daño sufrido por el demandante, es
imputable a la Secretaría Departamental de Salud “X, ya que se está en presencia
de una falla del servicio, pues el conductor del vehículo oficial incumplió una
obligación a su cargo, consecuencia de una conducta que transgrede la normativa
de tránsito y fue la determinante en la ocurrencia de la colisión que ocasiono los
daños a la familia Castañeda.

CASO SEIS: La señora “Z” fue privada injustamente de su libertad durante un lapso
de trece 13 meses. Al cabo de este tiempo un juez de la República decide absolverla
al considerar que el principio de presunción de inocencia de que es titular la
investigada no pudo enervarse. Z, les consulta sobre la posibilidad de adelantar una
reclamación judicial por la situación padecida. Dicha señora tiene 2 abuelos, 1
hermano, 2 hijos, y un amigo especial.

DESARROLLO DEL CASO 6

1. ¿Existe responsabilidad extracontractual del Estado?


Para el análisis de este caso, vamos a colocar varios aspectos en contexto, en
primer lugar decir que en lo referente al derecho a la libertad, su alcance es que
nadie puede ser molestado en su persona o familia, ni reducido a prisión o arresto, ni
detenido, ni su domicilio registrado, sino bajo el cumplimiento de unos requisitos
taxativos que garantizan el debido proceso como son: i) mandamiento escrito de
autoridad judicial competente, ii) con las formalidades legales y iii) por motivo
previamente definido en la Ley.

Segundo, que la responsabilidad estatal se concibe como una institución de origen

25
netamente jurisprudencial a partir de pronunciamientos desarrollados por la Corte
Suprema de Justicia y posteriormente por el Consejo de Estado con sustento en las
disposiciones del Código Civil que han regulado el tema de la responsabilidad
patrimonial en el ámbito del derecho privado.

Ahora bien, respecto del instituto resarcitorio por actuaciones de los entes públicos,
se ha consagrado en el artículo 90 de la Carta Política la responsabilidad patrimonial
del Estado por los daños antijurídicos que le sean imputables, por la acción o la
omisión de las autoridades públicas, responsabilidad que se proyecta
indistintamente en los ámbitos precontractual, contractual y extracontractual.

En Colombia, la responsabilidad del Estado tiene como fundamento, que ésta surge
de actos u omisiones de las autoridades administrativas en el ejercicio de sus
funciones, cuando violan, quebrantan o desconocen las normas que regulan su
desempeño. No obstante, en el evento de ser condenado el Estado a la reparación
patrimonial de alguno de esos daños, que haya sido consecuencia de la conducta
dolosa o gravemente culposa de un agente suyo; aquél deberá repetir contra éste.

Es decir, que este artículo 90 constitucional le ha dado un nuevo panorama


normativo a la responsabilidad patrimonial del Estado. Primero, porque entra a
regular expresamente un tema que por mucho tiempo estuvo supeditado a la labor
hermenéutica de los jueces y que luego fue tardíamente regulado por la ley. Y
segundo, porque al vincular la responsabilidad estatal a los fundamentos de la
organización política por la que optó el constituyente de 1991, amplió el ámbito de la
responsabilidad estatal haciendo que ella desbordará el límite de la falla del servicio
y se enmarcara en un ámbito más amplio que es el del daño antijurídico 17.

En tercer lugar, en relación con la responsabilidad del Estado derivada de la


Privación injusta de la libertad de las personas, no se ha tenido un criterio uniforme.
En este sentido, el Consejo de Estado plantea la tensión entre Estado e Individuo en
esta situación y de ahí, que los derechos fundamentales se configuren como límites
al poder. Por ende, que actualmente Colombia se sostenga sin duda alguna, en que
el papel principal del Estado frente a los coasociados se contrae al reconocimiento
de los derechos y libertades que les son inherentes y a ofrecer la protección
requerida para su preservación y respeto18

Sin embargo, es innegable que nuestro país adopta una postura rígida al respecto,
en la que se privilegia la eficiencia penal, por lo que los requisitos para su
procedencia son poco exigentes, y están construidos básicamente sobre
requerimientos formales, cuya determinación es propensa a altas dosis de
subjetividad por parte de los funcionarios, en cuyo caso se corre el riesgo de
cometer errores, razón por la cual el Estado debe asumir este riesgo indemnizando
los perjuicios causados a las víctimas por la aplicación equivocada de una medida
de detención preventiva, independientemente si fue intramuros o domiciliaria, pues

17
Consejo de Estado, Sección 3ra. Rad. No 28427, Marzo 26 de 2014. C. P. Jaime Orlando
Santofimio Gamboa.
18
Consejo de Estado, Sección 3ra. Radicado No 09817, Diciembre 4 de 2006. M.P. Mauricio Fajardo
Gómez.

26
se advierte que la medida fue injusta y equivocada cuando se presenta la
absolución, resolución de preclusión o resolución inhibitoria a favor del detenido.

