Está en la página 1de 5

ASIGNATURA:

Psicología Social y Comunitaria

Tarea No. 8
1. Los Participantes han de encuestar sus respectivas comunidades
sobre el concepto de la Conducta de Ayuda y reportar los resultados.

Los miembros de mi comunidad conoce bien el termino Conducta de Ayuda, esto


trata de cómo podemos ayudar a los demás a obtener un beneficio o mejorar el
bienestar que este necesite.

Dentro de la comunidad existen diversas problemáticas que afectan algunos


miembros, por los cuales las personas del entorno social hacemos lo posible por
solucionar dicho inconveniente.

Para las ayudas de problemas intrafamiliares tenemos un psicólogo profesional en


esta área que da consejos y busca posibles soluciones para el bienestar de esta
familia.

Cuando las comunidades se unen para que esta pueda avanzar moralmente,
estamos aportando un granito de arena para que nuestro país pueda cambiar para
bien, ya que tenemos una sociedad podrida y marginada, pero si todos ponemos
de nuestra parte podemos hacer la diferencia.

Evidencias
2.           Reflexiones y discuta el siguiente tema:

“Discuta los posibles casos de la conducta Pro-Social dentro de la


Sociedad.”

La conducta pro social cualquier comportamiento que beneficia a otros o que tiene
consecuencias sociales positivas- toma muchas formas, incluyendo las conductas
de ayuda, cooperación y solidaridad. Con el termino altruismo nos referimos a las
acciones pro sociales costosas, llevadas a cabo voluntariamente, y cuya
motivación primaria es beneficiar a los otros. Las distintas perspectivas se
orientan según la teoría, los factores situacionales o según el tipo de tareas a
realizar se enfoca desde una perspectiva cognitiva: procesos cognitivos, afectivos
y motivacionales así como inteligencia y personalidad. El conocimiento de dicho
tipo de conducta puede servir para construir una sociedad más pro social; por
ejemplo, aunque los niños suelen ser más pro sociales en la medida que pueden
adoptar diferentes perspectivas, los educadores pueden servir de las
recompensas, de exponerlos a modelos de aprendizaje pro sociales y
cooperativos. De manera similar, podemos aplicar los logros de la investigación a
los adultos. 

En el ámbito educativo, se han evidenciado los múltiples efectos positivos


derivados de la utilización de metodologías que fomentan el trabajo cooperativo,
potenciando a su vez un mayor rendimiento académico (en aptitudes como
asimilación de conceptos, resolución de problemas o elaboración de productos
cognitivos, matemáticas y lingüísticas), mayor autoestima, mejor predisposición al
aprendizaje, mayor motivación intrínseca y un desempeño más eficaz de
determinadas habilidades sociales (la comprensión del otro, la conducta de ayuda,
el compartir, el respeto, la tolerancia y la preocupación entre iguales o la
tendencia a cooperar fuera de situaciones de aprendizaje).