Cuarto, respecto de los pronunciamientos del Consejo de Estado, frente a la


privación injusta de la libertad, vamos a encontrar 2 posiciones: Una que reconoce la
responsabilidad patrimonial del Estado y otra que niega el reconocimiento de esa
responsabilidad patrimonial.

El argumento para la primera postura es que siempre que se declare que el “delito
no existió”, bien sea porque la acción no era típica y/o antijurídica y/o culpable, el
régimen aplicable a la responsabilidad estatal será el objetivo por la constatación de
un daño especial, es decir, la lesión anormal y especial ocasionada a un derecho
fundamental del sujeto, por la actividad de la administración que no estaba en el
deber jurídico de soportar. Y el argumento para la segunda postura, es que no
puede considerarse que el Estado deba responder siempre que cause
inconvenientes a los particulares en desarrollo de su función de administrar justicia,
en aras de avanzar en el esclarecimiento de la verdad; por lo tanto, los ciudadanos
deben soportar algunas de las incomodidades que tales decisiones les causen. Se
trata de cargas públicas que se hace necesario asumir para garantizar la
sostenibilidad de la existencia colectiva.

Se observan aquí, dos extremos que reflejan un mayor o menor grado de restricción
al derecho a la libertad como derecho fundamental en contraposición con el ejercicio
legítimo del poder punitivo del Estado derecho del Estado.

Respecto del caso que se analiza, la Sección Tercera del Consejo de Estado ha
desarrollado una
jurisprudencia consolidada, estable y reiterada, a partir de la interpretación y alcance
del artículo 90 de la Constitución Política, el artículo 414 del Decreto 2700 de
1991 (Por el cual se expiden las normas de Procedimiento Penal) y de la Ley 270 de
1996 (Ley Estatutaria de la Administración de Justicia). En este sentido, de manera
general, se aplica el régimen objetivo de responsabilidad y se impone su declaración
en todos los eventos en los cuales el implicado que ha sido privado de la libertad
finalmente es absuelto o se precluye la investigación a su favor, cuando en el
proceso a que haya dado lugar a su detención o restricción de la libertad se
determine que:
i) el hecho no existió,
ii) el sindicado no lo cometió y/o
iii) la conducta es atípica.

De conformidad con la postura reiterada, asumida y unificada por la Sección Tercera


del Consejo de Estado, se amplió la posibilidad de que se pueda declarar la
responsabilidad del Estado por el hecho de la detención preventiva de ciudadanos
ordenada por autoridad competente frente a aquellos eventos en los cuales se causa
al individuo un daño antijurídico aunque el mismo se derive de la aplicación, dentro
del proceso penal respectivo, del principio universal in dubio pro reo, por manera que
aunque la privación de la libertad se hubiere producido como resultado de la
actividad investigativa correctamente adelantada por la autoridad competente e
incluso cuando se hubiere proferido la medida de aseguramiento con el lleno de las
exigencias legales; en todo caso, la víctima señora Z no se encuentra en el deber

27
jurídico de soportar el daño especial causado. Por lo anterior, si existe
responsabilidad estatal, porque como ya lo hemos mencionado, se le ha generado a
la señora Z un daño que es especial, anormal y considerable, que excede el
sacrificio que el común de los ciudadanos debe soportar normalmente.

2. ¿Qué título de imputación aplicaría?


La responsabilidad del Estado debe declararse porque aunque se está cumpliendo
con el propósito de garantizar la efectividad de varios de los fines que informan el
funcionamiento de la Administración de Justicia, se habrá irrogado un daño especial
a un individuo, ello en la medida en que mientras causar ese daño podía dar un
beneficio a la colectividad, sólo habrá afectado de manera perjudicial a quien se
privó de la libertad y por lo tanto, al presentarse una ruptura del principio de igualdad
ante las cargas públicas, las víctimas tendrán derecho al restablecimiento que
ampara, prevé y dispone el ordenamiento vigente, en los términos establecidos en el
aludido artículo 90 constitucional.

En este sentido, se concluye que la señora Z no estaba en la obligación de soportar


el daño que el Estado le ocasionó, el cual debe ser calificado como antijurídico, lo
cual determina la consecuente obligación para la Administración Pública de resarcir
a dicha persona por ese hecho.

De acuerdo a la jurisprudencia de la sección tercera del Consejo de Estado 19, es


importante tener en cuenta que ese daño debe ser personal, real y cierto y por ende
que se pueda demostrar fácilmente, toda vez que se trata un elemento importante
que hay que analizar para establecer la responsabilidad extracontractual del Estado.

Esto se puede demostrar o acreditar con la certificación expedida por el Instituto


Nacional Penitenciario y Carcelario INPEC, de acuerdo a lo arrojado por el sistema
aplicativo manejado por esta institución y la hoja de vida que reposa en el
establecimiento carcelario; donde consta: Fecha de captura, fecha de ingreso, N°
expediente, N° boleta de detención, el delito que se le acusa y la Autoridad que
emite la boleta de detenido (Juzgado Penal).

3. ¿Qué elementos del título de imputación aplicable están presentes para


endilgar responsabilidad al estado?
En este caso los elementos necesarios para se configure el título de imputación son:
- La actuación legitima del Estado, ya que no se ha incurrido en una falla del
servicio (Esto teniendo en cuenta que no ha existido un funcionamiento anormal de
éste). La conducta de la Fiscalía General de la Nación está estrictamente
enmarcada dentro de la legalidad, lo cual implica un funcionamiento adecuado del
servicio, orientado a satisfacer los intereses públicos.
- Hay una ruptura del equilibrio frente a las cargas públicas, en el sentido que el
perjuicio sufrido la señora Z con ocasión de una actuación administrativa licita
supera el umbral normal de molestias al que están sometidos normalmente los
asociados, por lo que se presenta un daño ocasionado con gravedad y
desproporción, generando un menoscabo al derecho de la persona.
- Se está ante un daño considerado como grave, anormal y especial que se le
está ocasionando a la señora Z. Lo cual hace también que el caso se pueda

Consejo de Estado. Sala Plena de la Sección Tercera. Sentencia de unificación No 02670, Radicado
19

No 42966, Noviembre 13 de 2018. C.P. María Adriana Marín.

28
enmarcar dentro de otros títulos de imputación.

4. ¿Qué autoridad (s) tiene (n) la legitimidad por pasiva?


La legitimidad por pasiva la tiene el Estado y se puede interponer demanda en
ejercicio de la acción de reparación directa contra la Nación, Rama Judicial - Fiscalía
General de la Nación. Esto con el fin de que se les declarare patrimonialmente
responsables (solidarios) por los daños y perjuicios materiales y morales objetivos y
subjetivos sufridos por la señora Z, originados en el error cometido, derivado de la
arbitraria detención y falsa acusación que hiciera la Fiscalía General de la Nación a
la señora Z, entidad que obró para vincularla a un proceso basado en los infundados
informes de sus funcionarios y por los cuales la capturó y sometió a un proceso
penal, privándola de su derecho fundamental a la libertad, a estar y compartir con su
familia en condiciones de tranquilidad, además que tuvo que incurrir en gastos y
dejar otras actividades que habría hecho de no estar detenida.

Esta acción encuentra su base jurídica en el artículo 90 de la Constitución


Política, pues si bien es cierto el Estado tiene el deber jurídico de investigar, el
ciudadano no tiene la obligación jurídica de soportar la privación de la libertad que es
uno de los derechos de mayor protección en el Estado Social de Derecho.

5. ¿Qué perjuicios reclamaría, en qué monto y para quienes?


Los perjuicios a reconocer a la señora Z son: Los perjuicios morales y los materiales,
entendidos como el daño emergente y el Lucro cesante.

Datos a tener en cuenta para la liquidación de perjuicios:


 Privación de la libertad: Desde el 01 de Junio de 2012 hasta el 31 de Julio de
2013, correspondiente a 13 meses (En el entendido que la medida se prorrogó
después del año).

 La providencia mediante la cual se confirmó la sentencia que absolvió a la


señora Z se profirió el día 01 de Agosto de 2013 y la demanda se formuló el 01 de
Septiembre de 2013.

Renta: Smlmv
Fecha de los hechos: 01 de junio de 2012 (Privación de la libertad)
Edades:
Señora Z: 42 años
Hijo1: 10 años
Hijo 2: 12 años
Fecha de la sentencia: Agosto 31 de 2020

Perjuicios morales. La jurisprudencia20 ha establecido que en casos de privación


injusta de la libertad y con apoyo en las máximas de la experiencia, hay lugar a
inferir que esa situación genera dolor moral, angustia y aflicción a las personas que
por esas circunstancias hubieren visto afectada o limitada su libertad y de igual
manera se ha considerado que dicho dolor moral también se genera en sus seres
queridos más cercanos, tal como se ha reconocido en diferentes oportunidades.
20
Consejo de Estado. Sala de lo Contencioso Administrativo – Sección tercera. Sentencia de
unificación jurisprudencial. Radicado 36149, Agosto 28 de 2014.

29
Así mismo, en relación con la acreditación del perjuicio en referencia, se ha dicho
que con la prueba del parentesco ya sea registro civil de nacimiento o registro civil
de matrimonio se infiere la afectación moral de la víctima, del cónyuge y de los
parientes cercanos, según corresponda.

Respecto del quantum al cual deben ascender estos perjuicios en esta misma
sentencia se han establecido unas reglas contenidas en la siguiente tabla:

De esta manera, hay lugar a reconocer por concepto de perjuicios morales, la suma
equivalente a 90 smlmv a la señora Z (Nivel 1, victima directa).

Al encontrar probado con los registros civiles de nacimiento el parentesco con sus
familiares y que fueron aportados al proceso; así como testimonios que dan cuenta
de la relación afectiva existente entre la señora Z y el señor S con quien tenía
intención de casarse y formar una familia. se les reconocerá por este mismo
concepto:

- Para e X y Y por ser sus hijos (Nivel 1, primer grado de consanguinidad), la


suma equivalente a 90 smlmv para cada uno de ellos.
- Para H su hermano (Nivel 2, segundo grado de consanguinidad), la suma
equivalente a 45 smlmv.
- Para A y B, sus abuelos (Nivel 2, segundo grado de consanguinidad), la suma
equivalente a 45 smlmv para cada uno de ello.
- Para el señor S, su amigo especial (Nivel 5, tercero damnificado), la suma
equivalente a 13,5 smlmv.

Perjuicios materiales.
Lucro Cesante: Es la ganancia frustrada, a todo bien económico que, si los

30
acontecimientos hubieran seguido su curso normal, habría ingresado ya o lo haría
en el futuro, al patrimonio de la víctima.

De un lado, se tiene que la señora Z tenía 42 años de edad al momento en que se le


privó de la libertad, además no existe evidencia concreta sobre la suma que ella
podía obtener con ocasión de la labor económica realizada, que era el trabajo en la
finca de su abuelo. Por lo tanto, hay lugar a aplicar la presunción según la cual toda
persona que se encuentre en edad productiva devenga, por lo menos, el salario
mínimo legal vigente, monto que será tenido en cuenta para liquidar el lucro cesante.
Se advierte que una vez la señora Z recupera su libertad, inicia nuevamente sus
labores en la finca.

La Sección Tercera del Consejo de Estado unificó los lineamientos para el


reconocimiento de los perjuicios materiales, por concepto de lucro cesante, en los
casos de privación injusta de la libertad de la siguiente forma 21:

1. No puede haber ningún reconocimiento oficioso, por lo tanto, para acceder al


reconocimiento de este perjuicio material en los eventos de privación injusta de la
libertad debe haber prueba suficiente que acredite que, con ocasión de la detención,
la persona afectada con la medida de aseguramiento dejó de percibir sus ingresos o
perdió una posibilidad cierta de percibirlos.

2. El ingreso base de liquidación deber ser lo que se pruebe fehacientemente


que devengaba la víctima al tiempo de su detención, proveniente del ejercicio de la
actividad productiva lícita que le proporcionaba ingresos. El ingreso de los
independientes debe quedar también suficientemente acreditado y para ello es
necesario que hayan aportado, por ejemplo, los libros contables que debe llevar y
registrar el comerciante y que den cuenta de los ingresos percibidos por su actividad
comercial o remitir, por parte de quienes estén obligados a expedir las facturas de
venta, las cuales tendrán valor probatorio siempre que satisfagan los requisitos
previstos en el Estatuto Tributario, o que se haya allegado cualquier otra prueba
idónea para acreditar tal ingreso.

3. Cuando se carezca de la prueba suficiente del monto del ingreso devengado


producto del ejercicio de tal actividad lícita o la privada de la libertad haya sido una
ama de casa o la persona encargada del cuidado del hogar, la liquidación del lucro
cesante se debe hacer teniendo como ingreso base el valor del salario mínimo legal
mensual vigente al momento de la sentencia que ponga fin al proceso de reparación
directa, lo cual se aplica teniendo en cuenta que, de conformidad con lo previsto en
la ley 100 de 1993, ese es el ingreso mínimo o el salario base de cotización al
sistema general de seguridad social (artículos 15 y 204) y, además, que el artículo
53 constitucional ordena tener en cuenta el principio de la 'remuneración mínima vital
y móvil' y que, según el artículo 145 del Código Sustantivo del Trabajo, 'el salario
mínimo es el que todo trabajador tiene derecho a percibir para subvenir a las
necesidades normales y a las de su familia'.

21
Consejo de Estado. Sala de lo Contencioso Administrativo - Sección Tercera, Subsección A.
Expediente No 73001-23-31-000-2011-00352-01. Radicado No 48.776, marzo 19 de 2020. C. P.
Marta Nubia Velázquez Rico.

31
4. No se reconocerá el incremento del 25% por concepto de prestaciones
sociales cuando el afectado directo con la medida de aseguramiento sea un
trabajador independiente, por cuanto, se insiste que las prestaciones sociales
constituyen una prerrogativa en favor de quienes tienen una relación laboral
subordinada, al paso que los no asalariados carecen por completo de ellas.

Teniendo en cuenta lo anterior, el lucro cesante de la señora Z, calculará de la


siguiente manera:

Donde:
S = Es la indemnización a obtener.
Ra = Renta actualizada (Smlmv año 2020 - $877.802)
N = Número de meses que comprende el período indemnizable (13)
I = Interés puro o técnico: 0.004867

S= $877.802 * (1+ 0,004867)13 - 1


0,004867

S = $877.802 * (1,004867) 13 - 1
0,004867

S = $877.802 * 1,0651520168 - 1
0.004867

S = $877.802 * 0,0651520168
0,004867

S = $877.802 * 13,386

S = $11’750.257,572

Por lo anterior, la indemnización a título de lucro cesante (tiempo transcurrido desde


la ocurrencia del daño hasta la fecha) a favor de la señora Z es de once millones
setecientos cincuenta mil doscientos cincuenta y siete pesos ($11’750.257).

Daño emergente: El daño emergente conlleva que algún bien económico salió o
saldrá del patrimonio de la víctima. Este puede ser presente o futuro, dependiendo
del momento en que se haga su valoración.

Para el Consejo de estado,22 en los eventos de privación injusta de la libertad,


cuando el demandante pretenda obtener la indemnización del daño emergente
derivado del pago de honorarios profesionales cancelados al abogado que asumió la
defensa del afectado directo con la medida dentro del proceso penal, quien haya
22
Ibid.

32
realizado el pago deberá aportar:
i) la prueba de la real prestación de los servicios del abogado y
ii) la respectiva factura o documento equivalente expedido por éste, en la cual se
registre el valor de los honorarios correspondientes a su gestión y la prueba de su
pago, de suerte que, si solo se aporta la factura o solo se allega la prueba del pago
de la misma y no ambas cosas, no habrá lugar a reconocer la suma pretendida por
concepto de este perjuicio. “Ahora, si se prueba la prestación de los servicios por
parte del abogado y se aportan tanto la factura como la prueba de su pago, pero no
coinciden los valores expresados en ambos, se reconocerá por este concepto el
menor de tales valores. “En todo caso, dada la naturaleza cierta y personal de este
tipo de perjuicio, la indemnización por concepto del daño emergente por pago de
honorarios profesionales sólo se reconocerá en favor del demandante que lo pida
como pretensión indemnizatoria de la demanda, quien, además, deberá acreditar
idóneamente, conforme a lo dicho en precedencia, que, en efecto, fue quien realizó
el pago.

Por este concepto, se solicitan $12’000.000 a favor de la demandante,


correspondientes a los honorarios pagados al abogado que asumió su defensa en el
proceso penal. Como se allegan las pruebas necesarias; esto es, la factura de venta
por los servicios prestados, recibos de caja de los abonos realizados por concepto
de honorarios y constancia del abogado de la prestación de dichos servicios. Se
concede el pago total solicitado: Doce millones de pesos.

6. ¿Qué pruebas aportaría? o ¿Definitivamente existe una eximente de


responsabilidad?
De acuerdo a lo preceptuado por el Consejo de Estado 23, sentencia de unificación
jurisprudencial Rad. 36149 del 28 de agosto de 2014, Consejo de Estado, Sala
de lo Contencioso Administrativo – Sección tercera, se ha especificado que,
para la acreditación del perjuicio en referencia, se requerirá la prueba del parentesco
o del registro civil de matrimonio del conyugue y de los parientes cercanos:

 Registro civil de nacimiento de la señora Z.


 Registro civil de nacimiento de sus dos hijos.
 Registro civil de nacimiento de su hermano.
 Registro civil de nacimiento de los padres de la señora Z y sus dos abuelos.
 Auto que ordena la medida de aseguramiento.
 Sentencia absolutoria expedida por el juzgado penal respectivo.
 Testimonios y fotografías sobre la relación afectiva con el amigo especial de
la señora Z.
 Además de los documentos exigidos para el reconocimiento de los perjuicios.

En este caso no existe un eximente de responsabilidad, la responsabilidad estatal


existe en tanto se han causado unos daños a la persona que fue privada de su
libertad y de igual manera a personas de su núcleo familiar y terceros damnificados.
Además, teniendo en cuenta las 3 causales de exoneración de responsabilidad:
Fuerza mayor, culpa exclusiva de la víctima o culpa exclusiva de un tercero, para el
caso estudiado no se configura ninguna de estas causales.

23
Op. Cit., p. 29

33
CASO SIETE: Un ciudadano colombiano que laboraba para la Embajada de Italia
fue despedido al considerar que había sobrepasado la edad para trabajar. El
embajador argumenta que en dicho país sólo se trabaja hasta la edad de 50 años. El
ciudadano colombiano tiene 51 años. Este ciudadano lo consulta sobre las
posibilidades que le brinda el derecho administrativo para tramitar su caso.

DESARROLLO DEL CASO 7

Como contexto a este caso, tenemos los siguientes aspectos:

1. En sujeción a criterios jurisprudenciales utilizados por la Sala Laboral de la


Corte Suprema de Justicia, la jurisdicción ordinaria laboral no es competente para
conocer de los conflictos laborales que se susciten entre trabajadores colombianos,
en el territorio colombiano, pero cuyo empleador es una embajada, una misión
diplomática o un organismo de derecho internacional.

2. Al respecto, es pertinente decir que hay dos tesis que ha seguido la Sala
Laboral de la Corte Suprema de Justicia: la primera, en la que se dice que a pesar
de lo consagrado en el artículo 235 de la Constitución Política de Colombia, dada la
ley 6ª de 1972 que ratifica la Convención de Viena de 18 de abril de 1961 sobre
Relaciones Diplomáticas, existe inmunidad diplomática de las Embajadas con sede
en Colombia y, por ende, al ordenamiento jurídico colombiano le está vedado el
conocimiento de procesos de origen laboral 24 -este mismo criterio ha sido usado en
los conflictos de trabajadores con organismos de derecho internacional-. La segunda
que, basándose en la costumbre internacional, confirma que la inmunidad no es
absoluta, sino relativa o restringida y, por ello, el Estado acreditante debe responder
ante el Estado receptor por los actos que como particular hayan hecho sus
representantes. Por lo que el que el Juez Laboral colombiano sería competente para
conocer de este tipo de conflictos 25. La tesis que actualmente se encuentra vigente
es la primera señalada, pues desde el auto del 21 de marzo de 2012 dentro del
proceso con número de Radicación 37637 se rectificó la postura jurídica asumida
por la Corte, según la cual, en virtud de la Convención de Relaciones Diplomáticas,
se excluye de la jurisdicción del país receptor todos los actos o hechos del agente
diplomático que ejecute por razón de sus funciones, pues están amparados por la
ficción de extraterritorialidad.

3. El Consejo de Estado señala que, si bien es cierto que los cuerpos


diplomáticos, embajadas u organismos de derecho internacional en Colombia gozan
de inmunidad de jurisdicción en los términos de la Ley 6ª de 1972, no se debe
pasar por alto que según los artículos 228 de Constitución Política y el 2 de la Ley
270 de 1996, toda persona cuenta con el derecho al acceso a la justicia y nadie
puede ser despojado de someter a las autoridades judiciales el restablecimiento de
los derechos que considera vulnerados. En este orden de ideas, considera la
Sección tercera que dado que se rechazan las demandas de carácter laboral al no
24
Corte Suprema de Justicia. Sala de Casación Laboral. Proceso No 32096, Diciembre 13 de 2007.
M.P. Camilo Tarquino Gallego. Corte Suprema de Justicia. Sala de Casación Laboral. Radicación No
9151, Agosto 08 de 1996 M.P. Rafael Méndez Arango.
25
Corte Suprema de Justicia. Sala de Casación Laboral. Proceso No 37637, Marzo 21 de 2013. M.P.
Luis Gabriel Miranda Buelvas.

34
poder ser obligadas a comparecer los demandados, “el Estado deberá reparar en
razón de que el manejo de sus relaciones internacionales le exigen aceptar las
previsiones de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, suscrita por
Colombia mediante la Ley 6ª de 1972, los actos o los hechos del Agente Diplomático
que éste ejecute por razón de sus funciones oficiales, escapan a la jurisdicción del
Estado receptor (…)siendo menester igualmente poner de presente que el
fundamento de la responsabilidad que se endilga a la administración tiene que ver
con su compromiso de hacer efectivo el derecho a la igualdad de manera los
afectados no tendrían que soportar (…) ser privado del derecho de acceso a la
justicia”. Lo anterior, más allá de demostrar que la inmunidad de jurisdicción tal y
como ha sido interpretada por la Corte Suprema de Justicia supone la existencia de
una carga adicional en cabeza de un trabajador vinculado a Estados extranjeros,
misiones diplomáticas u organismos de derecho internacional para reclamar sus
derechos laborales, en comparación a quienes prestan sus servicios a cualquier
persona natural o jurídica en el territorio nacional, establece en cabeza del Estado la
obligación de indemnizar a aquellos trabajadores que en virtud de la inmunidad
jurisdiccional se han visto impedidos de acceder a la justicia.

1. ¿Existe responsabilidad estatal?


De acuerdo a la definición de daño dada por el Consejo, según el cual corresponde
al menoscabo o detrimento de un interés jurídicamente tutelado y no existe el deber
de soportarlo; circunstancia de la cual surge su naturaleza de resarcible, se concluye
que realmente si hay responsabilidad del Estado, en tanto que se genera un daño
especial a este ciudadano colombiano; el cual se origina en la gestión de los
servicios públicos y a pesar de la legalidad de la actuación administrativa, se
produce daño que además es anormal, considerable y que excede el sacrificio que
el común de los ciudadanos debe normalmente soportar para el cumplimiento de los
fines del Estado.

De conformidad con el artículo 90 constitucional y de donde se desprende la


constitucionalización de la responsabilidad extracontractual del Estado, bajo el
concepto de daño, el Estado es responsable patrimonialmente por los daños que le
sean imputables y es tarea de la administración pública, con fundamento en el
principio de solidaridad interpretado dentro del contexto del Estado Social de
Derecho, equilibrar nuevamente las cargas.

2. ¿Qué título de imputación aplicaría?


En este caso el título de imputación a aplicar es el daño especial (El cual se conecta
con la Constitución Política y su artículo 90 como punto de partida en lo que
respecta al sistema de responsabilidad estatal objetivo). Este daño especial se
cimienta, además, en la teoría de la ruptura de las cargas públicas, es decir, cuando
los afectados asumen un sacrificio en su patrimonio material e inmaterial que no
tienen el deber constitucional, legal ni jurídico de soportar, por ser afectados en sus
bienes jurídicos tutelados por el ordenamiento jurídico, a tal punto que es totalmente
necesaria la reparación del daño antijurídico. Esto en la medida que los asociados
afectados no tienen la obligación de soportar un empobrecimiento en su patrimonio,
así el actuar del Estado haya sido lícito, pues se está violando el principio de
igualdad ante las cargas públicas y se crea un daño anormal y especial.

35
Existe una vulneración del derecho fundamental de acceso a la administración de
justicia consagrado en el artículo 229 constitucional, como consecuencia de la
interpretación que se le dio a la convención sobre relaciones diplomáticas ratificada
por Colombia mediante la Ley 6° de 1972, que conlleva a la adopción del principio
de inmunidad de ejecución, que impide acudir a la jurisdicción ordinaria laboral a
demandar a la embajada como empleador para reclamar por el despido injusto, todo
lo cual constituye además una pérdida de oportunidad 26.

3. ¿Qué elementos del título de imputación aplicable están presentes para


endilgar responsabilidad al estado?

El elemento principal que debe estar presente en el título de imputación del daño
especial, es la afectación de los particulares por el desequilibrio de las cargas
públicas, como segundo elemento está el que el hecho administrativo proviene de
una actuación lícita o legitima del Estado y causa daños graves, anormales y
especiales; tres el daño o lesión es antijuridico y cuarto la existencia de un nexo
causal entre ese hecho administrativo legal y el perjuicio causado.

4. ¿Qué autoridad (s) tiene (n) la legitimidad por pasiva?


El Consejo de Estado ha considerado que la aplicación de la Ley 6ª de 1972,
aprobatoria de la Convención de Viena, al imponer una carga desigual en cabeza de
las víctimas de daños ocasionados por cuerpos y agentes diplomáticos que
permanecen en el territorio nacional, en cuanto a la imposibilidad de dirigir
demandas judiciales en su contra; dicho daño es atribuible a la Nación-Ministerio de
Relaciones Exteriores.

Esto con el fin de buscar una reparación de acuerdo a lo establecido en el artículo


90 de la Constitución Política, ya que como se mencionó anteriormente el equilibrio
de las cargas se rompe y el principio de igualdad se pierde, sin importar que el obrar
de la administración sea legítimo, siendo necesario restablecer este equilibrio a
través de la indemnización de los perjuicios ocasionados. Es decir, que, en este
caso, la legitimidad por pasiva está en cabeza de la Nación y se le puede interponer
demanda en ejercicio de la acción de reparación directa.

5. ¿Qué perjuicios reclamaría, en qué monto y para quienes?


La sección tercera del Consejo de Estado ha entendido que la pretensión respecto
del reconocimiento de los derechos laborales del afectado, no corresponde al daño
material de lucro cesante, sino a la pérdida de oportunidad de haber obtenido ese
reconocimiento luego de que un juez ordinario -laboral-, así lo hubiese declarado en
sentencia estimatoria de sus pretensiones.

Daños, cuya diferencia radica como ya en otras oportunidades se ha señalado, en


que, mientras la primera se refiere a la pérdida de la oportunidad y constituye una
pérdida de ganancia probable, dado que, por su virtud, habrán de indemnizarse las
expectativas legítimas y fundadas de obtener unos beneficios o de evitar una
pérdida que por razón del hecho dañoso nunca se sabrá si habrían de
26
Consejo de Estado. Sala de lo Contencioso Administrativo - Sección tercera, subsección A.
Radicación No 25000-23-26-000-2006-02187-01(44516), Noviembre 10 de 2017. C.P. Marta Nubia
Velásquez Rico.

36
conseguirse, o no. El segundo, que se refiere al lucro cesante, implica una
pérdida de ganancia cierta y se dejan de percibir unos ingresos que ya se
tenían27.

Perjuicios por pérdida de oportunidad:

Datos a tener en cuenta para la liquidación de perjuicios: La Jurisdicción de lo


Contencioso Administrativo define la pérdida de oportunidad como un fundamento
de daño, derivado de la lesión a una expectativa legítima, cuya reparación depende
de la presencia de los siguientes supuestos:
a) Incertidumbre respecto a si el beneficio o perjuicio se iba a recibir o evitar;
b) Certeza de la existencia de una oportunidad; y
c) Certeza sobre la extinción irreversible de la posibilidad.

La misma Corporación también fijó según lo anterior, unos parámetros para


cuantificar este perjuicio, afirmando que el valor debe ser proporcional al porcentaje
de la posibilidad de pérdida y que ello debe ser probado.
Sin embargo, también ha dispuesto que de no ser posible su cuantificación, pero
estando probada su existencia, el juez deberá:
i) Declarar en abstracto la condena fijando los criterios para que su
cuantificación sea realizada mediante un trámite incidental;
ii) Emplear en la toma de decisión criterios de equidad; o
iii) Siendo técnicamente imposible probar el porcentaje de probabilidades de
pérdida, la cuantía se determinará de manera excepcional en 50%. Lo anterior
significa que para el Consejo de Estado no es necesario que la posibilidad de
pérdida tenga una entidad lo suficientemente alta para considerarse cierta, basta
que se pruebe su existencia y solo con ello será reconocida una indemnización
equivalente a 50% del valor total de la posibilidad extinta.

Teniendo en cuenta que el señor C trabajó desde el año 1988 hasta el año 2011 (23
años) en la delegación diplomática de Italia, vinculado mediante contrato laboral a
término indefinido y terminado unilateralmente por el empleador con fundamento en
que la legislación laboral de dicho país sólo permite que las personas trabajen hasta
el momento en que cumplan los 50 años de edad; el señor C podría solicitar el pago
de las prestaciones sociales e indemnización por terminación unilateral de contrato
de trabajo o despido sin justa causa, un valor de noventa millones de pesos
($90.000.000).

a. Renta: $90.000.000
b. Fecha de los hechos: 31 de Diciembre de 2011 (Despido injusto)
c. Edad: Señor C - 50 años
d. Fecha de la sentencia: Junio 30 de 2020

A juicio del Consejo de Estado, con base en las reglas de la experiencia y en la sana
crítica, puede inferirse que el demandante dentro de un proceso judicial tenía tantas
posibilidades de obtener una sentencia estimatoria de sus pretensiones, como de
que se le hubiesen negado las pretensiones de forma total, en virtud de lo cual, con
sustento en la equidad, se considera que la indemnización que se debe reconocer a
27
Ibid.

37
favor del señor C por la pérdida de oportunidad que sufrió como consecuencia de la
imposibilidad de acudir a reclamar judicialmente sus derechos laborales equivale a
un 50% del beneficio que esperaba recibir, es decir, la mitad de la suma de
$90.000.000, suma establecida por concepto de reclamación de prestaciones
sociales por terminación unilateral de contrato de trabajo sin justa causa,
correspondientes a prestaciones sociales e indemnización de despido sin justa
causa.

Lo anterior arroja el resultado de $45.000.000, que se considera razonable en


atención a la naturaleza de dicha pretensión. No obstante, dicho monto será
actualizado a la fecha del presente pronunciamiento, con base en la siguiente
fórmula:

Ra = Rh* IPC Final / IPC Inicial

Donde:
Ra = Renta actualizada
Rh = Renta histórica
IPC Final= (30 de Junio de 2020) - 104,97
IPC Inicial= (31 de Diciembre de 2011) - 76,19

Ra = 45.000.000* (104,97/76,19)
Ra = 45.000.000* 1,378
Ra = 62.010.000

Total perjuicios por pérdida de oportunidad: Sesenta y dos millones cero diez pesos
($62.010.000).

Perjuicios morales por la pérdida de la oportunidad: En relación con el


reconocimiento de perjuicios morales derivados de la pérdida o daños de bienes
materiales, resulta necesario advertir que el Consejo de Estado ha reconocido este
tipo de perjuicio inmaterial, pero siempre que el mismo se encuentre probado dentro
del proceso, puesto que a diferencia de lo que ocurre con la pérdida de la vida y/o el
menoscabo de la integridad psicofísica de una persona, la pérdida o destrucción de
tales cosas materiales, por sí misma, no amerita su reconocimiento.

Es posible que en circunstancias especiales y por razones de particular afecto, se


vivencie el dolor moral por los daños a bienes materiales, pero, en todo caso, dicho
padecimiento moral deberá estar acreditado en el plenario, lo que no ha ocurrido en
el presente caso, ya que los elementos de prueba obrantes en el proceso no dan
cuenta del supuesto sufrimiento del demandante en virtud de su imposibilidad de
acceder a la justicia, razón por la cual el reconocimiento de tales perjuicios será
negado.

6. ¿Qué pruebas aportaría?


En este caso las pruebas a aportar son pruebas documentales como:
 Copia de cedula de ciudadanía
 Contrato de trabajo que certifica la relación laboral

38
 Comprobantes de pago de nómina
 Acto administrativo o comunicación de la embajada donde se notifica sobre el
despido por motivos de que supera la edad permita para laborar.

7. ¿Definitivamente existe una eximente de responsabilidad?


En el caso planteado no se presentan eximentes de responsabilidad, pues para la
configuración de las causales de exoneración que son la fuerza mayor, el hecho
exclusivo y determinante de la víctima o de un tercero, es necesario que se cumpla
con los requerimientos de irresistibilidad, imprevisibilidad y exterioridad respecto de
la administración y por todo lo mencionado anteriormente, no es evidente alguno de
estos factores; por el contrario, se confirma la existencia de la responsabilidad que
existe por parte del Estado.

39